Página principal

Inversiones seguras para mas trabajo


Descargar 28.3 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño28.3 Kb.




III.

INVERSIONES SEGURAS

PARA MAS TRABAJO

Daniel inaugura Cone Denim

Palabras de Daniel en

Inauguración de la

Empresa Textil CONE DENIM

en Ciudad Sandino

22 de Abril de 2008

En este calor tropical, de este mes de abril, nos sentimos realmente contentos de estar participando en este evento, que tiene una gran trascendencia.



Recuerdo cuando el Expresidente de Nicaragua, el Ingeniero Enrique Bolaños, colocó la primera piedra, en homenaje a Jorge, nuestro querido hermano que descansa en la Paz del Señor, y hablábamos del proyecto y nos explicaba don Enrique en ese momento, lo que significaba este proyecto.
Luego, cuando iniciaba el movimiento de tierra, ya en el mes de noviembre del año 2006, estamos hablando de un mes caliente electoralmente, era el mes de las Elecciones Nacionales y nos visitaron Directivos Representantes de Cone Denim. Se encontraron con don Enrique, me visitaron en las oficinas que tenemos entre Altagracia y El Carmen, y como existía la posibilidad de que el Frente Sandinista ganara las elecciones, había algunos temores, porque se aseguraba que si el Frente ganaba, íbamos a confiscar todas las empresas extranjeras y nacionales. Era parte de la Campaña.
Pero claro, ellos tenían algunas inquietudes, en ese momento vino por acá el amigo y conversamos, ya en horas de la noche, como a las 10, 11 de la noche. Estuvimos conversando con Mack y John, dándoles toda la seguridad, explicándoles que estábamos viviendo una nueva etapa en nuestro país, y que nuestro gran objetivo era combatir la pobreza; que estábamos a favor de inversiones de largo plazo.
Claro, no podíamos decirles no a las inversiones que son muy frágiles y que en cualquier momento tocan retirada ¡fíjense bien! En estos momentos, está tocando retirada una empresa taiwanesa, la Empresa Ning Sing, por razones puramente económicas, y todo indica que se van a trasladar a China o Vietnam, porque allá encuentran condiciones más favorables para instalarse. Esas son las inversiones frágiles, son como las golondrinas que pasan, aves de paso.
Les explicaba que nos interesaban inversiones de largo plazo, y que conociendo el alcance de esta inversión, porque habíamos hablado extensamente sobre el tema que ya nos había explicado el Presidente Enrique Bolaños, les podíamos asegurar que, ante una eventual victoria del Frente Sandinista, ellos podrían continuar con su proyecto, con todas las garantías que se habían establecido.
Cuando se fueron... ¿hasta dónde se fueron seguros? ¿Hasta dónde iban totalmente satis-fechos? Creo que fueron receptivos a nuestro planteamiento, pero no puedo asegurar que nos estuvieran dando todo el crédito, porque la campaña era tan grande, tan poderosa, que infundía temores en muchos buenos nicaragüenses, y también en muchos hermanos de otros países, de otras naciones, interesados en invertir en Nicaragua y ¡era explicable!
Vienen los resultados electorales y resulta que ganamos las elecciones, e inmediatamente, nos pidieron reunión nuevamente, los amigos de Cone Denim, lo cual era mucho más que explicable, ya no era una posibilidad, sino que era un hecho que íbamos al Gobierno. Era comprensible que ellos nos buscaran, para ratificar aquella conversación que habíamos sostenido en altas horas de la noche cuando aún no se realizaban las elecciones.
Luego, tuvimos la oportunidad de venir con ellos, acompañarlos aquí, a este sitio cuando lo que había era un movimiento de tierra impresionante; estaban moviendo miles de toneladas de tierras, era una gigantesca piscina de profundidad impresionante. Los periodistas que nos acom-pañaron en esa ocasión deben recordar que estuvimos en el borde de ese inmenso movimiento de tierra, donde todavía no se instalaban las bases de esta construcción, de esta planta. Aquí estaban trabajando a pleno sol, y nosotros venimos en horas de la tarde, el sol no estaba tan duro como al mediodía, ya iba cayendo un poco la tarde.
En otra visita, entramos en estas instalaciones, ya estaba la primera fase, estaba techado, habían algunos equipos. Es decir, se venía avanzando de una manera realmente impresionante en la ejecución de la obra; aquí se encontraban los técnicos, los ingenieros, trabajadores y trabajadoras nicaragüenses, administradores, directores de la obra, norteamericanos, mexicanos y nicaragüenses, todos trabajando en este proyecto.
En un tiempo verdaderamente récord, se logró llegar a este momento de la inauguración. Yo pensaba que esto se iba a inaugurar hasta el mes de octubre, porque cuando venimos la primera vez y estaba el movimiento de tierra, dije: ¡esto estará en octubre, posiblemente! Pero, ellos mismos comentaban la disposición de trabajo y la calificación del trabajador nicaragüense. Relataban cómo habían hecho un estudio en todos los municipios aledaños a Managua, Tipitapa, Mateare y, entre otros, Ciudad Sandino, donde encontraron un potencial de mano de obra calificada y decidieron instalarse aquí, en Ciudad Sandino; y cómo estos trabajadores, estos obreros, laboraban con una gran capacidad, una gran eficiencia, con un alto rendimiento, y también, se les reconocía un salario justo.
Hoy, esta inversión norteamericana, dice mucho acerca de las condiciones en nuestro país, para darles seguridad al inversionista nacional y al de otros pueblos hermanos. El pueblo norte-americano es un pueblo hermano del pueblo nicaragüense. Nos sentimos contentos y satis-fechos de esta inversión que, desde sus inicios le viene dando trabajo a los nicaragüenses y que, no diría largo plazo, sino en el mediano plazo, se podrían estar creando las condiciones en nuestro país, para producir algodón nuevamente.
Esto lo he hablado con ellos, producir nuevamente algodón, y aquí tendríamos la materia prima disponible, estaríamos agregando valor, generando más empleos, más trabajo, de manera directa e indirecta. Porque todo lo que ha significado esta empresa... esa calle, ¡quedó muy bonita! Ellos estaban preocupados por la calle, porque el compromiso lo había asumido el Gobierno del Ingeniero Bolaños y, estaban preocupados por ver si nosotros les íbamos a cumplir.
Era parte del compromiso y se necesitaba una buena calle, que pudiera resistir el peso de los equipos de transporte, equipos de carga, tanto para la labor constructiva, como para las operaciones que después tiene que desarrollar la empresa. Esta es una empresa que a la vez, trae otras inversiones que se van a ir multiplicando, alrededor de la misma.
Nosotros hablábamos en ese primer encuentro por la noche, que estamos por una inversión que tome en cuenta la generación de empleo, salario justo para los trabajadores, la protección del Medio Ambiente, el acompañamiento social a la comunidad donde se instala la inversión. Estos son cuatro fundamentos, que los hemos ratificado también en la mesa que tenemos con los empresarios nicaragüenses, para animarlos a invertir.
En Nicaragua necesitamos inversiones grandes como éstas, y también tenemos que fortalecer las inversiones pequeñas; respetar y fortalecer inversiones grandes como ésta, empresas privadas grandes, medianas, pero también, respetar, estimular y apoyar la pequeña empresa.
La pequeña empresa desde la de ese productor de frijoles que ¡es un empresario! que todavía no está debidamente articulado a una política tecnológica y financiera, sino que se han hecho esfuerzos indiscutiblemente, pero un poco nadando contra corriente, porque lo que se nos decía hace unos años, de parte de los Organismos, es que no había que producir alimentos aquí, que era más barato importarlos de los países desarrollados, donde tienen subsidios para los productores.
Pero ahora resulta que el Presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, un norteamericano, de Nueva York como el Embajador; don Enrique recuerda cuando el señor Zoellick estuvo por aquí; había sido Secretario de Comercio en los Estados Unidos, después estuvo en un cargo del Departamento de Estado, y vino por Nicaragua días antes de las elecciones; luego salió del Gobierno norteamericano y pasó a ocupar la Presidencia del Banco Mundial.
En estos días, una noticia que se ha colocado como la primera en el planeta... ¡el incremento del valor de los alimentos! y cómo esto ya afectó las Metas del Milenio en la lucha contra la pobreza. Y decían ahí, tanto el francés, el Presidente del Fondo Monetario, como Zoellick, Presidente del Banco Mundial, que con el incremento en el costo de los alimentos, que en ese momento, a finales del 2006, andaba por el 48%, prácticamente en el 2007 se da esa espiral en el valor de los alimentos a nivel mundial, los más afectados son los países en vías de desarrollo.
Los más afectados son los países más empobrecidos, los que estamos entre los más empobrecidos del Planeta. Y alertan, y dicen que sólo ese hecho ha afectado, de manera terrible, las metas de la lucha contra la pobreza y la extrema pobreza; y ha provocado un rezago de 7 años. Es decir, esta situación nos hace retroceder 7 años en lo que veníamos avanzando en estas luchas.
Por eso es que, a la par de estos proyectos que son necesarios, fundamentales, y que vienen a contribuir a generar empleos de manera directa e indirecta, nosotros estamos reuniéndonos para discutir, debatir, sobre el tema alimentario. Y también, estamos tomando algunas acciones sobre cómo enfrentar esta situación, teniendo nosotros un potencial muy grande, porque ahora sí, los frijoles, el arroz, valen; ahora sí, el sorgo y el maíz valen.
Realmente, son condiciones que debemos aprovechar, tomando iniciativas que nos permitan multiplicar la producción en el campo, integrando toda la cadena productiva, llevándole finan-ciamiento y tecnología al productor, mejorando los caminos, asegurándole el mercado interno e internacional.

Todo esfuerzo que se hace en esa dirección, nosotros le damos la bienvenida. Algunas instituciones financieras están trabajando en esa dirección, ya lo venían haciendo, pero ahora hay más condiciones. Es buscar cómo aproximarnos también, a llevar un financiamiento, un crédito con intereses justos al campesino, al productor mediano, pequeño.


Luego, cómo pagarle un precio justo por su producto y hacerlo llegar a un precio justo a las familias nicaragüenses; cómo lograr trasegarlo en los países que nos podamos asociar, porque estamos planteando una asociación entre los pueblos del ALBA, los pueblos centroamericanos y caribeños, para asociarnos en la producción de alimentos y que el producto que se coloque en el mercado de los asociados, sea a precio justo y, si hay excedente, que se coloque en el mercado internacional a precio de libre mercado.
Porque los países desarrollados podrán pagar esos altos precios, pero en los países en vías de desarrollo, los pobres no pueden hacerlo; por eso es que se tiene que buscar el mercado justo y que eso le dé estabilidad a la población.
En este momento estamos en este acto extraordinario, impresionante, que muestra la voluntad y la seguridad de una inversión norteamericana de la empresa Cone Denim. También en estos momentos tenemos a centenares de nicaragüenses en el puente de Ocotal, protestando porque los andan persiguiendo para encarcelarlos, porque no pueden pagar las deudas que adquirieron con algunas operadoras de crédito, que cobran intereses de usura.
Es como que en los Estados Unidos empezaran a perseguir y a tratar de meter a la cárcel a las familias que no pueden pagar las viviendas, con el problema que hay entorno a esto. Allá no han hecho eso, han buscado formas de enfrentar la situación; aquí, los han amenazado con cárcel, pero eso ya está resuelto.
Lo que hay que hacer es ver cómo negociar con esas operadoras de crédito para que la gente pueda regresar a su trabajo y que, en un futuro, puedan recibir créditos con intereses justos. La palabra justicia es fundamental para que tengamos estabilidad, gobernabilidad y paz social.
En esta tarde, quiero saludar y felicitar al Presidente Enrique Bolaños, por haber tenido la capacidad de traer esta inversión a Nicaragua; saludar y felicitar a Joseph L. Gorga, Presidente y Director Ejecutivo de International Textile Group; David L. Watts, Director Gerente; a Charles Matthew Haynes, Vicepresidente de Opera-ciones para América, Cone Denim; a Tom McKenna, Presidente de Cone Denim; Dan Tessoni, del Consejo Directivo de Cone Denim.
Igualmente, al Vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, quien está a cargo, en nuestro Gobierno, de atender personalmente todos estos programas y proyectos, para traer y asegurar inversiones en nuestro país; a nuestro querido hermano, Álvaro Baltodano, que es mi Representante para atender toda el área de Zonas Francas, él tiene mucha tenacidad para trabajar y asegurar que las inversiones puedan caminar.
Y tiene en estos momentos un reto enorme, porque mientras estamos en esta alegre inauguración, tenemos el funeral de la empresa que les mencionaba, Ning Sing, donde hay miles de trabajadores y, está buscando cómo otra empresa... Hay dos empresas, entre ellas, una norteamericana, interesada en hacerse cargo de Ning Sing, ¡que sería lo ideal! y que ésta no se lleve la maquinaria, sino que la vendan y pueda seguir operando esta empresa. Esa es la diferencia entre una inversión de largo plazo, como ésta, y esas inversiones que son frágiles.

Quiero saludar a los trabajadores, a todos los sectores que intervinieron en este esfuerzo, sectores económicos, financieros, abogados, porque esto demanda siempre de muchos abogados y hay que reconocerles su trabajo; ustedes mencionaban al doctor Horacio Argüello, entre otros que han trabajado aquí.


Y decirle a nuestro pueblo que estas acciones, estas empresas que se están instalando en Nicaragua, como Ning Sing, no les vamos a cerrar las puertas. No se trata de que ahora le vamos a decir no, a todas las Zonas Francas que operan con ese tipo de empresas, pero sí tenemos que reconocer que son otro tipo, otro modelo de empresas, otros proyectos como este de Cone Denim, los que vienen a darle al país más estabilidad, más seguridad, más gobernabilidad.
Esto aporta a la estabilidad, a la gobernabilidad de nuestro país, porque es una acción que la estamos acompañando de Programas Sociales, de Programas de Infraestructura, Calles para el Pueblo, Salud para el Pueblo, Educación para el Pueblo, Usura Cero, Programa Hambre Cero.
Es decir, combinando todos estos factores, potenciando al máximo las capacidades productivas que tenemos los nicaragüenses en todo nuestro país; promoviendo la cultura, el deporte en nuestra juventud, entonces, le estaremos dando más seguridad, más Paz y creando las condiciones para lograr erradicar la pobreza de Nicaragua.
Felicidades amigos, hermanos norteamericanos de Cone Denim, ¡bienvenidos siempre a Nicaragua!






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje