Página principal

Informe de intercambio


Descargar 14.2 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño14.2 Kb.
Informe de intercambio
Desde el 13 de agosto de 2004 hasta el 15 de enero de 2005 he realizado un intercambio en Jonkoping International Business School (JIBS) en Suecia. En el presente informe mencionaré lo que a mi parecer son los puntos más importantes a tener en cuenta para describir mi experiencia durante el intercambio. Además me basaré también en lo que podría ser de algún modo la información más pertinente para aquellos alumnos que desearan hacer un intercambio en el mismo lugar.
La universidad: JIBS
Una de las principales diferencias a notar en las primeras semanas en Suecia fue la forma en la que la universidad esta organizada. Todo funciona absolutamente diferente a los patrones acostumbrados en San Andrés.

Personalmente tuve la suerte de haber concurrido un semestre en el que fueron alumnos de 56 países distintos, un record para JIBS. Además de tener un reconocimiento por la gran cantidad de alumnos de intercambio que arriban cada año, también se destaca por ser una de las únicas con el 100% de los cursos dictados en ingles.

El año académico se divide en cuatro “quarters” y en cada uno de ellos se cursan dos materias. La cantidad de horas cursadas semanalmente oscilan entre las 10 y 16 horas. A esto se le debe sumar una buena cantidad de lecturas y trabajos prácticos que ocupan la mayor parte del tiempo restante. A mi parecer lo más importante del cursado de las materias fueron los trabajos prácticos porque en ellos participé de grupos formados con personas de distintas partes del mundo y eso me ayudó a comprender un poco mejor la forma de trabajar de distintas culturas.

Un conocido mito por todos los alumnos que están por hacer un intercambio es que los cursos en las universidades extranjeras son más “fáciles” de aprobar. Hay algo de verdad en ello y es que los cursos están mas concentrados en temas específicos dando, profundizando así el tema estudiado. Esta forma de dictado hace para los alumnos que las materias sean más fáciles de llevar porque de una forma u otra algo del tema ya han aprendido dentro de alguno de los cursos de San Andrés debido a la cantidad de conceptos que éstos abarcan.

Por otro lado, lo más impresionante son los sistemas de seguridad utilizados por la universidad. Dos de los más interesantes son: 24 horas de acceso a la universidad y un sistema “contra tramposos”. Con respecto al primero hay que decir que es un privilegio tener acceso a las salas de computación y trabajo de la biblioteca 24 horas al día los 365 días del año. Esto es posible debido a que los alumnos poseen una tarjeta de seguridad (con su respectivo código de seguridad) la cual les permite acceso inmediato a las instalaciones en cualquier momento. El sistema “anti-tramposos” consta de dos subsistemas: las salas de exámenes y un programa de autentificación de ensayos. El primero funciona de forma sencilla. Se seleccionan salas de exámenes que funcionan con ese único fin durante todo el año. Los exámenes son custodiados por personas ajenas a las materias, lo que significa dos cosas: imparcialidad y responsabilidad. Además dentro de las salas existe un detector de llamadas en caso de que algún alumno reciba algún tipo de mensaje en su celular. Las calculadoras las provee la universidad y esta absolutamente prohibido ingresar a las salas de exámenes con otra cosa más que los útiles necesarios para realizar el examen.

El sistema de autentificación de trabajos consiste en que cada ensayo realizado por un alumno de esta universidad debe ser mandado antes de la fecha límite a una dirección de correo electrónico que automáticamente chequea toda la información contenida en el mismo contra la información que existe en Internet. De esta forma se evita el plagio de trabajos de forma más rápida y eficiente.

El último punto a destacar de la universidad es un programa por el cual los alumnos son invitados a conocer una familia sueca. Si el alumno es seleccionado por alguna familia la administración inmediatamente los contacta y de ahí en más depende de las partes.

Yo fui seleccionado por una de las familias y tuve el placer de compartir un día entero con ella. A mi parecer el encuentro le sirvió a ambas partes pues tuvimos una charla que duro más de 8 horas donde discutimos de política, historia y sociedad. Además tuve la posibilidad de probar típicas comidas suecas. Mi consejo es que si tienen la posibilidad, no dejen pasar esta gran oportunidad para conocer más a fondo su cultura.


El viaje
Irse a Europa naturalmente no sólo significa ir a estudiar. El estudio va a ser apenas una pequeña parte de todo lo que se puede aprender con un viaje de estos si es que uno realmente le quiere sacar el jugo a la odisea. Porque salir del país para hacer un intercambio significa que el “papi” no va a estar ahí para solucionarlo todo y es ésta soledad lo que nos va a enseñar a comportarnos como personas adultas frente a los problemas cotidianos que la vida nos presenta.

En este sentido mi experiencia fue muy rica porque me di cuenta de que a pesar de haber estado viviendo solo por tres años en Buenos Aires no me las sabía todas. Desde el día en que llegué los problemas surgieron repentinamente. El día uno la aerolínea me perdió el equipaje por toda una semana, así de “fácil” empezó mi intercambio.

Por lo general la mayor cantidad de problemas viene por parte de las aerolíneas. He aquí mis consejos: no utilizar ticket electrónico y estar bien informado de cuanto peso se puede llevar dentro del avión (es una ley que todo estudiante no sabe donde llevar de vuelta a casa todo lo que compró durante su intercambio). Este tipo de prevenciones sirve para evitar multas estúpidamente excesivas.

En mi caso Suecia no fue mi único destino. En el segundo quarter decidí que ya era tiempo de salir a conocer “la Europa”. Habiendo meditado mucho sobre el tema el 25 de noviembre dejé Suecia junto con los cursos de JIBS y empecé mi viaje sin rumbo alrededor del viejo continente esperando fascinantes días de historia y arte europeo. He recorrido 8 países en dos meses, a veces solo, a veces acompañado: nada menos que el mejor final posible para un viaje inolvidable.


Amistades
Uno de los más preciados tesoros que proporciona el intercambio son los amigos. Desde el día en el que se llega se empieza a conocer gente de otras culturas, con acentos exóticos y más que nada con muchas ganas de conocer a otras personas. Generalmente se llega a conocer una cantidad inmensa de estudiantes tanto locales como internacionales. Pero, como en todos lados, son pocos los que realmente valen la pena de conocer.

En el otro extremo están los locales, que no siempre necesitan de hacerse amigos, pues su vida está funcionando de forma regular. Citando a uno de ellos: “…la verdad es que me gusta mucho hacerme amigos de estudiantes extranjero, pero siempre se van…el semestre empieza de nuevo…llegan nuevas personas….las empezás a querer…y se van de nuevo…la verdad es muy doloroso después de dos años…”



Departamentos
JIBS cuenta con un sistema, el cual ayuda a los estudiantes de intercambio a asegurarse un lugar donde vivir antes de dejar el país de origen. El trámite se hace rápido y por Internet y contiene una fecha límite que se debe respetar. En la página Web se pueden seleccionar cuatro lugares distintos donde varían la distancia a la universidad, el precio y algunas comodidades. Los lugares deben ser seleccionados por un ranking y sólo la universidad tiene el poder de decidir dónde es que el estudiante va a vivir.

A mi me tocó vivir en Raslat, el complejo de departamentos mas grande de la ciudad, donde se encontraba la gran mayoría de los alumnos de intercambio.

La renta de estos departamentos incluye toda reparación necesaria, sauna, solarium, salas de lavarropas, salas de recreación, canchas de fútbol, canchas de tenis y un pase para el transporte público por todo el mes.

A aquellos alumnos que deseen ir a JIBS les recomiendo este lugar. Puede que no tenga Internet, pero es imposible sentir el “homesick” en este lugar.


Conclusiones
Mirando hacia atrás creo que hacer un intercambio es una de las experiencias más recomendables que un alumno de grado puede adquirir. No sólo lo ayudará a mejorar su plano académico sino también a madurar como persona dentro de la sociedad.

Aprender a actuar en un mundo ajeno sin ayuda de nadie es un gran desafió que tiene como premio final la satisfacción de haber hecho algo que pocos tienen la posibilidad de hacer: abrir nuestra mente a diferentes formas de pensar, actuar y relacionarse, comprenderlas y experimentarlas.


Nicolás Eduardo Camia Trefs



Legajo Nº 14028


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje