Página principal

Kim de gelder: El "joker" masacrador en una guardería belga


Descargar 42.31 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño42.31 Kb.
KIM DE GELDER: El “JOKER” MASACRADOR

EN UNA GUARDERÍA BELGA1




La infancia ha sido representante de aquello que en una sociedad y en una cultura merece sobrevivir.

Giorgio Agamben.2


Hacia fines del mes pasado, por vía del correo electrónico me fue compartida una noticia inquietante que circulaba por toda la red. Se trataba del entonces reciente ataque mortal a manos de un joven, contra una guardería infantil situada en un poblado cercano a Bruselas, Bélgica. La mayoría de los sitios de noticias en Internet, establecían cierta relación -encontrada por los mismos medios y autoridades belgas-, entre el crimen singular y el personaje del Joker, en el film cinematográfico Batman, el caballero de la noche, (2008, Dir. Christopher Nolan), el cual forma parte de nuestro actual universo cultural compartido.
En un intento de abordar clínicamente ese hecho, y a falta de poder contar aquí con lo que ese joven pudiera decir directamente de su acto, el objetivo central de este texto será seguir la pista a la indicación arriba señalada, tomándola como un elemento eventualmente conformador del caso. De esta manera, se buscarán localizar algunos de los elementos comunes entre el hecho delictivo singular y la película, para de ese modo estar en condiciones de precisar el papel jugado por esta última. Veamos pues, en principio, cuáles han sido los relatos que hoy circulan a propósito del caso, para luego tratar el tema del film cinematográfico y su probable protagonista principal.

Los relatos sobre el caso.
El viernes 23 de enero del presente año, un joven belga de veinte años, Kim De Gelder, salió de su departamento en bicicleta y recorrió 18 Kms., dirigiéndose a El país de las fábulas, nombre de la guardería municipal de Dendermonde, ubicada al noroeste de Bruselas. Al llegar, -según algunos testigos-, entró a las instalaciones refiriendo buscar información; poco después, llevando la cara pintada de blanco y el contorno ocular de negro, se encaminó hacia el área de infantes. Atacó con cuchillo a los bebés que ahí se encontraban, a pesar de los intentos que por defenderlos, opusieron varias de las cuidadoras a cargo. Murieron dos de aquéllos, de seis y nueve meses de edad, respectivamente, al igual que una de las encargadas; y quedaron heridos diez niños más y dos cuidadoras.
Una hora más tarde, el joven fue detenido por la policía, sin maquillaje alguno, con el cabello teñido de naranja, portando chaleco antibalas y una mochila en la que guardaba una pequeña hacha, un cuchillo (otros dos cuchillos fueron encontrados en la zona del crimen) y una pistola de juguete. Además, llevaba consigo las direcciones de otras dos guarderías, por lo que se presume que su plan era llegar a una de ellas. En el momento de la detención, al serle cuestionado a dónde se dirigía, declaró que:A una consulta psiquiátrica”.
Las versiones policíacas dadas a conocer inmediatamente por los medios de comunicación belgas acerca de estos hechos, asociaban el crimen con el Joker, protagonizado por el actor Heath Ledger, en la más reciente película de Batman, como si estuviese inspirado o se tratara de una especie de “homenaje” dedicado a dicho personaje y/o personificación. De hecho, ya es común nombrar el caso como The belgium Joker killer. Además de que supuestamente el joven reía y estallaba en carcajadas durante los primeros interrogatorios, al respecto se esgrimen varios elementos de semejanza y/o vinculación entre ambos casos:

  1. El presunto tipo de maquillaje adoptado (que aparentemente no incluiría el de la boca, más conviene observar el gesto de la sonrisa en las dos fotos del joven, difundidas en la Web).

  2. El carácter del crimen cometido (su “crueldad extrema”).

  3. La preferencia denotada por los cuchillos, (era obvio que la pistola no sería utilizada como arma).

Y, finalmente, dos coincidencias más localizadas por las autoridades encargadas de la investigación del caso, las cuales introducen un matiz singular a la cuestión:



  1. El hecho de que la masacre fue perpetrada al día siguiente de que se conmemorara el primer aniversario de la muerte de Heath Ledger.

e) El apellido Gelder, es anagrama de Ledger.
No obstante, el fiscal de este caso ha declarado que tales versiones que relacionan el crimen con tal anti-héroe del comic, carecen de validez, pues no hay acuerdo entre los testigos en relación a que De Gelder portara el mencionado maquillaje. Sin embargo, independientemente de que esa falta de acuerdo entre los testimonios, no sea necesariamente indicativa de la falsedad de ninguno de ellos, (pudo haberse maquillado rápidamente una vez dentro de las instalaciones de la guardería), lo que importa tener en cuenta aquí es que la ocurrencia que asociaría el crimen de De Gelder y el Joker,

-como se ha visto ya-, trasciende al mero rasgo de cierta forma de pintarse el rostro, y surge en el campo del propio lazo social en el que se produjo aquel acto criminal.


Las fuentes mediáticas han reportado que al inicio de las investigaciones, Kim De Gelder, se mantuvo generalmente en silencio, arguyendo que no sabía el por qué de sus actos; y que hasta la fecha, no ingiere alimentos, por lo que ha sido trasladado en calidad de detenido a los servicios médicos de Brujas, donde se le alimenta por sonda. (Cometido su acto, ¿él queda ha quedado como un desecho e intenta dejarse morir?)
El caso se ha complicado, al ser vinculado con el asesinato a puñaladas de una anciana de setenta y tres años, aparentemente inmotivado, cometido exactamente el viernes anterior al ataque a la guardería, (16 de enero), en Beveren, otro poblado cercano a Bruselas. Las investigaciones apuntan a vincular ambos casos y a inculpar a De Gelder, pues declaran haber encontrado en el lugar de este crimen, huellas del ADN del mismo joven.
El abogado designado para defender al acusado, sostuvo que Kim tiene “problemas psíquicos” y “oía voces”; reconoce que hizo algo “inhumano”, pero que a la vez dice no acordarse de nada. Por tanto, desde el punto de vista del defensor, lo que estaría por determinarse es si el joven es o no responsable de los actos que cometió, en función del estado mental en el que se encontraba al momento de llevarlos a cabo.
En los últimos días, nos hemos enterado de que Kim De Gelder se ha declarado culpable de los hechos ocurridos en la guardería, mas no del homicidio cometido contra la anciana.
Sin embargo, “¿quién es Kim De Gelder?” Es una pregunta que intentan responderse a su modo las investigaciones oficiales sobre el caso. Algunos de los hallazgos que se han dado a conocer a través de los noticieros en línea, son los siguientes.

El joven, es el mayor de tres hermanos, hijos de una familia belga acomodada. El abuelo paterno tiene un comercio reconocido y exitoso.


Los vecinos de los De Gelder, refieren que Kim fue criado en un medio familiar muy estricto. Siempre fue un muchacho calmado, reservado, que hablaba poco inclusive en su casa; era conocido en el vecindario, pero extraño para todos, encerrado en sí mismo y excéntrico, no se juntaba con chicos de su edad, sino que era más bien un solitario que vivía en su propio mundo; incluso a veces se le veía hablando solo.
Los antiguos compañeros de Kim lo conocían por ser poco comunicativo, por sus conversaciones basadas habitualmente en la informática (presuntamente, su nick era “Satan”), y en las películas que veía, -generalmente de horror-, y como un “film-freak” (maniático del cine) y “movie adict”. (Quepa acotar al respecto que, no obstante su estilo quizás un poco “raro” o “excesivo” de De Gelder para vincularse con estas producciones culturales, la relación misma con ellas lo haría semejante a los jóvenes de su generación y entorno social; e incluso, posibilitarían su acceso a formas compartidas de interacción con otros).
Un mesero de un restaurante cercano a la casa de los De Gelder, -situada, por cierto, a tres millas de donde ocurrió la masacre-, frecuentemente contratado para servir en fiestas de la familia, relata que en tales circunstancias, Kim permanecía aislado de los invitados, sentado en una esquina, casi sin hablar con nadie. “Si el chico decía algo equivocado, si hacía una broma (joke) o decía algo fuera de lugar, su padre iba con él y se la pasaba gritándole. Eran muy estrictos con él”.
Al parecer, a los quince o dieciséis años, el joven tuvo una depresión severa. Posteriormente, a los dieciocho años, “dado su comportamiento extraño”, los padres solicitaron su internamiento en una institución psiquiátrica; no obstante, en opinión de un psiquiatra, dicha medida no era necesaria, por lo que se optó por no llevar a cabo aquella iniciativa parental, bajo el compromiso de Kim de sostener un tratamiento. (¿Qué ocurrió con éste?). Sin embargo, desde entonces el joven siguió aislándose cada vez más de su familia.
Hace unos meses, Kim había dejado la casa paterna para rentar su propio departamento, gracias a la obtención de un empleo estable. Sin embargo, una de sus colegas refiere que era evidente la torpeza del joven, pues a veces no entendía lo que se le decía que hiciera, dado que no estaba realmente escuchando. Solía llevar como refrigerio brócoli crudo.
Dos semanas antes de los hechos, el joven abandonó su empleo sin dar aviso a nadie, y adquirió por Internet 3 cuchillos, un hacha pequeña y un chaleco antibalas.

La película y su protagonista central.
Quien ha tenido oportunidad de ver la película de Batman, dirigida por Christopher Nolan, probablemente pueda recordar y seguir mejor los elementos y fragmentos planteados a través de la misma, que serán enunciados a continuación, y que a mi punto de vista son claves, particularmente en relación al tema que nos ocupa.

- La figura de Batman aparece, no como la de un héroe, sino más bien como una referencia falible que se intenta sostener a pesar de todo, alguien en quien poder creer por parte de los ciudadanos de Ciudad Gótica.

-El Joker es el personaje que, mediante todos su crímenes -en los que asesinaba sin piedad a cualquiera que obstruyera su paso-, se aboca a destituir precisamente esa referencia encarnada por Batman, y por aquéllos líderes gobernantes a quienes él decide apoyar y proteger. Sin embargo, este “juego” del Joker sólo irá develándose gradualmente a través del film…

- “Le llaman Joker porque usa maquillaje, pintura de guerra para atemorizar…”

- “¿Qué busca el Joker con sus crímenes?” “_Algunos hombres no buscan cosas lógicas (como el dinero), y uno no puede comprarlos, intimidarlos o negociar con ellos. Algunos hombres sólo quieren ver al mundo arder.” (¿La venganza?).

- El Joker es un hombre loco, y en su banda se encuentran ex – internos de hospitales psiquiátricos.
El Joker habla:

- Quitándose frente a un rival, la máscara de payaso que llevaba puesta, y mostrando enseguida su rostro pintado y las cicatrices queloides en las comisuras de su boca, a la manera de una mueca de sonrisa, dice: “Yo creo que lo que no te mata, te vuelve extraño…”

- A propósito de lo anterior, frente a un líder de la mafia, Joker da una primera versión acerca del origen de sus cicatrices:

1) “Mi padre era un borracho, y un día que estaba más loco de lo usual, mi madre intentó defenderse de él con un cuchillo. Yo estaba mirando, y observé cómo la mató con la misma arma, riéndose. Él volteó y me dijo: ¿Por qué tan serio? Introdujo el cuchillo en mi boca, haciéndome las heridas que tengo, repitiendo: “¿Por qué tan serio?”. (El padre, -finalmente descrito como un primer “Joker”-, no lo mató, pero lo volvió un extraño, un freak).

-Más adelante, el Joker afirmará: “Yo odiaba a mi padre…”

- Cara a cara con una mujer, él dará una segunda versión sobre las marcas:

2) “Yo tenía una bella esposa, pero le gustaba jugar y apostarlo todo. Un día se endeudó y la atraparon y la marcaron en la cara. Yo no soportaba verla en ese estado, y no había dinero para cirugías. Ella no soportaba verme preocupado por ella (¿Como el padre: “¿Por qué tan serio?”). Entonces yo mismo me hice estas cicatrices con un cuchillo, pero ella ya no quiso estar conmigo así, y me dejó”.

- En otro episodio, el camión trailer en el que el Joker se desplazaba junto con sus secuaces, para llevar a cabo el asesinato de Harvey Dent, el principal líder moral y político de Ciudad Gótica, llevaba rotulado en grandes letras lo que parecería ser el lema de un gran circo y parque de diversiones: LAUGHTER IS THE BEST MEDICINE (La risa es la mejor medicina). No obstante, Joker le habría añadido impostadamente una “S” de color rojo al principio de la palabra “laughter”, convirtiéndola en SLAUGHTER, que significa en lengua inglesa: “Matanza, matar”. En una toma de la misma escena en la que el Joker conduce a toda velocidad, él dirá emocionado: “¡I like this job!” (¡Me encanta este trabajo!).

- Habiendo “fracasado” en su intento anterior de asesinato, Joker deja que Batman lo atrape. Una vez frente a frente con él, el Joker le dice jubiloso: ¡Pégame!

- Detenido por la policía, se le obliga a sacar de entre sus ropas numerosos cuchillos. _“¿Por qué usa el Joker cuchillos?” _“Las pistolas son muy rápidas. Sin ellos no puedes saborear las pequeñas emociones. Verás, en sus últimos momentos, la gente muestra quién es realmente”.

La policía intenta ubicar su identificación y no encuentran nada: Sus dientes, sus huellas digitales, su ADN, no corresponden a los de nadie; él no tiene nombre ni alias. (Parecería carecer de un registro humano, social; transitaba por el mundo como un payaso cruel).

- En un interrogatorio con Batman, Joker le hará una serie de advertencias: Él pondrá a prueba la ética y la moral humanas, (pues no cree en ellas), haciendo que el hombre bueno se vuelva malo; para él, en realidad, la línea que separa el bien del mal, es muy endeble. Él mismo (Joker), como amo de la crueldad, develará la crueldad propia de los hombres. “Cuando hay problemas, la gente civilizada deja de serlo, se comen unos a otros”. “No soy un monstruo, estoy más adelantado (que los demás humanos)”. “Ustedes creen que sus reglas los van a salvar, pero sólo se puede vivir rompiendo las reglas”. “Yo no soy maniobrero como ellos (los hombres en el poder), tratando de controlar sus pequeños mundos. Yo trato de mostrarles a ellos, lo patético que son sus esfuerzos. Yo soy agente del caos (introduciendo la anarquía, trastocando el orden establecido). El caos es justo.” Y le dice: “Tú eres un freak, como yo…” Joker logra finalmente que Batman se encolerice y lo golpeé, y finalmente le responde satisfecho: “No tienes nada qué hacer con toda tu fuerza”.

- Joker logra escapar, haciendo evidente que había hecho de su detención policíaca, una jugada más en su propio ajedrez, encaminado a cumplir las advertencias hechas a Batman, mediante el destino que le impondrá al líder mayor de Ciudad Gótica, Harvey Dent. En efecto, Joker causaría la muerte de la mujer que Dent amaba, y ocasionaría el “accidente” que quemará y descarnará la mitad de su rostro; ello lo conducirá a buscar la venganza de la forma más vil, incluso contra sus propios amigos. De esa manera, Joker logrará dejar al descubierto cómo el horror forma parte de lo más íntimo del hombre, no obstante los empeños de Batman por impedirlo.

- En un encuentro final entre Joker y Batman, que podría ser letal para uno de los dos, se producirá el siguiente diálogo:

_J.: Yo no quiero matarte, tú me completas. Tú no me vas a matar por un sentido equivocado de rectitud moral. Y yo no te mataré porque eres demasiado divertido. Creo que tú y yo estamos destinados a hacer esto (perseguirse uno al otro) para siempre.

_B: Tú estarás en el manicomio para siempre.

_J.: Podríamos compartir un cuarto. Se está duplicando el ritmo al que los ciudadanos están enloqueciendo.

_B.: Gente está dispuesta a creer en el bien…



_J.: Hasta que su espíritu se quiebre y descubran quién es Harvey Dent… La locura es como la gravedad: sólo necesitas un empujoncito.
A final de cuentas, ¿podríamos pensar que el Joker se propone como una especie de “Sade” posmoderno? ¿En qué medida Kim de Gelder fue habitado por su propuesta? No obstante, de acuerdo a lo hallazgos de las investigaciones policíacas, no todo se centrará en el mero personaje del Joker, sino también en quien lo protagonizó.

Un actor: Heath Ledger.
Ciertamente, será muy poco lo que pueda plantearse al respecto del actor de origen australiano, Heath Ledger, a partir de la información que circula en la Web. Su nombre completo era Heathcliff, y lo debía a uno de los personajes principales de la novela de Emily Bronté, “Cumbres Borrascosas”, favorita de sus padres.
Se dice que el papel de Joker desempeñado en “Batman”, lo había afectado profundamente, y que en consecuencia, tenía serias dificultades para dormir en ese entonces, por lo que le habían sido prescritos numerosos medicamentos psicotrópicos. El 22 de enero del 2008, se le encontró muerto en su departamento en Manhattan, Nueva York, E. U., a causa de una sobredosis de los mismos, justo en el momento en el que se realizaba la postproducción del film de Batman.

Un posible elemento común de enlace…
Intentando sostener como principio, la dimensión enigmática e irreductible del acto criminal de Kim de Gelder, y reconociendo los límites de lo que se ha podido avanzar hasta aquí sobre el caso, a partir de la información que se ha hecho pública a través de la red, lo que me interesa resaltar a través del recorrido por estos tres elementos al parecer constitutivos del caso, es la presencia de un trazo común que quizás los enlaza. En ese sentido, ese trazo ciertamente no consiste en la generalidad que implicaría hablar de los posibles laberintos y callejones sin salida, a los que se suele enfrentar una experiencia subjetiva que buscaría frenéticamente hacerse reconocer por el Otro, -colocado éste en calidad de Amo – clown, e irremediablemente corruptible-, a través de las heridas y cicatrices sufridas e impuestas a otros, con toda su horrible y mortal extrañeza. Intentar situar la semejanza a ese nivel, tendría por condición permitir el eventual despliegue de la singularidad de esa experiencia, que dio pie al acto del sujeto Kim De Gelder.
Más bien, dentro del recorte marcado en este texto, lo que agrupa estos posibles tres componentes del caso, parece revelarse en la superficie de lo que nos es mostrado e informado: Tanto el Joker a través del performance de su apuesta dentro de la película, como su actor Heath Ledger en su deriva tras la caracterización de su papel, y también De Gelder, por medio de sus crímenes, habrían estado buscando una cura. En efecto, recordemos cómo el Joker opera como quien vive planteando cuál era su problema (a través de distintas versiones) y la manera como intentaba resolverlo. A partir de que evidentemente no habría contado con una ayuda humana oportuna -lo que se puede conjeturar en base al guión cinematográfico-, él habría encontrado entonces, una solución final: Slaughter is the best medicine.
De ese modo, parecerá haber indicado el camino a los otros dos. En lo que a Heath Ledger toca, lo que se nos hizo saber es que, ante la forma en que él había quedado tomado subjetivamente a partir de su actuación en el filme, él no contó con otra clase de recepción a su malestar y de oferta de ayuda, que la química. Por ello, puede decirse de alguna forma, que Ledger murió buscando curarse. En ese sentido, su padre, Kim Ledger, -nombre semejante al de Kim De Gelder-, tiene razón en ser el primer defensor del hecho de que “su hijo murió como resultado de un accidente”: sí, de una medicina que en su insuficiencia, resultó ser mortífera.
Por último, en cuanto al joven masacrador belga, vimos cómo al momento de ser detenido por la policía, presuntamente en su camino a atacar una segunda guardería, explicará que se dirigía “a una consulta psiquiátrica”. (¡Vaya irónica broma que haría realmente enfurecer al padre, tras la locura que había cometido!). En efecto, de esa manera, él se reconocía como alguien que requería ayuda, “consultar a un psiquiatra”, -clase de apoyo que le había sido propuesto por sus propios padres-. Sin embargo, después de haber realizado la masacre y a punto de intentar llevar a cabo otra, los hechos indicaban que ciertamente él había optado por otra clase de cura más radical, tal vez la salida planteada en una película, por el singular Joker protagonizado por Heath Ledger.
Quizás es de esta manera como podría quedar planteada la conjetura de que en el pasaje al acto de Kim De Gelder, el personaje del Joker y su actor, no operaron como mero disfraz de un crimen, sino como elementos procedentes del campo del Otro, a través de los cual dicho acto pudo anudarse y cobrar consistencia. Es decir, más que a manera de “prótesis”, -en sentido etimológico y literal: “algo que se pone por delante”, como adosado-, pudo funcionar, al menos en parte, como un “protos”, punto donde se originó o produjo un acto.

Post scriptum
Por cierto que, recientemente fue cancelado por su carácter ofensivo, un sitio francófono del Facebook que fue creado por un usuario de la red social, llamado “Total-killer-Almortex” en apoyo a Kim De Gelder, bajo el título de “La beau masacre a Termonde”.
Por otra parte, el 6 de febrero aparece la noticia3 de un nuevo brote de violencia en Bélgica, a manos de un grupo de jóvenes que, declarando hacer también homenaje a los actos criminales de De Gelder, arremetieron con bats contra los niños de una escuela.

María Gutiérrez Zúñiga



Febrero de 2009.

1 Agradezco a Talía Chávez Palencia haberme enterado de la noticia en torno a este caso, la cual dio lugar al interés por desarrollar el presente texto.

2Agamben, G. Historia e infancia. Adriana Hidalgo, Argentina, 2004.

3 Agradezco a Mercedes Palencia habérmela comunicado.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje