Página principal

Iglesias Cristianas de Dios [156] El Calendario de Dios [156]


Descargar 183.1 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño183.1 Kb.
  1   2   3


Iglesias Cristianas de Dios
[156]

El Calendario de Dios [156]

(Edición 2.1 19960316-19990628)

El Calendario establecido por Dios fue puesto en movimiento en la creación. No depende del hombre o de cualquier sistema de observación para ser determinado. Fue observado durante el período entero del templo de Israel y no es el mismo calendario como él que es observado por los judíos hoy. Los Cristianos son obligados por la ley y el testimonio de la Biblia de seguir este calendario y ningún otro.

Christian Churches of God

PO Box 369, WODEN ACT 2606, AUSTRALIA

Correo electrónico: secretary@ccg.org




(Derechos de propiedad literaria 1996, 1999, 2000 Wade Cox)

Tr. 2004; Rev. por François Sylvain


Este documento puede copiarse libremente y distribuirse con tal de que se copie en su totalidad sin alteraciones o tachaduras. Debe incluirse el nombre del editor y dirección y el aviso de derechos de propiedad literaria. Ningún cargo puede realizarse a los destinatarios de copias distribuidas. Las citas breves pueden ser incluidas en artículos críticos y revisiones sin interferir en los derechos de propiedad literaria.
Este documento se puede obtener desde los sitios internet:
http://www.logon.org y http://www.ccg.org

El Calendario de Dios [156]



Introducción al Calendario judío
El calendario del sistema judío es un sistema derivado ulterior y no era él usado en el periodo del Templo durante el tiempo de Cristo y la Iglesia. Schurer dice en Apéndice 3 de The History of the Jewish People in the Age of Jesus Christ (La Historia del Pueblo Judío en la Era de Jesús Cristo) (Vol. 1, pág., 587 en ade.), que los nombres judíos son de origen Asirio-Babilónico; Sus equivalentes akkadianos son: ni-sa-an-nu, a-a-ru, sf-ma-nu, du-u-zu, etc., y él se refiere a la obra de Landsburger sobre este tema (Materialen zum Sumerischen Lexicon V (1957), p. 25-26, etc.). Schurer dice:
Dentro de la esfera del Judaísmo, el documento más temprano que enlista todos los meses en secuencia es el Megillath Ta'anith. Se recopiló en el primero o principio del segundo siglo D.C, desde que ya se cita en el Mishnah [El Mishnah se recopiló aproximadamente alrededor del segundo siglo]. De las autoridades tardías, sólo es necesario mencionar al poco-conocido Cristiano, Josephus (Josefo) quien en su Hypomnesticum (PG cvi, col. 33) tiene [Nesan, Eiar, Eiouan, Thamouz, "Ab, ‘Eloul, ‘Osri (lea Thisri), Marsaban, Chaseleu, Tebeth, Eabath, ‘Adar].
Después de enlistar la evidencia para los nombres de los meses judíos (vea Apéndice), él dice entonces:
Los meses judíos siempre han continuado siendo lo que los meses en todas las naciones civilizadas eran por origen; a saber, meses lunares genuinos. Como la duración astronómica de un mes es 29 días, 12 horas, 44', 3", meses de 29 días deben alternar muy regularmente con meses de 30 días. Pero doce meses lunares suman sólo 354 días, 8 horas, 48' 38", mientras que el año solar tiene 365 días, 5 horas, 48' 48." La diferencia entre un año lunar de doce meses y un año solar suma, por consiguiente, a 10 días 21 horas. Para compensar esta diferencia, por lo menos una vez en cada tercer año, y a veces en el segundo, un mes debe intercalarse. Se observó en tiempos muy tempranos que una compensación suficientemente exacta fue lograda intercalando un mes tres veces en cada ocho años (durante el periodo, la diferencia suma a 87 días). Los juegos griegos cuadreniales ya dependieron de un reconocimiento de este ciclo de 8 años ('octaeteris'), el ciclo de cuatro años siendo logrado simplemente partiéndolo en dos.
[Por lo tanto la Olimpiada es basada en el calendario lunar]. Schurer continúa:
Ya en el quinto siglo A.C., el astrónomo Meton de Atenas había incorporado un todavía más exacto sistema de compensación en la forma de un ciclo de 19 años en él que un mes sería intercalado siete veces. Esto aventajó el ciclo de 8 años considerablemente en exactitud, porque en diecinueve años seguía siendo una diferencia de un poco más de dos horas, considerando que en ocho años, ésta era un día y medio. Entre los astrónomos posteriores que proporcionaron cómputos aun más exactos, Hipparchus de Nicea (c. 180-120 A.C.) merece mención especial. El hecho que después de cada diecinueve años, el curso del sol y luna coinciden de nuevo casi exactamente, también lo conocieron bien los babilónicos. De hecho, se ha pensado que inscripciones cuneiformes demuestran que ellos regularmente empleaban un ciclo de 19 años con intercalarios tan lejano atrás como el tiempo de Nabonnassar, mucho antes de Meton por consiguiente. Aunque esto no es todavía probado, el uso de un periodo de 19 años con intercalaciones en las eras persas y seleucidas puede aceptarse no obstante como verificado, aunque todavía no es completamente cierto si la prioridad pertenece a los griegos o (como es probable) los babilónicos.
Así que los babilónicos poseyeron el conocimiento del ciclo de l9 años del calendario lunar. Ellos entendieron mucho tiempo antes que el filósofo Meton. Aunque esto no es todavía probado para Babilonia, el periodo de diecinueve años con intercalaciones en las eras persas y seleucidas puede aceptarse no obstante como comprobado. Schurer no está completamente seguro si la prioridad de comprensión pertenece a los griegos, o como es probable, a los babilónicos. Se encontrará que por mucho tiempo precede aun a los babilonios.
Schurer nota:
que el ciclo de diecinueve-año se usó en el reino de los arsacidos en el primer siglo A.C. y D.C., y ha sido demostrado por Th. Reinach a partir de monedas en las que los años 287, 317, y 390 de la era de los seleucidos aparecen como años intercalarios. ¿Qué tan si hubieran adelantado los judíos de la era entre Testamentos en estas materias? Ellos tenían un conocimiento general por supuesto, pero a menos que nosotros nos engañamos totalmente, en el momento de Jesús, ellos no tenían todavía ningún calendario fijo, pero en la base de una observación completamente empírica, empezaron cada nuevo mes con la apariencia de la luna nueva, y semejantemente sobre la base de la observación intercalaron un mes en la primavera del tercero o segundo año de acuerdo con la regla que en todas las circunstancias, la Pascua debe quedarse después del equinoccio vernal.
Las citas comienzan el artículo con ese periodo intertestamental y los comentarios de Schurer sobre el calendario. El calendario de Dios se remonta a la creación. El calendario de Dios no es dependiente en lo que los judíos estaban haciendo en el momento de Jesús Cristo, y de hecho, nosotros veremos por qué Schurer no es de hecho lógico o exhaustivo en este argumento. Se sabe que el sistema de observación fue introducido en un período posterior y usado de concierto con los cálculos de la conjunción aparentemente para justificar las tradiciones. Los estudiosos están en acuerdo que ambos los samaritanos y los saduceos tenían el mismo sistema que estaba basado en la conjunción y calculado y anunciado por lo menos de antemano ocho meses, ciertamente en el caso de los samaritanos. Nosotros examinaremos este aspecto más allá. Schurer no hace el paso lógico en su argumento por mostrar por qué los judíos vinieron a operar por observación, cuando ellos supieron mejor y, de hecho, por qué introdujeron el argumento en absoluto para la observación al final del periodo de Templo. De hecho nosotros veremos que los fariseos no tenían el poder para introducirlo durante el periodo del Templo a través de su propia tortuosidad.
Puede aceptarse seguramente que los samaritanos tenían el mismo calendario por lo menos durante 2500 años y que el calendario y sistemas y Sábados que ellos usan hoy, basado en la conjunción, son el mismo calendario y Sábados que ellos usaron durante el periodo del Templo y más allá. Los comentarios de Ibrahim ibn Ya'kub en la Biblia Samaritana muestra que las prácticas de los samaritanos estaban según la conjunción. Ellos iniciaron el día al igualar o crepúsculo. Ellos guardaron la fiesta de dos días del 14 y 15, como la Iglesia Sabática ha hecho durante dos mil años (vea El rol histórico del Cuarto Mandamiento en las Iglesias Sabatistas de Dios [170]). Ellos guardaron el sacrificio en 14 de Nisan por la tarde al final del día del 14 y comenzaron la comida en la tarde del 15 de Nisan, todo determinado según la conjunción. Es más, ellos, como los saduceos en el periodo del Templo, guardaban el Pentecostés en el domingo cincuenta días después del domingo de la Gavilla Mecida en los Panes sin Levadura (vea John Bowman (ed. y tr.), Samaritan Documents Relating to Their History, Religion and Life (Documentos Samaritanos Guardando Relación con Su Historia, Su Religión y Su Vida), Pittsburg, los textos originales y serie de traducción Número 2, p. 223-237).
No hay ninguna evidencia para apoyar cualquier caso de que los samaritanos cambiaron el sistema, o que ellos, y las otras naciones arriba expresadas, no tenían la capacidad de calcular la conjunción precisamente de antemano sobre del periodo entero del Segundo Templo. Si los judíos "perdieron" este conocimiento al final del periodo del Segundo Templo, entonces ellos lo hicieron deliberadamente para introducir sus tradiciones. La Iglesia nunca los ha seguido en la determinación del calendario y las Nuevas Lunas excepto en su periodo más ignorante de judaizante en el periodo post Reformación. El Judaísmo rabínico también introdujo en su calendario fiestas paganas y sistemas de Babilonia en el periodo del tercer siglo. R. Samuel Kohn, Rabino Principal de Budapest, y escritor acerca de las practicas samaritanas escribiendo en Budapest en 1894, nota las prácticas de la Iglesia Sabatista sobre el periodo de la Reformación. Él nota que la Iglesia Sabatista ahí determinaba el calendario según la conjunción (con una variación a la practica samaritana). Él también considera que el hecho que los judaizantes posteriores (post Simón Pechi) en Transilvana celebraron Rosh HaShanah o el Nuevo Año que es observado en Tishri era prueba de la influencia judía. Él declara que Rosh HaShanah no fue introducido en el Judaísmo hasta el periodo post-templo del tercer siglo. El Dr. Kohn hace mención de este hecho importante en la obra The Sabbatarians in Transylvania (Sabatarios en Transilvana) declarando que entró en un periodo en el tercer siglo y "post-bíblico" (refiriéndose al Rosh haShanah del Talmud 8a a n. 18 al c. 7) (Ed. W. Cox, tr. T. McElwain y B. Rook, CCG Publishing, EE.UU., 1998, p. v, 58, 106 y sig.) Bíblicamente, el Nuevo Año está en Abib, que es el Primer mes.
La progresión desde el original y puro calendario bíblico al calendario rabínico introducido desde Babilonia, primeramente bajo el Rabino Hillel II en 358 EC (era actual), era bastante larga y exhausta como las tradiciones tuvieron que ser aceptadas para justificar los cambios graduales. El Mishnah que se recopiló alrededor del 200 EC y en que el Talmud se escribió después como comentario, más o menos nota este proceso por los comentarios y las autoridades citadas.
Nosotros veremos abajo que el Calendario en el periodo del Templo siguió el cálculo de los saduceos y que el cálculo o sistema de los fariseos sólo vino en efecto después de la destrucción del Templo en 70 EC. El Mishnah anota muchas prácticas, que el Calendario judío moderno es diseñado para evitar. Este calendario realmente no se perfeccionó incluso bajo Hillel II desde c. 358 y sufrió modificaciones hasta el undécimo siglo. Se graban los detalles de los cambios y conflictos en el artículo El Calendario y la Luna: Aplazamientos o Festivales [195].
El Mishnah (c. 200 EC) muestra que los días Santos cayeron antes y después del Sábado en repetidas ocasiones, lo cual significa que las tradiciones y el sistema que los fariseos habían inventado para proteger las tradiciones, no estaban en lugar aun como tarde como la recopilación del Mishnah (vea Soncino Talmud: Shabbat 114b; Menachoth 100b; y Mishnah Besah 2:1; Shabbat 15:3; Sukkah 5:7; Arakhin 2:2; Hagigah 2:4). Los Sábados consecutivos eran comunes. El texto en Hagigah 2:4 muestra el conflicto desarrollándose en aquel entonces (200 EC) entre los defensores pro y anti Pentecostés en el domingo (vea Ibíd. El Calendario y la Luna: Aplazamientos o Festivales [195] y ve debajo).
Es imposible para el sistema de aplazamiento y el calendario judío actual o moderno haber estado en su lugar en el momento de Cristo.
El Mishnah también declara que hay cuatro nuevos años y que el Primer día de Nisan es el nuevo año para los reyes y las fiestas. Esto también se examina en el artículo La Noche Memorable [101] que examina la practica de los samaritanos en la Pascua. Nosotros también podemos ver de estos cálculos en el Mishnah que las fechas con respecto a Esdras y Nehemías estaban según el 1 de Nisan y no 1 de Tishri (vea La Lectura de la Ley con Esdras y Nehemías [250]). Tishri fue usado en aquel entonces para el cálculo de los años, para los Años Sabáticos y para los Jubileos (Rosh Hashanah 1.1 E (3)). Nosotros vemos que la noción de Tishri que vino desde Babilonia, se grabó primero en el Mishnah como siendo propuesto por R. Eliazar y R. Simeón (Ibíd. 1.1 D). No se observó como Año Nuevo en el periodo del Templo. El Mishnah también hace un esfuerzo para separar el principio del diezmar del ganado a 1 Elul (Ibíd. 1.1 C). La Casa de Shammai sostuvo que el año nuevo para los árboles fue el 1 de Shebat, mientras que la Casa de Hillel sostuvo que fue el decimoquinto día de ese mes. El año nuevo en la Luna Llena es una práctica directamente pagana, también introducida desde Babilonia que sin duda es asociada con el plantar con el trazar de la luna. Todas estas determinaciones son del Judaísmo rabínico del periodo post Templo. Sólo en el tercer siglo nosotros vemos Tishri establecido por los rabinos. Esto y el sistema de los aplazamientos ahora mantienen el control del Judaísmo en contra de la palabra de Dios. Las trompetas no están a menudo en la molad que es la conjunción y los Días Santos de Dios son pospuestos por desobediencia a otros días que Dios no ha ordenado.
La Enciclopedia Judaica admite este hecho en su artículo Fixing Rosh HaShanah (Determinando Rosh HaShanah) (Día del Año Nuevo).
Determinando Rosh HaShanah (Día del Año Nuevo). El año empieza en 1 de Tishri que raramente es el día de la molad, como hay cuatro obstáculos o consideraciones, llamadas dehiyyah, arreglando el primer día del mes (rosh hodesh). Cada dehiyyot puede causar un aplazamiento de dos días: (1) principalmente para prevenir el Día de Expiación (Tishri 10) de caer en viernes o domingo, y Hoshana Rabba (el séptimo día de Sukkot; Tishri 21) de caer en el Sábado, pero en parte también sirviendo un propósito astronómico... (2) completamente por una razón astronómica, si la molad es a mediodía o más tarde Rosh HaShanah es diferido por un día (Ibíd., pág. 44).
El tercero y cuarto dehiyyah son reglas más complejas que involucran tiempos específicos de la molad y el aplazamiento consecuente del 1 de Tishri. Estos moladot se clasifican con aplazamientos específicos perfilados en la Enciclopedia Judaica. Esta regla de aplazamiento no era conocida en el momento de Cristo y en el momento de la recopilación del Talmud. El Mishnah, y el Talmud como comentario, claramente muestra que el Día de Expiación cayó en un viernes o un domingo al tiempo de la recopilación del Mishnah y, por consiguiente, en el período de Cristo dos siglos antes de eso.
Nosotros también vemos que el ocurrir de los meses era diferente de lo que está bajo el Calendario judío.
(Arakhin 2:2): No cuentan menos que cuatro meses completos en el año, y [a las salvias] nunca ha aparecido más de ocho.
Es así imposible para los aplazamientos haber estado en efecto en el tiempo de Cristo. Nosotros continuamos adelante:
... se esperaba que el sistema presente fuera reemplazado [énfasis agregado] de nuevo por un sistema basado en verdaderos valores [al contrario de valores término medio] más semejante al calendario judío primitivo en que las Lunas Nuevas (días del phasis [o sea, la duración del intervalo de la verdadera conjunción al primer avistamiento de la creciente nueva]) y se proclamaron intercalaciones sobre la base de observación y cálculo (Ibíd., pág. 47).
Note que los comentarios aquí muestran que los cálculos estaban según la verdadera conjunción, según el phasis, que no es visible y que las observaciones fueron introducidas para confirmar lo que ya era de antemano conocido por meses y años. El término fases de la luna vino del término phasis y siempre se ha aplicado a la Luna Nueva como oscuridad llena, la Luna Llena y los primeros y segundos cuartos. La creciente nunca ha sido considerada una verdadera fase de la luna en el sentido que se usa para la Luna Nueva.
Histórico. Según una tradición citada en el nombre de Hai Gaon (m. 1038), el calendario judío actual fue introducido por el patriarca Hillel II... en 358/59 DC... Mientras que no es irrazonable atribuir a Hillel II el arreglar del orden regular de las intercalaciones, su parte entera en el calendario fijo actual es dudosa (Ibíd., pág. 48).

 

Note aquí que el Calendario Judío Moderno realmente aun no se volvió fijo hasta el Undécimo Siglo como Judaica admite. La Judaica luego introduce el concepto de irregularidad en intercalación diciendo que fueron irregulares,


La intercalación siendo en parte debido al estado predominante de productos agrícolas diversos y a las condiciones sociales... la condición de los cultivos es finalmente determinada por la posición del sol en su camino anual (Ibíd., pág. 49).
Sin embargo, nosotros sabemos que los saduceos y los samaritanos no tenían ningún tal problema con la irregularidad y la Luna Nueva era anunciada por fuegos encendidos del Monte de los Olivos, al este del templo sobre Kidron (vea el artículo El Mesías y la Novilla Roja [216]). Era sólo más tarde que los samaritanos fueron acusados de iluminar las almenas engañosas cuando los fariseos tomaron cargo después de la destrucción del Templo e introdujeron los aplazamientos por observaciones.
No tal problema existió durante el periodo del Templo. Juan Hyrcanus había destruido el tabernáculo en Mt Gerizim durante el tiempo de los Macabeos pero su religión quedaba intacta. Hyrcanus suprimió a los fariseos y sólo por nueve años bajo Alexandra ellos tuvieron el control. Ellos también fueron suprimidos por Herodes por sus intrigas. Los saduceos y su sistema tenían más o menos continuamente el control del Templo hasta su ataque en el periodo final y destrucción en el 70 EC (vea Ibíd., La Noche Memorable [101]). Los fariseos acusaron al propio Cristo de ser un samaritano (Juan 8:48). Esto fue, como nosotros vemos del texto, porque él negó la verdad de sus enseñanzas y tradiciones. Él guardó las fiestas del Templo que eran basadas en el sistema saduceo y samaritano determinadas por la conjunción que era el sistema del Templo original (vea debajo). En el trabajo de John Bowman The Samaritan Problem Studies in the Relationships of Samaritanism, Judaism, and Early Christianity (Los Estudios del Problema Samaritano en las Relaciones del Samaritanismo, Judaísmo, y la Cristiandad Primitiva) (Tr. por Alfred M Johnson Jr., Pittsburgh Theological Monograph Series Number 4, The Pickwick Press, Pittsburgh, Pennsylvania, 1974, c. 1, p. 1 en ade.) nosotros vemos que los samaritanos estaban en el reino del norte incluso después de la dispersión del 721 AEC (antes era actual) y una diáspora samaritana existió en Egipto y Siria de la antigüedad hasta el siglo 18. John Bowman dice:
Puesto que muchos manuscritos samaritanos están disponibles en bibliotecas europeas, siempre ha permanecido un misterio para mí por qué los estudiosos Cristianos, quien ha sabido desde el tiempo de Joseph Scalinger (1540-1609) acerca de la supervivencia de los samaritanos, todavía repitan las mismas aseveraciones acerca de los samaritanos que fueron hecha por los judíos de los tiempos post-Babilónico, Mishnaico y Talmúdico y que han venido a través de los Padres de la Iglesia en la tradición estudiosa Cristiana.
Los descubrimientos de Qumran han inducido al presente a algunos estudiosos a cuestionar la frecuentemente usada y demasiado fácilmente aceptada idea del "Judaísmo Normativo" y las fuentes rabínicas como criterio fiable para la esencia del Judaísmo en el siglo 1. Por consiguiente parece ser una vez más apropiado precisamente examinar si o no los samaritanos, como la primera secta judía que no tiene ninguna tradición independiente y costumbres, han conservado las costumbres y vistas que son más viejas que aquellas que los rabinos del siglo 2 DC (y después) intentaron hacerlas sacrosantas pasándolas como tradiciones orales del tiempo de Moisés que se habían pasado a ellos como los fideicomisarios del único y verdadero Israel.
La razón que la posición samaritana no se estudia abiertamente es tanto una falta de los sacerdotes samaritanos, como es de los judíos.
El Calendario de Dios
Génesis 1:14-19 14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en el firmamento de los cielos para separar el día de la noche, que sirvan de señales para las estaciones, los días y los años, 15 y sean por lumbreras en el firmamento celeste para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para que señoreara en el día, y la lumbrera menor para que señoreara en la noche; e hizo también las estrellas. 17 Las puso Dios en el firmamento de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 señorear en el día y en la noche y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 19 Y fue la tarde y la mañana del cuarto día. (RV)
La palabra para luces aquí es m'aor que significa poseedor de luces o luminares (Éxodo 25:6; 27:20; 35:14). En Génesis 1:3, el texto es sea esto vuelto luz. No es el verbo ser (Companion Bible (Biblia Compañón), n. al v. 3). Así, estamos hablando de la pre-condición del sistema para las actividades subsecuentes.
La luz no se localizó hasta el cuarto día de la creación, según la narrativa de Génesis. Esto es indicativo de una secuencia de la actividad de Dios en la creación. La actividad del cuarto elemento de la secuencia de la creación era establecer las luces para la división de noche y día y para las señales y las estaciones y los días y años (Gén. 1:14).
La secuencia del calendario, establecida por Dios en la creación, es determinada por los cuerpos celestes. Así que, el movimiento y la posición de los cuerpos celestes son el factor determinante del calendario. Veremos éste desarrollado a todo lo largo de la Biblia y eso es central a la ley.
Salmo 104:19 Hizo la luna para los tiempos; El sol conoce su ocaso. (RV)
La luna es así el factor determinante y no el sol. El sol sólo es operativo para el día y como un pivote para el principio del año del equinoccio.

El Día
También es notado que la tarde y la mañana constituyen el día. La tarde precede la mañana o día. El día es así determinado desde el crepúsculo de la tarde anterior al crepúsculo o el fin del crepúsculo náutico de la noche de ese día.
Levíticos 23:32 Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo. (RV)
Esta vista que el día inició al atardecer o crepúsculo se observó continuamente incluso entre los judíos en el tiempo del Mishnah. Era el método normal de determinar el día para la mayoría de las naciones y era la práctica en las personas de habla inglesa hasta alrededor del principio del decimonoveno siglo (vea debajo).
Mishnah:
(Besah 2:1) En una fiesta que coincidió con la víspera del Sábado [viernes] una persona no debería cocinar para empezar en el día de festival [Viernes]. Pero él prepara la comida para el día de festival, y si él deja algo de sobra, él ha salido con sobrante para el uso en el Sábado. Y él prepara un plato cocinado en la víspera del día festivo [jueves] y confía en él (para preparar comida el viernes) para el Sábado también.
(2-2) si un día festivo coincidiera con el día después del Sábado [domingo] la casa de Shammai dice, "Ellos sumergen todo antes del Sábado." Y la casa de Hillel dice, "los utensilios deben ser sumergidos antes del Sábado. Pero el hombre puede sumergir en el propio Sábado."
Shabbat 15:3: Ellos pliegan la ropa cuatro o cinco veces. Y ellos despliegan camas en la noche del Sábado para el uso en el Sábado, pero no en el Sábado para el uso después del Sábado. D. R. Ismael dice, "Ellos pliegan ropa y ponían camas en el Día de Expiación para el Sábado."
Este texto también muestra que la Expiación cayó en un viernes cuando el Mishnah fue recopilado.
(Sukkah 5:7): Tres veces por año todas las guardias sacerdotales compartieron igualmente en las ofrendas de las fiestas y en la división del Pan de Proposición. Al Pentecostés ellos le dirían, "Aquí usted tiene pan ácimo, aquí tiene pan fermentado para usted." La guarda sacerdotal cuyo tiempo de servicio se fija durante esa semana es la única que ofrenda las ofrendas diarias completas, las ofrendas que trajeron por causa de los votos y ofrendas voluntarias, y las otras ofrendas públicas. Y ofrece todo. En un día festivo que está junto a un Sábado, si antes o después de esto, todas las guardias sacerdotales estaban iguales en la división del Pan de proposición.
Los Sábados consecutivos eran normales.
La narrativa del naufragio de Pablo muestra que el día iniciaba al atardecer y la noche seguida por el día en una secuencia de veinticuatro horas. Nosotros también vemos desde este texto que el día no inició a medianoche en el primer siglo tampoco.
Hechos 27:27-33 27 Al llegar la decimacuarta noche, y siendo llevados a través del mar Adriático, a la medianoche los marineros sospecharon que estaban cerca de tierra. 28 Echaron la sonda y hallaron veinte brazas; y pasando un poco más adelante, volvieron a echar la sonda y hallaron quince brazas. 29 Temiendo dar en escollos, echaron cuatro anclas por la popa, y ansiaban que se hiciera de día. 30 Entonces los marineros procuraron huir de la nave, y echando el esquife al mar aparentaban como que querían largar las anclas de proa. 31 Pero Pablo dijo al centurión y a los soldados: Si estos no permanecen en la nave, vosotros no podéis salvaros. 32 Entonces los soldados cortaron las amarras del esquife y lo dejaron perderse. 33 Cuando comenzó a amanecer, Pablo exhortaba a todos que comieran, diciendo: Este es el decimocuarto día que veláis y permanecéis en ayunas, sin comer nada. (RV)
El cambio del día de media noche fue una invención tardía de la Iglesia Católica y no tenía nada que ver con el periodo primitivo. Parece que con la excepción de los italianos, todas las naciones tenían la misma o similar práctica para el inicio del día.
Las escrituras del texto de la Biblia desde el tiempo de Moisés muestran que fue entendido que el día iniciaba al atardecer y, como nosotros hemos visto, que la Expiación fue observada del crepúsculo al crepúsculo (Lev. 23:32), siendo cuando está oscuro o al fin del crepúsculo de la noche. Los judíos actualmente observan de puesta de sol hasta la oscuridad cuando acaban el ayuno. Así, hay aproximadamente 25 horas en ese día.
Esta práctica se guardó intacta, como nosotros vemos en la restauración bajo Nehemías, donde el Sábado era protegido por el cierre de las rejas de la ciudad de atardecer a atardecer.
Nehemías 13:19 Sucedió, pues, que al caer la tarde, antes del sábado, ordené que se cerraran las puertas de Jerusalén y que no las abrieran hasta después del sábado; y puse a las puertas algunos de mis criados, para que no dejaran entrar carga alguna en sábado (RV)
Este texto muestra que inició a ser oscuro antes del Sábado. El verbo usado es tsalal (DHS 6752) y es
conectado con tsel, ‘sombra’ y significa ‘cuando las rejas empezaron a tener sombras sobre ellas’ o ‘emitir largas sombras’ (vea Soncino n. al v. 19).
Esta explicación ofrecida en la Soncino es importante para las tradiciones que colocaron el tiempo adelante a la puesta de sol. Es comprendido como ser en la oscuridad entrante (vea DHS 6751 y 6752).
Las ‘sombras largas’ están en lo último de la tarde en el crepúsculo poco antes de la oscuridad. Nosotros podríamos concluir de este texto que el Sábado realmente empezó cuando era oscuro. Así el día empieza en lo que conocemos con el término el Fin del Crepúsculo Náutico de la Noche (FCNC), cuando se pone oscuro. Una distinción rabínica era que el día inició cuando se puso imposible de distinguir el color del hilo rojo o azul. Esta falta de luz es al Fin del Crepúsculo Náutico de la Noche (FCNC). Los tres crepúsculos son: 1) El Crepúsculo Civil que acaba cuando el sol está a seis grados del horizonte y que sirve para los postes de alumbrado eléctrico. 2) El Fin del Crepúsculo Náutico de la Noche (FCNC) cuando el sol está a doce grados debajo del horizonte. 3) El Fin del Crepúsculo Astronómico cuando el sol está a dieciocho grados debajo del horizonte. En FCNC está oscuro. Al fin del Crepúsculo Civil comienza a estar oscuro en el horizonte.
Todas las naciones, incluyendo al Israel antiguo y las tribus de Judá empezaron el día por la noche y siguieron la noche con el día contado por las noches. Esto estaba así generalmente con los alemanes y los teutones. La cita siguiente de John Brady (Clavis Calendaria I-II (Clavis Calendario I-II) por Brady, London, 1812, p. 98) dice:
Las diferentes naciones han variado, e incluso todavía discrepado, en los periodos de comenzar su cómputo diurno. Los turcos y Mahometanos cuentan desde el atardecer del crepúsculo; mientras los italianos, no sólo inician su primera hora al ocaso, sino cuentan las veinte cuatro horas sin ninguna remisión, y no dos veces 12, como se practica en este país y en Europa en general, algunas partes de Alemania exceptuadas, donde ellos también cuentan por las veinte cuatro horas que ellos llaman "las horas italianas." .... sin embargo como el día eclesiástico a lo largo de Italia empieza a medianoche, y los ritos de la iglesia romana están en todos los casos regulados por esa costumbre, es más particularmente notable, que el día civil debe permitirse diferir en su periodo de comienzo, y así para no sólo hallarse a la variación con el uso de casi todo el resto de Europa, sino de sus propios antepasados; sobre todo cuando es por la variación de sol-ocaso que gobierna el día civil...
Así nosotros vemos que en 1812 en el tiempo de Napoleón y la retirada de Moscú, el día todavía comenzó y acabó en el crepúsculo de la noche en el Islam y otros sitios, o a la puesta del sol entre los italianos. El principio del día a medianoche en 1812 todavía era la aberración de la Iglesia Católica Romana y era de esa fuente que entró en Europa y al Oeste. Es un dispositivo eclesiástico sin sanción bíblica. Es más, Cristo habla del día y la noche de 12 horas que ha llegado a ser medido como veinticuatro horas, como estaba por los italianos y astrónomos. Ninguno nunca empezó el día al alba, otro que como el segundo periodo de 12 horas. El día de veinte cuatro horas que inicia a medianoche es un posterior traslado de la estandarización de relojes para estar de acuerdo con los cronometrajes de las tradiciones eclesiásticas romanas. La estandarización del tiempo podría tenerse así fácilmente, y debe de haber sido, efectuada del tiempo del alba y oscuridad al equinoccio con las Primeras horas después del ocaso (siendo lo que nosotros llamamos 18h00) como 1 d.c. en lugar de 19h00, 17h00 habría permanecido la undécima hora, como fue durante casi seis mil años. 07h00 debe ser entonces correctamente 1 a.m. En una reloj de veinte cuatro horas esto sería 13h00. Esto seria en acuerdo con las enseñanzas de Cristo y se introducirá de nuevo desde Jerusalén en la restauración.
La razón que las secuencias eclesiásticas fueron de medianoche, fue su importancia para el ayunar, como su práctica de ayuno era diferente de la de la Biblia y la Iglesia primitiva. Brady dice que el término mediodía significó la novena hora originalmente. Contando de 06h00, era 15h00 "al tiempo que la canción era, por regulación de la iglesia antigua, siempre cantada." (Ibíd. pág. 99). El mediodía es ahora la mitad del día, porque los monjes siempre rompían el ayuno, o porque la hora común de la cena era mediodía (vea Ibíd.). Nosotros también debemos tener presente este hecho al leer escrituras más tempranas que mencionan mediodía. La palabra luncheon (almuerzo) es derivada de la ortografía errónea de la palabra nuncheon o canción del mediodía.
En ningún tiempo de la historia la descripción en Daniel 7:25 se ajustó a una sociedad y naciones más que a Europa del siglo diecinueve al presente. Empezó desde Roma en el segundo siglo y está viniendo rápidamente ahora a su conclusión.
El término día se deriva del Sajon Doeg. La palabra parece relacionada a la palabra romana Dies o Diis. Los antiguos dieron los nombres de los planetas a los días que ellos llamaron Dii o dioses (Ibíd. pág. 100) y el término se dio a las veinticuatro horas de la rotación de la tierra.
Las Escrituras se hicieron disponibles en la lengua Sajona por el Rey Athelstan en c. 940 D.C. quien impuso multas para traficar en el domingo como se había estimado que reemplaza el Sábado en el sistema romano desde el cuarto siglo. Del Sínodo de Whitby en 663, el domingo y el sistema de Semana Santa habían sido impuestos en Gran Bretaña a través del poder de los Sajones. Hasta entonces la mayoría en Gran Bretaña era Sabatista Cuartodecimana (vea el artículo Las Discusiones Cuartodecimanas [277]). Edgar (c. 960) declaró que el día debería ser guardado santo de las 15h00 en sábado hasta el amanecer de lunes (vea Brady, Ibíd., pág. 103-104). Así que el tiempo de la preparación en el viernes se transfirió al Sábado y un completamente nuevo periodo de otras doce horas se habían agregado. Ésta es la única aberración conocida del día prolongado que acaba al alba (aparte del culto de Ra en Egipto).
El término día generalmente se entiende de dos maneras, como un periodo de doce horas y de veinticuatro horas. El último periodo vino a ser llamado, por los astrónomos de la era moderna o industrial, un Nycthemeron. Sin embargo, los antiguos podrían ser excusados por simplemente usar el término día para aplicar a ambos. Tal ciertamente era el término cuando la Biblia fue traducida y tal es el uso común hoy (vea Brady, pág., 97). Se sostiene que Génesis 1:5 dice... y la tarde y la mañana fueron el primer día. Esto se debe simplemente leer Día Uno o el Primer Día. La Soncino da este texto con respecto al Primer Día como tarde y mañana, un día (vea Soncino Chumash, pág. 2). La distinción se basa en la interpretación de Rashi, deduciendo que Dios estaba solo en este día como El Único, creando a los otros seres celestiales en el segundo día. Esto no resiste al escrutinio en el propio texto de Soncino y no es interpretado de esa manera por cualquier otra autoridad (vea Green, The Interlinear Bible). Rashi está equivocado y introduce innecesariamente más error en relación con Génesis 1:1-2.
Las palabras tarde (ereb, vea arab: Entremezclar) y mañana (boker, vea bakker: Investigar o examinar) lleven lo opuesto de día y noche. Ereb denota el entremezclado de luz del crepúsculo y boker denota la luz clara del día que es el tiempo cuando es posible distinguir la calidad exacta que lo caracteriza (Ibíd.).
La palabra día aquí es el término DHS 3117 yôwm que es de una raíz desusada que significa estar caliente; Significa un día y como las horas calurosas. Se usa, como Strong dice, para significar los periodos, ya sea literalmente de la salida del sol al ocaso, o de un ocaso al próximo, o figuradamente, como un espacio de tiempo definido por un término asociado y a menudo usado adverbialmente representando una era. De sugerir que su uso sólo se confina a las horas de la luz del día es absurdo.
Los términos que sólo confinan el tiempo a las horas de la luz del día son: DHS 3119 yôwmâm que significa diariamente o en la luz del día (vea Deut. 28:66; Josué 1:8; etc.); O, DHS 7837 shachar que significa luz temprana cuando el sol sube (vea Josué 6:15).
DHS 4283 (vea 1Samuel 30:17; Jonás 4:7) mochorath o el día siguiente también se usa para indicar el próximo día o mañana.
DHS 1242 boqer o boker (vea Jueces 6:2; 19:26; 2Samuel 13:4) cuando usado literalmente de mañana a mañana es usado para decir de día a día, y es quizás una causa de confusión para algunos si es tomado aislado.
Así nosotros vemos de los detalles que por lo menos del tiempo de Moisés en la narrativa de la creación, el término día fue usado para abarcar tarde y mañana como un día, o un periodo de veinticuatro horas. No hay ninguna otra manera racional de examinar este argumento.
Nosotros vemos que Pablo en Hechos 27 tenía la misma comprensión que nosotros vemos en Nehemías y como vemos en la instrucción a Moisés con respecto a la Expiación y la misma comprensión que vemos estaba en uso hasta el decimonoveno siglo. Es sólo recientemente que los tiempos y la ley se han cambiado a la magnitud de afectar el funcionamiento del día.
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje