Página principal

Historia para no olvidar”


Descargar 12.87 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño12.87 Kb.
Historia para no olvidar”

Dante Córdova Blanco



Aludiendo al “Paseo de la Bandera” que cada 28 de agosto el pueblo de Tacna realiza, Grover Pango en su Scorpio Nº 115 (Del silencio a la ovación) nos narra una historia, señalándonos que podríamos contarla a nuestros nietos. Inicia su narración con “Hubo una vez un pueblo que, por esos azares de la guerra, quedó en manos del país ganador…”.
Como la historia que nos narra Grover está basada en una historia real, que los peruanos nunca debemos olvidar, considero útil refrescar nuestras memorias, sobre todo cuando tenemos ad portas la sentencia que el Tribunal de la Haya dictará sobre el diferendo marítimo con Chile.
En efecto, como consecuencia de la guerra con Chile en 1879 se suscribió el 20 de octubre de 1883 el Tratado de Ancón, mediante el cual el Perú pagaba el precio de la derrota, perdiendo Tarapacá y entregando por diez años, Tacna y Arica. Dichos territorios deberían permanecer en poder de Chile durante ese lapso. Expirado ese plazo un plebiscito decidiría por votación popular, si los peruanos cautivos y la población en general, quedaba bajo el dominio y soberanía de Chile o si continuaban siendo parte del territorio peruano.
Durante esos diez años Chile ejecutó un proceso de chilenización a fin de conseguir un resultado que lo favoreciera en el plebiscito. Ese proceso fracasó porque los peruanos cautivos siguieron fieles a su patria. Es entonces y ante esas circunstancias que Chile, con argucias y argumentos deleznables, pospone sistemáticamente la ejecución del plebiscito no obstante los reiterados reclamos del Perú. Chile incumple así el tratado de Ancón.
El proceso de chilenización de Tacna y Arica continuó por cerca de 40 años. Dicho proceso se caracterizó por la aplicación por parte de la administración chilena, de una política represiva contra los peruanos cautivos. Los peruanos son asesinados, maltratados, expulsados al Perú, enviados por la fuerza hacia el interior de Chile y violentados día a día. Al mismo tiempo llegan “… del sur empleados, obreros, desocupados, carabineros, soldados, funcionarios públicos chilenos y la temida policía secreta. Muchos de ellos se organizaron en clubes y asociaciones, con una gran disposición para golpear y amedrentar a los peruanos, bajo la mirada indulgente o cómplice de las autoridades chilenas”.*
En mayo de 1922, el Perú plantea en la Unión Panamericana que la única solución como consecuencia de la violación del Tratado de Ancón por parte de Chile era la devolución de Tacna y Arica ya que casi 40 años después de firmado dicho Tratado resultaba impracticable la realización del plebiscito.
En Julio de 1922 Perú y Chile aceptan un arbitraje para decidir si, en esas condiciones, se ejecutaba o no el plebiscito, designándose como Árbitro al Presidente de USA, Calvin Coolidge quien en marzo de 1925 emitió su laudo a favor de Chile, estableciendo la procedencia de realizar el plebiscito, nombrando como Presidente de la Comisión Plebiscitaria al General John Pershing, prestigiado militar estadounidense.
El general Pershing arriba a Arica a fines de julio 1925. Luego de recorrer los territorios de Tacna y Arica y de múltiples gestiones ante las autoridades chilenas se pronunció en el sentido que “era imposible realizar el plebiscito en la forma como Chile lo había organizado y solicitaba que debía ponerse fin a la opresión de la población peruana por parte de las autoridades chilenas.”*

Era evidente que la violencia ejercida contra los peruanos cautivos y la maquinaria electoral preparada para un fraude, no permitían un plebiscito que garantizara el libre ejercicio del voto.


En enero del 1926, el general Pershing, es reemplazado por otro prestigiado general estadounidense, Willian Lassiter, quien constató al igual que Pershing, el clima de violencia e intimidación que se vivía en Tacna y Arica. En junio del 1926 Lassiter emite su moción en la que señala que “… Chile por el Tratado de Ancón y el fallo arbitral, estaba obligado a crear y mantener condiciones necesarias para un plebiscito libre y justo. Chile no ha cumplido con esa obligación, habiendo frustrado todos los esfuerzos para realizar un plebiscito tal como estaba contemplado por el Laudo, por lo que su ejecución resultaba impracticable. El proceso plebiscitario por tanto se declaraba terminado”**. Esta moción fue aprobada por la Comisión plebiscitaria. Era obvio, que si el plebiscito se hubiera llevado a cabo en esas condiciones, Chile hubiera obtenido un resultado favorable y Perú habría perdido no sólo Arica sino también Tacna. Por tanto, Perú tiene mucho que agradecerle a los generales Pershing y Lassiter.
Durante los años 1925-1926 la administración chilena endureció su política represiva y de intimidación contra los peruanos cautivos. En estas circunstancias, la mujer ariqueña y tacneña emergen como símbolos de peruanidad y nuestra bandera se hace inmensa no sólo por su tamaño, sino por su significado en cada acto de rechazo a las agresiones chilenas y por el amor a la patria.
Se cerraba así una etapa en la que los protagonistas y los vencedores fueron los pueblos de Arica y Tacna, quienes se reafirmaron en mantener la nacionalidad peruana y rechazar la chilena.
Sin embargo, ambos pueblos quedaron todavía bajo la administración chilena hasta 1929 donde el gobierno de Leguía aceptaba la fórmula de entregar Arica a Chile a cambio del retorno de Tacna al Perú en una negociación, donde no todo está escrito todavía.
Estando a los antecedentes históricos, referidos al incumplimiento por parte de Chile de Tratados, Laudos y Acuerdos, la interrogante que surge es la siguiente: ¿Si la sentencia de la Corte de la Haya que próximamente se dictará, favorece aunque fuere en parte a Perú, Chile acatará dicha sentencia? ¿Chile cumplirá con ejecutar el mandato de la sentencia expedida por la Corte de Haya o la historia se repetirá?

*Ernesto Yepes,”El informe secreto Pershing-Lassiter” p.34



** ibíd. p. 45
Nota.- Este artículo tiene como fuente el citado libro de Ernesto Yepes a quien agradecemos su aporte en la investigación de nuestra historia.







La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje