Página principal

Isaac asimov


Descargar 450.37 Kb.
Página2/30
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño450.37 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30

Capítulo primero:
HERENCIA Y CROMOSOMAS

ANTES DE LA CIENCIA


Toda mujer sabe cuándo es madre. Ella sabe que el hijo es suyo porque ha salido de su propio cuerpo.

El concepto de la paternidad es ya más difícil de determinar. El hombre primitivo tardó algún tiempo en darse cuenta de que él desempeñaba un papel importante en la creación de un niño. Pero acabó por advertirlo, y cuando surgieron las primeras civilizaciones la idea de la paternidad estaba establecida.

Una vez se asumió el concepto de la paternidad, la familia adquirió un nuevo significado. Un niño ya no era algo que le llegaba inexplicablemente a una mujer, causando inconvenientes al hombre que en aquel momento fuera con ella; también formaba parte del hombre, era el fruto vivo y rejuvenecido de su cuerpo.

De estorbo, el nifio se convirtió en símbolo de inmortalidad: una criatura que, cuando el padre muriera, seguiría viva y podría representar a la familia. El niño formaba parte de un grupo que se proyectaba hacia el futuro, cuyos actos honraban o deshonraban a todo el grupo, vivos, muertos y por nacer. (La Biblia contiene múltiples referencias a la tragedia de la esterilidad que significaba la muerte de una familia.)

Al mismo tiempo que se captaba la idea de la paternidad, surgía, inevitablemente, el concepto de la herencia de cualidades y características. En primer lugar, muchos hijos se parecían visiblemente al padre. Ésta fue, en un principio, la señal inequívoca de que el marido de la madre era el padre de la criatura.

De este reconocimiento a pensar que el hijo debe heredar también las cualidades intangibles del padre: valor, temperamento y ciertas habilidades, no media más que un paso. Si un hombre se ha mostrado apto para mandar, es de suponer que el hijo poseerá también aquellas cualidades que valieron el mando a su padre. Por lo tanto, era lógico que la dignidad real pasara de padre a hijo.

Esta noción de la existencia de una unidad orgánica que entrelazaba firmemente a las generaciones mediante la transmisión de unas características, dio origen a fenómenos tales como el culto a los antepasados, enemistades y venganzas, aristocracias, sistemas de castas y hasta racismo.

Esta noción de la familia aún subsiste entre nosotros. Muchas de las ideas estrictamente tribales del hombre primitivo se han desterrado, pero todos sabemos exactamente qué queremos decir cuando afirmamos que fulano es «de buena familia».

Todavía nos sentimos inclinados a hacer recaer en los hijos los pecados de los padres al suponer que los hijos de padres que «no han hecho carrera» tampoco van a hacerla.

La noción de la herencia de unas características, de la transmisión de ciertas cualidades de padres a hijos es, pues, una de las más antiguas, extendidas y arraigadas mantenidas por la especie humana. Es también una de las más importantes, si se tiene en cuenta la manera en que ha afectado la estructura “de la sociedad.

Todo aquello que pueda explicar razonadamente la manera en que se produce esta transmisión de características, convirtiéndola de tradición intuitiva en conocimiento científico, ha de ser forzosamente del mayor interés e importancia.

GENÉTICA


Hasta la década de los 60 del siglo pasado no se hicieron verdaderos experimentos con el mecanismo de la herencia. Fue entonces cuando empezaron a hacerse observaciones exactas que fueron minuciosamente anotadas y estudiadas. El hombre que las realizó era un monje agustino llamado Gregor Mendel, que cultivaba su afición a la botánica en un convento de Austria. Aquel monje cultivaba distintas variedades de guisantes que luego mezclaba cuidadosamente y anotaba la forma en que se desarrollaban las diferentes características de color, forma de las semillas y longitud de los tallos. De aquellos experimentos se sacaron unas conclusiones simples que ahora se llaman «leyes mendelianas de la herencia». Luego resultó que aquellas leyes podían aplicarse no sólo a los guisantes, sino a todas las criaturas: moscas de la fruta, ratones y personas.

Cuando se aplicaron al género humano, se dedujo que ambos progenitores, varón y hembra, contribuían a la herencia en partes iguales. Cada uno contribuía con un factor (en las circunstancias más simples) para cada característica física. Los dos factores que determinaban una característica podían no ser iguales. Por ejemplo, un progenitor podía transmitir un factor de color de ojos productor de ojos azules y el otro, un factor de ojos castaños.

En la combinación, un factor puede predominar sobre el otro. Por ejemplo, una persona que hubiera heredado un factor de ojos castaños y otro de ojos azules tendría ojos castaños. Sin embargo, el factor de ojos azules subsistiría y, en combinación con otro factor igual, podría producir un niño con ojos azules en la generación siguiente.

A principios del siglo xx se dio a estos factores el nombre de genes, palabra griega que significa «dar nacimiento a», y a la ciencia que trata de la manera en que se heredan los genes se la llamó genética.

Mendel podía considerarse afortunado por trabajar con guisantes, organismos simples cuyo cultivo podía controlar. Cada una de las diversas características que estudiaba estaba determinada por una única pareja de genes, por lo que el monje podía obtener resultados útiles. Las características de los organismos más complejos suelen ser producto de numerosos genes combinados. Además, estos genes pueden producir características que estén afectadas por las condiciones ambientales. Entonces, resulta difícil extraer los hilos de la herencia.

Los seres humanos, en particular, presentan problemas. Algunas características, como el tipo sanguíneo, pueden seguirse bastante bien. Otras muchas, incluso algunas en apariencia tan simples como el color de la piel, tienen esquemas hereditarios complicados que aún no han podido aclararse. Desde luego, la «sabiduría popular» da explicaciones que parecen plausibles, sobre las que se fundan teorías raciales que muchas personas están dispuestas a defender con la vida. Pero para el científico las cosas no son tan simples ni tan sangrientas.

Para descubrir el intrincado mecanismo de la herencia no basta actuar con el organismo íntegro, estudiando únicamente las características que se aprecian a simple vista sin otras consideraciones. Sería como tratar de averiguar las reglas del rugby cotejando los resultados de una serie de partidos. Por el número de veces que esos resultados son múltiplos de seis y de siete, deducimos que debe de haber alguna jugada que vale seis puntos y otra, siete. Si pudiéramos escuchar el vocerío de las gradas, sabríamos que el partido dura una hora como mínimo, dividida en dos tiempos iguales. Pero para recoger más datos tendríamos que ver todo un partido.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje