Página principal

Informe sobre la criminalizacion al Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores (sat) y sobre el caso del dirigente Andrés Bódalo


Descargar 23.4 Kb.
Fecha de conversión09.07.2016
Tamaño23.4 Kb.
Informe sobre la criminalizacion al Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores (SAT) y sobre el caso del dirigente Andrés Bódalo
Presentado ante Maina Kiai, Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la libertad de reunión pacífica y asociación,

con ocasión de la presentación de su informe en la 32 ava sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.


Señor Relator,
damos la bienvenida al informe que ha presentado en la 32ava sesión del Consejo de Derechos Humanos. Vemos con preocupación la creciente criminalización a las mujeres y hombres defensores de los derechos económicos, sociales y culturales que sufren las organizaciones y movimientos sociales tanto en el norte como en el Sur Global. Los fundamentalismos de mercado, haciendo referencia a su informe, están minando los derechos del acceso a los recursos naturales para los sujetos de derecho, derivándose en consecuencia la criminalización hacia la protesta y la oposición que se genera de estos hechos.
Las recientes medidas de ajustamiento estructural implementadas a través de recortes y deregulacion de los mercados en España y en toda Europa, han llevado a las organizaciones a clamar sus derechos frente a los gobiernos para pedir que cumplan sus obligaciones. Los miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores-SAT, se han visto discriminados y vulnerados en su derecho de asociación libre y pacifica, al ser sistemáticamente criminalizados y sufrir represalias en los últimos años.
El SAT se ha caracterizado desde su constitución por su acción pacífica y no violenta en todas sus acciones de protesta y reivindicativas y está siendo criminalizado con la represión, la cárcel y la sanción económica de una manera desmedida y claramente encaminada a callar la voz de los trabajadores y trabajadoras de Andalucía. Nos gustaría hacer referencia explicita al encarcelamiento del dirigente Andrés Bódalo quien cumple desde el 30 de marzo de 2016 una condena de prisión por el delito de atentado contra el Concejal del Ayuntamiento de Jódar en el marco de una protesta pacifica realizada en 2012 a favor de la realización de los derechos laborales para jornaleros y trabajadores rurales en el Estado Español. Estimamos pertinente mencionar que el uso indebido de la legislación nacional para la criminalización de los defensores y defensoras de derechos humanos, es contrario a lo establecido en el derecho internacional y que el debido proceso que protege las garantías mínimas de toda persona para asegurar un resultado apegado a la justicia, esta establecido en el Art. 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en los artículos 10 y 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.
Por ello consideramos urgente la inmediata concesión del indulto a favor del Señor Andrés Bódalo y que se respeten las libertades de expresión, de asociación de reunión y el derecho a la manifestación del señor Bódalo y del Sindicato Andaluz de Trabajadores en su conjunto que estuvieron demandando 16 personas en huelga de hambre durante 27 días en Madrid, sin que el gobierno les prestara atención.
Andrés Bódalo Pastrana se encuentra actualmente en la Prisión de Jaén – 2 (España) condenado por la Audiencia Provincial a tres años y medio de prisión y 1.800 € de multa por unos sucesos acaecidos en el año 2012 en el pueblo de Jódar (Jaén) y en los que se han acumulado denuncias de carácter político, un proceso judicial lleno de irregularidades y un gravísimo error burocrático en el funcionamiento de la maquinaria jurídica que rodea al Tribunal Supremo de España y que eran subsanables para salvaguardar la tutela judicial efectiva. Andrés Bódalo ha sido criminalizado por gran parte de la opinión pública y los políticos profesionales españoles, sufriendo un proceso judicial repleto de incoherencias y falto de pruebas incriminatorias.
El SAT y su lucha histórica por los derechos de las personas trabajadoras rurales, jornaleras y migrantes en el campo andaluz
El SAT nace en el 2007, fruto de la unión de varios sindicatos andaluces, entre ellos el histórico Sindicato de Obreros del Campo (SOC) que ha promovido la defensa de los trabajadores del medio rural y, en particular, los intereses de los jornaleros sin tierra de Andalucía, siendo el primer sindicato legalizado en Andalucía tras la dictadura franquista.
El SAT destaca por las constantes manifestaciones y reivindicaciones, así por los métodos utilizados en estas, como por ejemplo ocupaciones de propiedades, que reivindican la protesta de las clases trabajadoras hacia la concentración de la tierra en Andalucía en las manos de pocos terratenientes, la especulación sobre los recursos y las medidas represivas de los sucesivos gobiernos con el pueblo andaluz. Entre sus acciones cuenta con la ocupación de la Finca Somonte, en el 2012, de alrededor de 400 hectáreas, propiedad de la Junta de Andalucía y que se pretendía poner a subasta pública. Actualmente la finca está completamente cultivada por los miembros del Sindicato. En 2012 se ocupó también la Finca Las Turquillas, dependiente del Ministerio de Defensa de España, con 1200 hectáreas, la inmensa mayoría en baldío. También ha realizado acciones de recuperación de alimentos y de material escolar. Ha organizado numerosas marchas y movilizaciones. Las cifras de la represión ejercida sobre el SAT en las ocho marchas organizada en el 2012 en cada una de las provincias andaluzas sumaron 74 detenidos, 140 encausados y 600.000 euros en multas.

El Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras (SAT) se encuentra inmerso en una feroz campaña represiva patrocinada desde determinadas instancias del Estado Español. En la actualidad 654 de sus miembros se encuentran imputados, han sido víctimas de detenciones o han sido sancionados; hay una solicitud de penas de prisión entre todos los procedimientos abierto de 138 años y dos meses de prisión y las cuantías demandadas como multas ascienden a 937.398'72€.




Andrés Bódalo
Andrés Bódalo, dirigente del SAT, ha trabajado incansablemente en el ámbito rural, siendo jornalero la mayor parte de su vida y destacándose por ser un veterano en las luchas sindicales agrarias en demanda de trabajo y mejores condiciones laborales, tanto en su pueblo, Jódar, como en el resto de Andalucía. De 42 años de edad, padre de tres hijos y con un nieto a su cargo, Bódalo era actualmente concejal del ayuntamiento de Jaén por la candidatura Jaén en Común, cargo que sólo pudo ostentar durante unos meses hasta su entrada en prisión. Desde hace más de 30 años es militante del SOC-SAT. De igual manera, destaca por su labor en el ámbito de lucha por la dignificación de Andalucía y de los Derechos Humanos
Jódar, el campo andaluz y la precariedad en el empleo
Jódar es un municipio de la provincia de Jaén enclavado en la comarca de la Sierra Mágina que cuenta con cerca de 12.000 habitantes. Dentro de la población en edad de trabajar, una gran mayoría de trabajadores y trabajadoras son jornaleros agrarios1 y realizan otros trabajos estacionales: faenas agrícolas dentro y fuera de la población que les llevan a la emigración temporal (campañas hortofrutícolas, vendimia en Francia, etc), trabajos en el sector de la Hostelería en zonas costeras de Andalucía y Cataluña durante la temporada estival, trabajos eventuales en la construcción, etc. Esta es la realidad de la precariedad en empleo dentro de amplias zonas rurales andaluzas, donde hoy en día la propiedad agraria sigue concentrada en manos de unos pocos terratenientes que en 5980 fincas concentran una superficie de cuatro millones ciento ochenta y una mil ochocientas setenta y tres hectáreas, el 55'05% del total de las tierras agrarias que hay en Andalucía y que ascienden a siete millones quinientas noventa y cinco mil trecientos nueve. En total, en el conjunto de Andalucía, 80 familias (entre ellas algunas empresas) acaparan 100 millones de € en concepto de ayudas de la Política Agraria Común (PAC) que se destinan a los propietarios de tierras cultivables sin exigir contrapartidas ni de producción ni de generación de empleo hasta la actualidad.
Los sucesos de Jódar, 26 de septiembre de 2012
Durante la segunda mitad del año 2011 Jódar vivió una situación de desempleo que agravó la propia y estructural falta de trabajo del municipio. Los trabajadores y sus familias debieron acudir a las “ollas comunales” para poder alimentarse diariamente. Se recogieron alimentos casa por casa y la situación no mejoró en el año 2012. Así, el 12 de septiembre de 2012, enclavado en una serie de movilizaciones y actos de protesta en demanda de empleo, se produce un encierro de jornaleros y desempleados. En las dependencias municipales donde se desarrolla el acto de protesta el teniente de alcalde de Jódar pretende entrar con el apoyo de la Policía Municipal. Es entonces cuando se produce un enfrentamiento verbal entre trabajadores y el edil, Juan Ibarra, que da lugar a la primera denuncia contra los denominados “18 de Jódar”.2
De los “18 de Jódar” al encarcelamiento de Andrés Bódalo
Como resultado de los hechos anteriormente relatados se abre procedimiento abreviado 22/2014 por el juzgado mixto n.º 2 de Úbeda pasando a la sección Segunda de de la audiencia provincial de Jaén como Procedimiento Abreviado (PROA) 288/2015. A raíz de ésta, se produce el denominado juicio a los “18 de Jódar” y, poco tiempo después y con el veredicto, llega la sentencia de tres años y medio de prisión y 1800 € de multa contra Andrés Bódalo. Durante el proceso de la Sala de la Audiencia Provincial se desestima el testimonio favorable de la Guardia Civil, así como el vídeo que ilustra los hechos acaecidos; se rechaza toda prueba favorable a Andrés, basándose en pruebas incriminatorias de dudosa veracidad como son el testimonio del concejal y su cuñado (policía municipal): se le suman a Bódalo los “antecedentes” por ocupaciones de fincas y demás acciones reivindicativas y comienza el inexorable proceso de entrada en prisión.
Con fecha posterior al juicio, la procuradora de tribunales, figura necesaria para la presentación del recurso pero ajena al proceso, no entrega en plazo el recurso ante el Tribunal Supremo, por lo que no se admite éste. Pese a que se interpone un nuevo recurso pidiendo la estimación del recurso de casación y tiene lugar entrevistas con funcionarios de la alta corte, el Tribunal Supremo resuelve que el recurso de Bódalo no puede admitirse por haberse presentado fuera del plazo legal establecido. Con posterioridad, se ha presentado recurso de Casación y actualmente se está a la espera de que se resuelva el Recurso de Amparo ante el Tribunal Constitucional y la resolución del indulto, al que el supuesto agredido no se ha opuesto, requisito fundamental para que se conceda éste.
En cualquier caso, sin derecho a la defensa, sin poder recurrir a las instancias judiciales que prevé la ley y sin una tutela judicial efectiva, Andrés Bódalo se encuentra en prisión desde el 30 de marzo de 2016. El pasado 6 de mayo, la Audiencia Provincial de Jaén emitió un informe favorable a la concesión de un indulto parcial "por razones de equidad" proponiendo una rebaja de la mitad de la pena. El argentino Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz en 1980, ha solicitado por escrito al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y al ministro de Justicia, Rafael Catalá, la concesión del indulto por cuestiones humanitarias y añade que "la protesta social no debe ser judicializada". A esto nos gustaría añadir para terminar, señor Relator, que Andrés Bódalo ha recibido innumerables apoyos en forma de mociones de ayuntamientos, miles de firmas, sendas movilizaciones y el respaldo del Defensor del Pueblo, entre muchas de las muestras de solidaridad que han tenido personas y organizaciones frente al atropello hacia los derechos humanos.

Firmado:
Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores, SAT

Coordinación Europea de La Vía Campesina

FIAN Internacional



CETIM

1El “jornalero/a” es la figura del trabajador agrícola, sin tierra ni contrato fijo, que realiza trabajos de temporada (siembra, labores de mantenimiento, recogida, etc) en las explotaciones agrarias

2El enfrentamiento es únicamente verbal como se puede comprobar en el vídeo que se puede aportar para corroborar los hechos.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje