Página principal

Fuentes de informacióN: concepto, clasificación y modos de atribución por Emiliano Albertini y Adela Ruiz1 Definición y significación de las fuentes


Descargar 53.79 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño53.79 Kb.
FUENTES DE INFORMACIÓN:

CONCEPTO, CLASIFICACIÓN Y MODOS DE ATRIBUCIÓN
Por Emiliano Albertini y Adela Ruiz1
Definición y significación de las fuentes
El insumo básico de cualquier medio es la información. Y cuanto mayor sea la cantidad, la calidad y la diversidad de las informaciones que comunica tanto mayor será su credibilidad y, por lo tanto, su influencia. Es por eso que para los medios conquistar y mantener el acceso a las fuentes que le brindan este recurso es una de las tareas centrales en el desempeño de su quehacer cotidiano.
Para la catedrática española Mar de Fontcuberta (1993) la importancia de las fuentes en el proceso de construcción de las noticias no admite cuestionamientos: “Un medio sin fuentes es un medio muerto”. Y esto sucede porque, a menos que se trate de hechos programados –una sesión parlamentaria, una competencia deportiva, un espectáculo, etc.-, la mayoría de los periodistas no ha sido testigo presencial de aquello sobre lo que informa. En consecuencia, la única opción que se presenta en estos casos para poder redactar las noticias que se ofrecen al público “es acudir a las denominadas fuentes de información”.

En este sentido, y asumiendo que la observación directa es el primer recurso, y la situación ideal, a partir de la cual el periodista intenta explicar la realidad de un hecho, la autora define a las fuentes como aquellas “personas, instituciones y organismos de toda índole que facilitan la información que necesitan los medios para suministrar noticias”. Por esta razón, e independientemente de que el medio busque la información a través de sus contactos o la reciba a partir de la iniciativa de distintos sectores interesados, la relación con las fuentes es una de las más complejas y básicas de todo el proceso de producción periodística, incluso en aquellos casos en que el periodista ha asistido en persona al acontecimiento “porque suponen un punto de vista distinto y aportan datos complementarios”.


Otro de los autores que estructura su concepto de fuentes en torno a las personas o instituciones -y a los testimonios o datos que éstas puedan brindar- se encuentra el español Manuel López (1995). Para este investigador, la necesidad de recurrir a fuentes de información nace de la misma situación real y concreta que señala Fontcuberta: el periodista no puede ser testigo de todos los acontecimientos dignos de ser convertidos en noticia, de allí que para construir sus relatos “deba basarse en testimonios que los respalden”.

A partir de esta premisa, López sostiene que una fuente informativa será todo aquel “canal –persona o institución- que nos proporciona datos sustanciales o complementarios –al ser testigo directo o indirecto- para poder confeccionar noticias, reportajes, crónicas e informes”. Y amplía: “La fuente informativa es una persona, un grupo de personas, una institución, una empresa, un gobierno, una religión, una secta, un club deportivo… y quién sabe cuántas variables más, que han visto u oído algo, o que tienen documentos sobre ese algo y que están dispuestos a proporcionarlo a algún medio informativo por interés público o porque conviene a sus propias estrategias”.

En consecuencia, aunque tanto las nociones de observación directa como de documentos aparecen en su abordaje de esta cuestión explícitamente no son consideradas como tales. La primera porque es presentada como la situación ideal que debería revestir el trabajo periodístico y que, al no poder concretarse, enfrenta al profesional con el problema de obtener los correspondientes testimonios; la segunda, porque es asumida como parte de los aportes que pueden realizar las personas e instituciones, y no como un material al que podría acceder el periodista por sus propios medios.
Por su parte, José Ignacio Armentia Vizuete y José María Caminos Marcet (2003), docentes e investigadores de la Universidad del País Vasco, señalan que la relación entre el medio de comunicación y las fuentes de información determina uno de los aspectos más relevantes del trabajo periodístico. “Las fuentes lo impregnan todo, y su importancia es tan grande que el trabajo con unas u otras fuentes aporta claras pistas sobre la estrategia informativa de los medios de comunicación (...) El mejor medio es el que tiene acceso a la información diferenciada; es decir, el que trabaja con las mejores fuentes”.

La organización del trabajo de una redacción, incluso, se realiza de acuerdo con los ritmos y pautas que marcan las fuentes. Al momento de definirlas, estos autores parten de la idea de Herbet Ganz, afirmando que fuentes son “las personas que el periodista observa o entrevista (...) y los que proporcionan únicamente las informaciones de base o los apuntes para una noticia (...) La característica más destacada de las fuentes es que suministran informaciones en cuanto miembros o representantes de grupos (organizados o no) de interés o de otros sectores de la sociedad”. Aunque Ganz no lo menciona, los docentes vascos consideran fundamental contemplar en la definición a los documentos o depósitos de información que pueden ser consultados por el profesional tantas veces como lo desee, tales como archivo, revistas, libros, revistas especializadas, etc.

En su proceso de producción periodística, los medios van construyendo una red de fuentes informativas que se va reconfigurando, de manera permanente, a partir de la selección y jerarquización cotidiana de las fuentes. Esta red, señalan, depende de varios factores:


  • del interés del periodista, cuya agenda y relaciones se renuevan en el proceso de inclusión, exclusión y jerarquización de fuentes

  • del interés de la fuente, cuya relación con el periodista y con el medio no es de carácter lineal y está marcada por el mutuo interés y por el riesgo del conflicto

  • del medio de comunicación, cuya línea editorial, prestigio y credibilidad pueden lograr el acceso a determinadas fuentes o el alejamiento de otras

  • del proceso productivo, a partir del cual los medios tienden a trabajar preferentemente con aquellas fuentes que les brindan materiales noticiosos ya acabados y que no precisan de la reelaboración del periodista.

Finalmente, y desde la perspectiva que supone asumir el trabajo con las fuentes informativas como uno de los aspectos centrales de las rutinas periodísticas –esto es, la forma que adquiere el trabajo de todos los días-, la profesora e investigadora argentina Stella Martini (2000) retoma la ya citada definición de Gans y apunta que las fuentes “son los actores que el periodista observa o entrevista, incluyendo a los entrevistados que salen al aire o son citados en los artículos periodísticos, y aquellos que sólo suministran información básica o sugerencias para historias”.

Aunque no ofrece una conceptualización propia, y recupera una visión que sólo asume como fuentes a las de tipo personal, la autora se detiene en un aspecto que sin duda resulta relevante a los fines de esta reflexión: “A pesar de que las fuentes constituyen uno de los elementos fundamentales para la construcción de la noticia, son un tema del cual el periodismo habla poco”.
De sus posibles clasificaciones
Al momento de ofrecer un sistema clasificatorio de fuentes los autores consultados difieren tanto en los criterios que orientan las tipologías propuestas como en el grado de detalle de las opciones que ofrecen. En este sentido, se observa que las clasificaciones varían tanto por el ámbito de la práctica profesional a la que refieran, como por los aspectos que en cada caso se busca resaltar. Acorde a esto, se reseñan a continuación aquellos desarrollos que resultan más ilustrativos de las posibles formas de organizar las numerosas y variadas fuentes de información que son susceptibles de ser utilizadas en el ámbito de la práctica periodística.
Desde el campo de la información política, Héctor Borrat (1989) desarrolla una caracterización de la relación que se establece entre políticos y periodistas y describe las posibles conductas que pueden asumir las fuentes informativas, tanto frente al profesional como al periódico. Desde esa perspectiva, y distinguiendo los dos caminos por los cuales la información puede llegar al medio, propone clasificarlas de la siguiente manera:
- Información buscada: incluye las fuentes resistentes (aquellas que, sin bloquear el acceso a la información, oponen obstáculos y resistencias) y las abiertas (aquellas que no oponen resistencia pero tampoco asumen la iniciativa)

- Información recibida: incluye las fuentes espontáneas (aquellas que asumen la iniciativa de informar), ávidas (adoptan esta postura pero con mayor intensidad y urgencia) y compulsivas (asumen esta actitud pero con recursos estratégicos que obligan al periódico a comunicar su información).


Sumado a esto, el autor añade una interesante distinción que aparece cuando se considera el lugar que ocupan las fuentes en un determinado sistema de medios y que permite diferenciar entre las fuentes exclusivas y fuentes compartidas. Como se deduce, las primeras son “las más valoradas por los medios, ya que aportan información privilegiada, pero también son las más difíciles de obtener”; las segundas, en tanto, “son las que garantizan un volumen de información homogéneo para todos los medios, en cantidad y calidad” y comprenden, entre otras, a las agencias de noticias, los gabinetes de prensa, los comunicados públicos y las conferencias informativas.

Desde el enfoque que ofrece el periodismo de investigación, el español Pepe Rodríguez (1994) organiza su propuesta utilizando un criterio de distinción que, de manera similar a lo dicho sobre Borrat, considera como fuentes sólo a las de tipo personal y supedita la clasificación a los vaivenes del ejercicio periodístico y a la interpretación que en cada caso puedan realizar los profesionales de este ámbito. En este sentido, y según si la fuente se vincula a los hechos -lo que sucede de forma circunstancial según el caso de que se trate-, o si se relaciona de manera más prolongada y permanente al propio periodista, para Rodríguez las fuentes pueden dividirse en:


1) Fuentes objetivas de los hechos: comprenden a las fuentes implicadas (aquellas personas que están relacionadas de manera directa con el hecho que da comienzo al trabajo periodístico) y a las fuentes ajenas (aquellas personas que no están vinculadas con el hecho, pero que por la naturaleza del acontecimiento, o por su calificación humana o profesional, pueden aportar datos al periodista)

2) Fuentes subjetivas del investigador: incluyen a las fuentes oficiales (aquellas que suministran información de carácter institucional) y fuentes oficiosas (aquellas que brindan información singular y que por lo general no desean ser identificados como tales).


Sin dejar de reconocer que existen tantas clasificaciones como criterios se tomen en cuenta, los autores argentinos Sibila Camps y Luis Pazos (1994) optan por construir una tipología basada en la índole de la fuente. A nuestro entender, este sistema puede considerarse el más apropiado al momento de lograr un primer acercamiento a los distintos caminos de rastreo de información que ofrecen las fuentes para el quehacer periodístico. Por un lado, porque se estructura en base a categorías que pueden considerarse estables –y no sujetas a las circunstancias de una investigación o a las interpretaciones de los periodistas-; por otro, porque ofrece un detallado abanico de opciones que, sin redundar en una especificidad excesiva, resulta práctico y orientador cuando se trata de emprender la búsqueda de información periodísticamente valiosa. Acorde a esto, estructuran su propuesta en cinco grupos:
1) La observación directa

2) La gente

- los protagonistas (víctimas, culpables/sospechosos, familiares, autoridades, etc.)

- los voceros y jefes de prensa (de funcionarios, políticos, empresarios, etc.)

- los contactos (personas a las que el periodista recurre con cierta asiduidad y con las

que mantiene una relación de cierta confianza)

- las agencias de prensa (equipos de periodistas o licenciados en comunicación que

contratan instituciones o empresas de forma permanente o por una actividad

determinada)

- los periodistas de otros medios (colegas de otras ciudades del país o del exterior que son

consultados sobre hechos que ocurren en sus áreas de influencia) 2



3) Los documentos

- cables

- documentos propiamente dichos (con autoría y procedencia plenamente probada)

- documentos no convencionales (materiales escritos –impresos o manuscritos- que en

determinadas circunstancias cumplen el rol de fuentes)

- archivos periodísticos

- redes informáticas

- estadísticas, encuestas y sondeos de opinión

- material bibliográfico

- fotos

- videos

- discos, CD, cassetes, etc.



4) Otros medios

- diarios y revistas

- radios

- televisión

- agencias de noticias

- Internet



5) La parainformación

- visitas y llamados a la redacción

- anónimos

- rumores

- chistes y apodos

- campañas y avisos clasificados

- “leer” la ciudad (afiches, volantes, pasacalles, pintadas, graffitis, etc.)
Una línea similar siguen los investigadores españoles Armentia Vizuete y Caminos Marcet (1998). Claramente basados en las características que asume la búsqueda de información en el ámbito periodístico, ofrecen un sistema clasificatorio que organiza las fuentes en tres grupos principales: las personales, las documentales y las de consulta habitual, categoría en la que incluyen a las agencias de información, los gabinetes y las ruedas de prensa, Internet y otros medios.

Sin ánimo de reproducir aquellos aspectos en los que coinciden con autores ya citados, interesa destacar las distinciones que introducen en el caso de las primeras. A su entender, las fuentes personales pueden organizarse acorde a los siguientes criterios:


- Según la duración de la relación, en estables y provisionales

- Según la posición desde la que actúan, en públicas, privadas, confidenciales y expertas

- Según la actitud respecto al periodista, en activas y pasivas

- Según la representatividad, en gubernamentales y no gubernamentales

- Según el alcance de la información que suministran, en centrales y territoriales.
Desde una perspectiva profesionalista, y en un tono más pragmático que académico, el británico David Randall (1999) ofrece un conjunto heterogéneo de recursos que, sin intención de constituirse en una posible clasificación de fuentes, resulta orientador al momento de definir posibles ámbitos donde el periodista puede obtener informaciones de valor. Entre las opciones menciona: la observación, la gente, los contactos permanentes, los políticos, los informes oficiales, los grupos de presión (entidades privadas, ONG, etc.), las organizaciones internacionales, las universidades y centros de investigación, las publicaciones académicas, la prensa alternativa, las revistas especializadas, la policía y los servicios de urgencia, los libros y guías, los otros medios de comunicación e, incluso, las efemérides y los avisos clasificados.
Aunque proveniente del campo de la biblioteconomía y la documentación, y por ende difícilmente aplicable al diseño de un plan de búsqueda de información periodística, la tipología que aporta la docente española Isabel Villaseñor Rodríguez (1999) resulta útil para complementar las visiones originadas desde este ámbito. Como se observa, además de considerar la distinción que introduce en los tipos de fuentes su procedencia u origen –punto en el que coincide con las clasificaciones de tinte periodístico- para esta autora también es necesario considerar otros criterios:
1) Por la procedencia y origen de la información: en personales, institucionales y documentales

2) Por el canal utilizado: de transmisión oral y de transmisión documental

3) Por la cobertura geográfica: de carácter internacional, nacional, autonómico (se refiere

aquí a las comunidades autonómicas españolas), regional y local

4) Por el grado de adecuación de la información que ofrecen: total, media e insuficiente

5) Por el tipo de información que presentan: especializada y general.


Como corolario de este apartado, puede mencionarse la distinción que introduce Fontcuberta entre las noticias –no entre las fuentes- cuando lo que se tiene en cuenta es el grado de cercanía que tiene el periodista con la información que da cuenta de un determinado hecho o declaración. En este sentido, la autora distingue entre:
- Noticias de primera mano, son aquellas en las que el periodista, como ha asistido personalmente al acontecimiento, se basa en su testimonio directo

- Noticias de segunda mano, son aquellas en las que el periodista conoce la información a través de las declaraciones de un testigo directo; no personalmente

- Noticias de tercera mano, son aquellas que se basan en la información suministrada por una fuente que, a su vez, fue informada por un testigo del hecho.

Atribución y relación con las fuentes
Sin dudas, y tal como afirma Clarín en su Manual de Estilo (1997), “la mejor fuente para el desarrollo de una información y para el lector es la que se identifica con nombre y apellido”. No obstante, el modo en que se pueden, o al menos se deben, consignar las informaciones que se han obtenido de una fuente -especialmente en el caso de las personales- constituye uno de los aspectos más problemáticos en el ejercicio cotidiano del periodismo y uno de los temas que mayor polémica genera.

A diferencia de los medios audiovisuales, este aspecto adquiere en el periodismo escrito una relevancia mayor puesto que, como señala Martini, en el proceso de atribución de la fuente reside la construcción del verosímil de la información que se publica, ubicando tanto al periodista como al medio en el lugar de voz autorizada para informar sobre los hechos. Dado que en este caso el público no tiene la posibilidad de ver u oír a las fuentes que aportan información sobre un hecho, la credibilidad de los testimonios o declaraciones descansa únicamente en la capacidad de los periodistas de fundamentar y respaldar sus dichos con fuentes confiables y veraces.

Al abordar esta cuestión, Borrat distingue dos categorías que destacan en el tratamiento que el periódico da a las informaciones que obtiene de sus fuentes de información: lo citable y lo atribuible. Mientras que lo citable remite a la información misma, esto es, al conjunto de datos comunicado por la fuente y publicado por el periódico, lo atribuible refiere al modo de identificar a la fuente que provee los datos. Este último aspecto es el que resulta muchas veces conflictivo, puesto que no siempre resulta sencillo saber qué tipo de atribución es la idónea según el caso. Siguiendo la propuesta del mencionado autor, los tipos de atribución que es posible utilizar son:
- Atribución directa (on the record): se cita la información y se identifica la fuente

- Atribución con reservas: se cita la información, pero la fuente no se identifica explícitamente, sólo se la bosqueja y sitúa para orientar al lector sobre la procedencia de la declaración

- Atribución de reserva obligada: la fuente no se identifica y las informaciones se publican como si fueran propias

- Atribución de reserva total (off the record): las informaciones no se pueden publicar ni, por

consiguiente, atribuir a fuente alguna.


Como es lógico, la atribución directa de la información a una fuente claramente identificada constituye la forma ideal de trabajo y no presenta, por ende, situaciones de conflicto para ninguna de las partes involucradas (medio, periodista, fuente). Lo que sí resulta importante en este caso es no perder de vista la claridad con la que debe realizarse esta identificación. Como señala Fontcuberta, si bien hay personas que tienen una identificación permanente (“El Papa Benedicto XVI; el escritor Andrés Rivera”), hay otras que deberán serán referenciadas por el cargo que detentan (“El presidente de River José María Aguilar; el subsecretario de Ingresos Públicos bonaerense Santiago Montoya”), por la ocupación (“El periodista Jorge Lanata”; “El doctor Alberto Cormillot”), por las características físicas (“Nelson de la Rosa, el hombre más pequeño del mundo”), por una actuación determinada (“Carlos González, el joven que encontró al bebé abandonado”) o por su parentesco con una personalidad célebre (“Ofelia Wilhem, la madre de la senadora Cristina Fernández), entre otras posibilidades.

Con respecto a la atribución con reservas, los periódicos acuerdan en recomendar que en este caso es necesario aproximar al lector lo mejor posible al origen e identidad a la fuente y coinciden en indicar que para esto no deben utilizarse adjetivos como “fidedignas”, “dignas de crédito” o “confiables”, puesto que si no tuvieran esas condiciones no serían fuentes. A su vez, tampoco deben emplearse expresiones tales como “según los analistas, los observadores o los expertos”, como recurso para disimular como fuentes informativas aquellas que sólo aportan opiniones. Este señalamiento se encuentra en sintonía con la pauta que fija el periodista español Alex Grijelmo (1998), “quien facilita un dato tiene derecho a permanecer en el limbo de los nombres. Pero quien da una opinión debe avalarla, de otro modo carece de interés”.

A diferencia de los casos anteriores, en la práctica la distinción teórica entre atribución de reserva obligada y atribución de reserva total –generalmente conocido como off the record- no es tan nítida. Más allá de las matices que introducen factores como el tipo de medio, la clase de información a publicar y la relación específica entre el periodista y su fuente, los medios suelen aplicar el off the record con las pautas que Borrat le asigna a la reserva obligada. Es decir, cuando los periodistas aceptan mantener el off the record lo que hacen es no suministrar la identidad de la persona pero sí dar a conocer la información obtenida.

Al respecto, los Manuales de Estilo de dos de los principales diarios nacionales (Clarín y La Nación) no dan una conceptualización clara y precisa de lo que en cada caso entienden por off the record, pero sí coinciden en considerar que se trata de información que puede ser utilizada para iniciar o continuar una investigación y que es factible de ser publicada cuando se la obtiene por otras vías que no presentan objeciones en ser identificadas. Lo mismo señala la española Pilar Cernuda quien, citada por Armentia Vizuete y Caminos Marcet, sostiene que pese a que muchos creen “que el off the record es no publicar lo que te dicen, no es eso. Es, simplemente, publicar lo que te dicen pero no decir quién te lo dijo”.

Naturalmente, y como indica Borrat, estas formas de tratamiento no resultan de una decisión unilateral del periódico sino de acuerdos explícitos establecidos con cada fuente, por eso se considera que si no se pactó ningún tipo de restricción se puede hacer una atribución directa. Caso contrario, se corre el riesgo de perder la fuente perjudicada y todas aquellas que se enteren de tal infracción.
Por último, puede señalarse un aspecto que no por obvio deja de ser central en el manejo de los datos o declaraciones que se obtienen de una fuente: el chequeo de la información. El precepto que encierra esta norma es claramente enunciado por Orione: “No se debe dar a conocer ninguna información sin antes haber confrontado la fuente original con otras que puedan confirmar o negar los dichos de la primera”. En el caso de informaciones propias, el no cumplimiento de esta pauta encierra el peligro de que el periodista comunique datos que resulten ser falsos o equivocados; en el caso de citar lo dicho por otros medios –una práctica cada vez más extendida-, supone la posibilidad de terminar repitiendo lo que ya se dijo, sin aportar aspectos novedosos o distintos.

Además de la necesidad de contrastar y verificar la información, la mayor parte de los autores advierte contra el riesgo de “casarse” con las fuentes informativas y subraya la importancia de garantizar la pluralidad en el uso de las fuentes, lo que actúa como garantía de una mayor calidad de la información y fortalece, al mismo tiempo, el trato ecuánime del medio y del periodista hacia los protagonistas de la noticia.

En especial en aquellos casos en que la materia de la cobertura periodística es polémica o controvertida, es imprescindible la consulta a distintas fuentes de información que permitan expresar diferentes puntos de vista. “En los casos conflictivos hay que escuchar o acudir siempre a las dos partes en litigio. Aquellos dudosos, de cierta trascendencia o especialmente delicados han de ser contrastados por al menos dos fuentes, independientes entre sí, a las que se aludirá siquiera sea vagamente”, prescribe el Libro de Estilo del diario español El País (1990).
Bibliografía
Armentia Vizuete, J.I. y Caminos Marcet, J.M. Fundamentos del periodismo impreso, Ariel, Barcelona, 2003.

Borrat, H. El periódico, actor político, G. Gilli, Barcelona, 1989.

Camps, S. y Pazos, L. Así se hace periodismo. Manual práctico del periodista gráfico, Paidós, Buenos Aires, 2003 (1994).

Clarín. Manual de Estilo, Buenos Aires, Aguilar, 1997.

De Fontcuberta, M. La noticia. Pistas para percibir el mundo, Paidós, Buenos Aires, 1993.

------------ y Borrat, H. Periódicos: sistemas complejos, narradores en interacción, La Crujía, Buenos Aires, 2006.

El País. Libro de Estilo, Ediciones El País, Madrid, 1990.

Grijelmo, A. El estilo del periodista, Taurus, Madrid, 1998.

La Nación. Manual de Estilo y Ética periodística, Buenos Aires, Espasa, 1997.

López, M. Cómo se fabrican las noticias, Paidós, Buenos Aires, 1995.

__________ Nuevas competencias para la prensa del siglo XXI, Paidós, Barcelona, 2004.



Martini, S. Periodismo, noticia y noticiabilidad, Norma, Buenos Aires, 2000.

Orione, J. Introducción al periodismo, De la Flor, Buenos Aires, 2006.

Randall, D. El periodista universal, Siglo XXI, Madrid, 1999.

Rodríguez, P. Periodismo de investigación. Técnicas y estratégicas, Paidós, Buenos Aires, 1994.

Villaseñor Rodríguez, I. “Los instrumentos para la recuperación de la información: las fuentes”, en De Torres Ramírez, I. Las fuentes de información. Estudios teórico prácticos, Síntesis, Madrid, 1999.

1 Emiliano Albertini y Adela Ruiz son Lic. en Comunicación Social (orientación periodismo) por la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, donde además se desempeñan como Profesor Adjunto y Jefe de Trabajos Prácticos, respectivamente, del Taller de Producción Gráfica I.

2 En este punto, resulta interesante la aclaración que realiza Julio Orione (2006) sobre el rol de los periodistas como posibles fuentes de información. A modo de advertencia, el autor señala: “Hay que tener en cuenta que un periodista no es una buena fuente para cualquier tema sobre el cual esté investigando, pues su información siempre será de segunda o tercera mano. El único caso en que un periodista puede ser una fuente primaria es si se lo interroga sobre su propia actividad”.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje