Página principal

Foro 1: “Los Principios que deben regir la Reforma Energética en México”


Descargar 233.03 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño233.03 Kb.
  1   2   3






Gracias a la colaboración de la Maestra Odilia Ulloa Padilla, la Coordinación de Política Social del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática difundirá semanalmente la síntesis de las ponencias presentadas en los foros de debate sobre la reforma petrolera convocados por el Senado de la República. Se utiliza un formato que facilita la comprensión de los trabajos, particularmente de las propuestas presentadas por cada participante.



Senado de la República, México, D. F., martes 13 de mayo 2008



FORO 1: “Los Principios que deben regir la Reforma Energética en México”

Participantes




Lic. Germán Martínez Cázares

Presidente del Comité Ejecutivo Nacional

del Partido Acción Nacional
Lic. Beatriz Paredes Rangel

Presidenta del Comité Ejecutivo Nacional

del Partido Revolucionario Institucional
Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano

Presidente la Fundación para la Democracia,

Alternativa y Debate, A.C.
Dip. Jorge Emilio González Martínez

Presidente del Comité Ejecutivo Nacional

del Partido Verde Ecologista de México


Lic. José Agustín Ortiz Pinchetti

Representante del Gobierno Legítimo de México

Abogado egresado de la Escuela Libre de Derecho
Dr. Lorenzo Meyer

Profesor investigador de El Colegio de México, A.C.

(COLMEX)
Lic. David Ibarra Muñoz

Ex Director de NAFINSA, Ex Secretario de la SHCP,

Ex Director de la CEPAL
Dr. Carlos Elizondo Mayer Serra

Profesor investigador del Centro de Investigación

y Docencia Económica (CIDE), A.C.


Propuestas



LIC. GERMÁN MARTÍNEZ CÁZARES (PAN)



Queremos hacer de PEMEX un instrumento efectivo del desarrollo del país.”


Queremos con claridad de propósito y con la mirada puesta en el mañana, sin nostalgias ancladas en falsos tabúes, fortalecer a Petróleos Mexicanos.”
PEMEX y el petróleo pertenecen a los mexicanos, y así se mantendrán.”
El gobierno del Presidente Calderón y el Partido Acción Nacional nunca han pretendido la transferencia a particulares de los activos, bienes o del dominio sobre la renta petrolera.”
Miente quien afirma que el Presidente o el PAN queremos convertir a PEMEX en una empresa privada. Miente quien afirma que queremos venderla al capital extranjero.”.
El tema del petróleo es un recurso gastado y premoderno del falso nacionalismo que algunos vehementemente insisten en proclamar.”
El falso nacionalismo como ideología inventa fantasías, conspiraciones y complots para dejar las cosas como están y seguir lucrando políticamente con PEMEX.”
Desde ese nacionalismo falsario, se ha intentado combatir a la iniciativa que ha presentado el Presidente Felipe Calderón y que respalda, sin reservas, el Partido Acción Nacional.”
Ese falso nacionalismo, que en el fondo, que paradoja, es un argumento conservador, no permite tocar ni reformar nada. No propone nada, no busca nada.”



Poner Pemex a la altura de otras empresas públicas como PETROBRÁS

o la STATOIL
Primera condición de entendimiento político: Aceptar que Pemex y el petróleo mexicano son recursos estratégicos para el desarrollo nacional
Quienes se oponen a la iniciativa presidencial deberían presentar una reforma de Pemex
Reformar a Pemex para aumentar la producción de petróleo y su potencial transformador de la riqueza natural en bienes y servicios

Pemex como instrumento de política pública para combate a la pobreza, aumento de infraestructura productiva, generar empleo y dinamizar la economía
Diversificar las fuentes de financiamiento de Pemex para ampliar las reservas probadas y la producción aguas someras y profundas

Aumentar la capacidad de refinación de Pemex para cerrar la brecha de importaciones y reducir la dependencia del exterior


El sistema nacional de refinación como instrumento de política pública para generar empleos y aumentar la recaudación del Estado, lo que requiere:


  • Concluir la reconfiguración de Minatitlán;




  • Inversión para la conversión tecnológica de 3 de las 6 refinerías;

  • Instalación de 6 refinerías en los próximos 20 años , y




  • Ampliación de la red de ductos y de plantas de almacenamiento.


La participación de sector social y privado en actividades de Pemex puede ser exitosa: (remover) restricciones legales para concertar esquemas de asociación en coparticipación con el sector privado

Frente a los altos precios del petróleo y

la transición a energías distintas al petróleo: aprovechar la riqueza petrolera hoy
La reforma propuesta por el Presidente es constitucional:



  • No trasfiere a particulares la explotación del petróleo y de los hidrocarburos, ni compromete la renta petrolera




  • Los cambios legales tienen por finalidad permitir la participación de la “sociedad” a través de figuras como la prestación de servicios o el régimen de permisos




  • La contraprestación que recibirán los particulares será en efectivo, como parte de los gastos de operación



El gobierno de la República y Acción Nacional han construido una alternativa, para hacer de PEMEX una empresa pública fuerte, financieramente viable, tecnológica y corporativamente moderna, competitiva, sustentable y transparente, a la altura de otras empresas públicas como la brasileña PETROBRAS o la noruega STATOIL.


La primera condición de entendimiento político, de convergencia socialmente útil en la pluralidad democrática, es aceptar que PEMEX y el petróleo mexicano son recursos estratégicos para el desarrollo de la Nación; es asumir que PEMEX y el petróleo mexicano no son capillas de interesada veneración ideológica.

Sería deseable ver redactada y presentada una iniciativa de reforma a PEMEX de los que se oponen a la iniciativa del Presidente Calderón. Si están dispuestos a presentarla, deben ser discutidas y votadas en el Congreso.


Para los pontífices del petróleo, no es relevante que al ritmo actual de producción, las reservas probadas sólo alcancen para nueve años. Para ello, la disminución de la producción de petróleo crudo en 472 mil barriles diarios entre 2004 y el primer trimestre de 2008, es mera necedad de tecnócratas sin sensibilidad social. La pérdida de poco más de 150 mil millones de pesos anuales que esto representa, es decir, casi 4 veces el fondo nacional de infraestructura para 2008, o 4.5 veces el presupuesto anual del programa de Oportunidades, es simple anécdota financiera. Y por tanto, PEMEX debe ser reformado para aumentar su potencial transformador de la riqueza natural en bienes y servicios.
PEMEX debe ser instrumento de política pública para combatir la pobreza, para ensanchar la cantidad y la calidad de la infraestructura productiva, para generar empleos en México, para dinamizar a nuestra economía.

(De ese falso nacionalismo) se suele afirmar que para aumentar la rentabilidad de PEMEX y, en particular, para ampliar las reservas probadas y la producción en regiones potenciales como aguas someras y profundas, no es necesario diversificar las fuentes de financiamiento, sino que basta con otorgar autonomía presupuestal a la paraestatal y a sus organismos subsidiarios.


Uno de cada tres pesos que gastan el gobierno federal y los gobiernos estatales y municipales proviene de los ingresos derivados del petróleo. En efecto, PEMEX aporta aproximadamente 850 mil millones de pesos al presupuesto total de todo el país.
De mantenerse las cosas como están, el dinero que se requiere para exploración y desarrollo de nuevos yacimientos de petróleo y gas, tendría que restarse de los fondos que PEMEX aporta a la inversión en infraestructura, a la inversión en seguridad pública o al gasto social.
Permitir que PEMEX pueda contar con el apoyo económico que requiere, es un medio para hacer más con menos, es el camino para aumentar la renta petrolera, la productividad de PEMEX, sin sacrificio de la capacidad del Estado para atender las necesidades básicas de la población, y sin reabrir la irresponsable receta populista del endeudamiento público, que perversamente traslada el pago del costo a las futuras generaciones.
La verdadera amenaza a la soberanía es nuestra dependencia a las compras de gasolina y otros petroquímicos básicos en el extranjero.
La capacidad de refinación de PEMEX es insuficiente para atender la creciente demanda de petroquímicos. Hoy en día, provienen de importaciones cuatro de cada diez litros de gasolina que se consumen en nuestro país. De no atender esta situación, en el año de 2015 las importaciones serán equivalentes a la mitad de la demanda nacional; en el 2028, dichas importaciones duplicarán a la producción nacional.
México necesita aumentar su capacidad de refinación con el propósito de cerrar la brecha de importaciones y, por tanto, de reducir significativamente la dependencia del exterior.
El sistema nacional de refinación puede ser un instrumento de política pública para generar empleos en México y aumentar la recaudación del Estado. Para lograr dichos objetivos e incrementar la seguridad del suministro, se requiere concluir con la reconfiguración de Minatitlán, invertir en la conversión tecnológica de tres de las seis refinerías, en la instalación de, al menos, seis nuevas refinerías en territorio mexicano en los próximos 20 años, y en la ampliación de la red de ductos y de plantas de almacenamiento.
Estas actividades tienen un valor aproximado de 85 mil millones de dólares. Sin diversificar las fuentes de financiamiento, PEMEX tendría que destinar el equivalente a cuarenta veces los recursos petroleros excedentes que recibieron las entidades federativas durante 2007, es decir, sólo la inversión en materia de refinación equivale a dejar sin excedentes petroleros a la totalidad de las entidades federativas durante cuatro décadas, y aún haciendo lo anterior, el reto no sólo es financiero, sino también de desarrollo tecnológico y ejecución y operación de proyectos.

(…) la participación del sector social y privado en actividades de PEMEX puede ser exitosa. Por ejemplo, en 1993, PEMEX en ese entonces dirigida por Francisco Rojas Gutiérrez adquirió el cincuenta por ciento de los derechos de propiedad de la refinería Deer Park, en Texas, con un contrato de 30 años que vence en el 2023, con un doble propósito: por una parte, desarrollar un mercado para la oferta del crudo Maya proveniente de Cantarell; y por otra, complementar la oferta de combustibles del mercado interno. Fue, sin duda, una decisión acertada en el contexto de las restricciones legales para concertar, en territorio mexicano, esquemas similares de asociación en coparticipación con el sector privado.


Esa asociación estratégica con la trasnacional Shell, se ha traducido en utilidades cercanas a los mil millones de dólares anuales. El 78 por ciento del crudo que procesa Deer Park es petróleo mexicano; la refinería y las plantas petroquímicas asociadas generan mas de mil 700 empleos directos y más de 4000 empleos en total en Texas, y ha pagado al gobierno de los Estados Unidos impuestos por un monto de alrededor de 500 millones de dólares anuales en los últimos tres años. Es una de las empresas más eficientes, según el índice de desempeño de Solomon.
Los altos precios del petróleo están acelerando la transición hacia fuentes alternativas de energía, pues la escalada mundial de precios del petróleo le ha dado viabilidad comercial y económica a energías distintas al petróleo. Ya existen tecnologías que permiten transitar hacia un mundo casi sin petróleo. El momento oportuno para aprovechar nuestra riqueza petrolera, es justamente ahora, cuando el petróleo juega un papel relevante en la economía internacional.
La reforma propuesta por el Presidente, en modo alguno, contraviene lo dispuesto por el texto constitucional. La prohibición de otorgar concesiones o contratos, establecida para petróleo e hidrocarburos solamente está relacionada con la actividad de explotación, es decir, la extracción de recursos del subsuelo, no así con otras actividades relacionadas con el mismo objeto. Si el constituyente hubiere querido que la participación de particulares en actividades distintas a la explotación estuviera bajo un régimen de prohibición, claramente hubiese listado las actividades sujetas a ese impedimento constitucional. No lo hizo hoy así, el constituyente optó por reservarlo a la ley reglamentaria respectiva.
La iniciativa del Presidente Calderón bajo ninguna circunstancia transfiere a los particulares la posibilidad de explotar para sí la riqueza natural del petróleo y de los hidrocarburos, ni compromete un sólo peso de la renta petrolera.
Si bien es cierto que los cambios legales propuestos tienen como finalidad permitir la participación de la sociedad a través de figuras como la prestación de servicios o el régimen de permisos, en ningún caso la iniciativa abre la puerta a que PEMEX o el gobierno Federal concesionen o contraten la explotación de los yacimientos de petróleo o de hidrocarburos, como lo ordena la Constitución y su propia historia de la Constitución.
La contraprestación que, en su caso, recibirán los particulares será en efectivo y, como tal, forma parte de los gastos de operación, como por ejemplo, los salarios de todos los trabajadores; no así, nunca lo será formaran parte de la renta petrolera.


Germán Martínez Cázares, “Palabras del Presidente Nacional del PAN durante los Foros sobre la Reforma Energética”, martes 13 de mayo 2008.


LIC. BEATRIZ PAREDES RANGEL (PRI)



Son, los legisladores, en el sistema de democracia representativa que nos rige, en quienes la sociedad delegó su representación. Finalmente, a través de ellos, son las mayorías las que deciden. La responsabilidad de legislar es, exclusivamente, de ellos.”


Los legisladores priístas provienen de diferentes extracciones; en un Partido tan grande, con diversas fuerzas, corrientes y personalidades hacia su interior, con una auténtica representación regional en su seno, que refleja la heterogeneidad nacional, temas de trascendencia tal como la Reforma Energética generan opiniones y puntos de vista diversos, que fluyen en el debate interno, consustancial a todo Partido democrático. Participan en el PR (…).”
El PRI tiene una posición histórica respecto de la cuestión energética. Somos la corriente política que acompañó al General Lázaro Cárdenas en la nacionalización, como Partido de la Revolución Mexicana (…)”
Durante muchos años, gobiernos priístas resistieron embates que pretendían la privatización de PEMEX, con diversas argumentaciones. El deseo de que los recursos del subsuelo pudieran privatizarse, es una constante que viene de varios lustros atrás, y ha sido el priísmo, sin manipulaciones ni estridencias, sin usos electoreros ni oportunismos, el que evitó el que esas intenciones prosperaran: por convicción, por la visión que tenemos sobre el Estado Mexicano, y por racionalidad económica.”
(…) ni reforma al artículo 27, ni privatización, abierta o disimulada, de la industria petrolera nacional. El petróleo le pertenece, y le seguirá perteneciendo a la Nación y al pueblo de México.”
No aceptamos la privatización, abierta o encubierta, de las refinerías.”
No apoyaremos cambio alguno que signifique compartir la renta petrolera con empresas privadas, nacionales o extranjeras, ya sea por la vía directa o por los llamados “contratos de riesgo”.”


La reforma que se necesita debe ser integral, de largo plazo, y que combine el mejor aprovechamiento de los combustibles fósiles con las energías alternativas.
Principios fundamentales de la reforma que se necesita:


  1. Mantener la propiedad de los hidrocarburos en poder de la Nación;




  1. Recursos y autonomía de gestión necesarios para desplegar todo el potencial en la materia;




  1. Renta petrolera y el usufructo del valor agregado del mercado interno para los mexicanos;




  1. Que Pemex garantice la seguridad energética;




  1. Pemex; proveeduría nacional de bienes y servicios, e industrialización de los hidrocarburos para impulsar crecimiento económico y creación de empleos, y




  1. Defender los intereses de México en sus reservas petroleras, particularmente, del Golfo de México.


Tres grandes elementos del contexto nacional e internacional a considerar (y dar respuesta) para la Reforma Energética Factible:


  1. Las reservas mundiales, los altos precios del petróleo, y la demanda energética;




  1. La presión geopolítica para asegurar el abasto oportuno, y




  1. Se llevó a Pemex a una situación extrema: mediante un confiscatorio sistema fiscal se descapitalizó y vario sus objetivos.


Reformas necesarias a las iniciativas presentadas por el Ejecutivo federal:

  • La Secretaría de Energía deberá proponer una política sectorial que atienda la generación y consumo nacional de todo tipo de energías y se coordine con otras áreas.



  • La política sectorial será regulada por un ente autónomo, y el nombramiento de sus integrantes será a propuesta del Ejecutivo Federal con ratificación del Congreso.




  • Otorgarle a Pemex autonomía de gestión financiera, presupuestal, administrativa y operativa.




  • (En la transición) que Pemex se gobierne por un Consejo de Administración al que se incorporen consejeros profesionales sin conflicto de interés:




  • Incorporar al Consejo de Administración consejeros propuestos por los gobernadores.



  • Las funciones del Consejo de Administración se determinarán en la Ley Orgánica de Pemex.




  • El Consejo de Administración responderá por sus actos ante el Ejecutivo Federal y el Congreso de la Unión.




  • El Consejo de Administración contará, para su adecuado funcionamiento con diversos comités los que responderán ante el propio Consejo.




  • No se acepta la privatización, abierta o encubierta, de las refinerías. Los recursos para rehabilitar las existentes y la construcción de nuevas podría provenir de:




  • Los excedentes derivados de los precios del petróleo;

  • Ahorro de las AFORE, y

  • Los bonos ciudadanos




  • No se acepta compartir la renta petrolera con empresas privadas, nacionales o extranjeras, ni por vía directa ni por “contratos de riesgo”.


  • Establecer esquemas que den prioridad a la pequeña y mediana empresa mexicana en el suministro de bienes y servicios a Pemex.




La reforma que se necesita debe ser integral, con visión de largo plazo, que permita una transición ordenada y gradual para los próximos 30 años, que resuelva los problemas inmediatos donde se combine el mejor aprovechamiento de los combustibles fósiles con las energías alternativas.



  1. Mantener la propiedad de los hidrocarburos en el poder de la Nación y para beneficio de todos los mexicanos.




  1. Liberar a PEMEX de su actual crisis; establecer las condiciones que permitan sea una gran empresa que disponga de los recursos y la autonomía de gestión necesarios para desplegar todo el potencial que México tiene en la materia.




  1. Que la renta petrolera y el usufructo del valor agregado del mercado interno, sea para los mexicanos de ésta y las siguientes generaciones.




  1. Que PEMEX garantice la seguridad energética y apoye la competitividad de la economía, mediante el abasto oportuno, suficiente y de calidad de los combustibles requeridos.




  1. Lograr mayor crecimiento económico y creación de empleos; para ello, tenemos en el petróleo, en la proveeduría nacional de bienes y servicios, en la industrialización de los hidrocarburos, un potencial que hasta el momento se ha desperdiciado; nuestro Partido va a luchar para que esto no continúe así.



  1. Defender los legítimos intereses de México en sus reservas petroleras, frente a los riesgos que enfrenta en las zonas fronterizas, particularmente del Golfo de México.

A diferencia de lo expresado en las iniciativas presentadas por el Ejecutivo, el PRI propone encarar con transparencia y de frente a la ciudadanía, las circunstancias internacionales y nacionales que son el contexto de la Reforma Energética Factible, para acometer este desafío histórico con visión de Estado. Para ello, debemos considerar tres grandes elementos que influyen sobre la necesidad de reestablecer la fortaleza de PEMEX y del sector energético en su conjunto.


a. La situación mundial de reservas, los altos precios y la demanda energética de los próximos treinta años.


b. La presión geopolítica para asegurar el abasto oportuno:
Por lo que respecta a los hidrocarburos, existen tres principales cuencas petroleras en el mundo: Medio Oriente, Siberia y el Golfo de México. La primera de ellas con la inestabilidad política conocida; la segunda, con grandes retos tecnológicos y altos costos de explotación; por lo que la del Golfo de México es la más segura en términos geopolíticos para los Estados Unidos.
Al respecto, estos se enfrentan con prohibiciones para explotar en su territorio y limitaciones ambientales para

hacerlo en Alaska, por lo que, han incentivado la exploración y desarrollo de las aguas del Golfo de México. Los Estados Unidos han perforado en los últimos 10 años 824 pozos exploratorios con un éxito de apenas el 13%. Actualmente, se producen 1 millón de barriles diarios que esperan duplicar en 5 años más. Sin embargo, a pesar de que llevan 18 años avanzando gradualmente en la perforación de aguas profundas, no han podido descubrir campos gigantes y la producción promedio por pozo es de 1000 barriles diarios.


Lo anterior, probablemente incide en la presión para que México se lance de inmediato al desarrollo de aguas profundas. Así mismo, esto aumenta la situación de riesgo en los llamados yacimientos transfronterizos.
c. El otro factor es haber llevado a PEMEX a una situación extrema. Mediante un confiscatorio sistema fiscal PEMEX se descapitalizó y varió sus objetivos:


  • Importamos el 40% de la gasolina que consumimos debido a que no se han construido refinerías desde 1979;

  • Subsidiar desde finales de 2005 el consumo de petrolíferos le ha costado al erario público más de 100 mil millones de pesos;

  • De los 60 mil millones de dólares invertidos en el sexenio pasado, la mayor parte se destinó a sobreexplotar los yacimientos para cumplir compromisos de abasto y liberar al fisco de su obligación de ser eficiente;

  • La exploración se descuidó; la producción por pozo declinó; las reservas cayeron 27%, restándonos únicamente 10 mil millones de barriles de reservas probadas desarrolladas;

  • Se jubiló tempranamente y se despidió a personal calificado, al mismo tiempo que se descuidó la investigación y el desarrollo tecnológico, se debilitó al Instituto Mexicano del Petróleo, y

  • Se obligó a PEMEX a endeudarse mediante PIDIREGAS, financiamiento oneroso que favorece por sus características a las grandes empresas internacionales.

Las debilidades de un Estado de derecho que debiera ser sólido e independiente frente a los poderes fácticos, la carencia de una adecuada capacidad regulatoria y las experiencias sufridas con las privatizaciones anteriores, aconsejan que una de las primeras acciones sea clarificar y normar las relaciones entre los formuladores de la estrategia, los reguladores y los operadores del sistema energético en su conjunto. Por ello, proponemos se realicen las reformas necesarias a las iniciativas presentadas para que:


La Secretaría de Energía, proponga una política sectorial que atienda la generación y consumo racional de todo tipo de energías y se coordine con otras áreas tales como las finanzas públicas, las cadenas productivas, el uso del suelo y el agua, el desarrollo del campo, la preservación del medio ambiente y las medidas preventivas respecto al cambio climático, a fín de asegurar un desarrollo sustentable para México. Entre sus funciones estarían las de establecer las líneas estratégicas del sector y la coordinación y congruencia de las políticas respectivas.
La política sectorial deberá ser regulada por un ente autónomo, ajeno a los vaivenes políticos, integrado por consejeros de reconocida experiencia y valía, que no tengan conflicto de intereses.
El nombramiento de sus integrantes, se realizará a propuesta del Ejecutivo Federal y con ratificación del Congreso, de manera escalonada, en períodos de cinco años.
Es indispensable una modernización efectiva de Petróleos Mexicanos. Si bien la propuesta de una nueva ley orgánica de Petróleos Mexicanos es la manera sensata de modernizar y transformar al actual PEMEX en una entidad eficiente y funcional (…), habrá por ello que otorgarle autonomía de gestión financiera, presupuestal administrativa y operativa, esto de a de veras.
Mientras tanto, es necesario que se gobierne por un Consejo de Administración al que se le incorporen consejeros profesionales, con un perfil predeterminado, sin conflicto de intereses, los que serán propuestos por el Ejecutivo Federal y con voz y voto equivalente para todos; la figura de consejeros profesionales propuestos por el Ejecutivo Federal deberán ser ratificada o rechazada por el Congreso, en cuyo caso, el Ejecutivo habrá de realizar nuevas propuestas.
Con una visión federalista, y atendiendo el impacto que la explotación de hidrocarburos tiene en los Estados de la República, se propone que al Consejo de Administración de PEMEX se incorporen algunos consejeros propuestos por los gobernadores de los estados, en acuerdo con sus pares, y cumpliendo los requisitos de los consejeros profesionales.
Las funciones del órgano de gobierno se determinarán en la Ley Orgánica de PEMEX; será plenamente responsable de sus actos, de los cuales responderá ante el Ejecutivo Federal y el Legislativo.

Contaría para su adecuado funcionamiento con diversos comités como los de auditoría, nominación y compensación; adquisiciones, obras y servicios, finanzas y planeación; un comité que incorpore a representantes de gobiernos estatales para darle seguimiento al impacto de PEMEX en las Entidades Federativas; estos comités responderían ante el Consejo, todos sujetos a las leyes aplicables y debidamente acotados.


El órgano interno de control estaría supeditado al consejo de administración y el comisario seguiría dependiendo de la Secretaría de la Función Pública.
No aceptamos la privatización, abierta o encubierta, de las refinerías (…) Es necesario encontrar una solución en esta materia que le está costando al país 45 mil millones de pesos al año y 55 mil millones de pesos más durante el primer trimestre de este año, al importar gasolinas con un precio mucho más alto que con el que PEMEX las vende en México. El destino de los excedentes derivados de los precios del petróleo, el ahorro de las AFORE; los bonos en los que participe la ciudadanía, bien podrían apoyar la rehabilitación de las refinerías existentes y la construcción indispensable de otras nuevas.
No apoyaremos cambio alguno que signifique compartir la renta petrolera con empresas privadas, nacionales o extranjeras, ya sea por la vía directa o por los llamados “contratos de riesgo”. Los planteamientos que hacen las iniciativas en materia de contratos son oscuros, confusos y se prestan a interpretaciones discrecionales. Solicitamos a los legisladores del PRI realicen una revisión exhaustiva de este articulado, y precisen términos claros, transparentes y acordes con los principios constitucionales que defendemos, que detallen con precisión las prohibiciones y restricciones para evitar la entrega del patrimonio nacional a los Contratistas (…).
(…) por otra parte, hay que establecer esquemas que sin ser violatorios de la normatividad nacional e internacional, favorezcan el que la pequeña y mediana empresa mexicana, el empresariado mexicano, participe prioritariamente en el suministro de bienes y servicios a PEMEX, para que el sector energético de México, como sucede en otros países con su industria local, coadyuve a la expansión de empresas y tecnología mexicana y en la creación de empleos.


Beatriz Paredes Rangel, “Intervención en el Primer Foro de Debate sobre la reforma Energética”, Presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, martes 13 mayo, 2008.


ING. CUAUHTÉMOC CÁRDENAS SOLÓRZANO



Los objetivos que debieran asignarse a Pemex son los de devolver a la industria petrolera el papel de impulsor del crecimiento económico y la industrialización, motor de la capitalización nacional, proveedor de energéticos baratos para el país, contribuyentes a una balanza de pagos sana, convirtiéndose en un ente productivo de alcances globales, que obtenga sus ingresos principales de la venta de productos con alto valor agregado, tecnología y capacidad empresarial.”


Del Diagnóstico que dio a conocer la Secretaría de Energía sobre Pemex y la industria petrolera, lo primero que debe decirse es que presenta una visión falaz, pretendidamente catastrófica de Pemex y las actividades que realiza, destacando supuestas insuficiencias y carencias en su capacidad de ejecución, falta de recursos para invertir e indisponibilidad de tecnologías para el trabajo en aguas profundas. Señala también que producciones que abastecen el mercado mexicano generan empleos y derramas económicas en el extranjero, pero no da las razones de cómo y por qué se llegó a esta indebida situación.
De manera alarmista, el Diagnóstico da cuenta de la declinación de los yacimientos y la caída en la producción, de la magnitud, supuestamente inalcanzable para Pemex, de los trabajos a realizar en las diferentes áreas de la industria, sin hacer consideración alguna de los recursos necesarios y sus fuentes de origen para hacer lo que tenga que hacer, ni de la necesaria distribución de actividades e inversiones en el tiempo, y sin plantearse un cambio a las políticas vigentes, salvo en que determinadas actividades a realizar requieren de la inversión de particulares.”
La iniciativa más importante es la relativa a la Ley reglamentaria del 27 constitucional, ya que al través de ella, el Ejecutivo pretende se cambie el marco regulatorio que actualmente rige a la industria petrolera (…) No se propone reformar la Constitución. Simplemente, sin alterar su texto, se alienta y se está dispuesto a permitir su violación. Eso, planteado por el Ejecutivo y expresado por sus representantes en este foro, resulta tanto o más grave todavía que reformarla.
El Estado, directamente o por conducto de cualquiera de sus agentes, está constitucionalmente impedido, desautorizado, para contratar o conceder concesiones a personas, físicas o morales, tratándose del petróleo y todos los hidrocarburos. Que no se pretenda con el subterfugio de llamar contrato de maquila al contrato-concesión y permiso a la concesión, violar impunemente la norma constitucional.
El gobierno está proponiendo que se admitan dineros de inversionistas privados para mover actividades estratégicas de la industria petrolera. Las razones que aduce para ello carecen de solidez.
Se nos han dicho también que existen rezagos. Desde luego. Han pasado tres décadas sin que se construya una refinería, a pesar de tenerse conciencia que aumentaba día a día la necesidad de importar refinados. Lo mismo sucede en exploración, en el mantenimiento y extensión de las redes de ductos, en las terminales de almacenamiento, las plantas petroquímicas y en toda la industria estatal. Ese abandono ha sido intencionado. Se prefirió ceder mercados que pudo haber cubierto la industria mexicana de haber recibido los apoyos que si se han dado a productores extranjeros. Se ha aplicado concienzudamente la estrategia ordenada a los últimos gobiernos del país por organismos financieros internacionales, de poner a Pemex “a punto de privatización”. Y las últimas administraciones han sido obedientes y en extremo eficientes en ello.


Objetivos que el Estado debe asignar a la industria petrolera nacional y a Pemex

  1. Devolverle el papel de impulsores del crecimiento económico y la industrialización;

  2. Motores de la formación de capital nacional;

  3. Proveedor de energéticos baratos para la economía del país;

  4. Contribuyentes a una balanza de pagos sana, con esta visión:

  5. Convertir a Pemex, en un ente productivo de alcances globales, que obtenga sus ingresos principales de la venta de productos con alto valor agregado, tecnología y capacidad empresarial.




Obligación del gobierno de presentar propuesta de Plan de desarrollo de Pemex (Plan de trabajo, Plan de Negocios)

Independientemente del Diagnóstico, el gobierno tendría que haber presentado una propuesta de plan de desarrollo, plan de trabajo o plan de negocios de Petróleos Mexicanos, de la industria petrolera y de la industria energética, en el corto, mediano y largo plazos, señalando con precisión las actividades a realizar y su dimensión, los tiempos de ejecución considerados y los recursos necesarios para ello.


Un primer paso para recuperar a la industria petrolera para el país es que:


  • Las asignaciones presupuestales a Pemex deben seguir criterios técnicos, económicos y estratégicos, y

  • La política petrolera no la debe decidir la SHCP;




  • Una política sana es que Pemex financie sus actividades a partir de los ingresos que genera (excedente petrolero)


Cancelar el financiamiento vía Piridegas.

Establecer en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria que los excedentes petroleros quedaran a disposición de Pemex.
Eliminar de la Ley de Ingresos la obligación a Pemex de “congelar” el llamado superarvit primario.
Los Programas de trabajo deben realizarse bajo el esquema de compromiso-plan.

Nuevas facultades al Poder Legislativo:


  • Para definir la plataforma de explotación, y

  • Para fijar la tasa de reposición de reservas (relación producción/reservas)


Los contratos de desempeño (contratos riesgo) no deben ser autorizados.
Los contratos de servicios múltiples vigentes deben cancelarse.
Emprender negociaciones con el gobierno norteamericano para

establecer los términos de explotación

de yacimientos compartidos en aguas profundas y ultraprofundas (Gobierno Federal y Senado de la República)


Otras propuestas y críticas a la iniciativa del Ejecutivo federal:

Un primer paso para recuperar a la industria petrolera para el país, debiera ser el de enmarcar las asignaciones presupuestales de Pemex en criterios técnicos, económicos y estratégicos para su modernización y expansión, y no seguir dejando que la política petrolera la decida la Secretaría de Hacienda, en función de maximizar la aportación de Pemex a los ingresos fiscales que recauda el gobierno.

Una política sana sería la de buscar que Pemex financiara sus actividades principalmente a partir de los ingresos que genera. En los últimos años el excedente petrolero ha ido de 10 000 a 18 000 millones de dólares y este año seguramente rebasará los 20 o 22 000, con mucho menos que esa cifra se pueden construir las refinerías que evitarían una sangría económica al país, que sólo el año pasado alcanzó los 16 000 millones de dólares, o cubrir el pasivo de mantenimiento, estimado aquí el jueves pasado por el Director General de Pemex en 3 000 millones de dólares, y
Con precios altos del crudo que se prevén aun para años próximos, de liberar esos excedentes a Pemex, se le liberaría de problemas, carencias e insuficiencias. No más pidiregas para financiar los proyectos de Pemex, no más hacerse tontos en los organismos financieros internacionales y la autoridad hacendaria al llevar la doble y tramposa contabilidad que los pidiregas representan.
En la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria se debe establecer que los excedentes petroleros quedaran a disposición de Pemex, para invertirlos en los programas que se le autoricen.

En la Ley de Ingresos debe preverse que no se le imponga a Pemex la obligación de congelar el llamado superávit primario, que en estos momentos debe rondar los 400 000 millones de pesos.

Los programas de trabajo de Pemex debieran realizarse bajo el esquema de compromiso-plan con autonomía de gestión, como lo han venido proponiendo profesionales conocedores de esta industria. El compromiso-plan debe concebirse con carácter multianual y estar aprobado y supervisado en su ejecución

no sólo por dependencias del Ejecutivo sino también y prioritariamente por el Poder Legislativo.


Facultar al Poder Legislativo para aprobar anualmente la plataforma de explotación y para fijar la relación que debe guardar la producción con respecto a las reservas probadas, que constituyen la base misma del diseño y la ejecución de la política petrolera.
La determinación de la plataforma de explotación y de la tasa de reposición de reservas deben obedecer, en primer lugar, a garantizar la seguridad energética del país, es decir, el abasto suficiente de petrolíferos que reclama la economía nacional, en previsiones de corto y largo plazos, y si sólo fuera esa la razón, sería más que suficiente para facultar al Legislativo para establecerlas.
No se deben autorizar los contratos previstos en el artículo 46 de la iniciativa de nueva Ley Orgánica de Petróleos Mexicanos, denominados contratos de desempeño, que no son otra cosa que los contratos de riesgo, contratos cuyo pago se vincula a los resultados obtenidos, prohibidos expresamente por nuestras leyes, por cierto violadas una y otra vez, a los ojos y con la complacencia o mejor dicho, la complicidad de las autoridades, en las perforaciones y trabajos que se vienen realizando desde hace algunos años con base en los llamados comúnmente contratos de servicios múltiples en los bloques de la cuenca gasífera de Burgos, donde en la práctica rigen ya contratos de desempeño, o sea de riesgo. Este artículo no debe pasar y los contratos de servicios múltiples deben ser cancelados.
México comparte con los Estados Unidos una frontera submarina de 2 900 km. Se ha detectado que existen yacimientos de hidrocarburos, en aguas profundas, que atraviesan esa frontera. Su aprovechamiento, de acuerdo a la práctica internacional, debiera derivar beneficios para ambas naciones. En el lado norteamericano se explotan ya depósitos submarinos en aguas cercanas a la frontera y se prevé que zonas situadas a escasos kilómetros de ella inicien producción en el año 2010. Frente a esta situación, independientemente de que del lado mexicano se pudieran intensificar los trabajos tendientes al mejor conocimiento y en su momento a la explotación de esos recursos, es urgente que el gobierno mexicano lleve a cabo negociaciones con el norteamericano para establecer los términos en base a los cuales debiera realizarse su explotación, fijando con claridad cómo debieran compartirse los beneficios que por derecho pudieran corresponder a cada país, independientemente que la explotación se realice desde uno o desde el otro lado de la frontera. En los tratados que se celebren para establecer las condiciones de explotación y los beneficios que por derecho correspondan a México, está una trascendente tarea para el Senado de la República.
Mucho más habría que decir de la industria petrolera y de Petróleos Mexicanos:


  • La puesta en práctica de un verdadero sistema de planeación para el sector energético;



  • No dejar a Pemex fuera de la industria del gas licuado, ni de los proyectos de regasificación o como proveedor de gas para la Comisión Federal de Electricidad;




  • De la estructura, facultades y campos de actividad de Pemex que se plantean en la iniciativa de su nueva ley orgánica;




  • De la integración desequilibrada que se pretende dar a su Consejo de Administración;




  • Del manejo que en esa misma iniciativa se propone de los excedentes petroleros, que cuando Pemex pudiera disponer del 100% de ellos sólo tendría acceso efectivo a no más del 10%;




  • De los bonos ciudadanos que no serían sino un instrumento más de riesgo;




  • De los pasivos ambientales y laborales, que se presentan y contabilizan como si el organismo se encontrara en liquidación;




  • Del fomento a la utilización de las energías renovables y no convencionales;




  • Del estímulo y prioridad que a partir de la actividad petrolera debe darse a la industria de la construcción y en general a la empresa mexicana;




  • Del fortalecimiento del Instituto Mexicano del Petróleo;




  • De la creación de un organismo especializado en el comercio y desarrollo del gas natural en el que participen Pemex y la CFE;




  • De reconocer que los ahora clasificados como petroquímicos básicos no son petroquímicos sino petrolíferos y que debieran recuperarse como básicos los que efectivamente lo son;




  • De la necesidad de revisar y dar racionalidad a los precios de transferencia entre subsidiarias de Pemex;




  • Del fomento a las prácticas de ahorro de energía, etc.

Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Principios de la reforma energética, Fundación para la Democracia-Alternativa y Debate, martes 13 de mayo 2008.




DIP. JORGE EMILIO GONZÁLEZ MARTÍNEZ (PVEM)



El marco jurídico del sector energético requiere una profunda transformación; venimos arrastrando una serie de vicios en la generación de energía, los cuales no sólo afectan nuestra calidad de vida y la competitividad; también resultan en perjuicio del medio ambiente y la salud de todos los mexicanos.


Las iniciativas, enviadas por el ejecutivo, buscan fortalecer al sector dedicado al aprovechamiento de los hidrocarburos, dejando de lado otras fuentes de generación de energía. Esta situación resulta grave si tomamos en cuenta que el petróleo es un recurso natural no renovable, cuya explotación y consumo genera impactos negativos sobre el ambiente y los elementos naturales que lo conforman.
Es lamentable que la estrategia nacional para atender la demanda de energéticos se centre únicamente en la administración de un recurso que por su naturaleza es limitado. Lo cual contraviene el concepto mismo del desarrollo sustentable, uno de los principios de la política ambiental es: utilizar los recursos no renovables de manera que se evite su agotamiento, así como la generación de efectos ecológicos adversos.
No debemos pasar por alto una serie de razones fundamentales que hacen imperativo complementar estas iniciativas con otras que fomenten el uso de fuentes renovables de energía (…)”



Diversificar las fuentes de energía para reducir la dependencia de hidrocarburos

y mitigar los impactos de éstos en el ambiente.
Una reforma integral que considere fuentes renovables: solar, eólica, geotérmica e hidráulica.

Aumentar la producción de energía a partir de fuentes renovables: Iniciativa de Ley para el Aprovechamiento de las Fuentes Renovales de Energía, presentada por el PVEM el 24 de abril de 2008.
La reforma energética debe considerar el cumplimiento de la legislación ambiental en vigor por parte de Pemex y sus organismos subsidiarios:


  • Incorporar un apartado ambiental en cada una de las iniciativas.


El Consejo de Administración propuesto debe fortalecerse con la integración de consejeros ambientales.

Los ingresos excedentes que se generen con la reforma energética se canalicen a salud y educación.
Incluir en la propuesta del Ejecutivo Federal el desarrollo de un mercado financiero con una generación

de BONOS ECOLOGICOS.
Funciones de los Bonos Ecológicos


La explotación y producción en aguas profundas debe ser racionalizada mediante evaluación previa, tanto por ser una inversión de alto riesgo como por su relación con los recursos del suelo marino.
Las alianzas de Pemex en proyectos de exploración y producción en aguas profundas, deben garantizar que Pemex tenga el control total sobre ellas.
Convención de las Naciones Unidas sobre el cambio climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kyoto


La generación de energía y los transportes, son los principales consumidores de hidrocarburos, estos comprenden la primera y segunda fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en el país. Por ello es preciso promover la diversificación de las fuentes de energía, lo que reducirá nuestra dependencia de los hidrocarburos y, a la vez, mitigará los impactos que éstos generan en el ambiente.


Proponemos una reforma integral que considere un mayor abanico de posibilidades energéticas: fuentes renovables como la solar, la eólica, la geotérmica y la hidráulica. Tomando en cuenta que en el país existen las condiciones para su aprovechamiento. En el caso de la energía eólica, la geografía nacional nos ha privilegiado con el Istmo de Tehuantepec, región que cuenta con enorme potencial para el desarrollo de esta fuente. Por lo que respecta a la generación de energía solar, el potencial de México es de los más altos del mundo, ya que contamos con una insolación media en las tres cuartas partes del territorio nacional que supera el promedio mundial. Finalmente, en términos de energía de origen geotérmico, México destaca por ocupar el tercer lugar mundial en su generación.
En nuestro país la producción total de energía primaria, a partir de fuentes renovables, representa tan solo el 3.5%, cuando en países con menor potencial de generación, como Alemania, actualmente se genera el 9.9% de su energía primaria con este tipo de fuentes. Por las razones señaladas, los Diputados del Partido Verde Ecologista de México presentamos el pasado 24 de abril la iniciativa de Ley para el Aprovechamiento de las Fuentes Renovables de Energía.
La regla de oro de los países exitosos en la exploración y comercialización de la industria petrolera ha sido conciliar los aspectos productivos con la sólida preservación del medio ambiente. De ahí que la Reforma Energética deba otorgar una especial atención al cumplimiento de la legislación ambiental en vigor, por parte de PEMEX y sus organismos subsidiarios. Esto supone incorporar un apartado ambiental, que ahora falta, en cada una de las iniciativas. Lo anterior, con el objeto que se establezcan claramente las obligaciones y compromisos que tiene cada una de las instituciones involucradas en materia de preservación del medio ambiente.
El fortalecimiento de esa legislación deberá traducirse en una constante y constructiva relación con las autoridades ambientales, para el estricto cumplimiento de las disposiciones ambientales, ya que si PEMEX opera en un marco de deterioro ambiental, su futuro industrial y económico estará en un grave riesgo. Y con ello, la del propio país. Por tanto, el Consejo de Administración propuesto deberá fortalecerse con la presencia de consejeros ambientales, representantes de las autoridades en la materia, y con facultades suficientes para imponer el cumplimiento de la legislación ambiental.
Es condición relevante que los ingresos excedentes que se generen a partir de esta reforma energética sean canalizados a los sectores más sensibles de nuestra sociedad, como son el de la salud y la educación.

Es fundamental que Pemex asuma la responsabilidad ecológica que tiene y el gobierno federal incluya también dentro de su propuesta energética, el desarrollo de un mercado financiero en el que exista una generación de bonos ecológicos que incidan directamente sobre la cantidad de emisiones que genera PEMEX y otras industrias contaminantes.


Los Bonos Ecológicos son un instrumento económico, que permite que la descontaminación se realice de manera más eficiente, y a menores costos. El proyecto constituye el mayor esfuerzo realizado hasta ahora por implementar instrumentos económicos como una herramienta fundamental para gestión de la descontaminación. Este instrumento será fundamental para cumplir con las normas de calidad del aire. Quienes reducen sus emisiones pueden vender el excedente de su cupo, creándose de esta forma un mercado para intercambiar bonos de descontaminación entre distintas fuentes. Permite que compensen emisiones entre ellas, sin aumentar los niveles globales de contaminación.
En cuanto a la exploración y producción en aguas profundas es de tomarse en cuenta que poco se ha hecho para la prevención y remediación de los ecosistemas dañados por desastres petroleros, sobre todo en los ecosistemas marinos. Esta debe ser racionalizada mediante la evaluación previa, por ser una inversión de alto riesgo; también en su relación con los recursos del suelo marino que son estratégicos para la nación y su localización en zonas limítrofes con mares fronterizos.
En este rubro, la iniciativa del Ejecutivo busca promover la alianza de PEMEX en proyectos de exploración y producción en aguas profundas. Sin embargo esa asociación debe garantizar que PEMEX tenga control total sobre ellas, buscando aumentar gradualmente la cantidad de recursos humanos y materiales de origen mexicano.
México, como signatario y habiendo ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, no puede ser ajeno a esta realidad mundial y al esfuerzo internacional por cuidar el medio ambiente a través del fomento de fuentes renovables de energía tales como el viento, sol, flujo de agua, entre otras. Además, a través del Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kioto de la Convención de la ONU sobre Cambio Climático, tenemos la oportunidad y posibilidad de obtener importantes recursos económicos para financiar el desarrollo de proyectos de fuentes renovables de energía.

Dip. J. Emilio González Martínez, “Resumen de la ponencia”, Presiente del Comité Ejecutivo Nacional de Partido Verde Ecologista de México, martes 13 mayo 2008.




LIC. JOSÉ AGUSTÍN ORTÍZ PINCHETTI, Gobierno Legítimo de México



El decreto de expropiación del 18 de marzo de 1938, concentro en la nación la propiedad de todos los bienes destinados a la industria petrolera. Esta propiedad a favor de la nación hizo posible que la industria petrolera, en todas sus etapas, quedara bajo su control. Así ocurrió, tanto con la exploración, como con la extracción, la refinación, el almacenamiento, el transporte, la distribución del petróleo y de los hidrocarburos.”


El párrafo sexto del Artículo 27 constitucional, establece que: “Tratándose del petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseosos o de minerales radioactivos, no se otorgarán concesiones, ni contratos, ni subsistirán los que, en su caso, se hayan otorgado y la nación llevará a cabo la explotación de esos productos, en los términos que señale la ley reglamentaria respectiva (…)” Actualmente, es precisamente este mandato constitucional el que pretende violarse con las iniciativas enviadas al Senado de la República, por el presidente usurpador, Felipe Calderón.”
Las iniciativas de Calderón cancelan la posibilidad de utilizar de manera integral al sector energético como palanca del desarrollo nacional. Al otorgarse permisos a extranjeros y privatizar la exploración, la perforación, la refinación, la petroquímica, el transporte, los ductos y el almacenamiento de petrolíferos, se dejaría a Pemex como simple administradora de contratos y abastecedora de petróleo crudo.”
Entrega de la Soberanía Nacional. Por si fuese poco, con el nuevo marco legal propuesto por Calderón, se compromete gravemente la soberanía nacional, al aceptarse la obligación de acudir, en caso de controversias con empresas extranjeras a tribunales internacionales (…) si perdemos la soberanía, como sueñan los entreguistas, será muy difícil, por razones geopolíticas, recuperar el dominio de la nación sobre nuestros recursos energéticos.”
El imperio de la corrupción. Aunque todos sabemos que el principal problema de Pemex es la corrupción, Felipe Calderón en vez de llevar a cabo acciones para enfrentarla, plantea en sus iniciativas la creación de un régimen de excepción para alentarla y legalizarla.”
Más burocracia de cuello blanco. En las cinco iniciativas que se proponen es notoria la creación de consejos, comisiones y comités que engrosarán aún más la alta burocracia existente en todo el sector energético. No hay nada en las iniciativas de Calderón para dotar a Pemex de geólogos, ingenieros petroleros o técnicos especializados para labores operativas, sino sólo se habla de la contratación de financieros y administradores.”
Nosotros no planteamos ni permitiremos nada que signifique violar la Constitución; privatizar la industria petrolera; comprometer la soberanía nacional; cancelar la posibilidad de utilizar al petróleo como palanca del desarrollo nacional y agravar la corrupción en Pemex y en el gobierno.


La propuesta del Gobierno Legítimo de México se sustenta en cinco lineamientos básicos:1


  1. Destinar los excedentes por precios altos del petróleo al fortalecimiento de Pemex

Que se destinen todos los excedentes por precios altos del petróleo al fortalecimiento de Pemex para ser invertidos en exploración, perforación, refinación, petroquímica, mantenimiento y construcción de ductos e instalaciones petroleras, así como para el desarrollo tecnológico.
Estos excedentes, significarán para este año 20 mil millones de dólares adicionales, que al ser entregados a Pemex representarían más del doble del presupuesto actual de este organismo público. Sólo agregamos que desde el gobierno de Vicente Fox no hay transparencia ni se conoce el destino de estos recursos.


  1. Fortalecimiento de Instituto Mexicano del Petróleo

Que se fortalezca al Instituto Mexicano del Petróleo para llevar a cabo, entre otras actividades, todas las investigaciones para la exploración de petróleo en tierra y en aguas someras, fundamentalmente en el sureste, donde realmente existen reservas posibles y probables, hasta para 20 años en adelante.




  1. Reducción del número de miembros del Consejo de Administración de Pemex, y su elección recaiga en el Congreso de la Unión

Que el Consejo de Administración de Pemex reduzca su número de miembros que dependen del Ejecutivo Federal y del Sindicato, y en su lugar el Congreso elija, por consenso de todos los partidos a representantes de la sociedad civil, de inobjetable honestidad, cuya tarea primordial sería evitar la corrupción en los contratos públicos, el conflicto de intereses y el tráfico de influencias.




  1. Fortalecimiento de las áreas sustantivas de Pemex para evitar disminución de la producción y contaminación de nitrógeno y de agua

Que se fortalezcan las áreas sustantivas de Pemex para atender sobre todo los problemas operativos que tienen que ver con la disminución de la producción en la Sonda de Campeche, donde no sólo se extrae menos petróleo crudo por la declinación del yacimiento Cantarell, sino también por problemas de contaminación de nitrógeno y de agua, que ha llevado a cerrar 80 pozos y a quemar a la atmósfera alrededor de 700 millones de pies cúbicos diarios de gas, por falta de inversión y negligencia de los anteriores y actuales directivos de Pemex.


  1. Reunificación de Pemex en una sola empresa del Estado para manejar de manera integral todo el sector energético




5. Que se reunifique Pemex en una sola empresa del Estado, revirtiendo su división artificial en diferentes subsidiarias, para manejar de manera integral todo el sector energético, desde la extracción del crudo y gas hasta la refinación y la petroquímica y para aprovechar toda la cadena de valor que permita impulsar la generación de electricidad y el desarrollo económico independiente que necesita el país y el bienestar del pueblo de México.


Llevar a cabo una consulta directa al pueblo de México sobre el tema del petróleo


Solicitamos a ustedes senadoras y senadores, que se contemple y analice desde ahora la posibilidad de llevar a cabo una consulta directa al pueblo de México sobre el tema del petróleo. Como hemos venido afirmando, es posible que la última palabra sobre las reformas energéticas la tengan los legisladores, pero la primera palabra siempre la tendrá el pueblo de México.


José Agustín Pinchetti, “Intervención en Representación del Gobierno Legítimo de México”, Abogado egresado de la Escuela Libre de Derecho, martes 13 mayo 2008.

1/ Una propuesta más detallada fue presentada por la Dra. Claudia Sheibaum en el Foro 2 celebrado el jueves 15 de mayo 2008.


  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje