Página principal

La construcción de una ideología imperial. Por Philip s golub


Descargar 30.99 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño30.99 Kb.


Estados Unidos en el espejo del Imperio Romano
La construcción de una ideología imperial.

Por Philip S Golub (Profesor de la Universiad de París VIII y periodista). Traducción CARLOS Alberto Zitio.

Tomado de Le Monde Diplomatique /El Dipló/ Septiembre 2002, págs. 24 y 25

Para la derecha republicana que gobierna Estados Unidos, la tension entre Republica e Imperio se ha saldado a favor de este. Segtan la no­ción de "guerras humanitarian", algunos teoricos calif ican a Estados Unidos como "imperio magnanimo". Come, a fines del siglo XIX, la idea es que el dominio estadounidense es tan beneficioso como inexorables. Sin embargo, a la multiplicación de loas reacciones contrarias por parte de quienes tanto en el Tercer Mundo cmo en la propaia Europa no acpetan esta lógica, se han sumado en las últimas semanas voces de peso que desde el propio corazón de Washington se oponen al rumbo brutal impuesto por Geroge W. Bucsh desde el 11 de septiembre.



Unos meses antes de los atentados del 11 de septiembre, el historiador estadounidense Arthur Schlesinger Jr. habia emitido la hipó­tesis de que "a pesar de la tentación de su­perpotencia" nacida de la unipolaridad, Es­tados Unidos no incurriria en el imperialis­mo, dado que ninguna nación estaba en con­diciones de "asumir el papel de arbitro o de gendarme mundial" ni de responder por si sola a los desafios globales ambientales, de­mograficos y politicos del siglo XXI (1). Co­mo, muchos intelectuales, Schlesinger se mantenia confiado en la "capacidad de au­torregulación de la democracia" estadouni­dense y en la racionalidad de los dirigentes.
En el mismo sentido, Charles William Maynes, personaje influyente en la politica exterior, afirmaba que "Estados Unidos es un pats dotado de capacidades imperiales pe­ro desprovisto de vocación imperialista" (2). Hoy en dia, hay que rendirse a la evidencia: bajo el gobierno de George W Bush esta na­ciendo una nueva gramatica imperial que re­cuerda la de fines del siglo XIX, cuando Es­tados Unidos se lanzó a la carrera colonial, dando sus primeros y grandes pasos hacia una expansión mundial en el Caribe, Asia y el Pacifico. Por entonces, un prodigioso fer­vor imperialista se apoderó del pals de Jef­ferson y de Lincoln. Periodistas, hombres de negocios, banqueros y politicos rivalizaban en entusiasmo por la promoción de una vi­gorosa politica de conquista mundial.
La "mirada de los dirigentes econó­micos estaba centrada en la supremacia in­dustrial mundial" (3) y los politicos sonaban con una "esplendida guerrita" (famosa ex­presión de Theodore Roosevelt) que servi­ria de justificación a una expansión interna­cional. "Ningun pueblo del siglo XIX igualó nuestras conquistas, nuestra colonización, nuestra expansión [...]; ahora, nada nos de­tendra", afirmaba en 1895 el senador Henry Cabot Lodge, lider del campo imperialista (4). Para Theodore Roosevelt, admirador del poeta imperial ingles Rudyard Kipling, la cosa estaba clara: "Quiero que Estados Uni­dos se convierta en la potencia dominante en el Pacifico", decia. Y agregaba: "el pueblo estadounidense desea cumplir con las gran­den tareas de una gran potencia" (5):
Resumiendo esa ola imperialista de los años 1890, el periodista Marse Henry Watterson escribía con orgullo y de mane­ra curiosamente premonitoria en 1896: "So­mos una gran República imperial destinada a ejercer una influencia determinante sobre la humanidad y a modelar el futuro, del mun­do como no lo ha hecho ninguna otra na­ción, ni siquiera el imperio romano" (6).
La historiografía tradicional estadounidense consideró duante mucho tiempo ese “Sturm and Drang” imperialista como, una aberración dentro de un itinerario democrá­tico por otra parte bastante liso. ¿No era de suponer que Estados Unidos, país nacido y forjado en la lucha anticolonial contra el im­perio británico y contra las monarquías ab­solutistas europeas, estaba definitivamente inmunizado contra el virus imperialista?
El nuevo discurso

Pero un siglo más tarde, al comenzar un nue­vo periodo de expansion y de formalización del imperio estadounidense, el de Roma es el espejo lejano pero ineludible de las eli­tes de Estados Unidos. Desde lo alto de la unipolaridad adquirida en 1991 y reforza­da luego del 11 de septiembre de 2001 por una movilización militar de dimensiones ex­cepcionales, Estados Unidos, encandilado por su poderio, se afirma hoy y se muestra abiertamente como una potencia imperial. Por primera vez desde el fin del siglo XIX, el desencadenamiento de la fuerza se ve acompañado de un discurso explici­to de legitimación del imperio.


Charles Krauthammer, editorialista de The Washington Post y uno de los ideólogos más visibles de la nueva derecha estadouni­dense, afirma: "Es un hecho que desde el im­perio romano ningun pais tuvo tanto domi­nio cultural, económico, tecnico y militar" (7). Ya en 1999 Krauthammer habia escrito: "Estados Unidos se yergue sobre el mundo como un coloso [...]. Desde que Roma des­truyó Cartago, ninguna otra gran potencia al­canzó las cimas a las que nosotros llegamos". Para Robert Kaplan, ensayista y mentor de George W Bush en política internacional, "al igual que la victoria de Roma en la Segun­da Guerra Púnica, la victoria de Estados Uni­dos en la Segunda Guerra Mundial trans­formó la nación en potencia universal" (8).
El imperio romano se convirtió tam­bión en la referencia obligada de autores si­tuados más al centro del abanico politico. Joseph S. Nye Jr., rector de la Kennedy School of Government en la Universidad de Harvard y secretario de Estado para la De­fensa durante el gobierno de William Clin­ton, comienza su ultimo libro de esta mane­ra: "Desde Roma, nunca habia existido una nación que eclipsara tanto a las demas" (9). Paul Kennedy, renombrado historiador, co­nocido por su tesis de los años 80 referida a la "sobre extensión imperial" de Estados Unidos, va aún más lejos: "Ni la Pax Britan­nica [...] ni la Francia napoleónica [...] ni la Espana de Felipe 11 [...] ni el imperio de Carlomagno [...] ni siquiera el Imperio Roamano pueden compararse” a la actual dominación estadounidense (10). Y agrega más fríamente: “Nunca existió semejante disparidad de poder” en el sistema mundial.
En síntesis, en Estados Unidos, tanto los medios muy ligados al poder como los escasamente vinculados a él, con­cuerdan en que el país "goza actualmente de una preeminencia muy superior a la de los imperios del pasado, aun los más grandes" ( 11 ). Más allá de su aspecto descriptivo, la reiteración de la analogía con Roma, al igual que la ubicui­dad de la palabra "imperio" en la prensa y las revistas especializadas estadounidenses, son la prueba de que se está construyendo una nueva ideología imperial.
"Argumento a favor de un imperio estadounidense": tal es el límpido tí­tulo de un artículo de Max Boot, editorialista del Wall Street Journal, en el cual afirma: "No es por casualidad que Esta­dos Unidos (desarrolla actualmente) acciones militares en numerosos países donde ya habían hecho campaña ge­neraciones de soldados coloniales británicos [...], en zonas donde fue necesaria la intervención de los ejércitos occi­dentales para sofocar el desorden". Según Boot, "Afganistán y otros territorios en ebullición imploran actualmente (a Occidente) que imponga una administración extranjera idónea como la brindada antaño por esos ingleses confiados, vestidos con pantalones de montar y cascos coloniales" (12).
Otro ideólogo de derecha, Dinesh D'Souza, investigador en la Hoover Institution, célebre hace algunos años por defender teorías sobre la inferioridad "natural" de los afro-estadounidenses, estima en un artículo titulado "Loa al imperio estadounidense", que los ciudadanos de ese país deben finalmente reconocer que el mismo "se ha transformado en un imperio [...] , el imperio más magnánimo que el mundo haya conocido nunca" (13).
A las voces de esos publicistas sulfurosos de la nueva derecha se agregan las de universitarios como Stephen Peter Rosen, director del Instituto de Estudios Estratégicos Olin de la Universidad de Harvard. Rosen afirma con un desapego científico magnífico que una "entidad política que dispone de un poderío militar demoledor y utiliza ese poder para influir sobre el comportamiento de los otros Estados no puede sino denominarse imperio [...]. Nuestro objetivo -prosigue- no consiste en combatir un enemigo, dado que no existe nin­guno, sino conservar nuestra posición imperial y mantener el orden imperial" (14).
Un orden, como señala otro profesor de Harvard, totalmente "diseñado en beneficio (exclusivo) de objetivos imperiales estadounidenses", y en el cual "el imperio suscribe a los elementos del orden jurídico internacional que le convienen (por ejemplo, la OMC), a la vez que ignora o sabotea los que no le convienen (el protocolo de Kioto, el Tribunal Penal Internacional, el tratado ABM)" (15).
El hecho de que la idea misma de imperio esté en desfase radical con la concepción tocquevillista que tradicionalmente los estadounidenses tienen de ellos mismos -como excepción democrática entre las naciones modernas- no parece ser un obstáculo infranqueable. Quienes aún tienen escrúpulos ( son cada vez menos) agre­gan a las palabras "imperio" y "hegemonía" los adjetivos "benévolo" y "suave". Robert Kegan del Carnegie Endowment, escribe, por ejemplo: "la verdad es que la benévola hegemonía (benevolent hegemony) ejercida por Estados Unidos es beneficiosa para una gran proporción de la población mundial. Es, sin dudas, un mejor arreglo que todas las alternativas realistas" (16).
Cien años antes, Theodore Roosevelt utilizaba casi las mismas palabras. Rechazando cualquier comparación entre Estados Unidos y los depredadores coloniales europeos de la época, decía: "La pura verdad es que nuestra política de expansión, inscrita en toda la historia estadounidense [...], no se parece para nada al imperialismo [...] hasta la fecha, no encontré un solo imperialista en todo el país" (17).
Más directo, Sebastian Mallaby se define como "imperialista dubitativo". Editorialista de The Washington Post (periódico célebre por el escándalo de Watergate y por su oposición -tardía- a la guerra de Viet- nam, pero que desde el 11 de septiembre se volvió un diario de militancia imperial) MaIlaby sugiere en abril pasado, en la muy seria revista Foreign Affairs, que el actual desorden mundial requiere de Estados Unidos una política imperial. Pintando un cuadro apocalíptico del Tercer Mundo, donde se combinarían las quiebras de los Estados, el crecimiento demográfico descontrolado, la violencia endémica y la desintegración social estima que la única opción racional consiste en volver al imperialismo, es decir, poner bajo tutela directa a los Estados del Tercer Mundo que amenacen la seguridad de Occidente. Para Mallaby, "dado que las opciones no imperialistas se mostraron ineficaces [...], la lógica del neoimperialismo es demasiado fuerte para que la administración Bush pueda resistirse a ella" (18).
Someter y subordinar

En realidad, Bush no parece resistir demasiado a la "lógica" neoimperial. Es cierto que frunce el ceño cuando se trata de invertir dólares en la reconstrucción de Estados "en quiebra" o de implicar a su país en operaciones humanitarias. Pero no duda un instante en desplegar las fuerzas armadas estadounidenses por los cuatro puntos cardinales del mundo para aplastar a "los enemigos de la civilización" ya "las fuerzas del mal". Por otra parte, su semántica -sus constantes referencias a la lucha entre "civilización" y "barbarie", y a la "pacificación" de los bárbaros- traiciona el más clásico pensamiento imperial.


No se sabe a ciencia cierta lo que Bush retuvo de la enseñanza prodigada por esas prestigiosas instituciones que son Yale y Harvard, pero desde el 11 de septiembre se volvió efectivamente el César del nuevo campo imperial estadounidense. Al igual que César, que según Cicerón "logró éxitos totales en muy importantes enfrentamientos con los pueblos más belicosos [...] logró aterrorizarlos, rechazarlos, dominarlos, acostumbrarlos a obedecer a la autoridad del pueblo romano" (19), Bush y la nueva derecha estadounidense están dispuestos actualmente a garantizar la seguridad y la prosperidad del imperio por medio de la guerra, sometiendo a los pueblos indóciles del Tercer Mundo, derrocando a los gobiernos de los "Estados ilegales", y quizás poniendo bajo tutela los "Estados quebrados" poscoloniales.
En busca de una seguridad que espera obtener por la sola fuerza de las armas más que por medio de la cooperación, Estados Unidos actúa solo o en coaliciones circunstanciales, de forma unilateral y en función de intereses nacionales muy estrechamente definidos. En lugar de atacar las causas económicas y sociales que favorecen la reproducción permanente de la violencia en los países del Sur, los está desestabilizando aun más al enviar sus fuerzas armadas. Que el objetivo de Estados Unidos no sea la conquista territorial directa sino el control de esos países no cambia mucho las cosas: los imperialistas "benévolos" o "dubitativos" no son por ello menos imperialistas.
Si los países del Tercer Mundo deben someterse y padecer una nueva era de colonización o de semi-soberanía, Europa deberá conformarse con un estatuto subordinado dentro del sistema imperial. En la visión estadounidense nacida de la unipolaridad obtenida en 1991 y reforzada luego del 11 de septiembre, Europa, lejos de ser una potencia estratégica autónoma, será una zona dependiente, desprovista "de la voluntad y de la capacidad de defender su paraíso [...]; (cuya protección) depende de la voluntad estadounidense" de hacer la guerra (20). Europa se encontrará inserta en una nueva división del trabajo imperial vertical, según la cual "los estadounidenses hacen la guerra, mientras que los franceses, los británicos y los alemanes controlan las zonas fronterizas, y los holandeses, los suizos y los escandinavos sirven de auxiliares humanitarios". Actualmente, los "estadounidenses tienen tan poca confianza en sus aliados [...] que, a excepción de los británicos, los excluyen de cualquier actividad que no sea el trabajo policial más subalterno" (21 ). Zbigniew Brzezinski, quien concibió la "Jihad" antisoviética en Afganistán, ya había articulado una idea análoga hace al- gunos años. Según él, y muchos otros estrategas estadounidenses, el objetivo de Estados Unidos "debe ser mantener a nuestros vasallos en estado de dependencia, asegurar la docilidad y la protección de nuestros tributarios, y prevenir la unificación de los bárbaros" (22). Como es su costumbre, Charles Krauthammer dice las cosas aun más crudamente: "Estados Unidos ganó la Guerra Fría, se puso a Polonia y a la República Checa en el bolsillo, luego pulverizó Serbia y Afganistán. De paso demostró la inexistencia de Europa" (23). Ese desprecio explica en gran parte las fuertes tensiones que sacuden las relaciones transatlánticas desde el 11 de septiembre.
La opción imperial condenará a Estados Unidos a consagrar el tiempo de hegemonía que le queda -sea cual fuere- a construir murallas en torno de la ciudadela occidental. En síntesis, como todos los imperios que lo precedieron, Estados Unidos, verdadero "Extremo Occidente", estará ocupado, de acuerdo con la expresión del escritor sudafricano John Michael Coetzee, "por un solo pensamiento: ¿cómo hacer para no extinguirse, cómo hacer para no morir, cómo prolongar su época?" (24).

1 Arthur Schlesinger Jr., "Unilateralism in Historic Perspective", en Understanding Unilateralism in US foreigll Policy, RI!A, Londres, 2000.

2 Charles William Maynes, "Two blasts against unilateralism", en Understanding Unilateralism... (ver nota 1).

3 William Appleman Wil!iams, The Tragedy of American Diplomacy, Del!, Nueva York, 19ó2.

4 Howard K. Beale, Theodore Roosevelt and the Rise of American to World Power, Johns Hopkins University Press, Baltimore y Londres, 1989.

5 Howard K. Bearle, op.cit.

6 Citado por David Healy en US Expansionism, the Imperialist Urge in the 1980's, The University of Wisconsin Press, Madison, Wisconsin, 1970.

7 Citado en "It takes an empire say several US thinker", The New York Times, 1-4-02. Por la cita de 1999, ver "The Second American Century", Time Magazine, 27-12-1999. Ver también c. Krauthammer, "The Unipolar Moment", Foreign Affairs, Nueva York, 1990.

8 Citado en "It takes an empire", op. cit.

9 Joseph S. Nye Jr., The Paradox of American Power, Oxford University Press, Nueva York, 2002.

10 Paul Kennedy, "The Greatest Superpower Ever", New Perspectives Quarterly, Washington, 2002.

11 Henry Kissinger, Does America Need a Foreign Policy, Simon & Schuster, Nueva York, 2001.

12 Max Boot. "The Case for American Empire", Weekly Standard, Washington D.C.,1S-10-01. 13 Christian science Monitor, Boston, 2ó-4-02. En su libro The End of Racism, publicado en 1995, D. D'Souza afirma que "existe una jerarquía natural de las capacidades raciales", la que explica las tasas de criminalidad, etc, en el seno de la comunidad afro-estadounidense.

14 "The Future of War and the American Military", Har- vard Review, mayo-junio de 2002.

15 Michael lgnatieff, "Barbarians at the Gate?", New York Review of 8ooks, 28-2-02. Ver Pierre Conesa y Olivier Lepick, "Desmantelamiento de la arquitectura internacional de seguridad", Le Monde diplomatique, edición Cono Sur, julio de 2002.

16 Robert Kagan, "The Benevolent Empire", Foreign Policy, Washington D.C., 1998.

17 Howard K. Bearle, op.cit., p. ó8.

18 Sebastian Mal!aby, "The Reluctant Imperialist. Terrorism, Failed States, and the Case for American Empire", Foreign Affairs, Nueva York, marzo-abril de 2002.

19 Cicerón, De las provincias consulares, XIII, 32-35 y otros pasajes.

20 Robert Kagan, "Power and Weakness, Why Europe and the US see the world differently", Policy Review, Washington, junio-julio de 2002.

21 Michael Ignatieff, op.cit., p.4.

22 Citado por Charles William Maynes, op. cit., p. 4ó.

23 The Washington Post, 20-2-02.

24 Extraido de su gran novela En attendant les barbares, Le Seuil, Paris, 1987.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje