Página principal

José I bonaparte, Rey de Nápoles y de España (1768-1844)


Descargar 19.42 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño19.42 Kb.
José I Bonaparte, Rey de Nápoles y de España (1768-1844)
 




José Bonaparte.
Rey de Nápoles y de España. Nacido en Ajaccio (Córcega), el 7 de enero de 1768 y muerto en Florencia el 28 de julio de 1844. Hijo de Carlo Bonaparte y de Letizia Ramolino, hermano mayor de Napoleón, se licenció en Derecho en Pisa. La ruptura con Paoli en 1793 obligó a la familia a marchar a Francia. En Marsella, José se casó con Marie-Julie Clary, hija de un rico negociante, con la que tuvo dos niñas, Zenaide y Charlotte.

Gracias a la influencia de su hermano, fue nombrado comisario de guerra en el ejército de Italia, y el 23 de germinal del año V, los corsos le eligieron diputado en el Consejo de los Quinientos. Pasó a Parma y a Roma en 1797, donde fue embajador, y compró en 1798 el castillo de Mortefontaine con sus tierras, una magnífica posesión a 40 km al norte de París. Publicó Moïna ou la villageoise du Mont-Denis, en 1799. Entró en el cuerpo legislativo y en el Consejo de Estado, y fue el principal negociador del tratado de Mortefontaine, el 30 de septiembre de 1800, con los Estados Unidos; de la paz de Lunéville, el 9 de febrero de 1801, con Austria; del concordato con la Iglesia, entre el 14 y el de 16 julio de 1801; y de la paz de Amiens, el 27 de marzo de 1802, con Inglaterra.

El 28 de floreal del año XII (18 de mayo de 1804) se opuso a la proclamación del Imperio, a pesar de lo cual fue nombrado gran elector, después senador y gran oficial de la Legión de honor. Napoleón le ofreció la corona de Italia, que no aceptó. Fue, primero, regente en 1805, general de división, y, al fin, el 31 de marzo de 1806, rey de Nápoles. Como tal, promulgó una constitución, abolió el feudalismo, reformó la administración, fundó escuelas y comenzó la modernización de la economía, aunque le perjudicó la ausencia de una burguesía local que pudiera ser el cimiento del trono, y también la impresión de que el nuevo régimen se dedicaba al pillaje sistemático del reino. En este año figura como Gran Maestre del Gran Oriente francés.

El 18 de abril de 1808 Napoleón le ofreció la corona de España, que Carlos IV y Fernando VII habían puesto a disposición de Napoleón en las abdicaciones de Bayona, en 1808, y que José aceptó de inmediato, y recibió, en consecuencia, la orden de presentarse en Bayona. Así, fue Rey de España desde el 7 de junio de 1808, aunque no abandonó su título en Nápoles hasta el 5 de julio; José I prestó juramento ante las cortes que, reunidas en Bayona, aprobaron la Constitución que Napoleón ofrecía a España. A los pocos días de su llegada a Madrid, se vio obligado a abandonar la capital y fijar su cuartel general en Miranda de Ebro. La llegada de Napoleón a España y sus victoriosas campañas en noviembre y diciembre, le permitieron regresar a Madrid. Intentó entonces una política de atracción: trató de llegar a un acuerdo con la Junta Central, supremo órgano de gobierno de resistencia. El pueblo lo ridiculizó con el sobrenombre de Pepe Botella, en clara crítica a su afición a la bebida. Su nuevo reino, en suma, se sublevó, y José experimentó cierta aversión hacia éste, lo que le hizo añorar su etapa napolitana. Se ha defendido el carácter ilustrado que quiso dar a su gobierno, pero las circunstancias hicieron imposible su puesta en práctica. Juan Mercader ha recalcado sus intentos de congraciarse a los españoles, y su enfrentamiento con su hermano, ya que José, ayudado por su mujer, intentaba ser rey efectivo de España. También se han señalado los aspectos progresistas de su reinado, en la economía (desamortización, etc.), en el urbanismo, en la administración, etc.; pero nada sirvió: una inmensa literatura le llenó, desde el principio, de improperios, y la suerte de las armas no le fue favorable.

Se le atribuye un Sermón predicado en Logroño (Cádiz, 1808; México 1809), a expensas de López Cancelada (incluso en Zaragoza en 1959). La prensa española de la época publicó una carta suya a Napoleón, fechada en Vitoria el 24 de septiembre de 1808 (fue publicada en el Diario Mercantil de Cádiz, nº 300 y 301, el 3 y 4 de noviembre de 1808). La Gaceta de Madrid del 24 de enero de 1809, y el Diario de Barcelona del 1 de mayo de 1809, publicaron su Circular a los Arzobispos y Obispos del Reyno, en la que afirma ser profundamente religioso. Prometió, además, la evacuación de España por los ejércitos franceses en cuanto reinara la tranquilidad. Sus Proclamas a los Españoles de mis Posesiones de América y al clero en general de todas sus posesiones en América (Madrid, 2 y 3 de octubre de 1809), se encuentran en el Archivo General Militar de Segovia. Su carta a Napoleón (publicada en Madrid, el 24 de marzo de 1811, en Conciso), expresaba su desesperación: "Mi presencia es aquí en el día completamente inútil". Una copia de las instrucciones dadas a su encargado, o agente principal en Baltimore, Mr. Desmolard, y a los demás enviados a la América española, fueron publicadas en el Redactor General de España (nº 129, el 21 de octubre de 1811); asimismo, también algunas cartas suyas, que le fueron confiadas a M. Deslandes, muerto el 9 de abril de 1812, fueron también publicadas: son cartas a Napoleón, a su mujer, a sus hermanos Luis y Carolina, y al cardenal Joseph Fesch (aparecieron en la Gaceta de la Regencia; y en el Redactor, nº 355, 3 de julio de 1812). Una carta de la reina Julia a él dirigida (Morfontaine, 27 de septiembre de 1811), en la que se hace eco de la falta de dinero y de tropas en que se hallaba su marido, se publicó el 30 de noviembre de 1811.

En enero de 1810 dirigió la campaña de Andalucía. Al reunirse las Cortes de Cádiz, trató sin éxito de llegar a un acuerdo con ellas. Según parece, el Ayuntamiento de Madrid, el 7 de mayo de 1812, le pidió que convocase las Cortes; la respuesta de José, auténtica o no, indica acaso su estado de ánimo: "me es indiferente reinar o no [...] lo fundamental es echar a los ingleses [...] los Borbones son unos tiranos" (Gaceta de Extremadura, nº 98; Gaceta de la Mancha, nº 7; citadas ambas por el Redactor, nº 370, 18 de junio de 1812). Las derrotas francesas en Arapiles (22 de julio de 1812), y en Vitoria (21 de junio de 1813), donde fue derrotado por Wellington, le obligaron a abandonar España, seguido de los afrancesados; en esta última batalla fue, de hecho, donde perdió la corona y todos sus papeles.

Todavía en esta época seguía pensando en la literatura: en una carta del 29 de noviembre de 1813, Benjamin Constant constató que José había escrito una novela con el título de Famille Arabe.

El 28 de enero de 1814 Napoleón le nombró teniente general, con la misión de defender París. Abandonó la ciudad, no obstante, el 30 de marzo, y pasó a Suiza, donde compró una propiedad en Prangins. Durante el Imperio de los Cien Días fue nombrado par y presidente del Consejo de ministros en ausencia de Napoleón. Tras la derrota de su hermano en Waterloo, en 1815, huyó a los Estados Unidos, y se estableció cerca de Filadelfia, con el nombre de el conde de Survilliers. Fue elegido miembro de la American Philosophical Society. En 1819 vivía en Bordertown (New Jersey), donde tuvo la desgracia de que se le quemara la casa. El personaje y el incidente fue recordado en 1821 por Frances Wright. El conde de Survilliers figura como jefe de la logia masónica de los afrancesados, según un panfleto de 1823. En 1832 regresó a Europa, con el propósito de promover la causa de Napoleón II, pero, muerto el príncipe antes de su llegada, se estableció primero en Inglaterra, y volvió más tarde a América. De nuevo a Londres, en 1841 pasó a Italia, y fijó su residencia en Florencia, ciudad en la que vivió hasta su fallecimiento, el 28 de julio de 1844.

Sus Memorias fueron publicadas en Madrid, en 1854, y las Mémoires et correspondence politique et militaire du Roi Joseph fueron publicadas por A. Du Casse en París, entre 1856 y 1857 (diez volúmenes). En 1862, Napoleón III ordenó el traslado de sus restos a los Inválidos. Los papeles que José perdió en Vitoria han sido entregados por la familia Wellington a los Archives Nationales de Francia

Temas relacionados

España, Historia de (12): 1808-1874.
Carbonarismo.

Bibliografía



TULARD, Jean (ed.). Dictionnaire Napoléon. (París, 1987).
PALAU Y DULCET, Antonio. Manual del librero hispano-americano. 2ª ed. (Barcelona, 1948-1977).
Archivo General Militar de Segovia (leg. M. 2541).
MERCADER RIBA, Joan. José Bonaparte. (Madrid, 1983).
Diario de Barcelona [confróntese los números citados].
Diario Mercantil de Cádiz [confróntese los números citados].
El Redactor General de España [confróntese los números citados].

A. GIL NOVALES.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje