Página principal

Flexibilidad laboral propuestas de los candidatos a la presidencia seminario mdp 0 de la memoria al poder


Descargar 72.94 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño72.94 Kb.
2009-11-24

Flexibilidad laboral propuestas de los candidatos a la presidencia

SEMINARIO MDP 2.0 DE LA MEMORIA AL PODER

http://www.g80.cl/noticias/noticiacompleta.php?varbajada=6486

Mucho se habla por estos días de la "necesidad" de contar con una mayor flexibilidad laboral (léase facilidad para despedir trabajadores), bajo el pretexto de que dicha flexibilidad potenciaría la generación de nuevos empleos.

Sábado 28 de noviembre de 2009

10:00 hrs.

Hall edificio Editorial USACH

Alameda #2229

Metro República

Hoy, cuando el escenario político está copado por las elecciones que se avecinan, nos pareció pertinente preguntar a los candidatos presidenciales su opinión respecto de este tema, para lo cual hemos invitado a exponer a representantes de los comandos.

PROGRAMA

Sumate en Facebook

09:30 - 09:55 Inscripción y acreditación de los participantes;

10:00 - 10:10 Presentación del Seminario.-

Intervención de don Claudio Araya a nombre del Centro de Estudios MDP 2.0

10:15 - 10:45 Exposición introductoria al tema:

La Flexibilización Laboral: Orígenes, Contenidos e Implicancias.-

Intervención de don Mauro Castagno Ayala

Investigador del Centro de Estudios MDP 2.0

10:45 - 11:00 Pausa para el café

11:00 - 11:20 Posición de la Candidatura de don Marco Enriquez-Ominami respecto de la Flexibilidad Laboral. Expone don Luis Eduardo Escobar

11:20 - 11:40 Posición de la Candidatura de don Eduardo Frei Ruiz-Tagle respecto de la Flexibilidad Laboral. Expone don Cristóbal Huneeus

11:40 - 12:00 Posición de la Candidatura de don Jorge Arrate Mac Niven respecto de la Flexibilidad Laboral. Expone don Manuel Riesco

12:00 – 12:40 Preguntas de los Asistentes

12:40 – 12:45 Intervención de Cierre de don Luis Eduardo Escobar

Representante de la candidatura de don Marco Enrique-Ominami

12:45 - 12:50 Intervención de Cierre de don Cristóbal Hunneus

Representante de la candidatura de don Eduardo Frei Ruiz-Tagle

12:50 – 12:55 Intervención de Cierre de don Manuel Riesco

Representante de la candidatura de don Jorge Arrate Mac Niven

12:55 – 13:00 Cierre del Seminario a cargo de don Claudio Araya, representación del Centro de Estudios MDP 2.0.-

Manuel Riesco Larraín. Es Ingeniero Civil Industrial de la U. de Chile, Magister Ingeniería Industrial, Mención Economía, con post-grados en la U. de Chile y la Academia de Ciencias de la URSS. Desde 1981 es socio de CEP Consultores; desde 1999 ha sido consultor del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo; desde el año 2003 es Coordinador Externo de Investigación del United Nations Research Institute for Social Development, UNRISD, Ginebra; desde 1995 es el director de la Revista Encuentro XXI y Vicepresidente del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo, CENDA. Durante su prolífica vida profesional ha sido además miembro del Directorio Fundación Nacional para la Superación de la Pobreza (2004-2006) y Director de la Escuela de Ingeniería Comercial en la Universidad ARCIS (2000 -2003).

Luis Eduardo Escobar. Economista de la U. de Chile, Master en Economía y PhD (c) de la University of Maryland. Trabajó por más de 20 años en el Fondo Monetario Internacional. De regreso en Chile desde 2002, ha sido asesor del Ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre y de otras instituciones públicas. Ha sido director de empresas públicas y privadas. Actualmente trabaja como consultor independiente en temas económicos y financieros y colabora con la Fundación Chile 21. Panelista del Programa "El Primer Café" de la Radio Cooperativa.

Cristóbal Huneeus. Es investigador asociado a CIEPLAN. Sus áreas de especialización son economía laboral y políticas sociales. Hasta el 31 de Julio se desempeñó como Coordinador del Mercado del Trabajo del Ministerio de Hacienda donde coordinó el diseño y tramitación del Subsidio al Empleo y el Acuerdo Nacional Protección al Empleo y fomento a la Capacitación Laboral y la reforma del Seguro de Cesantía. Participó en el Consejo Asesor Presidencial para el Trabajo y la Equidad. Enseña en el Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile. Huneeus es Ingeniero Civil Industrial de la Universidad de Chile. Tiene un Magíster en Economía de la Universidad de Chile y es Doctor en Economía de Stanford.



www.mdp2punto0.cl

Presidenta Sindicato Tripulantes Lan: “Es un travesti político”

Domingo 15 de noviembre de 2009 | | LND Reportajes

La dirigente critica que el inversionista RN se vista con ropa ajena, aludiendo a la insistencia del candidato presidencial de la derecha por arrogarse un rol continuista de las medidas de protección social impulsadas por Bachelet. Por su experiencia en la aerolínea, nada cómoda por las prácticas laborales de la empresa, Gay no cree en sus promesas.

Líder sindical.- Arlette Gay forma parte del segundo sindicato más numeroso de Lan. Además participa en la International Transport Federation (ITF), que cuenta con 5 millones de afiliados a nivel mundial.

Se mueve de un lado a otro. Vuela constantemente por distintas partes del mundo y ocupa como puede las pocas horas que la empresa le otorga para dedicarse a la labor sindical.

A pesar de ello, durante el gobierno de la Presidenta Bachelet, lideró el proceso de la llamada Ley de Pilotos y Tripulantes de Cabina, que reguló sus condiciones laborales tras 15 años de intentos fallidos.

Arlette Gay, presidenta del Sindicato de Tripulantes de Cabina de Lan, considera que se logró sólo una parte del objetivo central.

“La jornada laboral se rebajó de un máximo de 16 horas a sólo 12, aunque se puede extender hasta 14 en situaciones extraordinarias. Pero lo fundamental es que ahora nos regimos por el Código del Trabajo como el resto de los chilenos, cuestión que antes no sucedía”, cuenta.

-¿Cuánto le falta a Lan para llegar a ser una empresa socialmente responsable en materia de condiciones laborales?

-En materia de seguridad, atención y servicios, la empresa está en un nivel bastante alto. Pero en condiciones laborales, Lan tiene una gran ventaja frente a su competencia: cuenta con mano de obra barata en Latinoamérica, cosa que no puede tener Air France, Lufthansa o British Airways, compañías con estándares europeos.

-¿Cree que en Lan existe una dicotomía entre lo que publicita y lo que sucede puertas adentro?

-Le falta mucho respecto de su responsabilidad social. Me parece curioso que no participe en el ranking de las mejores empresas para trabajar en Chile. Ni siquiera participa para que se le evalúe. Una compañía con sana conciencia no debería tener problemas.

-Un tema recurrente, como país, es la distribución de la riqueza. ¿Qué sucede en Lan?

-Con la crisis económica, que efectivamente golpeó a la compañía, Lan disminuyó su nivel de ganancias, pero en ningún caso perdió. Con ese argumento, las negociaciones sindicales de este año terminaron con reajuste salarial igual a cero. No se justifica si la empresa tuvo utilidades.

-¿Cuál es la situación de Lan a nivel sindical y ambiente laboral?

-En 2001, la empresa literalmente destruyó el sindicato de pilotos, que tenía una altísima adhesión, en medio de una negociación colectiva. Algunos fueron recontratados con el compromiso de no volver a sindicalizarse y otros tuvieron que irse del país, porque pelearse implica marginarse de casi toda posibilidad laboral. Fue devastador y aleccionador para el movimiento sindical. En el caso de los pilotos, recién este año se han comenzado a rearticular. Hace seis años, sin embargo, hubo un cambio en la política de la empresa respecto de los sindicatos. De una primera suavización de la posición empresarial, encontrando ciertos acuerdos, se ha llegado a tener una relación bastante menos conflictiva.

-¿Cómo te lo explicas?

-Relacionamos esto con la aparición de Sebastián Piñera como un personaje que puede tener relevancia dentro del ámbito político nacional. Siempre la prensa ha estado muy ávida de saber lo que ocurre en Lan. Aunque los trabajadores lo vemos muy poco, sabemos que está en el directorio de alguna manera. Desde que empezó a figurar como presidenciable, se ha suavizado bastante la forma en que nos tratan y hemos podido trabajar mejor y lograr mejores acuerdos. Lo están protegiendo, obviamente.

-¿Por qué podría convenir a Lan proteger a Piñera?

-Aunque Piñera y Lan son cosas distintas, en un nivel macro hay que entender que su figura ha sido clave en el éxito que la empresa ha tenido para ingresar a Perú y Argentina. Es de público conocimiento que Piñera fue y firmó los tratos con el Presidente Kirchner, lo mismo con el Presidente peruano. Igual en Colombia y Ecuador.

-Tiene una participación importante, entonces.

-Más que participar del día a día de la empresa, Piñera está en los momentos clave. Ahora no participa en el directorio, al menos nominalmente, pero está claro que está siempre presente y, si tiene que prestar su figura pública, que goza de cierto reconocimiento a nivel de cúpulas políticas, lo hace y acompaña a los Cueto en los grandes negocios. En ese sentido, para la empresa es importante resguardar la imagen de Piñera.

FREI Y PIÑERA

Arlette Gay forma parte del segundo sindicato más numeroso de Lan, compuesto por 750 personas. Además participa en la International Transport Federation (ITF) -que cuenta con 5 millones de afiliados a nivel mundial- como vicepresidenta del Comité Regional de la Mujer para América Latina y el Caribe, además de ser coordinadora nacional proyecto Lan, destinado a mejorar las condiciones laborales de los funcionarios del holding. La semana pasada, Gay se sumó a la campaña presidencial de Eduardo Frei en un acto realizado en San Miguel. Es uno de los rostros nuevos incorporados por el comando. En el evento, la dirigente compartió micrófono con el candidato y destacó la importancia de la materialización de una reforma laboral profunda.

-¿Por qué entró a la campaña de Frei?

-Siempre he sido una concertacionista crítica. No votaría por un candidato de la derecha y menos por Sebastián Piñera. Conozco su trayectoria desde hace mucho rato y, de una u otra forma, me he encontrado con él y su familia durante la vida. Cada encuentro me refuerza que estoy lejos de su pensamiento político.

-¿Qué representa?

-Lo mismo de siempre: la derecha liberal en lo económico que dejó la dictadura como herencia nefasta. Por eso, me llama mucho la atención que Piñera asuma el discurso de la Concertación respecto de la protección social, asegurando que mantendrá los programas implementados por la Presidenta Bachelet, porque eso no va con lo que él piensa.

-¿Qué crees que piensa?

-Él cree profundamente en el libre mercado, en la teoría del chorreo, en los equilibrios macroeconómicos que se dan solos y todos esos conceptos que estuvieron de moda. Por lo mismo, me extraña que diga que los derechos de los trabajadores son sagrados. Se desmiente a sí mismo con su historia política.

-¿Qué simboliza exactamente para ti?

-Un travesti político, porque hoy se viste con ropajes que no son suyos. Defiende los derechos laborales, pero tal cual como están hoy, lo que nos sirve muy poco. No está dispuesto a hacer ninguna reforma clara y explícita. De ahí mi interés de apoyar a Frei, porque es el único que está dispuesto a hacer la reforma que el movimiento sindical está pidiendo. Por lo demás, es el único que tiene la capacidad política para llevarla a cabo.

-¿Por qué MEO no?

-Por la carencia de un partido que lo respalde o, por lo menos, un movimiento. Los trabajadores habríamos esperado que los grandes cambios laborales vinieran en el gobierno de la Presidenta Bachelet, pero, por diversos factores, no se dio. Hasta ahora, Frei es el único que se ha comprometido con un cambio de fondo respecto de este código que arrastramos desde la dictadura. También es una deuda de la Concertación y, a estas alturas, ya no quedan pretextos para no reforzar los sindicatos, dar peso a la negociación colectiva, terminar con los trabajadores en huelga, una figura que existe sólo en este país.

-¿Por qué Frei podría hacerlo?

-Porque se comprometió y ha tenido reuniones con las multisindicales. Además, me parece que tiene claro que es la última vez que los trabajadores nos cuadramos con la Concertación. Los dirigentes sindicales estaremos detrás de él para que cumpla con su palabra.

-En el último debate transmitido por Canal 13, Sebastián Piñera otra vez fue cuestionado por mantener su participación en Lan. ¿Cree que debería vender sus acciones?

-Hace bastante tiempo. Su presencia sólo ha causado problemas a la empresa. Además, hay una incompatibilidad ética, porque los conflictos de interés le surgen en cada momento. La imagen de personajes como Berlusconi en Italia demuestra que no es saludable. No se puede tener un pie en la política y el otro en el mercado bursátil, porque Piñera se dedica más que nada a ser apostador de la bolsa. Es como si fuera al casino.

-Dijo que siente mucho cariño por Lan…

-Le creo, pero también es una empresa bastante rentable y un negocio atractivo. Me llama la atención que él señale que no se mete en la administración.

-Piñera ha destacado su rol de empresario como una virtud en su carrera a La Moneda…

-No lo veo. Lan puede ser una empresa exitosa y todo lo demás desde cierta perspectiva, pero esa es una imagen empresarial y, para mí, la administración de un país no tiene nada que ver con administrar una empresa. Son cosas completamente distintas, con otras finalidades y formas. Por eso, no me compro que alguien que es buen empresario puede ser buen administrador de un país.

-¿Existe persecución sindical en Lan?

-En términos generales, el sindicato que se porta bien es premiado y el que lo hace a la inversa, es castigado. De ahí que hemos visto el despido de ex dirigentes sindicales en Perú en el último tiempo. En Argentina, las presiones por sacar a dirigentes han sido muy fuertes. Pero allá el marco legal lo hace más difícil. Los sindicatos son más fuertes.

-¿Cómo es la situación de los dirigentes sindicales?

-Es bastante difícil. Nuestra opción práctica es conseguir las cosas a través del diálogo, siendo creativos, dando buenos argumentos. Aquellos dirigentes que optan por judicializar los casos luego de no poder resolverlos dentro de un plazo razonable, corren el riesgo de ser despedidos. Esto, en gran medida debido a que la Corte Suprema ha estado fallando sistemáticamente en nuestra contra. Tenemos el caso de los dirigentes del Sindicato de Mantenimiento, quienes lucharon por mucho tiempo en tribunales, ganaron en dos instancias y, finalmente, Lan decidió echarlos hace un mes y con el beneplácito del máximo tribunal, lo que es muy preocupante.

-Confiar en la justicia no parece muy auspicioso.

-Es una mala opción, porque lo que te están diciendo es que, si tomas esa vía, puedes perderlo todo. El mensaje que queda es que hay que arreglárselas dentro de un metro cuadrado.

Marco atacó a Piñera por derechos de los trabajadores y delincuencia

Lunes 2 de noviembre de 2009 / La Nación

El diputado ex PS recordó que el abanderado de la Alianza “promovió una amnistía (en favor de) gente que había matado a otros por sus ideas”

Dejando de lado su ácido discurso contra el abanderado de la Concertación, Eduardo Frei, el candidato presidencial independiente Marco Enríquez-Ominami apuntó ayer a la derecha y arremetió con todo contra su contrincante de la Coalición por el Cambio, Sebastián Piñera.

“Yo tengo diferencias con él de fondo, (porque) creo que desprecia el sistema de protección social. Él cuando fue senador se cruzó contra los derechos de los trabajadores. Piñera dice que está contra la delincuencia, no es cierto”, aseguró el parlamentario que junto a su esposa, Karen Doggenweiler, asistió al matinal de Canal 13, Viva la Mañana.

El diputado ex PS añadió que el empresario “promovió una amnistía (en favor de) gente que había matado a otros por ideas. Cuando se trata de sus amigos, él está dispuesto a todo, cuando se trata de los delincuentes está dispuesto a nada”.

Asimismo, Enríquez-Ominami hizo eco de las palabras emitidas la semana pasada en La Moneda por Iván Zamorano y aseguró que dará la pelea contra la delincuencia “a tiempo completo, pero con un foco en rehabilitación, no es suficiente ampliar las cárceles”.

ELECCIÓN DE INTENDENTES

Más tarde, Enríquez-Ominami se trasladó hasta la ciudad de San Antonio para firmar el compromiso presidencial regional “Yo voto por las regiones 2009”.

El documento, preparado por el Consejo Nacional para la Descentralización de Chile (Conarede), consta de 25 medidas estratégicas para establecer una política de descentralización y regionalización del país.

“Este compromiso no sólo busca redibujar Chile, sino que además traspasar poder, crear autoridades metropolitanas distintas y traspasarle a los municipios más atribuciones en algunos casos”, comentó.

El abanderado reiteró que en su gobierno no designará a los intendentes, sino que serán los ciudadanos los que elegirán a sus autoridades, “ya que los problemas de la gente se resuelven cerca de la gente y no por autoridades designadas desde Santiago”.

29 de Octubre de 2009 / Mostrador

Andrade llama al comando a "dejar de dispararse en los pies"

No debería haber un cambio en el planteamiento laboral de Frei si entra Velasco”

Aunque durante su gestión como ministro del Trabajo tuvo más de alguna controversia pública con el titular de Hacienda en temas como la negociación colectiva, Osvaldo Andrade no se espanta ante su posible incorporación a la campaña oficialista. Por el contrario, aclara que de concretarse este paso no influirá en el programa de gobierno de Frei porque su aporte pasaría más bien por capturar adherentes y votación, más que por influir en el área programática.

Sin perder el optimismo, el ex ministro del Trabajo y actual candidato a diputado por el distrito 29 -Puente Alto, La Pintana, Pirque y San José de Maipo-, Osvaldo Andrade, tiene la convicción de que si los equipos de Eduardo Frei no se siguen "disparando a los pies todos los días", el candidato oficialista puede llegar a La Moneda en los comicios de fin de año. Pausado, sin alteraciones, plantea que la política debe constituir un esfuerzo colectivo y que la Concertación no ha dado una buena imagen en ese aspecto últimamente.

En conversación con El Mostrador explica por qué considera un error político y electoral la polémica cita entre integrantes de los equipos de Frei y Marco Enríquez y entrega su impresiónacerca del eventual ingreso de quien fuera su principal contendor al interior del gabinete, Andrés Velasco, al comando del senador DC.

-Usted tuvo notoriedad pública como ministro del Trabajo, ¿Pero cómo ve desde su calidad de candidato, de partidario de Eduardo Frei, lo que está pasando en el comando?

-En lo que es más mi área todavía queda por hacer y en eso, evidentemente, Eduardo Frei me seduce mucho más. Su programa laboral es extraordinariamente más interesante que el de los otros candidatos. Y, desde el punto de vista de la campaña, creo que hay una buena oportunidad de ganar.

-¿Pese a lo que se ha visto hasta ahora?

-La preocupación que tengo es que parece que estamos haciendo todo lo contrario para obtener ese propósito. Si no se vislumbra una imagen de unidad férrea de la Concertación. el gran capital de la coalición, que es precisamente esta capacidad de dar gobierno a Chile, se diluye.

-¿Y qué se debería hacer?

-Lo que yo reclamo es una imagen, una conformación de un equipo de trabajo que se deje de dar balazos en los pies todos los días.

-¿Cómo la polémica acerca de la reunión entre los equipos de Frei y Marco Enríquez-Ominami?

-Me parece que eso es un error político y electoral grave. Electoral porque yo no puedo seducir a nadie en Puente Alto o La Pintana con la candidatura de Eduardo si hay adeptos de él que están conversando con otros candidatos. Le encuentro razón a Escalona cuando dice que una candidatura que no es capaz de bastarse a sí misma empieza a tener dificultades. Desde el punto de vista político también fue un error porque terminó siendo un bochorno, no tiene que ver con buenas o malas intenciones, cuando uno se involucra en una acción política que termina siendo un bochorno se equivocó y hay que asumirlo como tal. Y este error político me preocupa un poco más.

-¿Por qué?

-Porque la crítica que se ha hecho a la candidatura de Marco es que no constituye un esfuerzo colectivo. Es una candidatura que tiene que ver con una aventura personal. Puede ser exagerada, puedo no compartirla plenamente, pero no me cabe ninguna duda que no se constituye como un esfuerzo colectivo. Y lo que hacen los contertulios de esta conversación es, precisamente, generar una acción que no constituye un esfuerzo colectivo, prescinde de los partidos, prescinde del comando y, en consecuencia, lo único que genera es la misma conducta de la crítica que se le hace a Marco. Y creo que esto o lo hacemos entre todos, conversadito -como decimos en Puente Alto-, o mejor, desde la prudencia.

La política de los llorones

-¿No cree que la disputa entre Frei y ME-O puede impedir acuerdo para la segunda vuelta, porque están quedando demasiados heridos en el camino?

-Yo estoy aburrido de la política de los llorones. Aquí todo el mundo es llorón, todo el mundo es víctima de algo y buena parte de la candidatura de Marco tiene que ver con el lloriqueo permanente. Siempre se es víctima de algo, ‘me quieren aplastar, no me dejan hacer esto'. Ser víctima siempre rinde, pero cuidado, la sensatez de la gente siempre opera, por lo menos en el mundo que yo conozco, que es un mundo popular.

-¿Cómo lo haría usted?

-Esto hay que conversarlo inmediatamente después de la primera vuelta y con los resultados a la vista.

-¿Podría haber ánimo de conversar con lo dura que está siendo la campaña?

-Discúlpeme, no me cabe ninguna duda que va a haber no sólo ánimo de conversar, sino que la necesidad de conversar. La política se plantea desde los hechos. La Concertación fue capaz de reunir en su seno gente que había estado no sólo en controversias políticas, sino personales. Y, sin embargo, fuimos capaces de sobreponernos, porque teníamos un objetivo común. Si el objetivo común finalmente es derrotar a la derecha, no me cabe ninguna duda que al día siguiente del 13 de diciembre vamos a estar conversando.

-¿De dónde surge el objetivo común? Porque Enríquez-Ominami ha tratado de diferenciarse a toda costa de Frei y lo que representa su candidatura.

-¡Pero por supuesto, si él está compitiendo con Frei! Y me parece perfectamente lícito, pero también ha declarado que su propósito es derrotar a la derecha, a Piñera más específicamente.

-Con la campaña que está haciendo, ¿usted le cree?

-Yo siempre parto del principio de la buena fe, no tengo razones para dudar. Sí tengo dudas, pero desde mi racionalidad política.

-¿Cómo cuáles?

-Estoy seguro que Marco nunca quiso ir a primarias, es parte de su diseño de campaña. Yo nunca lo he creído, sinceramente, y no lo digo desde la mala onda, sino desde la racionalidad política. A él ir a primarias no le servía, al contrario, ¡por Dios que le ha servido! Y ahora tiene hasta al ex Presidente Lagos de aliado en esto de que ‘yo fui víctima de la maquinaria que me impidió...'. Eso le rindió mucho fruto electoral.

El déficit de la Concertación

-Como ministro del Trabajo usted fue un firme impulsor de iniciativas pro trabajadores y se vio como su principal contraparte al ministro Andrés Velasco. Ahora existe la posibilidad bastante real de que él se integre al comando. ¿Si esto se concreta cómo queda el programa de gobierno de Frei que es más progresista justamente en materias laborales?

-Mi tesis es muy simple, el gran déficit de los gobiernos de la Concertación tiene que ver con la desigualdad. De eso no tengo ninguna duda y hay amplio consenso. Mi tesis en materia laboral es que debiera conversarse de los temas de distribución de la riqueza entre quienes son parte de la construcción de esa riqueza: los trabajadores y los empleadores. Mi único punto es generar las condiciones para que esa sea una conversación simétrica, adecuada, equilibrada. Ese es mi planteamiento ético político. El programa de Eduardo Frei en materia laboral está expuesto, está escrito. No creo que a estas alturas debiera tener modificaciones, por el contrario probablemente se profundice más.

-¿Aún cuando ingrese Velasco al comando?

-En ese sentido, no veo que pudiera haber un cambio en el planteamiento programático de Frei. Ese planteamiento no se le ocurrió a él, sino que es el trabajo de un montón de gente que muestra, además, la diversidad de la Concertación y de la coalición. Desde ese punto de vista no lo siento como una amenaza.

-Se lo pregunto porque el programa, en esta materia en particular, se contradice fuertemente con los planteamientos que ha tenido Velasco.

-Lo que sucede es que si en el gobierno de la Presidenta Bachelet se dictaron 53 leyes laborales, se hizo con un gabinete en que eran ministros del Trabajo Osvaldo Andrade y de Hacienda Andrés Velasco y, en consecuencia, ese logro político lo debiéramos asumir entre todos.

-¿O sea que no prevé cambios en el discurso económico o social?

-No, porque los actores ya están planteados y la incorporación de ministros no tiene que ver con el área programática, tiene que ver más bien con el área operativa, el despliegue de campaña y, en consecuencia, no siento que la incorporación de otras figuras de reconocida trayectoria pudieran ir respecto del programa o de las ideas, sino que más bien respecto al tema de cómo se despliega la potencialidad de la candidatura de la Concertación para capturar adherentes y votación. Yo lo veo como una incorporación en ese ámbito, pero no en el otro. Por eso que, desde ese punto de vista, no me preocupa.

Alharaca


-A propósito, la derecha dice que Frei necesita bastones y que por eso está integrando a los ministros.

-En la candidatura de Michelle Bachelet, Ricardo Solari salió del Ministerio del Trabajo y se incorporó al comando...Me llama la atención, porque parece que sólo ahora esto se transformó en un problema. Creo que ésta es una alharaca y que haya gente que esté dispuesta a incorporarse a la campaña ¡cualquiera quisiera! Lo que encuentro una hipocresía tremenda es también la alharaca que se hace, porque algún ministro aparentemente estaría haciendo campaña con uso de fondos públicos.

-La intervención electoral que acusa la derecha.

-Sí, la intervención electoral vinculada al uso indebido de recursos públicos. Yo me pregunto ¿y los diputados y senadores que están involucrados en la campaña de Sebastián Piñera? ¿Quién les paga la bencina del auto cuando salen a hacer campaña? Porque hacen de eso un gran escándalo, porque (un subsecretario) fue en el auto o volvió en el auto ¿y cuándo Allamand, o cualquier otro, va a hacer campaña, la bencina la paga con plata de él o con vales del Congreso?

"Lo novedoso es Marco"

-Esta es la primera vez, desde el regreso a la democracia, que la Concertación enfrenta una presidencial en que la favorita es la derecha.

-No tengo ninguna duda que tenemos una campaña bastante más competitiva que las que habíamos tenido en otras ocasiones. Sin embargo, también nos hemos sobrepuesto a situaciones. La vez anterior tuvimos una pre primaria Alvear-Bachelet que generó bastante ruido, se dijeron cosas atroces -a propósito de lo que usted decía acerca de los "puentes"-, sin embargo, después no hubo ningún inconveniente en seguir trabajando juntos. Lo novedoso en esta elección es Marco. Entonces, ese es el gran desafío, además.

-¿Encantar al electorado de ME-O?

-Encantar al electorado que históricamente ha votado por la Concertación. Aquí tenemos una paradoja, que hoy día nadie puede decir que estamos peor que ayer y, en consecuencia, lo que tenemos que demostrar es que lo que hemos hecho ha sido gracias a los gobiernos de la Concertación. Y, al mismo tiempo, decirle cómo queremos seguir avanzando, en eso tenemos todavía un pendiente. Teniendo estás cosas tan claras y teniéndolas todos claro, el problema que tenemos es que no hemos sido capaces de generar una dinámica de campaña en esa lógica y, por el contrario, a lo único que nos hemos dedicado -insisto- es a pegarnos balazos en los pies. Todos los días a alguien se le ocurre alguna idea...

-¿Muchos asesores?

-Mucha iniciativa particular. Yo soy de aquellos de la matriz en que la política es un esfuerzo colectivo y éstos sugieren que antes de tomar alguna iniciativa las cosas se tienen que conversar, después tratar de que esta iniciativa constituya una masa crítica que la sostenga. Las iniciativas individuales, por muy loables que sean, normalmente terminan en fracaso, porque es vista por la gente como un conglomerado que ya no lo es y, en consecuencia, por qué le va a ofrecer a la ciudadanía las condiciones para seguir gobernando, si ni siquiera es capaz de controlar a sus propios actores. Mire, la gente está feliz con lo que ha hecho el gobierno de la Presidenta Bachelet y le garantizo que si fuera candidata votaría por ella probablemente el 90 por ciento, lo único que quieren es que vuelva a ser candidata. O sea, hay un reconocimiento objetivo.

-Eso no se ha traspasado al candidato.

-El punto es que a pesar de esta constatación que uno hace, el comentario es ‘pero ahora esto es una bolsa de gatos, pues'. Nadie entiende nada. Eduardo hace un tremendo esfuerzo, pero hay un conjunto de personas que se sienten llamadas a ser los salvadores de esta cosa y cuando se tiene esa mirada tan mesiánica que, desgraciadamente, se ha instalado en muchos en la política...

-¿Está pensando en alguien en particular?

-En muchos, desgraciadamente en muchos, y esto lo resolvemos entre todos o no tiene solución. Entonces, mi reclamo es cómo logramos empujar este caballo entre todos.

Las elecciones y la cuestión del empleo

Juan Carlos Moraga Fadel

19/10/2009

www.centroavance.cl

Desde los números rimbombantes y la propuesta de “pro-empleo” de flexibilización laboral de Piñera hasta la reforma laboral OCDE-ista de Frei, pasando por el “Chile justo y sustentable de MEO”, la propuesta más inmediata, y también más impactante a la hora de los votos, sigue siendo la de más trabajo, pero aún brilla por su ausencia la otra parte, la “cuestión valórica”, acerca de la necesidad de una reforma laboral que asegure no sólo más, sino por sobre todo mejor trabajo.

--------------------------------------------------------------------------------

"He sembrado dragones y cosechado pulgas" Karl Marx

En estas últimas semanas, la “cuestión valórica” ha cobrado un peso enorme en el debate político. Ya sea la unión civil entre homosexuales, ya sean las políticas de salud reproductiva o la vieja disputatio sobre el aborto, los candidatos chilenos se han permitido permitir la diversidad, llevando adelante discusiones que dejan traslucir lo abiertos, comprensivos y modernos que son.

Pero existe una cuestión valórica que se ha escapado: La cuestión del Trabajo.

El trabajo ha sido el gran ausente en este derroche de civilidad, republicanismo y respeto.

El Trabajo, con mayúscula, es una cuestión valórica, en un doble sentido, como diría el viejo Marx:

Por un lado por la vieja cuestión del valor-trabajo, es decir de cuánto vale, ya sea en metálico, ya sea a nivel simbólico, realmente el trabajo en nuestra sociedad, y como se da ese sutil entretejido de significaciones que otorga más “valor” a determinadas prácticas por sobre otras.

Por el otro, la relación que existe entre costos laborales, salario y pobreza en el actual patrón de crecimiento económico, relación que tiende a la acumulación excesiva, a la no distribución de la riqueza y a la reproducción de los patrones de exclusión.

Ahora bien, la utilización de la cuestión del empleo a nivel cuantitativo sí ha sido sobre explotada en esta campaña: la promesa generalizada de mejorar los niveles de empleo es uno de los lugares más recurrentes de los programas, promesas y eslóganes.

Esta promesa de “más trabajo” además ha sido planteada como una prioridad de “la gente común”, esa caracterización tan ambigua que suele servir de referente en los discursos políticos.

Desde los números rimbombantes y la propuesta de “pro-empleo” de flexibilización laboral de Piñera hasta la reforma laboral OCDE-ista de Frei, pasando por el “Chile justo y sustentable de MEO”, la propuesta más inmediata, y también más impactante a la hora de los votos, sigue siendo la de más trabajo, pero aún brilla por su ausencia la otra parte, la “cuestión valórica”, acerca de la necesidad de una reforma laboral que asegure no sólo más sino por sobre todo mejor trabajo.

Posiblemente esta cuestión es una de las grandes ausentes debido a que el proceso de redundar el estatuto laboral no sólo exige plantear si tal o cual exigencia de los trabajadores o empleadores es reconocida, sino hacernos las incómodas preguntas acerca del modelo productivo que llevamos adelante, del modelo de desarrollo, del optaron de acumulación y distribución y, por supuesto, del rol del Estado en todos estos asuntos.

Es una pregunta incómoda como toda aquella que implique regularización, y por ende intervención estatal, en un modelo económico de un neoliberalismo ortodoxo ya a destiempo.

La crisis financiera y económica mundial nos ha demostrado que la desregularizaciòn y el retroceso del Estado sólo implican economías cíclicas tendientes a la crisis y un mayor gasto Estado en políticas de salvataje.



El planteo acerca de la necesidad de “mejor trabajo” es imperante, por una cuestión social, por una cuestión económica, por una cuestión de gobernabilidad, e incluso, por una verdadera y profunda “cuestión valórica”.

Incluso, cuando el debate acerca de la reforma constitucional se ha apaciguado, es más que nunca urgente preguntarse por la necesidad de incluir un estatuto socio-laboral en la Constitución, que procure asegurar como garantía de cada ciudadano los principios fundamentales del trabajo y fortaleza el rol del Estado en las cuestiones laborales.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje