Página principal

Historia y teoría de la ciencia 13/02/2008 La historia de la ciencia y sus narrativas


Descargar 332 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño332 Kb.
  1   2   3   4   5   6
Historia y teoría de la ciencia

13/02/2008

1.- La historia de la ciencia y sus narrativas.

1.2.- La ciencia, la memoria y el olvido.

Hoy en día se hace una tajante separación entre ciencia y cultura. La ciencia es útil para algo, muestra una imagen del mundo. La ciencia tiene impacto, fomenta el desarrollo, para bien o para mal; la cultura sirve para mantener un poco de intelectualidad. De ahí que se subvencione en menor medida.

Pero ¿es que la ciencia no es cultura? Distinguir entre ciencias y humanidades implica aseverar que las ciencias no son humanas. ¿Acaso son divinas?

Es muy común la idea de que la filosofía se asocia a creatividad y libertad, mientras que la historia es acumulación de hechos pasados (inmutables, cerrados), memoria.

La libertad sólo es posible cuando sabemos entre qué elegir, y los criterios de elección provienen de la memoria, del pasado. De hecho, Hume, al negar el yo, siente el vértigo y lo restituye diciendo que el yo son los recuerdos. Los recuerdos dan dignidad.

Así pues, ¿alguien puede ser libre si no recuerda?

La reconstrucción del pasado hace de la historia una empresa crítica, no dogmática.

· A. Koyré: el historiador proyecta en la historia los valores de su tiempo, y a partir de ahí la reconstruye. Por eso, se puede decir que la historia cambia.

Realiza una crítica del anacronismo (interpretación del pasado desde uno mismo).

· S. Shapin: por ejemplo la expresión "revolución científica del siglo XVII" es creada por nuestro tiempo para dar valor a aquel acontecimiento (o proceso de acontecimientos) según nuestro interés actual.

· T. Kuhn: La estructura de las revoluciones científicas. (1962).

Mediante ciertas teorías se dan solución a algunos problemas, pero dejan campos vacíos de explicación que requieren teorías alternativas que ponen en crisis las viejas, hasta que la vieja es desechada por una nueva concepción, en la que los principios son otros y el lenguaje tiene otros referentes. Este proceso es llamado "revolución científica".

Revolución

|

Ciencia normal (1) | Crisis | Aceptación | Ciencia normal (2)



|------------------------------------------------------------------------------------------------------|

|

|



No se pueden comparar los periodos de ciencia normal, pues son inconmensurables. El progreso científico se da en el momento revolucionario.

En los periodos de ciencia normal, para que sean progresivos, para que aumenten conocimiento, deben tener cierta base dogmática, ciertos principios (por ejemplo la metodología, el instrumental, etc.) que el científico debe creerse dogmáticamente, de forma no crítica, para luego poder aumentar conocimientos en la especialidad que elija.

Resulta extraño pensar que para el progreso es necesario no ser crítico, pero es que es preciso tener claras ciertas certezas para avanzar. Esto tiene mucho que ver con el olvido que ha caracterizado a la ciencia moderna (desde el siglo XVII), que consideró desde un principio que el pasado no ayudaba a progresar.
Desde este enfrentamientos entre antiguos y modernos, la ciencia ha buscado superar al pasado, ha visto el pasado como algo negativo. La historia, el pasado, sólo aporta prejuicios que impiden juzgar por ti mismo (R. Descartes). El conocimiento científico no tiene que ver nada con la memoria, con las ciencias del pasado, con la historia, que recurren a la tradición para aprender de lo que otros dijeron.

En esta época, llegan a la conclusión de que la resolución de problemas exige que no se consideren las teorías pasadas, que se olviden. Así, F. Bacon propone que debemos olvidar los ídolos para partir de cero (en su caso, la experiencia); R. Descartes propone, a su vez, que debemos olvidar el saber de las escuelas y partir de cero (en su caso, las verdades de razón).



18/02/2008

Como hemos visto, se plantea el olvido como condición necesaria del progreso científico en los primeros momentos de la ciencia moderna.

T. Kuhn nos hablará también del desdén de la ciencia por la historia.

El científico sólo tiene interés por el contenido de su especialidad, los problemas de su tiempo y su solución, pero no se preocupa por el surgimiento de dichos problemas (olvido de la historia). En el caso de que sí se interese por la historia, asocia el avance a un progreso lineal, estudiando sólo los "éxitos" y nos los que tantearon y fracasaron; es más, teniendo en cuenta siempre "desde dónde está", proponiéndose como el fin, como el destino de todos los progresos pasados. A pocos científicos les interesa leer al Newton de los escritos teológicos y proféticos.

El historiador, por contra, se interesa sólo por el cómo y el por qué, sin tomar la situación actual como fin último de todo el proceso de avance científico. Toma el pasado como una pieza central de su interpretación del mundo actual (igual que filósofos y artistas).

Es preciso estar en continuo diálogo con el pasado. Haciendo una Historia de la Ciencia se entiende por qué se va fraguando el conflicto entre ciencias y humanidades (recordemos que éstas están asociadas a la creatividad, el sentimiento). Cómo se ha formado este enfrentamiento y la distinción de contenido y relación con la historia, es algo que nos conviene para un mejor análisis crítico de ambas formas de pensamiento.

Las ciencias, esencialmente, han de olvidarse de:

· Las antiguas teorías.

· Su gestación.

· Cómo fue delimitándose el objeto de su estudio.

Si la ciencia moderna se fundamenta en el olvido, la Historia de la Ciencia se encuentra con que en su estudio de la historia, el olvido es esencial. Intenta hacer siempre un ejercicio de memoria superando el "presentismo", es decir, no hacer juicios de valor acerca de la validez de las teorías científicas simplemente porque sean pasadas.

La historia se ocupa de los objetos que la ciencia ha ido olvidando. Por tanto, el historiador de la ciencia no tiene por qué ser cientificista, es decir, no siempre basa su estudio en una legitimación de lo científico en el presente. Fuerza a la ciencia a recordar para justificar el estado actual.


20/02/2008

1.1.- ¿De qué es una historia la Historia de la Ciencia?

Cada disciplina científica tiene una versión diferente acerca de lo que es la ciencia. No digamos ya la opinión pública. Ni siquiera los filósofos de la ciencia lo tienen claro.

Por un lado están los positivistas lógicos desde los años 20 con los criterios de verificación. También hay otros como K. Popper que defienden el criterio de refutabilidad; Lakatos defiende otro tipo de criterios; Laudan defiende por contra que no hay criterio de demarcación...

Feyerabend en Matando el tiempo, obra autobiográfica, expone su anarquismo metodológico (o la máxima del "todo vale" en la ciencia, que no es sino una superstición como la religión), según el cual cada momento del conocimiento científico establece distintas reglas.

Hay, por tanto, una pluralidad de imágenes de la ciencia.

Aquí tomaremos una de esas imágenes y buscaremos las condiciones en que surgió dicha imagen, dicha demarcación. Se trata de una visión anacronista porque juzgamos lo que sucedió en el pasado desde el prisma de lo que hay actualmente. Esta historia anacronista de la ciencia o presentismo también se llama "whiggismo".

Este presentismo es en parte inevitable y tiene sus ventajas relativas:

· Es inevitable porque no podemos olvidar lo que sabemos, si acaso con mecanismos de ocultamiento (engaño).

· Es ventajoso porque podemos valorar los avances científicos con el plus de saber cómo han sido asimilados dichos avances.

Tanto la inevitabilidad como la ventaja de este presentismo nos hace notar que somos seres con perspectiva histórica.

Ahora bien, debe ser distinguida de una interpretación puramente anacronista, es decir, valorar todos los sucesos pasados desde la importancia que han tenido en la formación de las teorías que imperan en el presente. Esta visión meramente anacronista triunfó sobre todo hasta los años 60.

La ciencia es un producto humano, y una empresa fundamentalmente cambiante. No se puede mantener una idea esencialista de la ciencia. No hay una respuesta absoluta a la pregunta acerca de ¿cómo es la ciencia? Ha de ser estudiada como un hecho cultural. Es decir, la ciencia de hoy no es lo que es la ciencia en esencia. Influyen mucho factores sociales, políticos, económicos, filosóficos...

La Historia de la Ciencia parte de la ciencia que hay hoy, y mira al pasado para ver cómo ha sido el proceso hasta que hemos llegado a la de hoy. Así pues, la respuesta bien planteada sería entonces: ¿Cómo se ha ido formando la ciencia?

La Historia de la Ciencia anacronista y esencialista presupone no sólo que haya existido siempre la ciencia tal y como hoy la conocemos sino que además han existido siempre sus diferentes especialidades, que se han desarrollado en el tiempo desde etapas primitivas, desde las que se han ido demarcando y distanciando de las demás. Así pues, podremos establecer relaciones entre ciencia y técnica (pues ambas son lo mismo ahora que antes) o entre pensamiento filosófico y científico (que son como tubos de cristal que se alargan a lo largo de la historia desde el principio de los tiempos).

En los años 60 se da una crisis de esa visión de la ciencia, de la visión ilustrada y positivista del avance científico, lo cual hace que los historiadores se acerquen a la ciencia de manera diferente.

La concepción de la teoría de la relatividad, que rebate el pasado científico, tiene mucha influencia en la época de entreguerras, en los años 20: vanguardias artísticas, filosóficas, científicas...

Tras la II Guerra Mundial, con el proyecto Manhattan y la bomba atómica que echa mano de la física cuántica con científicos venidos del nazismo, surgen los primeros movimientos anti-científicos y ecologistas que provocan un ambiente de no-idealización de la ciencia. Toman conciencia de que la ciencia o su historia es una pluralidad de elementos: superstición, metafísica, valores, intereses...una historia de la ciencia no tiene por qué hablar de los objetos de la ciencia contemporánea.

Por ejemplo:

· Una historia de la astronomía tendrá que incluir el modelo de las esferas homocéntricas de Eudoxo, de cuya comprensión depende la lectura de la Metafísica de Aristóteles, aunque no tenga nada que ver con la teoría astronómica hoy día.

· El atomismo era incompatible con el problema de la transustanciación eucarística. Para el catolicismo, las cualidades secundarias existen por sí mismas. Por eso, el color y el sabor de la hostia son los del pan, pero su sustancia es la de Cristo.

Ahora bien, los atomistas dicen que las cualidades secundarias no se sostienen, no existen per se. Si algo huele a pan, según ellos, es pan (entre éstos, Descartes y Hobbes). Sin entender el debate teológico no entenderíamos el problema de la materia.

· Los medievales estudiaban a los animales (zoología) para hacer luego catálogos de bestiarios. Mediante animales simbolizan valores, etc. Por ello, hay que estudiar todo el simbolismo de esos bestiarios. Se le da un valor a un aplanta porque esa planta es un emblema de alguna actitud.

· La geología, igualmente, hay que estudiarla a la luz de los problemas de la edad bíblica de la tierra. Eso da problemas cuando se descubren fósiles, volcanes...

25/02/2008

De la Historia de la Ciencia extraemos las características de la ciencia.

¿Es la ciencia un conjunto de leyes y saberes? o ¿es un conjunto de prácticas?

Para Aristóteles, en los Analíticos segundos, ciencia era:

a) Saber apodíctico, silogístico.

b) Con los primeros principios verdaderos, para que engarce bien con el mundo. ¿Cómo establecer los primeros principios? A través de la experiencia, de la historia: memoria que registra la acumulación de cosas.

Aristóteles dice que la razón comienza a funcionar sólo cuando ya están dados los primeros principios; pero la experiencia es condición de posibilidad para la ciencia (para la razón), pues sino, no tenemos primeros principios.

Ejemplos de disciplinas científicas que no lo eran:

· Hoy en día, consideramos como científica la medicina; sin embargo, durante muchos siglos (hasta el s. XIII) no fue considerada como ciencia. Se trataba de una medicina hipocrática basada en el concepto de experiencia: a través de una sintomatología se hace un pronóstico.

Durante mucho tiempo, la medicina es un arte, una práctica o "techné". Para que encajara en el esquema científico y poder incluirla en los estudios universitarios, se inspiran en Galeno (s. II a. C.). No es otra cosa que anatomía, pretenden conocer el cuerpo y no curarlo.

· Sin consideramos la ciencia sólo como un conjunto de leyes y no de prácticas, tendríamos que prescindir de todo el período preuniversitario.

Las matemáticas sólo empiezan a formar parte de la ciencia en el siglo XVII.

El saber científico es saber la naturaleza de las cosas: saber por qué las cosas son lo que son (Aristóteles). Ahí, la Matemática no tiene cabida, pues sólo habla de extensión, de medida (accidentes); el elefante sigue siendo elefante tanto si es grande como pequeño. Las matemáticas son un cómo, no te hablan del primer principio.

Cuando Física y Matemática se empezaron a entrecruzar, no se consiguió el propósito. Los primeros que intentaron aunar Matemática y ciencia fueron los jesuitas.

· La historia natural (Botánica) era un saber acumulativo, que no pretendía llegar a la demostración, por lo que tampoco era ciencia. Sólo entra en la ciencia con F. Bacon.

Éste hace de la experiencia, no sólo una fase necesaria para llegar a los primeros principios, sino el núcleo de las ciencias mismas.

Vemos, por tanto, que ha habido paradigmas científicos antiguos que hoy se ven anti-científicos. Lo que no encaja con determinados modelos de racionalidad se considera irracional. (Astrología, Frenología, etc.)

· En el s. XIV, la Astrología fue criticada por ser determinista. Estaba derivada del Meteoros de Aristóteles y del Tetrabiblos de Ptolomeo. Intentaba poner en relación los procesos supralunares con los sublunares. La causa última de lo que pasa en la Tierra está en los astros. Era tan naturalista que fue tildada de demasiado determinista.

Servía para:

a) Comprender el carácter del hombre.

b) Saber cuándo sembrar.

c) Saber cuándo operar.

No era predictiva. Fue criticada por ser demasiado científica, como sucede hoy con la ingeniería genética y el determinismo biológico.

· La frenología (s. XIX) se fijaba en la fisonomía externa para inferir las capacidades de los individuos. Como de Beethoven se decía que era inteligente, en los retratos se le pintaba con los rasgos que decían los frenólogos que pertenecían a las personas inteligentes.

Los objetos de la ciencia no coinciden con los de la Historia de la Ciencia. Los objetos científicos tienen una duración: nacen y en un momento dado dejan de existir. La ciencia tiene un componente grande de invención de lo que es naturaleza, no se remite al estudio de una naturaleza dada. Es decir, no son lo mismo los objetos del mundo que los objetos científicos.

· Ahí está el ejemplo de los fósiles: cada vez han sido una cosa diferente. Antes eran juegos de la divinidad que tanteaba el insuflar las formas a la materia. Los fósiles no empiezan a existir hasta que se infiere que son registro de seres extinguidos.

· También son dignas de mención las esferas cristalinas, las cuales eran una parte de la ciencia que se tenía en cuenta incluso en los experimentos.

· Otro ejemplo de objetos del mundo pero no objeto científico es el oxígeno, que hasta el s. XVII no era objeto científico, y sí del mundo.

· La luz era un objeto metafísico para los neoplatónicos; sólo con el mecanicismo se intenta insertar en la ciencia (midiendo su velocidad, su capacidad transformadora de otros cuerpos, etc.)

La objetividad no ha existido siempre en la ciencia. Hablamos de objetividad refiriéndonos a la capacidad de tener los objetos en la mente. Se trata de un criterio utilizado únicamente a partir del s. XVII.

Otro dato importante es la diferente concepción de la experiencia:

· Para Aristóteles era la acumulación de casos en la memoria.

· Para el s. XVII era lo que se tiene en cierto momento delante de los ojos.



27/02/2008

1.4.- La Revolución Científica y los ambiguos orígenes de la modernidad.

El silencio absoluto da las claves, en ocasiones, de las principales preocupaciones de un autor. Galileo, por ejemplo, no habla ni una sola vez de la luz. En una "esquinita" dice que no se atrevía porque era lo que más le fascinaba, saber lo que era la luz.

Entre finales del s. XV y finales del XVII, se empieza a dar la llamada "revolución científica": se acaba la ciencia de Aristóteles.

Con Koyré podemos asegurar que no se sabe a ciencia cierta lo que pasó, pero es cierto que entre las concepciones del mundo de principios del XV y de finales del XVII hay una diferencia abismal.

Con la ciencia moderna se rompe un pilar aristotélico. Aristóteles pensaba que el arte era una "mímesis" de la naturaleza; los modernos, en cambio, consideran que es la naturaleza quien imita a la máquina, para luego identificarlas plenamente.

Además, se recuperan teorías atomistas, las cuales eran criticadas radicalmente por Aristóteles. En el s. XVII se recupera a Epicuro a través de las traducciones de Lucrecio, ya que Demócrito no se conocía prácticamente.

Durante los siglos XV-XVI, se desarrolla una alquimia árabe-mística de enfoque más práctico (mediante tintes de tejidos, etc.), que provoca un avance en la medicina con el descubrimiento de novedades acerca de la circulación sanguínea, etc. Cae la concepción galénica de la medicina, sobre todo en el s. XVII con William Harvey.

Cambios culturales a destacar:

a) La imprenta en el s. XV fue un cambio crucial.

Antes, en cada copia, había distintos comentarios e interpretaciones. No había críticas que se refirieran al mismo libro. Con la imprenta se difunde el conocimiento y se forman comunidades de doctos.

Esta revolución es parecida a lo que hoy pasa con Internet, sólo que hoy estamos demasiado cerca en el tiempo.

Posiblemente, experimentaron una sobreproducción de libros. En dos semanas tenían acceso a obras que en otro tiempo tendrían que esperar años.

Además, las imprentas podían dibujar grabados, lo cual era muy importante para los botánicos. Plinio se quejaba de que, aunque dibujara, el copista iba a desvirtuar el dibujo original. Por eso optó por evitar los dibujos. Ahora podrían recuperarse.

b) El descubrimiento del nuevo mundo es el otro gran factor.

Se da una gran convulsión intelectual en Europa. Se descubren nuevos límites y cosas desconocidas.

Se empieza a barajar la posibilidad de la supresión de la esfera de las estrellas fijas, abriendo el universo. Así, dejamos de estar en un universo cerrado.

Con el descubrimiento del nuevo mundo, se descubren:

· Razas nuevas.

· Plantas nuevas (de ahí el avance de la farmacología en este momento).

· Fenómenos meteorológicos.

Se empieza a hablar de "lo nuevo". Es posible que haya cosas nuevas en el mundo, lo cual no podía suceder con el antiguo paradigma.

Carlos V y otros grandes monarcas empiezan a considerar las posibilidades de riqueza que abre el descubrimiento del nuevo mundo:

· Nuevos trabajos de exploración.

· Nueva maquinaria.

· Casa de Contratación de Sevilla.

· Mejores naves (mejor estudio de hidráulica).

· Mejor astronomía para la orientación. Los marinos siguen usando la astronomía ptolemaica, en la que la estrella polar les indicaba el norte, pero no sabían orientarse este-oeste.

c) Ambiente religioso-político: luchas entre protestantes y católicos.

Este contexto conflictivo nos hace pensar que quizá en otro momento no hubieran condenado a Galileo.

A Urbano VIII los Borgia le acusaban de pro-protestante filo-francés. Por eso condenó al intelectual más famoso por entonces, un tal Galileo Galilei.

La obra de Copérnico, que circulaba libremente, también es condenada hasta nueva corrección.

La ciencia empieza a salir de las universidades y se va a las cortes. Un ejemplo de esto es Descartes, que se forma fuera de la Universidad. Se vincula el progreso científico con el poder de los Estados, creándose sociedades y academias de científicos.

Los científicos de esta época no podían publicar todo lo que pensaban. Es por eso por lo que el pensamiento de los autores no puede reconstruirse a partir de la obra publicada. Hay una esfera privada en la que se hablaba de otras cosas.

Así pues, en esta época se hacen nuevas propuestas metodológicas como alternativa al derrumbado sistema aristotélico:

- Propuesta cartesiana (matemática).

- Propuesta baconiana (inducción).

- Propuesta hobessiana.

1.3.- Las grandes narrativas de la Historia de la Ciencia.

La Historia de la Ciencia es muy joven como disciplina. Empieza en el s. XX, en los años 20, frente a un marco positivista.

Para el positivismo, la ciencia ha de ser una actividad fundamentalmente empírica. Mediante la generalización se van proponiendo leyes.


Observación de los hechos.

Inducción, generalización.

Axiomas, leyes.

Así pues, los hechos observables unidos a la estructuras lógicas conforman los dos ingredientes de la ciencia.

El progreso científico dependerá de:

· El descubrimiento de nuevos hechos.

· El perfeccionamiento del método contando con los mismos hechos.

De este modo, consideraron que la clave del nacimiento de la nueva ciencia fue el perfeccionamiento del método experimental. Así lo encontramos en E. Thorndike y su De la magia a la ciencia experimental.

Thorndike piensa que la magia medieval es una forma primitiva del experimentalismo. Así vemos como los positivistas lo interpretan todo en términos de progreso.

Para P. Duhem, el método experimental es un perfeccionamiento de los medievales, por lo que podemos decir que no hay tanta innovación.

Para los positivistas, el padre de la ciencia moderna es F. Bacon, el cual resulta ser el paladín contra los irresponsables vuelos de la razón.

03/03/2008

En esta interpretación de la historia de la ciencia, la revolución científica no consistió en otra cosa que en el perfeccionamiento del método experimental, el cual no cesó de usar Galileo que se dedicó a acumular datos experimentales para luego hacer leyes. Para Koyré, sin embargo, Galileo no realizó ni un sólo experimento, simplemente basó su estudio en experimentos mentales.

En su afán por separar ciencia y metafísica, el positivismo negó la creencia alemana de que fuera la metafísica la que tuviera que dar principios para la ciencia. Nada metafísico puede aportar algo valioso al conocimiento científico. Será más bien al revés, que la ciencia dé las reglas para constituir una buena filosofía científica.

CIENCIA --------------> DESCRIBIR (representar).

METAFÍSICA --------------> EXPLICAR (especulación acerca de las causas, en ocasiones invisibles, de aquello que se observa).

"La ciencia progresa gracias a la descripción y no a la explicación".

Esta tesis acaba contradiciéndose, pues dice que progresamos por una suerte de armonía pre-establecida implantada por Dios, gracias a la cual captamos la belleza y simplicidad de las cosas.

P. Duhem realizó un gran estudio medieval para mostrar que el método experimental es fruto de una fase posterior del aristotélico: lo anterior es un momento necesario de lo que pasa en el presente.


Conciben que el progreso continuo de la ciencia (de la razón a la verdad) es posible gracias

a la descripción. Así, la explicación y la metafísica serán parásitos de la ciencia.

Con todo, hay que distinguir claramente el positivismo del s. XX con respecto al del XIX.

· Positivismo del s. XX: muy influido por Wittgenstein.

Es el llamado "positivismo lógico". Rechazan el estudio de la Historia de la Ciencia. Se declaran epistemólogos, para erradicar todo lo metafísico de los juicios científicos.

Buscan la axiomatización de las teorías, es decir, una teoría de la ciencia muy idealizada.

· Positivismo del s. XIX: por ejemplo P. Duhem.

Consideraban que la Historia de la Ciencia se identificaba con la lógica de la historia, esto es, con el perfeccionamiento progresivo del método.

En los años 30, frente al dominio del positivismo, surgieron movimientos de rechazo:

a) De corte idealista: Lovejoy, E. Burtt.

La ciencia es una búsqueda de la verdad mediante las explicaciones de los hechos observacionales, de sus causas (no empíricas) que dependen de la estructura filosófica.

Se da, por tanto, una vuelta a la metafísica, pero sólo como apoyo para la creación de teorías científicas.

El empirismo no es la clave para la búsqueda de la verdad.

Esta corriente se conoció como "Historia de las ideas".

CIENCIA --------- > EXPLICAR.

Ejemplo: Copérnico no descubre nada nuevo en el cielo, ni inventa un nuevo método (sigue con el ptolemaico). La revolución copernicana se produce, por tanto, por una transformación metafísica, conceptual, de la relación del hombre con la naturaleza.

Galileo ve lo mismo que Aristóteles, sólo que cambia su concepción metafísica del mundo: las cosas tienen una naturaleza matemática, mientras que para Aristóteles, eran un mero instrumento.


  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje