Página principal

Informa año I, nº 6, Granada, 10 de July de 2016


Descargar 86.7 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño86.7 Kb.
Albayzín informa

año I, nº 6, Granada, 10 de July de 2016

BOLETIN INFORMATIVO DEL COLEGIO MAYOR ALBAYZÍN

Si NO DESEA RECIBIR MAS MENSAJES de la lista C. M. Albayzín responda a este correo poniendo como asunto la palabra BAJA

web: http://www.ugr.es/local/cmalbaiz/


PARA SOCIOS DEL

CLUB UNIVERSITARIO*




…………………………..CICLO DE TERTULIAS DEL AULA DE DERECHO…………………………..
Martes 15 de noviembre, a las 15 h. tertulia con…

Rafael Córcoles

Vicedecano de la Facultad de Derecho

Estudiante de 5º de Derecho

sobre la

Participación Universitaria


*El Club Universitario Albayzín ofrece actividades culturales, deportivas y formativas a todos los antiguos residentes del Colegio Mayor Albayzín y a otros universitarios inscritos en dicho club.

……… FORO DE PENSAMIENTO CONTEMPORANEO…………
Sábado 19 de noviembre, a las 16.30 h.

La Rebeldía Social

(de mayo del 68 a noviembre del 05)

con la colaboración de

Armando Segura

Catedrático de Filosofía Moderna y Contemporánea de la UGR
*El Club Universitario Albayzín ofrece actividades culturales, deportivas y formativas a todos los antiguos residentes del Colegio Mayor Albayzín y a otros universitarios inscritos en dicho club.





Novedades del Colegio Mayor

A través de los blogs de residentes del Colegio Mayor podrás tener noticia puntual de algunas de sus actividades. Recogemos algunos en los que ha habido novedades durante la última semana:


  • Deportes del Colegio Mayor Albayzín

  • Aula de Derecho del Colegio Mayor Albayzín

  • Coro del Colegio Mayor Albayzín









ArtículosSien@

Cinco ideas de actualidad para tus argumentos públicos

*SELECCIÓN DE ISMAEL MARTÍNEZ, PERIODISTA, ANTIGUO RESIDENTE DEL COLEGIO MAYOR ALBAYZÍN imartinez@a2000.es. SIEN@ NO SE IDENTIFICA NECESARIAMENTE CON LAS IDEAS PUBLICADAS, QUE SON RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES.


SUMARIO
1

Tenemos que elaborar una crítica rigurosa a la superficialidad consumista”

entrevista a john haldanes,

director del centro de etica , filosofía y asuntos públicos

de la universidadd de St. Andrew (escocia)

en www.aceprensa.com, miercoles 2 de noviembre de 2005

2

En apoyo a la manifestación educativa contra la LOE”

artículo de Juan Manuel de Prada en ABC, sábado 5 de noviembre de 2005

3

Deseducación”

artículo de oriol Pi de cabanyes.

la vanguardia, miercoles 26 de octubre de 2005

4

Las doce razones de Padres y Madres de Alumnos (COFAPA) para acudir a la manifestación de este sábado en Madrid

martes 8 de noviembre de 2005

5

La ética cristiana en una cultura relativista

articulo de rafael serrano en www.aceprensa.com,

miercoles 2 de noviembre de 2005 

 

ArtículosSien@
1

Tenemos que elaborar una crítica rigurosa



a la superficialidad consumista

entrevista a john haldanes,

director del centro de etica , filosofía y asuntos públicos

de la universidadd de St. Andrew (escocia)

en www.aceprensa.com, miercoles 2 de noviembre de 2005

 

John Haldane es profesor en la Universidad de St. Andrew's (Escocia), donde dirige el Centro de Ética, Filosofía y Asuntos Públicos. Este filósofo escocés, católico, casado y padre de cuatro hijos, estudió también Bellas Artes y es autor de una "introducción a la religión para personas inteligentes" ("An Intelligent Person's Guide to Religion", Duckworth, 2003). Su obra más reciente, "Faithful Reason" (Routledge, 2004), es una colección de ensayos sobre filosofía y fe católica. Haldane estuvo en el reciente simposio de la Universidad de Navarra, donde pronunció una conferencia sobre "Éticas del relativismo". Después le planteamos algunas preguntas.

 

Ante el creciente pluralismo religioso visible en Occidente, sentimos a veces la necesidad de encontrar una base común, unos principios compartidos para organizar la convivencia, para definir qué está permitido y qué no se puede tolerar. ¿Cuál podría ser esa base común: tal vez una ética secular?

Hoy en los países occidentales vemos dos clases de pluralismo. Uno es un pluralismo de estilos de vida, que puede ser muy superficial: como elegir ropa, o muebles, o cosas así. Y hay una diversidad más profunda, un pluralismo filosófico o ideológico. Ahora bien, el caso es que cuando la gente alude a este pluralismo más profundo, los ejemplos que por lo general ponen muestran más coincidencias que divergencias. Por ejemplo, con respecto al matrimonio, judíos, cristianos y musulmanes comparten, en términos generales, las mismas ideas.

 

En cambio, la diversidad se da en el campo de ese otro pluralismo superficial, entre personas que parecen no tener más ética que una ética de la opción autónoma. Así, en España, en Gran Bretaña y en otros muchos países, está en primer plano el tema del matrimonio homosexual y la adopción de niños por parte de tales parejas. Pero eso no es en realidad expresión de una filosofía de fondo: es una manifestación de consumismo, del deseo de tener más opciones.



 

OPCIONES SUPERFICIALES

¿Qué propone, entonces?

A mi juicio, hay que hacer dos cosas. La primera es una crítica negativa, por así decir, del pluralismo superficial. Hemos de hacer ver que, aunque hay mucha diversidad, en realidad no es reflejo de ninguna filosofía profunda, sino que es algo bastante trivial. Y la parte positiva consiste en que los que mantenemos un sistema de ideas serio (y en estos tiempos, tras la desaparición del marxismo, casi no hay más ideas serias que las religiosas) pensemos entre todos qué es exactamente lo que nos une.

 

Un ejemplo. Hace poco he redactado una propuesta para que en Gran Bretaña se cree un comité nacional de bioética, idea que tiene el apoyo del primado de la Iglesia católica, el cardenal arzobispo de Westminster; del primado anglicano, el arzobispo de Canterbury; del gran rabino; del líder de los mahometanos. Así que musulmanes, judíos y cristianos están a favor de la propuesta. Es interesante ver, pues, que en cierto modo, la sociedad está fuera de control, pero no porque esté en manos de personas imbuidas de una filosofía profunda y una determinada antropología. Lo que se ve aquí es la mano del mercado, no principios, excepto el principio de proteger las opciones.



 

En fin, creo que, en el plano negativo, tenemos que delatar la superficialidad de la cultura y la sociedad, y a este respecto es una pena que los marxistas hayan desaparecido, porque ellos al menos eran críticos muy duros de la superficialidad de la sociedad de consumo. Tenemos, pues, que elaborar una crítica rigurosa, exhaustiva, perspicaz y retóricamente eficaz de la superficialidad consumista. Y, al mismo tiempo, hemos de procurar desarrollar unos planteamientos coherentes y profundos sobre cuestiones como la vida humana, la reproducción humana, la muerte, etc.

 

Y una ocasión que yo señalaría como crisis ilustrativa, y que es también una oportunidad, es la desintegración de la familia. Aquí en España la situación es un poco como en Italia. Pues bien, hacia la mitad de este siglo, el 60% de los italianos, casi dos tercios de la población, no tendrán hermanos, ni hermanas, ni primos, ni tíos, ni tías. Dentro de 45 años, en Italia –y seguro que en España pasará lo mismo– esas personas serán como átomos aislados, sin vínculos familiares. Y cuando eso ocurra, será un desastre. Tenemos que procurar advertir a la gente lo que eso significa; decirles: ese estilo de vida que has escogido no te ha enriquecido, te ha empobrecido. Y la única riqueza que no puedes recobrar es la de unas relaciones personales profundas, de familia.



 

CUIDAR LA RETÓRICA

En un capítulo de su libro "Faithful Reason", usted habla de ley natural. ¿Cómo se puede hoy argumentar a favor de la ley moral natural?

 

La vieja tradición filosófica distinguía entre dialéctica y retórica. La dialéctica trata de la argumentación estricta, y la retórica trata del modo de presentar las ideas. En mi opinión, los defensores de la ética tradicional, la ley natural, etc. eran a veces muy buenos dialécticos, pero no tan buenos en retórica. La doctrina tradicional es muy seca y teórica, le falta vida. El esqueleto, la armazón de argumentos es buena, pero hay que completarla con carne, piel, sangre.



 

En fin, creo que hemos de recuperar un estilo más natural y más sencillo de explicar las cosas; un estilo menos escolástico, menos técnico, más directo. Pero también hemos de revestir todo eso con recursos retóricos eficaces, usando la imaginación, poniendo ejemplos: ilustrando, sin limitarnos a dar argumentos. Por eso creo que el cine, el periodismo, las novelas, la música... son muy importantes en nuestra época, porque eso es, en parte, lo que llega a la gente.

 

Hoy la gente capta las cosas de otra manera, no dedica tiempo a leer argumentaciones. Así, creo que un artículo periodístico de 1.200 palabras es un modo de atraer a la gente, incluso de educarla.



 

LA APORTACIÓN DE LOS CREYENTES

¿Cómo pueden los creyentes hacer aportaciones valiosas a los debates actuales?

Entre los creyentes puede uno encontrar hoy dos posturas que no son provechosas. Una es cierta actitud como de condena agria, amargada, resentida, para la que todo es malo, corrompido, terrible. Y esta actitud no ayuda. Si eso es todo lo que uno tiene que decir, es mejor que se quede al margen, porque eso solo sirve para reforzar en la gente la impresión de que la religión es algo oscuro, deprimente y negativo.

 

La otra aportación que no sirve es la de esa especie de evangélicos ingenuos que creen que todo es maravilloso. Ni esa clase de negra condena calvinista, ni el ingenuo evangelismo pueden ser tomados en serio en la sociedad contemporánea.



 

Creo que los creyentes, ante todo, tienen que ganar credibilidad intelectual, tienen que demostrar su altura intelectual. Necesitamos más intelectuales, la Iglesia los necesita.

 

En Gran Bretaña, por ejemplo, en el primer tercio del siglo XX la Iglesia católica recibió gran número de conversos. Desde el siglo XIX, con el cardenal Newman, pasando por G.K. Chesterton, Evelyn Waugh... muchas personas –filósofos, escritores...– se convirtieron al catolicismo. ¿Por qué? Porque les atrajo el rigor intelectual del catolicismo. Así que hemos de hacer valer nuestras credenciales intelectuales ante el mundo, mostrar que somos intelectualmente rigurosos y no condenar al mundo ni ir por ahí en una especie de trance de entusiasmo.



 

TOMISMO Y FILOSOFÍA ANALÍTICA

Una de esas aportaciones positivas puede ser el "tomismo analítico" que usted sostiene. ¿En qué consiste esta propuesta filosófica?

Esta propuesta, por cierto, es el tema de un libro, firmado por dos norteamericanos, que saldrá el año próximo y se titulará "Analytical Thomism-Traditions in Dialogue". Yo he escrito un epílogo, una especie de conclusión que repasa la evolución del "tomismo analítico", término que propuse hace unos diez años.

 

Lo que pretende el tomismo analítico es retomar las intuiciones tradicionales del tomismo –la metafísica, la ética...–, pero liberándolo un poco del aparato de la escolástica tradicional. Intenta dar salida a esas ideas en el mundo usando los métodos y técnicas de la filosofía anglosajona contemporánea: la filosofía desarrollada en el siglo XX en Oxford y Cambridge, y luego en otros lugares de Gran Bretaña y también de América, como Princeton, Harvard o Yale.



 

Se trata, pues, de introducir las ideas tomistas en el torrente circulatorio del pensamiento contemporáneo, adaptándolas, remodelándolas, sin abandonar ninguno de los elementos centrales; aunque con unos planteamientos, quizás, más modestos que los de algunos tomistas del pasado, admitiendo que tal vez no tenemos todo claro, que tal vez hay problemas que no sabemos resolver.

 

Entonces, tenemos que pensar más y aprender también de la filosofía analítica contemporánea que se remonta a Bertrand Russell: esos pensadores pudieron cometer errores, quizás no llegaron al fondo en algunas cuestiones; pero también hicieron algunos descubrimientos, y un tomismo que pretenda ser creíble tiene que responder a las objeciones y problemas planteados por la filosofía contemporánea. Así pues, si el tomismo aprende de la filosofía analítica, puede influir en ese campo.



 

En fin, el tomismo analítico no es un nuevo género de tomismo. Ha habido otras corrientes tomistas, como el tomismo trascendental, que quisieron cambiar el tomismo, transformarlo en la filosofía de Kant o en alguna otra cosa. No es eso lo que pretende el tomismo analítico, que quiere ser fiel al espíritu del tomismo. No se trata de cambiar el tomismo, sino de renovarlo; no se trata de cambiar los principios, sino de ver cómo esos principios se pueden expresar y desarrollar en nuestro tiempo.

 

SUMARIO

 

2



En apoyo a la manifestación educativa contra la LOE”

artículo de juan manuel de prada en abc

sábado 5 de noviembre de 2005

 

CONFESARÉ que descreo de la eficacia de las manifestaciones. Se han convertido en el paisaje retórico de la democracia, en el consuelo o desahogo de los ciudadanos cuando son reducidos a la categoría de comparsas o figurantes. Hubo un tiempo en que las manifestaciones quizá conservaran su fuerza de conmoción sobre la autoridad de turno; pero nuestro Gobierno parece determinado a gobernar ignorando a una porción nada exigua de la población, relegándola al ostracismo, e incluso presentando ese confinamiento en un gueto de abandono como un logro que encorajine a los adeptos. Como éstas son las circunstancias en que se desenvuelve la vida pública española, sospecho que la manifestación del próximo día 12, por muy multitudinaria y ejemplar que resulte, apenas inmutará al Gobierno, como no lo inmutaron en su día otras muestras contundentes de repudio popular. Y es que este Gobierno ha hecho de la soberbia no sólo su parapeto, sino sobre todo su arma ofensiva, disfrazada -eso sí- de una sonrisa beatífica que a estas alturas merece la calificación de socarrona.



 

Pero, así y todo, participaré en esta manifestación contra la ley de adoctrinamiento escolar impulsada por el Gobierno. Participaré, en primer lugar, porque considero que se trata de un proyecto de ley que atropella el derecho fundamental que asiste a los padres a elegir la educación que desean para sus hijos.

 

El Estado, que es garante de ese derecho, no puede arrogárselo; y este proyecto de ley, de forma a veces subrepticia y a veces descarada, es un monumento al intervencionismo. Resulta escalofriante, cuando uno lee detenidamente este bodrio legislativo, constatar que los padres apenas son mencionados; su papel en el engranaje educativo (medular e intransferible, según reconoce la Constitución) es sistemáticamente escamoteado, hasta el extremo de que uno llega a pensar si nuestros gobernantes, tan paternalistas y codiciosos de confiscar el espíritu de nuestros hijos, no los estarán confundiendo con huerfanitos desvalidos. Naturalmente, este esfuerzo de ninguneo y postergación de los progenitores encubre un deseo inmoderado por arrinconar y restar relevancia a la escuela concertada, despojándola del fundamento primordial de su existencia, que no es otro que el deseo soberano de cientos de miles de padres que, año tras año, la eligen por considerarla mejor para sus hijos. Y todo este afán de desprestigio de la escuela concertada se disfraza con el aderezo de una presunta «equidad». Pero, ¿cómo puede haber equidad donde ha sido desterrada la justicia?



 

Participaré en esta manifestación también porque no deseo que mis hijos sean convertidos en cobayas de los experimentos de ingeniería social programados por nuestro Gobierno. Antes, la corrupción de menores era un delito; ahora es una rama de la llamada Educación de la Ciudadanía. Quienes hayan seguido las vicisitudes de ese prontuario de cochinadas masturbatorias que las autoridades de Castilla-La Mancha se disponían a repartir en las escuelas ya saben a lo que me refiero. Pronto ese y parecidos prontuarios infestarán los colegios, pisoteando el derecho de los padres a elegir y tutelar la formación moral que sus hijos reciben. Y es que, cuando el Estado adultera la naturaleza del derecho a la educación, convirtiéndose en creador (y no garante) del mismo y relegando al individuo a la condición de mero recipiente de una titularidad delegada, es natural que también quiera erigirse en artífice de una moral pública que todo individuo deberá acatar (y para ello se empieza adoctrinando a los niños, que son más dúctiles y aseguran una provisión de votos más duradera). Y ya sabemos cuál es la olla podrida donde se cuece esa moral pública que nos pretenden imponer.

 

SUMARIO

 

3



Deseducación

artículo de oriol Pi de cabanyes.

la vanguardia, miercoles 26 de octubre de 2005

 

Crece la alarma ante la degradación del sistema educativo. Un reciente manifiesto del profesorado de secundaria denuncia el progreso de la mala educación y de la violencia en las aulas, con cada vez más objetores pasivos y más boicoteadores activos, sin que la normativa oficial y la comprensión social haya transferido a los educadores la autoridad necesaria para contrarrestar las actitudes negativas.


Es un diagnóstico que contrasta con la absurda autosatisfacción que muestran los administradores del ramo, tan mal aconsejados por unos supuestos expertos que ignoran la gran distancia que va de la teoría a la práctica (hay unos pedagogos de postín que hasta han publicado, bajo el estimulante título de ¡Desedúcate!, su imaginativa propuesta "para vivir y convivir mejor").


"No hay otro ámbito en el que sea más llamativa la contradicción entre lo que queremos inculcar y la realidad ", señalan los profes. Sí. A pesar del sacrificio de la mayoría de los profesionales (a los que ahora se insiste en querer adecuar, responsabilizándolos de todos los desajustes), la educación es el ámbito en el que más desastres está causando el irrealismo, la falta de sentido común y el mesianismo doctrinario.


Uno de los descubrimientos más chocantes del psicoanálisis es que los humanos no tenemos un interés innato por el saber. Por el contrario, sentimos pasión por ignorar, para no tener que enfrentarnos a nuestro deber. ¿Lo saben ya estos expertos de psicología educativa que desean que la enseñanza sea el ámbito de una construcción de la personalidad en la que, al parecer, nunca se tiene que decir que no y en la que la disciplina es un valor discutible?


Para estos malos lectores de Jean-Jacques Rousseau que defienden una educación que han bautizado como comprensiva se tiene que dejar al escolar a su aire, sin agobiarle con ningún tipo de esfuerzo, para que así aflore como por arte de magia su civilidad soterrada. Sin exigencias, con una permisividad que en la práctica no es más que un paternalismo castrante, dicen prestar "un mayor grado de atención a las capacidades, intereses y motivaciones del alumno".


Como puede suponerse, y a la vista del grado cero de pasión por el conocimiento que nos acaban de descubrir los psicólogos, son intereses y motivaciones perfectamente descriptibles. Pero esto no importa, según los obstinados defensores de una reforma escolar que ha fracasado estrepitosamente. Y que, curiosamente, fue copiada en tiempos de Felipe González, cuando ya había fracasado en la Inglaterra thatcheriana.


El modelo de enseñanza propugnada por los teóricos de la Logse pretendía ni más ni menos que conseguir evitar la segregación y la diferenciación en las aulas. Había que estar atento para que la escuela no "continúe siendo, de facto, un mecanismo potenciador y legitimador de las desigualdades sociales, económicas y culturales". Lo que en la práctica se ha conseguido a base de igualar a todo el mundo por el nivel cero.


Un dictamen del Consejo de Estado ya advertía de que en la exposición de motivos de la ley en puertas no se diagnostica la cruda realidad, además de que, entre los deberes básicos del escolar, "no aparece por ningún lado el deber esencial que cualifica a estas personas como alumnos, es decir, el deber de estudiar".


Corremos seriamente el riesgo de repetir con la LOE los mismos errores de fondo que ya inspiraron la Logse.

 

SUMARIO

 

4



Las doce razones de Padres y Madres de Alumnos (COFAPA) para acudir a la manifestación de este sábado”

martes 8 de noviembre de 2005

Por todas estas razones acudiremos a la manifestación del día 12 de noviembre de 2005 puesto que la Confederación de Padres y Madres de Alumnos (COFAPA) considera que el Proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE) atenta gravemente contra los derechos y libertades que tenemos los padres en la educación de nuestros hijos:

1. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a elegir con libertad la educación que queremos para nuestros hijos. La LOE impone un modelo educativo único y uniforme.



  •       Ø      Los padres de la escuela pública, de la concertada y de la privada queremos poder elegir la educación que consideramos más adecuada para nuestros hijos.

2. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a decidir qué centro queremos para nuestros hijos. A la LOE le da igual qué centro demandemos. Establece un sistema intervencionista para las admisiones de alumnos en centros públicos y privados concertados. Además, prescinde de la demanda como criterio para acceder al régimen de conciertos o para solicitar su ampliación.

  •       Ø      Los padres no tenemos por qué estar obligados a llevar a nuestros hijos al colegio que establezca el Estado. El domicilio no tiene por qué ser un condicionante de nuestra elección.

3. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a que nuestros hijos reciban una educación de calidad. La LOE no combate el fracaso escolar sino que lo acrecentará. Hoy uno de cada cuatro alumnos no logra el título de la ESO. Con la LOE esta cifra será aún mayor, pues se vuelve a un modelo de enseñanza abandonado por los países más adelantados de Occidente.

  •       Ø      Los padres pedimos un sistema educativo eficaz que prepare a nuestros hijos para afrontar los retos laborales del futuro.

4. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a que nuestros hijos aprendan. La LOE introduce unos contenidos curriculares incoherentes, un sistema de evaluación impreciso y la tan fracasada promoción automática de curso.

  •       Ø      Los padres pedimos que nuestros hijos puedan tener más y mejores conocimientos.

5. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a que el sistema refuerce el aprendizaje de lo que nuestros hijos necesitan. La LOE impone una asignatura con un claro afán de adoctrinamiento (Educación para la ciudadanía) reduciendo la Música, la Filosofía, las Lenguas Clásicas y la Tecnología o impidiendo que puedan ampliarse los horarios de asignaturas en las que nuestros hijos tienen probados problemas, tales como las matemáticas y la lengua.

  •       Ø      Los padres pedimos que las decisiones educativas atiendan a los problemas reales de nuestros hijos.

6. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a la gratuidad. La financiación propuesta por la LOE no cubre la enseñanza ni garantiza la gratuidad para todos: para aquellos que deseen acudir a centros públicos, a centros concertados o a centros privados.

  •       Ø      Los padres pedimos que se realice un esfuerzo real y no ficticio para garantizar el acceso de todos a una educación de calidad.

7. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a elegir entre distintos proyectos educativos. La LOE establece un único modelo y dificulta que los centros tengan su carácter propio y gocen de autonomía para especializarse en distintas materias.

  •       Ø      Los padres pedimos contar con pluralidad de proyectos educativos, para poder elegir la educación según nuestras convicciones pedagógicas, filosóficas o religiosas. Queremos tener la posibilidad de optar, por ejemplo, entre escuela pública o privada; centros especializados en lenguas extranjeras, en enseñanzas artísticas o en educación física; escuela mixta o diferenciada; o entre escuela laicista o fundada en valores religiosos.

8. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a que nuestros hijos tengan buenos profesores. La LOE no revaloriza el papel fundamental que desempeñan los profesores y desprofesionaliza la dirección, dificultando el buen funcionamiento de los centros.

  •       Ø      Los padres pedimos poder confiar en los profesores y en los centros donde enviamos a nuestros hijos.

9. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a que nuestros hijos se eduquen en valores esenciales. La LOE ignora la importancia del esfuerzo y la autoexigencia personal y se desentiende de la violencia escolar.

  •       Ø      Los padres queremos que nuestros hijos se eduquen en un sistema que transmita que el esfuerzo y el respeto son valores fundamentales para el aprendizaje.

10. - Porque vulnera el derecho que tenemos a trasladarnos de Comunidad Autónoma sin tener problemas con la educación de nuestros hijos. Al no establecer un mínimo de currículo común para todo el territorio del Estado, la LOE no asegura la igualdad de oportunidades para todos y abre la posibilidad de que las distintas Comunidades Autónomas adopten modelos educativos muy diferentes.

  •       Ø      Los padres necesitamos que nuestros hijos no tengan problemas de reconocimiento de los estudios cursados cuando se trasladen de Comunidad Autónoma.

11. Porque vulnera el derecho que tenemos a que nuestros hijos estén en condiciones de moverse por Europa. Las deficiencias del sistema que establece la LOE dificultan que nuestros hijos obtengan unos títulos homologables con la Unión Europea.

  •       Ø      Los padres queremos que nuestros hijos puedan beneficiarse sin problemas de los sistemas educativos de otros países de la Unión Europea.

12. ¾ Porque vulnera el derecho que tenemos a hablar sobre lo que ha de ser la educación en nuestro país. La LOE se ha elaborado sin escucharnos y sin consenso social. No tiene en cuenta las muchas enmiendas que los padres presentamos en el Consejo Escolar del Estado.

  •       Ø      Los padres pedimos que se retire el proyecto de LOE.

SUMARIO

 

5



La ética cristiana ante una cultura relativista

articulo de rafael serrano en www.aceprensa.com,

miercoles 2 de noviembre de 2005

 

Si las creencias religiosas nos separan, ¿podremos coincidir en la ética? Podemos estar unidos en una ética secular, dicen algunos para los que la religión ya no tiene espacio en el debate público. Pero el caso es que la fe comparece en las vidas de muchos ciudadanos que participan en el debate y para quienes se hacen las leyes. Cabe, entonces, preguntarse si es posible en la práctica una ética sin religión, como planteaba un simposio celebrado la semana pasada en la Universidad de Navarra (1).

 

La pregunta "¿Ética sin religión?" –tema general del simposio– admite al menos dos interpretaciones, como se dijo en el coloquio que siguió a la conferencia del catedrático Alejandro Llano, profesor de la Universidad de Navarra. Una es si es posible una ética no religiosa; la otra es si nos basta con la ética o necesitamos además la religión.



 

El Profesor Llano respondió que de éticas no religiosas –filosóficas– hay distintos ejemplos, empezando por la de Aristóteles (lo que no significa, ni en este ni en otros casos, que la ética no religiosa sea atea). Pero la ética –según el testimonio de no pocos grandes pensadores– está abierta a la religión, porque ella sola no puede revelar el sentido último de la existencia humana. Ante el destino definitivo que se abre tras el umbral de la muerte, la mente está ciega, la ética filosófica se detiene, pero nosotros seguimos necesitando respuestas.

 

DONDE LA FILOSOFIA CALLA

El mismo Llano aludió a la insuficiencia de la ética aristotélica, en la que se centró su conferencia sobre "Accidentes morales". La admirada exposición sobre la excelencia humana que hace Aristóteles presenta un ascenso gradual en el que el ser humano se hace bueno a base de adquisición y ejercicio de las virtudes. Pero, con gran realismo, Aristóteles reconoce que eso no nos basta para alcanzar una vida lograda, porque no todo lo necesario para ella está a nuestro alcance. Hace falta buena fortuna, y es patente que no siempre la tenemos: desgracias, errores, consecuencias imprevisibles de las acciones propias o de otros –accidentes morales– hacen que en la vida humana haya dolor y tragedia.

 

A esta divergencia entre la bondad y la suerte, en último término la razón no puede encontrarle sentido (y ni siquiera causa cuando –como no es raro– se debe a hechos puramente fortuitos).



 

UN DIAGNÓSTICO REALISTA

Próximo a este tema límite, la ética se encuentra con otro, el del mal moral. La tendencia humana al mal, al lado de la aspiración al bien, es un dato que toda ética realista ha de tener en cuenta, aunque sea para ella un enigma.

 

La razón intuye que el ser humano ha sufrido una caída, pero ante esta explicación se encuentra en situación paradójica, como escribió Pascal a propósito de la doctrina del pecado original que enseña la Biblia: "Nada nos ofende más que esta doctrina; pero sin este misterio, el más incomprensible de todos, somos incomprensibles para nosotros mismos". Reinhold Niebuhr, por su parte, daba la razón al suplemento literario del "Times" londinense, donde había leído lo siguiente: "La doctrina del pecado original es la única doctrina empíricamente verificable de la fe cristiana".



 

Es significativo, pues, que Kant –de quien es conocida la reducción que hace de la religión a ética, con negación de todo lo sobrenatural– se aproxime a esta doctrina, como resaltó Leonardo Rodríguez Duplá (Universidad Pontificia de Salamanca) en su conferencia. Kant no compartía el optimismo de otros ilustrados; estaba convencido de que el ser humano padece una incurable inclinación al mal, a la que inevitablemente cede muy a menudo (Kant aquí carga las tintas). A la postre, el desorden que introduce el pecado reclama en el sistema kantiano una reparación escatológica que la razón por sí sola no puede asegurar, sino que es objeto de "fe racional".

 

El tema del pecado original había aparecido ya en la conferencia de Terrence Merrigan (Universidad Católica de Lovaina), que ofreció un examen del mal en la posmodernidad a la luz del "realismo cristiano", corriente teológica cuyo máximo exponente fue el ya mencionado Reinhold Niebuhr (1892-1971). Los análisis de este teólogo norteamericano ayudan a comprobar, de nuevo, que la ética no se basta frente al misterio del mal.



 

La doctrina cristiana, dice Niebuhr, incita a la razón a aceptar dos datos que se imponen tozudamente aunque parecen inconciliables: que el hombre comete el mal libremente, y sin embargo no puede evitar caer en el mal. Es, comentó el Prof. Merrigan, "un diagnóstico realista de la condición humana", pero que parece desafiar a la lógica. La fe ofrece entonces, en palabras de Niebuhr, una "comprensión racional de los límites de la racionalidad".

 

RELIGIÓN EN LA ESFERA PÚBLICA

Si la ética no está cerrada a la trascendencia, ¿por qué habría de estarlo la esfera pública, que debe ser regulada por la ética y la política? El profesor alemán Peter Koslowski (Universidad Libre de Amsterdam) ofreció en su ponencia una argumentación sobre el servicio que presta la religión a la economía: hacer de correctivo para determinados fallos del mercado, función que la ética agnóstica no puede cumplir.

 

La actividad económica requiere que se respeten los acuerdos y contratos. Pero esto nunca es seguro; a falta de confianza en las otras partes, la incertidumbre se reduce mediante controles legales y sanciones, lo que supone incurrir en costes (fianzas, abogados…). Lo mejor sería que todo el mundo cumpliera sus obligaciones incondicionalmente, aunque los demás no cumplieran; pero eso requiere una fuerte motivación. Desarrollando y corrigiendo ideas de Amartya Sen, Koslowski argumentó que la ética no basta, porque no puede garantizar que en último término la buena conducta sea también provechosa. En cambio, la religión fomenta la moralidad más eficazmente que cualquier otra motivación, y por tanto favorece la eficiencia económica.



 

Entonces, dijo Koslowski, no es en interés público desterrar la religión de la vida pública. Y en el laicismo que así pretende hacer, Koslowski detecta cierta asimetría. Creyentes y no creyentes se deben, desde luego, respeto mutuo. Se insiste mucho en no ofender la sensibilidad de los segundos con manifestaciones de religiosidad en la esfera pública; pero no parece haber tanta preocupación por la sensibilidad de los primeros. Es una cuestión que Koslowski ilustró con unos versos del poeta polaco Czeslaw Milosz: "Si no hay Dios, / no todo está permitido al hombre. / Él sigue siendo el guardián de su hermano, / y no le está permitido entristecer a su hermano / diciendo que no hay Dios".

 

 

(1) "¿Ética sin religión?": VI Simposio Internacional "Fe cristiana y cultura contemporánea", organizado por el Instituto de Antropología y Ética (www.unav.es/iae/), Universidad de Navarra; Pamplona, 24-25 octubre 2005.



 

 

SUMARIO



 



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje