Página principal

IV. políticas comerciales, por sectores 1 Visión general


Descargar 0.64 Mb.
Página1/10
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño0.64 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Suriname WT/TPR/S/135
Página



IV.POLÍTICAS COMERCIALES, POR SECTORES

1)Visión general


1.Suriname posee una amplia gama de recursos naturales, por lo cual, históricamente, sus sectores primarios han cumplido un papel esencial en el desarrollo económico del país. En especial los productos primarios y las manufacturas simples -especialmente la alúmina- representan el grueso de sus exportaciones. El crecimiento de la economía en conjunto ha sido lento (véase el capítulo I), y la mayor parte de los sectores son poco dinámicos, lo que obedece en gran parte a condiciones macroeconómicas desfavorables, deficiencias de la infraestructura y los reglamentos y, en el pasado, perturbaciones del marco institucional, así como medidas de política comercial restrictivas. También es probable que haya afectado el dinamismo económico, el papel dominante de las empresas de propiedad estatal y la falta de competencia en muchos sectores. En consecuencia, se procura modernizar y liberalizar el marco jurídico e institucional en la mayoría de los sectores. Sería preciso redoblar esos esfuerzos para que los mismos contribuyan en la medida necesaria a la estrategia de desarrollo a largo plazo de Suriname.

2.La minería de la bauxita sigue influyendo muy poderosamente en la economía de Suriname, principalmente por su importancia como fuente de ingresos de exportación e ingresos fiscales. La bauxita extraída en Suriname se refina en su totalidad en el país, para transformarla en alúmina para la exportación. El sector de la bauxita y la alúmina representan una contribución importante al total de los ingresos de exportación y fiscales y constituye la principal fuente de divisas del Banco Central. También ha adquirido importancia la producción de oro y petróleo; la de oro mayormente en el sector informal, en tanto que una empresa de propiedad estatal posee el monopolio legal de la extracción de petróleo y otros hidrocarburos. Las compañías mineras gozan de concesiones fiscales especiales que se agregan a las ofrecidas a los productores en la mayoría de los demás sectores. En 2004 se presentará a la Asamblea Nacional un proyecto de revisión de la legislación minera con objeto de brindar mayor seguridad jurídica, ofrecer un entorno fiscal atractivo y proteger el medio ambiente.

3.El sector agropecuario es de importancia, en especial debido a su contribución al empleo y, en menor medida, a las exportaciones. La producción de arroz y bananos ha estado estrechamente relacionada con el acceso preferencial al mercado de la Unión Europea; la reducción de los márgenes preferenciales para esos productos podría afectar considerablemente a la economía interna. En los últimos años se han adoptado disposiciones graduales, pero significativas, para liberalizar la producción agropecuaria nacional. Se utiliza un sistema basado en aranceles aduaneros para proteger a los productores nacionales, ya que en 1999 se abandonó el régimen de concesión de licencias no automáticas de importación. La participación del sector público en la producción se ha reducido, aunque conserva grandes proporciones.

4.Como sucede en la mayoría de los países, el sector de los servicios es el más importante de la economía tanto desde el punto de vista del empleo como de su contribución al PIB. Prácticamente todas las esferas requieren una renovación considerable de la infraestructura, un aumento de la calidad y precios más competitivos. Se han adoptado varias iniciativas para modernizar y agilizar el sistema regulatorio, pero los progresos han sido desiguales en las distintas actividades. Son pocos los compromisos internacionales asumidos por Suriname en materia de servicios: en el marco del AGCS afectan exclusivamente a los servicios turísticos y relacionados con los viajes, de transporte y de telecomunicaciones.

5.El sistema bancario surinamés está sumamente concentrado, y el Gobierno participa en el capital de seis de los ocho bancos en funcionamiento. El costo del crédito parece ser alto: en 2002, último año del que se dispone de datos, el diferencial entre las tasas activas y pasivas fue de alrededor del 13 por ciento; ese elevado costo impone una pesada carga a la economía en conjunto (véase también el capítulo I). Al parecer la situación financiera de los bancos más grandes es sólida, pero los resultados de los bancos más pequeños, de propiedad plena del Estado, han sido insatisfactorios. En la práctica, la participación extranjera en los sectores bancario y de los seguros es limitada.

6.Los servicios de telecomunicaciones están a cargo de un único proveedor, de propiedad estatal. El duopolio previsto en los compromisos asumidos por Suriname en el marco del AGCS finalizó en 2002 debido a problemas vinculados con las condiciones de interconexión. Se procura modernizar la infraestructura de las telecomunicaciones y adoptar los cambios institucionales y legislativos necesarios para la liberalización gradual del sector. A esos efectos se creó una Dirección de Telecomunicaciones independiente y se está preparando una nueva Ley de Telecomunicaciones, que impondría un límite formal -actualmente inexistente- a la participación extranjera en el suministro de infraestructura básica. Hay planes encaminados a conceder licencias a un pequeño número de operadores en el futuro cercano y a determinar, a la luz de esta experiencia, la posibilidad de aplicar nuevas medidas de liberalización. El suministro de energía eléctrica está sujeto al monopolio de una empresa de propiedad estatal; se están ejecutando planes tendientes a lograr un suministro más eficiente y fiable.

7.Se considera esencial el mejoramiento de la eficiencia y de la infraestructura física del sector de transportes de Suriname, como respaldo del crecimiento del sector privado, y las actividades de cooperación internacional tienen por objeto promover el desarrollo de ese sector. Los objetivos esenciales de políticas, en la esfera del tráfico aéreo internacional, consisten en dar acceso al territorio de Suriname a tarifas razonables, y al mismo tiempo preservar la rentabilidad de las empresas nacionales. La administración aeroportuaria está a cargo del sector público, pero el Gobierno está preparando proyectos de ley para crear una autoridad aeroportuaria autónoma. Los servicios de transporte aéreo están reservados a empresas cuya propiedad sustancial y control efectivo estén a cargo de surinameses, aunque los proveedores extranjeros pueden suministrar esos servicios en virtud de acuerdos internacionales. La administración de los puertos públicos es competencia del Estado, pero con miras a favorecer el crecimiento de las exportaciones, las autoridades procuran hallar medios que aumenten la eficiencia a las operaciones portuarias, especialmente a través de la rehabilitación y el fortalecimiento institucional del Puerto de Paramaribo. El Gobierno está modernizando la legislación relativa al transporte marítimo.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje