Página principal

Historia de mexico II el porfiriato gobierno de porfirio d


Descargar 269.72 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño269.72 Kb.
  1   2   3   4
ANTOLOGIA

HISTORIA DE MEXICO II
EL PORFIRIATO
GOBIERNO DE PORFIRIO DÍAZ, MADERO Y EL PARTIDO ANTIREELECCIONISTA.
José de la Cruz Porfirio Díaz después de haber formado parte en la promulgación del Plan de Tuxtepec en que se desconocía a Sebastián Lerdo de Tejada como presidente tomo el poder después de los combates llevados a cabo con los Lerdistas.

Ocupo la presidencia desde 1876 reformó la Constitución para poder reelegirse y fomentó que se hiciera trampa en las votaciones; de esa manera pudo permanecer en el poder por más de treinta años, salvo un corto periodo en que entregó el gobierno a un compadre suyo (Manuel González) en un periodo de 1880 a 1884.

Conforme pasaba el tiempo, Porfirio Díaz se fue haciendo un hombre cada vez más duro y autoritario, que se tenía que apoyar en el ejército y la policía para gobernar. El temor impedía que la mayoría de los mexicanos expresara su descontento.

Libertad, Orden y Progreso fue el lema que enarboló su régimen.

Para entender cómo fue el desarrollo del régimen de Porfirio Díaz se establece la siguiente periodización:




  • 1876-1894: llegada al poder de Porfirio Díaz y consolidación del sistema político, donde la estabilización y el crecimiento económico origina el despegue de la nación.

  • 1894-1908: proceso de desestabilización producto de las condiciones económicas y sociales que dejaba la modernización nacional, la marginación política de la burguesía y la explotación desmedida de las clases bajas.

  • 1908-1911: agitación política de grupos opositores que buscan acabar las reelecciones de Porfirio Díaz; surgen movimientos contrarios al régimen, apoyados por publicaciones, periódicos, partidos y clubes de tinte liberal. En 1910 estalla el movimiento que derroca a Porfirio Díaz estableciéndose un sistema que buscó conservar la estructura porfirista y que en 1911 ve frustrado su intento.

El Porfirismo fue considerado un periodo de paz, estabilidad y transformaciones basadas en la política del Liberalismo, caracterizado por el impulso y desarrollo de los sectores productivos del país, la inversión extranjera, el establecimiento de vías de comunicación, el mejoramiento de obras públicas, la industrialización de algunas regiones y el impulso de la agricultura para consumo interno.

También se caracterizó por establecer un sistema político dictatorial que beneficiaba y privilegiaba a los sectores adinerados, inversionistas, terratenientes y clase aristocrática; no sólo los benefició sino que les procuraba protección e incentivos para el desarrollo de sus actividades

Muchas regiones del país que antes estaban aisladas, comenzaron a comunicarse cuando las compañías constructoras estadounidenses e inglesas tendieron miles de kilómetros de vías de ferrocarril. Los trenes ayudaban a sacar del país las riquezas de los bosques, las minas y los campos de cultivo. Asimismo, se utilizaban para introducir productos industriales como maquinaria y herramientas.


Para legitimar el régimen político, Porfirio Díaz centralizó el poder en manos de una minoría o elite compuesta por los Militares o compañeros de armas y un grupo de letrados llamados Científicos; ambos serán los encargados de controlar y ejercer el poder político en el país, reprimiendo los descontentos, difundiendo los beneficios de la paz porfiriana y creando grupos de poder leales a la figura del presidente.
Esta centralización del poder político imposibilitó la formación de fuerzas políticas independientes y capaces de convertirse en oposición real, lo cual en un futuro representó el detonador para que surgiera una oposición que realizaba numerosas y frecuentes protestas sociales, huelgas y revueltas que desencadenaron en el movimiento armado.
Los militares fueron los compañeros de armas de Porfirio Díaz, quienes le acompañan en el poder para aplacar todo movimiento opositor; algunos personajes ocuparon puestos públicos, otros se encargaron de ejercer el poder en las regiones con mayor conflicto y algunos más establecieron grupos de poder regional que garantizaba la estabilidad y paz porfiriana.
Porfirio Díaz conocedor del peso de la Iglesia llevó a cabo una política conciliadora después de los conflictos por la Reforma; el gobierno no aplicó las leyes que iban en contra de los beneficios del clero, mientras que estos se dedicaban a exhortar a la gente a obedecer los mandatos del régimen.
Existe una sociedad con una clara división social, donde una minoría ostenta el poder mientras que la mayoría se mantiene marginada y explotada.

En esta división la oligarquía (clase alta, científicos, hacendados y militares de alto rango) integra el gobierno porfirista, apoyado por los militares, rurales, caciques y terratenientes; marginados del poder la burguesía, comerciantes y obreros son el sostén del régimen porfirista, donde campesinos, peones e indígenas deportados sufren explotación.




Los Altos Funcionarios eran extranjeros de compañías mineras, norteamericanas o inglesas. A ellos que gobernaban junto con Díaz la gente los llamaba despectivamente los científicos, porque hablaban de progreso, de máquinas y de industria, aunque no hacían nada para mejorar la vida del pueblo. Estos gobernantes aprovecharon sus puestos para realizar grandes negocios y acrecentar sus propiedades. Mantenían buenas relaciones con los empresarios extranjeros y se asociaban a ellos.
Terratenientes (hacendados) unos pocos mexicanos y buen número de españoles, franceses o de otras nacionalidades; algunos de ellos a la vez dueños de casas, de acciones mineras y del banco de la localidad.
El Proletariado u Asalariados. Trabajaban de 10 a 14 horas diarias, en condiciones antihigiénicas, tenían aislamiento de la vida cultural, falta de posibilidades para proporcionar educación a sus hijos. Desarrollaban su trabajo en Industrias Extractivas y de Transformación, principalmente en la maderera, en medios de transporte, talleres mecánicos y centros metalúrgicos y representaban la fuerza social mas activa del país.
La inmensa mayoría: artesanos, obreros, trabajadores no calificados de toda especie, vivían en condiciones miserables.
Muchas de las nuevas empresas fueron financiadas y manejadas por extranjeros, ya que otorgó concesiones al capital francés, estadounidense e inglés que llegó a acaparar casi la totalidad de la minería, el petróleo y los ferrocarriles, entre otros sectores, sin permitir que los trabajadores mexicanos ocuparan puestos de responsabilidad. Esto contribuyó al descontento de las clases desfavorecidas que, ahogadas en deudas, soportaban malos tratos, despidos injustificados, largas jornadas de trabajo y explotación.
Existían tres centros económicos:


NORTE

PRODUCCIÓN

SONORA, ZACATECAS, SAN

LUIS POTOSÍ, CHIHUAHUA,

AGUSCALIENTES,

COAHUILA, NUEVO LEÓN,

TAMAULIPAS,

MEXICALI.



GANADERAS, CEREALERAS Y ALGODONERAS.




CENTRO Y GOLFO

PRODUCCIÓN

HIDALGO, PUEBLA,

TLAXCALA, OAXACA,

VALLE DE MÉXICO,

VERACRUZ



PULQUERAS, MAICERAS, LECHERAS, AZUCARERAS, ALGODONERAS




PENÍNSULA Y SUR

PRODUCCIÓN

CHIAPAS

YUCATÁN


CAMPECHE

CAFETALERAS,HENEQUENERAS Y TABACALERAS

Durante el siglo XIX los gobiernos liberales dictaron leyes que favorecieron el despojo de tierras de las comunidades indígenas.


Más tarde, Porfirio Díaz promulgó nuevas leyes para colonizar terrenos desocupados, pero aprovechó para engañar a los pueblos y quitarles sus dotaciones de agua y sus mejores tierras.


Los abusos que se cometieron ocasionaron constantes rebeliones. Por ejemplo la de los indígenas yaquis de Sonora.



Por su parte los Yaquis tanto como: Agricultores y pastores, que se levantaron en armas en defensa de sus tierras; lucharon por muchos años pero resultaron vencidos por el ejército, y en castigo familias enteras fueron enviadas a Yucatán, a los campos de trabajos forzados, donde la mayoría murió a causa del maltrato, el clima y la labor extenuante.

Las tierras arrebatadas a los indígenas pasaron a formar parte de las haciendas, enormes extensiones de terreno dedicadas a la agricultura o a la ganadería.


Las haciendas necesitaban muchos trabajadores, de manera que pueblos enteros, que habían perdido sus tierras, se veían en la necesidad de laborar ahí, a cambio de unos cuantos centavos por día, incluso había campesinos que tenían que pagar renta a la hacienda por tierras de cultivo que antes fueron suyas.


* En el sur de México la población era muy escasa y había pocos campesinos que la hacienda pudiera contratar.
* Surgió así la costumbre de comprar como esclavos a indígenas rebeldes y a prisioneros sacados de las cárceles de todo el país.
* La venta de esclavos resultó un gran negocio para las autoridades que la permitían.
* Capataces vigilaban el trabajo de los peones, ayudados por una policía especial, contratada por la hacienda, que era conocida como guardia rural.

* Frecuentemente en las haciendas no se pagaban los salarios con dinero sino con vales, que se canjeaban en la tienda de raya por alimentos, velas, manta para ropa y cobijas.

* En estas tiendas se aumentaba el precio de los productos y como generalmente el trabajador no sabía leer ni escribir se alteraban las cuentas, por lo que siempre quedaba debiendo.

* Las deudas pasaban de padres a hijos; y si alguien intentaba escapar, la guardia rural lo devolvía después de castigarlo.


Por su parte la mayoría de los propietarios de haciendas eran mexicanos muy ricos que vivían en la ciudad y mandaban a sus hijos a estudiar al extranjero. De vez en cuando visitaban sus propiedades en el campo, y por eso la hacienda tenía una casa amplía y bien protegida, con capilla propia. Además contaba con casas para los administradores, dormitorios para los criados y los peones, caballerizas, graneros, instalaciones con maquinaria y una cárcel.
Además, Porfirio Díaz favoreció a los ricos terratenientes de los grandes estados, incrementando sus propiedades por medio de la asignación de terrenos comunales que pertenecían a los indígenas que quedaron en precarias condiciones, trabajando como peones en los latifundios.

El dictador desatendió la educación popular y favoreció a la Iglesia, prestando poca atención a la política de secularización de 1859.




El descontento y el espíritu de rebelión se extendieron por todo el país, con brotes que fueron reprimidos violentamente, como los de los indígenas yaquis y mayos, despojados de sus tierras, y las huelgas de 1906 y 1907 de los obreros de Río Blanco y Cananea.

En Sonora, por ejemplo, los mineros del cobre exigieron que el tiempo de trabajo se redujera a ocho horas, que se les pagara igual que a los extranjeros y que se quitara a los capataces más crueles.

El dueño de la mina, la Cananea Consolidated Company, llamó a los guardias rurales y a soldados de Estados Unidos para que acabaran con la huelga.
Y en el estado de Veracruz, los obreros de la fábrica de telas de Río Blanco quemaron la tienda de raya para protestar por los abusos. En esta ocasión, el dueño, que era francés, llamó al ejército y hubo muchos muertos y heridos.
En la ciudad de México los periódicos seguían hablando de don Porfirio como el hombre que trajo la paz y la prosperidad al país.
Fue durante su gobierno cuando se construyeron algunas colonias elegantes, como la Roma y la Condesa, con edificios que seguían la moda francesa de la época; en las calles principales se introdujo la iluminación eléctrica, se colocaron adoquines y alcantarillas y se instaló el servicio telefónico; grandes tiendas de departamentos exhibían artículos importados de Europa. Igualmente se destruyeron hermosas construcciones de la época colonial para abrir amplias avenidas, por las que circulaban los nuevos tranvías eléctricos que desplazaron a los de mulas. Muy pronto hicieron su aparición los automóviles.

Es importante señalar los paseos que existían durante el porfiriato, como es el de el bosque de Chapultepec también fue transformado con la construcción de un pequeño lago artificial. Los fines de semana el bosque se convertía en un agradable paseo. Lo mismo sucedía con la avenida Reforma, que contaba con cafés donde se reunían las familias ricas a tomar chocolate.

O que decir del paseo por el canal de la Viga, en trajinera, era otro de los paseos importantes de la capital. Entre chinampas con flores y verduras, los paseantes se detenían en Santa Anita para almorzar o asistir a un baile, antes de emprender el camino de regreso. Por las calzadas laterales del canal transitaban los caminantes y os carruajes tirados por caballos u el paseo en globo. El circo y el teatro eran los espectáculos más concurridos. Nuevas modas, como la práctica del ciclismo o las exhibiciones de globos tripulados y aeroplanos, comenzaron a interesar a la gente. Desde fines de siglo se presentó el cinematógrafo en México, con gran regocijo de la población.
En pequeños salones se proyectaban cortos de unos cuantos minutos. Un músico acompañaba al piano la película, pues ésta era muda. No faltaban espectadores que, asustados, abandonaban su asiento cuando en la pantalla aparecía un tren a toda marcha. Eso fueron los cimientos del cine.
En 1910, en la capital, Porfirio Díaz encabezó las festividades del Centenario de la Independencia: se inauguraron edificios públicos, monumentos y escuelas; se realizaron bailes y banquetes y un magno desfile al que asistieron personalidades de todo el mundo. La nueva arquitectura de hierro y cristal se introdujo en el país; un buen ejemplo es el Palacio de Exposiciones conocido actualmente como Museo del Chopo. En este ambiente de fiesta y lujo nadie se imaginaba que pronto estallaría una violenta revolución.
Ocaso del Regimen Porfirista y Mexico Revolucionario
El régimen de Porfirio Díaz a pesar de durar tanto tiempo, sin encontrar obstáculo y oposición verdadera, poco a poco fue perdiendo fuerza, debido a la presión social que algunos sectores realizaban y al descontento generalizado, principalmen-te entre las clases menos beneficiadas y más oprimidas.
La marcada dependencia económica hacia el capital transnacional provoco las crisis de los años 1907 y 1908, cuando se desplomo el precio del cobre, la plata y otros minerales.
Se despidieron a miles de trabajadores mineros en Hidalgo, Sonora, Chihuahua y Durango; diversas industrias del centro del país dejaron cesantes a sus obreros y los artículos de primera necesidad sufrieron un marcado encarecimiento.
El envejecimiento del aparato gubernamen-tal se convirtió en un grave problema de funcionamiento político, social, militar y administrativo ya que la mayoría tenia entre 70 y 80, y , hasta 90 años de edad.
Las revueltas y protestas aumentaron cuando Díaz declaró que el país estaba preparado para realizar una transición democrática debido a las condiciones de estabilidad que se habían alcanzado.
En 1910 se formaron muchos partidos politicos que buscaban eliminar a la dictadura.

Partido Democrático, fundado por clase alta y media disidente, apoyó la candidatura a la vicepresidencia de Reyes frente a Ramón Corral.


Partido Nacionalista Democrático. Representado por Manuel Espinoza de los Monteros.
Partido Democrático , Representado por Bernardo Reyes (gobernador de Nuevo Leon.)
Circulo Nacional Porfirista. Integrado por la Union Liberal y la organización llamada Grupo de Amigos del General Diaz.
Partido Liberal Mexicano. Creado en 195 en San Luis Missouri, con Los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón, Juan Sarabia, Antonio Villarreal, Librado Rivera y Rosalio Bustamante. Dirigieron movimientos huelguísticos de los ferrocarrileros, mineros y trabajadores textiles. Reconocidos como movimientos magonistas de 1910.
En 1908 se publico el libro “La Sucesión presidencial de 1910“ escrito por Francisco Indalecio Madero, se fundaron en toda la República Clubes Antirreeleccionistas, que reivindicaban los principales planteamientos de aquel libro, entre los que destacan:

Era indispensable crear el "Partido Nacional Antireeleccionista" con el objeto de pugnar por la vigencia de la vida democrática de México.


Establecer una alianza de carácter electoral con el general Diaz, de tal forma que la presidencia siguiera estando en manos del dictador y que la vicepresidencia fuera ocupada por un representante del Partido Nacional Antireeleccionista.
Pronto el Club Antireeleccionista de la Ciudad de Mexico adquirió importancia debido a los planteamientos politicos de sus militantes Luis Cabrera, Jose Vasconcelos, Francisco I. Madero, Emilio y Francisco Vazquez Gomez. Su lema era “Sufragio Efectivo, No Reelección"
Cuando Díaz aseguró en una entrevista que se retiraría al finalizar su mandato sin buscar la reelección, la situación política comenzó a agitarse.
La oposición al gobierno cobró relevancia ante la postura manifestada por Díaz.
En ese contexto, Francisco I. Madero realizó diversas giras en el país con miras a formar un partido político que eligiera a sus candidatos en una asamblea nacional y compitiera en las elecciones.
Díaz lanzó una nueva candidatura a la presidencia y Madero fue arrestado en Monterrey el 07 de junio de 1910, bajo el cargo de incitar al pueblo a la rebelión, trasladado junto con Roque Estrada a la penitenciaria de San Luis Potosí; pero fueron liberados bajo fianza después de haber pasado las elecciones y por las manifestaciones y protestas que se suscitaron.
Durante su estancia en la cárcel se llevaron a cabo las elecciones que dieron el triunfo a Díaz.

La Revolución Mexicana

Fue un conflicto armado, iniciado el 20 de noviembre de 1910. Históricamente, suele ser referido como el acontecimiento político y social más importante del siglo xx en México.


  • Para algunos estudiosos, duró de 1910 hasta 1917 (del levantamiento maderista a la Constitución).

  • Para otros de 1910 a 1920. De Madero a la muerte de Carranza.

  • Si consideramos a la Revolución como la coincidencia temporal de varias revoluciones, es decir como un proceso heterogéneo, para analizar los cuatro grandes planteamientos políticos y sociales (zapatismo, obregonismo, villismo y magonismo) nuestra temporalidad abarca de 1906 a 1938.

La Revolución inició con el levantamiento magonista y culminó con la consolidación de las reformas cardenistas.


PERIODOS EN QUE SE DIVIDE EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO

  • PRIMERO. De el Plan de San Luis (20 de Noviem bre de 1910) hasta los Acuer dos de Ciudad Juarez.

  • SEGUNDO. De el Plan de Ayala (Noviem bre 1911) hasta el golpe de Victoriano Huerta y el asesinato de Madero (Febrero de 1913).

  • TERCERO. De marzo de 1913 hasta la batalla de Zacate cas en junio de 1914.

  • CUARTO. De 1914 hasta la ocupacion de Mexico por los campesi nos en el mes de diciembre (Conven- cion de Aguascalientes).

  • QUINTO. Desde la Batalla del Bajio (Abril – junio de 1915) hasta el Congreso de Queretaro (dieicem bre de 1916 – enero 1917).

  • SEXTO. Desde el Congre so de Quereta ro hasta el asesina to de Zapata (abril de 1919).


PRIMERO. De el Plan de San Luis (20 de Noviembre de 1910) hasta los Acuerdos de Ciudad Juárez.
Madero se traslado a E.U. y se instalo en San Antonio Texas, ahí, se les unieron Aquiles Serdán Roque González Garza, Luis Cabrera y otros miembros del Partido Nacional Anti reeleccionista y teniendo claro que era necesario un levantamiento armado redacto el 05 de octubre de 1910 un Programa de Acción Revolucionaria denominado "Plan de San Luis “.

  • Convocaba a la lucha armada

  • Declaraba nulas las elecciones para presidente, vicepresidente, magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y diputados y senadores.

  • Se reconocía como presidente provisional y «Jefe de la Revolución» a Madero.

  • Que se celebren elecciones extraordinarias.

Se insistía en reivindicaciones de carácter social para indígenas y obreros.


La revuelta no estalló de acuerdo a los planes y fue inmediatamente sofocada en Puebla y Coahuila.

El 18 de noviembre en la ciudad de Puebla, Miguel Cabrera jefe de los cuerpos de seguridad, decidió realizar un cateo en casa de los hermanos Serdán, fue recibido a tiros. Carmen y Aquiles Serdán, su esposa Filomena, su madre, amigos y simpatizantes de su programa resistieron durante horas. Al final, Aquiles murió y los demás fueron detenidos.


En diferentes zonas de la República surgieron brotes de insurrección.
En Durango, Coahuila, Zacatecas, Hidalgo y Morelos coordinados por Pascual Orozco.
El 25 de mayo de 1911 Diaz renuncia a la presidencia y parte rumbo a Francia.
El 20 de noviembre, fecha señalada para comenzar la Revolución mexicana, tuvieron lugar 13 levantamientos:



SEGUNDO. De el Plan de Ayala (Noviembre 1911) hasta el golpe de Victoriano Huerta y el asesinato de Madero (Febrero de 1913).
El 28 de noviembre de 1911 en la sierra de Ayoxustla, en Morelos fue firmado el Plan de Villa Ayala por el general Emiliano Zapata y sus principales colaboradores; esto fue a causa de la negativa del presidente Madero de cumplir con el art. 3 del Plan de San Luis que determinaba la restitución de tierras a sus dueños originales.

Zapata puso como condiciones que el gobernador del Estado Ambrosio Figueroa fuera removido del cargo, el retiro de las tropas federales, indulto y salvoconducto para los integrantes de su ejército y el establecimiento de una ley agraria que mejorara la calidad de vida en el campo. Madero rechazó las condiciones y envió al ejército a Villa de Ayala, donde establecieron un cerco y abrieron fuego con la intención de terminar con el movimiento.

Zapata y sus hombres lograron huir al estado de Puebla, y el 28 de noviembre dieron a conocer el Plan de Ayala, documento redactado por Otilio Montaño y firmado por elementos del Ejército Libertador del Sur.
"Plan de Ayala "Sus principales puntos fueron:


  • Se nombro a Pascual Orozco como jefe de la revolución y si no aceptaba el nombramiento lo tomaría Zapata.

  • Su lema era: “Libertad, Justicia “. Mismo que fue adoptado por muchos campesinos.

  • Desconocer a Madero como presidente.

  • Los dueños de terrenos, montes y aguas, que tuvieran títulos de propiedad, tomarían posesión de ellos.

Ante la insurrección de los estados de Morelos y Chihuahua, Madero le encomienda las operaciones militares al general Victoriano Huerta.


En las luchas se provoco que los rebeldes huyeran a Estados Unidos.
Bernardo Reyes había intentando competir en las elecciones para presidente en 1911, pero ante las amenazas de los maderistas decidió salir del país y desde San Antonio, Texas, lanzó el Plan de La Soledad.
Regresó a México el 5 de diciembre pero se encontró con que sus seguidores habían desertado, por lo que terminó entregándose ante las autoridades federales.
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje