Página principal

Glosario de términos usuales en sexoanálisis


Descargar 241.3 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño241.3 Kb.
  1   2   3   4   5

GLOSARIO DE TÉRMINOS USUALES EN SEXOANÁLISIS


Recopilación y elaboración a cargo de Casimiro Bodelón Sánchez, psicólogo-sexoanalista del <>, ©.

“Nadie puede ignorar la importancia de los determinantes biológicos, pero hay que señalar que la eficacia y la naturaleza de los mismos no están exentas de una cierta ambigüedad. En cualquier situación examinada vemos que los determinantes biológicos son modificados y distorsionados por la situación del niño en su propio medio, por las normas y los anhelos del grupo social; el eterno femenino no está inscrito en la naturaleza, es un mito social; quizá un mito de <>. Los seres humanos deben cambiar en un mundo humano que cambia muy de prisa”. (Daniel Lagache, Profesor de la Sorbonne).
“Nuestra sexualidad es lo que nosotros somos, la expresión misma de nuestra relación con nosotros mismos y con los demás” (Gilbert Tordjman).
“No hay sexualidad humana general para toda la especie, de la cual haya que distinguir las formas <>, sino unas disposiciones dotadas de extraordinaria plasticidad, que cada cultura y sociedad van modelando para configurar unos perfiles y un tipo de sexualidad humana entre otros”. “El hecho de no poder determinarse una <> universal, y de tener que atenerse a sus distintas versiones cambiantes según las sociedades y las culturas, constituye su historicidad” (Cencillo, (1993) Sexo, comunicación y símbolo.
“La urdimbre, el tejido básico de nuestra personalidad, se hila en la primera infancia y condiciona todo nuestro ulterior curso vital. Es imprescindible, so pena de muerte, y ha de ser, so pena de anomalía, a la vez tutelar y emancipadora, ha de proporcionar al nuevo ser seguridad y, al mismo tiempo, autonomía creciente, en procesos de adaptación individual y social y de innovación creadora, que se prolongan en diversas metaurdimbres a lo largo de la vida” (Mariano Yela, en Rof Carballo: en las fronteras del conocimiento. Anthropos, nº 141, p. 55).
****0**** ****0****
* Todas las palabras que van acompañadas de un <<*>> tienen referencia en este Glosario.
El conjunto de términos de este “Glosario” quiere ser una herramienta útil para facilitar la interpretación e iluminar el intrincado mundo de la vida sexual humana y sus multiformes cambios, disimulos, ocultaciones y circunloquios con los que los profesionales del Sexoanálisis nos podemos encontrar en nuestra bella y hermosa labor terapéutica. Esta es, al menos, la voluntad que me ha movido para presentaros estas páginas, colegas y amigos del <>.

León, junio de 2002 *-* diciembre de 2004



ACTITUD: (No debe confundirse con ) En Psicología social se define como la disposición personal que se expresa mediante comportamientos, juicios u opiniones. La actitud puede estar latente, cuando forma parte de la personalidad actual de un sujeto, sin estar actualizada; puede ser manifiesta, y entonces expresa la estructura y la orientación general de las reacciones, intervenciones y las tomas de posición de un sujeto. Actitud se refiere también al rol jugado consciente y voluntariamente por una persona de cara a responder a una situación social determinada, v.g., la actitud de no-directividad en un terapeuta.
AFECTIVIDAD: Con este término se alude al plano o sistema de los sentimientos*, emociones*, pasiones* y motivaciones* del sujeto en general; el otro plano es el cognitivo. Al plano de la afectividad corresponden el estado de ánimo, los sentimientos, las emociones, los afectos, el humor, el talante, el temple, etc. Enrique Rojas (1989, p. 13) recuerda su etimología latina (affectatio-onis, affectivitas) y la define diciendo que “la afectividad está constituida por un conjunto de fenómenos de naturaleza subjetiva, diferente de lo que es el puro conocimiento, que suelen ser difíciles de verbalizar y que provocan un cambio interior que se mueve entre dos polos extremos: agrado-desagrado, inclinación-rechazo, afición-repulsa”. La afectividad se mueve en el mundo de las vivencias, o lo que Ortega llama la “experiencia vivida”. Sus características serían: estado subjetivo, experimentado personalmente, cuyo contenido es un estado de ánimo, que deja su huella, más o menos profunda, en la biografía personal. La afectividad sería, pues, el modo como somos afectados interiormente por las circunstancias que se producen a nuestro alrededor.
AFECTOS: Son el conjunto de los sentimientos de una persona. Se usa coloquialmente para aludir a la cuantía y conjunto de los sentimientos de amor que alguien posee sobre personas, animales, cosas y situaciones; en este sentido equivale a las vinculaciones amorosas de alguien. Afecto también es sinónimo de sentimiento y, por lo mismo, también se refiere a los sentimientos de aversión (odio, antipatía, asco...). (Castilla del Pino, 2000). El DSM-IV (p.779) define afecto como “patrón de comportamientos observables que es la expresión de sentimientos (emoción) experimentados subjetivamente”. Tristeza, alegría y cólera son ejemplo de un determinado afecto; pero humor se refiere a un <> emocional generalizado y persistente, mientras afecto se refiere a cambios más fluctuantes en el <>emocional. La gama normal de manifestaciones afectivas varía según las múltiples culturas.
AGRESIÓN: (ad-gressio: paso hacia delante, como forma de autoafirmación*) “Es el deseo y la capacidad de afirmarse a sí mismo y distinguirse de los demás, manifestando y defendiendo con ello el derecho al propio ser y a la propia realización” (Ch. Meves & J. Illies, 1979). Cuando en la actualidad se entiende “agresión” únicamente como ataque desproporcionado, combativo, más o menos violento, o como la define Klaus Immelmann, <>, estamos incurriendo en un reduccionismo injusto y poco clarificador, cargando negativamente el término, hasta lograr su rechazo de origen. Es absolutamente fundamental tener claro que ningún ser humano es idéntico a otro, y en nuestras relaciones personales y sociales, el “otro” siempre será alguien contrapuesto, con su Yo independiente. En las relaciones, las <<a-gresiones>> están al servicio de la autoafirmación básica de la propia manera de ser de cada uno, manera de ser que, aun el ser más querido y con la mejor voluntad, tiende a imprimir y a “imponer” su modo y forma de ser. La mutua <> es la contraposición de dos individualidades independientes que buscan el encuentro y la independencia, no la anulación del otro. (Fábula de puercoespines). (ver “Proceso de Individuación”).
AGRESIVIDAD: (derivado dead-gradior = caminar hacia delante; ad-gressus  paso al frente, hacia arriba. De la misma familia son: gradual, in-gresar, re-gresar, e-gresar, pro-gresar, de-gradar, a-gredir). En Psicología unos la definen como la actitud o conducta hostil destructiva (ad intra o ad extra), y otros la conciben como la tendencia activa dirigida ad extra, afirmativa del yo (individuación) y de carácter positivo-constructivo (así se habla de agresividad fálica/ovárica). (Meves & Illies, 1979)

  • F. Reinares diferencia entre agresividad depredadora (anti-norma),

reactiva (por frustración), cainita (por odio*), defensiva (autodefensa)

  • Hay quien define la agresividad como la tendencia impulsiva que lleva a la competición, al combate, al dominio del otro. Como mecanismo o formación defensiva, facilita el proceso de individuación (femenino y masculino).

  • Crépault (Sis, p.29-32) distingue cuatro formas principales de agresividad: agresividad de preservación, agresividad de afirmación, agresividad destructiva u hostilidad y agresividad fálica.

  • AGRESIVIDAD DE PRESERVACIÓN o de supervivencia: tiene como función preservar la integridad física y psíquica de la persona (Bergeret la llama “violencia fundamental”).

  • AGRESIVIDAD DE AFIRMACIÓN: cuya función es la de favorecer la individuación. Es esencialmente no destructiva y facilitadora de la adquisición de la autonomía y del desarrollo de las particularidades de la persona.

  • AGRESIVIDAD DESTRUCTIVA U HOSTILIDAD: (del latín hostis = enemigo) En tanto que manifestación del odio, comporta un deseo de hacer daño, de causar trastorno a otro, de hacer sufrir. Cuando esta agresividad arranca de un sentimiento de inferioridad o de vacío narcisista, asistimos al despliegue de una <<rabia narcisista>> (ver sadismo). Su objetivo es la humillación del otro, y en el caso límite, la aniquilación total.

  • AGRESIVIDAD FÁLICA: se refiere al conjunto de conductas (fantasmáticas o reales) tendentes a demostrar la potencia viril y a imponer una dominación intersexual e intrasexual. Esta agresividad no comporta en sí una aversión y un deseo de hacer daño. El varón sin agresividad fálica queda desposeído de la energía masculinizante.

AISLAMIENTO: separación de un acuerdo o de un acto de su contexto y, especialmente de su carga afectiva, lo cual no supone olvido del mismo.


ALEXITHIMIA: (alexia + thimos) Concepto que se aplica a las personas incapaces de verbalizar y describir sus experiencias afectivas o incapaces de distinguir una emoción de otra (P. Sifneos & J. Nemiah)
AMBIVALENCIA: Aparición simultánea de dos sentimientos opuestos respecto a una misma representación mental. Bleuler emplea este término para designar (sobre todo en la esquizofrenia) pensamientos, sentimientos o tendencias que se afirman y niegan simultáneamente.

Sobre este término puntualiza Castilla del Pino: Define la coexistencia de tendencias o actitudes contradictorias entre sí en un objeto y respecto del mismo objeto.(“Introducción a la Psiquiatría”, p. 399)

Al ser parcial la relación del sujeto con el objeto, dado que es imposible aprehender el todo del objeto, el sujeto lo fragmenta en imágenes distintas (buena, mala, como intelectual, como persona moral, etc.) y así se puede tener con el mismo objeto, una relación de amor y odio, sin que se dé contradicción, porque se ama a una parte del objeto, la buena, y se odia la mala o la fea. La ambivalencia se da en la relación obligada con objetos, como las figuras parentales, que pertenecen al campo inmediato del sujeto (“Teoría de los sentimientos”, p.340).
AMBIVALENCIA OBJETAL: Estado anímico en el que coexisten como tendencia hacia el mismo objeto*.
AMENAZA DE CASTRACION: Sensación anímica interna que un sujeto siente de forma agobiante ante el temor de que le puedan ser amputados o mutilados sus genitales, con todo lo que ello supone de anulación de su virilidad o de su feminidad, y, por lo mismo, de anulación como tal persona. Esta amenaza puede producir a su vez la ansiedad de castración*.
AMOR: Sentimiento inherente al deseo de posesión absoluta de un objeto*.

ANAGÓGICO: Término introducido por Silberer como definitorio de un método de aproximación posible a la interpretación de los símbolos* oníricos. Junto a la interpretación psicoanalítica, existiría la anagógica, en la que se atendería directamente a las <>, motivadoras del sueño (Castilla del Pino).



  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje