Página principal

La masacre de los independientes de color


Descargar 250.99 Kb.
Página4/6
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño250.99 Kb.
1   2   3   4   5   6

La protesta armada

Cronología de los hechos

Al iniciarse las operaciones por la fuerza armada gubernamental contra el Partido Independiente de Color, el ejército nacional estaba compuesto por 15 000 hombres, estando divididos en: guardia rural con tres cuerpos de ejército: occidente, centro y oriente. Ejército permanente dividido en dos cuerpos: infantería y caballería; contando además con la artillería de costa y el cuerpo de sanidad militar.

El armamento usado por el ejército nacional estaba constituido por machetes paraguayos, revólveres Colt-último modelo-, sables, espadas de reglamento para la oficialidad y jefes, rifles Springfield del último modelo, ametralladoras Hoei-Krupp de 200 a 300 tiros por segundo con sistema giratorio de ascenso y descenso, cañones de tiro rápido de costa y de montana y artillería rodada sistema krupp.

La armada se componía de 23 buques. dos eran acorazados de segunda clase: “Cuba” de 2400

toneladas y “Patria” con 1700 toneladas. Los otros eran cañoneras de primera y segunda: Hatuey, Enrique Villuendas, Habana, Las Villas y Pinar del Río. El jefe superior de la armada lo era el coronel Julio Morales Coello. Tres de estos barcos tenían aparatos de telegrafía sin hilos, todos ellos con alumbrado eléctrico, muchos de ellos tenían reflectores de extensa proyección, telégrafo, teléfono y tubos acuáticos y bocinas para comunicación a corta distancia con otro buque. El armamento de los mismos se componía de cañones eléctricos de cuatro movimientos de alta y de baja, derecha e izquierda, pistoletes de percusión eléctrica y mecánica para el caso de que llegara a faltar el fluido eléctrico, cañones de 25 mm. de tiro rápido giratorios de carga y descarga simultánea

Iniciada la protesta armada del Partido Independiente de Color, el gobierno de José Miguel Gómez repartió rápidamente más de 17 000 fusiles en todas las provincias

El 18 de mayo de 1912, en la plaza Crombet en Santiago de Cuba se celebró un mitin de los Independientes de Color, en el mismo estuvo presente Evaristo Estenoz, que había llegado a la ciudad. En el mitin uno de los oradores dijo : “ Sí la ley Morúa no se deroga en el plazo de 24 horas, mucha sangre va a correr, entonces deberán echarle la culpa a los despreocupados blancos que no quieren hacernos justicia. “

La lucha estalló el 20 de mayo, hubo levantamientos principalmente en las provincias de Oriente y Las Villas, pues los conatos de levantamientos en Pinar del Río y La Habana fueron abortados rápidamente. En Matanzas, los grupos que operaron por Canasí fueron reprimidos de inmediato


Iniciado el conflicto la prensa desató una campaña feroz de calumnia contra los Independientes de Color. El 6 de junio de 1912, el diario "La Prensa”, en su editorial hablando sobre las supuestas mujeres blancas asesinadas y violadas por los Independientes, decía incitando a la violencia:

" ¡A defendernos!, pues. Ya se agolpe a la mejilla la sangre de la vergüenza. ¿ Es que podemos seguir en calma? ¿ No hablan a nuestros oídos los ayes de las mujeres blancas que han sentido sobre sus carnes la garra negra y cruel? "

El diario se refería en especial al caso de la maestra Concepción Hureña que, supuestamente, días antes había sido violada y asesinada por negros alzados. "La Prensa” había escrito: " Entre la clemencia de Cuba y esos forajidos, se extenderá, como barrera infranqueable, el cadáver lacerado de esa pobre maestra de Caney del Sitio. "

Sin embargo, el 8 de junio, la supuesta víctima -Concepción Hureña- envió una carta desde Palma Soriano denunciando indignada la patraña.

El 2 de junio, en la sección "Baturrillos", del Diario de la Marina se denosta de Pedro Ivonet, diciendo que en la época en que era coronel del Ejército Libertador a las ordenes del mayor general Pedro Díaz se había caracterizado por sus desmanes en la campaña de Pinar del Río y añadía el editorialista del Diario del apostadero,

: “Han abusado de todos los privilegios y derechos que se le han concedido,de todo han abusado, todo los han utilizado para atentar contra la raza blanca. Y la voz de sus prohombres que ha aparecido para condenar el movimiento ni ha parecido lo bastante clara ni lo bastante enérgica... En la conciencia de todos está que la situación no puede continuar. La esperanza de todos está en las tropas del gobierno, pero se va prolongando tanto, que empieza a debilitarse... Queda aún la esperanza en nosotros mismos y la esperanza en los americanos...1 y después que esto se aplaste, en la conciencia de todos estará el remedio que ha de impedir que se repita... Los negros se han empeñado en plantear el problema y es de estricta justicia resolverlo y resolverlo por lo menos como lo han resuelto en la práctica los Estados Unidos... en la Unión Americana, nunca hubo una rebelión racista contra los blancos. Si la hubiera habido, la hubieran resuelto los americanos cortando el mal de raíz. La rebelión racista ha de ser vencida, ha de ser aplastada..."



La Habana


El 21 de mayo, el periódico “El Mundo ”creaba la alarma en la capital, al informar que la noche anterior entre las diez y once de la noche en cuatro Caminos de Falcón, lugar situado entre Arroyo Arenas y Jaimanitas, el teniente Genaro Ferrer del Escuadrón L de la Guardia Rural; había sostenido un tiroteo con hombres que iban a levantarse en armas y que producto de la acción se había detenido a José Gregorio Contreras, de la raza de color, de 23 años de edad, de oficio tabaquero, de la ciudad de La Habana y vecino de Blanco 36... ocupándoseles 9 armas largas, numerosas cápsulas y ropas.” Se agregaba que el Jefe de la partida era Tomás Arcona y que el mismo era Comandante del Ejército Libertador. La noticia era confirmada por el general Baldomero Acosta.

De acuerdo con el citado periódico “... las diligencias practicadas son competencia del juez de este distrito, licenciado Humberto (ilegible) se determina que, a pesar de la poca fuerza con que cuenta el destacamento de La Lisa para poder enfrentar un hecho de tal naturaleza , la oscuridad de la noche y lo intrincado de la manigua no se pudo detener a ninguno de los individuos, que se internaron en el monte con rumbo hacia la costa. Comunicado el caso telegráficamente a la jefatura de la guardia rural, se personó en automóvil en dicho lugar, el jefe de ese cuerpo, Emilio Avalos, dando instrucciones expresas al jefe del destacamento para la búsqueda y captura del resto de la partida. Ese mismo día, en las primeras horas de la tarde se daba cuenta del ingreso al vivac de Marianao de 2 detenidos más, a los cuales se les suponía copartícipes del alzamiento. Los detenidos se nombraban: Pedro Nolasco y Herrera, de 23 años, de la raza negra, soltero, natural de San Antonio de las Vegas, de oficio carpintero y vecino del reparto Aldecoa, en el barrio de Puentes Grandes; otro de los individuos detenidos era trabajador de Obras Públicas - cesante en esos momentos -, se nombraba Pablo González, mestizo, natural de Pinar Río, de 31 años de edad, que fue detenido en el carro en que viajaba; en el momento de su detención le fue ocupado un revólver 38 de cañón largo.”


Por su parte el “ Diario de la Marina”, daba cuenta de otro detenido, Pedro Ramos Pérez, mestizo detenido en Punta Brava por la policía local, el cual declaró; conocer a Nolasco Herrera, pues eran correligionarios del Partido Independiente de Color. Posteriormente fue detenido, Clemente Arce Pino, que formaba parte de la partida como segundo jefe, al que se le ocuparon en su domicilio 800 pesos, que eran producto de una colecta para fomentar el movimiento revolucionario.
En la ciudad de La Habana, en los municipios de Regla y Marianao, fue donde la represión se hizo más notable. El primer incidente en Regla, ocurrió al intentar una turba linchar a un ciudadano negro a fines de mayo.

Al respecto el Diario de la Marina, informaba: "...el negro fue protegido por la policía que lo llevó a la estación del pueblo, aunque allí se aglomeró gran número de personas pidiendo a gritos que se lo entregaran. La policía logró disolver a los amotinados consiguiendo restablecer la calma. El detenido fue puesto a disposición del juzgado competente acusado de disparo de armas de fuego en la plaza del mercado..."

No obstante el hecho de haber disparado en defensa propia para evitar ser linchado, la víctima fue a la cárcel.

El 8 de junio, eran detenidos en el lugar conocido por Calcama, en Regla, Martín Valladares Alzugaray y Alfonso Martínez, acusados por conspiración. En las actuaciones policiales se les acusaba de haber sostenido relaciones con Ramón Miranda, con vista a alzarse contra el gobierno y ser afiliados al Partido Independiente de Color. Ese mismo día el juez, Juan Estupiñan y Crespo, levantaba un atestado en que se acusaba a Leoncio González, José Mache y Sola, Serapio Izquierdo González y Miguel González Calzadilla; de celebrar conferencias en la casa número nueve y medio de la calle de Las Animas, del barrio de Regla, domicilio del primero; con el objetivo de conspirar contra el gobierno y a favor de los hombres de la raza negra que se encuentran en rebeldía.

Los procesados fueron remitidos al vivac, hasta que prestaran fianza en metálico cada uno, por la cantidad de 2000 pesos en moneda americana. El ultramarino pueblo de Regla acaparaba nuevamente la atención, el 9 de junio, al producirse una riña entre un ciudadano negro y otro blanco, según la prensa: "...el ciudadano blanco resultó herido por un instrumento perforo cortante que portaba el negro Crispín Rodríguez... al ser perseguido Rodríguez, por un grupo de ciudadanos blancos; resultó herido por numerosos disparos de armas de fuego que se hicieron en su contra. Fue asistido de heridas graves de proyectil de arma de fuego y se le ocupó un cuchillo."

El 12 de junio, era detenido en Regla, Lino Sardiñas, de 48 años, se le acusaba de expresarse en mala forma del gobierno, fijándosele fianza de 2000 pesos. Por esos días era detenido, Rafael Valdés Oliva, en la bodega situada, en Máximo Gómez 6, en Regla, al que se le acusaba de ser confidente de los alzados y haberse expresado con menosprecio del gobierno. El 11 de junio, en Regla eran instruidos de cargo, un grupo de individuos pertenecientes a una Junta Revolucionaria, que tenía por objeto recoger pertrechos de guerra y armas para los sublevados en Oriente; según la policía la junta era presidida por José Antonio Rubio y entre sus principales dirigentes se encontraban: Carlos Ugarte Carabeo, Carlos Ruiz Pita y Francisco Hernández. Se decía, que los mismos pensaban alzarse en Guanabacoa, y que tenían por objetivo atacar el pueblo de Regla. El informe policial trascendió a la prensa y causó gran alarma entre las familias blancas.

A fines de mayo se creó en Marianao un cuerpo de voluntarios para defender la zona contra cualquier alzamiento. El día 27, los periódicos anunciaban que había estado a punto de ocurrir un encuentro por equivocación en Pogolotti, Marianao; entre fuerzas al mando del general Baldomero Acosta, que hacían todas las noches el recorrido por la zona y un grupo de policías enviados desde la capital. !Tal era la histeria belicista creada!

Aupado por la prensa, se creó un clima de recelo entre la población por motivos raciales. A poco del conato de alzamiento en La Habana, se creó la llamada guardia local, cuerpo de voluntarios que tenía como fin cuidar los barrios ante posibles ataques o alteraciones del orden.

En Marianao, era detenido, José Acosta y Socarras, al que se le ocupó un cartucho calibre 12, cargado con municiones y balines. Posteriormente en un registro en su domicilio entregó voluntariamente una escopeta de dos cañones y cuatro cartuchos idénticos al primero. De las investigaciones practicadas - según la policía - se comprobó que en la casa del mismo se venían efectuando reuniones a altas horas de la noche de carácter conspirativo.:

Según la prensa "... producto de las investigaciones practicadas, contra individuos de la raza negra, simpatizantes unos y afiliados otros, al titulado Partido Independiente de Color, vecinos Marianao y otros del barrio de Redención (Pogolotti), vienen conspirando para la rebelión, realizando actos de propaganda entre el elemento de la raza referida; reuniéndose en distintos lugares, para ayudar a los alzados en Oriente y a los familiares de los que han ido a engrosar las filas de los rebeldes. Entre los encartados, según averiguaciones de la policía secreta, se encuentran los nombrados: Sotero Matienzo Escobar, Pedro Pablo Hevia, Ramis o Ramer Filomeno Planas Portuondo, Lorenzo Martínez Hernández, Catalina Lauris Debeis, Irene Fernández Collazo, Justino Justiniani Belén, y otros más que aún no han sido capturados. Entre sus proyectos estaba el de apoderarse de distintos polvorines que existen en los tejares y hornos de cal de Pogolotti; para después volar con dinamita el puente de los tranvías eléctricos de línea, que se halla sobre el río Almendares, que comunica este pueblo con la capital, así como destruir por este mismo medio la fábrica de cervezas de Palatino, el ingenio Toledo y emprender la fuga hacia otros lugares, creando así el consiguiente pánico en este partido judicial; pues sin duda los propósitos de los directores del actual movimiento revolucionario no son otros que producir el brote en todas las demás provincias y especialmente en La Habana, donde han fracasado."

El 22 de mayo, en la edición del periódico “ El Mundo ” se resaltaba en gruesos caracteres las noticias del alzamiento y se publicaban noticias sin confirmar, muchas desmentidas después, que llevaban el pánico a la población. Ese día en su página principal y a 8 columnas se leía:

Tren de pasajeros tiroteado. La voz de los veteranos. El crucero Cuba (1) con fuerzas para Oriente. Mas tropas para Las Villas.No se confirma la muerte del coronel Armenteros, sublevado en Las Villas"


El día anterior, sábado 25 de mayo, se anunciaba la detención en la Ciudad de La Habana, de Federico Moncada Rodríguez, de 23 años, jornalero de obras públicas, vecino de Vives No. 83 hijo del mayor general de las tres guerras de independencia, Guillermón Moncada, al que se le ocupó una tercerola, fue arrestado también ; el policía de la raza negra, Máximo Hernández
En Güines, se incoaba causa por un supuesto complot para atacar el cuartel de la guardia rural de Nueva Paz, para ocupar las armas y lanzarse al campo, que debía tener lugar el 20 de mayo. Entre otros acusados, estaba Secundino Villalón Oropesa, que según las

actuaciones daba reuniones con los conspiradores en su casa. En su edición del 25 de mayo, el periódico El Mundo, apoyaba la histeria belicista al escribir: " Excelente idea del Sr. Sanjenis, al llamar a constituir un cuerpo armado con los comerciantes, industriales y propietarios de La Habana, que se denominará, Cuerpo de Guardia Local de La Habana, para combatir a los convulsivos."

La anunciada huelga de los estibadores del puerto habanero, causaba alarma en la clase dominante pues se estimó por las autoridades, que era el mayor peligro en ese momento,

pues al disminuir el tráfico portuario, disminuirían los ingresos del erario publico;

que en esos momentos eran muy necesarios, dada la situación de guerra. En la prensa se
1) El crucero Cuba, era uno de los dos únicos barcos de gran porte de la armada cubana, el otro lo era, el crucero Patria, que había llegado procedente de Filadelfia, el 20 de mayo de 1912.Ambos transportaron tropas a Oriente; junto al cañonero Hatuey, fueron los primeros navíos de la armada cubana, que habían navegado en escuadra, durante las ceremonias del 20 de mayo de 1912.

La Asociación de propietarios del Vedado, recogió la suma de $1345.00 para equipar 125 hombres, de la guardia local; también hicieron colectas las asociaciones de propietarios de los barrios Príncipe y Medina (El Barrio de Medina comprendía desde la actual calle 17, en el Vedado hasta Zapata y desde la Calzada Infanta hasta el río Almendares ). En el término municipal de La Habana, se creó por cada uno de los 43 barrios, una compañía de cien hombres al mando de sus respectivos capitanes; armados perfectamente de fusiles de 5 tiros, uniformados y con instrucción militar.


decía: “ En vista de la presente situación, creemos que la presencia de barcos de guerra, procedentes de Key West, en la rada habanera, impedirán los actos de violencia y demostraciones tumultuosas."

Vemos como, los que acusaban a los Independientes de Color, de propiciar la intervención yanqui, eran los que en la práctica, no vacilaban en acudir a sus amos norteños para proteger sus intereses.


En carta al autor del libro "Orbita de Manuel Poveda", Ghiraldo Jiménez escribía, con fecha, 19 de noviembre de 1973, sobre el clima de aquellos días de verano de 1912: " En el barrio de Cayo Hueso pasamos las horas infernales de la guerra de los Independientes, que nos hizo sufrir tanto. Los periódicos de La Habana azuzaban al pueblo contra nosotros, alegando que éramos el elemento intelectual.

Hay que reconocer que en las aulas, el estudiantado no nos hizo sufrir lo más mínimo ni hubo el menor distanciamiento... Un escritorzuelo que en aquellos días osó escribir un papelucho denostando a Maceo, ha desaparecido bajo la losa del olvido eterno."

El 6 de junio, eran detenidos acusados de intentar incendiar el establo de Obras Públicas, situado en Figuras y Diarias, los ciudadanos negros: Antonio Samoano, Ruperto Martínez, Julio Arredondo y otros más hasta llegar a trece. Esta causa del establo, fue creciendo a medida que pasaban los días y en ella fueron involucradas decenas de personas. El representante a la Cámara Generoso Campos Marquetti y Juan Gualberto Gómez; estuvieron a punto de ser agredidos físicamente, como denunciara el primero en una sesión de la Cámara de representantes . La policía habanera arrestó a personalidades patrióticas y políticas, solo por el hecho de ser negros, a tal punto había llegado el clima de histeria e inseguridad, que se detuvieron al coronel del Ejército Libertador, José Gálvez del partido Conservador, a los veteranos de la guerra de independencia: general Juan Ducasse, los coroneles Isidro Acea y Alfredo Rodríguez y al comandante Eligio Griñán. Estando a punto de ser detenidos, los mayores generales; Agustín Cebreco1 y Jesús Rabí(2), a pesar de la postura de este último, contraria al alzamiento, expresada en telegrama dirigido al gobierno. Continuando la ola represiva era detenido Juan Izquierdo Almagro, de oficio maletero y vecino de Águila # 114, producto de la acusación del capitán de la sexta estación de policía, Pacheco, que mucho se distinguiera en la represión antinegra. Este detuvo también a Alejandro Neninger, acusándolo de que había estado alzado en armas contra el gobierno y a Saturnino Zequeira, Filomeno Madam, Porfirio Arredondo y otros seis ciudadanos negros acusándolos del intento de incendio al establo de Obras Publicas.
El día 28, se anunciaba por el capitán Casas, un encuentro en Bainoa con una partida de alzados, que fue dispersada y se le ocuparon caballos. La información decía que los alzados huían con dirección a Aguacate y que algunos de ellos, aisladamente, buscaban intermediarios para presentarse a las autoridades, terminaba el informe con el anuncio de la presentación de Guillermo Mesa y la continuación de la persecución.

En la continuación de la ola de detenciones arbitrarias, se informaba desde Jaruco, que había sido detenido: “ el pardo José Agustín Mederos, por acusarlo la guardia rural de estar complicado en el alzamiento de los Independientes de Color, siendo ingresado al vivac."

El día 5, se informaba que el ciudadano negro Francisco Santacruz de Oviedo, había sido procesado por el juez de instrucción, acusado de rebelión, exigiéndosele 500 pesos de fianza.

Fue detenido también José Valentín Álvarez, vecino de Flores # 10, en La Habana, acusado de estar implicado en el movimiento insurreccional. Ese mismo día, era detenido en Belascoaín entre Santa Marta y Monte, al ocupársele dos puñales, Jerónimo Villar Echarte vecino de Clavel # 14, . Se dijo por la policía que el detenido se hallaba recogiendo armas para los Independientes de Color y que conspiraba contra el gobierno.

Ese día, eran detenidos en la calle Estévez Ricardo Batrell, vecino de Mercedes 59, administrador del periódico “ Previsión” y los miembros del Partido Independiente de Color, del barrio del Pilar que eran catalogados de auxiliares de la conspiración racista; Gil Piloto, Flores Díaz, Agapito Rodríguez, Domingo Valdés, Gumersindo Castillo, Enrique García Castillo; la mayoría de ellos, residentes en el propio barrio del Pilar.
El juez, Armando Castaño, de Jaruco, el 6 de junio; dio cuenta de un sumario por delito de conspiración para la rebelión, por denuncia del capitán Casas de la rural, contra José Agustín Armenteros, conocido por Bolo, que había llegado a Jaruco procedente de La Habana y conferenciado con los hermanos Bolaños - que ya se encontraban detenidos - y que después se había marchado a la finca Río Blanco, del barrio Don Martín; donde hizo propaganda entre elementos de la raza de color para levantar una partida en armas contra el gobierno,. El capitán Casas, informó también que los alzados, Florencio Calderón y Margarito Mesa " Se han corrido para la zona comprendida en dicho barrio con la seguridad de que serán abrigados por los familiares de José Agustín Armenteros."

El 8 de junio, en un registro efectuado en Flores # 10, en La Habana, la policía ocupó documentos en la residencia del mestizo José Valentín Armas, entre estos se hallaba una proclama titulada "Al pueblo de Cuba", que aparece firmada por Ricardo Batrell, además varios números del periódico “Previsión,” que según la policía estaba dedicado a dirigir insultos a la raza blanca y se incitaba a la rebelión de la raza negra, también se ocuparon tres actas de constitución de comités del Partido Independiente de Color, donde consta sobre un acuerdo de contribuir mensualmente para los fondos de la organización. Así como una relación con los nombres de los afiliados a los comités, entre los cuales aparece una mujer nombrada Adriana Cárdenas Calderón y un tal Adrián Failde; la relación totaliza 43 nombres. A todos se les impuso la astronómica fianza de 2000 pesos en moneda americana.

En Güines, el 10 de junio, se detenía a los negros; Toribio Cachancha Jorrín y Eugenio Villar, Emilio Puig Pérez, Bernardino Amorós, Cecilio Sánchez Soto; se decía que estaban comprometidos para llevar a efecto un ataque al cuartel de la Guardia Rural. Los detenidos sumaban 48 acusados. Entre ellos había algunos menores de edad; todos - incluso los menores - fueron remitidos al vivac, fijándoseles fianza de cinco mil pesos a cada uno. a pesar de no encontrársele documentos comprometedores..

Ese mismo día ingresaban al vivac acusados por el delito de rebelión: el coronel del Ejército Libertador, José Gálvez, Estanislao Castillo, Justo Galandez, Domingo Ríos; así como procesados con exclusión de fianza, Francisco Ferrals Banderas y Eligio Díaz En el auto redactado por el juez, licenciado Alberto Ponce, el 10 de junio de 1912, se acusaba también como comprometidos a participar en el alzamiento a Ramón Vasconcelos Maraggliano (de triste recordación en la política cubana en los años posteriores y hasta 1958), el general del Ejército Libertador Eligio Ducasse y Braulio Morejón.

Continuando la ola de detenciones en la calle Egido, era detenido Emiliano Díaz Ribeiro, acusado por un ciudadano blanco de haber manifestado en La Punta, de que iba a unirse a los rebeldes. También se denunciaba a la sección segunda que Miguel García, que fuera funcionario del consulado cubano en Haití, su hijo Miguel Ángel y el Dr. Patricio Acosta, hacían propaganda para reclutar hombres y adquirir armas para apoyar la protesta armada.

En el poblado de Regla, en el domicilio de una mujer nombrada Epifania, pariente de Jerónimo Morán, se efectuó un registro y se dio muerte a resultas de estos hechos al ciudadano negro Alejandro Rodríguez, de 19 años de edad, vecino de Fresneda # 95, que se hallaba en el domicilio de la antes mencionada. Los periódicos no aclaran la circunstancia del asesinato, hablando de la tan manida ley de fuga; también fue detenido en el lugar, Mariano Martínez, vecino de Colón # 16, que se le consideraba complicado con el general Ducasse.


Los llamados "muchachos de la acera del Louvre", convocaron a una reunión en el Parque Central para invadir el barrio de Jesús María. El día 8, ellos marcharon por la céntrica calle de San Rafael, golpeando a cuantos negros encontraban a su paso. Ese día se produjeron tiroteos en Consulado, Galiano, Campanario y en Maloja ; la cacería de negros se extendió a la calle Vives, y a los barrios de Luyano , el Pilar y otros lugares.

El ambiente se tensó más aún, cuando núcleos de la población negra decidieron convocar a una reunión para el 9 de junio, en el Parque Central, para hacer valer sus derechos de hombres libres y repeler las brutales agresiones; por suerte un fuerte aguacero impidió la concentración, que posiblemente hubiera derivado en choques y en el ahondamiento del foso entre blancos y negros.


El 9 de junio informaba el Diario de la Marina que: " A las 9 de la noche del día anterior, como si obedeciera a una consigna, circuló por la ciudad, que en el barrio de Los Sitios, un grupo de hombres armados pensaba atacar la Quinta estación de policía, que estaba al mando del capitán Pacheco. Inmediatamente la reserva de la jefatura de policía salió para el sitio designado, que eran las calles de Manrique y Maloja. Al propio tiempo, la reserva de la Sexta estación, bajo el mando del sargento Laborde partió para el lugar; no encontrando grupo alguno, pero se produjo una gran alarma y muchos individuos comenzaron a correr para sus casas. En la esquina de Manrique y Maloja, se sintieron dos disparos de armas de fuego, sin que se supieran quienes lo hicieron - al parecer los mismos policías -. Desgraciadamente, uno de esos disparos alcanzó a un moreno que corría para su casa hiriéndolo gravemente. El individuo penetró en una casa de vecindad en Maloja #10, donde los vigilantes de la policía lo detuvieron y lo condujeron al hospital de Emergencias... El individuo falleció y se nombraba, Calixto Peñalver García, natural de La Habana, tabaquero y vecino de San Nicolás # 174."
Otros hechos de brutalidad policial ocurrían en la Calzada de Infanta, donde se hicieron varios disparos contra ciudadanos negros, en Misión y Figuras, en la plaza de Antón Recio, en Industria y Colón, en Infanta y Zequeira y en las calles de Salud, Perseverancia etc.. también se disparó por desconocidos. La alarma producida por estos hechos hicieron que muchos comerciantes cerraran sus puertas. Esa misma noche se establecía un fuerte patrullaje policial para evitar disturbios, a altas horas de la noche, la policía informaba que reinaba la normalidad en todos los barrios de la capital.
El día 10, según informe de la policía secreta de Marianao, un grupo de ciudadanos negros fueron detenidos y acusados de conspiración siendo remitidos al vivac , todos eran vecinos de Pogolotti. En relación con esta causa, fue detenida una mujer nombrada, Catalina Laurio, el principal acusado lo era, Manuel Cañizares, presidente de la Sociedad Redención, del barrio de Pogolotti. Agentes de la policía secreta detenían a un ciudadano blanco, que se decía conspiraba en unión del ciudadano negro, Juan González, vecino de Infanta # 50 y que tenían armas para el alzamiento; estas consistían en dos tercerolas antiguas.
En Regla, el 7 de junio, se produjo un tiroteo entre blancos y negros, resultando tres personas heridas de bala, en esos días era asesinado por una turba racista, el negro Félix Rodríguez González la víctima presentaba numerosas heridas de bala y machete, así como contusiones por todo el cuerpo.

Fueron detenidos por disparos de arma de fuego, los ciudadanos negros: Pedro Quintero, de oficio estibador; José Salomé, cochero y Juan J. Martínez, tabaquero; este último con lesiones leves. Se decía por la policía que esa noche distintos grupos de individuos habían recorrido las calles del pueblo de Regla, peleando a tiros contra otros. Lo que ocultaba la información de la prensa, era que la mayoría de los que salieron a las calles disparando eran ciudadanos blancos.

Continuando la represión contra la población negra de Regla, el 13 de junio eran presentados ante el juez: Alfredo Palma, Leoncio González González, Serapio Izquierdo González, José Marcheaux Solás y Miguel Angulo Calzadilla; acusados de celebrar reuniones secretas en la casa número nueve y medio de la calle Perdomo, domicilio de Leoncio González. Según la policía el objetivo de las reuniones era conspirar contra el gobierno. A todos los detenidos se les fijó fianza de 2000 pesos en moneda americana.

Con relación a los hechos acaecidos en Regla debemos señalar, que en éste poblado radicaban varios juegos de ñañigos y dado el temor que suscitaba esta religión en la población blanca, añadida la campaña difamatoria de la prensa con todo lo que fueran religiones de origen africano; hizo el que la población blanca fuera más agresiva contra la población negra ante el temor de que un levantamiento tuviera lugar en la población.


En un registro efectuado en la sociedad El Progreso, de Guanabacoa, la policía informó el haber hallado proclamas relacionadas con el levantamiento de los Independientes de Color. En el pueblo de Caimito del Guayabal, se dio orden a los negros y mestizos de que no podían salir de sus casas después de las 9 de la noche; incluso en lugares donde no existían comités del Partido Independiente de Color, negros y mestizos fueron maltratados por extremistas blancos.

El 9 de junio, funcionarios de la policía secreta, se trasladaron al poblado de Guanabacoa, donde en virtud de las listas ocupadas, cuando la detención del general Ducasse y del coronel Acea y procedieron a la detención de más de 80 personas, entre los que se encontraban el teniente de la policía de la guardia nocturna en la aduana, Eulogio Heredia Agramonte y los policías municipales: Valentín Barroso Ortega, Juan Calvo, Salvador Parmessi, Encarnación Alfonso, Jorge Cabrera Fresneda y Crescencio Ruiz Vasallo. Al día siguiente, en el propio poblado era detenido un grupo de personas vinculadas al Partido Independiente de Color. Según las autoridades se ocupó una lista con 77 nombres. La persona a la que se le ocupó la lista, Pedro Alfaro, aparecía en la misma con el grado de cabo.

En Hoyo Colorado, se anunciaba la creación de una fuerza de 12 hombres dirigida por el teniente coronel, Esteban Delgado sufragada por los comerciantes, propietarios y vecinos de holgada posición económica.

En Bejucal, cerca de las nueve de la noche, el día 11 de junio, la guardia rural sostuvo tiroteos con partidas que se habían emboscados en lugares próximos a La Salud.

En la ciudad de la Habana, era detenido por el capitán de la segunda estación de policía, José Irene Mayol, al que se le ocupó una proclama dirigida a los veteranos de color y un papel escrito " al parecer en el lenguaje que usan los ñañigos".

En el Cerro, cundió la alarma, debido a un rumor de que en el reformatorio de Aldecoa, se habían presentado tres individuos de la raza negra, sorprendiendo y amarrando al sereno del lugar. El capitán Calviño se presentó en el lugar, movilizando fuerzas en su persecución; concluye la información periodística diciendo que no se hallaron rastros de los tres individuos.

También eran detenidos en San Antonio, varios policías negros, Francisco Domínguez, Manuel Pérez, Ramón y Cipriano Veralla y el empleado de la tesorería municipal Israel Córdoba; se les acusaba de un supuesto alzamiento que tendría lugar en la región. En Jaruco, eran detenidos seis ciudadanos negros acusados de conspiración, el 17 el alcalde de Jaruco informaba que, hacia Jibacoa, se habían desplazado 17 alzados y que el grupo era dirigido por un ex cabo de la guardia rural.
La prensa continuó propalando noticias de alzados en: Guara, Batabanó, Melena.

Durante todo ese mes de junio, en los periódicos habaneros: Diario de la Marina, El Mundo, El Día; aparecían listas de ciudadanos negros acusados de rebelión, los que eran remitidos al vivac arbitrariamente, sin existir pruebas legales para su encauzamiento; las detenciones ocurrieron en casi toda la provincia como hemos visto y a ellas añadiremos las producidas en San Antonio de los Baños, el Cotorro, Managua, Aguacate; siempre redactadas por la prensa con tintes peyorativos para influir en la mentalidad ciudadana.

El 12 de junio, era detenido, Alberto Cuesta y Cuesta, conocido por "Petit", a solicitud del teniente de la guardia rural de Cabañas, Erasmo Carrillo, alegando éste: " tener confidencias de que "Petit" pretendía alzarse el 20 de mayo, lo cual no llegó a realizar por haberse marchado a La Habana y que en el hecho se hallaban implicados los mestizos Dimas Llanes y Julián González Bravo."

El día 13, en el km.3 de la carretera de Vento era detenido por la policía, Francisco Rodríguez Hernández. En el auto del juez Eduardo Cox y Castellanos se decía: “...el vigilante Vicente Cruz, tenía noticias de que en la finca Dos Hermanos, se reunían individuos de la raza de color y los vecinos estaban alarmados y que al ver introducirse en las malezas a Francisco Rodríguez lo detuvo, sospechando que pretendía alzarse contra el gobierno..."

El 14 de junio, debido a una acusación del jefe de la policía de San Antonio de los Baños, se instruía de cargos a nueve ciudadanos negros, por participar en reuniones para secundar el movimiento de los Independientes de Color, en la localidad; entre los detenidos había dos policías negros: Francisco González y Manuel Veliz.

El gobierno miguelista, al tener casi dominado el levantamiento, comenzó a liberar a mediados de julio a muchos de los detenidos arbitrariamente en La Habana. Entre los primeros, el 4 de julio, estaban el general Juan Eligio Ducasse Reveé, José Gálvez, Ramón Vasconcelos Maragliano, Casimiro Rodríguez Fariñas y Braulio Zayas.

El 13 de julio, el obispo de La Habana, lanzaba una circular extraordinaria, publicada en el Diario de La Marina, donde decía: " No es Cuba sola, todas las naciones sienten profundo malestar, la anarquía en unas, el socialismo en otras, huelga general por todas partes, alejamiento de Dios en el mundo es la causa y origen de los grandes desordenes que todos lamentamos.”

Ni una sola palabra del Reverendísimo obispo respecto a las masacres en Oriente y la desigualdad social y racial existente en el país.


1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje