Página principal

La masacre de los independientes de color


Descargar 250.99 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño250.99 Kb.
  1   2   3   4   5   6

LA MASACRE DE LOS INDEPENDIENTES DE COLOR

(LA GUERRA DE 1912 EN CUBA)*

Silvio Castro Fernández


Los orígenes del movimiento de los Independientes de Color se remontan a la preterición, en la recién estrenada república, a que fueron sometidos los mambises negros y mestizos en particular y en general la población negra. Esto se debió a diversos factores ; en primer lugar los prejuicios raciales creados durante 400 años por el poder colonial español, así como por la presencia del ocupante norteamericano (1898-1902 y 1906-1908), que entre otras medidas prohibió el ingreso de negros y mestizos a las fuerzas de policía, creó cuerpos de artillería segregados y estableció otras odiosas prácticas segregacionistas al estilo de las imperantes en Estados Unidos.

El Partido Independiente de color


En el programa radial “La universidad del aire”en febrero de 1952 el historiador Horrego Stuch decía: “Es un acontecimiento que por su infortunada iniciativa y dolorosa aparición se trata de silenciar en una especie de tácito convenio general....Requiere que se comprenda la tragedia cubana con ánimo reparador. El grupo de los Independientes de Color, mantuvo nobles doctrinas de convivencia cubana, y no fue racista, sí le damos a este vocablo un concepto político y no étnico, por cuanto no abogó el predominio de un conglomerado social sobre otro, que es lo que caracteriza a las teorías exclusivista de este tipo, sino que reclamo igualdades sociales y políticas... El error de estos cubanos radicó en la táctica adoptada, no en el fondo.”
El 20 de mayo de 1912, estalló la protesta armada del Partido Independiente de Color, la que fue aplastada cruelmente con el saldo de más de 3 000 negros y mestizos muertos- en la mayoría de los casos asesinados - y donde las fuerzas del gobierno tuvieron solamente ¡12 muertos!
Los orígenes del movimiento se remontan a la preterición , en la recién estrenada república, a que fueron sometidos los mambises negros y mestizos en particular y en general la población negra. Esto se debió a diversos factores ; en primer lugar los prejuicios raciales creados durante 400 años por el poder colonial español, así como por la presencia del ocupante norteamericano (1898-1902 y 1906-1908), que entre otras medidas prohibió el ingreso de negros y mestizos a las fuerzas de policía, creó cuerpos de artillería segregados y estableció otras odiosas prácticas segregacionistas al estilo de las imperantes en Estados Unidos. Muestra de ellos es la reunión del gobernador militar Leonardo Wood que se reunió con una por el denominada Junta de Notables- integrada por generales del Ejército Libertador-donde dio a conocer su proyecto de como debía ser el procedimiento de las primeras elecciones. Wood planteaba “dar el derecho el voto a todos los cubanos que supieran leer y escribir, a cuantos tuvieran un capital mayor a 250 pesos y a todos los individuos que hubieran estado en la revolución antes del 12 de julio de 18981.”

“Sin duda alguna, los principales objetivos de la limitación al voto, iban dirigidos contra los elementos obreros y sobre todo contra los negros, preparando el camino de la anexión del cual era partidario el gobernador militar.”2

Ya en 1907, durante la segunda intervención norteamericana, fuentes de Inteligencia del ejército norteamericano informaban que el veterano del Ejército Libertador, teniente Evaristo Estenoz, estaba “ tratando de integrar un partido político de negros y mestizos.”

En esa época existían distintas corrientes que pugnaban por la unidad de negros y mestizos. Una de ellas, orientada por Ricardo Batrell y Alejandro Meninger, lanzó un “Manifiesto al pueblo de Cuba y a la raza de color"; en que se denunciaba las condiciones de preterición y discriminación a que se hallaban sometidos y exhortaban a la unidad para la lucha por sus reivindicaciones, el mismo circuló muy profusamente en Camagüey.


En las elecciones parciales de 1908, los ajustes para las candidaturas dejaron insatisfechos a los negros más radicales, entre los que se encontraba el veterano del Ejército Libertador Evaristo Estenoz.

Fundación del Partido Independiente de Color (PIC)

La “Agrupación Independiente de Color ”, fue fundada, por el teniente del Ejército Libertador, Evaristo Estenoz y Corominas el 7 de agosto de 1908 en la calle Amargura # 63 en la ciudad de La Habana y desde un inicio fue falsamente acusada de racista.; y decimos esto porque su reclamo era porque se hiciera realidad la “República con todos y para el bien de todos”; proclamada por José Martí.

El primer objetivo de la “Agrupación Independiente de Color.” fue participar en las elecciones del 14 de noviembre de ese año. Al constituirse la Agrupación se levantó un acta firmada por Estenoz como presidente y Gregorio Surín como Secretario; en la misma se exponían las causas que lo habían llevado a constituirla. La solicitud de inscripción se dirigió a Enoch Crowder, presidente de la Junta Electoral, durante la segunda intervención norteamericana, la misma fue aprobada por este.
En el primer número del periódico "Previsión", órgano de los Independientes de Color, Estenoz planteaba: " Vamos a demostrar, que practicando una candidatura en la que todos sean de color, fuera de los partidos políticos, nadie podrá negar que por muy poca que sea la minoría que de; el resultado será siempre mayor que el alcanzado hasta ahora por todos los grupos en los distintos partidos políticos porque nada han hecho que pueda ser para nosotros apreciable, cualquiera que haya sido sus promesas, en este caso está probado que los negros no tienen correligionarios, ni se les tiene por tales. La libertad no se pide, la libertad no se mendiga, se conquista...el derecho se ejercita…En lo que sí vemos peligro los negros, es en el que se haga lo increíble para que nosotros seamos dentro de los partidos nada más que instrumentos inconscientes de todas las combinaciones políticas."
El 15 de agosto de 1908 en la plaza del Cristo, en La Habana, se efectuó el primer mitin público de la organización, que intentaron sabotear elementos del partido Liberal afectados por el desprendimiento de numerosos liberales negros, que habían formado filas junto a los Independientes de Color.

A los gritos de: " Viva el partido Liberal, Viva José Miguel Gómez, Viva Morúa, Viva Zayas.”; apenas se pudo escuchar a los distintos oradores, que lo fueron: Agapito Rodríguez, Gregorio Surín y Marino Barreto. Los Independientes de Color no se dejaron provocar, evitando así una riña tumultuaria.

El aumento de la militancia de los Independientes, afectaba fundamentalmente a los Liberales, pero en general también a los caciques negros Conservadores, pues se amenazaba con disolver la relación de clientela de las masas negras en función del caciquismo político existente.

En respuesta al reaccionario “Diario de La Marina ”y defendiendo su derecho a existir, el periódico “ Previsión ", en un artículo del 30 de septiembre de 1910 expresaba:

“ ¿ Somos los cubanos de hecho y de derecho ciudadanos de una república democrática o no? …¿ Tenemos iguales derechos los nacidos en Cuba a sentirnos libres, respetuosos y respetados en el orden político? Creemos que nadie se atreviera a decir que no.

¿ Por qué asustarse que el presidente de la república sea un Independiente, con tal que sea cubano? Lo triste, lo doloroso, sería que quien gobierne en Cuba sea un extranjero y no un hijo de Cuba. El día en que en este país todos los nacidos en él puedan ser todo lo que haya que ser, desde Primer Magistrado de la nación hasta el último barrendero, entonces y solo entonces, empezará a brillar la aurora republicana para este miserable pueblo.

Todo el mundo sabe, como también lo sabe el Diario de la Marina, que la clase de color no tiene la pretensión de ser gobierno, ni de gobernar a nadie; que solo desea y tiene derecho indiscutible, a que se le gobierne bien, no solo a ella en particular sino al país en general del cual forma parte, pues es el país suyo como lo es también de los demás cubanos. ¿ Por qué avanza el colega tanto en sus comentarios al decir que los negros pudieran llegar a ser gobierno, y que en éste caso los blancos no iban a estar contentos con ese estado de cosas?

Dice el “Diario de la Marina”, que la capacidad intelectual de los negros no es para aspirar a tanto y nosotros le preguntamos. ¿ Son todos los blancos que ocupan destinos en la república, lo suficientemente capacitados para desempeñar los cargos que se le han confiado?"


Contra el PIC se desató una campana desde su misma fundación. El 23 de febrero de 1910, firmado por Gregorio Surín se lanzo un manifiesto a la nación, que era publicado por “Previsión”, donde se denunciaban actos discriminatorios del gobierno de José Miguel Gómez, como el caso del coronel del Ejército Libertador Crescencio Nodarse Bacallao1 “, que fue indultado por el presidente Gómez a los 45 minutos de ser condenado. En cambio el comandante del Ejército Libertador José Encarnación Montejo, no se lo concedió a pesar de que el Consejo Nacional de Veteranos había pedido su indulto; Montejo había sido condenado por dar muerte a un hombre en defensa propia, en cambio el caso de Nodarse era de robo. Al respecto “Previsión” señalaba: “ Montejo, oriental y negro, vino desde Oriente hasta Pinar del Río en la invasión y no en el gobierno sino al frente de fuerzas que mandaba y después en la paz, si no se pone a trabajar de albañil, se muere de hambre. “
Continuando la ola represiva contra los Independientes de Color, en marzo de 1910 era detenido Manuel Pardo Galíndez acusado de injuria a la autoridad. El 22 de abril eran detenidos, por segunda vez Evaristo Estenoz y también otros 52 militantes del Partido Independiente de Color acusados de asociación ilícita. Entre los que se encontraban sus principales dirigentes: Surín, Antero Valdés, Juan Coll, el coronel Julian Sierra, el general Fournier. Ya en prisión se modificó la acusación por la de conspiración para la rebelión, exigiéndoseles la astronómica fianza de diez mil pesos en moneda norteamericana. Los detenidos enviaron una carta al presidente Gómez, denunciando la arbitrariedad y señalaron que la mayoría de los detenidos eran veteranos del Ejército Libertador. En la Cámara de Representantes, el general Sánchez Figueras pidió que se le diera lectura a la carta y que se pusiera en inmediata libertad a los acusados, pues no se les había encontrado documento alguno comprometedor, otro representante Enrique Roig Fortes planteo que el asunto era de índole jurídica y que en virtud del reglamento no había lugar a deliberación, siendo aprobada su proposición con dos votos en contra: Audivert y el general Sánchez Figueras..
En una maniobra para aislar a los Independientes de Color detenidos, el gobierno dio pie a un rumor de que sus correligionarios intentaban liberarlos por la fuerza; esta patraña sirvió para endurecer el régimen de los encarcelados y privarlos de las visitas de sus familiares. El juicio de los detenidos en abril de 1910, comenzó el 14 de noviembre de ese año, en la Sala Tercera de lo criminal. En el juicio declararon numerosos testigos, Freyre de Andrade, defensor de los acusados pidió el encausamiento de los acusadores. Entre los declarantes estuvo el vicepresidente de la república Alfredo Zayas, conocido por “el pesetero,” que aspiraba a la presidencia en los comicios por venir; expresando que “ nunca le dio crédito a los rumores de la supuesta conspiración … que a pesar de haber seguido cuidadosamente el curso de la propaganda de los Independientes de Color y el proceso que se les estaba siguiendo, no había encontrado nada que confirmase las acusaciones que se les hacían.”

El 20 de julio de 1910, durante la estancia en la cárcel, un grupo de dirigentes de los Independientes de Color hizo pública una declaración informando dar por disuelto el partido invocando su condición de miembros directores y recomendando a sus correligionarios que disolvieran sus respectivas asambleas primarias, debido a que la Enmienda Morua anulaba el derecho a la existencia del partido; entre los firmantes estaban: Mauricio Luna, Enrique Fournier, Antero Valdés, Claudio Pinto, Ricardo Curbelo etc... Esta claudicante declaración fue vigorosamente rechazada por Evaristo Estenoz en carta pública desde la cárcel el 2 de agosto de 1910.

El 23 de septiembre el Tribunal Supremo declaró con lugar el recurso de Habeas Corpus, presentado por Freyre de Andrade y rebajó la fianza a tres mil pesos; la suma fue aportada por los compañeros de los procesados, participantes de las guerras de independencia y destacadas personalidades de la oposición al gobierno de José Miguel Gómez. Los enemigos de los Independientes de Color propalaron el infundio de que ellos se habían pasado a las filas del partido Conservador, lo cual fue aclarado por Estenoz el 8 de octubre en carta desde la cárcel

Independientes de Color, precisamente independientes, aunque recorramos el calvario…Independientes de Color, porque al separarnos de los partidos existentes lo hicimos con el convencimiento de que los fines, intereses y el progreso de la raza de color, solo así convenía; evitando de una vez y para siempre el caer de rodillas unas veces ante los Conservadores y otras ante los Liberales.”


Finalmente el proceso terminó con la absolución de todos los acusados el 24 de diciembre de 1910.Aún después de ser liberados continuaron todo tipo de presiones contra los Independientes de Color; anónimos con amenazas de violencia física e incluso de muerte llovían contra los dirigentes de los Independientes que no habían claudicado.

La mayoría de los seguidores de Estenoz decidieron al ser este absuelto, dirigirse al gobierno de Estados Unidos pidiendo la anulación de la Enmienda Morúa, basados en que la legalización de la organización en el ano de 1908 había sido acordada por el coronel Enoch Crowder, presidente de la junta electoral durante la segunda intervención norteamericana. A este fin Estenoz visitó en varias ocasiones la Legación norteamericana, cuestión esta que fue comunicada por el ministro Consejero norteamericano a Washington.


Los que habían firmado el claudicante manifiesto y otros como Octavio Betancourt, José Mesa Miguel y Adriano Palacios, se opusieron al envío de una delegación a Estados Unidos y se manifestaron dispuestos a colaborar con el presidente José Miguel Gómez; un grupo de ellos hizo un manifiesto donde proclamaban haberse convertido al liberalismo avanzado.

El 9 de junio de 1911,los disidentes, Betancourt, Mesa y los hermanos Palacio se entrevistaron con el Secretario de Gobernación, general Gerardo Machado y Morales para anunciarle la constitución del partido Independiente Republicano


Poco antes del levantamiento armado, - el 22 de marzo de 1912 - Evaristo Estenoz concedió una entrevista a Eligio Dilú, periodista de “La Discusión" donde expresó: “El Partido Independiente de Color se encuentra en condiciones especiales para la lucha electoral y su pujanza en materia política no tiene nada que envidiarle a partido político alguno, por ello hemos tomado la firme decisión de concurrir a las elecciones de 1912. En Santiago de Cuba contamos con más de 41 000 afiliados, en Las Villas con 22 000, en Matanzas con un número aproximado a los 16 000, en La Habana unos 9000 y en el norte y centro de la provincia de Pinar del Río hay Independientes de Color…Estos núcleos se sienten bien preparados para concurrir a los comicios y que no sean anulados sus derechos y aspiraciones, cualquiera que sean las circunstancias que se les quiera imponer. “
Estas cifras de afiliados no parecen responder a una evaluación objetiva

ERRORES DE LOS INDEPENDIENTES
Al aprobarse la enmienda Morúa, Estenoz profirió amenazantes declaraciones en la entrevista, antes mencionada al periodista Eligio Dilú, expresando: Tenemos entre nuestros afiliados15 000 soldados de la guerra de independencia, que son todos hombres decididos, capaces de revolver la Isla..

Una oportunidad desaprovechada por los Independientes de Color fue el no llegar a cuerdos con los dirigentes de la Junta Patriótica cuando estos se le acercaron.

La misma había sido fundada por Cisneros Betancourt para combatir la penetración imperialista. Salvador Cisneros Betancourt, Carlos García Velez y Manuel Sanguily se acercaron a Estenoz, hecho este criticado por Fermín Valdés Domínguez; por considerar que no era justo fundar un partido sobre bases raciales. Cisneros Betancourt expresó a Estenoz que sentía disgusto por ver que los hombres de la raza negra hubieran tenido que organizar una colectividad política aparte para defender sus legítimos intereses, debido a las inconsecuencias de los partidos políticos existentes, añadiendo que: “…la Junta Patriótica deseaba que se armonizaran las tendencias de todos en bien de los intereses generales de la patria.”

El hecho de que se perdiera la oportunidad de la unión con algunos de los elementos no corrompidos por la política al uso no está clara. Según una versión por aquel entonces del periódico “El Mundo”; Estenoz le respondió a la Junta Patriótica que los Independientes, sin hacer dejación de su programa, estaban dispuestos a apoyar en cualquier caso y concediéndoles lugar preferente en sus candidaturas a los más altos cargos en el poder legislativo, a los patriotas reconocidos como Cisneros Betancourt, Manuel Sanguily y los generales Eusebio Hernández, Loynaz del Castillo y otros que simbolizaban la Patria y la revolución redentora.


Otro error fue el no hacer una labor de proselitismo amplia hacia los blancos pobres; esto permitió a los racistas, recalcitrantes liberales y conservadores y a la colonia española, volver a levantar el fantasma del peligro negro..

Al ver cerradas todas las vías legales los Independientes de Color estuvieron a punto de desaparecer de la escena política por las divisiones y escisiones. No se llegó a acuerdo firme en cuanto a seguir la lucha por la legalización, aunque continuaron luchando por ella pero finalmente prevaleció el criterio de la protesta armada.

Muchos de los antiguos libertadores en las filas del Partido Independiente de Color, mantenían como rezago de la contienda terminada hacia apenas tres lustros, la tesis del movimiento armado; característica esta de los movimientos políticos y sociales de los primeros años republicanos.

Por tanto, el terreno estaba abonado para la sangrienta represión, que daría como resultado un mayor aislamiento de las masas negras y el resurgimiento del espantajo del peligro negro.



  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje