Página principal

José María Ortega Cano José M. Rojas


Descargar 32.42 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño32.42 Kb.
José María Ortega Cano

José M. Rojas- José Ortega Cano nació en Cartagena el domingo 27 de diciembre de 1953, hijo de Francisco Ortega Ortega y de Juana Cano Ríos. Desde niño vivió en San Sebastián de los Reyes (Madrid).

Su actividad taurina comienza en la parte seria del espectáculo cómico de Blas Romero “El Platanito”.

Debuta con picadores en la plaza de Vista Alegre de Madrid el 9 de septiembre de 1973. Sus compañeros son el francés Frederick Pascal y el sevillano Juan Lucas. Reses de Pío Tabernero, cortando el cartagenero la única oreja de la tarde y dejando excelente impresión. Sólo estuvo un año con los novillos pues el 12 de noviembre de 1974 toma la alternativa en Barcelona de manos de José María Manzanares y Paco Bautista de testigo, con toros portuense de José Luis Osborne. No pasa de quince festejos en los años siguientes.

Se presenta en Madrid para confirmar la alternativa el 14 de mayo de 1978. Su padrino en Antonio Rojas y el testigo Lorenzo Manuel Villalta; los toros son una gayumbada de Sotillo Gutiérrez. El presidente le negó la oreja mayoritariamente pedida por el público.

Tuvo durante su carrera numerosas cornadas, algunas gravísimas.

Entre otros, alternó con Frascuelo, Paco Alcalde, José A. Campuzano, Niño de la Capea, Andrés Vázquez, Pepe Luis Vargas, El Puno, Roberto Domínguez, Morenito de Maracay, Dámaso González, Manzanares, Curro Durán, Justo Benítez, Ricardo Chibanga, Esplá, Nimeño II, Palomar, Curro Girón, Manolo Cortés, Tomás Campuzano, Julio Robles, el Soro, Ruiz Miguel, Emilio Muñoz, Víctor Méndes, César Rincón, Espartaco, Paco Ojeda, Pepe Luis Vázquez, Sandín, Joselito, Armillita Chico, Paula, Emilio Oliva, Juan Mora, Litri, Parada, Curro Romero, Curro Vázquez, Ponce, Ubrique, Caballero, Finito, Aparicio, Pedrito de Portugal, Joselillo de Colombia, Galloso, Currillo, Barrera, Rivera, el Juli, Morante, Conde, Abellán, Dávila Miura…y un largo etc. Lo mismo se puede decir de las ganaderías (lidió con todas) y de las plazas.

Se casó el 17 de febrero de 1995 con la cantante chipionera Rocío Jurado. Muerta esta el 1 de junio de 2006, Ortega Cano rehízo su vida con Ana María Aldón Lagomazzini, quien le dio un hijo el 9 de febrero de 2013.

A finales de 1998 anuncia su retirada del toreo. En 2001 volvió a vestirse de luces y el 21 de noviembre de 2003 se despidió de los ruedos españoles matando seis toros en el Palacio de Vista Alegre y el 8 de diciembre se despidió del público Mexicano.

Después de torear varios festivales, reaparece el 14 de mayo de 2005 en Getafe, llevando de apoderado a Luciano Núñez.

Muerta Rocío, anuncia su reaparición en Olivenza el 4 de marzo de 2007.

El 28 de mayo de 2011 tiene un accidente de tráfico en el que pierde la vida una persona y él es condenado e ingresando en la cárcel en abril de 2014.

En 2014 es empresario de la plaza de toros de El Puerto de Santa María, con Tomás Entero y Juan Carlos Beca Belmonte.

                     ACTUACIONES EN EL PUERTO DE SANTA MARÍA




1985

16 de agosto; No pudo acudir Ortega Cano al resultar herido en Huesca. Lo sustituyó Francisco Ruiz Miguel.
1988

7 de agosto; En el cartel se anunciaba Paco Ojeda, pero al decidir este cortar la temporada, la empresa contrata a José Ortega Cano. El diestro de Cartagena sufre una lesión en la mano toreando en Vitoria y tiene que ser sustituido por Celso Ortega.
1991

4 de agosto; Tres cuarto de plaza. José Ortega Cano, de azul y oro, cortó una oreja a cada uno de sus toros. Por fin pudo debutar en El Puerto el diestro cartagenero-madrileño. Toreó con exquisito gusto a la verónica en ambos toros. En su primero estuvo lucido en dos series diestras en las que bajó las manos. También una serie zurda tuvo esa virtud. En resumen, faena artista, estocada y descabello.

Su segundo pesó 600 kilos y se cayó constantemente. Cuidándolo mucho consiguió darle algunos muletazos.





1992

2 de agosto; De nuevo sustitución de Ortega Cano en El Puerto. Su puesto lo ocupó el alicantino José María Manzanares.

30 de agosto; Menos de media entrada en tarde agradable. Ortega Cano vestido de malva y oro obtuvo palmas y vuelta respectivamente. Dio una de cal y otra de arena. Si con su primero no acabó de verlo claro, en su segundo se gustó y hasta pudo cortar trofeos. En su primero, molestado por el viento, no se confió nunca. Mató de media tendida. En su segundo se gustó con el capote al torear a la verónica. Su segundo, un manso que tuvo picante, y que desde el primer momento lo toreó con la muleta con tres series diestras ligadas, aunque algo aceleradas. El diestro se gustó. Con la zurda el toro no tuvo un pase. Pero todo lo emborronó con la espada, con la que marró hasta en tres ocasiones, perdiendo las orejas que tenía ganadas. Dio una aclamada vuelta al ruedo.
1993

23 de mayo; Viste Ortega ano esta tarde verde y azabache. Toros de Peralta descastados.

Se mostró el diestro toda la tarde apático y desganado con un lote poco propicio.

Estocada atravesada y seis descabellos. Pitos. A su segundo lo ató de una estocada volviendo a escuchar algunos pitos.  

29 de agosto; Azul pavo y oro viste José Ortega esta tarde. Tuvo un primer toro que se desplazó y tuvo movilidad. El de Gabriel Rojas, feo de hechuras y que salió suelto, embistió por el pitón derecho. Y cuando el viento dejaba al cartagenero, éste conseguía hilvanar muletazos diestros con son, sobre todo en las primeras series. Hubo algunos en los que bajó la mano y se sintió el torero. Luego, con la zurda, bajó de tono la faena. Pero la volvió a subir en redondos. Fue muy ovacionado. En su segundo de nuevo el viento no lo dejó centrarse. No se confió y dejó una estocada desprendida. Silencio.



1994

15 de agosto; Los toros de Bohórquez sustituyeron a los de Ramón Sánchez. Colosal faena de Ortega Canoque vestía de nazareno y azabache.

La faena realizada al cuarto toro de ayer será recordada en El Puerto de Santa María por mucho tiempo, por hondura, ligazón, temple y torera. A su primer toro lo lanceó con gusto. El toro, después de una voltereta, aunque se desplazó, resultó manso y saliendo suelto de las series. Aunque hubo muletazos sueltos no hubo continuidad. Una casi entera y fue ovacionado. Pero lo bueno, el toreo de cante grande, el toreo con mayúsculas, el toreo de yerbabuena, vino en el cuarto. Con el capote sencillamente lo cuajó. Con la muleta fue desgranando lo mejor de su tauromaquia. Primero con la derecha, en series de cinco y seis muletazos, lentos, con la mano a ras del suelo. Los de pecho de pitón a rabo. Pero mejor andaría con  la izquierda, ya que los naturales fueron largos, templados, lentos como nunca, sin prisas. Faenón del verano en El Puerto. Los ayudados por alto extraordinarios. Se fue detrás de la espada y dejó un pinchazo hondo refrendado con dos descabellos. Dos orejas.



28 de agosto; Corrida de Benítez Cubero desigual y baja de raza. Ortega Cano viste de catafalco y azabache. Fue injustamente pitado en sus dos toros, el peor lote de la tarde sin duda. Su primero se orientó y tuvo muchas complicaciones y su segundo pareció estar reparado de la vista. Su primero llegó a la muleta con peligro del llamado sordo. José no buscó complicaciones y eso el público no lo entendió. Lo intentó por el derecho pero el toro siempre buscaba al torero. Faena breve que enfadó al público y al no acertar con la espada fue pitado. El cuarto de la tarde dio la impresión de estar reparado de la vista. Lo probó con la muleta con muchas precauciones y lo mató. El público se enfadó mucho y lo abroncó. La verdad, no era para eso.



1995

31 de marzo; Festival benéfico patrocinado por el Excmo. Ayuntamiento con motivo de la entrega de los premios “A la solera del toreo”, cuyos beneficios irían a la Lucha contra el cáncer, Cáritas y Nuevo Futuro.

El cartel no llegó a salir a la calle, pero aquí queda constancia.



11 de agosto; Verde y azabache el vestido de Ortega Cano. Presidió Juan Gómez. Tres cuartos de plaza. Resultó corneado el banderillero Antonio Delgado. Mal lote le correspondió al maestro cartagenero. Dio la impresión de estar desbordado por la raza de su encastado Jandilla, un toro que acudía con violencia y que se acostó en ocasiones. Su segundo fue un manso huido al que persiguió porfiando por toda la plaza y que bastante tuvo con poder cazarlo porque ni se estaba quieto para cuadrarlo.

Con ambos brilló a gran altura con el capote y dejó trazos del irrepetible buen gusto con el que maneja la pañosa. La verdad es que lo borda.



15 de agosto; Verde y oro vestía el maestro Ortega Cano. El levante molestó mucho, pero a él bastante más. Fue imposible torear con la capa al que abrió plaza. En la faena de muleta expuso mucho. Cuando el viento lo dejó dio muletazos de manos bajas y ligados. Estuvo pesado con la espada y escuchó un aviso. Palmas.

Se quitó la espina en el cuarto al que no pudo torear con la capa. Le dio tres tandas por el pitón derecho de buen corte. Faltó algo de ligazón, pero es que de nuevo molestó el levante. Hubo muletazos de clase y con sabor. Por el izquierdo le costó humillar al de Guardiola, y los enganchones se hicieron más patentes. Faena de más a menos terminada con molinetes y un abaniqueo. Mató bien y cortó la oreja.





1996

25 de agosto; De purísima y oro se presentó Ortega Cano en nuestra plaza. Nada pudo hacer con el capote en el primero de la corrida. Llegó a la muleta sin humillar, andando más que embistiendo y sin decir absolutamente nada. La faena del cartagenero fue breve e insulsa. Algunos muletazos no rematados y ya está. Mató pronto y fue silenciado.

Estuvo indeciso con el capote en el cuarto. Brindó al público y comenzó su trasteo por bajo. La faena de Ortega tuvo altibajos. Le costó trabajo acoplarse en las primeras series subiendo de tono a medida que avanzaba la faena. Mejor al final, más relajado el torero y tirando de su enemigo en series más meritorias. Estocada arriba y el toro busca los medios para morir. Oreja para el torero y vuelta para el toro.


1997

7 de agosto; Algo menos de tres cuartos de plaza. Viste José de fucsia y oro con remates negros. Se encontró con un primer toro que se desplazó con alegría en los primeros compases. Aceptable con el capote, destacó en la media. Comenzó la faena sentado en el estribo, para continuar de rodillas. Le enjaretó varias series, sobre todo por el pitón derecho, donde entremezcló muletazos buenos con otros en los que hubo enganchones. El viento también jugó contra el murciano. Los lances de recibo a su segundo fueron de lo mejor. Lentos, majestuosos, llenos de empaque, jugando muy bien las manos. Media estocada atravesada y hubo petición. Lentos y parsimoniosos los dos lances en el quite a su segundo. Brindo al doctor Ríos Mozo. Centrado en los primeros compases, bajando la mano y tirando de su enemigo. La faena de nuevo tuvo altibajos, ya que intercaló muletazos muy lentos con otros más embarullados. El conjunto gustó al respetable. Por eso cuando dejó una estocada tras un pinchazo, se le pidió con fuerza la oreja. Vuelta.

10 de agosto; Ortega Cano, de verde botella y oro, tuvo una tarde sublime y Curro Romero soñó el toreo.

Ortega cuajó ayer en El Puerto una de sus mejores faenas de los últimos tiempo. Toreó con el capote en verónicas lentas, jugando muy bien las manos y cargando la suerte. Brindó a Romero y a Jesulín y construyó una faena maciza en contenido y honda, sentida y bella en la forma. José, sin moverse del sitio, le cuajaba muletazos lentos, tirando de su enemigo, llevándolo embebido sin que éste rozase la muleta. Y con la zurda naturales eternos  de un diestro que toreaba para él. El toreo con mayúsculas y el toreo de siempre, el de verdad. Estoconazo que tiró al de Joao Moura sin puntilla. Dos orejas.





1998

7 de febrero; Festival-homenaje a José Cañas “Cañitas”. Antes de empezar el festejo, dos nños entregaron al rey mago, Ortega Cano, una placa de agradecimiento.

El pésimo clima, nublado y con frio, que amenazó lluvia, se cargó la taquilla del festival.

El cartagenero le cortó una oreja a un ejemplar de Jandilla. El torero que se vio apurado un par de veces, porfió hasta lograr redondear la faena. Los toreros tuvieron el importante hándicap del viento, y se vieron obligados a torear al abrigo de las tablas y de los tendidos seis y ocho.

15 de agosto; Estaba cogido Ortega Cano y fue sustituido por Celso Ortega.
1999

1 de marzo; Festival pro-monumento a Rafael Ortega.

Cinco toreros se cayeron del cartel: Sebastián Palomo Linares, José Luis Galloso, Miguel Báez “Litri”, José Ortega Cano y José Antonio Morante de la Puebla.


2001

20 de julio; Casi lleno con toros del marqués de Domecq. En el primero de la tarde toreó muy bien a la verónica pero en la muleta el astado salía con la cara por las nubes y distraído. Fue silenciada la faena. Pero salió el cuarto de la tarde y el cartagenero se abrió de capa para torear a la verónica con el empaque y sabor del toreo añejo. El diestro estaba inspirado y tras ser banderilleado pidió permiso a la presidencia para torear de nuevo a la verónica con ritmo y cadencia. La faena de muleta la comenzó dándole distancia y el toro le venía galopando. Los primeros muletazos por la derecha tuvieron sabor pero cuando Ortega Cano comenzó a torear con la izquierda surgieron dos naturales que fueron auténticos carteles de toros. Dos tandas por ambos pitones bastaron para poner la plaza en pie. Remató la faena con el “tres en uno” y tras doblarse con él fue por la espada para dar una estocada entera. Las dos orejas fueron a sus manos.

12 de agosto; José Ortega Cano, de azul y oro, tuvo ovación y bronca, Menos de ¾ de plaza. En el transcurso de la corrida se conoció la trágica muerte de Antonio José Galán.

Con gusto se mostró Ortega Cano manejando el percal ante el que abrió plaza, dejando verónicas de manos bajas y sentidas. El cartagenero anduvo algo desconfiado en gran parte de la faena. Por el izquierdo no lo vio claro. Al final hubo dos series con la derecha buenas. Faena muy larga. Estocada. Ovación. Precavido se mostró en el tercero, un toro protestado por su falta de fuerzas que llegó a la muleta cabeceando. Optó por la brevedad y el público se enfadó. Bronca de las gordas después de estocada atravesada.

En el quinto salió a congraciarse con la afición portuense. Brindó al público y basó su faena sobre el pitón derecho, consiguiendo dos series de calidad y buen tono. Fue el Ortega Cano entregado y con enjundia, que dejó muletazos de empaque y profundidad. Se fue apagando su enemigo y los detalles afloraron, como las manoletinas y los cambios de manos. Casi entera que bastó y oreja para la reconciliación.



2002

28 de febrero; Festival a beneficio de APADENI. Media entrada en tarde nublada y fría.

José Ortega Cano lidió un novillo de Martelilla, negro algo mulato, marcado con el número 59, al que cortó las dos orejas.

Ortega Cano volvía a su feudo y en él bordó el toreo con la capa con las verónicas de recibo y en el quite. Brindó al público una faena serena y templada ante un potable ejemplar de Martelilla que le acompañaba en el viaje sobre el pitón derecho con calidad y clase, y lo breve y bueno dos veces bueno, con el toro ya pegado a tablas  dejó una entera que le pasaportó las dos orejas a su esportón.

9 de agosto; Ortega Cano, de lila y azabache, cortó una oreja.

Vino a El Puerto a reivindicar  un puesto en un escalafón no muy sobrado de toreros de su corte, con su madurez y experiencia. De sus muñecas salió el toreo más templado, si bien debió estar mejor con el cuarto. Tuvieron son y armonía los lances con los que recibió al primero de la tarde destacando en una media de gran nivel. Toreó con mimo y ternura sobre la diestra. Se gustó en tres series en las que predominó el empaque y el buen hacer. De la mano izquierda surgieron naturales de muchísima profundidad y sentimiento. Gran estocada y oreja de peso.

No pudo repetir el éxito en el cuarto. Ortega Cano, entregado, consiguió sacarle dos serien en redondo bastante buenas. Pero la faena fue bajando de tono y el cartagenero no consiguió sacarle todo el partido que parecía tener el de Núñez. Se dividieron las opiniones cuando lo despachó con prontitud.

25 de agosto; José Ortega Cano, de pistacho y azabache, bronca y palmas.

La bronca que se llevó el torero de Cartagena en el que abrió plaza debió estremecer a toda la población de El Puerto. Inhibido ante un toro que se frenaba y casi no pasaba, dejó que lo masacraran en el caballo -que manera de ensañarse el picador- y no le importó que al piquero le tiraran de todo desde los tendidos. Con la muleta estuvo por allí, que ya es decir.



 Intentó sacarse la espina ante el cuarto y lo brindó e intentó sacarle partido. No terminó de romper el astado y sólo hubo muletazos sueltos. Ni acople ni conjunción. La faena fue perdiendo peso y consistencia. Estuvo certero con la espada.
2003

23 de marzo; Festival a beneficio de APADENI. Buena asistencia de público.

Ortega Cano, con un novillo de Casa de los Toreros, molesto por su cabeceo, no pudo redondear su labor. Cortó una oreja. 


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje