Página principal

I. A. Las ideas centrales de la tlv


Descargar 410.17 Kb.
Página3/7
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño410.17 Kb.
1   2   3   4   5   6   7



Tabla II: Producto interior bruto y producto per cápita en los PD y PND del mundo




























PIB










Productividad = PIB / PT






















(en billones de euros)

(En %)







(en miles de euros)

MUNDO

OCDE

NO OCDE

OCDE

NO OCDE




MUNDO

(1) OCDE

(2) NO OCDE

Cociente (1) : (2)

50

25

25

50,0%

50,0%




7,6

27,1

4,4

6,1

53,1

26,3

26,9

49,4%

50,6%




8,0

27,3

4,7

5,8

56,5

27,6

28,9

48,8%

51,2%




8,4

27,6

5

5,5

60

28,9

31,1

48,2%

51,8%




8,8

27,8

5,4

5,2

63,8

30,4

33,4

47,6%

52,4%




9,2

28,1

5,7

4,9

67,8

31,9

35,9

47,1%

52,9%




9,7

28,4

6,1

4,6

72,1

33,5

38,6

46,5%

53,5%




10,2

28,7

6,5

4,4

76,7

35,2

41,5

45,9%

54,1%




10,7

28,9

7

4,2

81,5

36,9

44,6

45,3%

54,7%




11,2

29,2

7,4

3,9

86,7

38,8

47,9

44,7%

55,3%




11,8

29,5

7,9

3,7

92,2

40,7

51,5

44,1%

55,9%




12,4

29,8

8,5

3,5

98,1

42,8

55,4

43,6%

56,4%




13,0

30,1

9

3,3

104,4

44,9

59,5

43,0%

57,0%




13,7

30,3

9,6

3,1

111,2

47,1

64

42,4%

57,6%




14,3

30,6

10,3

3

118,3

49,5

68,8

41,8%

58,2%




15,1

30,9

11

2,8

125,9

52

74

41,3%

58,7%




15,8

31,2

11,7

2,7

134,1

54,6

79,5

40,7%

59,3%




16,6

31,5

12,5

2,5

142,8

57,3

85,5

40,1%

59,9%




17,4

31,8

13,4

2,4

152,1

60,2

91,9

39,6%

60,4%




18,3

32,1

14,3

2,3

162

63,2

98,8

39,0%

61,0%




19,2

32,5

15,2

2,1

172,5

66,3

106,2

38,4%

61,6%




20,2

32,8

16,3

2

183,8

69,6

114,2

37,9%

62,1%




21,2

33,1

17,4

1,9

195,9

73,1

122,7

37,3%

62,7%




22,2

33,4

18,5

1,8

208,7

76,8

131,9

36,8%

63,2%




23,3

33,7

19,8

1,7

222,4

80,6

141,8

36,2%

63,8%




24,5

34

21,1

1,6

237,1

84,7

152,5

35,7%

64,3%




25,7

34,4

22,6

1,5

252,8

88,9

163,9

35,2%

64,8%




27,0

34,7

24,1

1,4

269,5

93,3

176,2

34,6%

65,4%




28,3

35

25,7

1,4

287,4

98

189,4

34,1%

65,9%




29,7

35,4

27,4

1,3

306,5

102,9

203,6

33,6%

66,4%




31,2

35,7

29,3

1,2

326,9

108

218,9

33,1%

66,9%




32,7

36,1

31,3

1,2

Todo el mundo sabe que los niveles de renta per cápita de los diferentes países son muy dispares en el momento actual, y lo son precisamente como consecuencia del desigual desarrollo económico capitalista de los últimos dos o tres siglos. Si uno analiza los datos de Maddison (por ejemplo, Maddison, 2001), puede comprobar la igualdad relativa que existía en 1800 entre las diversas áreas geográficas del mundo, por comparación con la mucho mayor desigualdad que caracteriza a la sociedad actual tras más de dos siglos de acelerado crecimiento desigual. Sin descender al análisis de países concretos, es posible hacerse una idea global del problema atendiendo sólo a una comparación entre bloques de países, o sea, el conjunto de los países desarrollados (PD) y el de los países no desarrollados (PND) del planeta, y en particular comparando el índice que muestra la disparidad creciente entre la renta per cápita de unos y otros (véase Guerrero, 2003b). En este trabajo se muestra que, cuando se toma como representantes de los PD a los países que forman la actual OCDE y se considera que los PD son el resto de los países del mundo, dicho índice ha pasado concretamente de 1 a cerca de 7.


Pues bien, continuando ahora este tipo de análisis “bipolar”, podemos obtener interesantes enseñanzas sobre esa dimensión más oculta del problema de la transición real a la sociedad comunista. Partimos aquí de los datos reales que corresponden al momento presente. De los aproximadamente 6.600 millones de personas que habitan hoy el planeta, sólo el 14%, menos de mil, viven en la OCDE. Sin embargo, estos países producen aproximadamente la mitad39 del producto mundial. Si se observan los datos de la Tabla II se comprueba que la productividad en la OCDE es entre 3 y 4 veces la media mundial, mientras que la del resto de los países es sólo poco más de la mitad de esa media, lo que da un cociente entre ambas superior a 6. ¿Cómo puede una sociedad comunista consentir un desarrollo tan desigual de las fuerzas productivas (incluso prescindiendo de las desigualdades internas entre los países de cada bloque y de las que se dan en el interior de cada país, que agrava aun más lo que representa esa cifra), máxime teniendo en cuenta que, si no se ataja consciente y decididamente la tendencia, sólo cabe esperar un agravamiento de la desigualdad?40
Lo que ocurrirá es que la sociedad comunista se pondrá inmediatamente manos a la obra con el objetivo de hacer desaparecer esas desigualdades en un plazo razonable pero mínimo de tiempo. Supongamos que se acuerda como objetivo que la productividad y renta per cápita de los PND, o al menos el salario real, se iguale con la de los PD en el plazo de 30 años, de forma que el índice al que nos referimos antes descienda desde 6,1 a 1. Podremos decir sin temor a equivocarnos que ese empeño constituirá el mayor esfuerzo de planificación, de utilización de los valores de uso y de ruptura con las relaciones de valor, que haya conocido la historia. Una de las formas de conseguirlo sería planificar el crecimiento demográfico, haciéndolo más pequeño en los países del sur (0,7% anual) y mucho mayor (4%) en el interior de los países desarrollados. Como se ve en la Tabla I, el incremento demográfico anual medio en el mundo que resulta de esos supuestos durante el periodo 2007-2037 (1,2%, la tasa aproximada a la que ha crecido la población mundial en las tres últimas décadas), colocaría a la población mundial en 10.000 millones de habitantes, de los cuales vivirían 3.000 en los países de la actual OCDE (es decir, del 14% habría subido su población hasta representar casi el 30% del total)41.
El objetivo de la equiparación de la productividad y los salarios en ambos bloques exigiría que el crecimiento de la producción fuera lógicamente más rápido en los PND que en los PD. La Tabla II muestra que una tasa de crecimiento de la economía mundial del 5% (similar a la tasa media de las tres décadas anteriores), repartida entre una tasa del 0,96% en los países ricos y una tasa del 6,65% en los países pobres, haría posible que, dados los datos demográficos que hemos supuesto, el cociente de la productividad media en ambos bloques descendiera a 1,15 en 30 años. Esto no es la igualdad absoluta pero, como se ve en la Tabla III, la igualdad entre las remuneraciones o “salario” de cada individuo se habría producido incluso antes de los 30 años (en 2029-2030).



Tabla III: Convergencia en los niveles salariales del Norte (PD) y el Sur (PND)























































Salarios totales

Salarios totales ajustados

Salario real per cápita




Salario real per cápita ajustado




(bill. de euros)

(bill. de euros)




(miles de euros)







(miles de euros)




MUNDO

OCDE

NO OCDE

MUNDO

OCDE

NO OCDE

MUNDO

OCDE

NO OCDE

Cociente




MUNDO

OCDE

NO OCDE

Cociente

25,0

12,5

12,5




25,0

12,5

12,5




3,8

13,5

2,2

6,1




3,8

13,5

2,2

6,1

26,6

13,1

13,4




31,8

13,0

18,8




4,0

13,7

2,4

5,8




4,8

13,5

3,3

4,1

28,2

13,8

14,4




33,7

13,5

20,2




4,2

13,8

2,5

5,5




5,0

13,5

3,5

3,9

30,0

14,5

15,5




35,8

14,1

21,7




4,4

13,9

2,7

5,2




5,2

13,5

3,8

3,6

31,9

15,2

16,7




38,0

14,6

23,4




4,6

14,1

2,9

4,9




5,5

13,5

4,0

3,4

33,9

16,0

17,9




40,3

15,2

25,1




4,8

14,2

3,1

4,6




5,8

13,5

4,3

3,2

36,0

16,8

19,3




42,8

15,8

27,0




5,1

14,3

3,3

4,4




6,0

13,5

4,6

3,0

38,3

17,6

20,7




45,5

16,4

29,0




5,3

14,5

3,5

4,2




6,3

13,5

4,9

2,8

40,8

18,5

22,3




48,3

17,1

31,2




5,6

14,6

3,7

3,9




6,6

13,5

5,2

2,6

43,4

19,4

24,0




51,3

17,8

33,6




5,9

14,7

4,0

3,7




7,0

13,5

5,6

2,4

46,1

20,4

25,8




54,6

18,5

36,1




6,2

14,9

4,2

3,5




7,3

13,5

5,9

2,3

49,1

21,4

27,7




58,0

19,2

38,8




6,5

15,0

4,5

3,3




7,7

13,5

6,3

2,1

52,2

22,4

29,8




61,7

20,0

41,7




6,8

15,2

4,8

3,1




8,1

13,5

6,8

2,0

55,6

23,6

32,0




65,6

20,8

44,8




7,2

15,3

5,1

3,0




8,5

13,5

7,2

1,9

59,2

24,7

34,4




69,8

21,6

48,2




7,5

15,5

5,5

2,8




8,9

13,5

7,7

1,8

63,0

26,0

37,0




74,3

22,5

51,8




7,9

15,6

5,9

2,7




9,3

13,5

8,2

1,6

67,0

27,3

39,8




79,1

23,4

55,7




8,3

15,8

6,3

2,5




9,8

13,5

8,8

1,5

71,4

28,7

42,7




84,2

24,3

59,8




8,7

15,9

6,7

2,4




10,3

13,5

9,4

1,4

76,0

30,1

45,9




89,6

25,3

64,3




9,2

16,1

7,1

2,3




10,8

13,5

10,0

1,4

81,0

31,6

49,4




95,5

26,3

69,2




9,6

16,2

7,6

2,1




11,3

13,5

10,7

1,3

86,3

33,2

53,1




101,7

27,4

74,3




10,1

16,4

8,1

2,0




11,9

13,5

11,4

1,2

91,9

34,8

57,1




108,4

28,5

79,9




10,6

16,5

8,7

1,9




12,5

13,5

12,2

1,1

97,9

36,6

61,4




115,5

29,6

85,9




11,1

16,7

9,3

1,8




13,1

13,5

13,0

1,0

104,4

38,4

66,0




123,2

30,8

92,3




11,7

16,9

9,9

1,7




13,8

13,5

13,9

1,0

111,2

40,3

70,9




131,3

32,0

99,3




12,3

17,0

10,6

1,6




14,5

13,5

14,8

0,9

118,6

42,3

76,2




140,0

33,3

106,7




12,9

17,2

11,3

1,5




15,2

13,5

15,8

0,9

126,4

44,4

81,9




149,4

34,7

114,7




13,5

17,3

12,0

1,4




15,9

13,5

16,9

0,8

134,8

46,7

88,1




159,4

36,0

123,3




14,2

17,5

12,9

1,4




16,7

13,5

18,0

0,8

143,7

49,0

94,7




170,1

37,5

132,6




14,9

17,7

13,7

1,3




17,6

13,5

19,2

0,7

153,3

51,5

101,8




181,5

39,0

142,5




15,6

17,9

14,7

1,2




18,5

13,5

20,5

0,7

163,5

54,0

109,4




193,8

40,5

153,2




16,4

18,0

15,6

1,2




19,4

13,5

21,9

0,6

El “ajuste” (doble ajuste) del que se habla en la Tabla III consiste en lo siguiente. Se supone que el PIB de ambos conjuntos de países es idéntico y se distribuye en ambos de la misma manera en términos de rentas, de demanda y de composición de la producción (su división en bienes de consumo y de producción). El 50% son salarios y el 50% excedente, por una parte. El consumo es el 70% del PIB en ambos casos, y la inversión bruta el 30% (prescindimos de la demanda exterior neta, que suponemos igual a cero; y descomponemos la demanda pública en consumo público e inversión pública, componentes que incluimos dentro de lo que hemos llamado “consumo” e “inversión bruta”). Por tanto, los bienes producidos son: 70% bienes de consumo, 30% bienes de inversión. Del total del excedente suponemos que el 30% (es decir, el 15% del PIB) es consumo privado de las familias capitalistas; el 10% (o 5% del PIB) es consumo público; y el restante 60% (o 30% del PIB) es inversión bruta (50% privada, 10% pública).


La sociedad comunista modificará estas cifras eliminando la parte que corresponde al consumo capitalista, porque deja ya de haber familias capitalistas, y eso ocurre tanto en los PD como en los PND. Pero el uso alternativo de ese 15% no será el mismo en un bloque de países que en el otro. En los PD, un 5% se mantiene como bienes de consumo, y el 10% restante se reorienta a bienes de inversión. Pero todo ese 15% se transfiere íntegra y gratuitamente a los PND. Lo que antes eran dividendos percibidos por las familias capitalistas, ahora es un impuesto sobre el valor añadido en cada producto, por esa misma cuantía total, que percibe el Estado (y este usa para realizar esas transferencias a los países pobres). En cuanto a los PND, el 15% se destina íntegramente a aumentar los salarios de la población. Por consiguiente, el porcentaje que ahora representarán los salarios sobre el total del PIB en los PND ya no es 50%, sino 50% + 15% (el consumo que hacían sus antiguos capitalistas) + 5% (los bienes de consumo que les transfieren los PD) = 70%. Se obtiene así un primer 40% de aumento del salario, al pasar este del 50% al 70% del PIB como consecuencia del cambio social. Y el segundo ajuste consiste en la transferencia anual, también, de la parte del salario de los PD que exceda sobre la masa salarial real en el momento en que se produce el cambio social (2007 en nuestro ejemplo), de forma que en los PD el salario real se mantendrá constante en tanto los de los PND no se hayan equiparado a ese nivel.
Como se ve en la Tabla III, ambos ajustes conjuntamente significan un cambio importante y repentino primero –sólo un año más tarde, el salario real de los PD pasa de ser 6,1 mayor que el de los PND, a ser sólo 4,1 (o a la inversa, de ser el salario de los PND el 16% del de los PD, a ser el 24%)– y un cambio continuo globalmente igual de importante en los años sucesivos, como consecuencia del incremento desigual de la productividad que resulta de la planificación del trabajo y de la planificación de la inversión. La producción de bienes de inversión sube como proporción del PIB en ambos conjuntos de países, pero el uso de los nuevos bienes resultantes de esta mayor inversión neta se concentra en los PND. Esto significa que la tasa de acumulación será mayor en los PND y por tanto también mayor la tasa de crecimiento económico.42
Un último aspecto del análisis distributivo que debe tenerse en cuenta es el especial “efecto riqueza” que produciría en C-I la desaparición de los antiguos propietarios. En realidad, no haría falta mejorar el nivel de “renta” individual o familiar para ver incrementado el nivel de bienestar global, porque siempre es posible aportar al nivel de vida los resultados de la redistribución de la riqueza, a favor de los anteriormente pobres, que resultará de la expropiación de los anteriormente privilegiados propietarios privados. ¿Qué destino tendrá, por ejemplo, cada una de esas mansiones de decenas o cientos de habitaciones expropiadas a tantos multimillonarios? La sociedad decidirá si conviene dividir la superficie total de esas residencias en pisos de mediana dimensión (2, 3, 4… habitaciones), convertir el edificio en la sede de una institución que le dé un uso distinto cualquiera, o cualquier otro uso potencial. ¿Qué hacer con los Rolls Royces, los yates y demás bienes de lujo? Pues quizás dejarlos de producir y exponer en museos los que aún resten de la etapa anterior, o quizás seguir produciendo algún tipo de ellos, o puede que darles un uso turístico rotativo, por ejemplo para que acceda a ellos la población que jamás tuvo acceso antes a ese tipo de bienes43... Todo esto supondrá un aumento efectivo del nivel de vida de la población antes expropiada y postergada por el capital.
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje