Página principal

José María Aierdi de Barrena Parlamentario Foral de ea y alcalde de Lekunberri


Descargar 11.84 Kb.
Fecha de conversión24.09.2016
Tamaño11.84 Kb.
José María Aierdi de Barrena Parlamentario Foral de EA y alcalde de Lekunberri

Ejercer de Navarro en Navarra


No cabe duda que en esta vida hay, al menos, dos formas de enfrentarse a la realidad.
Una la de quienes defienden sus posiciones por encima de cualquier otra, no importándoles si es compartida por el conjunto de la sociedad, ya sea desde posiciones mino-mayoritarias o ya desde minorías intransigentes.
Y otra la de quienes apostamos por la diferencia, no como un problema sino como un valor en si mismo. La de quienes apostamos por una comunidad plural en lo social, político, cultural y geográfico. La de quienes asumimos la pluralidad como un reto de los partidos políticos a la hora de responder ante la propia sociedad.
Frente al modelo excluyente de los primeros que se alimentan mutuamente, frente al modelo de quienes buscan extrangerizar a una parte de la sociedad, de quienes permiten o alimentan comportamientos fascistas, de quienes pretenden borrar cualquier resto cultural de la otra sensibilidad o la de quienes se proclaman insumisos a la participación política, en éstas, insumisos a la mili pero no a los milis, la de quienes demuestran su incapacidad para desvincularse de quienes practican métodos violentos, que no hacen sino dinamitar la ilusión, demuestran con su actuación el nulo respeto que les merece la opinión de la sociedad, la

opinión de ese pueblo al que ellos como "vanguardia revolucionaria" quieren salvar....


Me niego a dejar en manos de unos o de otros el futuro de mis hijos, son algo demasiado importante como para dejarlo en manos de estos salvadores.
Esta sociedad tiene que ser capaz de responder con firmeza, claridad y con serenidad ante tanto despropósito.
Para quienes, antes que nuestra propia ideología hemos tenido presente que la primera apuesta y fundamental a realizar allí donde estamos debe ser la de la cohesión social y lo hemos practicado allí donde hemos tenido responsabilidades (en nuestro Ayuntamiento, en Cederna-Garalur, en la Mesa de Turismo...), podemos decir con la cabeza alta que la mayoría social busca la superación de los modelos excluyentes y apuesta por una sociedad cohesionada en la que ningún sector que no se quiera autoexcluir quede fuera.
En Navarra, como en el resto del Estado, existe extrema derecha y se manifiesta según se trate del momento, sea electoral, hacia la opción más cercana a sus intereses, éstos no se quedan en sus casas, o bien en otras ocasiones aprovechando el dolor y la lógica consternación social, intentando manipular manifestaciones públicas como la del sábado 26, intentando extender al

conjunto de la sociedad su propia visión de la realidad, demostrando actitudes de rechazo hacia las instituciones democráticas y hacia una parte de nuestra cultura. Así es como, desde mi opinión, debe entenderse el abucheo al Presidente del Parlamento de Navarra al dirigirse en euskera a los congregados, perfectamente dirigidos por ciudadanos con nombres y apellidos, claramente reconocibles en el mundo político de la Comunidad Foral.


Para mí hoy más que nunca es necesario salir al paso de estas actitudes. Tenemos que decir, como se lo dijimos el sábado a ETA, ¡Basta Ya!, que no vamos a asistir en silencio a esta estrategia de la aniquilación física del adversario por el hecho de serlo, que no se puede dirigir nada desde fuera del tablero democrático, y al margen de lo que decidan los ciudadanos de este país, y se lo vamos a decir cuantas veces haga falta como se lo hemos dicho, por convicción ética, política y democrática y porque además somos conscientes de que el mayor enemigo del nacionalismo vasco y del vasquismo es ETA.
Y también vamos a decir dando la cara, como el sábado llevando la pancarta o como en otras ocasiones hoy como ayer, en los ayuntamientos, en los movimientos sociales, en el trabajo.... no vamos a admitir este intento, aprovechando la corriente de involución, de pérdida de derechos ciudadanos, en definitiva, de derechos democráticos.
Desde la legitimidad que nos confiere el defender desde un proyecto político diferente, quiero manifestar públicamente la legitimidad del Presidente del Parlamento para expresar en las dos lenguas oficiales la opinión del pueblo navarro.
Actitudes como la del vicepresidente del Gobierno, que justificaba la algarada en la prelación del euskera por el hecho de haberse leído en primer lugar, no es sino un ejemplo de quienes buscan en la diferencia el frontispicio de su acción política.
No puedo tampoco pasar por alto la falta de respuesta desde el Parlamento ante estos comportamientos que no hacen sino alimentar las redes de quienes viven de la frustración, de quienes alimentan las actitudes xenófobas. Debo lamentar la falta de coraje político que ha impedido dar una respuesta clara a todas estas actuaciones, quizá el miedo en periodo electoral ha paralizado al presidente de la Cámara y sin duda muchos navarros, que a pesar de la diferencia nos sentimos representados por él, nos hemos sentido defraudados. Defender a Navarra, a los navarros y a su cultura....., a sus dos lenguas,... es hermoso deber del presidente de todos los navarros. ¿Qué puedo decir a mis vecinos mayoritariamente vascoparlantes como alcalde del pueblo navarro de Lekunberri?
Como decía aquél, señor Lizarbe, ni un paso atrás, ni para tomar impulso en la lucha contra la xenofobia, contra el fascismo, ni un paso atrás.
Debemos ser conscientes que en el río revuelto de la frustración pescan los pescadores que viven en la cultura del ez, de cuanto peor mejor, de quienes pretenden imponer sus posiciones a pesar de la opinión social, de quienes mezclan lo vasco-navarro con la violencia, de quienes pretenden asociar defensa de ideas legítimas con violencia.
Como responsables políticos que somos, y que participamos en una manifestación por la libertad, por la convivencia pacífica, por la defensa de cualquier idea o proyecto por vías pacíficas y democráticas y para además decirle a ETA que se vaya, que acabe este mal sueño, que desaparezca, hoy más que nunca debemos apostar por romper frentes, deshacer trincheras y labrar el terreno para que el fruto sea una sociedad plural e integrada.
La sociedad civil está menos crispada que la política. Seamos responsables, abramos la mano a todos y dialoguemos hacia una paz con reconciliación, con diferencias legítimas y adversarios, pero no enemigos. En caso contrario la sociedad navarra nos despreciará.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje