Página principal

Isla Negra 5/183 Casa de poesía y literaturas. 2004 – Mayo- 2009


Descargar 382.83 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño382.83 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


Isla Negra 5/183

Casa de poesía y literaturas.

2004 – Mayo- 2009


suscripción gratuita. Lanusei,Italia. Dirección: Gabriel Impaglione.

Publicación inscripta en el Directorio Mundial de Revistas Literarias UNESCO

revistaislanegra@yahoo.es - - http://isla_negra.zoomblog.com
PoesíaHispanocanadiense
Luego de una convocatoria a nivel nacional para organizar la presente Antología, (a la que respondieron 18 poetas), J. Pablo Ortiz-Hernández, además de su contribución poética, se ofreció a preparar la introducción. Meses más tarde me la mandó y quedé muy impresionada por lo original, rigurosa y creativa. La estructura consiste en una introducción al estilo más clásico, a la que le  sigue la sección de los excelentes poemas participantes, para luego deleitarnos con un ensayo literario que testifica la lectura profunda que ha hecho, y sigue un final fuera de lo ordinario: un epílogo y un poema formado por versos tomados de los poemas participantes, creando, de esta manera, un Poema Coral, que representa la unidad simbólica de este grupo de poetas hispanocanadienses.

Entre las actividades del Registro Creativo que tendrán lugar en el 45 Congreso de la Asociación Canadiense de Hispanistas, Carleton University, Ottawa, del 23 al 26 de mayo, 2009, se instalará la Primera Antología Mural y Virtual de la Poesía Hispanocanadiense, lanzándose simultáneamente Isla Negra en la pantalla de la sala.

Este esfuerzo -cálido desde el principio-, la participación de poetas de excelente calidad, un prólogo sorprendente que nos une, es otra vez símbolo de que las fronteras se diluyen y el río de la lengua materna abre cauces donde quiera que estemos, dándonos la libertad de nuestra palabra más íntima, en una “entrañable patria lingüística” como dice J. Pablo, que incorpora todas nuestras modalidades expresivas..

Mi agradecimiento personal, y enhorabuena a todos.



Nela Rio

Poeta argentino canadiense

Presidenta del Registro Creativo

de la Asociación Canadiense de Hispanistas




Dieciocho voces de la poesía hispano-canadiense:

una comunidad que se escribe a sí misma
Desde sus inicios, la poesía ha enaltecido las huellas y los ecos del mundo de formas y modos heterogéneos. A partir del romanticismo hasta el presente, la noción de comunidad, que revelaba una forma de vida social caracterizada por un nexo orgánico e intrínseco entre sus miembros, ha sido ejemplificada por gremios de artistas o generaciones de escritores que comparten un interés común al testificar la vida, honrar la memoria y/o enaltecer la palabra. La polémica al hablar de una poesía hispano-canadiense1 no se encuentra cerrada ya que la comunidad de poetas que escriben en castellano a lo largo de sus diez provincias, tres territorios y, aún más allá de éstos, crece a pasos firmes cada día. A la par del inglés y el francés, que como idiomas oficiales han dado un sinnúmero de muestras literarias en Canadá, las letras hispánicas (considérense también autores angloparlantes y francófonos que escriben en español) han venido a cubrir una superficie de expresión para los artistas que forman, en este territorio, una entrañable patria lingüística. Son algunos de esos creadores los que hoy se reúnen en esta -mínima- antología poética para dar muestra de un hondo legado que se suma y complementa a la historia literaria y la cultura canadienses.

Hugh Hazelton, como algunos otros, ha ubicado las primeras muestras de poesía hispano-canadiense en la comunidad de españoles exiliados -tras la Guerra Civil- y establecidos en Toronto después de 1939. Hazelton señala que la substancial oleada de expatriados hispanohablantes no se daría hasta los años sesenta y setenta en que, principalmente, los regímenes dictatoriales y represivos llevarían a uruguayos, chilenos y argentinos a exiliarse de manera permanente en Canadá. La vorágine de conflictos políticos y económicos en las décadas subsecuentes traería emigrantes tanto de Colombia, Bolivia, Perú, El Salvador, Guatemala, Venezuela y México que pronto formarían una comunidad literaria que se extendería a los grandes centros urbano-universitarios como Toronto, Montreal, Vancouver o, se arraigaría a pequeñas comunidades universitarias como Calgary, Edmonton, Ottawa y/o Winnipeg (3-7). No es sino hasta a finales de la década de los setenta y principio de los ochenta en que Jorge Etcheverry y Hazelton sitúan la gestación de una colectividad de autores, completamente establecidos, que comienzan a publicar de manera periódica en territorio canadiense. Sin el aislamiento que sus predecesores habían experimentado, una actividad editorial fusionada, a manera de proyecto solidario, se abriría paso a sí misma como reflejo de una multitud hispanohablante en que el exilio, la memoria, la conciencia histórica, la existencia y el olvido marcarían los motivos a seguir a lo largo de su trayectoria discursiva. Como ejemplo de lo anterior, Jorge Etcheverry, en su artículo “Una literatura en castellano en un medio anglófono” (2005), atribuye a Naín Nómez, Eric Martínez, Gonzalo Millán y José Leandro Urbina la fundación de Ediciones Cordillera como la primera editorial exilada chilena de Canadá.

Cabe mencionar que durante gran parte de la década de los ochenta se establecen las tertulias y recitales poéticos en lengua española a través del territorio canadiense, pero no es sino hasta a mediados de los noventa con las series de lectura El Dorado (llevadas a cabo cada mes por parte de Luciano Díaz, Arturo Lazo y J. Etcheverry) en que dichos encuentros literarios toman suma importancia. A la par de las dinámicas de tertulia, antologías como la edición trilingüe de Literatura Hispano-Canadiense de Diego Marín (1984); la Antología de literatura hispano-canadiense de José R. Varela (1987); Palabra de poeta de la Mexican Association of Canada (1988); la Antología de la poesía femenina latinoamericana en Canadá de Daniel Inostroza (1992); así como Boreal: Antología de la poesía latinoamericana en Canadá editada por Luciano P. Diaz y Jorge Ercheverry (Hazelton, 12-14) -por mencionar algunas-; forman parte del corpus literario ponderado por la práctica editorial en Canadá. No se puede hacer a un lado la capital contribución que la obra de Hugh Hazelton: Latinocanadá: A Critical Study of Ten Latin American Writers of Canada (2007) representa para los estudios especializados en dicha materia. Así también, con encuentros de poetas hispano-canadienses, como es el caso del Festival de la Palabra y de la Imagen -llevado a cabo en Toronto organizado por Margarita Feliciano- hasta el congreso anual de la Asociación Canadiense de Hispanistas, se han empalmado a las letras hispánicas un número considerable de poetas de trayectoria así como noveles. No podemos pasar por alto, por igual, la difusión que de la poesía hispana escrita en Canadá realiza la artista y poeta Nela Rio como presidenta del Registro Creativo de la Asociación Canadiense de Hispanistas.

La materia lírica producida en este extremo del Continente Americano ha experimentado, desde la vanguardia hasta la postmodernidad, con matices y texturas temáticas que siguen innovando y, a la vez, continúan guardando una conciencia de las letras antecesoras. Si bien, en un principio, el exilio y la memoria inundaron las letras hispanas en Canadá, hoy en día, los temas son diversos y van desde el sujeto y la gran urbe; la noción de una conciencia quebrantada; la búsqueda existencial y el nuevo espacio; la naturaleza, el mito y el deseo; la América alterna; como también, los nuevos mapas identitarios que son trazados en estas laderas del Norte; por indicar sólo algunos. De las letras femeninas -que las hay en gran proporción- Etcheverry, en “Notas sobre la escritura femenina latinoamericana en Canadá” (1998), ha señalado la importancia de la expresión lírica engendrada por mujeres sin connotaciones, necesariamente, feministas. Aunque Etcheverry sí reconoce en algunas figuras -como las de Marilú Mallet y Carmen Rodríguez- un “radicalismo” que mantiene, como plataforma, “su compromiso político-social” con el género símil y con los grupos marginados de Latinoamérica. Por tanto, a la cabeza de toda esta empresa poética se encuentran algunas casas editoriales que han sobresalido y dado a conocer los trabajos de dichos autores y autoras, y como ejemplo de ello se distinguen: Ediciones la Cita Trunca, Ediciones de la Enana Blanca y/o Ediciones del Unicornio Verde (Hazelton, 14-17).

Así, en esta antología damos muestra de dieciocho voces dentro de la enorme plataforma que constituye la poesía hispano-canadiense y, como apuntase Víctor de Lama: “cada antología crea un nuevo canon y ese canon es el resultado de un concepto sobre la historia literaria” (9-10). Dicho así, esperamos que este repertorio poético, entonces, se sume a la tradición inaugurada por aquéllos que, exiliados, iniciarían una nueva travesía replanteando el modus operandi de una comunidad que se escribiría a sí misma a partir de la búsqueda, la esperanza y el desplazamiento geográfico como un proceso estético-emocional. Con ello, se instaura una dinámica de relación y acción recíproca a través de la experiencia lírica de todos los que hoy -dentro de un firmamento simultáneo- enaltecen la dicha de la escritura. La presente antología constituye un punto de partida -a medio camino- de un itinerario que tiene como objeto la aproximación al fenómeno de la voz y la palabra trasmutados en poema. Los poetas que aquí aparecen, desde New Brunswick, Québec, Ontario, Manitoba, Saskatchewan y Alberta, nos confieren un fragmento de su íntima travesía por los mundos y picaportes en que han transitado.

J. Pablo Ortiz-Hernández

University of Calgary

Marzo, 2009


Referencias


Etcheverry, Jorge.“El ojo escindido: autores latinos en Canadá”. Crítica Cl. (Dic.18,2007). http://www.critica.cl/html/etcheverry_03.html
__ “Una literatura en castellano en un medio anglófono”. Lakúma-Pusáki.(Otoño, 2005). http://www.poesias.cl/latinocanadiense01.htm
__ “Notas sobre la escritura femenina latinoamericana en Canadá”. Poética de escritoras hispanoamericanas al alba del próximo milenio. Ed. Lady Rojas-Trempe y Catharina Vallejo. Miami: Ediciones Universales, 1998.
Hazelton, Hugh. Latinocanadá: A Critical Study of Ten Latin American Writers of Canada. McGill-Queen's Press, 2007.
Lama, Víctor de. Poesía de la generación del 27: Antología crítica comentada. Madrid: Edaf, 1997.
Marín, Diego. Literatura Hispano-Canadiense: Cuentos / Poesía / Teatro. Toronto: Alianza Cultural Hispano-Canadiense, 1984.
Antología poética - Antología poética - Antología poética
Jorge Cancino

Chile
Poeta, escritor, cineasta. Residió en Argentina entre los años 1973 y 1977, fecha en que se establece en Montreal, Canadá. Ha publicado: Juglario, (1985), Exilium Tremens (1991), cuentos. Narcosis, (1996) Guión cinematográfico. Coproducción Canadá-Argentina. El Duro Disco de la Memoria, Montreal Tango, Tango Piazzolla, cine.video.- 2003. Miramar Miramor Miramar (2008).
Ahora
En el mediodía de la vida

un recuerdo anaranjado llega tranquilo

y transparente a posarse en mi memoria insegura.

Te veo inmóvil

con labios intact y perfumados

parada en la esquina de los amores escondidos

de la infancia que vivimos con olor a niebla

entre barcos y pescadores

con arrullo de olas y oscuridad marítima.

El Tiempo reanuda su marcha

y las puertas de la memoria

se cierran lentamente.

Sólo queda tu perfume de Yerba Buena

y tierra morena


Volar tomados de la mano

entre el éxtasis y la felicidad

con la primera novia

pertenece al pasado.

Transcurridos raudos los años

en blanco y negro y color

nunca volveremos a tener primera novia.

Las que han venido después

son sólo las mujeres de nuestra vida.

Todas ellas tuvieron su primer novio

y con el volaron hacia el éxtasis y la felicidad


La noche vino a dormir contigo

en tu cama inmaculada

mientras la luna gigante alumbraba mi soledad

y el mar plateado dormitaba perezoso

dejándose mecer por el viento otoñal

de un abril lejano en el tranquilo sur

de mi edad joven.


Navego por las aguas rabiosas

de mi existencia festivalera y terrestre

sin medida ni tiempo uniforme

buscando besos nuevos y ajenos

en otoños y veranos

en primaveras y en inviernos largamente esperados

en los antiguos hoteles de mi vida

decorados con papeles pintados en Europa.




Renzo Franco Carnevale

Venezuela

Egresado de la escuela de Comunicación Social, facultad de Letras, de la Universidad Católica Andrés Bello, de Caracas. Ha publicado en periódicos y revistas locales como Correo Canadiense y Mapalé en español y Corriere Canadese, en italiano. Trabaja regularmente en corresponsalías para periódicos y revistas extranjeras. Recibió una Mención Honrosa Especial en el Concurso de Cuentos Nuestra palabra (2006) por su cuento “La casa acribillada de enfrente”. Publica cuentos y poesía regularmente en revistas literarias tales como: Almiar, Mapalé, Poesía + Letras, Isla Negra, entre otras. Reside en Toronto.


Poemas del libro inédito: Lanzapájaros

Revolverse
Atrapas gaviotas con tu espejo de mano

caben todas en tu palma

es solo un argumento basto como el aire:

viento plural

cierto e incierto

País de adentro – demonios claros –

claros demonios lanzados al espacio

del hueso del cielo a tu piel

se deshacen las gaviotas

memoria retornante

retirada de todos los pájaros sigilosos,

Caligrafía de ríos en el viento

el terrible desespero de beberte

la lumbre doble en el recuerdo

la lluvia cambiante

el mismo polvo a ser brazos, cuerpo,

tus formas giran y danzan

y vuelven a ser pare ti

las rocas van colocándose en sus sitios

buscan la huella que dejaron cuando eran pesadas

en tus dos manos las hojas giran

los aros de Saturno en tus manos son de hojas secas

las nuevas viejas vuelven a las viejas plazas de la ciudad

las olas mansas regresan a su afán retornante

yo estoy con tu canto en el espejo

los mismos escarabajos barren el reloj, la brizna vacía

plantado en la playa del lago

como una banca solitaria

Interrogo las vocales anglicanas mientras revivo

tan sublime y preciso en la nada

me baño con la herida del sol

me forjo una espada con las piedras que el agua odia

y de la sangre tiño el viento, las arenas, el presente

me vierto por la madriguera de los ratones

y el espejo queda en la playa:

apunte de gaviotas

 

Septiembre

El pez lento por el odio encendido

lento pez volador, hijo de la profecía

de fuego intermitente,

caen los gritos

gritos terribles de arriba, de abajo, gritos del fondo

los ojos se abren en la mano

pero permanecen por siempre cerrados en la muerte

mañana confusa que abarca el mundo

indeciso hacia arriba el humo

polvo sin orientación que viaja hacia el norte,

miro –siempre lejos pero cerca- reventarse en la cúpula

de los templos

las estatuas

millones de escombros en el precipicio

con la mirada del lente me bañan

llueven cuerpos, fragmentos

el polvo de la ciudad me persigue/ sostiene su falda de cenizas.

cuentas, sangre

la muerte confundida esta entre la vida y la muerte

velas suspendidas en el aire, son dos frailes

a quienes el rostro se les deshoja

naufragan con todo el peso del vacío, los muros de vidrio fundido

se inclinan a cerrar el paso

al abrirse el instante bajan por sus propias escaleras

de sangraza y gente.

puede tocarse el mundo reincidente

      una isla de fuego

postes de cobras firmes

                                   silban páginas quemadas

desplomadas farolas lloradas por otro faro.

bajan ahora ruidosas,

se hacen en el acto

un vestido de plumas grises

y caminan por las calles

cada vez más en la partida

 
   

  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje