Página principal

Independencia


Descargar 64.22 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño64.22 Kb.
TRIGONOMETRÍA DE LA

INDEPENDENCIA

ARGENTINA
Hans Vogel, ESEADE

Tras la caída del Muro en 1989 y al contrario de lo que afirmaba Francis Fukuyama, la historia parece retomar su curso, en vez de terminar. Después de la fin de la Guerra Fría, se han multiplicado las independencias y cantidad de nuevos estados se han creado. El proceso no parece tener ni fin ni límites, ya que en Occidente parece haberse establecido un proceso devolucionsta, que afecta tanto Europa (Balcanes, Caucaso) como Asia (Kurdos en Irak, Aceh en Indonesia) y América Latina (Santa Cruz en Bolivia, Chiapas en México). En vez de perderse en un análisis de las muchas teorías acerca del tema, con lemas como “nación” y “nacionalismo”, más vale volver al pasado para mirar de cerca tanto las declaraciones públicas de estados flamantes como las etapas claves de la trayectoria hacia la independencia.1 Para que aparezca más claro el debate, vale la pena fijarse en el propio pasado argentino y compararlo con el de algunos otros países, en este caso Francia, EE.UU. y Holanda. Tal cual la trigonometría permite establecer la altura de una cumbre, permite entender ciertos eventos y procesos históricos.


La independencia argentina, gestación de una nueva nacionalidad
La independencia argentina, igual que las demás independencias americanas, se produjo como resultado de la política interna de la metrópoli. Sin embargo, ya desde casi un siglo antes del evento, estaba claro que tarde o temprano, las colonias americanas esperaban una ocasión para independizarse. Tampoco hacía falta ser clarividente para entrever esto: a todo observador imparcial le resultaba claro que el mero crecimiento demográfico y económico de las Américas un día iba a tener consecuencias políticas.2
El evento catalizador para las independencias de las colonias españolas era la caída durante la primavera boreal de 1810, de la Junta de Sevilla, tipo de gobierno provisorio que coordinaba la resistencia española contra el invasor napoleónico. En síntesis, se puede caracterizar todos los movimientos de independencia de las colonias españolas, expresados en la constitución de juntas de gobierno autónomas, como un intento de mantener el estátus quo colonial. Lo que más querían conservar los criollos dirigentes de las diversas juntas en las capitales de las Indias, era el orden socioeconómico colonial, que garantizaba la hegemonía de los mismos criollos. Nada más, nada menos. Dentro del marco burocrático español, los criollos estaban conformes con su posición. Además tenían una identidad bastante bien elaborada.3 El control directo de parte de la metrópoli se había aflojado más y más, hasta que en la segunda mitad del Siglo XVIII el gobierno real decidió una reorganización integral para reestablecer un control más estricto.
La prevalencia de motivos socioeconómicos no significa una ausencia de otros de índole cultural y político. Por supuesto los había tambien, pero sería equivocado darles una importancia más allá de su verdadero rol. Esto es precisamente lo que se ha hecho generalmente en la historiografía llamada tradicional o “liberal.” El resultado ha sido toda una interpretación coherente de la independencia pasando por alto los motivos subyacientes de los mismos “padres de la patria.” De todas maneras, no se puede negar la existencia en las Américas, de nacionalidades históricas que predatan el siglo XIX.
Parece que en Chile se fue forjando una de las nacionalidades americanas más coherentes y definidas ya desde el inicio de la ocupación española. En un estudio ya clásico, Alvaro Jara ofreció un análisis del proceso, que coincide perfectamente con las afirmaciones de Eric Hobsbawm, quien sostiene que la experiencia bélica es una de las causas fundamentales para la formación de un sentimiento “nacional”.4 Lo mismo vale para la Argentina, donde todo este proceso formacional es mucho más acelerado. La experiencia bélica en este caso son las invasiones británicas de 1806 y 1807. A partir de la primera invasión comienza un proceso político que se concluye diez años más tarde con la declaración de la independencia por el Congreso de Tucumán.
Por supuesto, tambien en el Río de la Plata existía una base para la nación que luego se constituye como su sucesor, es decir la Argentina. Empero, en este caso tambien el proceso constituyente fue bastante mas acelerado que en otras comarcas coloniales. Bartolomé Mitre fue el primero en hacer hincapié en los antecedentes coloniales de la posterior nación argentina, y muchos han seguido sus pasos.5 De todas maneras, cabe subrayar que el núcleo de todo el proceso que en menos de medio siglo (1776-1816) resultaba en la creación de una nación independiente, fue la ciudad de Buenos Aires. Acerca de las raíces coloniales de la identidad particular de esta ciudad no existen dudas, ya que en más de una monografía ha sido expuesta.6
Para un entendimiento claro del proceso constructor de una nueva identidad “argentina” en los albores del siglo XIX, cabe recapitular (en grandes rasgos) las etapas claves de las invasiones británicas y de la Revolución de Mayo.


  • El 21 de octubre de 1805 en la Batalla de Trafalgar, la flota británica hunde la armada francoespañola, dejando el contacto con las Indias a su propia merced.

  • Los últimos días de junio de 1806, Buenos Aires es conquistado y ocupado por una pequeña fuerza militar británica, que dentro de seis semanas, el 12 de agosto es desalojado por un ejército local, organizado de improvisto.

  • El 14 de agosto de 1806, los vecinos porteños de hecho forman un gobierno de su propia elección, el cual constituye el primer gobierno autónomo de las Indias, y se puede considerar como el primer paso hacia la independencia.

  • En los primeros días de julio de 1807, los británicos hacen otro intento para apoderarse de Buenos Aires, pero son derrotados en las afueras. Ya que se trata de una fuerza invasora mucho más importante que la anterior de 1806, el orgullo local porteño casi no tiene límites.

  • El 2 de Mayo de 1808 empieza una rebelión general de los españoles contra la ocupación francesa desde el marzo anterior, y contra la ocupación del trono por José, hermano de Napoleón. En todo el país, se forman juntas de gobierno en base a la idea de que la soberanía reside en “los pueblos”. Eventualmente, se forma una “Junta Central” con sede en Sevilla, que dirige las operaciones militares.

  • En Mayo de 1810 se conoce la novedad de que en España ha caído la Junta Central de Sevilla y que aparentemente ya no se puede detener el avance francés y la ocupación total de la Península.

  • El 23 de Mayo, la unidad más poderosa del flamante ejército porteño (rioplatense), el regimiento Patricios, bajo el mando del coronel Cornelio Saavedra, ocupa la plaza principal de Buenos Aires (hoy Plaza de Mayo), para asegurar que el Cabildo Abierto elija un gobierno de su agrado.

  • El 25 de Mayo se constituye un nuevo gobierno compuesto casi exclusivamente de criollos.

  • Enseguida (el mismo año 1810) se decide enviar expediciones armadas a las provincias del interior para asegurar su adhesión al nuevo orden.

  • En Marzo de 1814 es restaurado sobre el trono de España el rey Fernando VII, destituído por el mismo Napoleón en 1808. Inmediatamente y en contravención de sus promesas solemnes, abroga la constitución liberal que en 1812 se había adoptado en España mientras estaba internado en Francia.

  • En 1815, el Director Supremo del gobierno de Buenos Aires, Carlos de Alvear, le encargó a su representante diplomático, Manuel José García explorar las posibilidades de un protectorado británico sobre el Río de la Plata y de negociar el tema con la diplomacia británica.

  • Después de la derrota definitiva de Napoleón en Waterloo (junio de 1815), se retoman las deliberaciones del Congreso de Viena, que busca una reorganización integral de Europa con el propósito de evitar para siempre cualquier intento revolucionario. El Rey Fernando VII cuenta con el apoyo diplomático francés y ruso para intentar la reconquista de las Indias.

  • El 9 de Julio de 1816, se proclama la independencia del Río de la Plata bajo el nombre de Provincias Unidas.

Aparte de este desarrollo cronológico externo, hay uno interno, que traduce a nivel práctico, diario, los vaivenes del panorama internacional.




  • Ni bien derrotados los británicos en sus intentos de ocupación de Buenos Aires, se resolvió perpetuar la memoria de los hechos gloriosos mediante un cambio de la nomenclatura de las calles urbanas.7

  • La junta de Buenos Aires tenía a su disposición un órgano de propaganda, propio para comunicar a los vecinos las decisiones tomadas, para preparar nuevas medidas y para plasmar la opinión pública: la Gaceta de Buenos Aires. Además siempre cuando hacía falta, hacía imprimir proclamas, bandos y panfletos.8

  • Era de importancia fundamental el dominio del espacio público, lo cual se hacía mediante fiestas oficiales, procesiones y otros tipos de manifestación pública.9 Las nuevas autoridades obraban de lleno dentro de la tradición festivorreligiosa de la cultura colonial y española, para no dejar entrever una ruptura demasiado fuerte con la normalidad colonial. En síntesis y con algo de exageración se podría decir que se mantenían las formas esenciales, mientras se cambiaban las fechas. Dicho de otra manera, el nuevo orden ocupaba tambien el espacio temporal (del calendario).

  • Es bastante significativo el hecho de que el nuevo orden en el Río de la Plata puso en circulación sus propias monedas. Las monedas que se acuñaron en 1813 tenían un diseño tomado de monedas de la República de las Provincias Unidas (“Holanda”) del Siglo XVII. Tratándose de una acción propia de un estado autónomo, casi no hay prueba más contundente de que los revolucionarios del Río de la Plata se dejaron inspirar por aquel ejemplo europeo.10 El ejemplo holandés tenía una importancia raramente reconocida en la historiografía. En 1817, Manuel José García, el representante del gobierno de Buenos Aires ante la corte de Rio de Janeiro, reiteró la necesidad de obtener alguna forma de apoyo extranjero, señalando como antecedente más importante a ayuda prestada a los rebeldes holandeses por la reina Isabel I en el Siglo XVI.11

  • En 1813, al mismo tiempo que se acuñaron las primeras monedas del gobierno autónomo, se aceptó un himno nacional.

  • En 1815 se decretó el porte obligatorio de la escarapela nacional blancoceleste para cada Americano a partir de la edad de los 12 años, español naturalizado y extranjero con más de cuatro años de residencia, so pena de arresto por cualquier ciudadano.12

  • La prueba más contundente de que se había empezado la construcción de un estado nuevo es la práctica de naturalización de extranjeros, que aparentemente incluso predata la llamada Revolución de Mayo de 1810. Aquel año se encontraban casi 700 extranjeros registrados en Buenos Aires, sin contar los peninsulares.13 Mientras durante la última etapa del regimen colonial, no se naturalizaron más de 18 personas entre británicos, italianos, franceses y portugueses.14 Entre 1810 y 1828, unos 450 extranjeros fueron naturalizados argentinos, la gran mayoría (348) siendo peninsulares, el resto portugueses, británicos, italianos, alemanes, franceses y norteamericanos.15

En realidad, la independencia argentina se llevó a cabo en tres fases claves que duraron una década: 1) la constitución en 1806 de un gobierno autónomo dentro del imperio español, 2) la constitución en 1810 de un gobierno autónomo fuera del imperio y 3) la declaración oficial de la independencia en 1816. Se podría defender la elección de cada una de las tres fechas como punto de arranque de la existencia autónoma argentina.


Además llama la atención que varias veces servía de catalizador un evento político en la metrópoli: en 1810 la caída de la Junta de Sevilla y en 1814 la restauración de Fernando VII. Es muy significativo que la independencia argentina se ha realizado sin ningún tipo de ayuda desde el exterior, aunque en más de una ocasión se haya considerado solicitarla, o por lo menos tratar de conseguir el apoyo político de una potencia extranjera.
A juzgar por el acta de independencia adoptada el 9 de julio en Tucumán por los representantes argentinos, ni la revolución francesa, ni la “americana” han tenido influencia alguna. El texto argentino puntualiza la recuperación de una série de derechos que se habrían perdido o desvirtuado durante el régimen colonial. No se menciona ni la libertad, ni la igualdad del hombre.16 Es más, en su afán de restablecer los derechos y privilegios perdidos, hace eco de la independencia de las Provincias Unidos en 1579.
Un antecedente atractivo: la República de las Provincias Unidas
La independencia argentina hubiera sido impensable sin ejemplo histórico. No cabe duda de que este ejemplo lo constituía la República de las Provincias Unidas, nombre oficial durante el antiguo régimen del país que hoy día simplemente se conoce como Holanda. Para elucidar, se presenta a continuación un sinópsis en forma esquemática de la independencia de aquella república y de sus antecedentes, incluyendo unos hechos poco conocidos en ambientes no especializados.


  • En 1543, el Rey Carlos V (tambien Emperador de Alemania), se encuentra en posesión de todo el territorio de los Países Bajos, que hoy día está dividido entre Holanda, Bélgica y Luxemburgo.

  • El hijo de Carlos, Felipe II, lo sucede como Rey de España y señor de los Países Bajos (1556). Aumenta las medidas punitivas contra el creciente protestantismo.

  • En 1566, los nobles de los Países Bajos imploran al Rey suavizar su política antiprotestante, ya que causa estragos cada vez mayores, llevando a una fuga de casi 10% de la población. El mismo año, estalla un amplio movimiento iconoclasta, que destruye las imágenes y otras obras de arte en iglesias en todo el territorio.

  • Guillermo de Orange líder de la resistencia, llama a la lucha armada contra el imperio (1572).

  • En 1579, las provincias rebeldes y mayoritariamente protestantes firman el tratado de la Unión de Utrecht, que se considera una declaración de independencia de hecho.

  • En 1580, el Duque de Anjou, hermano del rey de Francia, es nombrado “protector” de las provincias rebeldes.

  • En 1581, las provincias rebeldes adoptan el “Acte van Verlatinghe” (Acta de renuncia), declarando al Rey Felipe II destituído. Esto es la independencia formal. El documento afirma que la renuncia se proclama porque el rey no respeta los privilegios y derechos locales de los Países Bajos.17 El mismo año, Guillermo de Orange publicó una apología con une extensa justificación jurídica de la renuncia, invocando los estudios de Francisco de Vitoria.

  • En 1586 el Conde de Leicester favorito de la reina Isabel de Inglaterra, es nombrado gobernador (jefe de estado), pero fracasa ya en 1587 y vuelve a Inglaterra. Desde este momento, los Países Bajos rebeldes son independientes de hecho. Se organizan como estado federal decentralizado, aunque cuentan con la preponderancia de la provincia de Holanda, que se responsabiliza de un 60% del presupuesto federal. Guillermo de Orange fue asesinado por orden de Felipe II en 1584.

  • La independencia de las Provincias Unidas fue al fin reconocido por la “comunidad internacional” durante el congreso de Westfalia, en 1648.

Resulta obvio de este sinópsis que tanto explícitamente como implícitamente, la rebelión de los Países Bajos, como tambien su independencia, organización política y posterior desarrollo impresionante, sirvieron de ejemplo para los líderes del movimiento independista argentino. La independencia de los Países Bajos se ha realizado fundamentalmente sin ningún tipo de apoyo militar desde el extranjero, igual que la argentina. La muerte de Guillermo de Orange antes de la independencia se puede comparar con la muerte prematura de Mariano Moreno y hasta de Manuel Belgrano, que tampoco llegaron a conocer plenamente los frutos de su labor política. Es de suponer que esto también sirvió para que se indentificase con Guillermo de Orange mas de ún político argentino de primera hora. Sin embargo, aparte de algún aislado testimonio escrito (el mencionado de García), no existen pruebas de tal identificación.


Por otra parte, no cabe ninguna duda de que la rebelión de los Países Bajos ha servido de ejemplo para los argentinos. El nombre que fue elegido para el nuevo estado por los que declararon la independencia en 1816 es más que significativo: Provincias Unidas, tal como la tan exitosa y rica República de las Provincias Unidas. No pudo ser de otra manera, ya que el único antecedente de una rebelión lograda contra el imperio español fue precisamente la de los Países Bajos. ¿Que más lógico que identificarse con ella?
Más allá del ejemplo “holandés”, había otros que inspiraron los independentistas argentinos, notablemente el de la Revolución Francesa de 1789.18 Es más, hasta hace unas décadas, estaba firmemente establecida la idea de que fue sobre todo la Revolución Francesa que había influenciado no sólo la revolución independentista argentina, sino todas las demás del continente, aparte (obviamente) de la norteamericana. No se puede negar que la corriente radical de la Revolución Francesa, el Jacobinismo, ha tenido sus seguidores en América Latina, incluso en el Río de la Plata.19
Siempre según el concepto de la revolución atlántica, la llamada revolución americana de 1776 también habría inspirado los independentistas hispanoamericanos.20 Esta forma de pensar, que no es otra cosa sino una aplicación ciega del principio post hoc ergo propter hoc, parece completamente equivocada en el caso argentino. Es más, hasta la Revolución Francesa fue inspirada, aunque de manera no tan directa ni tan obvia, por la independencia de los Países Bajos rebeldes. Sin embargo, que se se sepa, hasta ahora no existen estudios que investigan este tema.21
En cuanto al ejemplo de la lucha por la independencia de los Países Bajos para los Estados Unidos, existen pruebas. Durante el Siglo XIX, el historiador estadounidense John Lothrop Motley se hizo famoso con sus estudios sobre la lucha independentista de los Países Bajos y su posterior desarrollo. El mensaje implícito era que los EE.UU. repetían las hazañas de los “holandeses”.22 Es de subrayar que tanto el proceso independentista argentino como el norteamericano se dejaron inspirar por el ejemplo de los Países Bajos, pero que la Revolución Francesa sólo tuvo repercusiones e influencias en el Río de la Plata, no en el norte del continente.
En contrapunto: el caso de los EE.UU.

Por lo general, el conocimiento sobre la historia de los EE.UU. es de fuente estadounidense, y por lo tanto partidario. Hay muy pocos estudiosos que se han dedicado a la época formadora de los EE.UU. o a los resultados políticos actuales a que lleva la idiosincracia estadounidense, y sus trabajos no suelen gozar de una recepción calurosa o inmediata en los mismos EE.UU., si es que reciben alguna forma de atención.23 Generalmente, estas obras se califican simplemente de “antiamericanos” y son rechazadas con este argumento. En síntesis, todos estos trabajos hacen hincapié en las características particulares de la formación de la nacionalidad estadounidense. En rasgo fundamental de la misma es su voluntad expresa de no formar parte de la historia, de permanecer fuera de ella, de constituir una entidad universal, cuyos valores se pueden aplicar en cualquier lugar del mundo.24 Este fue el mensaje de los padres fundadores de la nación estadounidense, quienes no hicieron otra cosa que continuar en el espíritu de la labor de los primeros colonos, como el puritano John Winthrop (1588-1649), al invocar la imagen de una ciudad en la cumbre de una colina (“city upon a hill”) como metáfora. Siguiendo los puritanos de primera hora, los “padres fundadores” encabezando el movimiento independentista de 1776 y redactando la constitución de 1783 enfatizaban los valores “universalistas”.

Las estapas principales de la independencia estadounidense se dan a continuación:


  • Desde 1763, creciente oposición a la política económica británica destinada a fortalecer el mercantilismo imperial)

  • En 1772, se organiza la élite colonial en las diversas colonias de norteamérica.

  • En 1773, estalla la resistencia contra el poder colonial en un acto violento en el puerto de Boston

  • Al año siguiente, en 1774, se reúne en Philadelphia el “primer congreso continental” para discutir cómo se puede terminar el régimen colonial.

  • En 1775 estalla la guerra de independencia

  • Declaración de independencia en 1776

  • En 1778, reconocimiento oficial de parte del gobierno de Francia, envío de importantes refuerzos militares, decisivos en la guerra

  • 1781: derrota final de las tropas británicas

  • 1783: Tratado de paz firmado en París; proclamación de la constitución estadounidense.

Aunque la similitud ideológica entre las revoluciones “americana” y francesa no existe, se suele repetir con tanta frecuencia y con tanto énfasis, que terminamos creyendo que sí es un hecho incontrovertible. La realidad surge mediante mirada más cercana. 1) La revolución independentista estadounidense sólo logró ser victoriosa gracias a la masiva ayuda extranjera. Consistía de miles de soldados franceses, de la intervención de la flota francesa, del apoyo de España y de la ayuda financiera de la República de las Provincias Unidas, que se puso garante de toda la deuda externa de los rebeldes. 2) La declaración de independencia de 1776 ya indica implícitamente la voluntad de establecer una teocracia, como tambien atestigua que todos los hombres son iguales. Ojo que la libertad no se menciona en el célebre preambulo redactado por Thomas Jefferson.25 Como bien señala Jean-Philippe Immarigeon, la Declaración universal de los derechos del hombre y del ciudadano de 1789, adoptada por la Asamblea Nacional francesa, es diametralmente opuesta al documento estadounidense, ya que postula en primer lugar que el hombre nace libre.26

Los EE.UU. se fundaron como estado sin historia, pero dotado de una mitología coherente y fuerte. Curiosamente, esta realidad es completamente opuesta a la afirmación de Hegel, quien sostenía que si las Américas no tenían historia, sólo geografía, a lo sumo los EE.UU. estarían destinados un día a tomar un lugar en la historia. En cuanto a América Latina, debido a la influencia de la iglesia católica y la colonización por los españoles y portugueses, estuviera destinada quedar para siempre fuera de la historia.27 El aislamiento histórico estadounidense es absoluto, aunque nadie lo reconoce hoy día. Esto es lo que sostiene Immarigeon, basándose en el hecho de que los EE.UU. nunca fueron afectados por la Revolución Francesa de 1789, que en realidad es el evento histórico definitorio del mundo moderno. Es más, la modernidad misma es la creación de la Revolución Francesa y los EE.UU. han consecuentemente rechazado todos sus ideas y logros.28 Con ello, los EE.UU. incorporan la anti-modernidad. La verdad que los EE.UU. representan una fase ya superada de la historia europea, es decir la teocracia medieval. Mientras Europa fue reformada por el Renacimiento, llevando a una ruptura entre iglesia y estado, los colonos británicos del Siglo XVII se fueron a Norteamérica, precisamente para preservar la unión de la iglesia con el estado.29

Desde este punto de vista resulta interesante analizar el porque de la identificación histórica de los EE.UU. con la República de las Provincias Unidas. Se explica por diversas causas: 1) tanto los EE. UU. como las Provincias Unidas tienen orígenes religiosos. Los dos tienen las mismas raíces protestantes calvinistas puritanas. Por este motivo, los dos se han identificado desde el inicio con el pueblo judío de la Biblia y ambos se sienten solos en un mundo que se niega a entenderlos. 2) La estructura federal de las Provincias Unidas tenía un gran atractivo para los EE.UU. a la hora de organizarse políticamente. No había otra manera de asegurar un gobierno eficaz y al mismo tiempo garantizar ciertas libertades individuales.

Había otros motivos, por cierto secundarios, tal como el hecho de que en el Siglo XVII parte de los EE.UU. fue colonizado por “holandeses”, es decir la parte inferior del Río Hudson, desde Nueva York hasta la ciudad de Albany. En cierto sentido, los EE.UU. se podían considerar herederos de la tradición “holandesa.”



Sin embargo, cabe subrayar que esta identificación se sitúa en los años posteriores a la declaración de independencia estadounidense y la adopción de la constitución.30 Además, dado el rechazo radical de la historia por parte de los “padres fundadores” (tal como los puritanos del Siglo XVII), cualquier identificación con un antecedente histórico resulta contradictoria.

Conclusiones
Parece cierto que la independencia argentina de ninguna manera a subido la influencia de la independencia estadoundense. Es inegable la influencia de la Revolución Francesa de 1789, tal como de hecho se ha manifestado en la historiografía. Sin embargo, se ha pasado completamente por alto la influencia del proceso histórico que terminó con la independencia de los Países Bajos en el período 1568-1648. La explicación resulta bastante sencilla: las Provincias Unidas (“Holanda”) constituían el antecedente más claro y óbvio para los independentistas argentinos. Con los EE.UU. sólo compartían una situación geográfica en el Nuevo Mundo, pero nada mas.
Un factor adicional que imposibilita cualquier comparación histórico-judicial de la Argentina con los EE.UU. es el hecho de que por su propia voluntad, la “Gran República del Norte” no pertenece al Occidente. Argentina, tal como el resto del mundo hispánico, sí forma parte del Occidente, y lo ha demonstrado en más de una ocasión. Es decir que para pertenecer a ello, hace falta efectuar la separación entre iglesia y estado.
Si se quiere admitir que en el día de hoy, Occidente es fundamentalmente Europa y la parte del mundo “globalizado” que como ella está inspirado por las ideas de la Revolución Francesa, piedra angular de la modernidad, resulta aún mas claro que Argentina forma parte integral de Occidente y EE.UU. no. La voluntad estadounidense de no pertenecer a la historia es a la vez una voluntad de distanciamiento de Europa, una voluntad de negarla por completo. La historia de la Argentina por otra parte se distingue precisamente por su deseo de formar parte de Europa, de ser una Europa en América Latina.
Hoy, en tiempos de una globalización en que el poder de valores, usos y costumbres estadounidenses está aparentemente irresistible, no sería mal dedicar unos momentos a la reflexión. A fin de cuentas, siempre vale la pena pensar antes de actuar.

1El tema relacionado de revolución es ilustrativo. Frente a los politólogos teóricos como Charles Tilly, Theda Stocpol, Barrington Moore, etc., hay los que se enfocan en los hechos, y por ello muchas veces logran clarificar el tema.

2Esto lo subraya Montesquieu en los años 1720. Para una discusión profunda del tema, ver Antonio Annino, “I paradossi occulti del V centenario. Note gerbiane per una verfassung ispanoamericana,” Quaderni Storici, n.81, 1992

3Severo Martínez Peláez, La patria del criollo, ensayo de interpretación de la realidad colonial guatemalteca (Guatemala, 1970).

4Alvaro Jara, Guerra y sociedad en Chile (Santiago de Chile 1966); Eric Hobsbawm, Nations and Nationalism since 1780: Programme, Myth, Reality (Cambridge: Cambridge University Press 1990). Para un análisis anterior más general: Gonzalo Vial Correa, "La formación de las nacionalidades hispanoamericanas como causa de la independencia," Boletín de la Academia Chilena de la Historia 33 (segundo semestre 1966), págs. 110-144

5Bartolomé Mitre, Historia de Belgrano y de la independencia argentina, tomo 1, capítulo 1 (Buenos Aires: Clásicos argentinos, 1971). entre los muchos seguidores, cabe mencionar a Robert Levillier, Les origines argentines. La formation d'un grand peuple (París: Charpentier et Fasquelle, 1912), ya que divulgó los conocimientos históricos sobre Argentina en el exterior.

6Adolfo Garretón, La municipalidad colonial, Buenos Aires desde su fundación hasta el gobierno de Láriz (Buenos Aires: J. Menéndez, 1933); Juan Agustín García, La ciudad indiana. Buenos Aires desde 1600 hasta mediados del siglo xviii (Buenos Aires: Estrada, s.f.); José Ingenieros, La formación de una raza argentina, tomo 4 de las Obras Completas, (Buenos Aires: Mar Océano, 1961).

7“Manifestación de los nombres con que vulgarmente se conocen las calles y plazas de esta ciudad, y su correspondencia con los que le son propios desde su traza, y los que se les ponen nuevamente, alusivos a las gloriosas acciones de su reconquista y defensa, conseguidas contra las armas Britanicas, la primera en 12 de Agosto de 1806, y la segunda en 7 de Julio de 1807," 30 de Junio, 1808, en Archivo General de la Nación VII-20-2-10

8Ver Augusto Mallié, ed., La revolución de Mayo a través de los impresos de la época 6 tomos, (Buenos Aires, 1963-65).

9Ver Hans Vogel, “Fiestas patrias y nuevas lealtades,” Todo es Historia 287 (1991), págs. 42-50.

10Julio Marc, "El escudo argentino en la moneda," Revista de la Facultad de Ciencias Económicas, Comerciales y Políticas, (Rosario 1934), 3r serie, t. 3, número 3, págs. 3-54.

11Manuel José García al Gobierno de Buenos Aires, Rio de Janeiro 20 de Octubre de 1817, AGN VII-10-2-6.

12Decreto del 27 de Noviembre de 1815, AGN X-8-10-3.

13Equipos de investigación histórica, Buenos Aires, su gente, 1800-1830, (Buenos Aires: Emecé, 1976), págs. 99 y 101.

14Acuerdos del Extinguido Cabildo de Buenos Aires, publicados por el Archivo General de la Nación (Buenos Aires, 1907-34).

15Fuentes: AGN IX-35-3-3, Tribunales; X-11-4-7, X-7-1-6 y X-9-6-2, Cartas de Ciudadanía; X-23-4-8, Asamblea General Constituyente; X-10-9-7 y X-9-6-7, Pasaportes; IX-10-7-7, Padrón de habitantes de la ciudad de Buenos Aires, 1810; Biblioteca Nacional, Manuscritos, número 529. Acuerdos del Extinguido Cabildo de Buenos Aires. Datos adicionales se encontraron en Vicente Cutolo, Nuevo Diccionario Biográfico Argentino, 7 tomos, (Buenos Aires: Elche, 1968-84) y Diego Abad de Santillán, red., Gran Enciclopedia Argentina, 9 tomos, (Buenos Aires: Ediar, 1956-1964). Ver también: Hans Vogel, “New Citizens for a New Nation: Naturalization in early Independent Argentina”, Hispanic American Historical Review, 71:1, Febrero 1991, págs. 107-31.

16“Declaramos solemnemente a la faz de la tierra que, es voluntad unánime e indudable de estas Provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los Reyes de España, recuperar los derechos que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una Nación libre e independiente del Rey Fernando VII sus sucesores y Metrópoli quedan en consecuencia de hecho y de derecho con amplio y pleno poder para darse las formas que exija la justicia, e impere el cúmulo de sus actuales circunstancias.”

17El preambulo dice: “En so wanneer hy sulx niet en doet, maer in stede van zijne ondersaten te beschermen, deselve soeckt te verdrucken, t'overlasten, heure oude vryheyt, privilegien ende oude herkomen te benemen, ende heur te gebieden ende gebruycken als slaven, moet ghehouden worden niet als Prince, maer als een tyran ende voor sulx nae recht ende redene magh ten minsten van zijne ondersaten, besondere by deliberatie van de Staten van den lande, voor egheen Prince meer bekent, maer verlaeten ende een ander in zijn stede tot beschermenisse van henlieden voor overhooft sonder misbruycken ghecosen werden” (Si el monarca, en vez de proteger a sus súbditos, los trata de oprimir y de quitarles su primitiva libertad, sus privilegios y antiguas costumbres, al contrario esclavizándolos, no debe considerarse un Príncipe sino un tirano, y por ello puede ser destituído y remplazado por otro...)

18Ricardo Caillet-Bois, Ensayo sobre el Río de la Plata y la revolución francesa (Buenos Aires: Imprimería de la Universidad, 1929).

19Manfred Kossok, “Das Salz der revolution. Jacobinismus in Lateinamerika, Versuch einer Positionsbestimmung,” Universalhistorische Aspekte und Dimensionen des Jacobinismus, (Berlin 1976), págs. 124-159.

20Robert R. Palmer, The Age of Democratic Revolution (Princeton: Princeton University Press, 1959-64).

21De manera tentativa sea indicado aquí una pista de investigación de historia intelectual: las Provincias Unidas constituían un centro cultural de primer orden, gracias a la libertad de imprenta mas amplia de Europa y a los centros académicos tales como Leyden, Utrecht y otros. Los grandes precursores del iluminismo, cuales Pierre Bayle, Samuel Pufendorf y muchos más, todos pasaron por estos centros y publicaban sus escritos en Holanda.

22John Lothrop Motley, The Rise of the Dutch Republic (1856), The United Netherlands (1860 y 1867) y Life and Death of John Barneveld (1874).

23Es el caso de los libros críticos de Elise Marienstras, Les mythes fondateurs de la nation américaine (París: Maspéro, 1976), Emmanuel Todd, Après l'empire. Essai sur la décomposition du système américain (París: Gallimard, 2002), Philippe Grasset, Chronique de l'ébranlement: des tours de Manhattan aux jardins de l'Élysée (París 2003), y de Jean-Philippe Immarigeon, American Parano.Pourquoi la vielle Amérique va perdre la guerre contre le reste du monde (París: Bourin 2006).

24Marienstras, Mythes fondateurs, págs. 83-87: Por la voluntad de los colonos de vivir en pura naturaleza, negaban la civilización (corrupta) y la historia.

25“We hold these truths to be self-evident, that all men are created equal, that they are endowed by their Creator with certain unalienable Rights, that among these are Life, Liberty and the pursuit of Happiness.” (Sostenemos como evidentes en sí mismas estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad)

26Immarigeon, American Parano, 83. Los primeros dos artículos son: “Les hommes naissent et demeurent libres et égaux en droits. Les distinctions sociales ne peuvent être fondées que sur l'utilité commune” (Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común) y “Le but de toute association politique est la conservation des droits naturels et imprescriptibles de l'Homme. Ces droits sont la liberté, la propriété, la sûreté, et la résistance à l'oppression.” (La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Tales derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión).

27Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Philosophie der Geschichte (Filosofía de la historia), publicado en 1833-36 en base a sus clases, que daba por primera vez en 1805 y por último en 1819.

28Immarigeon, American parano, cap. 3, esp. p. 69.

29El intento de Cromwell de establecer una república teocrática en Inglaterra (1649-1660) demuestra que tan poderoso era el rechazo de lo moderno.

30Data de las primeras décadas del Siglo XIX, y uno de sus más destacados representantes fue el escritor Washington Irving.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje