Página principal

La historia a través de las frases introducción


Descargar 185.66 Kb.
Página6/6
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño185.66 Kb.
1   2   3   4   5   6

Recibo un país hipotecado

De acuerdo al libro, varias veces citado por nosotros, Cuando Venezuela perdió el rumbo, a pesar de que durante el gobierno de Luis Herrera Campíns se recibirían ingresos petroleros casi 50 por ciento mayores que los recibidos en el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, la deuda externa venezolana se eleva a 29.800 millones de dólares USA en 1981 y llega a la cifra tope de 36.200 en 1983. Este mismo año la deuda hace eclosión por varias razones: 1) el día 20 de agosto de 1982 comenzó la crisis mundial del crédito externo (es decir préstamos otorgados por bancos comerciales privados a los países), cuando México anunció la suspensión de los pagos del principal (capital) de su deuda externa, y esta acción a pesar del rescate de México por varias instituciones, generó un efecto de pánico en el sistema bancario mundial; 2) La Junta de gobernadores de la Reserva Federal, a finales de 1979 comenzó una estrategia de firme control de la oferta monetaria, lo provocó un aumento de las tasas de interés por encima del 20%. Y esta política hizo que los pagos por intereses de la deuda de los países en desarrollo se duplicaran. Y 3) una fuga enorme de capitales que acorralaron a las reservas internacionales.

En septiembre de 1982 el gobierno de Luis Herrera Campíns, mandó a entregar los fondos en dólares que poseía PDVSA y otros entes gubernamentales al Banco Central de Venezuela. También el Banco Central de Venezuela revaluó sus reservas de oro contabilizadas a 42 dólares la onza, ahora se contabilizarían a 300 dólares la onza. Las dos medidas aumentaron el valor de las reservas internacionales de Venezuela de 6.100 millones de dólares USA a finales de agosto de 1982 a 17.400 millones de dólares en USA. Con estas medidas el gobierno explicaba al mundo, que sus reservas internacionales eran mayores que su deuda externa, pero al mismo tiempo el precio del petróleo empezó a bajar. Según Darrel Delamaide32:



El precio del petróleo dio bandazos y disminuyó, la OPEP impuso cuotas de producción, y los ingresos de Venezuela fueron menores de lo esperado. El ministro de Finanzas, Luis Ugueto despertó ante el hecho de casi la mitad de los créditos que había obtenido Venezuela eran a corto plazo, con vencimiento dentro dentro de aquel año. Propuso entonces la conversión de unos 9.000 millones de dólares de deuda a corto plazo en préstamos a mediano plazo, sobre una base voluntaria. Para subrayar el carácter voluntario de su propuesta, Ugueto propuso generosos márgenes para los nuevos préstamos, de 1 a 1 5/8 puntos sobre el LIBOR, con vencimientos que oscilaban entre los dos a los siete año. En tanto que Ugueto hacía esta modesta propuesta, el interventor general, Manuel Rafael Rivero, levantó la liebre con su estimación de que la deuda pública alcanzaba los 35.000 millones de dólares.
Sin embargo, la presión sobre las reservas internacionales continuó y el 20 de febrero del año 1983 se cierra el mercado cambiario por primera vez en veinte años.

Ante esta crítica situación el gobierno nacional decidió solicitar un diferimiento de los pagos en marzo de 1983 hasta tanto se lograra un Acuerdo de Renegociación. Estos aplazamientos fueron en principio cada 90 días y posteriormente pasaron a ser de 30 días a comienzos de 1986 33.

Por lo tanto un Presidente que dijo que le habían entregado un país hipotecado aumentó la hipoteca y provocó por primera vez en muchísimos años la suspensión de pagos de capital de la deuda externa. Algo que no se veía desde 1902.
PP. 102-105 Fundafuturo: Cuando Venezuela perdió el rumbo, Caracas, Ediciones Cavendes, 1992.

LA BANCA ME ENGAÑÓ
En 1984 asumió como Presidente de la República el doctor Jaime Lusinchi, quien sucedió a Luis Herrera Campíns. Y su gobierno heredó el espinoso problema de la renegociación de la deuda externa. En efecto, la apertura de las negociaciones para reestructurar la enorme deuda externa del Estado venezolano comenzó en febrero de 1984, cuando se nombra una Comisión Asesora para el Financiamiento de la Deuda Pública Externa, conformada por altos funcionarios del Ministerio de Hacienda, de Cordiplan, y con importantes personalidades del sector privado.

Se definieron como deuda refinanciable los vencimientos pendientes al 22 de marzo de 1983 (incluyendo la deuda vencida desde el 31 de diciembre de 1982 hasta esa fecha) cuyo monto alcanzaba los 21.976,9 millones de dólares USA y se consideró como deuda no refinanciable, la suma de 5.477 millones de dólares USA formada por emisiones de bonos de la República u otros entes públicos así como las deudas con organismos multilaterales.



En 1986 se logró el tan ansiado acuerdo, sin tener que pasar por las condiciones exigidas por el Fondo Monetario Internacional34. Pero rápidamente el gobierno tuvo que invocar una “claúsula de contingencia” debido a la baja de los precios del petróleo, también el que escribe estas líneas oyó decir “ nos prestaron en función del petróleo y en función del petróleo pagaremos”. A través de esta “claúsula” se redujo la tasa de interés que se había acordado. Bajo este contexto:

Los voceros del gobierno en aquella ocasión declararon que aquel acuerdo a que habían llegado era el “mejor acuerdo del mundo” y que además irían a obtener nuevos financiamientos, debido a que estaban cancelando rigurosamente la Deuda Externa. Pero lamentablemente los nuevos financiamientos no vinieron, y por otra parte el gobierno mantuvo una política expansiva que aumentó las importaciones, a pesar de que había devaluado en diciembre de 1986. Este conjunto de factores provocó una constante y sustancial pérdida de reservas internacionales. Ya que por otra parte los precios de los hidrocarburos estaban descendiendo; se calcula por ejemplo, que el precio promedio de realización en 1985 estaba por el orden de los USA $ 26 por barril, para bajar en 1986 a USA $ 12,82 y apenas tener una ligera recuperación en 1987 de USA $ 16,32. (véase José Tomás Esteves Arria Op.Cit p.144.)
Durante años Venezuela se había acostumbrado al crédito bancario, pero eran años en los que los precios del petróleo subían y subían, y la banca internacional receptora de grandes fondos de los países petróleros (sobre todo los del medio oriente) los prestaron a los países que estaban necesitados de ellos. Con la moratoria de México y otros países se cerró el crédito de la banca internacional, y además Venezuela estaba perdiendo reservas otra vez, al punto de que en 1989, el nuevo gobierno de Carlos Andrés Pérez, electo por segunda vez, tuvo que acudir al FMI, a un crédito puente del Tesoro de Estados Unidos, por USA $ 450 millones y a operaciones crediticias con el Banco de España por USA $ 600 millones.



1 Venezuela junto con la República Dominicana (32) y Haití (25) es uno de los países que más constituciones han tenido a lo largo de su Historia, en la actualidad estamos regidos por una Constitución bolivariana que al parecer ha traído más inconvenientes que ventajas reales y sólidas para la estabilidad republicana, que debe o debería ser el principal objetivo de una… ¡ Constitución !


2 La frase completa la hemos tomado de Rafael Caldera Op.Cit. P.34

3 Citado por Ramón Urdaneta: Historia oculta de Venezuela, Caracas, Fundur editores, 2007.p.400. Una historia que no hace concesiones al idealismo o al romanticismo.

4 Citado por Antonio Arraiz: Los días de la ira, Caracas, Vadell hermanos, Editores, pp. 177-178.

5 Cuando el General Antonio Guzmán Blanco, tomó la Presidencia de la República, quiso que el Arzobispo de Caracas, Monseñor Silvestre Guevara y Lira, hiciese un “Te Deum” en honor al triunfo de la revolución federal, la negativa del Arzbispo hizo que el “ilustre americano” expulsase al prelado del país, e iniciase un movimiento anti eclesiástico, como lo fue la instauración del matrimonio civil, y la clausura de conventos de curas y monjas. Incluso Guzmán Blanco llegó a proponerle al Congreso de la República una Ley “que independice a la Iglesia venezolana del Obispo Romano”. Cf. Tomás Polanco Alcantara Op. Cit. pp. 269-279.

6 Cf. Federico Brito Figueroa: “Reflexiones sobre el bloqueo de las costas venezolanas en 1902”, Caracas, Cuadernos de Divulgaciòn Histórica, Centro de Investigaciones Históricas, Universidad Santa María, 1982, p.19.

7 Anotada también por Ramón Urdaneta (p.422). Y también se recuerda como frase célebre de la historia de Venezuela.


8 Tomada de Eduardo Carreño: Vida anecdótica de los venezolanos, Caracas, Ediciones del Ministerio de Educación, 1952.

9 Por lo visto el tema de la corrupción y el desfalco a los fondos nacionales como que es recurrente en la historia electoral de Venezuela. Todos los candidatos han prometido acabar con estas prácticas pero ningún gobierno ha logrado erradicarlas.

10 Siguiendo a Fernando González (p.84) ,” el 26 de octubre de 1899, entre dos luces, a las cinco y media de la tarde, entró Castro, vencedor a Caracas. Salió a un balcón y resumiendo dijo: Nuevos ideales, nuevos hombres, nuevos procedimientos., palabras vanas. No tenía ningún plan. Era el jefe de una horda; los soldados se meaban en la plaza de Bolívar. Era, en resumen, el producto de la descomposición liberal y de las guerrillas, delirante como Calígula”.

11


12 Citado por Nikita Harwich Vallenilla“ El modelo económico del liberalismo amarillo historia de un fracaso 1888-1908”, en Política y Economía en Venezuela 1810-1991, Caracas, publicado por la Fundación John Boulton, 1992, p. 235.

13 Hemos tomado esta reseña de la situación económica de aquellos años del excelente ensayo de Nikita Harwich Vallenilla, Op. Cit. pp. 235-237.

14 De acuerdo a Rafael Arráiz Lucca, (Venezuela: 1830 a nuestros días, Caracas, Editorial Alfa, 2007, p.116) el verdadero redactor de esta frase fue el historiador Eloy González quien estuvo muy vinculado con Cipriano Castro y su gobierno. Tesis creíble dada la belleza retórica contenida en dicha proclama.

15 Cf. Juan Bautista Fuenmayor: Op.Cit. P.95.

16 De acuerdo con Rafael Paéz, en Los hombres que han hecho a Venezuela, Caracas, Editorial Biosfera, S.R.L, s.f p. 273, Laureano Villanueva, fue médico, periodista, historiador y biógrafo, en el gobierno de Cipriano Castro, fue Rector de la Universidad Central de Venezuela, y Ministro de Instrucción Pública, escribió Una Vida del valiente ciudadano Ezequiel Zamora (1898).

17 Mi padre me contó que ese día estaba en ese “Café-Bar” Mario Esteves, hermano de mi abuelo, al cual le decían el “venado Esteves” porque era corredor de valores y bienes inmuebles. De modo pues, que la pequeña historia muchas veces está al lado nuestro, ¡sin que nos demos cuenta!

18 De acuerdo a Rafael Caldera Op. Cit. nota 9 al pie de página 80, José Rosario García había sido su secretario durante la campaña del año 1899 y durante los sucesos de la propia Revolución Libertadora.

19 En latín es “ave extraña”, “cosa inusitada”. Suele decirse de una persona o cosa difíciles de encontrar. Cf. Víctor-José Herrero Llorente, Diccionario de expresiones y frases latinas, Madrid, Editorial Gredos. 1995.

20 Véase a Juan Baustista Fuenmayor, en el tomo II de su Historia de la Venezuela política contemporánea 1899-1969, pp.269-270.

21 Shangri La es un lugar mítico situado entre los Himalayas, en donde la gente no envejecía y todos vivían en paz, este lugar es una invención del escritor James Hilton en su famosa novela Horizontes perdidos la cual fue llevada al cine, en dos ocasiones.

22 La referencia que nos proporciona Rafael Caldera, es Mariano Picón Salas “La aventura venezolana” , en 150 años de vida republicana, 1811-1961, Ediciones de la Presidencia de la República, Caracas, 1963, volumen I, p.45.

23 De acuerdo a Ramón Urdaneta, (Op. Cit. p.404) “… la Guerra Federal de Venezuela ha dejado un negro saldo de 200.000 muertos, o sea el 20% de la población total, en 2.467 acciones guerrilleras y 327 batallas.”

24 En el brillante libro, compendio de ensayos y artículos, del distinguido escritor Antonio Arraíz: Los días de la ira, Caracas, Badell hermanos editores, 1989, se narra que entre los años que van desde 1830 a 1904 se contrataron 14 empréstitos por un valor total de Bs. 104 millones de bolívares expresamente para satisfacer necesidades de guerra. (p.176). También en el mismo libro (p.175) se cuenta que de 1830 a 1903 hubo en Venezuela 8.847 días de guerra, “las revoluciones deben haber costado al fisco 442 millones de bolívares; en número redondo, unos 450 millones de bolívares. Los ingresos del tesoro en el mismo período montan en total a 17.587 millones de bolívares. De lo que se saca en consecuencia que el 25 por ciento de los ingresos del erario nacional de 1830 a 1903 fueron gastados en revoluciones”.

25 Se ha dicho, sin fundamento documental alguno, que esta frase la dijo Alberto Adriani, es el resultado de la cultura oral que existe en Venezuela donde la gente cita sin tratar de ubicar el documento en donde está la cita. El editorial de Arturo Uslar Pietri existe y puede ser consultado.

26 El coronel (Av.) José Cova Rey, era sobrino del doctor Luis Cova García, quien había sido redactor del Nuevo Ideal Nacional, libro éste que servía de doctrina oficial al régimen del General Marcos Pérez Jiménez, como tal era incondicional del ex dictador. Cuando el gobierno de Rómulo Betancourt, después del atentado que le hicieran, la policía política hizo una “razzia” entre perejimenistas y hombres de derecha simpatizantes de golpes de Estado. Así detuvieron al doctor Luis Cova García, en el interím su esposa Yuya Arria de Cova acudió a ver al coronel Cova Rey, para que fuera a interceder por él dada su condición de militar activo, y éste le dijo que se sentía mal, en vista de lo cual Doña Yuya que era una mujer de carácter muy recio le dijo, airada, por la negativa:

- no me importa un carrizo, te pones tu uniforme y tratas de sacar a tu tío de la cárcel.



27 Quizá gramaticalmente hubiese sido mejor así: “yo soy un Presidente que ni renuncia ni lo hacen renunciar”.

28 De acuerdo a José Toro Hardy: Venezuela 55 años de política económica (1936-1991), Caracas, Editorial Panapo, p.85. Los ingresos ordinarios consolidados no financieros del sector público pasaron de Bs. 23.000 millones en 1973 a Bs. 53.000 millones en 1974. ¡Un crecimiento del 130%!

29 El autor de estas líneas no entiende el por qué a cada momento incluso con Presidentes de la República que llegan con mayorías cómodas en el Congreso, solicitan y les otorgan facultades para legislar por decreto. Aparentemente “siempre la República está en emergencia, y es el Ejecutivo quien legisla”. Una forma discreta de acabar con el Poder Legislativo en nombre de una supuesta eficacia.

30 Citado en el libro de Fundafuturo: Cuando Venezuela perdió el rumbo, Caracas, Ediciones Cavendes, 1992.

31 Según cifras presentadas en el cuadro 10 p. 104 en el libro Cuando Venezuela perdió el rumbo, Op. Cit.

32 El Shock de la deuda, Barcelona, Editorial Planeta, S.A, 1984, p.155.

33 Vid. José Tomás Esteves Arria, Diccionario de Banca y Bolsa, , voz “Deuda Externa”, Caracas, Editorial Panapo, 2008.

34 Se ha hecho mucho escándalo con la “condicionalidad del FMI”, pero resulta que el FMI cuando da un financiamiento de balanza de pagos, es porque el país importa más de lo que exporta, o dicho de otra forma, gasta más de lo que le ingreso. Por lo tanto el financiamiento del FMI lo que busca es que el país restablezca su flujo de ingresos y pueda tener en el corto plazo una balanza de pagos equilibrada. Muchos de los factores que inciden en el desequilibrio de balanza de pagos se encuentran el déficit fiscal y el otorgamiento de grandes subsidios por el Estado.



1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje