Página principal

La identidad Trans desde los medios gráficos y digitales en la argentina


Descargar 58.47 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño58.47 Kb.
Vásquez Haro, Claudia, Claudiavasquezharo@hotmail.com

La identidad Trans desde los medios



gráficos y digitales en la argentina”

Palabras clave:

Cultura _ construcción _ Género _ Medios _ Trans (travestis, transexuales y transgéneros)



Resumen

Mi ponencia comenzará con la explicación del tema de mi investigación: La identidad Trans desde los medios gráficos y digitales argentinos: clarín, La Nación, Página -12, el Día, entre otros.

El objetivo de esta ponencia es dar cuenta de las lecturas realizadas en función del problema de investigación a partir del cual se desarrollará mi tesis. El mismo consiste en analizar las construcciones o representaciones que los medios hacen de estos sectores excluidos marginados, desde dos dimensiones: primero, la significación sobre el “trabajo” (prostitución) y, segundo, la incidencia de esa problemática en los ámbitos educativos y en materia legal.

Continuaré con una breve exposición del problema de mi tesis y el contexto en el cual surge. Seguido, abordaré algunos antecedentes del tema como: la aparición de Trans en los medios masivos argentinos, en un contexto de crisis, producto de la lucha por el espacio público y la hegemonía.

Luego haré un recorrido de la investigación de mi tema, destacando a algunos autores como: Julieta Greco, Leandro Merli, Melisa Katok, María Blanco, Valeria Imoli, Romina Lacoma. (Todos tesistas de la FPCS de la UNLP); Paula Salguero, entre otros.

De lo que conforma el estado de arte de mi tesis, comentaré los análisis que se hicieron sobre el tratamiento de temas similares, referidos a la mujer en algunos diarios y revistas nacionales, la metodología que se utilizó en los mismos, y algunas conclusiones a las que se llegaron sobre los diferentes medios, y como estos construyen realidades y su relación respecto a las problemáticas de género.

Este trabajo se enmarca dentro de los Estudios Culturales, Del Análisis Crítico del discurso (ACD) y de la perspectiva de Género, estos tres enfoques me proporcionaran elementos teóricos y metodológicos básicos y fundamentales para realizar esta investigación.

Ponencia
La Argentina contemporánea es una sociedad con importantes indicadores de exclusión social. En la actualidad, debido a procesos del todo complejos y de distintos signos, nuestra sociedad aparece claramente desintegrada, polarizada; en cada uno de los extremos es posible leer a la vez condiciones de fragmentación y segmentación. El miedo a lo “otro”, producto de estos procesos, va generando modos de representación donde la desconfianza en la interacción ocupa un lugar central.

Estamos ante un orden social jerarquizado que construye nuevas formas de segregación socio-espacial y cultural que se van sedimentando sobre los existentes y consolidándose en la vida cotidiana. Y es así como la sedimentación de la discriminación comienza a naturalizarse en las prácticas cotidianas en cada uno de los actores y colectivos de la sociedad; especialmente en los sectores más vulnerados y discriminados conformados por Trans: travestis, transexuales y transgéneros. Que ingresan a la vida pública bajo este orden: el de unas barreras que dividen, excluyen y criminalizan.

Estos colectivos, hoy, conviven y se desarrollan en un mundo social heterocentrista, fragmentado, desigual, donde las instituciones reproducen la segregación. Esta “verdad” sobre la existencia de un mundo para unos/as y no para todos y todas, de un mundo al que sólo acceden algunos y otros/as quedan afuera, expulsados/as, es una clara señal de la vulnerabilidad en la que éstos y éstas se hallan inmersos.

Es ésta la marca epocal que comparten las Mujeres, Trans, Lesbianas, Gays, Bisexuales e Intersex argentinos/as, caracterizada por un amplio conjunto de transformaciones. Estas comunidades nacieron en la modernidad tardía de occidente y su experiencia de vulnerabilidad e incertidumbre está relacionada a los procesos de exclusión y desciudadanización. Crecieron en medio de la experiencia de la crisis, y viven en un contexto histórico marcado por la ruptura y la sensación de dificultad para pensar el futuro por la ausencia de certezas, y también por la ausencia de entusiasmo en la posibilidad de otras alternativas.

Es así que estos géneros en la sociedad actual constituyen uno de los sectores más vulnerables de la población: a los efectos de la desinstitucionalización se le suma la desestructuración del mercado de trabajo. “El impacto de las políticas neoliberales, la globalización y la privatización incidieron en el deterioro de su calidad de vida: muchos de ellos/as viven bajo la línea de pobreza y, a la falta de calificación laboral se le agrega la ausencia de oportunidades educativas”1
Por su parte los medios de comunicación no son solo herramientas y técnicas, sino cajas de resonancia de lo que se dice en una sociedad en determinado momento histórico, donde se construye lo otro o la otredad como algo amenazante. Las sociedades modernas no son plurales, sino que se han construido a través de patrones excluyentes, donde las políticas liberales y neoliberales desde hace mas de 30 años han operado con una fuerza hostil y arrolladora hacia lo diferente.

Pensar las diferentes identidades como sujetos dinámicos, en continuo movimiento, como un actor/a-constructor/a de escenarios y discursos sociales, es hablar del género comprendiendo que aludimos a una construcción epocal, que nos permite poner en juego las múltiples dimensiones desde donde se constituye y desde donde podemos abordar a esta temática en cuestión.

Debemos tener en cuenta que el género no puede pensarse como un todo homogéneo, sino que es posible hablar de diferentes tipos de género de acuerdo a la “carga” socio cultural que le asignan las categorías heteronormativas; y muchos menos polarizar en un par de opuestos las formas de ser hombres y mujeres en términos biológicos.

Entendemos que los estudiantes y los diferentes movimientos de la sociedad civil ocupan un lugar de visibilización de lo que acontece y de las crisis sociales. Desde la década del ’80 en adelante, fundamentalmente desde la perspectiva de la comunicación/cultura, estos colectivos fueron construidos como actores visibles en el campo cultural/político, en tanto productores de escenarios y discursos sociales.

En este trabajo me propongo a analizar los discursos periodísticos de medios gráficos y digitales como: El Clarín, La Nación, Pagina 12, El Día., entre otros, respecto a la identidad Trans, y determinar el rol de los medios de comunicación masiva en la construcción social de los discursos sobre este género ; indagare si mantienen significados que culturalmente se presentan como “naturales” en los discursos hegemónicos que sostienen como eje del orden social de la dominación heteronormativa, o bien si producen discursos impugnadores o negociadores respecto a esos discursos hegemónicos. Los cuales van configurando nuestras identidades y la cultura.
Dada la supremacía heteronormativa legitimada a través de siglos y siglos, considero que es necesario comenzar a desentrañar los mecanismos que hacen posible la prolongación de esa dominación para lograr un orden social igualitario y neutral a nivel del género. “En el proceso de elaboración y construcción de la hegemonía masculina , los discursos de división social de los géneros que recrean un “ser “ masculino frente a “lo” femenino , han sido y son material fundante para sostener y legitimar este orden , el cual no se fundamenta en las leyes naturales sino en el arbitrio dictado por la cultura y las pautas que a través de las generaciones se han perpetuado , y que , a pesar de reelaboraciones o importantes transformaciones sociales , aun hoy continúan vigentes”2.

Para realizar esta investigación , partiré de una doble premisa : en primer lugar , los discursos son parte configurativa de la cultura , al ser ellos practicas constituyentes “de situaciones , objetos de conocimiento , identidades sociales y relaciones entre personas y grupos de personas”3, capaces tanto de mantener y reproducir el statu quo como de transformarlo. En segundo lugar, “los medios de comunicación son uno de los aparatos sociales más prolíficos en cuanto a producción y reproducción de discursos y significados, y uno de los espacios donde estos significados libran luchas discursivas para lograr naturalizarse, entrar a formar parte del sentido común y convertirse en hegemónicos”.

Entonces, entendiendo a los discursos como prácticas sociales que tienen la capacidad de mantener o transformar el statu quo, y entendiendo a los medios como uno de los campos donde diferentes significados y discursos pugnan por la hegemonía , este estudio se centrara en los mensajes de las notas periodísticas, considerando que sus discursos se encuentran cargados de significados referidos a las Trans, los cuales explicitas e implícitamente , definen que es “ser Trans” y la posicionan de una determinada manera en el orden social y en las relaciones de poder4.
Hablo de los/as Trans como : hombres y mujeres que no se reducen ala genitalidad sino como “una construcción , un modelo para armar cuyos atributos son sugeridos por distintos aparatos sociales y que suelen ser asimilados por el sujeto de la dominación como normas de conducta y presiones sociales que acarrean un conflicto con la sociedad en caso de no ser cumplidas .estas normas y características configuran lo que en una sociedad y en un momento dado se entiende como la feminidad y la cual históricamente ha sido elaborada en oposición a los caracteres otorgados a la masculinidad.”5

En una revisión de los discursos de género que han operado en la perpetración y sostenimientos de la dominación masculina, podemos ver como la mujer ha sido dotada de rasgos que remiten a su pasividad (constituyendo así un sujeto sumiso susceptible de ser dominado), mientras al hombre se le han atribuido rasgos que lo ponderan como idóneo dominador. Hemos aprendido que nada se halla desprovisto de ideología, Eliseo Verón, sostiene “es una dimensión presente en todas partes, desde una revista femenina hasta un discurso político”6.Por ende, no es posible subestimar el contenido ideológico de estos materiales, más aún si tenemos en cuenta que son leídos por publico de diferentes edades y que, entre otros múltiples factores, claro está, contribuyen a moldear la identidad social de género y a legitimar actitudes, valores y prácticas, etc.

Previamente al abordaje de mi objeto de estudio realice un relevamiento de trabajos académicos existentes referidos a la construcción de la imagen de la mujer en los medios de comunicación. Entre éstos encontré la tesis de grado: “Modelo para Armar”, la construcción de la mujer en las revistas femeninas de Julieta Greco y “Muñecas animadas” Análisis discursivo de los saludos políticos a la mujer en el diario Clarín (1983 - 2007) de las Autoras: Blanco María Daniela, Imoli, Valeria Anabel y Lacomba, Romina Carla. Ambas Tesis de grado de la Licenciatura en periodismo y Comunicación Social de La Universidad de La Plata. (UNLP)-.

El primer trabajo aborda la forma en que se construye la feminidad a través de la lectura de revistas dirigidas al público femenino como son, revista Mía Para Ti y Cosmopolitan, indagando a través de su análisis qué papel juega el modelo hegemónico del género femenino en tales discursos. En el segundo a través de un análisis discursivo Intenta demostrar que los saludos políticos publicados en el diario Clarín, desde el año1983 hasta el 2007 (tomando como referencia el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer) reafirman el patrón Hegemónico de dominación masculina ubicando al hombre en la esfera pública de la sociedad y relegando a la mujer al ámbito privado.

Si bien se encontraron variados estudios que abordan la temática de la mujer, las cuestiones de género y el modelo hegemónico, realice reflexiones y conclusiones de distinta índole. Esto lleva a considerar que los lineamientos de los estudios realizados unen al género femenino y la política. Pero en ninguno de los casos fueron analizados desde la construcción de la identidad específicamente. No obstante tampoco se encontraron trabajos académicos exclusivos a la temática Trans. Por tal motivo me oriente a realizar éste estudio, por considerarlo original, de interés académico. Estos pocas veces son tomados en cuenta como elementos influyentes en el orden del modelo hegemónico preponderante y en el género argentino.

Se podría suponer que algún soporte comunicacional dirigida a las y escritas por las Trans ineludiblemente trataría de promover la liberación, la desnaturalización de aquellos significativos legitimados y universalizados que otorgan a estas personas un rol pasivo y subordinado respecto a la heteronormatividad, su definitiva igualdad en todos los planos de la vida social, etc. Sin embargo, de acuerdo a los resultados de las investigaciones previas realizadas sobre este campo, en el caso por ejemplo de las revistas femeninas resultan ser más bien un instrumento funcional a la hegemonía masculina que un instrumento promotor de la liberación de las mujeres y la igualdad de los géneros en cuanto su derechos, deberes, responsabilidades, atribuciones, etc. A esta conclusión he podido arribar luego de la construcción del Estado del Arte, para la cual encontré las investigaciones antes mencionadas: que se propusieron determinar la imagen de la mujer en diferentes medios de comunicación social, y que contribuyen un antecedente para este trabajo.

Los Estudios Culturales constituyen un campo de estudios que se consolidó en la década de 1970 y cuyo epicentro original fue el Centro de Estudios Culturales Contemporáneos de la Universidad de Birmingham, Gran Bretaña. Dentro de estas corrientes de estudios se destacan Raymond Williams, Richard Hoggart, Edward Thompson, Stuart Hall, David Morley, John Fiske y John Hartley, entre otros. En América Latina, han trabajado dentro de esta corriente de investigación Jesús Martín Barbero, Guillermo Orozco Gómez, y Néstor García Canclíni, por citar a los más destacados.

Por su parte, “el Análisis Crítico del Discurso es un enfoque perteneciente al campo de la lingüística que adopta un carácter interdisciplinario al nutrirse de otros campos de estudio como la antropología, la sociología, la historia, la semiótica, para complementar el análisis de los discursos”7. Esta perspectiva científica surgió en la década de 1960, pero se consolidó como red de estudiosos a partir de 1990, contando entre sus principales integrantes a Ruth Wodak, Norman Fairclough, Teun Van Dijk, Siegfried Jager y Michael Meyer.


Wodak y Fairclough ubican los orígenes del ADC dentro del marxismo occidental, y señalan como influencias centrales los aportes de Louis Althusser y su Teoría de la Ideología, de Antonio Gramsci y su concepto de hegemonía, la perspectiva crítica de los integrantes de Escuela de Frankfurt-Theodor Adorno, Max Horkheimer, Herbert Marcuse-, y las contribuciones de Michael Bajtín con su noción de intertextualidad y la idea de que todo texto es ideológico.

La perspectiva de Género, forma parte de la Teoría del Género elaborada por grupos académicos y feministas de Estados Unidos y Europa a fines de la década de 1960, surgida el contexto de los Women`s Studies o Estudios de las mujeres. “Esta perspectivas comenzó a aplicarse como enfoque crítico hacia el sistema de la dominación masculina con el objeto deconstruir las categorías patriarcales que legitimaban y naturalizaban las relaciones desiguales de por entre hombres y mujeres, considerando que esa desigualdad estaba determinada a partir de los significados (creencias, normas, valores, atributos) que cada sociedad, en determinado momento histórico, adjudicada a los individuos de acuerdo a su sexo”8. Así, esta perspectiva introduce el concepto de “género” como herramienta de análisis para distinguir aquellos aspecto psicológicos, sociales y culturales adjudicados por cada sociedad a hombres y mujeres, de aquellos aspectos biológicos y determinados por la fisiología (los cuales construirían el “sexo”). Los académicos que trabajan con los Estudios Culturales y el ACD han adoptado para sus investigaciones esta categoría analítica.

La cultura como espacio significante donde se lucha por la hegemonía, es entendida dentro de la perspectiva crítica de los Estudios Culturales como “ el sistema significante a través del cual necesariamente un orden social se comunica, se reproduce, se experimenta y se investiga”9. Es allí donde las desigualdades –de clase, raza o género- se naturalizan y se representan, y es también el medio el por el cual los grupos subordinados se resisten a la denominación, por lo que se considera a la cultura como el terreno donde se lucha por la hegemonía.

El concepto de hegemonía, elaborado por Antonio Gramsci en la década de 1930, alude a la capacidad de las clases dominantes de ejercer un liderazgo social y cultural por la vía del consenso y la negociación, sin recurrir a la coerción para conservar su poder. Este concepto implica una negociación, una lucha de significados, y no una imposición definitiva, irrefutable y estática de la clase dominante de su ideología. “Una ideología es hegemónica o dominante cuando se convierte en parte del sentido común, cuando está legitimada hasta a tal punto que parece derivar del “orden natural de las cosas”10.

La hegemonía masculina se ha erigido históricamente como uno de los principios estructuradores del orden social de occidente, a partir de mecanismos formales y simbólicos. Esta estructura ha sido denominada patriarcado o sistema patriarcal, es decir, un sistema establecido en torno a valores y miradas de mundo creadas por los hombres, en el que estos gozan de mayor poder y autoridad que las mujeres y ejercen dominación sobre ellas.

El patriarcado, profundamente naturalizado, señala Tim O’ Sullivan “no es simplemente un sistema de diferencias entre hombres y mujeres sino que esas diferencias están organizadas dentro de una relación estructurada de subordinación, dominación, históricamente reproducida de generación en generación”11.

Es en nuestra sociedad occidental donde , como afirma el sociólogo Frances Pierre Bourdieu , la dominación de los hombres sobre las mujeres se halla tan naturalizada y legitimada , que , pese a ser una construcción totalmente arbitraria cuya única justificación esta dada por la diferencia anatómica de los órganos sexuales entre los cuerpos masculino y femenino , parece ser inevitable. Uno de los instrumentos al servicio de la aceptación de la hegemonía masculina como legitima e indiscutible, es la violencia simbólica, explica Bourdieu, es decir, la “violencia amortiguada, insensible e invisible para sus propias víctimas”, el consentimiento o complicidad de los propios dominados -las mujeres -, que permiten la reproducción de ese orden injustificado.
En tanto discursos como prácticas sociales transformadoras o perpetuadoras del statu quo, desde el enfoque del análisis crítico del discurso, “el discurso es conceptualizado como una práctica social significante y constituyente, que mantiene una relación dialéctica con las estructuras socioculturales, relación en la que la sociedad modela a los discursos y a la vez los discursos modelan a la sociedad. Se trata de un proceso social que otorga y reproduce sentidos”12. De allí deviene su poder: el discurso puede contribuir tanto a perpetuar y reforzar el statu quo como a transformarlo.

Dada esta concepción de los discursos como practicas reproductoras o transformadoras del orden social, el análisis crítico del discurso se propone transparentar y visibilizar aquellos aspectos opacos de los textos( hablados o escritos) que conlleven una reproducción y legitimación de las relaciones el poder existentes en la sociedad, asumiendo explícitamente una postura política a favor de las minorías y de los grupos oprimidos, sin perder por ello las rigurosidad y sistematicidad de todo enfoque científico que se precie de tal.

Ruth Wodak define el Análisis Crítico del Discurso como una disciplina que fundamentalmente se ocupa de analizar críticamente “las relaciones de dominación, discriminación, poder y control, tal como se manifiestan a través del lenguaje”13 .Precisamente, se propone hacer transparentes “los aspectos discursivos de las disparidades y de las desigualdades sociales, concentrando su interés en los procesos sociales de poder, construcción jerárquica, exclusión y subordinación”14.

Por su parte el sistema de género es uno de los sistemas de poder que estructura el orden social occidental, y por ende, las relaciones de género constituyen uno de los aspectos claves dentro de las relaciones desiguales del poder. “el género es una forma primaria de relaciones significantes de poder”15.

La perspectiva del género concibe a los hombres y a las mujeres no como seres determinados por la naturaleza, si no por las condiciones sociales, históricas y culturales presente en una determinada sociedad en un momento dado. “el género es una división humana y significante que no tiene una fuente natural, las argumentaciones sobre lo que es esencialmente masculino o esencialmente femenino a menudo justifican las diferencias entre los géneros como algo sólo natural cuando en realidad se trata solo de algo ideológico”16.
Al ser una construcción social, y, por ende, no poseer origen natural, esto implica que “las características asignadas a uno y a otro género no son inmodificables, y, lo que es más importante aún, que las relaciones de poder que se sostienen en la base a esas diferencias supuestamente intrínsecas masculina y femenina no son ni naturales ni legítimas. Es que bajo el pretexto de que las mujeres poseen ciertos rasgos y carecen de otros, y que nada puede hacerse para modificarlo dado por la naturaleza se ha configurado a los hombres como seres superiores, originándose a partir de esta premisa básica una estructura social basada en la hegemonía del poder masculino”17.

Estudios realizados por antropólogas como Margaret Mead han demostrado el carácter sumamente maleable de la personalidad humana de acuerdo al ambiente sociocultural que la rodea, por lo que se descarta una condición derivada de la naturaleza que determine a características especificas para el hombre y la mujer.

La Antropóloga demostró este principio en una investigación sobre tribus primitivas de Nueva Guinea, al señalar que la diferentes entre hombres y mujeres estaban estrechamente vinculadas al condicionamiento social. La autora concluyo: “si esas actitudes temperamentales que hemos considerados tradicionalmente femeninas-pasividad, sensibilidad receptiva y la disposición afectuosa para los niños-pueden ser fácilmente establecidas como correspondiente al sexo masculino, en una tribu, y en otro proscripta tanto para la mayoría de los hombre como de las mujeres, carecemos la base para relacionar con el sexo tales aspectos de la conducta”18.señala que las diferencias estandarizadas de la personalidad que existen entre los sexos son “creaciones culturales” que se apoyan en las “diferencias de condicionamientos”.

En los procesos de construcción del deber ser de cada género y de asimilación de los principios que sustentan la hegemonía masculina intervienen formal y simbólicamente diversos aparatos sociales, como la familia, la escuela, el Estado, la iglesia,, y, a partir de la expansión de las tecnologías , los medios de comunicación “La imagen de la identidad que de si mismo uno y otro sexo se adquieren e internalizar a partir de modelos que ofrece la sociedad, vía educación y comunicación interpersonal y mediatizada19”.


Lo que específicamente interesa en este trabajo es el rol de los medios de comunicación masiva como parte activa en la configuración de la cultura, como ejecutores de un dinámico papel en la reproducción y producción de significados que dotan de sentido a la realidad social, papel que los convierte en uno de los espacios sociales donde los diferentes discursos libran contiendas por la hegemonía.

A partir de las contribuciones teóricas aportadas de los estudios culturales, los medios de comunicación masiva fueron conceptualizados ya no como meros productores de de la ideología dominante, sino como productores de significados propios. “Estos significados no son ajenos al contexto cultural en que se desarrollan, ni a los significados dominantes dentro de esa cultura, pero se trata de significados propios, construyen una determinada significación de la realidad , así sea que reproduzcan la ideología dominante o la cuestionen proponiendo sentidos alternativos”20.

Junto con estas otras instituciones sociales antes mencionadas, los medios operan entonces como intermediarios entre los receptores y el mundo real,”los medios de comunicación no están aparte de la realidad social que los circunda, reflejando pasivamente esa realidad o retroproyectando su imagen: los medios forman parte de esa realidad social contribuyendo activamente a su conformación y a la lógica y dirección de su desarrollo a través de la forma particular en que esos medios articulan socialmente nuestras persepciones21”. Según la perspectiva de los estudios culturales, la realidad sufre un proceso de encodificación, nunca se muestra tal cual es, en su pureza, sino que se utilizan determinados códigos culturales para encodificarlos y de esta manera dotarla de sentido y hacerla inteligible. “la realidad siempre se muestra encodificada, nunca se muestra cruda”22. Porque señalan los culturalistas, la realidad no tiene sentido en sí misma, sino que recién lo adquiere a partir de las significaciones que se le otorgan.
Los métodos que se utilizaran serán de carácter cualitativo, porque se analizarán los contenidos y estrategias discursivas de las notas publicadas.

Me interesa observar de qué manera se narra o se realiza la construcción de los discursos respecto a las Trans, como se las caracteriza, con qué tipo de artículos, predicados, etc., se las asocia, si se la vincula o no con las luchas actuales de las Trans en el ámbito político y laboral. Prestare particular atención a los mecanismos mediante los cuales los anunciadores introducen valoraciones de género en el corpus seleccionado.

En función de estos intereses que me he planteado como punto de partida – y de los que surjan a partir del trabajo exploratorio del corpus – y teniendo en cuenta que “el análisis del discurso es de carácter interdisciplinario y opera con opciones metodológicas abiertas”23, se entenderá que a lo largo del trabajo se apelara a variadas disciplinas lingüísticas, recurriendo “a las teorías y los métodos que resulten útiles para comprender y explicar el objeto sometido a la investigación”24. Y que se irán seleccionando en función de los requerimientos de la propia práctica y de los objetivos que se ha establecido.

Así es como, por un lado, el análisis se vinculará a la corriente denominada

Análisis Crítico del Discurso, pues buscará develar cómo las representaciones dominantes acerca de “lo femenino” se plasman incluso en discursos de mujeres, y Trans más aún, en discursos emitidos en ocasiones de algún tipo de avance en derechos humanos y en materia jurídica.

Por otro lado, es interesante estudiar los distintos tipos de enunciadores y de qué manera interpelan a las trans, utilizando principalmente los aportes de la Teoría de la Enunciación, aunque también se tomaran nociones de la teoría de los actos de habla y de la retórica.

El género se ha instituido como objeto de estudio dentro del campo de la comunicación social. El objetivo es profundizar e insertar las problemáticas y las cuestiones ligadas al género en la facultad de Periodismo y Comunicación Social y posteriormente que esto trascienda en toda la universidad, es necesario problematizar estas cuestiones, no hay que olvidar que existen discursos socialmente construidos, y culturalmente compartidos e instituidos, con cierto peso histórico que discriminan y excluyen a diferentes grupos, en una sociedad heterosexual, blanca y profundamente patriarcal
Sin embargo, por sobre estas diversas maneras de ser, en que se reconocen existe lo que llamamos generación: los sujetos comparten una misma marca epocal, están expuestos a unos mismos hechos históricos, aunque vividos de maneras diferenciales.

Este trabajo pretende brindar aportes significativos para los alumnos y docentes de nuestra facultad. Pero que también pueda trascender a otras facultades, universidades y la sociedad civil, ya que la temática Trans no es un tema usualmente investigado.




1 Svampa, Maristella. La sociedad excluyente. La argentina bajo el signo del neoliberalismo. Ed. Taurus. Buenos Aires, 2005.


2 Bourdieu, Pierre: “La dominación masculina” editorial anagrama 2000.


3 Wodak y FairIclough, 1997, en Calsamiglia y Tuson “las cosas del decir” editorial Ariel Barcelona. , 2002

4 Hartley, John. “conceptos Clave en comunicación y Estudios Culturales”.Armorrurto. Editores. Buenos Aires.1997


5 Lamas, Marta. “El Género, la construcción cultural de la diferencia sexual” Programa Universitario de Estudios de Genero. México. 2000.

6 Verón, Eliseo. “hacia una teoría del proceso ideológico”, (Comp.)Editorial tiempo contemporáneo, Buenos Aires. 1971.


7 Wodak, Ruth “De qué se trata en análisis crítico del discurso (ADC).Editorial Gedisa. Barcelona.2003.


8 Cazés, Daniel. “Nociones y definiciones básicas de la perspectiva de Género “.Conapo. Pronam. Universidad Autónoma de México.2000; en http://www.unam.mx/ceeich/genero/conapo/genero/-5.html

9 Williams, Raymond.”Cultura, sociología de la Comunicación y del Arte. Ediciones Paídos. Barcelona-Buenos Aires.1981.

10 Fairclough , Norman . “El análisis crítico del discurso como método para la investigación en Ciencias Sociales”. Gedisa Editorial 2003.


11 Tim, O’ Sullivan. “conceptos Clave en comunicación y Estudios Culturales”.Armorrurto. Editores. Buenos Aires.1997.


12 Wodak, Ruth “De qué se trata en análisis crítico del discurso (ADC).Editorial Gedisa. Barcelona.2003.

13 Wodak, Ruth “De qué se trata en análisis crítico del discurso (ADC).Editorial Gedisa. Barcelona.2003.

14 Meyer, Michael.”Métodos de análisis crítico del discurso. Gedisa. Editorial. Barcelona, 2003.

15 Scott, Joan. En (comp.) de Lamas, Marta. “El género .La Construcción Cultural de la diferencia sexual”. Programa Universitario de Estudios de Genero Mexico. 2000.

16 Hartley, John. “conceptos Clave en comunicación y Estudios Culturales”.Armorrurto. Editores. Buenos Aires.1997

17 Lamas, Marta. “El Género, la construcción cultural de la diferencia sexual” Programa Universitario de Estudios de Genero. México. 2000

18 Mead, Margaret. “Sexo y Temperamento”. Editorial Paidos. Buenos Aires.1972.

19 Fainholc, Beatriz. “La mujer y los Medios de Comunicación Social. De cómo los medios ayudan a conocer o desconocer a la mujer. Editorial Hvmanitas Buenos Aires.1993.

20 Orozco Gómez. “Televisión y producción de significados”. Universidad de Guadalajara, México.1994.

21 Woollacott, 1982, en Orozco Gómez. .“Televisión y producción de significados”. Universidad de Guadalajara. México.1994.

22 Fiske,John , 1987 en Lozano Rendon .Juan Carlos. “Teoría e Investigación de la Comunicación de Masas”. .Longman de

México Editores. México 1996.



23 Arnoux, Elvira Narvaja. “Análisis del discurso: Modos de abordar materiales de archivo”. Santiago Arcos Editor. Buenos Aires. 2006.


24 Wodak, R. y Meyer, M. “Métodos de análisis crítico del discurso”. Gedisa. Barcelona. . 2003.






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje