Página principal

I. los documentos


Descargar 43.4 Kb.
Fecha de conversión09.07.2016
Tamaño43.4 Kb.
Sesión “Picpus 2007”

FUENTES Y DOCUMENTOS


PARA LA HISTORIA Y ESPIRITUALIDAD SS.CC.

André MARK, ss.cc.



A/ SOBRE LA HISTORIA DE LA CONGREGACIÓN

I. LOS DOCUMENTOS

1. En los archivos generales de las hermanas y de los hermanos
Es cierto que poseemos un cierto número de originales o de copias de nuestros Fundadores, hay lagunas muy notables en nuestros archivos, por lo menos en cuanto a documentos de primera mano. Probablemente se han extraviado muchas piezas originales.
Nadie ignora el doloroso episodio que fue el cismaal día siguiente de la elección del Reverendo Padre Rouchouze y de la Madre Gabrielle Aymer de la Chevalerie, en diciembre de 1835. Los hermanos y hermanas que entonces se separaron de Picpus, se llevaron consigo casi la totalidad de los Archivos, entre los cuales se encontraba la Bula Pastor Aeternus. Por petición expresa de Mon. Guibert, arzobispo de París, la Bula fue devuelta a Picpus en 1872. En fecha que no conocemos con exactitud y según el P. Ildefonso Alazard Madame Constante Jaubert, ex Superiora general a la muerte de Madame Francoise de Viart, antes de morir habría hecho restituir al M.R.P. Bousquet lo que le quedaba de los papeles llevados en diciembre de 1853. Finalmente, la última restitución tuvo lugar durante el gobierno de la M.R.M. Zenaide Lorier, Superiora general de Picpus del 24 de agosto de 1948 al 7 de julio de 1964. Cuando las Hnas. Celadoras de la Santísima Eucaristía no contaban ya sino con una treintenade miembros pidieron ser readmitidas en la Congregación. Como entonces Madre Zenaida les había “invitado a buscar en otra parte, ya que su respuesta podría ser negativa” ellas se dirigieron a otros Instituto, el de las Hermanas de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora de Lourdes, que las recibieron en el mes de abril de 1957. Ellas entonces devolvieron al P. Henri Systermans, entonces provincial de Bélgica, las piezas de archivo que habían conservado junto con las reliquias de nuestros Fundadores.
2. En el Vaticano
En cuanto a los documentos depositados en la Santa Sede, he aquí lo que nos dice el P. Antoine Hulselmans:

Cuando, en la primavera de 1940, sucedí al P. Marie Joseph Miquel como procurador ante la Santa Sede, tuve la ocasión de conocer de manera detallada la documentación de nuestra Congregación que se encuentra en Roma.

Se trataba, en primer lugar, de los archivos de la procura misma; también de la documentación relativa a nuestro Instituto en los archivos de la Congregación de Religiosos a partir de 1908; y además de los escritos de nuestros venerables Fundadores que habían sido enviados a Roma antes del proceso informativo para su beatificación , que conservan en el archivo de la Congregación de los Ritos que yo he podido leer en su totalidad en el archivo mismo, con un permiso especial de canciller (siete partidas voluminosas); por último y sobre todo, la documentación sobre nuestro Instituto en los Archivos Secretos del Vaticano.

Sabiendo que toda esta documentación se debía depositar en el fondo llamado “Congregatio pro Episcopis et Regularibus” que comprende tres secciones: la de los obispos, la de las órdenes y congregaciones masculinas, la de las monjas y otras religiosas, quedaba por identificar en cuál de estas secciones se encontraban. Por ser “extranjero” no se tiene derecho- bien entendido- a acceder a los locales mismos de los archivos, de modo que yo no podía llevar a cabo la investigación por mi mismo. Por suerte, un afable empleado me prestó su ayuda y después de una larga búsqueda, logró encontrar la documentación ¡en la sección de las religiosas! ¡Aparentemente la rama femenina de nuestra Congregación debía ser considerada como la más importante!”

¡Quedaba por estudiar toda esta masa de documentos! Había cuatro Legajos/expedientes que contenían todo cuanto se había enviado y tratado en Roma desde 1814 hasta 1873: cartas, informes, memorias, etc. Pasé días y semanas enteras leyendo todo de la A a la Z en la sala de lectura del Archivo Secreto. ¡No era cuestión, por supuesto, de llevar a casa el mas mínimo documento!. Habiendo concebido el proyecto de escribir una “Historia de la génesis y desarrollo de nuestra Regla “copié a mano todo lo que me pareció de importancia para mi tema”.
Este trabajo se encuentra en los archivos generales de los hermanos en tres gruesos cuadernos manuscritos. El P. F. Séller ha publicado algunos extractos en el nº 15 de la revista “Documentación”. Uno de dichos cuadernos contiene la nomenclatura de todos los documentos contenidos en los expedientes bajo el titulo de “Elenco de los documentos acerca de la Congregación de los SS.CC. de Jesús y de Maria que se encuentran en el Archivo Secreto del Vaticano bajo las siglas S. C. V. R. P. Archivo secreto, Congregación de los SS.CC. de Jesús y de María, llamada Picpus –París- año 1800”.
Todos estos expedientes, compulsados e inventariados por el P. A. Hulselmans, duermen actualmente en alguna parte en las estanterías de los Archivos Secretos del Vaticano, sin que me haya sido posible encontrarlos en enero de 1991. Nos quedan, pues, las transcripciones como las que hizo en su día el P. A. Hulselmans y mucho antes el P. Hilarión Lucas, primer secretario general y archivero de la Congregación.
II. LAS PERSONAS



  1. El P. Hilarión Lucas

En este hombre la Congregación tuvo desde sus principios un sujeto de carácter nada fácil, es cierto, pero cuyos talentos intelectuales estaban muy por encima de la media ordinaria. El hizo acopio, con perseverancia admirable y con un sentido critico poco común en su época, de todos los documentos y escritos que pudo descubrir.

Estas copias nos las dejó bajo dos formas:
a) La primera es la que se encuentra en sus Memorias y Biografías de los Fundadores; no sólo ha mencionado los documentos ofreciendo extractos de los mismos en los lugares apropiados, sino que los ha puesto como nota en su contenido literal y completo, en apoyo de lo que dice, en su manera de hacer que da a sus escritos el aspecto de un estudio histórico.
b) La otra forma en la que él nos ofrece los documentos es aún mas importante para nosotros: ha compuesto no sólo una sino varias colecciones de documentos que él llama: “Compendio de diversas piezas relativas a la historiao Piezas justificativas para la historia”.
Estas copias son de extraordinario interés para nosotros, no sólo porque de este modo el P. Lucas colma así numerosas lagunas de modo que tenemos ahora una buena información, sino también porque es el mismo Hilarión quien ha compuesto dichos escritos. “Espontáneamente -dice el P. Román Karbach- nos viene a la mente una frase que es un axioma en el campo de la investigación crítica y es la siguiente: quien puede decir la verdad, quiere decirla y la dice, es que la ha dicho”. El P. Hilarión podía decir la verdad, es decir: podía informar exactamente porque sabemos que poseía las facultades intelectuales requeridas; sabemos además que por su cargo y estando situado tan cerca de nuestros Fundadores tenía bajo su mano la mayor parte de los originales; sólo para una mínima parte de documentos hizo hacer copias del original con la ayuda de “otras personas”.

Por otra parte el Padre quería decir la verdad y toda la verdad: quien haya podido conocer sus trabajos no tendrá dificultad alguna en persuadirse de que dichos escritos no tenían otro fin que el de constituir un expediente lo más completo posible para un futuro proceso de beatificación de los Fundadores.




  1. Sor Gabrielle de la Barre

Sr. Gabrielle de la Barre ha escrito, incluso antes que el P. Hilarión, tanto sobre los Fundadores como sobre el primer período de la historia de la Congregación. Sus escritos no han sido compuestos con la misma erudición que los del P. Hilarión, ella tampoco ofrece los textos de los documentos en apoyo de lo que afirma como lo ha hecho el P. Hilarión, pero en cambio su relato denota un mayor afecto por ambos Fundadores y un gran espíritu sobrenatural. La importancia de estos escritos es grande para nosotros porque nos informan sobre los orígenes de la Congregación por la primera discípula de la Buena Madre. Es con Sor Gabrielle con quien la B. Madre tuvo mayor intimidad y es a ella a quien - al parecer- la Madre manifestaba lo mas secreto de su corazón.


a) Memorias

Entre los escritos de Sor Gabrielle se encuentra uno al que se le llama corrientemente “Memorias” título que corresponde al contenido, pero que no ha sido dado por la misma Sor Gabrielle, proviene del P. Hilarión; ella no puso título alguno al escrito en cuestión, escrito que trata de la historia de la Congregación hasta 1802, es decir: hasta la salida de la B. Madre para Mende. Estas memorias, escritas en dos cuadernos, en un total de 80 páginas, fueron compuestas al mismo tiempo que sucedían los acontecimientos narrados (hacia 1802) porque, al terminar, Sor Gabriel dice: “me paro aquí... la paz, en parte devuelta a la Iglesia, prepara grandes acontecimientos para nuestra Orden. Algún día reanudaré la narración. Y si antes de ese momento mi vida llegase a su fin, quiero aún decir como línea final que el sentimiento más hondamente grabado en mi corazón será siempre lo que debo a la misericordia de Dios que me llamó, a los Superiores que se dignaron recibirme, a las hermanas queridas que me apoyaron”. Por estas palabras: “la paz, en parte devuelta a la Iglesia” la autora no puede señalar sino el concordato firmado entre la Iglesia y Napoleón en 1801-1802.


Entre el 18 de octubre de 1823 y el 4 de febrero de 1824 reanuda su narración con el nombre de “Notas sobre la Congregación”. En 4 cuadernos relata, a su manera, la historia de la Congregación desde 1802 hasta 1823. El original de estas notas se encontraba, hasta 1910, en los archivos de los Hermanos; en esa fecha fueron devueltos a los Archivos de las hermanas a cambio de las cartas autógrafas del B. Padre. Con fecha 7 de abril de 1925 se hizo una copia declarada conforme al original por Sor Cristiana para los Archivos de los hermanos.
b) Notas biográficas

Poseemos dos escritos diferentes, debidos a la pluma de Sor Gabrielle: “Observaciones sobre la Reverenda Madre Enriqueta” y “La Buena Madre” ambos igualmente preciosos.



b. a) El escrito titulado “Observaciones sobre la B. Madre”. El P. Hilarión lo tuvo en sus manos y lo copió. Gracias a esta copia que él hizo conocemos su fecha de composición y otros detalles. El P. Hilarión hace preceder su copia de las siguientes palabras: “Este escrito de la venerable Sor Gabrielle fue compuesto en 1801 y primeros días de 1802; pero ella lo guardó siempre en secreto; tengo incluso motivos para creer que ella lo cerró y selló antes de la salida del B.Padre para París, en mayo de 1802 y que desde entonces no lo había vuelto a abrir. Se encontró después de su muerte con el título “Paquete para ser entregado a P. Coudrin después de mi muerte”. Aunque ella murió el 16 de mayo de 1829, el paquete no fue entregado al B. Padre hasta noviembre de 1831; y el B. Padre lo abrió el 21 de noviembre. Esta es copia del original mismo que tengo entre mis manos”. Poseemos tan solo una antigua copia de esta copia, debida a la misma mano que la que escribió la segunda redacción de las Memorias del P. Hilarión, por lo tanto del año 1833.

b. b) El escrito titulado “La Buena Madre”. Es un original escrito en dos cuadernos de 41 páginas. Cuenta la vida de la Madre Enriqueta, por lo tanto hasta julio de 1802, hasta su partida para Mende. El original había sido entregado al P. Isidoro David que fue superior de Poitiers desde 1802 hasta 1817. Este hecho nos permite fijar la fecha de este escrito con bastante aproximación. Por una parte sabemos por la misma Sor Gabrielle que no tenía intención de poner punto final a sus notas de 1802 puesto que dice: “en esta dolorosa época (julio 1802) perdí de vista a la B. Madre. A partir de entonces, no habiéndome sido posible estar con ella sino a cortos intervalos y no queriendo escribir más que aquello de lo que estoy segura, espero para continuar estas notas, si Dios me da vida, que pueda lograr información de aquellos y aquellas que han vivido con ella.”

Si estas notas fueron entregadas al P. Isidoro que residió en Poitiers hasta 1817, fecha en la que se trasladó a Paris, podemos suponer con fundada probabilidad que esta biografía fue compuesta después de 1817. También por intermedio de este Padre llegó esta biografía a nuestros archivos; un intercambio de documentos la hizo llegar a las hermanas, de suerte que los hermanos poseen solamente en la actualidad una copia fac-símil hecha en 1908.


c) Otros escritos.

a. Una trascripción de los billetes de la B. Madre.

b. Reflexiones sobre los sufrimientos.

c. Reflexión sobre los sentimientos de que debe estar penetrada un alma que quiere consagrarse al Sagrado Corazón de Jesús.




  1. El P. Martín Calmet

Como consecuencia de un deseo expresado por el Capítulo de 1863, el M.R.P. Eutimio Rouchouze había nombrado una comisión de tres padres, encargados de reunir lo antes posible una vida del B.Padre y una historia de la Congregación. Uno de estos Padres fue el P. Martín Calmet quien se puso enseguida manos a la obra. Siguiendo las orientaciones recibidas, hizo llamada no solamente a sus recuerdos personales sino que también pidió información a unos y a otros. Recurrió, sobre todo, a Sor Justine Charret. Esta le entregó dos cuadernos en los cuales había consignado “Notas”. Acabó su trabajo el 29 de junio de 1866 y al final del mismo escribió esta observación: “Habiéndome pedido Nuestra Reverendísima Madre Gabrielle (Aymer de la Chevalerie) detalles acerca de la fundación de Picpus, ruego al Reverendo Padre Martin (Calmet) que cuando haya terminado de tomar las notas que estime convenientes, envíe, por favor, estos dos cuadernos a Madame Benjamine (Le Blais)”.


En lugar de tomar notas, el P. Martin se hizo copiar probablemente todo el manuscrito. Esto prueba la gran importancia que el Padre daba a este escrito.

El original de su trabajo, acabado en junio de 1867, se encuentra en los Archivos de los Hermanos, pero se trata en realidad de un borrador incompleto: de la ordenación del B. Padre salta a su nombramiento como Vicario general de Rouen en 1826 y luego continúa hasta la muerte del B. Padre.



  1. Sor Justine Charrais (o Charret)

Autora de un escrito titulado “Notas sobre la vida del Buen Padre Coudrin, fundador junto con la Buena Madre, Madre Enriqueta Aymer de la Chevalerie”. Sor Justine pertenecía al círculo de Religiosas y Religiosos que se opusieron a la reforma de la Regla bajo el gobierno de Monseñor Bonamie y estaba en continua correspondencia con el P. Hilarión. Para describir la posición de Sor Justina, poseemos un extracto de una carta de Sor Fridoline; dicha carta la cita el P. Hilarión con fecha del 1 de julio de 1841 en uno de los “Anuarios de la Congregación de los Sagrados Corazones de la estricta observancia” redactados por él después de su salida de la Congregación y animados de un espíritu tendencioso que trata de probar “por hache y por be” que Mon. Bonamie ha destruído la obra de los Fundadores, es decir… que hay que leerlos con precaución. He aquí, pues, la carta según una copia del P. Alazard: “…él (Mon. Bonamie) nos reunió a todas en la sala de comunidad el 4 de julio. Nos dijo que el voto de la casa de Séez (el primer voto del 2 de julio) sería declarado nulo…que este proceso verbal -a favor o en contra del proyecto de Regla- no era bueno. Entonces Madame Justine dijo: “Que se pongan de pie las hermanas a quienes yo he influenciado. -Madame, ellas no se atreverían a levantarse en su presencia. –Monseñor, yo me retiro…”. Pero esta hermana no se separó luego de la Congregación y la circular de su muerte dice que fue un modelo de regularidad. El 19 de abril de 1877 la Superiora de entonces, Madre Sylvina, escribe: “La Madre Justina fue enviada a Tours el 17 de febrero de1859. Durante los 18 años que hemos tenido con nosotras a esta venerada Madre, ella ha sido para todas nosotras un modelo de virtudes religiosas y una Regla viva. En verdad la Congregación entera conoce bien su dedicación y su amor por la obra de nuestros santos Fundadores”.


Pero la Madre Justina no se rehizo nunca por completo del choque que le produjo la reforma de la Regla. Cuando contesta al P. Calmet, que le había pedido información sobre la vida del B. Padre y orígenes de la Congregación, escribe el 15 de octubre de 1865: “…llama Vd. a una puerta demasiado vieja y poco capaz de ofrecer su tributo de homenaje al loable fin que Vd. se propone alcanzar”; pero después de haber dado- a pesar de todo- algunas informaciones sencillas, dice de repente: “…hay una reflexión que me ocupa y me detiene. Todos los materiales que yo pudiera darle, sea de las cartas del B. Padre, sea de notas, recuerdos, serían conformes a su pensamiento, a su espíritu, a sus obras que nos ha dejado como herencia, como testamento. Todo esto ¿ha sido respetado y guardado como verdadero legado de un Padre a sus hijos? Las notas que yo ahora pudiera escribir ¿no tendrían acaso el mismo resultado? Le ruego, Reverendo Padre, que no desapruebe la franqueza que me inspira su indulgente bondad; pero me gusta hacerle saber lo que me impide la búsqueda para las deseadas notas…Vea, Reverendo Padre: la Regla que el B. Padre dió a sus hijos la han cambiado por haberla encontrado defectuosa. La fórmula de los votos también se ha cambiado. La hermosa circular que debía ser leída cada año también se ha suprimido... También se quieren cambiar las armas y el escudo de la Congregación.” (Según el P. Roman Karbach, ss.cc.).

Es al final de las notas de Sor Justina donde podemos encontrar los “Consejos del B. Padre sobre la Adoración”.



En resumen, he aquí cual es el estado actual de nuestras fuentes:

- Sobre los primeros años, si bien es verdad que no tenemos los originales, disponemos sin embargo de un conjunto nada despreciable de cartas de nuestros Fundadores y de los miembros de la comunidad primitiva.

- Por otro lado poseemos las copias de todos estos documentos, una obra excepcional que muchas congregaciones envidiarían para la historia de sus orígenes. Valen casi tanto como los originales porque han sido hechas por el P. Hilarión Lucas. Son dignas de fe, garantizadas por la persona del copista capaz y cuidadoso de la exactitud, quien- nieto de notario- seguramente ha heredado para tal trabajo un buen número de las cualidades de su abuelo; las garantiza también el hecho de que poseemos la mayoría de las piezas por duplicado y que así tenemos la posibilidad de comparar diferentes copias entre si.
Un primer trabajo sobre nuestras fuentes fue realizado en 1957 por el P. Roman Karbach que entonces era secretario general en Roma y lo publicó en los “Anales de la Congregación” ( 1957, No 7.8, p. 271-279)

En 1968 el P. Amerigo Cools, archivero general, publicó un trabajo considerable titulado “Repertorio de las fuentes de la casa general relativas al B. Padre y su tiempo”.

Durante mis años de servicio en los archivos generales me ha sido dado continuar y completar dicho trabajo.
B/ SOBRE LA ESPIRITUALIDAD SS.CC.


I. EN EL TIEMPO DE LOS FUNDADORES:

1. Correspondencia de los Fundadores
2. De las cartas del B. Padre: la que anuncia la aprobación de la Regla, 14 de abril de1817; Sobre la Obra de las Misiones, 26 de noviembre de 1820; Para la clausura del 2º Capitulo general, 20 de septiembre de 1824; sobre la Misión en las Islas Sandwich, 8 de septiembre de 1826.
3.Las memorias para la aprobación del Instituto, especialmente las dos memorias sobre el Título de Celadores y de la Adoración, diciembre 1816; las súplicas y memorias para la aprobación de las decisiones de los Capítulos generales, del ceremonial y de los ejercicios de piedad.


II. DESPUÉS DE LOS FUNDADORES

1. De Monseñor Bonamie, la carta circular sobre la unidad de la Congregación del 20 de diciembre de 1843 (Nº 31)
2. Del P. Eutimio Rouchouze: la carta circular Nº 17, junio 1857: El Sagrado Corazón nuestro refugio; Nº 58, del 28 de octubre de 1863: sobre el fin y espíritu de la Congregación; Nº 66, de enero de 1865: Sobre el espíritu de Infancia; Nº 102 del 29 de junio de 1869: la vida de infancia de los Sagrados Corazones. Dos cartas inéditas, una sobre la unión de los Sagrados Corazones y otra sobre la unión de los Sagrados Corazones antes y después de la Encarnación.
3. Del P. Marcelino Bousquet: las circulares Nº 19 del 6 de enero de 1876 sobre la observancia escrupulosa de las reglas; de l2 de diciembre de 1891, con ocasión de la publicación de la vida del B. Padre; Nº 74, del 8 de diciembre de 1898 sobre la publicación de “Religiosos de los Sagrados Corazones” del P. M. B. Garric; del 25 de abril de 1900, con ocasión de la publicación de una nueva edición de la Vida del B. Padre; del 25 de diciembre de 1909, con ocasión de las bodas de plata de “Anales”.
4. Los ANALES de los Sagrados Corazones: se pueden encontrar los artículos sobre el tema gracias al Repertorio que se ha hecho para el Centro Picpus, retomando y ampliando un trabajo realizado por la Provincia holandesa, compuesto con ocasión de las Bodas de cobre del Círculo de estudio “COR UNUM” en Valkenburg, en 1958. Este Círculo de estudio, erigido el 2 de diciembre de 1945, se proponía acrecentar y profundizar el amor por la Congregación a través del estudio de su historia y de su espiritualidad.
5. Contribuciones diversas

a) Estudios picpusianos



No. 1: Exposición histórica del Capitulo preliminar de la Regla de la Congregación de los SS.CC, por el P. A. Hulselmans. 1948

No 2: Nuestra vocación de adoradores. Exposición histórica y doctrinal por el P. Gerald de Becker.1950

No 3: Mysterium caritatis: carácter y misión de la Congregación de los SS.CC. por el P. A. M. Deussen. 1953.

No 4: La devoción a los SS.CC. de Jesús y de María en la Congregación de los SS.CC. por el P. Ignacio de la Cruz Baños

No 5: Los Sagrados Corazones de Jesús y de María, estudio doctrinal. Por el P. Gerald de Becker, 1959

No 6: El amor presente al mundo: el P. Mateo, por el P. Marcel Bouquet. 1963.

No 7: Reflexión sobre la Adoración Eucarística, por el P. A. van Bruggen. 1968

No 8: Misioneros en acción, por el P. F. Ábalos. 1976

No 8 (bis): El P. Coudrin, la Madre Aymer y su comunidad, por el P. J. V. González. 1978
b) “¿Qué fórmula expresa más exactamente el fin que se propone la Congregación de los SS. Corazones?”. P. A. Hulselmans. 1954.
c) “Exposición de la espiritualidad de la Congregación de los SS.CC. y de la Adoración perpetua”, texto aprobado por el Capitulo general de 1958.)
d) “Nuestra espiritualidad” del P. Jean-Yves Kerrian. 1952 y 1967.
e) Cuadernos de espiritualidad: entre 1966 y 2000
f) Geroepen om te dienen- Llamados a servir: historia de la Congregación de los SS.CC, 1800-1987. Por el P. C. Rademaker. 1987; 1996
g) Nuestra vocación y misión SS.CC. por el P. Pat Bradley, 1992.
****************************************


09 -
Sesión Picpus 2007: FUENTES Y DOCUMENTOS
André MARK, ss.cc.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje