Página principal

Hacienda lanza alertas La nación 19 noviembre 2002


Descargar 12.77 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño12.77 Kb.
Ministro Jorge Wálter Bolaños

Hacienda lanza alertas

La nación 19 noviembre 2002


Preocupan plan en Asamblea y vulnerabilidad

Patricia Leitón
pleiton@nacion.com
Redactora de La Nación

El ministro de Hacienda, Jorge Wálter Bolaños, expresó ayer “gran preocupación” por la situación fiscal.

“Yo no quiero amenazar, pero la situación es muy delicada”, dijo con tono abrumado en una entrevista ayer en la mañana con el núcleo de Economía de La Nación.

Tres son sus fuentes de ansiedad: el lento avance del proyecto de emergencia fiscal en la Asamblea Legislativa, la necesidad de comenzar con reformas estructurales al gasto público y la “vulnerabilidad” de la economía tica.

El proyecto de emergencia, aprobado por una comisión mixta, daría a Hacienda cerca de ¢61.000 millones más el próximo año, por medio de nuevos impuestos. La pretensión inicial del Gobierno eran ¢100.000 millones.

Sin embargo, la discusión del proyecto en la Asamblea se torna ardua y las fracciones de Liberación Nacional y el Movimiento Libertario anunciaron que pretenden cambios.

Sin nuevos recursos, Bolaños dijo que las opciones que le quedan al Gobierno son escasas y “drásticas”, entre ellas, subir los aranceles o no abrir nuevas plazas. recuadro.

Propuestas sobre gasto


“La otra cosa a la que deberíamos entrarle de inmediato es la racionalización del gasto público. Ya hay que pasar de las ideas a los hechos”, dijo.

En su criterio, Hacienda debería tener control sobre la totalidad del gasto público y no solamente sobre el 35 por ciento que corresponde al Gobierno Central.

El restante 65 por ciento es de las instituciones públicas, y lo aprueba la Contraloría General de la República.

Bolaños también habló acerca de la capacitación gerencial y de la evaluación del régimen de empleo público.


Problema en gestión


La tercera fuente de preocupación, la “vulnerabilidad de la economía”, nace de una situación que se podría presentar en las finanzas públicas.

Hasta ahora, explicó Bolaños, el dinero que se recauda por impuestos alcanza para pagar los gastos corrientes (salarios y pensiones, entre otros) y sobra un poco.

A este resultado se le llama superávit primario, y con el dinero que sobra se pueden pagar algunas deudas.

Cuando se suma el pago de intereses la situación cambia radicalmente pues lo que se genera es un déficit financiero. Es decir, el pago de intereses se hace con nueva deuda.

La alerta que lanzó el Ministro es que el superávit primario ha tendido a bajar y podría acercarse a cero e incluso ser negativo el próximo año.

De enero a setiembre de este año el superávit primario fue de ¢29.962 millones, menor que el del mismo período del año pasado (¢56.447 millones).

Si esto sucede, dijo el Ministro, no quedaría dinero para pagar deudas, a no ser que se consigan nuevos créditos.

“Lo que está pasando es que la economía es vulnerable y no puede pagar sus deudas”, dijo.


Otros criterios


Sobre el tema, Félix Delgado, de la firma Consejeros Económicos y Financieros (CEFSA), señaló: “Lo que hay que analizar es qué es lo que ha pasado, qué fue lo que cambió para que ahora corramos el riesgo de que el superávit primario se desvanezca”, añadió.

Delgado compartió las tres preocupaciones del Ministro. En el lado del gasto, manifestó: “Hay posibilidades de hacer algunas cosas, pero al gasto hay que metérsele con bisturí bien afiladito y eso significa eventualmente cerrar programas”, comentó Delgado.

Una opinión similar externó Guillermo Zúñiga, quien es director general de la empresa calificadora de riesgo Fitch Costa Rica.

“Si las proyecciones no se están dando, lo que hay que hacer es racionalizar más el gasto público”, señaló.

Mientras tanto, José Antonio Cordero, director de la Escuela de Economía de la Universidad de Costa Rica, llamó la atención acerca de que la discusión fiscal acapara la discusión nacional y, si bien es importante, “hay otro montón de cosas importantes, como el problema del crecimiento y la estrategia de desarrollo, que se quedan de lado”.


¿Y si no aprueban plan de emergencia?


Estas son las armas que, según el Ministro, le quedarían en su “arsenal”:

Subir los aranceles: el Ministerio de Hacienda todavía puede modificar algunos de estos impuestos a las importaciones, siempre que los bienes no provengan de países con los cuales Costa Rica tiene firmados tratados de libre comercio. Wálter Bolaños reconoció que la medida podría afectar el comercio exterior.

No abrir las plazas en educación: planearon abrir 2.000 en el 2003. Este campo y seguridad son los únicos que tienen plazas autorizadas.

Restricciones salariales: en el proyecto de presupuesto del 2003 se incluyó un aumento del 3,5 por ciento para cada semestre que tendrán que negociar.

Recortar el plan de carreteras: los desembolsos al Consejo Nacional de Vialidad.

Recortar los destinos específicos: algunas entidades reciben fondos fijos establecidos por ley, como el Patronato Nacional de la Infancia.








Frases


Yo no quiero amenazar, pero la situación es muy delicada

Hacienda está en control de la parte del gasto público que es incontrolable

Yo imploro a los legisladores que vean estos asuntos con más urgencia





Jorge Wálter Bolaños

Ministro de Hacienda


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje