Página principal

Karl Marx tenía razón


Descargar 58.69 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño58.69 Kb.

Karl Marx tenía razón


John Gray, filósofo

Especial para la BBC

 Domingo, 11 de septiembre de 2011


Karl Marx pudo haberse equivocado con el comunismo pero, en lo que se refiere al capitalismo, mucho de lo que dijo resultó ser correcto, como señala el filósofo John Gray, quien escribió este artículo para la BBC.



Como efecto secundario de la crisis financiera, más y más gente está dándose cuenta de que Karl Marx estaba en lo cierto.

El gran filósofo alemán del siglo XIX, economista y revolucionario, pensaba que el capitalismo era radicalmente inestable.

Tenía incorporada la tendencia de producir auges y colapsos cada vez más grandes y profundos y, a largo plazo, estaba destinado a destruirse a sí mismo.

A Marx le complacía esa característica: estaba seguro de que habría una revolución popular, la cual engendraría un sistema comunista que sería más productivo y mucho más humano.

Marx erró en lo que se refiere al comunismo. Pero su percepción de la revolución del capitalismo fue proféticamente acertada.

No fue sólo sobre el hecho de que en ese sistema la inestabilidad era endémica, aunque en ese respecto fue más perspicaz que la mayoría de los economistas de su época y de la actualidad.

A un nivel más profundo, Marx entendió cómo el capitalismo destruye su propia base social: la forma de vida de la clase media.

La terminología marxista de burgueses y proletariado suena arcaica.

Pero cuando argumentó que el capitalismo hundiría a la clase media en algo parecido a la existencia precaria de los angustiados trabajadores de su época, Marx anticipó un cambio en la manera en la que vivimos que apenas ahora estamos teniendo que afrontar.

Destrucción creativa




A pesar de que se equivocó, Marx pronosticó lo que iba a suceder.

Para Marx, el capitalismo era la teoría económica más revolucionaria de la historia, y no hay duda que difiere radicalmente de los sistemas previos.

Las culturas de los cazadores-recolectores persistieron con su forma de vida por miles de años, las esclavistas por casi el mismo tiempo y las feudales por muchos siglos. En contraste, el capitalismo transforma todo lo que toca.

No son sólo las marcas las que cambian constantemente. Compañías e industrias se crean y se destruyen en una corriente incesante de innovación, mientras que las relaciones humanas se disuelven y reinventan en formas novedosas.

El capitalismo ha sido descrito como un proceso de destrucción creativa, y nadie puede negar que ha sido prodigiosamente productivo.

Prácticamente todos los que viven en países como el Reino Unido hoy en día reciben ingresos reales más altos de los que habrían recibido si el capitalismo no hubiera existido nunca.

El problema es que entre las cosas que se han destruido en el proceso está la forma de vida de la que, en el pasado, había dependido el capitalismo.

La promesa...


Los defensores del capitalismo argumentan que le ofrece a todos los beneficios que en la época de Marx sólo tenían los burgueses, la clase media asentada que poseía capital y tenía un nivel razonable de seguridad y libertad durante su vida.



El negocio de los mercados es volátil, y ahora estamos sintiendo las consecuencias.

En el capitalismo del siglo XIX, la mayoría de la gente no tenía nada. Vivían de vender su labor y cuando los mercados se debilitaban, enfrentaban dificultades.

Pero a medida que el capitalismo evolucionó -dicen sus defensores-, un número mayor de personas se beneficiaron.

Carreras satisfactorias dejaron de ser la prerrogativa de unos pocos. La gente dejó de tener dificultades todos los meses por vivir de un salario inseguro. Las personas estaban protegidas por sus ahorros, la casa que poseían y una pensión decente, así que podían planear sus vidas sin temor.

Con la expansión de la democracia y la riqueza, nadie se iba a quedar sin una vida burguesa. Todos podían ser clase media.

La realidad


De hecho, en el Reino Unido, Estados Unidos y muchos otros países desarrollados, durante los últimos 20 a 30 años ha ocurrido lo opuesto.

"La clase media solía pensar que sus vidas se desenvolverían en una progresión ordenada, pero ya no es posible considerar a la vida como una sucesión de niveles en los que cada escalón está más arriba que el anterior"

No existe la seguridad laboral, muchas de las profesiones y oficios del pasado desaparecieron y carreras que duran toda la vida no son mucho más que un recuerdo.

Si la gente posee alguna riqueza, está en sus casas, pero los precios de la propiedad raíz no siempre aumentan. Cuando el crédito es restringido, como ahora, pueden quedarse estancados por años. Una menguante minoría puede seguir contando con una pensión con la cual vivir cómodamente y pocos cuentan con ahorros significativos.

Más y más gente vive al día, con muy poca idea sobre qué traerá el futuro.

La clase media solía pensar que sus vidas se desenvolverían en una progresión ordenada, pero ya no es posible considerar a la vida como una sucesión de niveles en los que cada escalón está más arriba que el anterior.

En el proceso de creación destructiva, la escalera desapareció y para cada vez más personas, ser de clase media ya no es siquiera una aspiración.

Ganancia negativa


A medida que el capitalismo ha ido avanzado, ha llevado a la mayoría de la gente a una nueva versión de la precaria existencia del proletariado del que hablaba Marx.



Gray anticipa más disturbios debido a dificultades financieras.

Los salarios son más altos y, en algunos lugares, en cierto grado hay un colchón contra los sacudones gracias a lo que queda del Estado de bienestar.

Pero tenemos poco control efectivo sobre el curso de nuestras vidas y las medidas tomadas para lidiar con la crisis financiera han profundizado la incertidumbre en la que tenemos que vivir.

Tasas de interés del 0% conjugadas con el alza de precios implica que uno recibe beneficios negativos por su dinero y produce la erosión del capital.

La situación para muchos jóvenes es aún peor. Para poder adquirir las habilidades indispensables para conseguir empleo, hay que endeudarse. Y como en cierto momento hay que volverse a entrenar, hay que ahorrar, pero si uno empieza endeudado, eso es lo último que podrá hacer.

Cualquiera que sea la edad, la perspectiva de la mayoría de la gente hoy en día es una vida entera de inseguridad.

Quienes se arriesgan


Al mismo tiempo que ha despojado a la gente de la seguridad de la vida burguesa, el capitalismo volvió obsoleto al tipo de persona que disfrutaba de la vida burguesa.

"La perspectiva de la mayoría de la gente hoy en día es una vida entera de inseguridad"

En los '80s se habló mucho de los valores victorianos, y los promotores del mercado libre solían asegurar que éste reviviría las virtudes del pasado.

Pero el hecho es que el mercado libre socava las virtudes que mantienen el estilo de vida burgués.

Cuando los ahorros se están desvaneciendo, ser cauteloso puede llevar a la ruina. Es la persona que pide grandes prestamos y que no le tiene miedo a declararse en bancarrota la que sobrevive y prospera.

Cuando el mercado laboral es volátil, no son aquellos que cumplen cabalmente con las obligaciones de su trabajo quienes tienen éxito, sino los que siempre están listos a intentar algo nuevo que aparenta ser más prometedor.

En una sociedad que está siendo transformada continuamente por las fuerzas del mercado, los valores tradicionales son disfuncionales y quien quiera vivir de acuerdo a ellos está en riesgo de terminar en la caneca de la basura.

Se desvaneció en el aire


Examinando un futuro en el que el mercado permea todas las esquinas de la vida, Marx escribió en el Manifiesto Comunista: "todo lo que es sólido se desvanece en el aire". Para alguien que vivió en la Inglaterra victoriana temprana -el Manifiesto fue publicado en 1848- era una observación asombrosamente visionaria.



Marx fue el coautor de "El Manifiesto Comunista" con Friedrich Engels.

En esa época, nada parecía más sólido que la sociedad en cuyos márgenes vivía Marx.

Un siglo y medio más tarde, vivimos en el mundo que él anticipó, en el cual la vida de todos es experimental y provisional, y la ruina súbita puede llegar en cualquier momento.

Unos pequeño puñado de gente ha acumulado vastas riquezas pero incluso eso tiene una cualidad de evanescente, casi fantasmal.

En los tiempos victorianos, los verdaderamente ricos podían darse el lujo de relajarse, si eran conservadores a la hora de invertir su dinero. Cuando los héroes de las novelas de Dickens finalmente reciben su herencia, no vuelven a hacer nada jamás.

Hoy en día, no existe un remanso de seguridad. Los giros del mercado son tales que nadie puede saber qué mantendrá su valor, ni siquiera dentro de unos pocos años.

No fue el mayordomo


Este estado de alteración perpetua es la revolución permanente del capitalismo y yo pienso que nos acompañará en cualquier futuro imaginable realísticamente.

Estamos apenas a mitad de camino de una crisis financiera que pondrá muchas cosas de cabeza.

"No importa qué digan los políticos sobre la necesidad de frenar el déficit, deudas de la magnitud de las que se han incurrido no pueden ser pagadas"

Monedas y gobiernos probablemente caerán, junto con partes del sistema financiero que creíamos seguro.

No se ha lidiado con los riesgos que amenazaban con congelar a la economía mundial hace apenas tres años. Lo único que se ha hecho es obligar a los Estados a asumirlos.

No importa qué digan los políticos sobre la necesidad de frenar el déficit, deudas de la magnitud de las que se han incurrido no pueden ser pagadas. Es casi seguro que lo que harán es manejarlas recurriendo a la inflación, un proceso que está abocado a ser muy doloroso y empobrecedor para muchos.

El resultado sólo puede ser más agitación política, a una escala aún mayor.

Pero no será el final del mundo, ni siquiera del capitalismo. Pase lo que pase, vamos a seguir teniendo que aprender a vivir con la energía errática que el mercado emanó.

El capitalismo llevó a una revolución pero no la que Marx esperaba. El exaltado pensador alemán odiaba la vida burguesa y pensó en el comunismo para destruirla.

Tal como predijo, el mundo burgués ha sido destruido.

Pero no fue el comunismo el que cometió el acto.

Fue el capitalismo el que mató a la burguesía.




ificrates

Karl Marx tenía razón

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/09/110906_marx_capitalismo.shtml ARTICULO PUBLICADO EN LA BBC,por John Gray "Karl Marx pudo haberse equivocado con el comunismo pero, en lo que se refiere al capitalismo, mucho de lo que dijo resultó ser correcto" "pensaba que el capitalismo era radicalmente inestable" "cuando argumentó que el capitalismo hundiría a la clase media en algo parecido a la existencia precaria de los angustiados trabajadores de su época, Marx anticipó un cambio en la manera en la que vivimos que apenas ahora estamos teniendo que afrontar."




Este tema tiene 47 respuestas

Página 1 - 2 - 3 - 4 - 5   >>



 
apurando


Primero afirma que "comunismo,no es mas que
socialismo
marxista" para unos párrafos después afirmar
"El comunismo es
anterior y posterior a Marx"... creo que ambas
afirmaciones se contradicen y no pueden ser verdaderas
al mismo tiempo. Así ocurre con otras de sus
afirmaciones. 

Soy un estudioso y admirador de Marx desde hace 44 años


y creo que sé de lo que hablo (sin desmerecer las
opiniones de los demás, claro).

Iba a decirle más cosas, pero abandono: Creo que


resulta imposible seguir esta conversación con el
sistema de cortes a que nos está sometiendo este
medio... creo, incluso, que debo reflexionar sobre si
es conveniente abandonar la participación en un medio
que va imponiendo cada más y más cortapisas a la
participación.

Publicado el 23 de octubre de 2011 a las 23:08 GMT



 
Gaia


No importa el posicionamiento que uno tenga ante el
pensamiento de K. Marx. Hay ideas imprescindibles que
nos ayudan a entender el presente. Por ejemplo, la
conciencia de clase. Es cierto que la idea de clase en
sentido marxista, hoy no es tan estrecha, pero los que
sufren la crisis volverán a plantearse sus derechos y a
organizarse como ya lo hicieron en el pasado. La vuelta
al S. XIX se ha iniciado a marchas forzadas. La caverna
mediática en la que vivimos trabaja sin descanso para
que vuelva la esclavitud, para eso le pagan. Pero el
esclavo volverá a levantarse y a buscar la luz de la
dignidad y conoce como el hegeliano su valor. No creo
tampoco que podamos decir que lo que se dio en la
órbita de los paises del este fuera socialismo. Las
interpretaciones que se han hecho de Marx han sido
múltiples y no todas buenas.

Publicado el 23 de octubre de 2011 a las 22:53 GMT






 
ificrates


Aclaro primero que comunismo,no es mas que socialismo
marxista.

1.-En el Manifiesto Comunista no se habla de la


dictadura del proletariado,eso es posterior, en otras
obras.Pero,criticar toda la obra por ese elemento, es
como si criticaramos a Einstein por negar los agujeros
negros o equivocarse en la naturaleza de la luz,o a
Darwin por afirmar que el hombre adoptó la postura
bípeda para manejar herramientas .Se dice en cambio que
:"En las sociedades industriales,al contrario que
en las manufactureras,la pobreza es evitable,pues la
adquisicion de bienes está al alcance de todos"
Es una gaceta muy simple y divulgativa,escrita en la
primera época.

2.-La primera página del manifiesto,o de las primeras


,afirma que no se deben establecer normas ni dogmas
rigidos,las soluciones deben adaptarse segun las
circunstancias.A distinta época y lugar,distinta
solución.Eso le da un valor atemporal.Además no puede
afirmar que Marx está anticuado y Heráclito está
vigente,es contradictorio argumentalmente

3.-El marxismo no es una ideologia extremista,aunque


alguna de sus afirmaciones si lo sean.El comunismo es
anterior y posterior a Marx,existe hoy,aunque no se le
llama asi,y seguirá existiendo.Cuando en una familia de
ocho hermanos,se compra una bicicleta y todos la
comparten,eso es comunismo.Precisamente por eso un
mundo superpoblado precisa de comunismo,igual que una
familia numerosa,una poco numerosa,puede comprar una
bicicleta por hermano.En un planeta superpoblado o hay
comunismo o hay desigualdad

4.-¿Y que critico con el capitalismo liberal es


aplicable?.Despues del 45 hasta mediados de los 90 no
ha vuelto a aplicar el liberalismo ,con el neo
delante,del s.XIX.
-----------
Le expongo por último un razonamiento marxista
atemporal
-------
"En la Edad Media, no podía surgir el problema de a
quién debían pertenecer los productos del trabajo. El
productor individual los creaba, por lo común, con
materias primas de su propiedad (.) No necesitaba, por
tanto, apropiárselos, pues ya eran suyos por el mero
hecho de producirlos. La propiedad de los productos se
basaba, pues, en el trabajo personal (.) Pero [con el
capitalismo] viene la con ...centración de los medios
de producción en grandes talleres y manufacturas, su
transformación en medios de producción realmente
sociales. (.) los productos, creados ahora socialmente,
no pasaban a ser propiedad de aquellos que habían
puesto realmente en marcha los medios de producción y
que eran sus verdaderos creadores, sino del
capitalista.".
Engels

O el poema de Miguel Hernadez :"Decidme en el alma


¿de quien son esos olivos?"

Publicado el 23 de octubre de 2011 a las 21:34 GMT



 
antifaz


EL salarío, ha sido, la piedra de
de toque de cualquier economia,

Simbolicamente, el sueldito de


una personita, es el epicentro de
un mundo global.

SI, los sueldos se equiparan


a cada moneda , y éstas al patrón
óro o´al barril del Petroléo,
tendriamos un catalizador de
los "Mercados Mundiales " siémpre
qué al BANCO MUNDIAL haga de
vigilante de la playa de los 
Paraisos Fiscales.
Un Chinito, no debe ganar menos
qué un Españolito, y una mujer
limpiando escaleras,menos, qué
una limpiadora de un Hospital.

Publicado el 23 de octubre de 2011 a las 19:06 GMT






 
Atilaelhunico


Galva, han clonado tu cuenta de correo. Recibo cosas
raras desde esa cuenta.

Si alguien lo conoce por favor avisenle. 

Gracias.

Publicado el 23 de octubre de 2011 a las 17:00 GMT



 
apurando


1º En épocas de crisis (o que es experimentada como
crisis por una parte de la población que hasta ahora se
creía el ombligo del mundo) se vuelve a los
fundamentalismos, en este caso Marx, pero también
islámico, cristiano, nazi, antiextranjero, racista,
etc.

2º Precisamente "El manifiesto comunista" es el


que menos valor intelectual de análisis puede tener hoy
en día, salvo que usted pretenda que la solución esté
en las, espero que extintas para siempre, dictaduras
del proletariado.

3º Veo que usted intenta constantemente explicar la


solución de los problemas del presente con recetas que
en todo caso fueron recetas del pasado y que, por lo
que se ha visto, tampoco solucionaron aquellos
problemas.

4º La crisis del 29 afectó a un mundo que tenía menos


de la tercera parte de población con unos recursos en
materias primas, energía, etc... que en proporción a la
población permitían una expansión cuasi indefinida. 
Hoy sabemos que para una población de 7000.000.000 de
habitantes los recursos de energía y materias primas
son más que limitados. 

5º Las previsiones de Marx decían que al aumentan el


capital, aumentaría el número de asalariados lo que
formaría un ejército cada vez más grande que derrotaría
indefectiblemente al capita. Bien, con la tecnología
disponible ya hoy en día (la robótica, la informática)
hoy sabemos que el aumento del capital puede hacerse
con muy pocos asalariados, pero NO PUEDE HACERSE SIN
CONSUMIDORES... Si Marx rehiciera hoy su análisis tal
vez incidaría menos en los productores y más en los
consumidores.

El capitalismo actual no tiene nada que ver con el que


llevó al crack del 29 o con el que vivió Marx, de ahí
que la transposición de los análisis marxianos a la
situación debe hacerse con pinzas.
Publicado el 23 de octubre de 2011 a las 13:29 GMT




 
ificrates


Iñaki Gil de San Vicente · Rebelion.org

"Hace poco, una noticia de prensa decía que las


ventas del Manifiesto Comunista se han multiplicado un
900% desde el comienzo de la actual crisis del
capitalismo. Desde hace meses leemos comentarios sobre
la “venganza de Marx”, “vuelta de Marx”, “resurrección
del marxismo”, etc., a raíz del desplome económico
mundial hacia una crisis de acumulación que será, si se
profundiza, cualitativamente superior a las anteriores
crisis sistémicas. Dejando de lado el componente
sensacionalista de algunas de esas afirmaciones,
también el hecho de que otras provienen de quienes
hasta hace poco daban fe del “fracaso del marxismo”, lo
cierto es que para comprender qué está sucediendo en el
mundo hay que recurrir al método marxista. No hay otra
alternativa. Pero esto es sólo una parte del problema,
y la menos importante porque la otra, la decisiva, es
saber cómo impedir que la humanidad trabajadora pague
los costos de la hecatombe"

Publicado el 23 de octubre de 2011 a las 12:52 GMT



 
apurando


1º) Es una depresión para los países del primer mundo,
pero no es una depresión global: Si sumamos las clases
medias de China, India, Brasil y otros países llamados
emergentes, la suma total de individuos de clase media
es superior a la que existía hace diez años. Hay 300
millones de chinos que pertenecen a la clase
media-media o media-alta... Creo que tienen (tenemos)
una visión demasiado centrada en lo que nos ocurre a
europeos sobre este asunto.

2) Nos hemos acostumbrado a comprar productos


manufacturados en condiciones inhumanas porque son más
baratos: No queremos darnos cuenta de que con ello
apoyamos tales condiciones inhumanas al tiempo que
cavamos la ruina de nuestra economía y, por tanto, de
nuestro bienestar.

3) ¿Dictaduras? Ni la del estado, ni la del


proletariado ni la del mercado.

Publicado el 22 de octubre de 2011 a las 23:38 GMT






 
ificrates


Es cierto que ,todo movimiento implica ciclos bajos y
ciclos altos.Pero esto no es un periodo bajo del ciclo
económico.Esto es un crack,una Depresión.Solo
comparable,y ya superior a la Gran Depresion de 1929.

Apurando,como afirma usted,ha faltado control sobre el


proceso económico.Eso es lo que defendia Keynes,el
control.Pero eso no se ha aplicado en estos tres años
de Depresión.Marx es otro critico del sistema
capitalista,muy actual,porque hemos recuperado la idea
decimonónica de que el mercado se autorregula,idea que
abandonamos tras el 1929.

El 1% del planeta controla el 20% de los


recursos,curiosamente,lo mismo que en el 1929.El dinero
entonces no fluye,se ahorra,se especula con el ,no
produce.La manera de solventar el estancamiento seria
redistribuir la renta y la mejor manera son los
impuestos.

Publicado el 22 de octubre de 2011 a las 09:58 GMT



 
MayMurakami


Estoy totalmente de acuerdo con Ud., ificrates. Es que
Marx explicó el funcionamiento del sistema capitalista
(El Capital); aunque su estudio se basó en el 
funcionamiento de este sistema en el siglo XIX, la
calidad de su estudio y su crítica mantiene vigencia,
especialmente en lo referente a la plusvalía. Es de la
explotación de la fuerza de trabajo que el sistema
genera la ganancia que se concentra en unos pocos.
¿Acaso los críticos de Marx lo han estudiado o al menos
leído? Una cosa es lo que paso en los países del
llamado bloque socialista y otra es el estudio crítico
de un gran intelectual sobre el capitalismo.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje