Página principal

John adams en espejo (2ª parte): Dos presidentes de eeuu en Espejo


Descargar 10.56 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño10.56 Kb.
JOHN ADAMS EN ESPEJO (2ª parte):

Dos presidentes de EEUU en Espejo


Meses atrás publicamos la estancia que en Espejo, camino de Bilbao, realizó el que luego fuera el segundo Presidente de los EEUU, John Adams, desconociendo datos de su estancia en esta localidad valdeguñesa.

No hace mucho, un amable lector, quien había vivido varios años en Nueva York y ahora en Madrid, en visita realizada a Espejo, nos comentaba el error que tuvimos ya que en Espejo no hubo uno, sino dos futuros Presidentes: John Adams y su hijo John Quincy Adams, quien a la postre sería sexto presidente de los EEUU. También nos comentó que tenía conocimiento de que los archivos de la familia Adams estaban depositados en una Universidad Americana y que a través de Internet los podríamos localizar.

Efectivamente, localizamos que los archivos estaban depositados en la Biblioteca Pública de Boston, y solicitamos información al respecto. Muy amablemente la supervisora de la Universidad Pública de Boston, Beth Prindle, nos remitió vía e-mail, los diarios digitalizados de John Adams relativos a su estancia y cartas que remitía a su esposa Abigails Adams.

Traducidos los mismos sabemos que John Adams acompañado por sus hijos Charles y John estuvieron en Espejo los día 13 y 14 de Enero de 1.780, y transcribimos a continuación:


13 de Enero de 1.780, Jueves
Viajamos desde Briviesca hasta Pancorbo donde comimos. Pasamos por Pancorbo, un pequeño pueblo con media docena de otros pequeños pueblos a la vista. En cada uno de ellos hay una iglesia. Pancorbo está al comienzo de las Peñas. Existe una antigua calzada arriba en la parte más abrupta de la Peña. Pasamos entre dos hileras de montañas formadas en su totalidad de rocas, los precipicios más elevados y escarpados que jamás he visto. Estas montañas rocosas forman la linde entre Castilla la vieja y Vizcaya. Pancorbo es el último pueblo de la vetusta Castilla.

En Puente de la Rada ( Puentelarrá), fuimos parados por un número de agentes de la policía, y nos preguntaron si teníamos pasaporte. Yo mostré mi pasaporte del Gobernador de Galicia, lo leyeron con mucho respeto, y nos dejaron pasar. Recorrimos unas cuatro leguas esta tarde y ahora estamos en Ezpexo (Espejo).
13 de Enero de 1.780, Jueves
Ahora estamos en la mejor taberna que he visto. La cocina es aún una cocina de humo o española, como las demás, y no hay chimenea en el hogar. No es un bar como donde hemos estado, está lleno de imágenes y estampas religiosas. El aposento donde ahora escribo tiene dos camas, en el cabecero de ambas hay una vasija de porcelana para el agua sagrada o agua bendita. También en la cabecera hay una pulcra cruz de unas nueve pulgadas de larga con la imagen de J.C. (Jesucristo) en algún metal, estaño, belmetal o aleación encima de ella. En la pared hay un cuadro de la virgen de Montcarmel o virgen María de Monte Carmelo, y un gran número de otros cuadros de los que no tengo paciencia para describir.

De Ezpexo ( Espejo) donde estamos ahora vamos a Ordud (Orduña), que está a cuatro leguas y a Bilbao que está a 6 leguas.
14 de Enero de 1.780, Viernes
Viajamos desde Ezpexo hasta Ordud, cuatro leguas. El camino se hizo todo de una vez, con un gran gasto, pero el descenso de las montañas de Orduña es de un importante interés. Estas montañas son principalmente Peñas, de una gran altura. Pero un sendero se ha “extinguido” de las rocas, desde la altura de las montañas hasta abajo hacia el interior del valle. Después de serpentear y serpentear un gran trecho y de observar las marcas de los agujeros que permanecen en las rocas, el camino al final llega a ser tan escarpado que solo serpenteando la calzada arriba y abajo es la única forma de hacer el camino.
En una carta fechada el 16 de Enero a su esposa Abigail le escribe:
Por lo general, las tabernas en las que estamos no nos convienen a nosotros, porque no hay chimeneas en sus casas y nosotros tenemos un tiempo frío. En gran parte del camino, la miseria de nuestras acomodaciones excede toda descripción.
Deducimos que la taberna de Espejo fue lo mejor del viaje por la forma en que lo describe en cuanto su decoración, así como que pasaron mucho frío, ya que ellos estaban acostumbrados a chimeneas en sus habitaciones y que aquí no encontraron y nos visitaron en pleno invierno.
Como la suerte también nos acompaña hemos encontrado el reparto de alcabala del pueblo de Espejo de 1.787, año próximo a la estancia de John Adams, libro que creíamos perdido.

En dicho año había en Espexo (según nuestros libros entonces), 4 mesones y seis tiendas (no especifican de qué), pagando cada uno de los mesones la cantidad de 14 reales cuatrimestrales en concepto de alcabala y las tiendas entre 2 y 11 reales.



Investigado un poco la situación de los mesones, podemos afirmar que estaban entre la zona actual de la Iglesia y el puente del río, sin poder identificarlos con casas actuales, a excepción de una que creemos fue mesón-posada. Estamos seguros que no se hallaban en lo que hoy conocemos como carretera de Bilbao y donde hemos conocido las Fondas de las familias Ruiz y Lafuente, quienes nos aseveran que su antigüedad es de finales del siglo XIX, principios del siglo XX, dando la impresión de que dichas casas son posteriores otra más adelante, datada en 1.802 según inscripción en su fachada, y además hemos encontrado un plano del trazado de la nueva carretera entre Bilbao y Pancorbo terminada en 1.774 en el que podemos ver que el pueblo no estaba a lo largo de la carretera como ahora sino entre la Iglesia y el puente del río y por donde hasta ese 1.774 pasaba el camino real que desde ese puente se dirigía hacia Villanañe. El pueblo de Espejo se expandió por la carretera actual al auge del negocio que supuso la nueva carretera de Bilbao a Orduña, cuyo trazado podemos decir que continua en la actualidad como se proyectó en 1763 por Joseph Santos Calderón.

Por otra parte, sabemos que los mesoneros de Espejo en 1.787 eran Domingo de Salcedo; Benito de Garai; Juan Angel de Salazar; y Manuel Orúe, nombres que señalamos por si algún lector puede aportarnos datos que nos hagan saber dónde estuvieron dichos mesones.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje