Página principal

Hermana Margarita, ¿nos puede hacer una síntesis de lo que hemos visto hasta el día de hoy?


Descargar 11.77 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño11.77 Kb.
Radio Paz. Martes Marzo 12, 2011-04-10

Hermana Margarita, ¿nos puede hacer una síntesis de lo que hemos visto hasta el día de hoy?

Seguimos entrando en contacto con las mujeres que figuran en el árbol genealógico de Jesús dado por el evangelista San Mateo. Hagamos un poco de historia de lo que hasta ahora hemos visto.

- Tamar (Mt 1,3), mujer olvidada, relegada a vivir en silencio su viudez desamparada y que tuvo el coraje de hacer valer sus derechos y engendró de Judá, quien le negaba su derecho a la ley del levirato, dos hijos: Fares y Zara.

- Rajab (Mt 1,5a), instrumental en la toma de Jericó por los israelitas al pasar el Jordán. Ella, una madame, que tenía una casa de citas, escondió en su casa a dos espías israelitas y salvó sus vidas. A cambio ellos salvaron la vida de Rajab y la de su familia.

- Rut (Mt 1,5b), la amiga fiel, que no dejó a su suegra abandonada en su necesidad y la siguió desde su tierra natal Moab al territorio de Judá. A ella se le aplicó la ley del levirato y engendró de Booz un hijo, Obed, y éste sería padre de Jesé el padre del rey David.

Recordemos que estamos haciendo este recorrido para ver qué es lo que tienen estas mujeres en común con María, la madre de Jesús. Esto lo veremos dentro de unas semanas.



Hermana Margarita, ¿por qué estamos haciendo este recorrido?

Mi intención al entrar en relación con estas mujeres mencionadas por Mateo es reconocer lo que Dios a través de ellas ha llevado a cabo en la obra de salvación. Sin ellas, sin su coraje, su valor, su sufrimiento, su lucha por hacer valer sus derechos, no habría sido posible que siguiera esta historia de salvación, una alianza de amistad entre Dios e Israel.

Hoy vamos a entrar a conocer otra mujer. Alguien que el evangelista Mateo no nombra por su nombre propio, sino que se la conoce por ser la Mujer de Urías.

¿Quién es Urías?

Esta historia la podemos leer en el libro 2Sam en los capítulos 11 y 12.

En el capítulo 11 entramos a conocer que David, ya rey, ha vencido a los amonitas y deja que su ejército sitie la ciudad de Rabá, mientras que él, David, se regresa a su palacio en Jerusalén. Es un día caluroso, el rey está aburrido en su palacio y se pasea por la terraza alta. Desde ese lugar ve a una mujer que se está bañando, es muy bella. Y David cae en la tentación en una doble tentación, deja que su pasión le pueda y abusa de su autoridad como rey. Manda que le traigan la mujer. Se acuesta con ella, y cuando termina la devuelve a su casa. Esta bella mujer, abusada, ultrajada por el rey, deshonrada por el gran rey David se dice que tiene esposo, y que su esposo está luchando en el ejército del Rey, es el hitita Urías.

La mujer ha quedado embarazada, y manda un recado al rey para decirle que está preñada.



¿Qué hará el buen rey David?

Se le presenta un problema con el que no contaba. Después de pensarlo hace venir del frente de batalla a Urías, le llama a palacio para que le cuente cómo va la guerra. Este hombre hitita llega a la presencia del Rey David, le trae noticias del campo de batalla. Y el Rey David le manda que vaya a su casa y descanse. Pero este guerrero no lo hace, están en guerra, y esa situación le exige el no tener relaciones con su mujer. David entonces le emborracha y ni aún así el hombre va a su casa para acostarse con su mujer.



¿Qué vamos a hacer, cómo se va arreglar este entuerto?

David entonces reenvía a Urías al campo de batalla con una nota para su jefe, el general Joab. En esa nota le dice que salga con sus hombres y ponga en primera línea a Urías y que cuando la batalla esté en lo más fuerte, que el ejército se retire y deje solo a Urías, así morirá Urías a mano de los de Rabá.

Una vez muerto Urías, David hace traer a la mujer a su casa. Sí, en aquella época los reyes tenían su esposa y luego varias mujeres.

¿Qué hizo Dios ante esta injusticia perpetrada por David?, abusó de una mujer inocdente y dio la orden de que mataran a su esposo.

En la Escritura vemos que Dios no es sordo ni ciego ante las injusticias. Manda a su profeta Natán (2Sam 12) para echar en cara a David su pecado. Lean el relato, es precioso, muy rico en detalles, en sentimientos, es una parábola que denuncia injusticia de un hombre rico contra un hombre pobre. Y David, impetuoso, se enoja contra el abusador. Y el profeta le tiene que declarar: Ese hombre injusto y pecador eres tú.

David lloró su pecado. Se dice que el salmo 50 (51) es la oración que David dirigió al Señor reconociendo su pecado y pidiendo perdón.

Este primer hijo murió. Más tarde David tiene relaciones con Betsabé, este es el nombre de la mujer de Urías, y nace Salomón, el gran Rey en cuyo reinado hubo paz y prosperidad en todo Israel.



¿Qué enseñanza podemos sacar de aquí?

Que Dios escribe derecho con líneas torcidas. Que la injusticia cometida contra una mujer, el atropello y la humillación que sufre por parte de quien debía haberla defendido, pasa a ser la ocasión para que la monarquía davídica se consolide.



Betsabé nos diría hoy:

No pude negarme. David era el Rey, tenía el poder.

Yo era una extranjera, mi esposo combatía en su ejército.

Cuando vinieron a por mi, que el Rey me deseaba, todo mi ser se estremeció.

Tenía que ir, obedecer. Pensé en mi esposo, en cuanto me quería…

David me violó, fui pasiva a su acción.

Engendré un hijo.

Recibí la noticia de la muerte de mi esposo. Le lloré mucho.

¿Quién me iba a defender ahora?

Dios, el Dios de Israel salió en mi favor.

Este primer hijo, fruto de violación, de abuso de poder murió.

Más tarde, David me tomó por esposa y engendró en mí a Salomón.

Salomón fue mi orgullo, me compensó todo mi dolor anterior.

Me dio un puesto singular en la nación israelita.

Yo, la hitita, era la madre del gran Rey sabio, Salomón.

Dios hizo salir de un mal un gran bien.

Bendito sea por siempre el nombre del Señor nuestro Dios.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje