Página principal

La historia a través de las frases introducción


Descargar 185.66 Kb.
Página5/6
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño185.66 Kb.
1   2   3   4   5   6

EN VENEZUELA HAY CRISIS DE HOMBRES
Aparentemente, esta frase la dijo el Presidente Eleazar López Contreras, quien sucedió al General Juan Vicente Gómez, el 1º de enero de 1936 en la Presidencia de la República, elegido por el Congreso de la República para finalizar el período presidencial del recién fallecido tirano. Y posteriormente fue electo para el período 1936-43 pero el mismo se redujo el período constitucional “rara avis19” en esta América Latina de modificaciones constitucionales para alargar períodos y permitir reelecciones. López Contreras tenía ante sí una transición de un gobierno autocrático hacia un gobierno democrático, y lo amenazan tanto los fantasmas del pasado (viejos gomecistas como Eustoquio Gómez y otros) y los retos del futuro (dirigentes izquierdistas como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, etc) que pedían la democracia lo más rápidamente. Ante esta encrucijada no encontraba candidatos adecuados para las carteras ministeriales de un gobierno tan asediado por tantos reclamos y exigencias.

El día 14 de febrero de 1936, se produjo en Caracas una gran manifestación en la Plaza Bolívar. Y el gobernador del Distrito Federal, Félix Galavis, mandó a tirotearla, produciéndose entonces, algunos muertos y heridos lo cual exasperó e irritó aun más a la multitud. Ya en misma tarde de ese día partió una manifestación encabezada por el doctor Francisco Risquez y Jóvito Villalba junto con una cantidad de profesores de la universidad, profesionales, etc, y esta manifestación llegó a Miraflores donde están las oficinas de la Presidencia de la República. Fue esta manifestación la que hizo recular al gomecismo. Los días 14 y 15, el pueblo saqueó las casas de los gomecistas.20 A raíz del 14 de febrero, el gobierno hizo conocer un ambicioso plan de realizaciones y a partir de marzo comenzaron los cambios de gabinete que originaron la salida de numerosos gomecistas que querían revivir el gomecismo sin Gómez. Finalmente el 25 de abril de 1936, el Presidente López Contreras designa un nuevo gabinete integrado por los siguientes ciudadanos

Alejandro Lara , Ministro de Relaciones Interiores

Esteban Gil Borges, Ministro de Relaciones Exteriores

Alberto Adriani, Ministro de Hacienda

Isaías Medina Angarita, Ministro de Guerra y Marina

Néstor Luis Pérez, Ministro de Fomento

Tomás Pacanins, Ministro de Obras Públicas

Rómulo Gallegos, Ministro de Instrucción Pública

Enrique Tejera, Ministro de Sanidad y Asistencia Social

Alfonso Mejía, Ministro de Agricultura

Honorio Sigala, Ministro de Comunicaciones

Como podemos apreciar el General Eleazar López Contreras nombró como ministros a ciudadanos excepcionales como Esteban Gil Borges, Alberto Adriani, Enrique Tejera y el gran novelista Rómulo Gallegos. ¡Qué contraste con los ministros del actual gobierno, que son las mismas caras pero en distintas carteras, y en Relaciones Exteriores un ¡ chofer de autobús !

PP.267-271 Juan Bautista Fuenmayor: Historia de la Venezuela política contemporánea 1899-1969, (T.II), Caracas, Miguel Angel García e Hijo, 1976.


CALMA Y CORDURA

Una frase que simboliza el gobierno del General en jefe Eleazar López Contreras, es la de “calma y cordura”. En efecto, la historia es la siguiente, como habíamos dicho en la anterior frase, el General Eleazar López Contreras había tomado el poder como sucesor del dictador Juan Vicente Gómez, y debió hacerle frente a los gomecistas que querían que continuara un gobierno dictatorial, y los entusiastas seguidores de la izquierda marxista, y democrática que querían democracia de inmediato. En este contexto, se estaban produciendo saqueos contra las casas de los gomecistas en especial contra Santos Matute Gómez, Pérez Soto (gobernador del Zulia), y sobre todo contra Eustoquio Gómez, primo del dictador y autor de numerosas tropelías y abusos de poder.

El historiador Juan Baustista Fuenmayor, (Op.Cit p.259) nos dice a este respecto:

Ante la ola de violentas manifestaciones que el gobierno creía no poder llegar a controlar, el Encargado de la Presidencia envió una circular a los gobiernos provinciales, fechada el 31 de diciembre, en la cual decía que “no estaba dispuesto a consentir que el pillaje, disfrazado de celo extremista y hasta descaradamente, pusiera en zozobra el hogar venezolano”. Ordenaba, para ello, “organizar una Policía Rural a caballo, a pie o en vehículos, con elementos activos y esforzados, a fin de perseguir y acabar con los bandoleros que incendian y asaltan las fincas.
Poco después nacería la Guardia Nacional también conocida como Fuerzas Armadas de Cooperación.

Así el General Eleazar López Contreras, en su primera alocución presidencial utilizó su famosísima frase: “Calma y cordura”, tratando de calmar a los impacientes por la democracia. Antes el populacho había saqueado y destruido las instalaciones de El Nuevo Diario, órgano de prensa del gomecismo durante muchos años.

PP.258-260 Juan Bautista Fuenmayor: Historia de la Venezuela política contemporánea 1899-1969, (T.II), Caracas, Miguel Angel García e Hijo, 1976.


PODEMOS DECIR QUE CON EL FINAL DE LA DICTADURA GOMECISTA COMIENZA APENAS EL SIGLO XX EN VENEZUELA
Esta expresión ha sido mencionada muchísimas veces en el contexto de la política nacional, al referirse al final de la dictadura gomecista y el comienzo de una incipiente democracia. Esta frase la acuñó el gran intelectual merideño, Mariano Picón Salas, quien la redactó de esta manera:

Podemos decir que con el final de la dictadura gomecista comienza apenas el siglo XX en Venezuela. Comienza con treinta y cinco años de retardo. Vivimos hasta 1935 como en un Shangri-La21 de generales y orondos rentistas que podían ir cada año a lavar o intoxicar sus riñones en las tabernas y casinos europeos; o, por contraste en una fortaleza de prisioneros y en el descampado del espacio rural –llano, montaña, selva- donde el pueblo hacía las mismas cosas que en 1860: sembraba su enjuto maíz, comía su arepa y su casabe; perseguía alguna vez un tigre y a la serpienta, o escapaba de las vejaciones del Jefe Civil. Los desterrados, principalmente los jóvenes que regresan a la muerte del tirano traen de su expedición por el mundo, su mensaje de celeridad. Rafael Caldera (Op.Cit. p.8722)

El párrafo arriba citado, lo hemos sacado textualmente de la obra del ex Presidente Rafael Caldera, de un pie de página. Y esta frase hay que analizarla, pensarla y meditarla, pero sobre todo: criticarla. La historia de Venezuela, no nos cabe la más mínima duda ha sido una historia de inestabilidad de gobiernos, de revueltas, de guerras civiles y hasta de bloqueos por potencias extranjeras (1902, Vid. nuestra frase: La planta insolente del extranjero ha profanado el sagrado suelo de la patria). Al General Juan Vicente Gómez, si bien es cierto que lo ayudó el gobierno norteamericano en su ascenso irresistible al poder, no es menos cierto que lo ayudaron y entronizaron la inestabilidad y las guerras civiles que durante muchos años asolaron la nación, al punto de que Inglaterra nos arrebató la Guayana Esequiva y Colombia casi se apodera de toda la Goajira. El gobierno del “esclarecido ciudadano” José Antonio Páez, trajo una cierta estabilidad que fue destruida por la guerra federal23; pero luego vino Guzmán Blanco de cuyo gobierno ni sus más encarnizados enemigos han podido negar sus grandes ejecutorias, y posterior a la caída o desaparición en el juego político del “ilustre americano” cayó el país en una especie de vacío de poder, de revueltas, las cuales hicieron que las fuerzas vivas (los hacendados, comerciantes, campesinos) suspiraran por un gobierno “fuerte” para poder progresar. Ese gobierno arribó para quedarse un buen tiempo (27 años); y no fue otro sino el del General Juan Vicente Gómez, un hacendado, -un hombre de trabajo devenido en hombre de armas- como el mismo gustaba de titularse, que impuso la paz y además pagó las deudas del país.24 El magnífico gobierno del General en jefe, Eleazar López Contreras, fue bueno porque ya los caudillos del país o yacían bajo tierra, o estaban aplacados. Y además supo contener a los nacientes líderes revolucionarios como Rómulo Betancourt, y Jóvito Villalba. Y el siguiente gobierno, el del siempre bien recordado General Isaías Medina Angarita, fue superbueno porque contó con la tranquilidad heredada del otro, de modo pues que no hubiera habido siglo XX con López Contreras si no hubiese destruido al caudillismo el “hombre de la mulera”. De modo que la “sociología pesimista” del gendarme necesario no era una vulgar retórica de Vallenilla Lanz, y de otros escritores orientados en el positivismo como Pedro Manuel Arcaya, José Gil Fortoul y otros, era una dura realidad. En la Venezuela contemporánea la estructuración de partidos fuertes como Acción Democrática y COPEI ayudados por hombres fuertes e inteligentes en su momento como Rómulo Betancourt y Rafael Caldera cimentaron la democracia representativa, con la muerte de Betancourt y el desprestigio de los partidos políticos se ha llegado a una especie de democracia que reside en la voluntad de un solo hombre.


P. 87 Rafael Caldera: Los causahabientes, de Carabobo a Puntofijo. Caracas, Editorial Panapo, 1999.
HAY QUE SEMBRAR EL PETRÓLEO25
Este lema o “slogan” pertenece a un editorial que se hizo famosísimo de Arturo Uslar Pietri, quien lo redactó para el periódico Ahora, en donde advertía que se debía invertir la transitoria riqueza petrolera, no renovable, en riqueza “permanente” que entrañara una inversión en sectores como los constituidos por la agricultura y la industria. Juan Morales Manzur, en el diario Quinto Día, edición especial, p.92, citando a Uslar Pietri dice que concluye ese editorial de la siguiente manera:

Si hubiéramos de proponer una divisa para nuestra política económica, es necesario invertir la riqueza producida por el sistema destructivo de la mina, en crear riqueza agrícola reproductiva y progresiva: sembrar el petróleo.


Durante años se ha intentado realizar ese elevado “desideratum”. Todos los gobiernos (empezando por el de López Contreras con su Plan de Febrero) han intentado, o al menos lo han proclamado, que van a independizar a Venezuela de los vaivenes de los ingresos fiscales derivados de la actividad petrolera, únicamente han sido pocos los años en los cuales la tributación interna ha superado a los ingresos fiscales derivados de la actividad extractiva del petróleo. Cuando el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez hasta se creó un Fondo de Inversiones de Venezuela, el cual estaba destinado a represar los ingresos extraordinarios provenientes de elevados precios del petróleo. Pero ante la realidad de una enorme deuda externa que incluso se creyó impagable, ese objetivo nos luce inalcanzable, en los actuales momentos cada vez dependemos más del petróleo debido a la enorme cantidad de bienes importados y a la destrucción sistemática de la capacidad industrial del país.
P. 92 Semanario, Quinto Día, Edición aniversario del 30 de septiembre de 2008, Caracas.
EL PESCUEZO NO RETOÑA…



Avión llamado la “vaca sagrada” desde el cual huyó el General Marcos Pérez Jimenez en la madrugada del 23 de enero de 1958.

La dictadura de Marcos Pérez Jiménez estaba viviendo sus últimos momentos cuando a partir del año 1958, un temprano alzamiento el día 1° de enero, encabezado por el teniente coronel Hugo Trejo y oficiales de la Fuerza Aérea, había obligado al dictador a salirse de sus principales colaboradores en el campo de la represión Laureano Vallenilla Lanz (hijo del célebre historiador del mismo nombre y Ministro de Relaciones Interiores) y Pedro Estrada jefe de la temida policía política “Seguridad Nacional”. Y el 21 de enero estalla una huelga de prensa que muy pronto se convierte bajo los auspicios de la Junta Patriótica en huelga general. El siguiente día, 22 de enero se reúnen altos jefes militares en la Academia Militar para considerar la situación. El resultado de sus deliberaciones termina que una Junta Militar que le pide la renuncia al General Marcos Pérez Jiménez como Presidente de la República. Este ambiente de descontento popular más alzamiento castrense le hizo pensar al General Luis Felipe Llovera Páez amigo de aventuras de Marcos Pérez Jiménez, que la cosa estaba muy mal al punto que le exclamó al dictador:



-¡ El pescuezo no retoña, vámonos para el carajo!

La situación se tornó tan grave que Pérez Jiménez y Llovera Páez partieron en un avión conducido por el coronel (Av.) José Cova Rey26 hacia la República dominicana. El avión despegaría desde el conocido aeródromo La Carlota (actual Base Aérea generalísimo Francisco de Miranda) e incluso se cuenta (el que escribe estas líneas era un niño en esa época) que le dispararon desde tierra al avión (al cual el pueblo le decía la “vaca sagrada”), de modo que la frase no era un juego retórico de Llovera Páez sino la verdadera situación que se estaba presentando en el país.

Según Elías Pino Iturrieta,(Cf. Quinto Día) esta frase es un “dicho que refleja mucho cinismo, Llovera Páez fue un hombre que tuvo fama de desvergonzado. Decía: ‘ vamos a cuidarnos el pescuezo o la cabeza porque eso es algo que no tiene arreglo’ simplemente quería decir sálvese quien pueda, agarremos lo que podamos y vamos a disfrutar porque la carne no florece”. Más adelante nos dice que eso es una degradación al que había llegado la sociedad política venezolana, puesto que se prefería salvar la vida que asumir un proyecto. Entonces, ¿qué pretende Pino Iturrieta, que Pérez Jiménez con la ayuda de parte de la aviación que le apoyaba, hubiese hundido algunos barcos de la Armada? ¿ O, qué también hubiese recurrido a más represión, como lo hizo Franco en su momento ? También Pino Iturrieta ignora lo que muchas figuras del perezjimenizmo o del gobierno de las Fuerzas Armadas como el mismo Pérez Jiménez gustaba denominar a su gobierno, que terminaron por retirarse en vista de que los militares que los adversaban no se encontraban dentro de los mejores oficiales de las Fuerzas Armadas. ¿O, que Pérez Jiménez hubiese hecho un baño de sangre para no retirarse y perpetuarse sin ningún otro apoyo que el de la fuerza bruta ?

Edición aniversario de Quinto Día, del 30 de septiembre de 2008, Caracas, p.2.


NI RENUNCIO, NI ME RENUNCIAN

Esa frase la dijo Rómulo Betancourt el día 13 de febrero de 1962, durante un mitin en el cual se celebraba el tercer aniversario de su período gubernamental. De acuerdo a Juan Morales Manzur, la frase exacta fue:



-Yo soy un Presidente que ni renuncia ni lo renuncian27

La coyuntura política era grave para ese entonces, puesto que Acción Democrática que era el partido que había llevado al gobierno al señor Rómulo Betancourt, había experimentado una división, la cual se había llevado a sus cuadros juveniles a un partido imitador de la revolución cubana, el MIR (fundado en agosto de 1960). Ya el 3 de abril de 1962 se produjo un ataque a la Alcaldía de Humocaro Bajo (estado Lara). Y el 10 de abril de ese mismo año por decreto presidencial , se suspenden y se prohíben las actividades del vetusto pero activo Partido Comunista de Venezuela (PCV) y del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Así, el 22 de abril, el ministro de la Defensa General Antonio Briceño Linares, le informa a la Cámara de Diputados que el país se encuentra casi en un estado de guerra. En efecto, el 4 de mayo se sublevan en Capúpano (estado Sucre), efectivos del batallón de Infantería de Marina. El gobierno les exigió la rendición y rodeó a la ciudad por aire, mar y tierra. Posteriormente, el 2 de junio de ese mismo año, estalló en Puerto Cabello otra insurrección militar pero esta vez de mayores proporciones que la de Carúpano la cual fue conocida como el “porteñazo”, el gobierno logró controlar la situación enviando tropas leales desde Valencia, las cuales rodean la ciudad, mientras aviones de la Fuerza Aérea bombardean la rada portuaria. El día 3 se anuncia la rendición de los sublevados con saldo de 400 muertos y 700 heridos.



Pude decir a comienzos de 1962, como ya el Libertador lo había expresado, que yo era ‘el hombre de las dificultades’ pues la violencia, la oposición militar, la guerrilla y la insurrección de izquierda se acentuaron durante los primeros meses de aquel agitado año (1962). Los hombres y voceros de la discordia no me daban tregua, pero estaba resuelto a darles pelea. Pintaron calles y avenidas con letreros que decían: Renuncia Rómulo, o simplemente RR, y yo les dije a los periodistas : Ni renuncio, ni me renuncian, no por fanfarronería venezolana, sino por convicción republicana. Mi salud había quedado estropeada por el atentado, pero me sentía con ánimos y fuerzas para no bajar la guardia frente a los conspiradores de las Fuerzas Armadas y de los camorristas del Partido Comunista y del MIR. Era la primera vez en Venezuela que el morbo marxista o el ideario izquierdista penetraba el mundo de los cuarteles, donde antes hubo rechazo categórico al comunismo. Era la influencia nefasta de la llamada revolución cubana o acaso nasserismo. (citada por Juan Morales Manzur, en Semanario Quinto Día).

Edición aniversario de Quinto Día, del 30 de septiembre de 2008, Caracas, p.94.


HAY QUE ADMINISTRAR LA ABUNDANCIA CON CRITERIO DE ESCASEZ
Esta frase fue pronunciada por Carlos Andrés Pérez en su primer gobierno (1973-79). Durante muchos años, la política petrolera se había convertido en sinónimo de política fiscal, entendiéndose ésta como forma de arbitrar recursos al Estado. En efecto, durante años el ejercicio de la política petrolera constituyó una especie de lucha entre el Estado venezolano y las empresas petroleras por una mayor participación fiscal en los ingresos devengados por la industria del petróleo y sus derivados.

Así, en 1943 bajo la administración del Presidente Medina se promulgó una nueva Ley de Hidrocarburos mediante la cual se unificaron todas las concesiones de hidrocarburos, las cuales quedaron renovadas desde 1943 hasta 1983. Por otra parte, las empresas petroleras quedaron obligadas a pagar todos los impuestos generales, incluyendo el recién creado impuesto sobre la renta, además de un impuesto de explotación o regalía que no podía ser inferior al 16 2/3 por ciento. Se aumentó también la recaudación también por conceptos de otros rubros e impuestos a los hidrocarburos, entre éstos los denominados impuesto Inicial de Explotación e impuesto Superficial, además se eliminó la exoneración aduanera mediante la cual se beneficiaban las importaciones que realizaban las empresas petroleras.

Después en el año 1948 es modificada la Ley de Impuesto Sobre la Renta, para que se cumpliese el principio del 50%, esto es, a las empresas petroleras únicamente podían obtener el 50% de los beneficios de la actividad extractiva y comercializadora de los hidrocarburos. Luego, durante los años de la dictadura militar del General Marcos Pérez Jiménez, se otorgan nuevas concesiones, lo cual hace crecer los ingresos fiscales. Pero a partir de 1958 se produce un deterioro en los mercados externos del petróleo. Estados Unidos impone restricciones a la importación de petróleo y los precios bajan. En ese mismo año los volúmenes exportados de petróleo descienden, y no será sino hasta el año 1971 cuando las cifras de exportación de petróleo superen a las cifras del año 1957.

En noviembre de 1960 es creada la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para defender los precios del petróleo y evitar la competencia destructiva de más producción de petróleo y deterioro de los precios.

En 1973 estalló la guerra del Yom Kippur entre Israel y sus vecinos. El 16 de octubre de 1973, como parte de la estrategia política derivada de la Guerra del Yom Kippur, los países árabes productores de petróleo detuvieron la producción de crudo y ordenaron un embargo para los envíos de hidrocarburos hacia Occidente, especialmente hacia Estados Unidos y los Países Bajos. También se acordó un boicot a Israel. El resultado directo de este bloqueo de suministros petroleros fue un alza descomunal en el precio del petróleo. Así el precio promedio de realización del petróleo venezolano se remontó de 3,71 USA $ el barril en 1973 a 10,53 USA $ el barril en 1974.28 Así el entonces electo Presidente de la República, Carlos Andrés Pérez, en su toma de posesión en marzo de 1974 declaró ante el Congreso la necesidad de “administrar la abundancia con criterio de escasez”. Advirtió también que Venezuela no podía entregarse al consumo alegre y al dispendio de energía o recursos. En vista de lo cual anunció que dichos ingresos serían represados a través del Fondo de Inversiones de Venezuela, cuya creación había sido propuesta al Congreso Nacional por su antecesor.

De igual forma, así y todo, que su partido Acción Democrática tenía amplia mayoría en el Congreso de la República, solicitó y obtuvo de éste la aprobación de una “Ley Orgánica que Autoriza al Presidente de la República para Dictar Medidas Extraordinarias en Materia Económica y Financiera”.29 Este instrumento legal le permitiría al Ejecutivo legislar por medio de Decretos-Leyes. De esta forma en los primeros cien días de su gobierno se dictaron 62 de estos decretos, y se crearon más de 30 comisiones presidenciales y se diseñaron las líneas estratégicas del V Plan de la Nación, que vislumbraba el desarrollo acelerado de todos los sectores de la economía y especialmente el de las industrias básicas ubicadas en la región de Guayana. Por si fuera poco, nacionalizó el Presidente Pérez la industria extractiva del mineral de hierro, y en 1976, adelantó la reversión del proceso de concesiones de la industria petrolera, y de esta forma el historiador y ex Presidente Ramón J. Velasquez escribía:



Nacionalizadas las industrias del petróleo, del hierro, y del gas, dueño de las plantas siderúrgicas y de las industrias petroquímicas, así como del sistema nacional de electrificación y de la red de telecomunicaciones, elevado el monto del Presupuesto Nacional en miles de millones de bolívares por efecto del alza mundial del precio del petróleo y siendo además el gobierno el primer empleador y primer otorgador de contratos en el país, el Estado venezolano ha cobrado un poder avasallante, excepcional en América Latina, y la organización política creada a partir de 1959 ha empezado a sufrir los efectos de este avasallamiento estatal, planteándosele nuevos conflictos y graves problemas cuya presencia y solución crean tensiones hasta ahora desconocidas y que se acentúan con el correr de los días30
Por otra parte la deuda externa que se había mantenido en niveles modestos pasó de unos aceptables 600 millones de US $, a 16.300 millones de US $ en 1978,31 quiere decir que creció ¡27 veces ! ; mientras que en América Latina (región que nunca se ha caracterizado por su moderación fiscal) creció sólo ¡ 3,2 veces !

Entre las consecuencias negativas citadas por varios autores, que experimentó la economía venezolana tenemos las de inflación y sobrevaluación del bolívar y excesivas importaciones.

Ramón Urdaneta (Op. Cit) refiriéndose al año de 1977:

En este año loco carlosandresista se consumen en el país 30 millones de litros de whisky escocés, al tiempo que se convierte en el mayor importador de champaña francesa del hemisferio latinoamericano (p.528)

Otros críticos destacan la cantidad de venezolanos que viajaban en estos años para Miami, a realizar compras producto de la sobrevaluación del bolívar.

En defensa de Carlos Andrés Pérez, podemos decir que no es lo mismo un país que una persona. Un individuo puede si es racional, ahorrar y no dilapidar. Pero una sociedad entera, subdesarrollada, siempre ha tenido carencias y para un Presidente de una República electo democráticamente le es muy difícil decir no a exigencias de su electorado integrado en su mayor parte por personas pobres que reaccionarían con furia, si un gobierno pidiera austeridad en época de abundancia. El déficit fiscal ha sido una excusa para decir no a exigencias desajustadas o no moderadas, pero ¿cómo decir: ¡no! ante una abundancia fiscal ? El General Marcos Pérez Jiménez, manejó una abundancia de recursos con la creación de una infraestructura pero era un dictador sin oposición.

RECIBO UN PAÍS HIPOTECADO
Cuando Luis Herrera Campíns, asumió la presidencia de la República, reemplazando a Carlos Andrés Pérez, dijo en una forma lacónica, como para demostrar su preocupación por el estado de las finanzas públicas y el endeudamiento fiscal:

1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje