Página principal

Ies l’Assumpció Curso 2011/2012


Descargar 141.28 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño141.28 Kb.
  1   2   3




IES L’Assumpció

Curso 2011/2012

Historia del Mundo Contemporáneo

Bachillerato

Unidad 2: Las crisis económicas en la historia contemporánea

Dossier de actividades

    1. Las primeras crisis del capitalismo. Crisis capitalistas y crisis precapitalistas.

    2. La economía de entreguerras: el crac de 1929 y la Gran Depresión.

    3. La crisis de 1973 y sus implicaciones.

    4. Las crisis a finales del siglo XX.

Cuestiones a resolver: ¿Por qué se han producido las crisis en la historia contemporánea? ¿Son inevitables las crisis? ¿Son un producto del capitalismo?

Apartado 1: Las primeras crisis del capitalismo. Crisis capitalistas y crisis precapitalistas.

Cuestión del apartado: ¿Cómo se produjeron las crisis del capitalismo? ¿En qué se diferenciaban de las crisis anteriores?

  1. Responde a las preguntas planteadas en los documentos siguientes.

  2. Explica el funcionamiento de las crisis precapitalistas y compáralas con las crisis propias del capitalismo del siglo XIX.

  3. Explica el proceso de desarrollo de las crisis en el siglo XIX. Compáralas con lo que sucede en la crisis actual.

  4. Explica las diferentes consecuencias que tenían las crisis en el siglo XIX, y compáralas con lo que sucede en la crisis actual.


Documentos

Documento 1. La tulipomanía

«Imaginemos una locura tan poderosa como la subida de bolsa más espectacular, un artículo tan preciado como el oro: así fue la "Tulipomanía", que acaparó la atención de Ámsterdam durante el siglo XVII.

El comercio frenético de los bulbos del tulipán fue impulsado por la apertura de un mercado de tulipanes donde se especulaba con bulbos que todavía no se habían desarrollado, las negociaciones se producían en las tabernas, incluso se creó el primer mercado de futuros de bulbos de tulipanes. Un bulbo de tulipán llegó a cambiarse por un carruaje, dos caballos y un arnés, para poco tiempo después tener el mismo precio que una cebolla.»

El Blog de Wall Street y CincoDías.com

-----------------------------



«Varios factores explican el origen de la tulipomanía holandesa. Por un lado, el éxito de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales y la prosperidad comercial de los Países Bajos, y por otro, el gusto por las flores, especialmente las exóticas, que se convirtieron en objeto de ostentación y símbolo de riqueza.

A su vez, y por razones que en aquel tiempo se desconocían, los tulipanes cultivados en Holanda sufrían variaciones en su apariencia, naciendo así los tulipanes multicolores, irrepetibles, lo que aumentaba su exotismo y por tanto su precio. Hoy se sabe que la causa de ese fenómeno era un parásito de la flor, el pulgón, que transmite un virus a la planta conocido como Tulip Breaking Potyvirus

«A pesar de que se intentó controlar el proceso por el cual los tulipanes monocromos se convertían en multicolores, los horticultores holandeses no fueron capaces, de manera que lo aleatorio del exotismo contribuyó a elevar progresivamente el precio de cada bulbo. Las variedades más raras eran bautizadas con nombres de personajes ilustres y almirantes de prestigio. En la década de los años veinte del siglo XVII el precio del tulipán comenzó a crecer a gran velocidad. Se conservan registros de ventas absurdas: lujosas mansiones a cambio de un sólo bulbo, o flores vendidas a cambio del salario de quince años de un artesano bien pagado. En 1623 un sólo bulbo podía llegar a valer 1.000 florines neerlandeses: una persona normal en Holanda tenía unos ingresos medios anuales de 150 florines. Durante la década de 1630 parecía que el precio de los bulbos crecía ilimitadamente y todo el país invirtió cuanto tenía en el comercio especulativo de tulipanes. Los beneficios llegaron al 500%.

En 1635 se vendieron 40 bulbos por 100.000 florines. A efectos de comparación, una tonelada de mantequilla costaba 100 florines, y ocho cerdos 240 florines. Un bulbo de tulipán llegó a ser vendido por el precio equivalente a 24 toneladas de trigo. El récord de venta lo batió el Semper Augustus: 6.000 florines por un sólo bulbo, en Haarlem.

En 1636 se declaró una epidemia de peste bubónica que diezmó a la población holandesa. La falta de mano de obra multiplicó aún más los precios, y se generó un irresistible mercado alcista. Tal fue la fiebre, que se creó un mercado de futuros, a partir de bulbos aún no recolectados. Ese fenómeno fue conocido como windhandel, "negocio de aire", y se popularizó sobre todo en las tabernas de las pequeñas ciudades, a pesar de que un edicto estatal de 1610 había prohibido el negocio por las dificultades de ejecución contractual que generaba. Pese a la prohibición, los negocios de este tipo continuaron entre particulares. Los compradores se endeudaban y se hipotecaban para adquirir las flores, y llegó un momento en que ya no se intercambiaban bulbos sino que se efectuaba una auténtica especulación financiera mediante notas de crédito. Se publicaron extensos y bellos catálogos de ventas, y los tulipanes entraron en la bolsa de valores. Todas las clases sociales, desde la alta burguesía hasta los artesanos, se vieron implicados en el fenómeno.

Charles Mackay cuenta una historia de la época:

Un rico mercader había pagado 3.000 florines por un raro tulipán Semper Augustus, y éste desapareció de su depósito. Tras buscarlo vio a un marinero (que había confundido el bulbo con una cebolla) comiéndose el tulipán. El marinero fue detenido de inmediato y condenado a seis meses de prisión.

En 1637, el 5 de febrero, un lote de 99 tulipanes de gran rareza se vendió por 90.000 florines: fue la última gran venta de tulipanes. Al día siguiente se puso a la venta un lote de medio kilo por 1.250 florines sin encontrarse comprador. Entonces la burbuja estalló. Los precios comenzaron a caer en picado y no hubo manera de recuperar la inversión: todo el mundo vendía y nadie compraba. Se habían comprometido enormes deudas para comprar flores que ahora no valían nada. Las bancarrotas se sucedieron y golpearon a todas las clases sociales. La falta de garantías de ese curioso mercado financiero, la imposibilidad de hacer frente a los contratos y el pánico llevaron a la economía holandesa a la quiebra

Wikipedia, «Tulipomanía»

-----------------------------



Documento 2. Evolución del precio del tulipán (1636-1637)



Evolución del precio del tulipán en Holanda entre noviembre de 1636 y mayo de 1637.

Más información: Tulipmanía [vídeo, 49’]

  • ¿Por qué se produjo la tulipomanía? ¿Qué consecuencias tuvo?

  • ¿Observas alguna similitud con la crisis económica actual?

-----------------------------

Documento 3. La burbuja de los mares del Sur

«La burbuja de los mares del sur, o crac de 1720, fue una crisis financiera que ocurrió en Gran Bretaña en 1720, debido a una burbuja especulativa iniciada en 1711. Constituye uno de los primeros cracs económicos de la Historia.

La Compañía de los mares del sur (South Sea Company), fundada en 1711 por Robert Harley, logró el monopolio sobre el comercio con las colonias españolas en América. La compañía, a cambio, aceptó cambiar diez millones de libras en bonos del tesoro contra las acciones a una tasa de interés del 6%, lo que equivalía a una renta perpetua para los inversores.

El primer viaje comercial hacia América tuvo lugar en 1717, pero la ganancia fue poca. En 1718, las relaciones entre España y Gran Bretaña se deterioraron, lo que ensombreció las perspectivas de la compañía. Aun así, seguía manteniendo que era inmensamente provechosa a largo plazo. En 1717, se hizo cargo de diez millones de libras suplementarias de deuda pública contra una nueva emisión de títulos.

La compañía divulgó rumores cada vez más extravagantes sobre el valor potencial de su comercio con el Nuevo Mundo, lo que tuvo el efecto de desatar la especulación. Las acciones subieron rápidamente, pasando de 128 libras en enero de 1720 a 550 a finales de mayo.

La compañía obtuvo la licencia real para comerciar en exclusiva, de manera que su atractivo aumentó y sus acciones llegaron a las 890 libras a principios de junio. Este pico incitó a algunos inversores a vender; para limitar la presión bajista, los directores de la compañía ordenaron a sus agentes comprar títulos, manteniendo así su valor en torno a las 750 libras.

El rápido aumento del valor de la acción provocó un frenesí especulativo por todo el país. Los inversores se interesaron por los mares del sur, pero también por otras acciones. A principios de agosto la cotización alcanzó las 1.000 libras, y la tendencia cambió bruscamente.

Otras burbujas estallaron al mismo momento en Ámsterdam y París, lo que aceleró la caída de la cotización. La crisis se propagó a los bancos. Entre los accionistas que se arruinaron estuvieron miembros del gobierno, incluso Isaac Newton: después de haber obtenido una plusvalía de 7.000 libras en abril, acabó perdiendo 20.000 libras. Más tarde, declaró: «Puedo predecir el movimiento de los cuerpos celestes, pero no la locura de las gentes.»

La cotización quedó en 100 libras antes del fin de año. Ante la cólera de los inversores, el Parlamento se disolvió en diciembre, y una comisión ocupó su lugar. En su informe publicado en 1721, se reveló un fraude de gran amplitud organizado por los directores de la compañía. Los directores fueron arrestados y llevados a la Torre de Londres. La mayor parte fueron desposeídos de sus bienes: así, a John Blunt no le quedaron más que 5.000 libras de las 183.000 que tenía. James Cragg se suicidó. El nuevo canciller y el primer lord del tesoro, Robert Walpole, anunciaron una serie de medidas para restablecer la confianza pública y la solvencia de la compañía.

La compañía continuó con su comercio (cuando no quedaba interrumpido por la guerra) hasta el final de la Guerra de los siete años. Sin embargo, su principal función fue siempre manejar la deuda pública, más que comerciar con las colonias españolas, hasta que se abolió en la década de 1850

-----------------------------





Documento 4. El comercio transoceánico en el siglo XVIII

[ver mapas en la web del Departamento]

-----------------------------



Documento 5. Evolución de la cotización de la Compañía de los mares del sur (1719-1721)

  • ¿Cómo funcionaba el comercio transoceánico en el siglo XVIII? Averigua en qué consistía el monopolio colonial.

  • ¿Cómo se produjo la burbuja de los mares del Sur? ¿Qué consecuencias tuvo?

  • ¿Observas alguna similitud con la crisis económica actual?

Puedes encontrar algunos datos complementarios aquí

Recursos sobre la burbuja de los mares del Sur [en inglés]

-----------------------------



Documento 6. Las crisis en la Europa preindustrial o precapitalista

[ver gráficos completos en la web del Departamento]

  • Explica, con tus palabras, el proceso que muestra este gráfico. ¿Cuál era el elemento principal de las crisis precapitalistas?

  • Observa también el resto de los gráficos [los tienes en la web del Departamento, en un pdf]; explica qué consecuencias tenían estas crisis.

  • ¿Qué diferencias observas respecto a las crisis que hemos analizado hasta ahora?

-----------------------------

Documento 7. Las crisis del capitalismo en el siglo XIX

«La marcha ascendente del capitalismo no es regular. Sismondi había previsto ya la periodicidad fatal de las crisis; éstas serían inherentes a un régimen que antepone el beneficio a la remuneración de la mano de obra; por eso, ese régimen se condenaba a sí mismo a sufrir excesos de producción. Marx y Engels señalaron que el capitalismo debe perecer por sus mismas contradicciones. […]

El fenómeno aparece como cíclico; tales ciclos constan de una fase favorable y otra desfavorable más o menos cada diez años. Así ocurrió desde 1815; y así sería después de 1850, con crisis importantes en 1857, 1866, 1873, 1882-1884, 1890, 1900-1901, 1907. Pero, mientras que en 1847 se sufrió todavía una crisis propia del Antiguo Régimen (o sea, de tipo precapitalista), con la penuria de artículos alimenticios, por el contrario en 1857 es ya el aparato capitalista el que es afectado en primer lugar y en su centro principal: el mercado [bolsa] de Londres.

En lo sucesivo, las crisis se propagan en el siguiente orden: en primer lugar las finanzas, luego la industria y el comercio, finalmente el campo. El mal parece iniciarse siempre con un exceso de especulación, el cual determina un desastre bancario parcial.»

R. Schnerb, El siglo XIX. El apogeo de la expansión europea (1815-1914), Historia general de las civilizaciones, Barcelona, 1982, pp. 257-258 [adaptado]


  • ¿Por qué se producen las crisis en el capitalismo, según el texto?

  • Contrasta las causas y los mecanismos de las crisis que se explican en el texto, con lo que hemos visto en el primer tema y con los ejemplos de otras crisis que tienes en los documentos siguientes, para explicar si esas causas y mecanismos se cumplen en los ejemplos concretos.

-----------------------------

Documento 8. La depresión de 1873-1895

«A partir de 1873, los signos desfavorables se multiplican: competencia más viva alrededor de un mercado cuya actividad parece enferma de cansancio; restricción evidente de la demanda, en comparación con la oferta; descenso de los beneficios; estos tres hechos van unidos. La oferta parece dominar sobre la demanda gracias a los progresos técnicos; y también porque el poder adquisitivo se ha extendido insuficientemente, a causa de la explotación abusiva del trabajo obrero.

[…] Las empresas deben desarrollar un notable esfuerzo de adaptación, para conseguir una mayor productividad; esa adaptación se traduce también en una mayor concentración y en una expansión más brutal. La lucha por los mercados se agudiza, mientras que la batalla social se agrava. Los cambios de utillaje y de métodos de trabajo salvan a un gran número de empresas: cerca de Nottingham [Reino Unido], por ejemplo, las hilaturas Hollins, cuyos dividendos han bajado del 26% al 9%, se orientan hacia el tejido de una nueva tela escocesa y tratan directamente con los detallistas, prescindiendo de intermediarios […].

La gran depresión acelera, pues, el progreso técnico e incita al capitalismo occidental a ejercer una presión más vigorosa sobre el resto del mundo. […]

La larga depresión de 1873-1895 representa un grave golpe contra el librecambio. Muy pronto se levanta el escudo contra Inglaterra: la Alemania de Bismarck da la sacudida inicial y el proteccionismo triunfa más o menos rápidamente, rechazado solamente en los Países Bajos y en Inglaterra. […]

En resumidas cuentas, el régimen económico que prevalece en Europa y América del Norte conduce irresistiblemente, en ambos casos, hacia la expansión».

R. Schnerb, El siglo XIX. El apogeo de la expansión europea (1815-1914), Historia general de las civilizaciones, Barcelona, 1982, pp. 259-262 [adaptado]


  • ¿Qué crees que quiere decir que la actividad del mercado «parece enferma de cansancio»? ¿Cómo se manifestó la crisis a finales del siglo XIX?

  • ¿Qué es la productividad? ¿Cómo se puede aumentar?

-----------------------------

Documento 9. El fordismo

«Nuestro primer progreso consistió en llevar el trabajo al obrero, en lugar de desplazarse el obrero al trabajo. Hoy en día, todas nuestras operaciones se inspiran en estos dos principios: ningún trabajador debe tener más de un paso que dar; siempre que sea posible, ningún trabajador debe inclinarse […]. El resultado de la aplicación de estos principios es reducir para el obrero la necesidad de pensar, y reducir sus movimientos al mínimo. Debe, siempre que sea posible, tener que hacer una sola cosa con un solo movimiento […].

Ningún tema es más importante que el de los salarios. Si nosotros repartimos mucho dinero, éste acaba gastándose y enriquece a los negociantes, los vendedores, los fabricantes y los trabajadores, y esta prosperidad se traduce en un aumento de la demanda de nuestros automóviles. […] Fijamos el salario mínimo a cinco dólares diarios, al mismo tiempo que redujimos la jornada laboral a ocho horas en lugar de nueve, y la semana, a cuarenta y ocho horas.»

Henry Ford, Mi vida y mi obra (1925)

Documento 10. Una interpretación marxista

«El imperialismo es la expresión del proceso de acumulación capitalista que se manifiesta por la concurrencia entre los capitalismos nacionales en torno a los últimos territorios no capitalistas, aún libres, del mundo.»



Rosa Luxemburg (1913)

Documento 11. La extensión de los imperios europeos

«El europeo que abre un atlas en 1914 mira con orgullo la extensión de su dominio territorial. Éste comprende la casi totalidad de África y de Oceanía, la mitad de Asia y la cuarta parte de América; están con Europa el 60 de las tierras emergidas y, sobre estas tierras, el 50 de la humanidad. Sabe, por otra parte, que son pocos los lugares de las demás regiones del Globo donde no ejerza de una u otra manera su actividad: no niega la enorme fuerza ascendente de los Estados Unidos, pero no cree todavía amenazada su hegemonía mundial por este pueblo joven; en cuanto a la nueva potencia japonesa, no puede imaginarla capaz de desalojar a los europeos del Asia Oriental. Considerando el camino recorrido en un centenar de años, cree poder decir: el siglo que acaba de morir es verdaderamente mi siglo. Y recordando las sombrías predicciones de Malthus, se complace en constatar que han podido ser desmentidas: no existe una masa tan considerable de seres humanos -cerca de los 400 millones (contra 200 en 1815)- que goce de un nivel medio de vida tan elevado.»



M. Crouzet, Historia general de las civilizaciones

Documento 12. Justificaciones del imperialismo

«La política comercial es hija de la industrialización […]. El consumo de Europa está saturado: es imprescindible descubrir nuevos filones de consumidores en otras partes del mundo. Inglaterra tomó la delantera en el movimiento industrial moderno porque fue la primera en prever tan lejanos horizontes […]. La política colonial es una expresión internacional de las leyes de la competencia.»



Jules Ferry, Tonkín y la madre patria (1890)

Documento 13. Incremento de los gastos militares (1874-1896)

País

Aumento

Imperio alemán

79%

Rusia

75%

Inglaterra

47%

Francia

43%

Austria-Hungría

21%

M.E. Howard, «Las fuerzas armadas», en El progreso material y los problemas mundiales, 1870-1898, Historia del mundo moderno Cambridge, vol. XI, Barcelona, 1990, p. 170.

  • Con la ayuda de los documentos 8 al 13 y de los gráficos que tienes en la web del departamento [Concentración de empresas_Fordismo y taylorismo.pdf], explica las diversas respuestas que dieron las empresas y los estados a la situación de crisis de finales del siglo XIX. ¿Crees que todas las empresas resultarían beneficiadas de la crisis?

  • A la luz de los documentos, ¿podemos establecer alguna relación entre la situación de crisis y la expansión europea? ¿Sabes en qué importante hecho desembocó esta evolución? ¿Puedes establecer algún paralelismo con la crisis actual?

  • Completa el mapa conceptual que tienes al final de este apartado.

Documento 14. La crisis económica de la década de 1860 en España

«Interesa precisar las conexiones que existen entre la versión española de la crisis y la crisis europea, ya que ambas estallan simultáneamente. […] La conexión hay que buscarla en la relativa internacionalización que sufrió el capital español, a partir de 1856; ese año, la legislación sobre sociedades de crédito permitió que la banca extranjera se instalara en España sin apenas cortapisas.

Los ferrocarriles en España empezaron a construirse, sobre todo, con capital francés; y los ferrocarriles, a su vez, actuaron como punta de lanza de los demás sectores de la economía española. Los mercados internacionales de capitales cortaron las inversiones extranjeras en el ferrocarril cuando las principales líneas (Madrid-Irún y Madrid-Levante) empezaban a funcionar y necesitaban inyecciones de dinero exterior para su explotación o para continuar construyendo otras líneas. La falta de capitales para el negocio ferroviario provocaría un efecto en cadena sobre los otros sectores económicos, ocasionando un crac bursátil.

No obstante, la crisis económica española tiene fundamentalmente unas motivaciones interiores. Por un lado, el criterio francamente especulativo en la construcción del ferrocarril, buscando las ganancias a corto plazo gracias a las subvenciones del Estado. Esto supuso la construcción de una red ferroviaria que no tenía en cuenta las verdaderas necesidades del mercado nacional.

¿Cómo se materializa en la realidad el crac bursátil y la quiebra del negocio ferroviario? En la progresiva disolución, suspensión de pagos, cierres de empresas o quiebras bancarias.»

A. Bahamonde y J. Toro, «Antecedentes de la revolución de 1868», en Historia de España 9, Crisis del Antiguo Régimen. De Carlos IV a Isabel II, Historia 16, 1982, pp. 123-125 [adaptado].



  • Señala las causas de la crisis financiera en España.

  • ¿Qué relación se establece entre la crisis internacional y la crisis española?

  • Consecuencias de la crisis

  • ¿Qué es un «crac bursátil»?

  • Identifica posibles elementos comunes con la crisis actual

Documento 15. Los efectos de la crisis económica de la década de 1860 sobre la Bolsa

Año

Cotización de la Deuda pública española (3% consolidado)

Acciones del Banco de España

1864

49,20 reales

190,35 reales

1865

41,75 reales

133,25 reales

1866

35,40 reales

113 reales

1867

33 reales

---

1868

33 reales

---

Según A. Bahamonde y J. Toro, «Antecedentes de la revolución de 1868», en Historia de España 9, Crisis del Antiguo Régimen. De Carlos IV a Isabel II, Historia 16, 1982, p. 125

  • Elabora una gráfica con estos datos.

  • Señala algunas posibles consecuencias de esta evolución.

Documento 16. La crisis inmobiliaria madrileña en la década de 1860

«En el caso madrileño es preciso señalar la quiebra del negocio inmobiliario. Desde 1860 a 1865, la especulación del suelo o la edificación de inmuebles, bien en el interior del casco urbano o en el proyectado Ensanche, atraen buena parte de los capitales disponibles, mientras se convierte en el principal sector generador de empleo.

En este período los precios del suelo se disparan: así, el precio medio del pie cuadrado (12,88 pies = 1 m2) edificado en Madrid pasa de 81,33 reales en 1860 a 172,55 reales en 1863. Ninguna otra actividad económica reportaba beneficios como estos. A partir de 1866, el mercado inmobiliario madrileño ofrece un claro desfase entre oferta y demanda: se ha construido demasiado y muy caro para las escasas posibilidades de consumo de la sociedad madrileña. Por otro lado, la especulación con terrenos en el Ensanche ha llegado al máximo, de tal forma que los precios del suelo inician una caída lenta a partir de 1865, que se transforma en desplome en 1866 y 1867: de 144 reales por pie cuadrado en 1865, se pasa a 89 reales en 1866; en 1867 se alcanza el mínimo, con 73,5 reales.

Este descenso de los precios, unido a los inmuebles sin vender, se traduce en la disolución o quiebra de las compañías inmobiliarias y de las innumerables cajas de ahorros especializadas en este tipo de negocios.»

Según A. Bahamonde y J. Toro, «Antecedentes de la revolución de 1868», en Historia de España 9, Crisis del Antiguo Régimen. De Carlos IV a Isabel II, Historia 16, 1982, p. 126


  • ¿Qué son los ensanches y por qué se producen? Busca información sobre el desarrollo de ensanches en otras ciudades, y la época en que se llevaron a cabo.

  • ¿Qué sucedió con los precios del suelo en el Madrid de la década de 1860? ¿A qué se debió esta evolución?

  • ¿Qué consecuencias tuvo este proceso?

  • Busca información sobre el marqués de Salamanca y valora brevemente su trayectoria.

Para saber más…

El taylorismo en la película Tiempos modernos, de Charles Chaplin.


  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje