Página principal

La marsellesa (J. Renoir 1938) el cine y el vídeo: recursos didácticos para la historia luis José Sánchez Marco


Descargar 59.44 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño59.44 Kb.

LA MARSELLESA


LA MARSELLESA

(J. Renoir 1938)



EL CINE Y EL VÍDEO: RECURSOS DIDÁCTICOS PARA LA HISTORIA

Luis José Sánchez Marco


.

DESGLOSE SECUENCIAL



Tiempo


00.00


02.00

05.00


08.49

14.30


16.30

19.26

27.44

35.00



39.05

43.21


47.17

50.53


52.22

53.22


55.10

1.07.07

1.09.05

1.15.50
1.16.00

1.22.00

1.25.30

1.28.56
1.29.37

1.33.40

1.35.41

1.34.34


1.46.57

1.47.50


1.55.30

1.58.15


2.01.47

2.04.08

Escena




Títulos de crédito: Música barroca de fondo.

Los personajes aparecen agrupados de la siguiente forma:

La Corte

Autoridades

Aristócratas

Los Marselleses

El pueblo

El Palacio de Versalles 14 de julio de 1789
Se refleja el Palacio que vive ausente de lo que está sucediendo en París. La rigidez del protocolo en el cambio de guardia, la llegada de un cortesano que quiere informar al Rey de la situación. La actitud de éste comiendo en sus habitaciones, la adulación de los cortesanos identificando al Rey con el mito de Hércules. Al anunciarle al Rey la toma de la Bastilla, él pregunta “¿Es una revuelta?” el conde contesta: “No Sire, es una Revolución “
Provenza junio de 1790
Arresto de un cazador furtivo (Cabrí) que es detenido por los soldados del noble, dueño de las tierras donde actuó el furtivo. Se muestran distintos aspectos del sistema judicial francés: El Juez será el Alcalde si las tierras donde se comete el delito son de propiedad publica o de particulares, si es en tierras de un aristócrata este tiene el señorío jurisdiccional y por tanto hereda con su titulo el derecho a impartir justicia, y condena por una paloma al hombre a galeras.
Se plantea un interesante diálogo entre el Alcalde (la burguesía) y el Juez (la aristocracia) en el que el aristócrata argumenta que la justicia de la defensa de los privilegios se basa en la ley natural, y también en la de la defensa de la propiedad, que afecta a la burguesía. El alcalde rechaza que sea lo mismo defender sus pequeños bienes que los privilegios de la nobleza.
En la discursión el furtivo Cabrí, se escapa.
En la montaña encuentro de Cabrí con los marselleses: Baumier (albañil) y Arnaud (aduanero), huidos de la justicia de los aristócratas, se declaran patriotas. Son ayudados por un cura. Reflejan la composición y situación del Tercer Estado.
El cura describe la situación en la que se encuentra el clero rural, discuten sobre la sociedad estamental.

Al fondo de la escena quema de castillos de los aristócratas, llega el momento de la lucha que inician como símbolo del pueblo llano: Clero bajo, joven ilustrado, joven trabajador. El viejo Cabrí se despide de ellos: “los jóvenes creareis un mundo nuevo”


Marsella octubre de 1790
Los protagonistas discuten sobre la revolución y como ésta va muy lenta por el exceso de burocracia. Se hacen observaciones sobre el “orden y la revolución”. Los dos amigos representan tendencias dentro de la revolución que se reflejan incluso en su atuendo: distinguir la vestimenta de Arnaud como dirigente de las juventudes ciudadanas y de Baumier que es un “sans-culotte”.
En el mitin se aprecian la posición más radical que tiene el pueblo llano, se hace una llamada al “desorden revolucionario”.
Todavía en esta fase de la Revolución: Asamblea Legislativa, se identifica a Rey y nación, y se considera a los reaccionarios, especuladores y desleales aristócratas como a los enemigos del pueblo.

Asalto a los fuertes de Marsella

Utilizando un tonel de vino, como una especie de caballo de Troya, se introducen los patriotas en uno de los fuertes de Marsella, la resistencia de la guarnición es escasa, y el tono en el que se describe la acción es poco violento, apenas sangriento y nada épico. Se produce la liberación de los presos políticos.


Se observa el desprecio con que los oficiales (aristócratas) sienten por los miembros de la milicia ciudadana. Se sostiene un diálogo entre el jefe de la guarnición: el marqués de Saint-Laurent y el jefe de los milicianos asaltantes: Arnaud. En un tono muy didáctico expresan sus diferentes visiones de la situación, para uno el orden natural, la jerarquía, el servicio al rey, para otro una visión idílica de la sociedad formada por el cuerpo de ciudadanos que la integran:
la Nación es la reunión de todos los franceses, es usted, soy yo, la gente de la calle, es ese pescador. Los ciudadanos son las personas que la integran”

A los defensores del Antiguo Régimen sólo les queda el destino del exilio. Que sirve de enlace con la siguiente escena.



Coblenza –1792 Prusia-
Población prusiana cerca de la frontera francesa. Contrasta ver a los aristócratas hacinados en un pequeño salón, viviendo con ciertas estrecheces económicas, cuando antes estaban acostumbrados a sus suntuosos palacios. La escena recoge una pequeña fiesta, pero una dama canta una canción en tono triste, melancólico.

Meditan sobre el pronto retorno a Francia, “aclamados por el pueblo fiel, la verdadera Francia”, y con el apoyo del Duque de Brunswick jefe del ejercito aliado (austriaco y prusiano) y antiguo enemigo de Francia, que se apresta a invadir Francia. Entre alguno de los aristócratas aparece el marqués de Saint-Laurent, que recela de la ayuda extranjera, y ve con realismo los logros alcanzados por la revolución, frente al resto de los aristócratas que están de acuerdo con la ayuda financiera y militar de Prusia, despreciando a los campesinos franceses, a los que llama: “canalla”. En último termino lo que defienden la mayoría son sus privilegios.


Como muestra del desdén hacia la situación de Francia y hacia su propia situación la escena finaliza con una discursión sobre los pasos de baile de la “gavote” una danza cortesana.

Valenciannes abril de 1792

En la frontera dos milicianos de la Guardia Nacional discuten sobre la desafección de algunos oficiales aristócratas como De Rochambeau y del Marqués de Lafayette, y de algunas unidades del ejercito regular que se rinden o se pasan a las filas del ejercito austriaco que avanza.



Marsella, Club Político (Jacobinos)
En la tribuna de oradores una mujer lanza duras acusaciones sobre los que frenan la revolución, el enemigo está dentro de la propia asamblea, critica al Rey y al Reina, les llama Don Veto y Señora Veto, por la capacidad de vetar las decisiones de la Asamblea.
Aparece un asistente al mitin que increpa a la mujer gritándole que ese no es el sitio de las mujeres, sin embargo la mayoría de los asistentes al mitin le abuchean y ensalzan a la mujer.
En el mismo club.
Discusiones sobre el protagonismo de Robespierre y los Jacobinos, la actitud moderada de algunos y el temor de la anarquía de otros, pero respetándose la libertad de expresión.
La proclama de la llamada del batallón de voluntarios, sobre los que se suscita cierta desconfianza, imponiendo la actitud jacobina de “limpieza de los voluntarios”: no tener deudas, preocuparse del mantenimiento de su familia, es decir evitar que los voluntarios fueses bandidos o aventureros. El voluntario tiene que ser un ciudadano honorable.
La idea de los ciudadanos en marcha: la nación en armas, un nuevo ejercito y de fondo una canción patriótica y antiaristocrática.
Se presenta el eterno tema al que se enfrenta toda revolución que se enfrenta a enemigos extranjeros: “Hacer la revolución antes que hacer la guerra contra los invasores”
Casa de Bomier.
Bomier no puede alistarse porque tiene una deuda contraida. En ausencia del padre es Bomier el cabeza de familia y no puede ausentarse. La madre representa la actitud conformista de un sector del pueblo. “Siempre habrá ricos y pobres” pero ante le actitud del hijo le ayuda para que pueda saldar la deuda y acuda al alistamiento.


Marsella, centro de alistamiento

Bomier se encuentra con sus amigos y en la fila de alistamiento se oyen las noticias sobre las tropas de los aristocráticos, se hacen algunas reflexiones sobre el clero refractario (primeras observaciones anticlericales a cargo de un pintor que también se presenta voluntario).


En el centro de alistamiento se oye de fondo cantar a un hombre un nuevo himno: la Marsellesa.

Bote de remos. Puerto de Marsella
Bomier, Arnaud y otro patriota en un bote pescando. Bomier protesta por el hecho de que solo se permita acudir como voluntario a los ciudadanos activos, haciendo referencia a los que votaban, todavía se mantenía el sufragio censitario. También muestra su disconformidad por la canción de moda: el himno del ejercito del Rhin, dice que pasará de moda pronto.

Salida del Batallón de marselleses y marcha a pie hasta París.
El himno de la marsellesa acompaña la salida de los voluntarios desde Marsella en su viaje hacia París, se oye varias veces las estrofas de la canción.
En el viaje se reproducen diálogos en los que cada personaje representa su papel: Arnaud el idealismo de la revolución, Bomier la sensatez del pueblo más llano pero activo revolucionario, el pintor anticlerical, (Aunque se vuelve a recordar que el clero no todo es refractario, también hubo sectores clericales que apoyaron la constitución).
También se refieren a las distintas regiones de Francia como miembros de una federación de pueblos hermanos: los bretones, los del delfinado.
La marcha triunfal les lleva hasta la entrada en París sobre las ruinas de la Bastilla

Recepción en los Campos Elíseos:


Provocación de los partidarios de la aristocracia, que no han sido todavía prohibidos, la misma canción antiaristocrática la cantan ellos, con un tono anti-revolucionario.
Los aristócratas se enfrentan al pueblo, gritos de “viva el Rey” unos, “viva la nación”, otros representan dos posiciones ideológicas.
Intervención de los marselleses en ayuda del pueblo, no es una intervención sangrienta,
El combate entre un oficial aristócrata y Arnaud representa mentalmente los que ellos creen defender Orden >Se prepara el asalto al palacio de las Tullerias


Palacio Real (Tullerias)
Reunión del Consejo Real, con participación de la Reina en donde se discute la conveniencia o no de publicar el Manifiesto de Brunswick, por el que el general prusiano insta a la población de París a devolver al Rey Luis XVI todo su poder y privilegios o de lo contrario serán pasados por las armas.
El Rey se siente turbado ante la dureza del manifiesto, y la posición en que queda él ante el pueblo. La Reina Maria Antonieta, es austriaca, y por tanto partidaria de la publicación del manifiesto y de la mano dura de Brunswick, sólo el “pueblo sano” que defiende a sus reyes merece sobrevivir.
Los consejeros son más tibios, y la reina hace un encendido discurso de la monarquía absoluta.
La escena acaba con una ridícula y discursión banal entre la Reina y el Rey, que parece no comprender la verdadera situación política.

Calles de París
Publicación del Manifiesto. Imágenes de las calles de la ciudad con pasquines y carteles pegados en las paredes llamando a la lucha contra el invasor. Se leen en público los escritos de Marat que llama a desobedecer al Rey y a la detención de los traidores. Marat reclama a los jacobinos a que depongan al Rey y proclamen la República.
Discursiones en el Acuartalamiento. Arnaud que llega del Club de los Jacobinos informa que dentro de la Asamblea hay traidores, y que se ha dado un ultimátum a esta para que si el Rey no retira el veto se le deponga.
Pasquines por las paredes de la ciudad.

Teatro. Espectáculo de sombras chinescas

Representación política de los acontecimientos: El Rey y la Nación son mostrados en el espectáculo, con intervención del público que da voces siendo algunas respondidas por partidarios de los aristócratas.


Bomier y su novia representan la armonía de la vida cotidiana y del amor, es un breve canto a la sencillez de la vida en libertad.

Situación previa al asalto del palacio de las Tullerias

Los voluntarios se aprestan a atacar, los oficiales les advierten de la necesidad de ganarse a los miembros de la Guardia Nacional que están dentro del Palacio y también la posibilidad de intentar convencer a los miembros de la Guardia Real que son suizos y que hablen francés. (La Guardia Real es un cuerpo mercenario).


Interior del Palacio Real.
En torno al Rey se han congregado los partidarios del absolutismo, se mantiene el ritual y ante la reina y el rey cantan arrodillados un himno de vasallaje hacia su persona.
El Rey, anímicamente desconcertado pasará revista a las tropas, aunque parece estar más preocupado de la colocación de su peluca.
Durante el pase de revista, secciones de la Guardia Nacional muestran su desafección dando gritos de Viva la Nación, mostrándose disconformidad entre ellos.

Delegados de la Asamblea

Llegan unos delegados de la Asamblea al objeto de proteger la vida de la Familia Real, ante el inevitable derramamiento de sangre.


La Familia Real con un reducido séquito abandonan el Palacio, mientras que el resto de los partidarios del Absolutismo se aprestan a defender el Palacio y sus vidas. Para los absolutistas el Rey es un prisionero de la Asamblea.
10 de julio de 1792 Asalto al Palacio de las Tullerias
Las milicias y los voluntarios entran el la Plaza central del palacio donde se les unen algunos miembros de la Guardia Nacional, el resto de la guardia fiel al Rey, la Guardia Real y los partidarios del absolutismo, cargan contra los milicianos y voluntarios, provocando una carnicería, éstos últimos tienes que retirarse del Palacio. Bomier es mortalmente herido y sus amigos le resguardan en un pasadizo.

Contraataque de los patriotas

El pueblo de París y los milicianos se reagrupan y cargan contra los realistas, que retroceden a resguardarse dentro de Palacio.


Luissone, la novia de Bomier que acudía con el resto del pueblo de París a la lucha se encuentra con éste herido, y muere en sus brazos.

Saqueo del Palacio

Los asaltantes luchan dentro del Palacio frente a los defensores, se inician las ejecuciones de los detenidos. Se presentan delegados del Comité de París para poner orden y para que cesen las ejecuciones de los prisioneros, y se detengan a los saqueadores, frenando el ajusticiamiento de los guardias suizos.


El representante del Comité anuncia que el Rey ha sido depuesto y que se elegirá una Convención Nacional elegida por sufragio universal.

Batalla de Valmy

Se representa como la defensa de la libertad por parte del ejército francés frente a los invasores.


En las filas francesas Arnaud, el pintor y otros marselleses afirman que el paso hacia la libertad está en marcha y no se podrá detener.
Sobre un sonido de tambores, aparece sobreimpresionado el relato de la victoria de los franceses a los prusianos en Valmy, y la cita del poeta Goethe que estuvo presente en la batalla:
En este lugar y en este día ha comenzado una nueva época en la historia de la humanidad”







La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje