Página principal

Félix Arcadio Montero Monge


Descargar 0.68 Mb.
Página1/15
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño0.68 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP)

IX Congreso Nacional “Félix Arcadio Montero Monge”




FÉLIX ARCADIO MONTERO MONGE

(1850-1897)



La historia la hacen los pueblos, pero la escriben los que tienen el poder, y la manipulan a su antojo y nos cuentan verdades a medias, que son entonces mentiras a medias.
De la historia construida por el pueblo costarricense, la historia “oficial” ha borrado hechos y personas. Una de éstas ha sido Félix Arcadio Montero Monge. Por algo será. Veamos.
Don Félix Arcadio, que nace en Santo Domingo de Heredia en 1846, estudia Derecho en la Universidad de Santo Tomás, en Costa Rica y en la Universidad de San Carlos, en Guatemala.
Como dirigente del movimiento obrero-artesanal, se suma al Partido Constitucional Democrático (fundado por Rafael Iglesias), con el que llegó a ser diputado en el período 1890-1894. Crítico del Gobierno de turno -el de José Joaquín Rodríguez-, y a sólo cinco meses de ser diputado, renuncia a aquél y funda el Partido Independiente Demócrata. En 1895, el ya Presidente Iglesias lo encarcela y destierra. Muere en 1897 en dudosas circunstancias al intentar regresar al país.
Dirigente del movimiento obrero, diputado crítico, fundador de un nuevo partido. Era evidentemente un tipo incómodo para los poderosos.
Y sí, lo era. Como diputado presenta al Congreso un proyecto de reforma constitucional que entre otras cosas plantea:


  • Que el sufragio indirecto atenta contra el derecho del pueblo. En aquel momento votaban sólo los hombres mayores de 20 años, y para ser elegido en segunda votación, se requería, además, saber leer y escribir y poseer un capital no inferior a 500 pesos. Estas condiciones dejaban por fuera al 80% de la población. Montero propone, entonces, la participación directa del pueblo en la elección de sus representantes, porque, nos dice:

“los derechos y deberes políticos esencialmente prácticos no se aprenden sino ejecutándolos, ni se ejercen bien, sino por el mismo que siente arder en su pecho el fuego del patriotismo que lo impulsa a buscar el bienestar y felicidad de su Patria”
De manera que los servidores públicos así elegidos rindan cuentas a los electores, no a los gobernantes, como era la práctica de la época: “Estos así servidores de los pueblos que los eligen y no aduladores del gobierno que los nombra.”

  • Que cada cantón debe tener su propia Municipalidad. En ese momento solo existían en las cabeceras de Provincia.

  • Eliminar la “Comisión Permanente”, que era un órgano que podía aprobar leyes propuestas por el Gobernante de turno, sin pasar por el Congreso, tan solo con que tuviera carácter de “urgente”.

  • Eliminar el ejército en tiempos de paz.

  • Dejar solo un vicepresidente, y no 3 como figuraba en la constitución.

  • “Otra reforma que debe hacerse a nuestra Carta Fundamental que será de gran trascendencia social y política pero que demanda la civilización moderna y el avance de los principios democráticos es hacer extensivo el derecho del sufragio a las mujeres”.

No fue hasta 1953 en que las mujeres ejercieron este derecho, por primera vez, en elecciones nacionales, 63 años después de haber sido propuesto por Montero.


Este Proyecto de reformas constitucionales, sobra decirlo, no fue aprobado por el Congreso.
Fundado entonces el Partido Independiente Demócrata (PID), era “…el único partido que exigía participación efectiva de sus adherentes…que debían participar en las decisiones”. Tenía el PID su principal apoyo en el Valle Central y en Limón, y llamaba a la organización de los trabajadores agrícolas y artesanos como único medio de lograr un frente de lucha contra la oligarquía. Ésta última decía de los dirigentes del nuevo partido:

Visitan de continuo los talleres de trabajo, y sin parar mienten con su propaganda retroceden nada menos que un siglo, seducen al laborioso artesano y le hacen alistarse en las filas que combaten contra la aristocracia, contra la supuesta aristocracia, contra la fortuna que jamás existió en este suelo; y ofuscados en su empeño no ven que sus trabajos dejan en la clase obrera infiltrado el germen de las demagógicas doctrinas que actualmente ponen en terror y espanto en las sociedades de la vieja Europa”.


Aunque la propuesta de gobierno del Independiente Demócrata es de corte liberal, proponen medidas que reducen el fuerte presidencialismo existente y que acrecentarían la democracia, debilitando por tanto el poder de la oligarquía.
De entre los autores que han estudiado al PID se dice:

Fue un verdadero movimiento popular”, “es el primer partido que representa a la clase obrera”, “siembra las primeras semillas socialistas en el seno de los trabajadores”, “defensor de las clases proletarias”, “primer partido que se organiza para disputar el poder a la oligarquía”.


Y de don Félix Arcadio Montero que tenía “…conciencia clara de lucha de clases”, “fundador del socialismo en Costa Rica” o “…líder de artesanos y obreros, pero no socialista”.
Socialista o no, Montero introduce una concepción visionaria y nueva en el contexto liberal de la época en que los caudillos usurpaban el poder sin pensamiento o doctrina. Era, el Partido Independiente Demócrata, una organización de principios y de amplia participación.
Desde el exilio seguía siendo incómodo. En una de sus cartas a su amigo y dirigente, don Albino Villalobos, de cara a las siguientes elecciones, leemos:

“…estar preparado a la lucha, caso que la haya, pues que creo que no la va a haber, sí contrario una nueva farsa para hacerse reelegir al final como desenlace del drama, o elegir a alguien ministro, o al suegro para cumplir con el principio de alternabilidad en el Poder, esto es, estar alternando entre el suegro y el yerno, verificando el juego que los muchachos llaman de la burra, que mientras uno sube el otro baja, y viceversa, y, que burra tan lechera! Les da leche para curar a mas de cien tísicos, toda la familia Iglesias y Tinoco estaba tísica, y vistas a hoy ¡qué pulmones y que cachetes y más robustas que se pondrá si sigue tomando la leche de esa burra!. ¿No lo creé Ud.? Pues fíjese que no es el primer caso de tísicos que esa burra o mejor dicho, que la leche de esa burra cura. Ud. recordará lo dañada que estaba del pulmón nuestro insigne colega don M I en tiempo de la administración Soto, y con unos cuantos vasos de esa leche, no solo se curó sino que quedó sano y robusto para toda la vida.”


A pesar del aliento e ideas que enviaba desde el destierro, el PID desaparece después de la muerte de don Félix Arcadio Montero.
Es don Félix de las personas que la historia oficial obliga a olvidar. Hoy, es de las personas que nos proponemos recordar. Si la historia la hacen los pueblos… ¡que los pueblos escriban la historia! Don “Billo” Zeledón, autor de nuestro Himno Nacional, dedicó estas palabras a Don Félix, en 1909:
Fue de los eternos locos, visionarios cuyo verbo sigue de espacio en espacio sobre las tristezas del proletariado como una caricia revoloteando

Fue de los que nunca la cerviz doblaron, de los que sucumben sin pedir amparo.

¡Viva su memoria como ejemplo grato, orgullo de propios y asombro de extraños!;

y ante su recuerdo jamás olvidado, lloren los humildes tiemblen los tiranos.
Las principales lecturas sobre el Partido Independiente Demócrata y sobre don Félix Arcadio Montero Monge, son, de Vladimir de la Cruz, “Las luchas sociales en Costa Rica”; de Arnoldo Mora, “Los orígenes del pensamiento socialista en Costa Rica”; y de Orlando Salazar, “El apogeo de la República liberal en Costa Rica, 1870-1914”. Pero este resumen se basa en un documento de Consuelo Arce Benavides, domingueña y estudiosa de don Félix, elaborado en el contexto de su Maestría de Teoría Política de América Latina, en 1995.


PRESENTACIÓN
¿Cuántos años tiene usted hoy, en este momento, 20 de febrero de 2009, día de la apertura oficial de noveno Congreso Nacional de la ANEP?... ¿Cuántos años tenía usted hace 15, en 1994?... Pues bien, saque cuentas. Parece mucho tiempo y, efectivamente, lo es.
Sí, desde el año 1994, desde que usted tenía quince años menos a lo que es su edad de hoy, la ANEP no desarrollaba una actividad como la que estamos inaugurando en este día, viernes 20 de febrero de 2009.
Fue hace quince años, la última vez que la ANEP hizo una reflexión profunda, a nivel de congreso, sobre su papel en la sociedad y sobre su rol en cuanto sindicato que lucha por los intereses de la clase trabajadora costarricense.
Aunque los Estatutos actuales (por cierto que bastante desactualizados en no pocos aspectos), indican que este tipo de eventos hay que hacerlos, cada ¡3 años!; el último lo hicimos hace 14. Son muchas las circunstancias que lo han impedido y de eso podríamos hablar bastantes horas. Pero bueno, lo importante es que estamos ya en el IX Congreso Nacional de la ANEP y usted es parte fundamental. Es más, sin usted, ¿para qué?...
Ahora usted, con su presencia y con su participación en el IX Congreso Nacional de la ANEP, tiene el honor y la responsabilidad de ayudar a definir el futuro político de nuestra organización, hoy por hoy, una de las de mayor incidencia en el escenario sociopolítico del país.
Lo que usted defina, en compañía de las otras personas afiliadas que toman parte en este evento, marcará el camino de la ANEP en los próximos, ¿3 años?; ¿5 años?; ¿10 años?; ¿tal vez, 15?... No lo sabemos. Por lo tanto, las definiciones que adoptaremos durarán para un buen tiempo.
Según el artículo 26 de los actuales Estatutos de la ANEP, “el Congreso Nacional constituye la instancia intelectual, de análisis y estudio de los aspectos ideológicos del sindicato...”. Efectivamente, este IX Congreso Nacional es profundamente político-ideológico y por eso le agradecemos haber aceptado la invitación que se le formuló para participar, dada la altísima responsabilidad que implica insertarse en discusiones de tanto calibre para la vida de una organización sindical de carácter sociopolítico como es la ANEP de hoy en día.
El IX Congreso Nacional de la ANEP lleva el nombre del ilustre costarricense Félix Arcadio Montero Monge. Le contamos que gran parte de quienes conformamos el equipo central de la ANEP, ni siquiera sabíamos quien fue ese ciudadano. Lo descubrimos y fue tan importante su vida, que la Junta Directiva Nacional de la organización, acordó honrar su memoria de esta forma. Así que no se preocupe porque no sabía usted quien fue don Félix Arcadio Montero Monge.
Leyendo la breve reseña de su vida, que está incluida en la presente documentación, usted también descubrirá un episodio bastante oculto de la historia nacional. ¿Por qué habrá sido? La obra de don Félix Arcadio lo explica por sí mismo.
Este IX Congreso Nacional de la ANEP tiene una metodología de participación que, también, se la estamos dando a conocer en esta documentación. Es necesario que la estudie para que la maneje. Al hacerlo, usted obtendrá una gran satisfacción participativa y, por tanto, enriquecerá el debate de este evento.
Recuerde que, como la de hoy, habrá dos fechas fundamentales en este proceso: la de viernes 24 de abril y la del viernes 21 de agosto (plenaria II y plenaria III, respectivamente; hoy, viernes 20 de febrero, es la plenaria I). Entre una sesión plenaria y otra hay trabajo por hacer, así que, como le indicamos, hay que estudiarse la metodología participativa.
Las deliberaciones se centrarán en los temas que seguidamente se detallan; aclarando que, en general, las temáticas expresan síntesis de discusiones generales, sistemáticas, a través de los últimos tiempos y con la participación notoria de compañeros y de compañeras que han tenido y que todavía tienen serias responsabilidades en la conducción general de la organización.
Tema 1: “Evolución de la organización sindical en Costa Rica: ¿cómo y por qué llegamos hasta aquí?”. Su elaboración fundamental corrió a cargo del compañero Mauricio Castro Méndez, Coordinador de la Unidad de Asesoría Jurídica (UAJ), de la ANEP y Asesor Político de la Secretaría General de la organización. Se entrega, además, una especie de subtema, o tema 1-A: Síntesis de la memoria histórica de la ANEP. El Exsecretario General de la ANEP (1985-90), MSc. Adalberto Fonseca Esquivel, historiador graduado en la Universidad de Costa Rica (UCR), elaboró la memoria histórica de los primeros 50 años de vida de la ANEP, próxima a publicarse. Aquí tiene usted una apretada síntesis de esa memoria. Valga indicar que el compañero Fonseca tiene en preparación otro libro, la historia oficial de la agrupación.
Tema 2: Hacia la construcción de una Costa Rica inclusiva y solidaria”. El ya mencionado compañero Mauricio Castro Méndez; junto al compañero Secretario General Adjunto de la ANEP, Edgar Morales Quesada; y el compañero Directivo Nacional de la ANEP, Romano González Arce; son los responsables de esta ponencia, formulada a partir de la experiencia y de la documentación arrojada, subsiguientemente, por la intensa actividad de la organización en la construcción de pensamiento alternativo, a lo largo de los últimos años.
Tema 3: “Sindicalismo Ciudadano”. El compañero Albino Vargas Barrantes, actual Secretario General de la ANEP, formuló el documento respectivo, enriquecido con los aportes generados por parte de la compañera María del Milagro Gómez Araya, actual integrante de la Junta Directiva Nacional (JDN) de la organización; lo mismo con el compañero integrante de esa JDN, Guillermo Keith Bonilla. El joven Luis Diego Alfaro Méndez, sociólogo, integrante de la Unidad de Desarrollo Organizacional (UDO), de la ANEP, dio su valioso aporte, igualmente.
Tema 4: Economía Social: el nuevo horizonte sindical”, corrió a cargo de los compañeros Gustavo Adolfo Fernández Quesada, actual Presidente de la Junta Directiva de la Seccional ANEP-Infocoop; y Martín Rodríguez Espinoza, de la Unidad de Formación, Información y Comunicación (UFIC), de la ANEP.
Luego de haber concluido el análisis de los primeros cuatro temas, se abordará el siguiente eje de trabajo: Organización del trabajo de la ANEP. Este es el último tema del IX Congreso Nacional de la ANEP, en el cual, a partir de las conclusiones obtenidas en cada uno de los ejes anteriores, se debe hacer un análisis de las modificaciones orgánicas, organizativas, metodológicas, estatutarias, procedimentales, etc.; que debe hacer la ANEP, para poder enfrentar y desarrollar las conclusiones y líneas de trabajo acordadas sobre cada eje.
Un evento de este calibre, no sería posible sin el apoyo anónimo y silencioso de otro numeroso grupo de compañeros y de compañeras que laboran en los diferentes niveles organizativo, administrativo y logístico. Podríamos cometer injusticias si la cita, una a una, de esas personas, dejase a alguien por fuera.
No obstante lo anterior, la rigurosidad registral en la confección del padrón de los y de las congresistas y la tramitación de los permisos, es obra de la compañera María Laura Sánchez Rojas, cuya meticulosidad en estas importantes tareas, da enorme impulso al éxito en este tipo de eventos.
Sin el esfuerzo motivante hacia la participación, desplegado por quienes integran la Unidad de Desarrollo Organizacional (UDO), de la ANEP, quizás usted no estaría aquí, hoy, participando en el IX Congreso Nacional de la ANEP. Los compañeros y las compañeras de la UDO (“los promotores” en nuestra jerga interna), son fundamentales para el logro de los objetivos que nos proponemos con estas deliberaciones.
Por otra parte, el aporte logístico del personal de la Unidad de Economía, Finanzas y Administración (UEFA); particularmente el de la Secretaría de Finanzas y de Administración, resulta vital. También lo agradecemos mucho. Su responsable, el compañero Lic. Luis Rivas Quirós, tuvo la sensibilidad política suficiente para entender la histórica trascendencia de este IX Congreso Nacional de la ANEP, buscando recursos económicos para su financiamiento.
Igualmente, agradecemos al compañero Directivo Nacional, el Lic. Juan Carlos Paniagua Soto, su gestión para que pudiéramos reunirnos en este lugar, aprovechando estas hermosas instalaciones; economizándole así a la organización una importante erogación en cuanto a pago de alquiler.
Para terminar, es preciso indicar que, indudablemente, sin la voluntad política de la actual Junta Directiva Nacional de la ANEP, período 2007-2009, no habría habido congreso alguno. Recordemos su integración:
Barrantes Moya Ronald

Carrillo Azofeifa Douglas

Delgado Castro Inés

Durán Carrillo Teresita

Elizondo Araya Carlos Alberto

Gómez Araya María del Milagro

González Arce Romano

Keith Bonilla Guillermo

Lacayo Mena Lydia

Martínez Vargas María Eugenia

Monestel Corrales Flor de Lis

Morales Quesada Edgar

Murillo Castillo Guillermo

Paniagua Soto Juan Carlos

Portuguez Quesada Isabel

Ramírez Zamora Gerardo

Rivas Quirós Luis

Vargas Araya Sonia



Vargas Barrantes Albino
Ahora sí, ¡a participar de lleno!

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL

Período 2007-2009

Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados

ANEP
METODOLOGÍA DEL CONGRESO
Población participante: Únicamente participarán en las sesiones del IX Congreso Nacional de la ANEP, las personas afiliadas a la organización que hayan sido inscritas, debidamente, en el padrón levantado al efecto.
Temas iniciales: El IX Congreso Nacional de la ANEP se desarrollará con la discusión sobre cinco ejes fundamentales; de los cuales se trabajará sobre los primeros cuatro, inicialmente; y sobre el quinto, al final del evento. Los primeros cuatro ejes son los siguientes:


  1. Evolución de la organización sindical en Costa Rica: ¿cómo y por qué llegamos hasta aquí?”- Memoria histórica: Dirigida hacia comprender la violencia socialmente aprendida en contra del sindicalismo en Costa Rica; y la conformación de características diferenciadoras de ANEP en torno a la visión política y la unidad.




  1. Hacia la construcción de una Costa Rica inclusiva y solidaria”: Incluye la discusión sobre nuestra propuesta alternativa de país, a partir de las necesidades concretas de la gente; así como la construcción de un nuevo sujeto sociopolítico.




  1. Sindicalismo Ciudadano”: Involucramiento sindical en la vida social, a partir de intereses ciudadanos y métodos diversos.




  1. Economía social: el nuevo horizonte sindical”: Participación en emprendimientos de Economía Social a partir de la autogestión, de la incidencia política y de las alianzas con otros sectores.


Tema final: Luego de haber concluido el análisis de los primeros cuatro temas, se abordará el siguiente eje de trabajo:


  1. Organización del trabajo de la ANEP: Este es el último tema del congreso, en el cual, a partir de las conclusiones obtenidas en cada uno de los ejes anteriores, se debe hacer un análisis de las modificaciones orgánicas, organizativas, metodológicas, estatutarias, procedimentales, etc.; que debe hacer la ANEP para poder enfrentar y desarrollar las conclusiones y líneas de trabajo acordadas sobre cada eje.


Sesiones Plenarias: el Congreso tendrá tres sesiones plenarias durante el 2009: la primera, el 20 de febrero: la segunda, el 24 de abril; y, la tercera, el 21 de agosto.
Metodología:

  1. Documentos base: Cada uno de los primeros cuatro temas del IX Congreso Nacional de la ANEP, tendrá documentos base de reflexión y propuesta, incluidos en las carpetas del congreso.




  1. Primera sesión plenaria: En esta sesión, se buscará un doble objetivo: lograr una primera reflexión sobre los primeros cuatro temas del IX Congreso Nacional de la ANEP; y lograr claridad de la metodología de trabajo del mismo.



  1. Trabajo posterior a la primera sesión plenaria: Luego de la primera sesión plenaria, las seccionales, regionales, sectoriales y las personas delegadas, tienen la obligación de promover y dar seguimiento al análisis de los documentos; así como procurar mecanismos que permitan atender cualquier dificultad de comprensión. Igualmente, se tendrá como misión sistematizar la reflexión colectiva que se realice en el respectivo grupo de estudio. Para tal efecto gozarán del acompañamiento de las personas promotoras de la Unidad de Desarrollo Organizacional (UDO).




  1. Actividades entre sesiones plenarias: Entre cada una de las sesiones plenarias, los diferentes grupos de análisis podrán realizar actividades como miniforos, debates, sesiones de reflexión colectiva y otras actividades, que deberían ser calendarizadas para que la ANEP pueda brindar el apoyo que corresponda.




  1. Segunda sesión plenaria: En esta sesión, los diversos grupos de reflexión que participan en el IX Congreso Nacional de la ANEP, deberán plantear su análisis crítico de los documentos base; así como las propuestas que estimen pertinentes dentro de cada uno de los ejes temáticos. Estas propuestas y análisis deberían ser enviados, a más tardar, el día 17 de abril por vía electrónica, al correo congreso@anep.or.cr., de forma tal que iniciemos el trabajo con la sistematización de esos aportes. El objetivo fundamental de esta segunda sesión plenaria, es la retroalimentación de las diversas personas participantes del IX Congreso Nacional de la ANEP, a partir de la reflexión realizada luego de la primera sesión plenaria.




  1. Tercera sesión plenaria: Las personas participantes en el IX Congreso Nacional de la ANEP, podrán enviar sus propuestas concretas y análisis de cara a la tercera sesión, a más tardar el día 14 de agosto por vía electrónica al correo congreso@anep.or.cr. El objetivo fundamental de esta sesión plenaria, es llegar a conclusiones definitivas en cada uno de los ejes temáticos y propuestas de trabajo para desarrollarlas.




  1. Posible sesión final de trabajo: Existe la posibilidad, de ser necesario, que a partir de la reflexión desarrollada en la tercera sesión plenaria, se requiera la realización de una última sesión plenaria, la cual garantice la adopción de todas aquellas decisiones fundamentales sobre el quinto tema (organización del trabajo de ANEP), que es lo que en definitiva permitirá operacionalizar las conclusiones del IX Congreso Nacional de la ANEP.

LA HOJA ESTRATÉGICA DE LA ANEP

HORIZONTE UTÓPICO

La transformación de la sociedad, en aras de hacerla más justa, democrática e incluyente en todas sus dimensiones: económica, ambiental, política y sociocultural.



MISIÓN

Promover desde la clase trabajadora un Estado Social de Derecho equitativo e incluyente, con pleno respeto de los Derechos Humanos y del medio ambiente, a través de la reflexión, la propuesta y participación social, y el desarrollo de nuestra capacidad organizativa.



VISIÓN DE FUTURO

Interna:

Somos una organización político-sindical de carácter clasista y democrática, honesta y transparente cuya membresía ostenta una elevada conciencia social y de género. Nuestro accionar se basa en la solidez financiera y administrativa, el trabajo planificado y la eficiencia y eficacia de su equipo humano.


Externa:

ANEP es parte de un dinámico movimiento social de reconocida capacidad de interlocución e incidencia en la toma de las grandes decisiones nacionales y con una propuesta alternativa de desarrollo equitativo e incluyente.



ESTRATEGIA PRINCIPAL

Interactuar y construir alianzas con diferentes actores políticos y sociales que coincidan con nuestros fines y valores, incluyendo opciones político-partidarias o personalidades relevantes de la vida nacional, si las exigencias del momento histórico así lo determinan.



TEMA 1: EVOLUCIÓN DE LA ORGANIZACIÓN SINDICAL EN COSTA RICA: ¿CÓMO Y POR QUÉ LLEGAMOS HASTA AQUÍ?
¡Quién no sabe de donde viene, no sabe adonde va!, si quieres robarle a una persona su futuro, róbale la memoria, esa es la estrategia de los sectores dominantes con nuestro pueblo.

Mario Devandas Brenes



  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje