Página principal

La dimensión pedagógica en la esfera pública; el factor interculturalidad, integración desde la autonomía


Descargar 15.65 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño15.65 Kb.
La dimensión pedagógica en la esfera pública;

el factor interculturalidad, integración desde la autonomía


José Luis Alvarez Serna

Coordinador de la Región México, CEAAL

jose_luis_alvarez_serna@hotmail.com

Contexto en movimiento; la realidad dada dándose

En un contexto como el actual, donde predomina el individualismo, la zozobra, la confusión, el desinterés, mezclado con la desconfianza y el miedo, donde el lado conservador disputa y gana espacios, conquista percepciones y opinión pública, aquí donde las buenas causas como la de “un día sin fumar”, “combate frontal a las adicciones”, “redondeos…” esconden la penetración ideológica neoliberal, que criminalmente pone en la cúspide de los valores al individualismo, a la desconfianza, a la competencia rabiosa y un escalar posiciones sociales y laborales a costa de cualquier precio…


Estas buenas causas generan presión social para la ciudadana y ciudadano común, quienes apenas logran sobrevivir con el trabajo de tod@s en el hogar. Estas buenas causas son promovidas y manipuladas por monopolios nacionales y extranjeros que se traducen en fundaciones y programas de responsabilidad social, que no tocan las causas del deterioro del tejido social, ni develan los porqués de las grandes asimetrías en la destrucción de la riqueza en nuestras ciudades y en nuestro campo, cada vez más abandonado a su suerte y con tendencias cada vez más dominantes de privatización y latifundización,… una clase política miope y dedicada – casi totalmente – a cuidar y a consolidar sus intereses y canonjías, donde los movimientos sociales nacen y mueren casi sin logros y, una sociedad civil con organizaciones amenazadas, débiles o en franca alineación a las fuerzas sociales hegemónicas. En este contexto, los conceptos de tolerancia, negociación, pluralidad, que pertenecen al ámbito de la Interculturalidad y a los procesos de Educación Popular, son continuamente utilizados, sin que necesariamente su contenido y praxis se proponga democratizar o combatir las desigualdades sociales y económicas. Luego pues, clarificar nuestra concepción de la relación Educación Popular e Interculturalidad, implica de entrada explicitar el sustento político – pedagógico de cada una.
El diálogo educación popular e interculturalidad

Para relacionar un tema estratégico hoy, como lo es la Interculturalidad, con una metodología de formación política y de intervención social como lo es la Educación Popular, debemos hacer algunas preguntas; En las raíces de la Educación Popular ¿Cuáles bases de la Interculturalidad están presentes? ¿Cuáles principios y fines comparten la Educación Popular y la Interculturalidad? ¿Cuáles son sus diferencias y límites?


Si entendemos a la Educación Popular como la dimensión pedagógica de la Concepción Metodológica Dialéctica (CMD), donde, ésta se entiende como: “Una forma coherente de entender e interpretar el mundo dentro de una perspectiva dialéctica, entendida ésta como un sistema de pensamiento que incorpore sus contribuciones científicas a los procesos históricos de transformación; como una forma de conocer, interpretar y transformar la realidad objetiva científicamente” (Nuñez Hurtado, Carlos. EDUCAR PARA TRANSFORMAR, TRANSFORMAR PARA EDUCAR, IMDEC, México, 1989). Desde esta definición podemos afirmar que la Educación Popular diseña y pone en práctica procesos de acción – reflexión donde se aprende haciendo y, su objeto de transformación son las relaciones de dominación, explotación y subordinación. Es conocer transformando la realidad. Es educar para transformar; transformar para educar.
En la Educación Popular el reconocimiento de las diferencias entre las personas no es obstáculo sino potencialidad, ya Núñez lo plantea en la definición de la plena participación de las personas, los grupos y los colectivos, como premisa fundamental: “Sólo con una pedagogía basada en el proceso activo de participación personal (que se enriquece al convertirse en grupal y colectiva) puede lograrse el partir de la práctica... pero esa participación debemos calificarla como plena o total, pues no se agota en la capacidad de respuesta o reacción frente a un planteamiento que se le da al grupo para que lo analice”. Como se puede apreciar, el aspecto individual hace clara alusión a las diferencias ya sea de referencias académicas o culturales. Es pues, el principio de la plena participación un vínculo fuerte entre Interculturalidad y Educación Popular.
Otra premisa pedagógica fundamental de la Educación Popular y vínculo con la Interculturalidad es planteada por Paulo Freire, gran educador latinoamericano; el Diálogo, que está explícito en sus obras (La educación como práctica de la libertad y Pedagogía del Oprimido) recordando una de sus máximas: “nadie educa a nadie, nadie se educa solo sino en comunión con otros y mediados por el mundo”, se puede leer que el diálogo es una común unión, comunicación entre aquellos que deciden aprender juntos. Freire define al diálogo como: “Una relación horizontal de A más B. Nace de una matriz crítica y genera crítica (Jaspers). Se nutre del amor, de la humildad, de la esperanza, de la fe, de la confianza. Por eso sólo el diálogo comunica.”. El diálogo en los procesos de Interculturalidad es indispensable e igual en los procesos de preparación política e intervención social de la Educación Popular.
Así, una vez establecidos dos vínculos fundamentales entre Interculturalidad y Educación Popular, exploraremos un vínculo más, su vocación de poner lo pedagógico en la esfera pública. Comprendemos que los procesos de visibilidad, tanto para la Educación Popular como para la Interculturalidad, son estratégicos para incidir en la esfera pública, ya sea en las políticas o en la formación de capacidades y convicciones de las personas para que se empoderen y transformen su realidad en una menos desigual en todos los sentidos y dimensiones. La construcción de significados y sentidos en la esfera pública es asunto vital para contrarrestar la penetración ideológico cultural neoliberal y fortalecer la resistencia social y cultural hacía estos significados y sentidos, trabajar por la autonomía desde la diversidad y la posibilidad de actuar en común, como producto de procesos educativos organizativos, es decir, desde procesos de Educación Popular e Interculturalidad, es una urgencia en estos momentos en nuestro país.

La visibilidad en lo público y la disputa de la construcción de significados y sentidos de cohesión y transformación social es un objeto emergente para la Educación Popular y, el diálogo y negociación entre diferentes sistemas de creencias, significados y sentidos coloca a la interculturalidad como una línea estratégica de acción (Líneas Estratégicas de Acción, CEAAL, 2006). Sin embargo el asunto de observar los límites de la relación contribuye a cualificar los procesos donde ambas se conjugan y se potencian.


Los límites entre interculturalidad y educación popular

Si bien, se reconocen vínculos fuertes entre ambas y la dimensión estratégica en los objetos de transformación, existen límites y diferencias. Establezcamos las principales: A) Si bien todo proceso interculturalidad externo es educativo, en donde subyace el dialogo de dos culturas distintas, en contacto y cada una por si misma, forma un sistema de creencias y sentidos, por ejemplo la relación entre el mundo indígena y el mundo criollo. B) En cambio no todo proceso educativo es intercultural externo, sino que responde a subculturas o subsistemas de creencias y significados, como lo es la relación de habitantes de campo con los de ciudad;, también se trabaja con las relaciones que se dan entre jóvenes y adultos, entre otras. C) Por lo tanto el campo de la interculturalidad desde la Concepción Metodológica Dialéctica incluye no sólo las relaciones de distintas culturas de origen diferentes, sino que trabaja, con subsistemas de una misma “gran cultura”, por tanto, si la interculturalidad se mantiene pensándose desde lo original, tiene un límite importante. D) Las lenguas incluidas en este sistema de significados y sentidos, puede plantear una falsa dicotomía, donde lo original tiene su lengua y lo hegemónico tiene la suya, este enfoque (“Bilingüe puro”) es también una limitante, porque en las culturas subalternas los significados y sentidos de las palabras tienen una fuerte carga para aprender y transformar el mundo, de lo cual, Freire da cuenta en su propuesta de alfabetización, donde decir la palabra es transformar el mundo y leer es comprender la realidad. Estos límites son dinámicos y se expresan en relación a los sujetos que promueven el empoderamiento y de quienes se empoderan.


Entonces, podemos establecer vínculos y límites, incluso plantearnos procesos de visibilización e incidencia en lo público, sin embargo, si dejamos en segundo lugar el compromiso político – pedagógico que subyace en la concepción de la interculturalidad que se debe explicitar en prácticas que combatan las enormes desigualdades que viven nuestros pueblos y comunidades, o promuevan procesos de democratización o de promoción y defensa de los derechos humanos integrales.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje