Página principal

La masacre de los independientes de color


Descargar 250.99 Kb.
Página3/6
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño250.99 Kb.
1   2   3   4   5   6

La enmienda Morúa, debates en el Congreso

La creación del Partido Independiente de Color, además de ser un factor disruptivo al bipartidismo, al que se estaban acomodando las clases dirigentes, fue por otra parte factor de honda preocupación en el seno del partido Liberal – ya que le sustraía un gran caudal de votos- pues la mayoría del electorado negro y mestizo militaba en este partido.


Evidentemente es por eso que el senador –mulato- de la fracción miguelista, Martín Morua Delgado es quien presenta la enmienda para eliminar de la vida política del país al PIC, coauspiciado por los senadores Antonio González y Tomas Recio. La misma fue presentada el 11 de febrero de 1910 y figuró como enmienda al artículo 17 de la ley electoral. La misma fue colocada como una “ percha ”.

Los Independientes, a pesar de su fracaso electoral en noviembre de 1908, debido entre otras causas a lo incipiente de su organización, tenían como compensación el derecho establecido en el Código electoral de poder participar en los comicios de julio y diciembre de 1910; al que solo tenían derecho Liberales, Conservadores e Independientes; pues habían participado en los comicios de 1908. Por lo tanto la Enmienda Morúa les impediría participar.


La Enmienda decía:

“ Por cuanto: La Constitución establece como forma de gobierno la republicana; inviste de la condición de cubanos a los africanos que fueron esclavos en Cuba y no reconoce fueros ni privilegios personales;

Por cuanto: La forma republicana establecida por la constitución instituye el gobierno del pueblo para el pueblo, sin distinción de motivos de raza, nacimiento, riqueza o título profesional;

Por cuanto: Los partidos políticos tienen la indeclinable tendencia a constituir por sus propios miembros el gobierno que desarrolle en el país sus doctrinas políticas y administrativas.

El senador que suscribe considera contraria a la Constitución y a la práctica del régimen republicano la existencia de agrupaciones o partidos políticos exclusivos por motivos de raza, de nacimiento, riqueza o título profesional, y tiene el honor de proponer al Senado la siguiente enmienda adicional al artículo 17 de la ley electoral.

No se considerará, en ningún caso, como partido político o grupo independiente, ninguna agrupación constituida exclusivamente por individuos de una sola raza o color, ni por individuos de una clase con motivo de nacimiento, la riqueza o título profesional.”


La enmienda adicional al artículo 17 del Código electoral, era en realidad una percha. Se conocía por percha, cualquier adición ajena al texto de un proyecto en discusión. Era una política usual incluir intereses personales o de grupo, en las leyes de interés nacional de segura o probable aprobación.
Coincidentemente en esa misma fecha, era detenido nuevamente Evaristo Estenoz.
En muchos de sus escritos - desde la época en que publicara “ La Nueva Era ” - Morúa se había opuesto a los partidos de clase y a la unión de los negros para defender sus intereses, recordemos como se opuso al Directorio Central de las Sociedades de Color, organizado por Juan Gualberto Gómez. Contrario a la idea de partidos de clase, escribía a un dirigente portuario el 15 de junio de 1903 “ Los obreros de Cuba no pueden, como algunos pretenden, afiliarse a un solo partido político… tienen la necesidad suprema en su clase, que los obliga a buscar en todos los programas la resolución de los problemas que a sus intereses colectivos corresponde como obreros.”

Morúa al plantear la inconstitucionalidad de un partido político por motivos raciales planteaba que el texto constitucional reconocía la igualdad de las razas, pero en realidad existía una diferencia abismal entre el texto y la práctica, que el debía conocer perfectamente. Tampoco tuvo preocupación por los partidos regionalistas que existieron en las elecciones de 1908, tales como: La Conjunción Patriótica Matancera, el Partido Regionalista Vuelta bajero, los Independientes Baracoanos, el Partido Provincial Gestor de Oriente, y otros más.


El senador La guardia, liberal zayista, después de la propuesta de Morúa pidió la palabra y expreso que la enmienda no era congruente con el artículo 17, ya que la misma no tenía relación con el mismo y añadió, me opongo a la enmienda porque la considero inconstitucional; porque encuentro que no es remedio y porque no corresponde a los principios democráticos que informan al Partido Liberal al que pertenecemos. La intervención del senador La Guardia impidió por el momento el intento de Morúa de introducir subrepticiamente, la modificación para eliminar a los Independientes de Color de la vida política del país.

A la enmienda se opusieron también en el Senado, el senador Cabello y uno de los votantes contra la Enmienda Platt, Salvador Cisneros Betancourt, expresando: “Yo suplicaría a los compañeros que han presentado la enmienda que la retirasen…porque la considero perjudicial para el país…Empieza ofendiendo a la raza negra, que no ha dado motivos para que se le niegue el derecho a votar, sea cual fuere su modo de pensar. Los negros en la guerra eran más que los blancos y jamás hubo una rebelión de los negros contra los blancos…Los negros jamás harán por dividirse de los blancos, los negros irán siempre junto con los blancos y nosotros por consiguiente le abrimos las puertas para que ellos hagan eso. Es por eso que pido que dejemos todo eso tranquilo como está, que no hagamos ninguna ley contra los negros, que quienes forman un partido integrado por negros, si nos vencen, pues bien que ellos formen el gobierno.”

A continuación en su intervención relata como en dos ocasiones le fue salvada la vida por mambíses negros y termino su discurso diciendo “ Deshonra, sí; es para el senado que aquí se toque una cuestión de razas… Yo no puedo aceptarlo… Señores senadores es preciso que no nos engañemos y no engañemos a nadie. Nosotros le hemos ofrecido al negro que era igual que nosotros, hagámosle ver que cumplimos lo prometido. Por consiguiente, yo digo al Señor Morúa y llamo la atención, que lo mejor es no menear ese caldo. "

Finalmente el senado aprobó la enmienda por nueve votos a favor y tres en contra; al aprobarse la misma, Cisneros Betancourt exclamó “! La dictadura queda a las puertas de la República.”


El 24 de febrero de 1910, el Ejecutivo Permanente del Partido Independiente de Color, envío una carta al presidente José Miguel Gómez protestando por la aprobación de la enmienda por el Senado y en carta dirigida a sus comités de afiliados especificaban la ilegalidad de la medida aludiendo que “ en el partido había afiliados de todas las razas que pueblan la isla."

El 2 de mayo de 1910, la Cámara de Representantes comenzó la discusión de la enmienda Morúa; este había fallecido un mes antes. Cuando Orestes Ferrara, presidente de la misma abrió el debate a discusión se presentó un voto particular rechazando la totalidad del proyecto, firmado por González Lanuza, Cancio Bello, Carlos Armenteros y Verdura.


González Lanuza, líder de los conservadores en la Cámara expreso: “ Estimamos un error lamentable el que entre nosotros hayan creído algunos que debían organizar un partido político fundado solo en una diferencia de color y raza. Creemos que ello tiene graves inconvenientes, tan claros que no son precisos enumerarlos; pero sí tal hacen, sí aspiran por ese medio al mejoramiento de las condiciones políticas y sociales de sus afiliados, mientras no adopten para conseguirlos sino medios pacíficos y legales; no se puede disolver y prohibir su existencia.”

En su discurso González Lanuza reconoció que los negros habían sido engañados tanto por el partido Liberal como por el Conservador. El voto particular fue derrotado por 42 votos contra 20. Hubo representantes negros como Risquet y Cuesta Rendón que votaron en contra. En sendos votos particulares explicaron demagógicamente los mismos; aduciendo que querían evitar la división racial, pero en realidad esta explicación era una justificación ante su electorado negro del cual no querían enajenarse la simpatía.

Con posterioridad al voto particular se inició la lectura del proyecto y fueron aprobados todos sus artículos pero, nuevamente surgió la discusión motivada por una enmienda presentada por el Representante Lino D 'Ou1 tiempo atrás, pero como este no se hallaba ese día en la Cámara, Risquet aprovechó la oportunidad para proponer que la misma fuera retirada alegando que la enmienda de Lino D' Ou podría tender a la disolución de la sociedad cubana. La propuesta fue apoyada por el general Silverio Sánchez Figueras.

En síntesis la propuesta del teniente coronel del ejército Libertador, Lino D 'Ou, que no se discutió, planteaba que existían otros tipos de asociaciones compuestas exclusivamente por ciudadanos de un solo color de piel como en las escuelas religiosas y clubes, que solo admitían blancos y atacaba la discriminación añadiendo que la restricción planteada por Morúa que era solo para partidos políticos debía ser más amplia. El enunciaba su propuesta de la siguiente manera: “ No tendrá vida legal en Cuba ningún partido, asociación o institución política, de enseñanza religiosa, social o de recreo, en que no quepan en igualdad de circunstancias todos los cubanos, cualquiera que sea la raza a que pertenezcan…”

La enmienda Morúa también fue aprobada por la Cámara de Representantes el 2 de mayo de 1910 y firmada por el presidente José Miguel Gómez; entró en vigor el 4 de mayo de 1910. Por esta fecha Estenoz y más de 70 miembros del Partido Independiente de Color estaban nuevamente en prisión desde hacia doce días.
Con la aprobación de la enmienda Morúa, Liberales y Conservadores eliminaban el factor disruptivo que representaban los Independientes de Color, que intentaban llevar a la practica los derechos y la igualdad para las masas negras que estaban plasmadas en el texto constitucional.

. No obstante la aprobación de la enmienda los Independientes continuaron su lucha concentrándose en la abolición de la enmienda, esta lucha alcanzo su nivel más alto en 1912. En abril de este año el ministro de Gobernación, Gerardo Machado y Morales2 , futuro presidente dela república, inició una persecución tenaz contra ellos impidiéndoles realizar actos públicos que hasta entonces se habían llevado a cabo.

Impelidos por esta situación sus principales dirigentes se reunieron para determinar el rumbo a tomar; una de las soluciones planteadas fue: modificar el nombre del partido y darle cargos de dirección en el partido a ciudadanos blancos, para evadir las prescripciones de la enmienda Morúa, pero esto significaba renunciar al derecho a participar en las próximas elecciones, consultadas a las asambleas de base y por abrumadora mayoría se opto por la protesta armada, en los siguientes días continuo la dirección en sesión permanente y se sondeo la opinión del presidente José Miguel Gómez con respecto a Machado; este era un político hábil que buscaba la reelección sustituyó a Machado por Laredo Bru en Gobernación, expresando además que estaba contra la enmienda y que él era amigo de Estenoz pero que este no quería ser amigo de él.
Las otras soluciones planteadas fueron: declarar disuelto el partido u organizar una protesta armada para obligar al congreso a abolir la enmienda.
Los Conservadores se hicieron adalides de la causa de los Independientes, tratando de captar el voto negro. La maniobra conservadora pretendía por otra parte restarle votos a los liberales mediante la fuerza cismática de los Independientes. Freyre de Andrade conjuntamente con otros congresistas Conservadores entre los que se encontraban: Armando André, Gustavo Pino y Antonio Pardo, pidieron la derogación de la enmienda y propusieron redactar un nuevo artículo en que se dijera:

Artículo único.- Se deroga el inciso V del artículo 17 de la Ley Electoral vigente en la forma en que está redactado y será sustituido por otro con el mismo número que diga lo siguiente. “ No se consideraran partidos políticos aquellos que tengan por objeto mermar o suprimir la independencia y soberanía de la república.”


Los intereses de la politiquería aparecieron, José Miguel no se pronunció de inmediato sobre la enmienda, no quería que Freyre de Andrade y los Conservadores se llevaran el aplauso pues habían presentado un proyecto contra la enmienda. En la Cámara de Representantes, Orestes Ferrara impidió mediante subterfugios la discusión del proyecto de Freyre de Andrade; este al darse cuenta de las maniobras protestó planteando “ Mis defensas a las reformas no son a la raza de color sino a las libertades del país. Yo no creo que esta ley perjudique solo a los individuos de la raza de color. Cuando se hace una injusticia con determinada parte de la población, son víctimas de la injusticia aquellos que la sufren y aquellos que la cometen. La esclavitud negra en Cuba ha costado también sangre a la raza blanca.”

Los forcejeos parlamentarios continuaron y todavía el 17 de mayo -tres días antes del levantamiento de los Independientes - se continuaba discutiendo la subvención al ferrocarril Nuevitas- Camagüey y bloqueada la propuesta de Freyre de Andrade.


Agotadas las vías legales, el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Independiente de Color, se reunió en mayo de 1912 en la calle Virtudes 95 en la ciudad de La Habana; en ella participaron entre otros: Evaristo Estenoz, Casimiro Fariñas, José Inés García, Julio Cachancha, el general Pedro Ivonet, el coronel Simón Armenteros, Guillermo Laza, Antonio Deroncelet, Abelardo Pacheco. En la reunión hubo planteamientos de continuar la lucha dentro de la legalidad a pesar de las trabas que creaba el Secretario de Gobernación, Gerardo Machado; pero otros se mostraron partidarios de una demostración de fuerza, mediante un levantamiento en armas que ellos calificaron como protesta armada, Estenoz se opuso a este planteamiento pero en consulta realizada a los comités del partido a través de toda la isla esta arrojo una inmensa mayoría favorable al levantamiento.

En medio de las reuniones del comité ejecutivo del partido, que se había declarado en sesión permanente se enviaron comisiones a entrevistarse con el presidente Gómez, entre los designados estaban Ivonet, Deroncele, Pacheco y Cachancha. Los comisionados impusieron al presidente de las medidas represivas del Secretario de gobernación y Gómez le prometió resolver el asunto;


Ya el 17 de mayo, se producía un encuentro en las cercanías de El Cristo; donde una pareja de la guardia rural sostuvo una escaramuza con cuatro hombres, capturando a dos. Esta fue la primera acción armada informada a la prensa por la Secretaría de gobernación y comenzaron las acciones que tuvieron por teatro principal la zona sur de la antigua provincia de Oriente, también hubo levantamientos armados en Las Villas e intentos en Pinar del río y en las afueras de la capital - La Habana-.
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje