Página principal

Gianfranco Ferré para la Galeria Uffizi


Descargar 19.13 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño19.13 Kb.



Gianfranco Ferré para la Galeria Uffizi


Restauración de la pintura de Johann Carl Loth “Lamentos de Adan por Abel”

Una marca de clase mundial, emblema de la pura elegancia italiana. La ciudad de Florencia, primero y principal sus magníficos museos de estado

Ahora el nexo que liga a las dos se vuelve de lo mas fuerte en el espíritu de la excelencia artística, ya que la marca Gianfranco Ferre ha hecho posible la restauración de “Lamentos de Adan por Abel” de Johann Carl Loth. Gracias a ello, un retorno certero y radical a su estado original, la obra se exhibirá en público en los halls de la Galería Uffizi a partir del 20 de enero de 2007.


El esfuerzo resalta una vez mas la intensa electiva afinidad entre Florencia y el diseñador de moda, un lazo intrínseco profundo que llega a la palestra en muchas memorables ocasiones a través de los años. Como cuando, con acostumbrada y entusiasta convicción, Gianfranco Ferre dono una parte importante de sus archivos históricos a la Galería del Traje del Palacio Pitti.
El hacer una contribución a la preservación de la Galería Uffizi es una herencia invaluable,” explico el diseñador, significa idealmente la renovación de un fiel y antiguo amor por el alma de Florencia, un alma imbuida harto extraordinariamente con un sentido total de refinamiento. Para mi esta ciudad es la capital del genio por la elegancia. Un don que deriva de una antigua tradición de belleza; que se refiere claramente a una constelación única de experiencia en el reino del arte pero más que nada a una comprensiva concepción del vivir. Un Weltanschauung que a través de los siglos ha conquistador el mundo volviéndose sinónimo de calidad y excepcionalidad en cuanto a los talentos, habilidades y destrezas que son ciertamente sofisticados aunque profundamente humanos, maravillosamente balanceados entre la técnica y la pasión, la inventiva y la destreza…”
Más allá del propio interés de Gianfranco Ferre en las artes figurativas, la decisión de apoyar la restauración de la pintura de Johann Carl Loth es remarcadamente consistente con el approach de larga data de la marca hacia el patrocinio del arte. Capturando una visión donde la esencia de cada proyecto se encuentra con una verdadera apreciación de los valores estéticos/culturales, esta política ha sabido de momentos significativos desde la restauración de 1983 de los frescos de Guercino en la cúpula de la catedral de Piacenza.

La pintura: “Lamentos de Adan por Abel” (1670 o anterior) – Oleo sobre sobre lienzo– 156 cm X 206 cm




Loth describe la muerte de Abel, un hecho bíblico, en el momento que Adán descubre el cuerpo de su hijo y pierde el corazón en la silenciosa desesperación de un padre postrado en el dolor. Contrastando este silencio, en el fondo esta el llanto de angustia de Cain como el fraticida que escapa del Eden.

La escena se centra sin embargo en el cuerpo sin vida de Abel en el suelo con una herida sangrante en la cabeza. El pintor interpreta esta posición –inspirada por modelos antiguos y una vez más por otros artistas- con gran naturalidad. En varias ocasiones, como en su “Éxtasis de Noah” (Alte Pinakothek, Munich) y en su “Buen Samaritano” (Kunsthistorisches, Vienna), Loth le dedica atención a la misma postura. devoted attention to the same posture. La palidez de Adán contrasta hermosamente con los tonos rosa carne y con los tonos encendidos de un paisaje oscurecido por amenazantes nubes, que reflejan una atmósfera sombría típica de la obra de Loth durante sus primeros veinte años en Venecia.


Una vez parte de la valiosa colección de la Corona del Príncipe Ferdinando de Medici en el Palacio Pitti (donde aparece una descripción de la pintura tanto en el inventario de 1698 como en el redactado en los tiempos del paso del príncipe en 1713), los críticos piensan que “Lamentos de Adan por Abel” fue adquirido por Ferdinando a principios de la década de 1690 cuando una evidencia documentaria prueba que tuvo un intercambio de cartas con el artista.
El artista: Johann Carl Loth (Munich 1632 – Venecia 1698)

Aprende su arte en Alemania en la escuela de su padre (aprendiz a su vez del pintor veneciano Carlo Saraceni quien se estableció luego en Roma), Johann Carl Loth desarrollo un interés en el arte romano del siglo 17 aun antes de su primera visita a la ciudad eterna un poco después de 1653. Aquí tuvo contacto con el estilo Caravaggio y tambien con el legado de la cultura de Rembrandt que impregno a la comunidad de pintores de Europa del Norte que residían allí.

Loth se mudo a Venecia en 1656, precisamente al momento cuando el atormentado naturalismo post Caraveggesque recientemente introducido en la ciudad por el napolitano Luca Giordano y en Genotes Giovanni Battista Langetti empezaba a mantenerse. Las sombras oscuras y los temas dramáticos sacados de la historia sagrada, ya sea antigua o mítica, de la pintura de estos dos artistas, tuvieron una clara influencia sobre la obra de Loth hasta 1670. Mostrando un tenebroso naturalismo, un profundo claro oscuro y un gran fondo de figuras dramáticamente iluminadas por agudas oleadas de luz, las poéticas de los llamado Tenebrosi (o los misteriosos) emergió prominentemente en este periodo. Esta orientación a la cual Loth hizo una sustancial contribución junto con Langetti y Antonio Zanchi distinguió a la pintura veneciana en el tercer cuarto del siglo 17 y se desparramo durante algunas décadas a través de la región de Veneto

Durante el curso de 1680 a 1690, el gusto de Loth por este naturalismo patético y nocturno lo llevo progresivamente hacia el radiante esplendor del arte barroco romano, en tanto las tensiones teatrales de su obra le dieron curso a atmósferas más intimistas.


En Venecia Loth pinto obras importantes –incluyendo “Santos en adoración del Cristo muerto elevado por Ángeles” para la Iglesia Ospedaletto (luego de 1685); “Dios Padre aparece ante la Sagrada Familia” (1681 Iglesia de San Silvestre); “Muerte de San Jose” (1685 San Giovanni Crisóstomo), “La Virgen con el Niño”, “San Anonio” y “Martirio de San Eugenio” (1697 Santa Maria del Giglio)- así como pinturas de caballeta para ilustres coleccionistas internacionales como el Archiduque Leopoldo William de Hapsburg, quien algún tiempo antes del año 1659 adquirió del artista “Júpiter y Mercurio invitados de Philomena y Bauchi” (Museo Kunsthistorisches, Viena)


La restauración




En condiciones precarias muchos años luego de un proceso de preservación, el cuadro sufrió una severa perdida de pintura y un distintivo secado del color con un blanqueamiento significativo de las áreas oscuras.

Por lo tanto la operación requirió primero una delicada limpieza con cepillo de la superficie (con un constante control de la fluorescencia UV) barnizando y cubriendo, luego la restauración pictórica de las partes faltantes y un barnizado final


En el proceso salio del lienzo a la luz una capa subyacente de umbre. Sobre esta se agrego una capa de pintura negra bajo los varios elementos de tono carne de las figuras humanas.
Desde el punto de vista técnico, la restauración revelo algunos aspectos interesantes de la obra del artista. En particular, Loth pintaba los fondos y los claroscuros en un modo muy rápido; según el tratamiento de las secciones de luz, sus pinceladas son claramente densas, indicando por tanto una gran confianza del pintor. Tambien la fluorescencia UV mostró que Loth tuvo un cambio de opinión con respecto a los pies de Abel: a saber el corrigió una inconsistencia en los dedos con algunas pinceladas oscuras mas tarde cubiertas parcialmente por los arbustos verdes.
El marco salvadoro dorado del siglo 17 paso por una minuciosa limpieza y refinamiento, tambien, antes de tener una capa nueva completa de pintura dorada.
Anna Monti del Studio Monti s.r.l. en Florencia, ejecuto la restauracion

Cristina Acidini, Superintendente de los Museos del Estado de Florencia remarca:

La decisión sensible y generosa de Gianfranco Ferré, la cual le agradezco, hace posible la preservación apropiada y la optima presentación de una importante obra de arte. Al mismo tiempo, esta iniciativa captura en profundidad el espíritu de la visión cultural que actualmente persigue Uffizi, una visión que comparto por completo: a saber, la atención entusiasta y constante a las obras y los artistas con los cuales el publico en general esta menos familiarizado. Confirmando así la vocación internacional del legado Medici de la colección de arte. Esta restauración, gracias al equilibrio lumínico, devuelve a la vez una pintura dominada dramáticamente por el cuerpo muerto de Abel y la reavivación de la bien merecida apreciación de Loth, un pintor bavaro de indiscutida importancia europea en sus días.”

Antonio Natali, Director de la Galeria Uffizi remarca:

Una intención importante de las series de las exhibiciones “I Mai Visti”es la de mostrar una obra de arte en deposito en el Uffizi que requiera tratamiento de preservación. Con este objetivo en mente, para la exhibición de la Navidad de 2005 presentamos la pintura de Johann Carl Loth “Lamentos de Adan por Abel” (entre las mas vibrantes de la segunda mitad del siglo 17). Gianfranco Ferre respondió positivamente a la invitación del Uffizi y generosamente tomo los gastos de la restauración. Para este lienzo, que ahora vibra a lo máximo con un noble sentido de poesía, habíamos planeado un lugar en las salas del nuevo Uffizi. Pero la ocasión de mostrar la obra de Loth en una colocación diferente y a una fecha aun mas temprana surgió exactamente en estos días, por pronto para abrir la Galería, es un largo espacio a la entrada de las escaleras Buontalentianas donde los visitantes tendrán oportunidad de admirar antiguas esculturas de mármol de conmovedora belleza y pinturas de la misma superlativa calidad inspiradas precisamente en estas obras helenísticas. Y una de las obras en cuestión es la de Loth. Donde el cuerpo atlético del fatalmente herido Abel asume una postura que es casi una premonición del brillante desnudo que yace al pie de la madre griefstricken en la adyacencia de la Sala de Niobe.”


gianfranco ferré s.pa. | comunicazione e p.r. | via pontaccio, 21 | 20121 milano

tel. 02 72134.201 | fax 02 72134.204 | e-mail pressferre@gianfrancoferre.com




La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje