Página principal

José Luis Brea el Operador Crítico de la Web 0


Descargar 20.23 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño20.23 Kb.
José Luis Brea el Operador Crítico de la Web 2.0
----------------------------------------------------------- Ignacio Nieto, contribuyente de NMF entrevista a José Luis Brea quien fue Decano de la Facultad de Bellas Artes de Cuenca y Director del I Simposio Internacional Estudios Visuales, llevado acabo en ARCO´04. Dirigio³ el servicio de Exposiciones del Ministerio de Cultura entre 1985 y 1988. Como crítico de arte a contribuído a una serie de revistas españolas e internacionales tales como Frieze, Flash Art y Parkett. Corresponsal español para Artforum y editor regional de Rhizome. Ha organizado exhibiciones como cuador independiente multiples exposiciones y publicado varios libros tales como las Auras Frias y El Tercer Umbral. Actualmente es profesor titular de Estética y Teoría del Arte Contemporáneo de la Universidad Carlos III de Madrid, editor de la revista Estudios Visuales y dirige dos nuevos proyectos online: salonKritik y ::agencia crítica::

-----------------------------------------------------------


Ignacio Nieto: Con la aparición de los blogs se han desarrollado un sin numero de espacios que no tenían cabida dentro de la lógica economía- política contenida y producida por los medios, creándose un nuevo frente para las ideas y el pensamiento crítico. ¿Cuales serían para ti las ventajas y desventajas que posee la tecnología del blog sobre los medios tradicionales (prensa, radio y televisión)?
José Luis Brea: Creo que hay dos ventajas fundamentales: la ampliación de las posibilidades de acceso, y la participabilidad. Lo primero es muy importante, desde luego, porque supone que se abre el acceso al pensamiento crítico a capas muchísimo más amplias de la población (sin por supuesto exagerar, nunca hay que olvidar que la suposición de acceso total es una fantasía ilusoria e interesada del capitalismo del conocimiento) de las que habitualmente accedían. Hablando de la televisión y la difusión de la cultura, Bourdieu llamaba a esto el “rebajamiento de nivel” (de acceso, se entiende). Digamos, que más gente oía y podía ver –incluso quizás leer- por ejemplo a filósofos –a Derrida por ejemplo, ahora a Zizek- de la que les habría escuchado, visto o leído nunca. Pues esto evidentemente con los nuevos medios (especialmente a partir del desarrollo de la web 2.0) ocurre mucho más.
Pero por sí misma esta ampliación no tendría una excesiva importancia, sería puramente cuantitativa, no contribuiría sino a hacer “más de masas” la cultura de masas, y quizás a incorporar a ella objetos culturales y de la tradición de la teoría crítica que antes pertenecían a formas de cultura menos masivas, más “elitistas” o más reservadas a comunidades muy especializadas, digamos (por ejemplo “la deconstrucción”, la “teoría de los actos de habla” o el “pensamiento antagonista”). Por eso pienso que la cualidad verdaderamente importante es la segunda, esa que he llamado la “participabilidad”. Esto es algo que la web 2.0 ha reforzado realmente mucho. Antes, y por supuesto, ya había ocurrido que todo nuevo medio, -desde la radio hasta el video, desde la vietnamita a la fotocopia o el fanzine, y desde luego el website programado en html- hacía posible un cierto aumento de la participabilidad (en la construcción colectiva del pensamiento crítico), de la conversión del espectador / lector / receptor en emisor. Pero con la aparición del blog, los foros postnuke y phpBB, los wikis, el podcasting y en general todos los medios de publicación DIY esto ha crecido exponencialmente, y ahí sí que se ha producido un salto cualitativo. Cuyo impacto para el dominio del que hablamos, el pensamiento crítico, necesariamente ha de ser enorme (y desembocará en última instancia en eso que diversos autores vienen llamando las formas de una “intelección colectiva”).
Digamos que la aparición de todas las tecnologías de tratamiento, gestión, difusión, almacenamiento y organización del acceso al conocimiento (no solo las herramientas de la e-ciencia, sino también todos esos dispositivos dialógicos y participativos de la web 2.0) necesariamente abren y someten el pensamiento crítico a procesos mucho más intensos y por así decir frenéticos de contrastación pública. El reto para el pensamiento crítico reside en afrontar las consecuencias de esa nueva lógica de su construcción social.
Y ahí es donde hay que señalar también la desventaja, el peligro, que al respecto conllevan los new media: que el aludido “rebajamiento de nivel” no sólo se produzca en los términos ya referidos (de aumento del acceso), sino también como un rebajamiento del nivel de los contenidos. Digamos, que la dialogación pública acabe con convertir el pensamiento crítico en cháchara, en vulgata, en una retahíla de lugares comunes mal elaborados y repetidos de blog en blog como ecos cada vez más huecos de ideas que en esos rebotes pierden cada vez más brillo y mordiente. En mi reflexión sobre la transformación de los aparatos de la crítica cultural con la aparición de estos nuevos medios dedico un irónico post a esta cuestión, precisamente titulado “cháchara” (de indudables resonancias benajimianas, que seguramente algún lector reconocerá).
http://www.agenciacritica.net/criticaeck/archivo/2005/11/chachara.php

-----------------------------------------------------------

IN: ¿Crees que los blogs podrán desplazar términos de ranking a los medios en los motores de búsqueda como Google?

JLB: Si te digo la verdad, no lo creo. No dudo que herramientas de articulación semántica de los contenidos (y en cierta forma eficientes para la organización de la búsqueda) como technorati o del.icio.us, o los metablogs, puedan cumplir una función cercana. Pero en todo caso su utilidad se limitaría casi principalmente a la blogsfera extendida, digamos a los proyectos característicos de la web 2.0, más vinculados a la “edición personal”. Sin embargo, hay ámbitos fundamentales –todos los relacionados con la e-ciencia, con los aparatos de la web of knowledge, con la nueva estructura de acceso a la web del conocimiento investigador y académico (con toda la transformación que ello está experimentando)- que siguen requiriendo herramientas de organización de las navegaciones, de clasificación y búsqueda, digamos. Por un lado es evidente que no las han desarrollado autónomamente (digamos, no hay un motor de búsqueda propio para la “web del conocimiento”, al margen de los motores de búsqueda propios de las bases de datos específicas, por ejemplo las del ISI Thompson), y por otro que los propios buscadores como Google no descuidan atender también a esas necesidades. Quiero decir que al mismo tiempo que desarrollan proyectos como blogger también ponen en marcha el proceso de digitalización de las grandes bibliotecas. O digamos, que tanto atienden al desarrollo en la web de la “e-cultura de la publicación personal” como a la reconversión y volcado a la web de la “alta cultura”, de la “cultura de investigación” y de la “cultura académica” vinculada al desarrollo de la e-ciencia (elijo términos un poco generalizadores y los empleo de forma también un poco imprecisa, pero vaya, se trata sobre todo de intentar que se me entienda en relación a tu pregunta y hasta qué punto pienso que el desarrollo de esos mecanismos propios de la “web de la intelección colectiva” no cubren aspectos en los que en cambio los viejos buscadores siguen siendo imprescindibles).


-----------------------------------------------------------
IN: Los blogs que trabajas como editor / director (Salonkritik y Agencia Critica) poseen diferentes direcciones pero tienen varios puntos en comun; desde el diseño, pasando por la tecnologia que lo sostiene hasta por el concepto que los convoca: la critica. ¿Nos podrias contar cual es el genesis de cada uno ellos?
JSB: Desde luego tienes razón en ambas cosas. Es obvio que tienen mucho en común: sobre todo a nivel formal y de desarrollo, salen de la misma mano, nuestro equipo es muy reducido ;-) –y también te confieso que dado que toda la programación y gestión del mantenimiento en el servidor la hago yo mismo, no quiero ni puedo perder demasiado tiempo en investigar en cuestiones técnicas (ni obviamente en diseño), más allá de lo que estrictamente sirva al desarrollos de las finalidades de los distintos proyectos, lógicamente (aunque, y en todo caso, disponemos efectivamente de toda clase de herramientas –desde wikis a sistemas de podcasting, foros con postnuke o nuestros propios blogs corriendo sobre MT o wordpress y todo ello siempre en nuestro servidor propio, lo que nos permite afrontar la puesta en marcha de un proyecto nuevo que nos apetezca en apenas cuestión de horas).
En cuanto a los contenidos y objetivos, son ciertamente muy diferentes. salonKritik es básicamente un repositorio de la crítica de arte que se publica en España, sin mayores pretensiones que la de poner en línea (y por lo tanto abrir a otros públicos, y al mismo tiempo y potencialmente a otros debates) algo que de momento ocurre sólo en un medio que al mismo tiempo es muy elitista y funciona muy corruptamente en España como un aparato de poder, que es el “suplemento cultural”. Digamos que en salonKritik intentamos desestabilizar un poco la economía de autoridad que tiene el suplemento. Abrirlo a otras dinámicas (aunque tengo que reconocer que el éxito que logramos en ello no es como para tirar cohetes), a que se publiquen visiones y perspectivas que no se publican en esos medios, a que la gente los conteste … en fin, a hacer valer justamente esas otras cualidades que sabemos que tienen los new media frente a los viejos en cuestión justamente de difusión, contrastabilidad y participabilidad en la construcción del pensamiento crítico.
En cuanto a la agencia, es un proyecto al mismo tiempo más modesto y más ambicioso. Más modesto en el sentido de que supongo interesará a una audiencia mucho más reducida, pero más ambicioso en cuanto trata de poner en público algo que no existía, y de lo que en mi opinión adolecía mucho el panorama cultural en España, que es la crítica de las políticas artísticas y culturales. Se hace crítica del arte (bastante, no muy buena desde luego, pero bastante) pero en cambio prácticamente nunca se hace crítica de las propias políticas artísticas. Y bueno, muy específicamente ése es el objetivo de la agencia crítica.
El mayor problema que me encuentro con ella es la soledad (no sé si la del corredor de fondo o la del portero ante el penality, si te digo la verdad), aunque es cierto que cada vez la agencia recibe más colaboraciones de gente más diversa, que es lo que yo creo que realmente la haría –a la agencia- más interesante: que pudiera recoger una multiplicidad cuanto más amplia posible de puntos de vista lo más distintos posibles. En todo caso, la agencia lleva poco tiempo en funcionamiento todavía, y confío en que poco a poco irá ampliando el número de colaboradores que quieran participar en ella …

-----------------------------------------------------------


IN: Como ultima pregunta: Cuentáme un poco de tu nuevo libro.
JLB: Pues llevo ya un par de años trabajando en él. El núcleo denso es un capítulo que se titula “e-ck: capitalismo cultural electrónico” que realmente di por terminado hace más de dos años. Trata básicamente del proceso de transformación del capitalismo por el que la generación de la riqueza pasa a centrarse sobre todo en los procesos de producción simbólica y cultural, y toda la multiplicidad de consecuecias que ello tiene, tanto para la nueva economía-política de las sociedades del conocimiento, como para el sentido crítico en ellas de las propias prácticas culturales.
En todo caso, el título que va a llevar finalmente el libro no es ése (de capitalismo cultural electrónico) sino el de “cultura_RAM”, ya que un conjunto de capítulos posteriores se han ido centrando cada vez más en la cuestión precisamente de la transformación característica de las prácticas culturales (y sus regímenes de producción, distribución y archivación: ahí la noción de RAM como nueva forma de su memorización característica) y los dispositivos de producción y gestión del conocimiento, desde la universidad, al museo, a la crítica …. Algunos de los textos que lo componen, como siempre ocurre con mis libros, han sido ya previamente publicados y distribuidos online –por ejemplo el de la crítica de arte, que es al que aludía más arriba- pero otros muchos son por ahora inéditos. Estoy acabando definitivamente el libro en estas semanas, y espero muy pronto entregarlo ya para publicar.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje