Página principal

Honorable camara


Descargar 488.67 Kb.
Página6/12
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño488.67 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
66. Elimínanse en el inciso primero del artículo 268, las palabras “o confederación”.
67. Agrégase, en el inciso final del artículo 269, después de los términos “artículo 223”, la expresión “con excepción de su inciso primero”, precedida de una coma (,).
68. Derógase el artículo 271.

69. Derógase el artículo 275.


70. Elimínanse, en el Nº 2 del artículo 284, la expresión “como por ejemplo:” y los siete párrafos que le siguen, reemplazando la coma (,) que antecede a dicha expresión por un punto final (.).
71. Derógase el artículo 285.
72. Agrégase en el artículo 286, el siguiente inciso segundo, nuevo, pasando el actual inciso segundo a ser inciso tercero:
“Las cotizaciones a las centrales sindicales se descontarán y enterarán directamente a ellas, en los términos previstos en el artículo 261.”.
73. Reemplázase el artículo 287 por el siguiente:
“Artículo 287.- Las centrales sindicales se disolverán por las mismas causales establecidas con respecto a las organizaciones sindicales.”.
74. Reemplázase el artículo 288, por el siguiente:

“Artículo 288.- En todo lo que no sea contrario a las normas especiales que las rigen, se aplicará a las federaciones, confederaciones y centrales, las normas establecidas respecto a los sindicatos, contenidas en este Libro III.”.


79. Reemplázase el artículo 295, por el siguiente:
“Artículo. 295.- Las organizaciones sindicales no estarán sujetas a disolución o suspensión administrativa.
La disolución de una organización sindical, no afectará las obligaciones y derechos emanados que les correspondan a sus afiliados, en virtud de contratos o convenios colectivos suscritos por ella o por fallos arbitrales que le sean aplicables.”.
80. Sustitúyese el artículo 296, por el siguiente:
“Artículo 296.- La disolución de una organización sindical procederá por el acuerdo de la mayoría absoluta de sus afiliados, celebrado en asamblea extraordinaria y citada con la anticipación establecida en su estatuto. Dicho acuerdo se registrará en la Inspección del Trabajo que corresponda.".
81. Sustitúyese el inciso primero del artículo 297, por el siguiente:
“Artículo 297.- También procederá la disolución de una organización sindical, por incumplimiento grave de las obligaciones que le impone la ley o por haber dejado de cumplir con los requisitos necesarios para su constitución, declarado por sentencia del Tribunal del Trabajo de la jurisdicción en que tenga su domicilio la respectiva organización, a solicitud fundada de la Dirección del Trabajo o por cualquiera de sus socios.”.
82. Derógase el Capítulo XI del Título I del Libro III.
Este conjunto de normas tiene por objetivo ampliar el espectro posible de tipos de organización sindical a formas de organización que se puedan producir producto de nuevas formas de empleo.
Ello se logra a través de la incorporación de la norma que señala que la denominación y tipos de sindicatos que se forman, pueden ser “entre otras”, las que se mencionan en la ley. Ello permite que no se discuta acerca de la procedencia o improcedencia de la formación de un sindicato en razón de su cobertura, localización o actividad, temas que se presume variarán en el tiempo y conforme al surgimiento de nuevas formas de empleo y organización de la empresa.
Asimismo, apunta a disminuir la intervención de la Dirección del Trabajo en la burocracia propia de la formación y disolución de sindicatos, entregando numerosas materias a lo que determinen los estatutos del sindicato. Igual criterio se aplica a la constitución y disolución de federaciones y confederaciones. La idea es actualizar nuestro ordenamiento a la normativa de la OIT en referencia a los criterios de menor intervención administrativa en la formación, gestión y disolución de sindicatos, aumentando consecuencialmente la importancia que al respecto adquiere el estatuto de la respectiva organización sindical.
Importancia adquiere el establecimiento de fueros para la constitución de sindicatos, especialmente el fuero previo, período en el que normalmente se cometen abusos en algunos sectores. De la misma forma, se establecen normas promocionales para la formación del primer sindicato a fin de que la falta inicial de quórum no sea obstáculo para su constitución.
Esta norma promocional consiste en que se permite la formación de un sindicato de hasta 8 personas en empresas de más de 25 trabajadores, en tanto puedan completar el quórum dentro del plazo de un año.
La importancia para el Ejecutivo, de esta norma, consiste en que normalmente la primera constitución de un sindicato está rodeada de temor al despido, por lo que en algunos casos se justifica permitir la instalación del sindicato para luego obtener los quórum necesarios.

75. Modifícase el artículo 289, del modo siguiente:


a) Suprímese en la letra a) la frase: “o a proporcionarles la información necesaria para el cabal cumplimiento de sus obligaciones” ;
b) Intercálase la siguiente letra b), nueva, pasando las actuales letras b), c), d), e) y f), a ser c), d), e), f) y g), respectivamente:
“b) El que se niegue a proporcionar a los dirigentes del o de los sindicatos base la información a que se refieren los incisos quinto y sexto del artículo 315;”, y
c) Sustitúyese la letra f), que pasa a ser letra g), por la siguiente:
“g) El que aplique las estipulaciones de un contrato o convenio colectivo a los trabajadores a que se refiere el artículo 346, sin efectuar el descuento o la entrega al sindicato de lo descontado según dicha norma dispone.”.
76. Introdúcense las siguientes modificaciones al artículo 292:
a) Sustitúyese en su inciso primero la expresión “una unidad tributaria mensual a diez unidades tributarias anuales”, por la expresión “diez a ciento cincuenta unidades tributarias mensuales”;
b) Sustitúyese en su inciso tercero, la coma (,) ubicada a continuación de la expresión “Juzgados de Letras del Trabajo” por un punto final (.), suprimiendo el texto que sigue; y,
c) Reemplázanse los incisos cuarto, quinto y sexto, por los siguientes:
“La Inspección del Trabajo deberá denunciar al tribunal competente, los hechos que estime constitutivos de prácticas antisindicales o desleales de los cuales tome conocimiento, y acompañará a dicha denuncia, el informe de fiscalización correspondiente. Los hechos constatados de que dé cuenta dicho informe, constituirán presunción legal de veracidad, con arreglo al inciso final del artículo 23 del decreto con fuerza de ley Nº2, de 1967, del Ministerio del Trabajo y Previsión Social. Asimismo, la Inspección podrá hacerse parte en el juicio que por esta causa se entable.
Sin perjuicio de lo anterior, cualquier interesado podrá denunciar conductas antisindicales o desleales y hacerse parte en el proceso. Las partes podrán comparecer personalmente, sin necesidad de patrocinio de abogado.
Recibida la denuncia, el juez citará a declarar al denunciado, ordenándole acompañar todos los antecedentes que estime necesarios para resolver. Citará también a la misma audiencia al denunciante y a los presuntamente afectados, para que expongan lo que estimen conveniente acerca de los hechos denunciados.
La citación se efectuará por carta certificada, dirigida a los domicilios que figuren en el informe de fiscalización y se entenderá practicada en el plazo a que se refiere el artículo 478 bis.
La referida audiencia deberá realizarse en una fecha no anterior al quinto ni posterior al décimo día siguiente a la fecha de la citación. Con el mérito del informe de fiscalización, de lo expuesto por los citados y de las demás pruebas acompañadas al proceso, las que apreciará en conciencia, el juez dictará sentencia en la misma audiencia o dentro de tercero día.
Si la práctica antisindical hubiere implicado el despido de un trabajador respecto de quien se haya acreditado que se encuentra amparado por el fuero establecido en los artículos 221, 224, 229, 238, 243 y 309, el Juez, en su primera resolución dispondrá, de oficio o a petición de parte, la inmediata reincorporación del trabajador a sus labores, sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 174, en lo pertinente.
Si la sentencia da por establecida la práctica antisindical o desleal, además, dispondrá que se subsanen o enmienden los actos que constituyen dicha práctica; el pago de la multa a que se refiere este artículo, fijando su monto, y que se reincorpore en forma inmediata a los trabajadores sujetos a fuero laboral separados de sus funciones, si esto no se hubiere efectuado antes.
Copia de esta sentencia, deberá remitirse a la Dirección del Trabajo, para su registro.”.
77. Sustitúyese el artículo 294, por el siguiente:
“Artículo 294.- Si una o más de las prácticas antisindicales o desleales establecidas en este Libro o en el Título VIII del Libro IV, han implicado el despido de trabajadores no amparados por fuero laboral, éste no producirá efecto alguno.
El trabajador deberá intentar la acción correspondiente dentro del plazo a que se refiere el artículo 168.
El trabajador podrá optar entre la reincorporación decretada por el tribunal o el derecho a la indemnización establecida en el artículo 163, con el correspondiente recargo y, adicionalmente, a una indemnización que fijará el juez de la causa, la que no podrá ser inferior a tres meses ni superior a once meses de la última remuneración mensual.
En caso de optar por la indemnización a que se refiere el inciso anterior, ésta será fijada incidentalmente por el tribunal que conozca de la causa.
El juez de la causa, en estos procesos, deberá requerir el informe de fiscalización a que se refiere el inciso cuarto del artículo 292.”.

78. Agrégase, a continuación del artículo 294, el siguiente artículo 294 bis, nuevo:


“Artículo 294 bis.- La Dirección del Trabajo deberá llevar un registro de las sentencias condenatorias por prácticas antisindicales o desleales, debiendo publicar semestralmente la nómina de empresas y organizaciones sindicales infractoras. Para este efecto, el tribunal enviará a la Dirección del Trabajo copia de los fallos respectivos.”.

Estas normas tienen por objeto clarificar la gravedad que constituye el hecho de atentar contra la libertad sindical a través de prácticas antisindicales.


Se aumenta la sanción por ese hecho, se otorga mérito jurídico a los informes de la Dirección del Trabajo que se hagan valer en juicio, se obliga a este organismo a denunciar las prácticas de que tome conocimiento, y queda también facultada para hacerse parte en la respectiva causa.
La importancia de esta norma para el Ejecutivo, radica en que se otorga un valor probatorio concreto al informe del inspector del trabajo en materia de prácticas antisindicales, ya que hoy día la mayor dificultad de los procedimientos destinados al conocimiento de estas causas, consiste en que no se pueden probar los hechos que muchas veces dan origen a la práctica antisindical, como los amedrentamientos o promesas de mejoría salarial que se condiciona a la conducta sindical del trabajador.
Por otra parte, se establece como sanción obligatoria la del reintegro del trabajador sujeto a fuero sindical que hubiere sido despedido en virtud de hechos calificados como prácticas antisindicales. En tanto que el trabajador no sujeto a fuero, puede optar a una indemnización fuertemente recargada.
Se agrega, asimismo, la sanción de publicación de la sentencia condenatoria con cargo al empleador.
La importancia básica del aumento de sanciones por prácticas antisindicales, radica en que en algunos sectores se utilizan subterfugios que cruzan varias instituciones laborales a fin de impedir la formación de estas organizaciones. Por vía de ejemplo, podemos citar la creación de razones sociales diferentes a la del empleador a fin de que los trabajadores contratados por diferentes empleadotes no puedan formar un sindicato o no puedan negociar colectivamente.

Negociación colectiva


83. Sustitúyese el artículo 309, por el siguiente:
“Artículo 309.- Los trabajadores involucrados en una negociación colectiva gozarán del fuero establecido en la legislación vigente, desde los diez días anteriores a la presentación de un proyecto de contrato colectivo hasta treinta días después de la suscripción de este último, o de la fecha de notificación a las partes del fallo arbitral que se hubiere dictado.
Sin embargo, no se requerirá solicitar el desafuero de aquellos trabajadores sujetos a plazo fijo, cuando dicho plazo expirare dentro del período a que se refiere el inciso anterior.".
84. Sustitúyese el artículo 313, por el siguiente:
“Artículo 313.- Para los efectos previstos en este Libro IV serán ministros de fe los inspectores del trabajo, los notarios públicos, los oficiales del Registro Civil y los funcionarios de la Administración del Estado que sean designados en calidad de tales por la Dirección del Trabajo.”.

Estas normas apuntan a proteger a los trabajadores que se involucran en un proceso de negociación colectiva a fin de evitar el proceso intimidatorio que a veces se da en la fase previa y posterior a la celebración de este proceso.


Se considera al efecto un fuero previo de 10 días para estos trabajadores y un fuero de “enfriamiento” durante los 30 días posteriores.
En estos períodos los trabajadores respectivos no pueden ser despedidos sin autorización judicial.
La raíz de esta norma es otorgar razonables niveles de convivencia a trabajadores y empleadotes en el marco de la negociación, pero evidentemente este tema pasa por la creación de una cultura de la negociación y de la colaboración dentro de la empresa, que reemplace una lógica de confrontación arraigada en varios sectores.
85. Sustitúyese el artículo 314, por el siguiente:
“Artículo 314.- Sin perjuicio del procedimiento de negociación colectiva reglada, en cualquier momento y sin restricciones de ninguna naturaleza, podrán iniciarse entre uno o más empleadores y una o más organizaciones sindicales, negociaciones directas y sin sujeción a normas de procedimiento para convenir condiciones comunes de trabajo y remuneraciones, por un tiempo determinado.
Los sindicatos de trabajadores transitorios o eventuales podrán pactar con uno o más empleadores, condiciones comunes de trabajo y remuneraciones para determinadas obras o faenas transitorias o de temporada.”.
86. Intercálanse, después del artículo 314, los siguientes artículos nuevos:
“Artículo 314 bis.- Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo anterior, tratándose de grupos de trabajadores que se unan para negociar, deberán observarse las siguientes normas mínimas de procedimiento:
a) Deberá tratarse de grupos de ocho o más trabajadores.
b) Los trabajadores serán representados por una comisión negociadora, de no menos de tres integrantes ni más de cinco, elegida por los involucrados en votación secreta celebrada ante un Inspector del Trabajo.
c) El empleador estará obligado a dar respuesta a la presentación hecha por los trabajadores dentro del plazo de 15 días. Si así no lo hiciere, se aplicará la multa prevista en el artículo 477;
d) La aprobación de la propuesta final del empleador deberá ser prestada por los trabajadores involucrados en votación secreta celebrada ante un inspector del trabajo.
Si se suscribiere un instrumento sin sujeción a estas normas mínimas de procedimiento, éste tendrá la naturaleza de contrato individual de trabajo y no producirá el efecto de un convenio colectivo.
Con todo, si en una empresa se ha suscrito un convenio colectivo, ello no obstará para que los restantes trabajadores puedan presentar proyectos de contrato colectivo, de conformidad al artículo 317.
Artículo 314 bis A.- El sindicato que agrupe a trabajadores agrícolas de temporada, tendrá la facultad de presentar a el o a los respectivos empleadores, un proyecto de convenio colectivo al que deberán dar respuesta dentro del plazo de 15 días desde la recepción del respectivo proyecto de convenio.
Si la respuesta antes indicada no se verifica, la Inspección del Trabajo a solicitud del sindicato, podrá apercibirlo dentro de los 5 días siguientes a la fecha de esta solicitud, a fin de que la respuesta sea entregada, bajo apercibimiento de la sanción prevista en el artículo 477. La respuesta negativa del empleador, sólo habilita al sindicato para presentar un nuevo proyecto en la siguiente temporada.
La negociación directa deberá finalizar, con una antelación no inferior a 30 días al de inicio de las labores agrícolas de temporada.
Artículo 314 bis B.- Se podrán convenir en la negociación a que se refiere el artículo anterior, normas comunes de trabajo y remuneraciones incluyéndose especialmente entre aquéllas, las relativas a prevención de riesgos, higiene y seguridad; distribución de la jornada de trabajo; normas sobre alimentación, traslado, habitación y salas cunas.
Será también objeto especial de esta negociación:
a) Acordar normas sobre remuneraciones mínimas, que regirán para los trabajadores afiliados al sindicato, y
b) Pactar las formas y modalidades bajo las cuales se cumplirán las condiciones de trabajo y empleo convenidas.
Podrá también, si lo acordaren las partes, pactarse la contratación futura de un número o porcentaje de los trabajadores involucrados en la negociación.
Las estipulaciones de estos convenios, se tendrán como parte integrante de los contratos individuales que se celebren durante su vigencia con quienes se encuentren afiliados al sindicato y tendrán el plazo de duración que le fijen las partes, que no podrá ser inferior a la respectiva temporada.
Artículo 314 bis C.- Las negociaciones de que tratan los artículos 314, 314 bis, 314 bis A y 314 bis B no se sujetarán a las normas procesales previstas para la negociación colectiva reglada, ni darán lugar a los derechos, prerrogativas y obligaciones que para ésta se señalan en este Código.

Los instrumentos colectivos que se suscriban se denominarán convenios colectivos y tendrán los mismos efectos que los contratos colectivos, sin perjuicio de las normas especiales a que se refiere el artículo 351.”.

Estas normas tienen especial importancia, ya que su objeto es dotar de mínimas formalidades al procedimiento alternativo a la negociación reglada, que es el del convenio colectivo.

Usualmente este procedimiento se aplicaba ipso facto a cada trabajador que ingresaba a la empresa, haciéndolo firmar, junto al contrato individual de trabajo, un “convenio colectivo” con idénticas cláusulas, que los inhabilitaba para negociar posteriormente.

Con esta norma, dicho procedimiento al menos debe contar con una asamblea ante ministro de fe y un acuerdo realmente colectivo.

El espíritu del Ejecutivo al respecto, consistió en otorgar a este instrumento condiciones mínimas de formalidad en su desarrollo, es decir, que efectivamente se trate de una negociación, que sea efectivamente colectiva y que resulte en un efectivo acuerdo de voluntades.

Este tema cruza una antigua crítica que pesa sobre la institución de los convenios colectivos, cuyo origen se remonta al DL. 2.200 de 1978. Dicha crítica apunta al hecho de que con su existencia se le resta eficacia al contrato colectivo como instrumento privilegiado de negociación y de fortalecimiento sindical.

Sin embargo, la realidad laboral indica que el porcentaje de sindicalización y de los trabajadores que negocian es proporcionalmente bajo, por lo que este instrumento, con los debidos resguardos, puede significar un aumento sustantivo y cualitativo de las relaciones colectivas de trabajo.


87. Agréganse al artículo 315, los siguientes incisos quinto y sexto, nuevos:

“Todo sindicato o grupo negociador de empresa podrá solicitar del empleador dentro de los tres meses anteriores a la fecha de vencimiento del contrato colectivo vigente, los antecedentes indispensables para preparar el proyecto de contrato colectivo. Para el empleador será obligatorio entregar, a lo menos, los balances de los dos años inmediatamente anteriores, salvo que la empresa tuviere una existencia menor, en cuyo caso la obligación se reducirá al tiempo de existencia de ella; la información financiera necesaria para la confección del proyecto referida a los meses del año en ejercicio y los costos globales de mano de obra del mismo período. Asimismo, el empleador entregará la información pertinente que incida en la política futura de inversiones de la empresa, siempre que no sea considerada por aquél como confidencial.


Si en la empresa no existiere contrato colectivo vigente, tales antecedentes pueden ser solicitados en cualquier momento.”.
88. Modifícase el inciso primero del artículo 320 de la siguiente forma:
a) Reemplázase la frase “Si el empleador comunicare” por “El empleador deberá comunicar”, y la coma (,) que sigue a la palabra “colectivo” por la conjunción “y”, y
b) Agrégase entre el vocablo “Libro” y el punto final(.), lo siguiente: “o adherir al proyecto presentado”.
89. Agréganse al artículo 327, los siguientes incisos segundo y tercero, nuevos:
“En las negociaciones en que la comisión negociadora laboral sean las directivas de uno o más sindicatos, podrá asistir como asesor de éstas, y por derecho propio, un dirigente de la federación o confederación a que se encuentren adheridas, sin que su participación se compute para los efectos del límite establecido en el inciso precedente.
Tratándose de un grupo negociador de trabajadores que pertenezcan a un sindicato interempresa, podrá asistir a las negociaciones como asesor de aquéllos, y por derecho propio, un dirigente del sindicato, también sin que su participación sea computable para el límite establecido en el inciso primero del presente artículo.”.
90. Modifícase el artículo 329, de la siguiente manera:
a) Intercálase, en su inciso primero, entre la palabra “invoque” y el punto final (.), lo siguiente: “, siendo obligatorio como mínimo adjuntar copia de los documentos señalados en el inciso quinto del artículo 315, cuando dichos antecedentes no se hubieren entregado anteriormente”, y
b) Sustitúyese su inciso segundo por el siguiente:
“El empleador dará respuesta al proyecto de contrato colectivo dentro de los quince días siguientes a su presentación. Las partes, de común acuerdo, podrán prorrogar este plazo por el término que estimen necesario.”.
91. Elimínase en el último inciso del artículo 331 la siguiente oración final: “Tampoco serán materia de este procedimiento las discrepancias respecto del contenido del fundamento que el empleador dé a su respuesta ni la calidad de los antecedentes que éste acompañe a la misma.”.
Estas normas se refieren tanto a la composición de las comisiones negociadoras como al derecho de información a que acceden los trabajadores para preparar su negociación.
Este derecho a información es una pieza vital en el marco de una negociación seria, por lo que su infracción se le considera como una práctica antisindical severa.
Se incorpora también como materia de negociación, los fundamentos técnicos y la calidad de los antecedentes que el empleador esgrima. Es decir, el sindicato puede impugnar la respuesta del empleador y los fundamentos técnicos y tipo de antecedentes que se esgrimen. Esta impugnación se da en el marco de las objeciones de legalidad que pueden ser interpuestas por el sindicato ante la Dirección del Trabajo al recibir la respuesta del empleador.
92. Intercálanse a continuación del artículo 334, en el Capítulo II del Título II del Libro IV, los siguientes artículos nuevos:
“Artículo 334 bis.- No obstante lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 303, el sindicato interempresa podrá presentar un proyecto de contrato colectivo de trabajo, en representación de sus afiliados y de los trabajadores que adhieran a él, a empleadores que ocupen trabajadores que sean socios de tal sindicato, el que estará, en su caso, facultado para suscribir los respectivos contratos colectivos.
Para efectuar esta presentación, se requerirá que lo haga en representación de un mínimo de cuatro trabajadores de cada empresa.

Artículo 334 bis A.- Para el empleador será voluntario o facultativo negociar con el sindicato interempresa. Su decisión negativa deberá manifestarla expresamente dentro del plazo de diez días hábiles después de notificado.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje