Página principal

La historia de Bunge y Born


Descargar 23.07 Kb.
Fecha de conversión01.08.2016
Tamaño23.07 Kb.
La historia de Bunge y Born
La historia de Bunge y Born es un ejemplo de empresa que acompaña el desarrollo de la industrialización en la Argentina. A través del análisis de este caso es posible conocer las principales características productivas y los sucesivos cambios en los rubros de inversión así como las estrategias de inserción en el mercado internacional.
• Lean el siguiente texto con el fin de obtener datos acerca del origen, desarrollo y diversificación de este importante grupo económico de la Argentina.
Bunge y Born:

El crecimiento de un grupo económico

En el inicio mismo del período agro exportador y con el propósito de ampliar los negocios ya iniciados en el viejo continente, llegó al país Ernesto Bunge, miembro de una acaudalada familia de comerciantes radicados en Amberes, Bélgica. Al parecer, un par de años de permanencia en Buenos Aires le bastaron para convencerse de las posibilidades que ofrecía la Argentina y propuso a su cuñado, Jorge Born, que viniera a radicarse con él.

En 1884, ambos se inscribieron en el Registro Público de Comercio como socios fundadores de la empresa Ernesto Bunge y Jorge Born S.A., años más tarde conocida como Bunge y Born.

En Buenos Aires ya residía un tío suyo, Carlos Augusto Bunge con quien aparentemente, ya existían contactos comerciales aparte de los familiares. Carlos Augusto Bunge, que fue cónsul de Prusia y de Holanda en la Argentina, instaló una representación de firmas alemanas y holandesas y se casó con una dama de la elite local.

Es decir que Ernesto Bunge llegó a la Argentina disponiendo de contactos que le permitieron, sin duda, establecer sus negocios con mayores facilidades que las imaginables para cualquier inmigrante con algo de capacidad, cierto capital y buenos contactos en Europa.

La expansión de la empresa resultó tan rápida como el crecimiento de las actividades ligadas al comercio exterior y, sobre todo, a la exportación de cereales.

Compraron la primera estancia, de 60.000 hectáreas, en los primeros años de la década del 1880 y ya para ese entonces estaban ensayando la organización de un banco o sociedad financiera. En 1880, la sociedad Bunge y Co., de Amberes, asociada con otros capitales, había creado el Banco de Tarapacá y Argentina con sede en la Argentina y en Chile.

En 1899 Bunge y Born compró un pequeño taller de envases cuyo crecimiento dio origen a Centenera, una empresa que produce envases metálicos para alimentos. A principios del 1900, crearon una gran empresa molinera, Molinos Río de la Plata, que se diversificó, con el tiempo, hacia una amplia gama de actividades alimenticias.

Casi simultáneamente nació la Compañía Industrial de Bolsas, dedicada a coser las bolsas de tela de yute que se utilizaban para el transporte de cereales. Esto significa que en pocos años la empresa se expandió y diversificó, incorporando actividades relacionadas con su negocio principal, el comercio internacional de cereales, lo que a su vez parece haber generado una elevada rentabilidad para la sociedad matriz.

A partir de la instalación de las primeras fábricas locales de la Compañía Industrial de Bolsas se aplicó una tarifa prohibitiva para la importación de bolsas. Se trata de un aspecto interesante de la política oficial que arroja un poco de luz sobre la estrategia local de industrialización hacia comienzos de siglo XX.

Bastó que un grupo de empresarios estuviera interesado en esa actividad para que sus demandas fueran atendidas por el gobierno a través de una tarifa arancelaria que las protegiera de la competencia extranjera. Sin embargo, esa estrategia no aseguraba el crecimiento industrial a largo plazo; al proteger un sistema oligopólico local, la política arancelaria ponía al mercado interno a merced de grupos poderosos cuyos intereses escapaban al ámbito específico del desarrollo manufacturero.

Entre fines del siglo XIX y principios del siglo XX, Jorge Born comenzó a dedicarse a la cría de vacunos.

En 1905 se creó el Banco Hipotecario Franco Argentino. En su directorio figuraba George Born,

En 1910, Jorge Born reconoció ante un periodista que Bunge y Born, junto con Luis Dreyfus y Cía. y Weil hermanos, controlaban el 80% de la comercialización de la producción total de cereales. El grupo había creado una amplia red de relaciones internacionales y de oficinas locales para organizar ese comercio; ligada por telegrafía

con los principales centros del mundo. Se articulaba, desde Buenos Aires, con una vasta estructura de compradores intermediarios en toda la región pampeana, a la que se integraba un complejo sistema comercial, financiero y de transportes.

En 1905, Bunge y Born instala un molino en el Brasil e inicia así su expansión comercial hacia Uruguay y Perú, acción que, mucho después, daría lugar a actividades industriales.

La Primera Guerra Mundial generó algunas dificultades para las operaciones del grupo, las que se resolvieron durante la posguerra.

Desde mediados de la década de 1920 se nota un nuevo impulso diversificador y expansivo de la sociedad en el medio local. En efecto, en 1925 Bunge y Born crea una empresa para la fabricación de pintura (Alba) y otra dedicada al naciente comercio de algodón (La Fabril, 1924). También se lanza a la producción de aceites, a través

de “Molinos”, e ingresa en el negocio algodonero del Brasil, al tiempo que controlaba alrededor del 30% de las exportaciones totales de la Argentina.

Luego de la crisis de 1929, la empresa ingresa en la actividad textil con Grafa (1932) y en el sector químico con la Compañía Química y otras. La expansión industrial durante la década del treinta volvió a encontrar problemas derivados de los cambios en la situación internacional. La Segunda Guerra Mundial planteó nuevamente inconvenientes para el grupo debido a los conflictos entre diversos países europeos en los que éste se asentaba.

En la inmediata posguerra, Bunge y Born amplió sus operaciones en el sector químico, en sociedad con diferentes compañías alemanas, mientras se fortalecía en sus actividades tradicionales. Pero el acceso al poder del peronismo le creó algunas dificultades, especialmente debido al control oficial del comercio exterior; al parecer,

en esos años el grupo limitó sus decisiones de inversión y se mantuvo estable en tamaño.

En 1955, las cinco empresas típicamente industriales de Bunge y Born en la Argentina figuraban entre las 60 que encabezaban el primer ranking confeccionado localmente. En la década del sesenta, “Bunge y Born” se presentaba a sí mismo como “el grupo empresario más grande del hemisferio sur” (Primera Plana, 30-6-64).

A mediados de la década del setenta, dos hermanos Born, responsables de la dirección de la empresa, fueron secuestrados por un grupo armado de la organización Montoneros. La empresa pagó un rescate de 60 millones de dólares por su liberación, aparte de cumplir otras exigencias de los captores, y asumió, posteriormente, una decisión crucial: los hermanos Born se trasladaron a Brasil para comandar desde allí la dirección efectiva del grupo. Es posible que esta medida se viera fortalecida, en parte, por el vertiginoso crecimiento económico de ese país, lo que permitía una expansión rápida de las empresas que allí se radicaban, incomparablemente superior al que pudiera experimentarse en la Argentina. Este traslado, que se mantuvo durante toda la década siguiente y a pesar de los cambios políticos en la Argentina, señala una decisión irreversible que modifica las características y la nacionalidad del grupo en el futuro.

El crecimiento de Bunge y Born en la Argentina en las últimas décadas pareció adaptarse al débil ritmo de evolución de la economía global. La única área nueva de sus actividades fue la pesca, tras desechar sucesivos intentos en el área del petróleo y la petroquímica, aunque se mantiene una firme posición en la rama química donde el grupo adquirió en 1988 el control mayoritario de Atanor, una empresa en la que el Estado vendió su participación accionaria; a través de ello, logró una parte de Petroquímica Río Tercero.
Los siguientes fragmentos periodísticos aportan algunos datos sobre las operaciones actuales de la empresa.

1. Según la información que brinda el texto de Jorge Schvarzer, identifiquen las diferentes actividades comerciales y productivas a las que se ha dedicado la empresa. Ubiquen esos datos en una línea de tiempo que presente los períodos asociados a cada una de las actividades. Agreguen la información que brindan los artículos actuales.

2 . O b s e rven los datos volcados en la línea de tiempo y señalen en qué momento se producen cambios importantes en la orientación de las inversiones. Tengan en cuenta los siguientes elementos:

• el sector de la producción al que pertenecen (primario o producción de bienes no elaborados, como trigo, algodón o ganado en pie; secundario o industrial, es decir, de transformación de los bienes no elaborados en productos industrializados; terciario o de servicios, como transporte, comercio o actividades bancarias, entre otros);

• el tipo de industria (liviana o de bienes de consumo –durables o no durables–; pesada o de bienes de capital, es decir, de bienes que sirven para fabricar otros bienes, como las maquinarias.

3. ¿Qué sucedió con la orientación de las inversiones de Bunge y Born a lo largo del tiempo? ¿Por qué les parece que fue así? Para elaborar esta respuesta consideren el contexto político nacional e internacional de cada etapa, desde que se creó la empresa hasta la actualidad.

4. Expliquen cómo ha sido, según Jorge Schvarzer, la relación de la empresa con el Estado y con la elite dominante a través del tiempo.

5. Finalmente, diferencien en el texto los datos referidos a los hechos de las opiniones del autor sobre el tema que está tratando.

Cambios en los grupos económicos: Bunge y Bor n se repliega a las materias primas Venden Molinos, la mayor empresa de alimentos Bunge y Born también se desprende de las alimentarias que posee en Brasil, Venezuela y Australia. Clarín, 26 y 31 de mayo de 1998.
Bunge y llevado

De Wikipedia, la enciclopedia libre

(Vuelto a dirigir de Bunge y llevado)

Salto a: navegación, búsqueda

Bunge y llevado era una corporación multinacional Argentina-basada. Era comerciante internacional del grano y de la gárgola con una cifra de negocios anual de cerca de $13 bn.

Historia
Comenzado por los inmigrantes europeos que llegan en la Argentina en el siglo de fines del siglo diecinueve para aprovecharse de los wheatlands creados recientemente. Dos familias ensamblan fuerzas para desempeñar un papel grande en el negocio del grano y de la gárgola, inicialmente en la Argentina y entonces por todo el mundo.

Las familias que poseían ampliaron su negocio en industria en la Argentina y el Brasil. Incluyendo los textiles, la pintura, los productos químicos, el fertilizante, las actividades bancarias y el seguro. A través del siglo temprano y de mid-20th continuaron siendo acertados hasta 1974 en que el Montoneros secuestraron y fueron recuperados a dos miembros Jorge y Juan de la familia de la tercera generación nacidos, solamente después del pago de un rescate de $60m. La preocupación por el uso de los terroristas del dinero era uno de los factores que ésa condujo al golpe militar en abril de 1976.

Las familias hicieron perfil aún más bajo. Pero en 1989, Jorge nacido, presidente de la compañía a partir de 1987 (substituyendo al “genio” Mario Hirsch del negocio), comenzó a trabajar de cerca con el gobierno de Carlos Menem. Bunge proveyó del gobierno sus primeros dos ministros de la economía. Esta intervención en política trastornó a los otros accionistas y junto con el funcionamiento de negocio del lacklustre de la compañía, llevado fue expulsado en 1991 y substituido por Octavio Caraballo.

La unidad anterior entre los accionistas desintegrados como Caraballo luchó para modernizar la compañía. Bizzarrely el Jorge expulsado llevado ha comenzado el trabajo con uno de sus secuestradores anteriores, Rodolfo Galimberti.



En 1994 el Bunge Bermudas-registrado internacional fue creado como la compañía principal en quien las familias tienen partes. Hay alrededor 180 accionistas - las familias principales son Hirsch, Bunge, nacido, Engels y De La Tour. Esto substituyó la más vieja estructura en la cual los accionistas individuales tenían estacas en todas las diversas compañías de Bunge. Ahora solamente en la Argentina hace el nombre llevado y de Bunge todavía existen.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje