Página principal

Honorable camara


Descargar 488.67 Kb.
Página4/12
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño488.67 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
La norma del ejecutivo, debe entenderse en un contexto más amplio referido al ya mencionado concepto de ciudadanía laboral y se complementa con otras modificaciones de esta ley en el ámbito del reglamento interno de la empresa.
El sentido de estas modificaciones se ve claramente, por ejemplo, a través de las normas sobre revisiones de los trabajadores, las cuales deben contenerse en el reglamento interno y consistir en procedimientos deseablemente electrónicos y poco invasivos de la intimidad, aleatorios, generales y no discriminatorios de forma tal que las revisiones no afecten a un trabajador en especial o a un grupo identificado de ellos.
Asimismo, el Ejecutivo planteó que esto se inscribe también en un trabajo de orden administrativo a través de la regulación de actos como la vigilancia del personal, la cual se permite bajo razones de seguridad, pero siempre que no impidan al trabajador un mínimo necesario de intimidad en comedores y baños, debiendo regirse por criterios estrictamente técnicos de seguridad y control operativo.

3. Agrégase a continuación del último inciso del artículo 3°, el siguiente inciso final nuevo:


“Las infracciones a las normas que regulan las entidades a que se refiere este artículo se sancionarán de conformidad con lo dispuesto en el artículo 478 de este Código.”.
100.- Sustitúyese el artículo 478 por el siguiente:

“Artículo 478.- Se sancionará con una multa a beneficio fiscal de 5 a 100 unidades tributarias mensuales al empleador que simule la contratación de trabajadores a través de terceros, cuyo reclamo se regirá por lo dispuesto en el artículo 474. Sin perjuicio de lo anterior, el empleador y los terceros deberán responder solidariamente por los derechos laborales y previsionales que correspondan al trabajador.


El que utilice cualquier subterfugio, ocultando, disfrazando o alterando su individualización o patrimonio y que tenga como resultado eludir el cumplimiento de las obligaciones laborales y previsionales que establece la ley o la convención, será sancionado con una multa a beneficio fiscal de 10 a 150 unidades tributarias mensuales, aumentándose en media unidad tributaria mensual por cada trabajador afectado por la infracción, cuyo conocimiento corresponderá a los Juzgados de Letras del Trabajo, con sujeción a las normas establecidas en el Titulo I de este Libro.
Quedan comprendidos dentro del concepto de subterfugio, a que se refiere el inciso anterior, cualquier alteración realizada a través del establecimiento de razones sociales distintas, la creación de identidades legales, la división de la empresa, u otras que signifiquen para los trabajadores disminución o pérdida de derechos laborales individuales o colectivos, en especial entre los primeros las gratificaciones o las indemnizaciones por años de servicios y entre los segundos el derecho a sindicalización o a negociar colectivamente.
El empleador quedará obligado al pago de todas las prestaciones laborales que correspondieren a los trabajadores quienes podrán demandarlas, en juicio ordinario del trabajo, junto con la acción judicial que interpongan para hacer efectiva la responsabilidad a que se refiere el inciso segundo.
El plazo de prescripción que extinga las acciones y derechos a que se refieren los incisos precedentes, será de cinco años contados desde que las obligaciones se hicieron exigibles.”.
Esta norma zanjó la discusión sobre la eliminación o reformulación del concepto de empresa. El ejecutivo propuso inicialmente cambiar la definición del artículo 3º, a propósito del cual se cometen diversos abusos derivados del uso extendido de contrataciones de trabajadores por diferentes razones sociales, pero que prestan servicios a una sola empresa.
En efecto, dado que el Código del Trabajo define a la empresa en su parte final como un ente dotado de personalidad jurídica propia, se hace extremadamente fácil la constitución de empresas y empleadotes que no siendo empresas en el sentido económico-laboral de la palabra, permiten la contratación de trabajadores por empleadores que no necesariamente son aquellos para los cuales se presta el servicio y que no poseen un patrimonio suficiente para responder por las prestaciones laborales y previsionales del trabajador ante el término de la relación laboral.
Este tema está íntimamente ligado a uno de fondo, cual es el de la provisión de trabajadores por terceros, que efectuado con arreglo ciertas normas mínimas de formalidad y contractualidad, constituyen una nueva forma de empleo necesaria de considerar.
Sin embargo, la franquicia que otorga la ley ha sido abusivamente utilizada en varios sectores como el de servicios y comercio de grandes tiendas en las que proliferan múltiples razones sociales, que figuran como empleadores del personal que a todas luces presta servicios para la respectiva multitienda.
En mérito de ello, el ejecutivo propuso eliminar el concepto de empresa entendiendo que la jurisprudencia, como en otras disciplinas, determinaría dicho concepto aplicable al ámbito laboral y en el que jugarían un rol definitorio el criterio de realidad de la prestación de servicios y la subordinación y dependencia que ello origina y que es propio de la relación laboral.
Sin embargo el debate derivó en una propuesta para aumentar drásticamente las sanciones a dos figuras infraccionales:
a) La contratación de trabajadores por terceros en perjuicio de los derechos individuales y colectivos de los mismos, y,
b) La ocultación del patrimonio a través de diferentes razones sociales a fin de eludir el cumplimiento de las obligaciones laborales y previsionales derivadas de la relación laboral.
6. Agrégase al número 3 del inciso primero del artículo 10, sustituyendo el punto y coma (;) por un punto seguido (.), la siguiente oración final: “El contrato podrá señalar dos o más funciones específicas, sean éstas alternativas o complementarias;”.

Esta norma consagra la polifuncionalidad del trabajador, en el entendido que la empresa requiere de facultades flexibles de administración y dirección técnica en el trabajo, al tiempo de estimarse que esta norma mejora la empleabilidad del trabajador.

Podría considerarse ésta como una de las pocas normas de relativa flexibilidad laboral que contiene el proyecto. Su objeto, además de permitir un manejo más técnicamente dúctil por parte del empleador, posibilita ampliar el abanico de posibilidades de capacitación del trabajador, al tiempo de protegerlo contra posibles ajustes de empleo al poder reubicarlo dentro de la misma empresa sin mediar un proceso de renegociación.

Es necesario mencionar que esta norma se debe entender sin perjuicio de la aplicación de los artículos sobre menoscabo del trabajador, que indican que no pueden variarse las funciones del trabajador si ello implica un perjuicio económico o moral para el trabajador.


7. Modifícase el artículo 22, del modo siguiente:
a) Sustitúyese en el inciso primero, la expresión “cuarenta y ocho” por “cuarenta y cinco”, y
Esta norma de enorme importancia, rebaja la jornada ordinaria semanal de 48 a 45 horas, a partir del 1 de enero de 2005. Su entrada en vigencia se difiere a fin de dar tiempo a las empresas para adecuar su productividad a la rebaja de jornada referida. La norma apunta a establecer mejores horarios que permitan al trabajador contar con mayores tiempos de atención familiar y actividades sociales. Responde a más modernas consideraciones sobre salud ocupacional.
Esta propuesta, no constaba en el proyecto original del Ejecutivo, sino que fue propuesta por el Senado de Giorgio en segundo trámite constitucional. Fue acogida por el poder ejecutivo con un criterio de gradualidad a fin de que las empresas tuvieren un tiempo razonable para adecuar su productividad a los nuevos requerimientos horarios.
Asimismo, jugó un rol importante en el debate, la posición en ese entonces, de la iglesia católica, al propiciar mejores condiciones para que los trabajadores pudieran contar con una vida familiar y social más enriquecedora.
Técnicamente hablando, esta norma adquiere importancia sobre todo en la determinación horaria de las empresas que laboran en sistemas de turnos continuos, ya que en ese evento, el último turno puede verse afectado por una falta de jornada ordinaria, pudiendo, eventualmente, derivar ello en la necesidad de contratar personal extra.
b) Agrégase el siguiente inciso final, nuevo:
“Asimismo, quedan excluidos de la limitación de jornada, los trabajadores contratados para que presten sus servicios preferentemente fuera del lugar o sitio de funcionamiento de la empresa, mediante la utilización de medios informáticos o de telecomunicaciones.”.
Esta norma, apunta a consagrar el sistema de Teletrabajo, ya mencionado, como nueva forma de contratación que se extiende en nuestro sistema. Ello implica que estas personas aún considerando la especificidad de sus funciones, adquieren derechos laborales y previsionales en mérito del contrato respectivo.
Se incluyen en este capítulo debido a la especialidad de su jornada de trabajo, pero con el objetivo preciso de laboralizar sus funciones, muchas veces ejercidas como trabajadores independientes.

8. Sustitúyese en los incisos primero y tercero del artículo 23, la expresión “diez horas” por “doce horas”.


Esta norma consagra una práctica hoy extendida, en cuanto a los tiempos de descanso del personal embarcado a bordo de naves pesqueras y mercante.

9. Modifícase el artículo 25, del modo que sigue:

a) Reemplázanse en su inciso primero el guarismo "192" por "180" y todo el texto que está a continuación del punto seguido (.) por el siguiente: “En el caso de los choferes y auxiliares de la locomoción colectiva interurbana y de los servicios interurbanos de pasajeros, el tiempo de los descansos a bordo o en tierra y de las esperas que les corresponda cumplir entre turnos laborales sin realizar labor, no será imputable a la jornada y su retribución o compensación se ajustará al acuerdo de las partes. Tratándose de los choferes de vehículos de carga terrestre interurbana, el mencionado tiempo de descanso tampoco será imputable a la jornada y su retribución o compensación se ajustará de igual modo. No obstante, en el caso de estos últimos, los tiempos de espera se imputarán a la jornada.”.
b) En su inciso final, agrégase, a continuación de la palabra “bus” la expresión “o camión”, y sustitúyese el singular “aquél” por el plural “aquéllos”.
Esta norma establece que los tiempos que los conductores de transporte de carga destinan a esperar carga o descarga o apertura de establecimientos y que por consiguiente deben estar en sus camiones, sean tiempos imputables a las horas de jornada de trabajo, entendiéndose que son períodos de jornada en los que se encuentran a disposición del empleador y cumpliendo funciones.
Esta disposición fue incorporada en segundo trámite constitucional en el Senado y no incorpora a los conductores de buses de pasajeros ya que sus tiempos de espera son de diferente naturaleza.
La aplicación de esta norma ha tenido numerosas dificultades prácticas ya que los tiempos de espera muchas veces superan a los de conducción, además de aplicarse a conductores dependientes sin mayor regulación para los independientes
10. Sustitúyese el artículo 27 por el siguiente:

“Artículo 27.- Lo dispuesto en el inciso primero del artículo 22 no es aplicable al personal que trabaje en hoteles, restaurantes o clubes –exceptuado el personal administrativo, el de lavandería, lencería y cocina-, cuando, en todos estos casos, el movimiento diario sea notoriamente escaso, y los trabajadores deban mantenerse, constantemente a disposición del público.


El desempeño de la jornada que establece este artículo sólo se podrá distribuir hasta por un máximo de cinco días a la semana.
Con todo, los trabajadores a que se refiere este artículo no podrán permanecer más de 12 horas diarias en el lugar de trabajo y tendrán, dentro de esta jornada, un descanso no inferior a una hora, imputable a dicha jornada.
En caso de duda y a petición del interesado, el Director del Trabajo resolverá si una determinada labor o actividad se encuentra en alguna de las situaciones descritas en este artículo. De su resolución podrá recurrirse ante el juez competente dentro de quinto día de notificada, quien resolverá en única instancia, sin forma de juicio, oyendo a las partes.”.
Esta norma regula diversos aspectos de la jornada de trabajo de trabajadores ligados al sector gastronómico, ya que se trata de un sector que presenta diversos grados de abuso en este sentido. Un ejemplo de ello es el establecimiento de turnos cortados que perjudican la jornada y remuneración del trabajador.
La idea es dar cuenta de la especialidad de sus funciones (muchas veces por largas horas sin público), pero resguardando normas básicas de jornada, como laprohibición de permanecer más de 12 horas a disposición del empleador.
Es necesario advertir, en todo caso, que se trata de un sector de difícil fiscalización por parte de la Dirección del Trabajo.
11. Sustitúyese el inciso primero del artículo 32, por el siguiente:

“Artículo 32.- Las horas extraordinarias sólo podrán pactarse para atender necesidades o situaciones temporales de la empresa. Dichos pactos deberán constar por escrito y tener una vigencia transitoria no superior a tres meses, pudiendo renovarse por acuerdo de las partes.”.


Esta norma apunta a suprimir la irregularidad en el establecimiento de horas extraordinarias. En principio, estas jornadas son voluntarias para el trabajador, pero la falta de regulación ha implicado con el tiempo que se transformen en obligatorias y que no respondan a ningún criterio técnico de excepcionalidad.
En términos prácticos, a un trabajador recién contratado se le hacía firmar su contrato que ya contenía el establecimiento de jornada extraordinaria incorporada a sus obligaciones, por lo que era nula la posibilidad de pactar los términos de dicha jornada.

En la norma propuesta, debe existir el menos un pacto en el que conste el acuerdo del trabajador y debe renovarse dicho pacto en tres meses.

Sin embargo, esta suerte de rigidización de las horas extras, ha sido resistida por muchos sectores de trabajadores que ya habían incorporado a sus expectativas de remuneraciones el recargo por estas horas, lo que ha dificultado de sobremanera su fiscalización administrativa.

12.- Modifícase el artículo 38 de la siguiente forma:


a) Reemplázanse en la primera parte de su inciso cuarto las expresiones “uno” por “dos” y “deberá” por “deberán”.
Esta norma consagra el derecho a que el descanso dominical de los trabajadores que laboran por turnos se respete en el menos dos domingos al mes. En todo caso es necesario recordar que por aquellos domingos trabajados, el trabajador obtiene descanso compensatorio dentro de la semana.
Al igual que la anterior, esta norma ha sido de difícil fiscalización por la resistencia de muchos trabajadores ligados al comercio dominical de grandes tiendas, en las que los días domingo constituyen la mayor generación de remuneraciones.
Este debate aborda temas valórico sociales de gran envergadura, como el derecho de todos al descanso en días domingo versus el desarrollo comercial asociado a la apertura del comercio en esos días.
Cabe mencionar que recientemente el H. Senador Ruiz di Giorgio presentó una moción para impedir la apertura de todo el comercio no indispensable en días domingos, generándose un debate notable en la Sala del Senado.
b) Elimínase su inciso quinto.
c) Sustitúyese su inciso final por los siguientes:
“Con todo, en casos calificados, el Director del Trabajo podrá autorizar, previo acuerdo de los trabajadores involucrados, si los hubiere, y mediante resolución fundada, el establecimiento de sistemas excepcionales de distribución de jornadas de trabajo y descansos, cuando lo dispuesto en este artículo no pudiere aplicarse, atendidas las especiales características de la prestación de servicios y se hubiere constatado, mediante fiscalización, que las condiciones de higiene y seguridad son compatibles con el referido sistema.
La vigencia de la resolución será por el plazo de cuatro años. No obstante, el Director del Trabajo podrá renovarla si se verifica que los requisitos que justificaron su otorgamiento se mantienen. Tratándose de las obras o faenas, la vigencia de la resolución no podrá exceder el plazo de ejecución de las mismas, con un máximo de cuatro años.”.
Esta norma regula el otorgamiento de autorizaciones de jornadas especiales por parte de la Dirección del Trabajo a las empresas que por la naturaleza de sus funciones no pueden ajustarse a los sistemas de jornada regulares que establece el Código del Trabajo.
Esta es la normativa que da origen a las propuestas sobre adaptabilidad de jornada, al determinarse que empleadores con trabajadores puedan pactar jornadas anuales según sean los ciclos de producción de la empresa y respetando normas mínimas de descanso semanal y diario.
13. Agrégase en el Capítulo IV, del Título I, del Libro I, después del artículo 40, el siguiente Párrafo 5º, nuevo:
"Párrafo 5.º

Jornada Parcial


Artículo 40 bis.- Se podrán pactar contratos de trabajo con jornada a tiempo parcial, considerándose afectos a la normativa del presente párrafo, aquéllos en que se ha convenido una jornada de trabajo no superior a dos tercios de la jornada ordinaria, a que se refiere el artículo 22.
Artículo 40 bis A.- En los contratos a tiempo parcial se permitirá el pacto de horas extraordinarias.
La jornada ordinaria diaria deberá ser continua y no podrá exceder de las 10 horas, pudiendo interrumpirse por un lapso no inferior a media hora ni superior a una hora para la colación.
Artículo 40 bis B.- Los trabajadores a tiempo parcial gozarán de todos los demás derechos que contempla este Código para los trabajadores a tiempo completo.
No obstante, el límite máximo de gratificación legal previsto en el artículo 50, podrá reducirse proporcionalmente, conforme a la relación que exista entre el número de horas convenidas en el contrato a tiempo parcial y el de la jornada ordinaria de trabajo.
Artículo 40 bis C.- Las partes podrán pactar alternativas de distribución de jornada. En este caso, el empleador, con una antelación mínima de una semana, estará facultado para determinar entre una de las alternativas pactadas, la que regirá en la semana o período superior siguiente.
Artículo 40 bis D.- Para los efectos del cálculo de la indemnización que pudiere corresponderle al trabajador al momento del término de sus servicios, se entenderá por última remuneración el promedio de las remuneraciones percibidas por el trabajador durante la vigencia de su contrato o de los últimos once años del mismo. Para este fin, cada una de las remuneraciones que abarque el período de cálculo deberá ser reajustada por la variación experimentada por el índice de precios al consumidor, entre el mes anterior al pago de la remuneración respectiva y el mes anterior al término del contrato. Con todo, si la indemnización que le correspondiere por aplicación del artículo 163 fuere superior, se le aplicará ésta.”.
Este conjunto de normas consagra y regula el establecimiento de jornadas parciales como sistema de incentivos a la contratación, ya que los beneficios de toda índole deben entenderse proporcionales al número de horas efectivamente laboradas semanalmente. Se trata de una medida pro empleo, orientada a las mujeres y jóvenes.

El objeto central de esta norma, aparte de consagrar expresamente el establecimiento de una jornada parcial definida como la de dos tercios de la ordinaria legal, es hacer proporcional el derecho a la gratificación legal, lo que hasta hoy no ocurría, debiendo pagarse igual gratificación que los trabajadores con jornada completa.


14. Intercálase, a continuación del artículo 92, el siguiente artículo 92 bis, nuevo:

"Artículo 92 bis.- Las personas que se desempeñen como intermediarias de trabajadores agrícolas y de aquéllos que presten servicios en empresas comerciales o agroindustriales derivadas de la agricultura, de la explotación de madera u otras afines, deberán inscribirse en un Registro especial que para esos efectos llevará la Inspección del Trabajo respectiva.".


15. Intercálase en el inciso final del artículo 95, entre la palabra “artículo” y la voz “no”, la expresión “son de costo del empleador y”.
16. Intercálase a continuación del artículo 95, el siguiente artículo 95 bis, nuevo:
“Artículo 95 bis.- Para dar cumplimiento a la obligación contenida en el artículo 203, los empleadores cuyos predios o recintos de empaque se encuentren dentro de una misma comuna, podrán habilitar y mantener durante la respectiva temporada, uno o más servicios comunes de sala cuna.”.
Estas normas, se inscriben dentro de un conjunto de medidas legales y administrativas destinadas a regular el trabajo realizado por temporeros, sector en el que opera un gran nivel de informalidad.
a) Se posibilita la habilitación de salas cuna conjuntas por predios agrícolas colindantes o vecinos;
b) Se establece la obligación del empleador de costear la alimentación y traslado del trabajador temporero;
c) Se establece la obligación de los enganchadores en cuanto a registrarse en la respectiva inspección del trabajo a fin de verificar las condiciones de formalidad de su labor.
El objetivo del Ejecutivo al proponer estas normas es paliar en cierta forma el grado alto de informalidad y abuso que se comete con ocasión del trabajo agrícola en las temporadas de verano, especialmente en lo que dice relación con el trabajo de menores y los abusos de enganchadores que a veces reciben los pagos del empleador y posteriormente no son ubicables para el pago de los trabajadores.
18. Modifícase el artículo 153 de la siguiente forma:
a) Reemplázanse en el inciso primero el vocablo “veinticinco” por “diez”, y la frase “Las empresas industriales o comerciales” por “Las empresas, establecimientos, faenas o unidades económicas”.
b) Agrégase en el inciso final, después del punto aparte (.) que pasa a ser seguido, la siguiente frase nueva: “Asimismo, podrán exigir que se incorporen las disposiciones que le son obligatorias de conformidad al artículo siguiente.”.
19. Agrégase en el artículo 154, el siguiente inciso final:
“Las obligaciones y prohibiciones a que hace referencia el número 5 de este artículo, y, en general, toda medida de control, sólo podrán efectuarse por medios idóneos y concordantes con la naturaleza de la relación laboral y, en todo caso, su aplicación deberá ser general, garantizándose la impersonalidad de la medida, para respetar la dignidad del trabajador.”.
20. Intercálase, a continuación del artículo 154, el siguiente artículo 154 bis, nuevo:
“Artículo 154 bis.- El empleador deberá mantener reserva de toda la información y datos privados del trabajador a que tenga acceso con ocasión de la relación laboral.”.
21. Reemplázase en el artículo 155 la expresión “del artículo anterior” por “del artículo 154”.
22. Reemplázase en el inciso final del artículo 156, la frase “el texto del reglamento interno de la empresa” por la siguiente: “en un texto el reglamento interno de la empresa y el reglamento a que se refiere la ley N° 16.744”.

Las normas referidas al reglamento interno tienen por objeto ampliar su cobertura y establecer ciertas obligaciones del empleador en torno a explicitar normas y contenidos en este instrumento. El reglamento interno constituye una herramienta de extraordinaria importancia para dar fluidez a las relaciones entre empleador y trabajador.


Los principales objetivos del poder ejecutivo, han sido incorporar temas de ciudadanía laboral y derechos fundamentales del trabajador en la empresa, y ampliar la cobertura de este instrumento a empresas con menos de 25 trabajadores, en el entendido que el 83% de las empresas son de menor tamaño.
Asimismo, ya que contiene reglas aplicables al trabajador, algunas de ellas muy importantes, se estipula que este instrumento debe ser entregado al trabajador en sólo ejemplar con el reglamento de higiene y seguridad.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje