Página principal

José miguel insulza, secretario general de la organizacion de los estados americanos


Descargar 13.72 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño13.72 Kb.
JOSÉ MIGUEL INSULZA, SECRETARIO GENERAL DE LA ORGANIZACION DE LOS ESTADOS AMERICANOS


PALABRAS DEL SECRETARIO GENERAL DE LA OEA, JOSE MIGUEL INSULZA EN LA XLVI REUNION DEL GRUPO DE REVISION DE LA IMPLEMENTACION DE CUMBRES (GRIC) A NIVEL MINISTERIAL
5 de junio de 2007 - Ciudad de Panamá

Ministro de Relaciones Exteriores de Trinidad y Tobago,

Señores Ministros de Relaciones Exteriores y Coordinadores Nacionales de Cumbres

Embajador Albert Ramdin, Secretario General Adjunto de la OEA

Embajadora Carmen Marina Gutierrez, Directora de la Secretaría de Cumbres de las Américas

Instituciones que componen el Grupo de trabajo Conjunto de Cumbres

Quisiera darles un especial saludo en esta reunión del Grupo de Revisión de la Implementación de Cumbres de las Américas (GRIC) a nivel Ministerial que como es tradicional se celebra en el marco de la Asamblea General.

Hoy en día nos encontramos en el punto intermedio, entre la Cuarta y la Quinta Cumbre de las Américas. Seguimos avanzando en los temas cruciales que afligen a nuestro continente y es un hecho indudable que la globalización muestra, en creciente, el carácter multidimensional y global de los diversos ámbitos de nuestras vidas como ciudadanos del Hemisferio. La globalización, por otra parte, también a contribuido al fortalecimiento del dialogo político entre los países de la región y los múltiples actores de nuestra sociedad, incluyendo la sociedad civil, el sector privado, los centros universitarios etc.


Hoy en día los desafíos que enfrentamos son problemas globales que nos afectan a todos, sin importar fronteras y que exigen respuestas coherentes. Fenómenos como el narcotráfico, la trata de personas, el terrorismo, la seguridad hemisférica, las migraciones, el empleo, el comercio, la defensa de los derechos humanos, no hace que enfatizar la necesidad de un enfoque común.

En el marco del proceso de las Cumbres, los Jefes de Estado y de Gobierno y las instituciones del sistema Interamericano han procurado coordinar esfuerzos para construir un Estado moderno en una economía mundial para satisfacer las necesidades y anhelos de los ciudadanos de América. Las Cumbres son reflejo de la importancia de la gobernabilidad regional en el marco de la globalización y de la necesidad de buscar respuestas colectivas a los problemas y desafíos que nos afectan.

Hemos avanzado en la participación efectiva de las agencias que integran el Grupo de Trabajo Conjunto de Cumbres, celebro que los representantes de las agencias estén tan comprometidos como la OEA en este proceso, prueba de ello son las dos publicaciones que se presentaran en el transcurso de esta reunión; publicaciones que muestran su dedicación en implementar los compromisos de los mandatos de la Cuarta Cumbre que hoy presentamos en conjunto de los grandes desafíos (en rumbo a la Quinta Cumbre) que enfrentan los países de América Latina y el Caribe para alcanzar los objetivos de equidad, y bienestar.
Es importante resaltar el importante rol que ha tenido el Grupo de Trabajo Conjunto de Cumbres en este proceso en ayudar a los Estados miembros en la implementación de los mandatos de las Cumbres tal como fueron negociados por les Jefes de Estado de la región. La experiencia y la capacidad técnica que este Grupo aporta son considerables tanto al proceso de las Cumbres de las Américas, como al sistema Interamericano. Sin embargo, existe un potencial enorme de parte del GTCC que sería importante favorecer en vista de un rol aún más activo.

América latina y el Caribe han progresado enormemente en los últimos años y lejos está la imagen de inestabilidad política y volatilidad financiera que nos caracterizara durante décadas pasadas. Este escenario positivo, sin embargo, trae consigo un gran reto: cómo aprovechar estas oportunidades en lo político y económico en beneficio de los ciudadanos. Se trata de un reto que nos enfrenta a la necesidad de superar los grandes problemas de nuestro continente. Cuatro destacan como los principales: el desafío del crecimiento, el desafío de la desigualdad, el desafío del delito y el desafío de la gobernabilidad.

El desafío del crecimiento
Se debe ir más lejos y aprovechar esta situación de bonanza para efectuar reformas que permitan fortalecer las economías ante crisis financieras externas o sobre-endeudamiento. Esto significa implantar políticas contra-cíclicas que permitan un nivel de gasto sostenible en tiempos de bienestar y el mantenimiento del nivel de gasto social ante circunstancias de crisis.

El desafío de la desigualdad


Se trata de una situación progresivamente insostenible. La frustración causada por el contraste entre la desigualdad y la exclusión, de una parte, y el crecimiento económico experimentado así como el mejoramiento de la calidad de vida prometido pero no materializado, de otra, sientan las bases de una posibilidad de conflictos y turbulencias en la región.

El desafío de la delincuencia


Un problema emergente, que representa un desafío creciente para América Latina y el Caribe, es el de un crecimiento, sin precedentes, de la actividad delictual. El incremento de las pandillas, del narcotráfico, el crecimiento del crimen urbano y organizado, el lavado de dinero y otras muchas formas de transgresiones resulta preocupante. La taza de homicidios es lejos la más alta del mundo y se ha convertido en una verdadera “epidemia” que es necesario enfrentar de manera drástica. Entre los problemas asociados al delito uno de los más graves es el del tráfico de personas. El número de niños, mujeres y esclavos que son traficados en nuestra región, en el interior de los países o a través de las fronteras es vergonzosamente alto. Y es tan elevado porque un porcentaje igualmente alto de la población -entre quince y veinte por ciento- carece de identidad. No está inscrita en un registro ni tiene documento alguno que la identifique y es, por ello, objeto fácil y permanente de todo tipo de delitos perpetrados por bandas de criminales organizadas expresamente para ese fin.
Esta estimación incluye el impacto de la delincuencia no sólo en la seguridad de las personas y propiedades sino también en la productividad, las inversiones, el empleo y el consumo.

El Desafío de la Gobernabilidad

El crecimiento, la generación de empleo, la entrega de certezas para la inversión de capitales, los problemas de pobreza, discriminación y delincuencia, son todas cuestiones que pueden ser solucionadas con la aprobación y aplicación democrática de políticas públicas eficaces, eficientes y en las que debería considerarse la opinión, la participación y los derechos de todos. Para estar a la altura de esa empresa, sin embargo, los gobiernos de América Latina deben todavía desarrollar algunas capacidades que se constituyen en requisitos y condiciones de la gobernabilidad.
América Latina y el Caribe debe recuperar la capacidad de construir el futuro, con todas sus complejidades y dificultades, incluyendo en este proceso las riquezas de una interacción fecunda de los distintos agentes sociales en torno a proyectos compartidos e inclusivos. Catalizar este debate es tarea primordial del sistema político, que debe ofrecer a la ciudadanía opciones plurales al respecto. Se abre así un espacio significativo para el fortalecimiento institucional y, sobre todo, para el ejercicio de la democracia.

Hay muchos peligros latentes y riegos potenciales que amenazan la gobernabilidad en la región. El fortalecimiento de las democracias ha creado grandes expectativas, tal vez demasiadas, sin embargo, se cuestiona cada día más los beneficios que ella ha producido. El reto no consiste solamente en identificar riesgos para también en definir las estrategias para enfrentarlos. En ese marco se concibe el proceso de Cumbres de las Américas. Para seguir haciendo frente a la realidad, se hace también urgente el desarrollo permanente de la arquitectura hemisférica y su fortalecimiento con el objeto de enfrentar los problemas actuales y para que se visualice la construcción de una agenda nueva que gire en torno al futuro de nuestro continente poniendo al centro de nuestras preocupaciones al individuo.

Estimulamos una mayor participación de las instituciones Interamericanas para ayudar a resolver los mayores problemas que afectan a la región y estamos siempre alerta en busca de nuevos aportes en nuestros esfuerzos. Este proceso nos ha llevado también a pensar un sistema de instituciones internacionales con capacidad de trabajo conjunto para apoyar a los países a enfrentar desafíos complejos y multisectoriales.
El Colegio Inter-Americano de Defensa, por ejemplo, ve que el fundamento y la razón de ser de la seguridad reside en la protección de la persona humana y ésta, se fortalece cuando profundizamos su dimensión humana, perspectiva que va mucho más lejos de una mera óptica militar. Las concepciones que se formulan hoy en día tienen un alcance, como nunca antes, multidimensional. Es específicamente esta nueva visón del Hemisferio que las Cumbres de las Américas desea alentar para que cada Estado se pueda beneficiar inconmensurablemente de las experiencias y competencias de tantas instituciones. La CEPAL con PAHO formulan, entre otras cosas, valiosos indicadores socio-económicos. El Banco Mundial lleva tanto los temas de energía como el cambio climático. El BID, CAF se concentran en reducción de pobreza, gobernabilidad e infraestructura. Etc.
El nuevo mecanismo, con participación no sólo de gobiernos, sino también de la sociedad civil e instituciones académicas, podría hacer estudios independientes sobre avances en temas específicos identificados por los gobiernos en el marco del GRIC.

Es importante que todos contribuyamos a la gobernabilidad hemisférica y al bienestar de la población., asumiendo de una forma multidimensional la gran responsabilidad de fortalecer la democracia y la gobernabilidad, contribuyendo a reducir la pobreza y a incrementar las oportunidades en América.

Desde la OEA seguimos en la tarea de diseñar mecanismos tanto nacionales como multilaterales para el seguimiento de los compromisos acordados, así como las opciones financieras para el cumplimiento de los objetivos de cada uno de ellos. En la pasada reunión del GRIC hice referencia a la necesidad de pensar en la institucionalización del Proceso de Cumbres con el fin de que pudiéramos fortalecer un mecanismo que coordine la ejecución y el seguimiento de los mandatos de las Cumbres. Me refiero a la estructura administrativa y de gestión pero también a los recursos para la implementación de los compromisos.

Hago un reconocimiento al gobierno de Trinidad y Tobago en su compromiso con el Proceso y en las tareas que adelanta como anfitrión de la Quinta Cumbre de las Américas.


La pasada Cumbre envió un mensaje de compromiso para resolver los principales problemas de las Américas. Tengo la esperanza que la próxima Cumbre se realice en un ambiente donde la unidad y la solidaridad prevalezcan y sean la sola garantía para alcanzar el camino próspero y seguro que todos merecemos.

Muchas gracias.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje