Página principal

Jornada del enfermo: El Buen Samaritano: «Anda y haz tú lo mismo» (Lc 10,37)


Descargar 11.6 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño11.6 Kb.
JORNADA DEL ENFERMO: El Buen Samaritano: «Anda y haz tú lo mismo» (Lc 10,37)

Cuando un ser querido cae enfermo, algo de nosotros enferma con él. El amor verdadero se demuestra cuando el otro está pasando por una situación de debilidad e impotencia.

- El día 11 de febrero, fiesta de la Virgen de Lourdes, se celebra la Jornada Mundial del Enfermo. «Un momento fuerte de oración, participación y ofrecimiento del sufrimiento para el bien de la Iglesia, así como de invitación a todos para que reconozcan en el rostro del hermano enfermo el santo rostro de Cristo que, sufriendo, muriendo y resucitando, realizó la salvación de la humanidad» (Juan Pablo II)

El Papa Benedicto XVI dice: “En esta Jornada, me siento especialmente cercano a cada uno de vosotros, queridos enfermos, que, en los centros de salud y de asistencia, o también en casa, vivís un difícil momento de prueba a causa de la enfermedad y el sufrimiento. Que lleguen a todos las palabras llenas de aliento pronunciadas por los Padres del Concilio Ecuménico Vaticano II: «No estáis… ni abandonados ni inútiles; sois los llamados por Cristo, su viva y transparente imagen» (Mens.a los enfer. y a los que sufren)”.

- Para acompañarnos este año, el Papa nos propone la parábola y la figura del Buen Samaritano (cf. Lc 10,25-37).

“La parábola nos enseña el amor profundo de Dios por todo ser humano, especialmente cuando experimenta la enfermedad y el dolor. Jesús, el Hijo de Dios, es el Buen Samaritano que hace presente el amor del Padre, amor fiel, eterno, sin barreras ni límites. Jesús se inclina, lleno de misericordia, sobre el abismo del sufrimiento humano, para derramar el aceite del consuelo y el vino de la esperanza.

Pero además, el Buen Samaritano nos exhorta a todos: «Anda y haz tú lo mismo» (Lc 10,37), y nos señala la actitud que todo discípulo suyo ha de tener hacia los demás, especialmente hacia los más necesitados de atención. Se trata por tanto de extraer del amor infinito de Dios, a través de la relación con Él en la oración, la fuerza para vivir cada día como el Buen Samaritano, con una atención concreta hacia quien está herido en el cuerpo y el espíritu, hacia quien pide ayuda, aunque sea un desconocido y no tenga recursos”.

Tres pueden ser, pues, las lecciones del Buen Samaritano:

1. prestar atención al enfermo: Para ello, salir de nosotros mismos y dejar de vivir absortos en nuestros intereses. No “pasar de largo” ante el dolor.

2. compadecernos sinceramente: olvidar nuestro egoísmo y aprender a practicar el ejercicio constante de ponernos en su lugar.

3. proporcionarle la ayuda que necesita: Esto exige revisar nuestras prioridades personales y sociales y mejorar y modificar nuestras estructuras sanitarias.

El Año de la fe que estamos viviendo constituye una buena ocasión para intensificar el servicio de la caridad y para ser cada uno buen samaritano del otro, del que está a nuestro lado. Con el ejemplo y estímulo, de los Santos que a lo largo de la historia han ayudado a las personas enfermas a valorar el sufrimiento desde el punto de vista humano y espiritual.

En el evangelio destaca la figura de la Virgen María, que siguió al Hijo sufriente hasta el supremo sacrifico en el Gólgota. No perdió nunca la esperanza en la victoria de Dios sobre el mal, el dolor y la muerte, y supo acoger con el mismo abrazo de fe y amor al Hijo de Dios nacido en la gruta de Belén y muerto en la cruz. Su firme confianza se vio iluminada por la resurrección de Cristo, que ofrece esperanza a quien se encuentra en el sufrimiento y renueva la certeza de la cercanía y el consuelo del Señor.

- Vaya nuestro reconocimiento y oración en este día a las instituciones sanitarias, médicos, enfermeros/as, personal sanitario, voluntariado. A todas las personas que, en su propio domicilio, cuidan y atienden amorosamente a los enfermos.

Que en todos crezca la conciencia de que «en la aceptación amorosa y generosa de toda vida humana, sobre todo si es débil o enferma, la Iglesia vive hoy un momento fundamental de su misión» (Cristifideles laici, 38).

ORACIÓN


Jesús, Buen Samaritano,

que viviste aliviando el sufrimiento

de quienes encontrabas en el camino,

como expresión de la misericordia del Padre.

Nuestro mundo arde en deseos de eternidad,

pero el camino de la vida es largo y tortuoso:

hay violencia, desgracia y desesperanza.

Nuestro mundo sufre.

Ayúdanos a bajar a lo profundo del corazón,

donde habitan las carencias

y se descubren las necesidades,

donde se escucha el grito del dolor,

la voz de quien sufre y necesita.

Danos entrañas de misericordia,

para que no demos rodeos ante los que sufren

y sepamos caminar con los ojos del corazón abiertos

para ayudar a quienes nos necesitan.

Haznos, Señor, buenos samaritanos



para que el mundo descubra en nuestra vida

el rostro misericordioso del Padre.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje