Página principal

Hay Alternativas, el equipo de HazteOir org, elevó una consulta a varios expertos en bioética para consultarles sobre el tema. Pregunta


Descargar 44.5 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño44.5 Kb.
¿Qué hacemos con los embriones congelados?

Respuestas a una pregunta

En la preparación de la campaña Hay Alternativas, el equipo de HazteOir.org, elevó una consulta a varios expertos en bioética para consultarles sobre el tema.



Pregunta:
Estimado Sr./Sra.
Como Ud. sabrá, en España existen más de 30.000 embriones congelados.

Somos un grupo de jóvenes comprometidos con la defensa de la dignidad humana y el valor de la vida humana y nos encontramos a menudo con la dificultad de dar respuesta oportuna a una serie de problemas que nos desbordan por su complejidad.


Así que hemos decidido realizar esta consulta a Ud. confiados en que nos dará el criterio oportuno y realista a tener en cuenta en la solución a tamaño problema.
Sin más rodeos, le planteamos las siguientes preguntas:
¿Cuál es la salida más digna o moralmente adecuada para los embriones congelados, sobrantes de los procesos de fecundación in vitro, abandonados por sus padres biológicos y cuáles han de ser las medidas políticas y sociales que debemos apoyar como católicos y políticos? ¿Debemos de abogar por la adopción de dichos embriones? ¿Qué alegaciones realistas podemos dar a la opinión de que se deben descongelar y dejarles que mueran?
Agradeciéndole de antemano la atención prestada y sabedores de que su juicio iluminará nuestro criterio, aprovechamos la ocasión para saludarle.

Afectuosamente,


El equipo de HazteOir.org

www.hazteoir.org

Estas son algunas de las respuestas recibidas...



* + Mons. Elio Sgreccia

Estimado Señor,

como Vicepresidente de la Pontificia Academia para la Vida contesto a Sus preguntas enviadas con fecha 15 de abril.

Sobre los interrogantes que Usted nos ha enviado no hay todavía una posición definitiva: las cuestiones están bajo la atención del estudio de la Congregazione para la Doctrina de la Fe.

La posición que los católicos deberá tener forma desde ahora es que no se continúe a congelar otros embriones; la adopción de los embriones congelados, abandonados, parece a algunos teólogos moralistas una opción licita, pero es de difícil aplicación practica y, hasta ahora no resultan casos con éxito positivo.

Con mucha gratitud y cordiales saludos

+ Mons. Elio Sgreccia

Pontificia Accademia per la Vita

Ufficio Generale: pav@acdlife.va


* Gonzalo Miranda, L.C.

Estimado Sr.:


Le respondo enviándole el texto que mandé hace un tiempo al periódico La Razón sobre este tema.
Las preguntas están en italiano. Las respuestas en castellano. Espero pueda ser de utilidad.
Les felicito por su trabajo.
Un saludo cordial
Gonzalo Miranda, L.C.

Decano de la Facultad de Bioética

Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, Roma

gmiranda@arcol.org


1. Si ha pronunciato il Vaticano, la Chiesa di Roma, sul tema della adozione degli embrioni umani congelati che esistono, che hanno come destino morire o servire come materiale di laboratorio?
La Santa Sede no se ha pronunciado oficialmente sobre este problema. Como usted sabe, hay actualmente un interesante debate abierto sobre la licitud de la adopción de embriones entre expertos de bioética y teólogos moralistas católicos. La discusión se ha desarrollado sobre todo en Estados Unidos pero está presente también en otros países como España, Italia, Inglaterra, etc.

A mi entender, la reflexión no ha madurado todavía suficientemente como para que la Santa Sede pueda pronunciarse magisterialmente sobre este problema.


2. Cosa significa esattamente la adozione di embrioni?
La adopción de embriones (también llamada por algunos "adopción para el nacimiento" o "adopción preanidatoria"), se refiere al hecho de que un matrimonio o incluso una mujer sola, adopten voluntariamente a uno o más embriones cuya madre genética no puede o no quiere acogerlos en su seno.

Normalmente se trata de embriones producidos en laboratorio con las técnicas de fecundación artificial y congelados temporalmente en la espera de darles un destino definitivo. La madre adoptiva accede a que los embriones, una vez descongelados, sean depositados en su útero con la esperanza de que miden en el y puedan seguir adelante en su desarrollo natural hasta el nacimiento.



Normalmente se entiende que la mujer que los adopta para el nacimiento está también dispuesta a mantener la adopción después de nacimiento, ofreciéndoles cariño, un hogar, una educación, etc.
3. Lei, come uno dei responsabili de la Academia Pontificia della Vita, cosa ne pensa? Posiamo farlo? Perché, e secondo quali condizioni?
En mi opinión lo primero que debemos tener en mente es que estamos hablando de individuos humanos, y no simplemente de un cúmulo de células como algunos pretenden (es interesante notar que la última edición del prestigioso Manual de Embriología Humana, del embriólogo americano R.M. O'Rahilly (publicada apenas hace unos meses) afirma categóricamente que el término "pre-embrión" debe ser totalmente descartado en cuanto no científico, y que el término embrión se aplica al individuo humano desde momento de la fecundación hasta que pasan ocho semanas de su gestación.
Tenemos que tener también en cuenta que los embriones que podrían ser adoptados se encuentran en situación de abandono y ante una alternativa dramáticamente clara: o alguien los adopta dándoles una oportunidad para que siguen adelante su desarrollo y puedan ver la luz, o mueren irremediablemente (ya sea porque se los destruye sin más o porque son utilizados para experimentar sobre ellos o para obtener de ellos células madre; es absurdo pensar en tener los congelados para siempre; y de cualquier modo sería una injusticia hacia ellos).
Por tanto, creo que en este caso se deben aplicar los mismos razonamientos éticos y jurídicos que se utilizan para resolver la situación de abandono de niños ya nacidos. Ciertamente, lo ideal sería que cada niño creciera y se desarrollará en el ámbito familiar de los padres que le trajeron a este mundo; pero si esto no es posible por cualquier razón, el mal menor, en sentido de que es el único bien posible para el interesado, es que alguien lo acoja generosamente ofreciéndoles su hogar y su amor.
Quienes dicen que esta opción es moralmente inaceptable deberían demostrar que se trata de un acto intrínsecamente inmoral o que proceder en ese sentido provocaría necesariamente un mal mayor del que se quiere remediar. Y esto, sinceramente, me parece que no ha sido demostrado por quienes argumentan contra la adopción preanidatoria.
4. Il fine e buono, certo, -parliamo di salvare vite umane- ma il mezzo, sarebbe buono? Si puó parlare in queste caso di scelgere il male minore? La instrumentalizazione della sessualitá della donna difronto a la vita di un essere congelato? Non sarebbe parangonare la donna con una machina che ancora non esiste, una specie di covatrice (incubadora)?
Su pregunta recoge algunas de las objeciones que se hacen contra la adopción de los embriones. A mi entender, estas y las demás objeciones hasta ahora presentadas, no se sostienen suficientemente.
Se dice que en este caso el medio es malo porque se entiende, según yo inadecuadamente, que la adopción de los embriones sería una especie de "maternidad de alquiler" o "maternidad subrogada". En realidad, se trata de dos actos con un objeto y un sentido muy diversos: la maternidad subrogada consiste en llevar adelante la gestación de un embrión sustituyendo a la mujer que pretende ser después la madre del niño, y ese comportamiento es establecido de antemano, en el momento en que se programa la fecundación artificial. Aquí en cambio estamos hablando de una mujer que pretende simplemente salvar la vida de un ser humano del único modo en que es posible hacerlo; y se supone que normalmente será ella misma quien adopte al niño que nazca como su propio hijo.
En el caso de la maternidad sustitutiva o subrogada, la mujer, efectivamente, está usando su cuerpo como si fuera solamente un instrumento. En el segundo caso, está usando su cuerpo para salvar la vida de un ser humano; se trata, por tanto, de un acto de solidaridad; y no hay nada de inmoral en recurrir a nuestra corporeidad para realizar un acto solidario y de amor; es precisamente esto lo que justifica moralmente que una mujer dé de pecho a un bebé ajeno cuya madre no lo podrá alimentar, o que cualquiera de nosotros done un propio riñón para salvar la vida de otra persona.
Algún autor ha hablado de uso inmoral de la sexualidad en el caso de la adopción de embriones. Como ha mostrado el teólogo americano William May, este razonamiento no es acertado: la gestación de un ser humano es sin duda normalmente consecuencia de un ejercicio de la sexualidad, pero en sí misma no es una expresión de la sexualidad personal, sino una consecuencia posterior del acto sexual, como lo puede ser más tarde el dar de pecho al niño, y hasta su misma educación posterior... Acoger al embrión abandonado por otros no es hacer un uso impropio de la propia sexualidad, como no lo es dar de mamar al hijo de otra mujer.
5. Se andiamo avanti con questa soluzione, non sarebbe essere complice de la congelazione di embrioni o lavorare insieme con quelli che praticano anche la FIVET? La Chiesa sempre ha difeso il proceso naturale de la vita nell interno delle relazioni matrimoniali, vero?
La iglesia defiende siempre el respeto de toda persona humana, también del no nacido y también del embrión. Por ello mismo, considera inmorales las prácticas de fecundación artificial en las que se hace existir a un nuevo ser humano sin que su existencia sea realmente originada por ese acto de amor responsable que realizan los esposos cuando se tornan uno al otro con la donación total, corporal y espiritual, que se da en el acto conyugal. Pero aquí nos encontramos ante una situación en la que alguien ya ha realizado ese mal moral dejando como resultado un embrión humano destinado a la muerte, a no ser que alguien realice el gesto solidario de acogerlo en su seno hasta el nacimiento. El mal ya ha sido hecho por otros, ahora se trata de evitar otro mal, el de la muerte del embrión. Cuando se trata de la adopción de un niño abandonado por sus padres, el mal que está hecho por otros (los padres que lo abandonaron), y quienes adoptan ahora están evitando que de ese mal se siga otro peor: el abandono total de la creatura.

La adopción, en un caso o en otro, no es una colaboración con el mal realizado por otros sin un gesto de solidaridad y de amor hacia la pobre creatura que ha sido abandonada, antes o después de nacer.


Sinceramente, no me parece que quienes hacen fecundación artificial se preocupen mucho de lo que se hace con los embriones; no creo que proceder a la adopción de embriones signifique justificar lo que ellos hacen. Al contrario, me parece que la adopción de embriones constituye un claro mensaje para la sociedad: se adoptan sólo a personas necesitadas de que alguien las acoja. Por eso mismo quienes son favorables a la fecundación in vitro y también quienes defienden la capa y espada el derecho al aborto, se oponen rotundamente a la adopción de los embriones.

* Dr. Alfredo Cioffi, BS, STD e Ignatius Perkins
Estimado amigo,

Soy el P. Alfredo Cioffi, bioético del Centro Nacional Católico de Bioética en Boston, Estados Unidos. Hemos recibido tu email sobre los 30,000 embriones congelados en Espana, y lo primero que quiero decirte es que nos compunge muchísimo que esta situación se este dando, no solo en los Estados Unidos, sino ya en muchos países "civilizados."


Ante todo, algunos principios fundamentales:
La vida humana, como la de cualquier especie que se reproduce sexualmente, comienza con la fertilización. Una vez que el pronucleo del óvulo (haploide) se ha fundido con el pronucleo del espermatozoide (también haploide), la nueva célula resultante es un nuevo ser, con un núcleo somático (diploide), que se llama cigoto (que significa "pequeño ser" en Griego). Por lo tanto, en los seres humanos, ya sea a través de la fertilización por medio del coito, o de la fertilización in vitro, el cigoto resultante es un nuevo ser humano.

En vista a esto, descongelar embriones humanos sin el propósito de implantarlos es moralmente equivalente a matarlos activamente. El hecho que dichos embriones estén congelados no les resta su dignidad o integridad como seres humanos. Al contrario, ya que su estatus es aun más dependiente que el de un embrión implantado en el seno materno, estos embriones congelados merecen nuestra atención y protección especial.

Tampoco les resta dignidad el hecho que hayan sido creados artificialmente e inmoralmente (fuera del coito). Pero, ahora que ya han sido creados; ¿qué hacer con ellos?

La primera opción seria tratar de convencer a los padres naturales que lleven a termino dichos embriones, es decir, que la madre que dono el óvulo se deje implantar, dando a nacer a su hijo nueve meses después, y criándolo a través de toda su niñez, con su padre también presente. Obviamente, esta seria la situación ideal.

La realidad es que ahora estos embriones se encuentran en "estado de animación suspendida" precisamente porque han sido abandonados por sus padres naturales. Por lo tanto, el siguiente paso seria encontrarles padres adoptivos, es decir, un matrimonio que se comprometa a gestarlo durante los nueve meses de embarazo y a criarlo decentemente durante toda su niñez. Y, si la vida del embrión congelado esta en peligro inminente (por ejemplo, a ser descongelado sin ser implantado), mi opinión es que aun una mujer soltera debe de adoptarlo, para salvarle la vida.

Por supuesto, esto trae consigo graves consecuencias, tanto legales, económicas y sociales. Sin embargo, el centro de atención debe de ser salvarle la vida al embrión, ya que es un ser humano en estado sumamente precario, cuya vida depende radicalmente de las decisiones que otros tomen por el o ella.

Espero que esto les ayude en su esfuerzo. Me alienta mucho saber que existen jóvenes de compromiso moral en España que están tratando de salvar embriones humanos congelados. Les tenemos en nuestras oraciones, y pedimos al mismo tiempo las suyas.

Rev. Dr. Alfredo Cioffi, BS, STD

Alfred_Cioffi@prodigy.net
Ignatius Perkins

brotherignatius@aol.com



* Francisco José Ramiro García
Estimado amigo:
Te adjunto unos documentos que pueden servirte para reflexionar sobre este tema, en el que "no hay ninguna solución que carezca de problemas", aunque evidentemente alguna es totalmente inaceptable, como la de "utilizarlos" para investigación. Adjunto también la respuesta que me envió el ministerio ante una protesta por los embriones congelados.
Me parece que lo único claro, de entrada, es que debería prohibirse ya la congelación de embriones.
Atentamente,
Francisco José Ramiro García

fjramiro@bioeticaweb.com


http://www.bioeticaweb.com/_private/documentacion.htm


* Roderic Dennett

En respuesta a su carta le puedo decir lo siguiente:

En su calidad de católicos deben hacer todo lo posible para que sus opiniones sean escuchadas en los países donde se llevan a cabo estas prácticas. Les sugerimos que se pongan en contacto con la Asociación Médica del Vaticano para que puedan obtener información más completa sobre la posición católica frente a este problema. La dirección es la siguiente:
Associazione Medica del Vaticano

Stato della Citta del Vaticano 00120

Tel: (39) 06 6983552

Fax: (39) 06 69885364

Presidente: Prof. Renato Buzzonetti

Secretario: Prof. Giovanni Rocchi


La Asociación Médica Mundial no tiene una política específica sobre los "embriones sobrantes". Desde el punto de vista científico, los embriones congelados no pueden ser descongelados con la posibilidad de facilitar la vida. Técnicamente hablando están muertos y son tejido humano congelado. Sin embargo, la AMM por lo general afirma que deben ser respetados en todo momento. Tenemos algunas Declaraciones que les pueden interesar, como la 17N y 17 N3. Los invitamos a visitar nuestro sitio (www.wma.net) donde encontrarán todas las políticas de la AMM desde su creación y sobre los más diversos temas.

Atentamente,

Roderic Dennett

Secretariado de la AMM (Asociación Médica Mundial)

roderic.dennett@wma.net

* JORGE LORING, S.I
Querido amigo: Ayer llegué de viaje y hoy leo tu carta. Soy partidario de la adopción como verás por el artículo que te mando. Un fuerte abrazo de JORGE LORING, S.I.

LA CLONACIÓN HUMANA ES UNA MONSTRUOSIDAD

Los Laboratorios ACT de Massachusetts (EE.UU.) han logrado por primera vez clonar embriones humanos. Como la clonación humana tiene mala prensa dicen que se trata de una clonación terapéutica, no reproductiva.


Pero si, en la clonación, a un óvulo femenino se le implanta un núcleo distinto del suyo, aparece un nuevo individuo humano. El embrión está revestido de la dignidad humana y enriquecido con el gran don de la vida que brota de las manos de Dios: aparece un nuevo ser humano.
Ángelo Serra, genetista del Instituto Gemelli de la Universidad S.C. de Roma dice que el óvulo fecundado (cigoto) «es el principio del nuevo organismo, que se encuentra al inicio de su ciclo vital. (...) Desde el momento de la fusión de los dos gametos [fecundación] cada embrión mantiene su propia identidad e individualidad durante todo el desarrollo. (...) Por tanto el embrión es desde el primer momento un individuo humano real, no un individuo humano potencial. (...) Se le debe atribuir el «status» de persona, titular de plenos derechos humanos. (...) El ciclo vital de cada ser humano se inicia cuando los gametos se funden [fecundación] (...) El derecho a la vida del embrión no debe ser interrumpido» (http://www.bioeticaweb.com/Inicio_de_la_vida/Serra_contr_emb.htm). Por eso el Vaticano está en contra de la clonación de embriones humanos. Además, las células madre para uso terapéutico se pueden obtener de tejidos adultos.
Es una monstruosidad engendrar seres humanos como almacén de piezas de recambio para trasplantes, y después destruirlos. A los que defienden la clonación de embriones humanos, yo les preguntaría: ¿aceptaría Vd. ser almacén de piezas de recambio para trasplantes a otros a costa de su vida?
No es lícito matar a unos para que vivan otros. El problema es, ¿qué se hace con los embriones congelados?
En primer lugar, nunca debieron engendrarse.
No hay derecho a engendrar «in vitro» varios seres humanos para después sacar adelante sólo uno y destruir los demás.
Pero una vez engendrados habría que procurar sacar adelante todos y buscarles padres adoptivos, con las condiciones que sean morales, y sin que esto sea una justificación para la congelación de embriones.
Pero no hay derecho a condenarlos a muerte, pues son seres humanos inocentes.
JORGE LORING, S.I. (DNI: 23.385.067-R)

jorgeloring@telefonica.net


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje