Página principal

Ficha artistica ficha tecnica


Descargar 19.48 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño19.48 Kb.
MANDERLAY PRESENTA:


FREAKS (La Parada de los monstruos)
FICHA ARTISTICA FICHA TECNICA

Reparto: Wallace Ford, Dirección: Tod Browning

Olga Baclanova, Leila Dirección Fotografía: Merrit B.

Hyams, Roscoe Ates, Gerstad

Harry Earles, Henry Victor, Guión: Willis Goldbeck, Leon

Daisy Earles. Gordon y Al Boasberg (argumento



Clarence A. Robbins)

Montaje: Basil Wrangell

Música:

Sinopsis: Hans, el enano del circo, se enamora Productora: Metro Goldwyn Mayer

de Cleopatra, una trapecista que se propone casar- Nacionalidad: EEUU

se con él, envenenarlo y quedarse una cuantiosa Año: 1932

herencia. Los amigos de Hans, los “freaks” del circo, Duración: 64 minutos

aplicarán su propia ley.




SOBRE FREAKS:


Cuando los productores propusieron a Tod Brodwing que hiciera una película de monstruos, para aprovechar el éxito económico de “Frankenstein”, no sabían que él tenía pensado utilizar “monstruos” auténticos, y lo que era peor, humanizándolos. La idea de utilizar esta historia fue de Harry Earles, amigo de Browning y que terminaría siendo el enano protagonista del film. Browning se tomó muy en serio el rodaje, a diferencia de “Drácula”, lo que se nota en el resultado, un film cinematográficamente muy clásico, donde utiliza los recursos cinematográficos de una forma tan sutil como exacta; y por otro lado argumental y visualmente muy moderno, con mezcla de géneros e imágenes muy impactantes, más cercano a los códigos actuales que a los de la época. La película se desarrolla como un cuento, donde se muestra la belleza de lo aparentemente horroroso (los “Freaks”) y con una simpleza argumental algo maniqueísta (la bondad de los monstruos y la maldad de los “normales”), su impactante final rompe el tono del relato, aumentando el terror que ya de por sí produciría solo. Los productores estaban horrorizados ante el resultado y temían lo peor. Esa falta de confianza no ayudó a la distribución de la película, que fue muy polémica. Hubo protestas públicas, los críticos fusilaron la película y los productores se negaban a defenderla. Primero fue mutilada por los censores, y poco después prohibida. En un intento desesperado los productores cortaron el film de los 90 minutos originales a los 60 actuales, para utilizarla en los pases dobles y así amortizar sus costes. Con todo el film no recuperó ni la mitad de sus costes y fue retirada de la circulación, durante años no se supo nada de ella y terminó en el olvido. En 1962 murió Tod Browning sin saber que su película más personal iba a ser recuperada. Ese mismo año en el festival de Venecia se hizo un ciclo especial sobre el principio del cine sonoro, una de las películas proyectadas era “Freaks”, que impactó en un público sorprendido ante lo que se había encontrado, esta vez la sorpresa vendría acompañada de admiración y una fuerte fascinación. El film empezó a ser reivindicado y a generar cierto culto sobre él. Poco a poco los críticos empezaron a valorarlo y a colocarlo como uno de los mejores films de la historia. Algunos, pocos, empezarían a valorar la importancia de Browning en el desarrollo del cine.

En la actualidad “Freaks (La parada de los monstruos)” es una de las películas más populares y mejor valoradas de principios del sonoro, y un referente universal a lo que se llama popularmente “cine de culto”. Y lo más importante, aún hoy mantiene fresca su capacidad de fascinación y perturbación, siendo capaz de impactar al espectador actual.


SOBRE TOD BROWNING:


Tod Browning (1880-1962) ya era un profesional experimentado cuando emprendió el rodaje de FREAKS (1932), se había iniciado en el cine con David Wark Griffith, padre del lenguaje cinematográfico, colaborando como actor y asistente de dirección en numerosas películas, entre ellas la monumental “Intolerancia”. Antes de entrar en el cine había trabajado en varios circos, participando en actividades muy diversas. Esta experiencia sería fundamental en la carrera del director. Pronto empezó a dirigir películas donde ya daba muestras por donde iría su carrera, títulos como “La muerte viviente”, “La mano quemada” o “Puppets” ya mostraban a un Browning preocupado por el lado oscuro y retorcido del ser humano. En 1915 tiene un accidente de trafico que lo desfigura y lo mantiene durante aproximadamente un año en el Hospital, en el accidente murió un actor amigo suyo y jamás se perdonó. A partir de entonces el cine de Browning se hace más retorcido y sádico, especialmente obsesionado con las mutilaciones. En 1918 entró en la “Universal” y conoció a Lon Chaney (actor) y a Irving Thalberg (productor), ambos muy importantes en su carrera. Irving Thalberg confió en él en los momentos más duros de su carrera, pues lo consideraba un gran director. Lon Chaney, conocido como “el hombre de las mil caras”, protagonista de las versiones mudas de “El fantasma de la Opera” o “El jorobado de Notre Dame”, se convirtió en su actor fetiche, entre ellos surgió una gran amistad, basada en una gran admiración mutua, juntos rodaron una serie de largometrajes que tuvieron bastante éxito comercial, donde se crearía la base del futuro “genero” de terror. Browning, culto y gran conocedor de la literatura gótica, se dejó influenciar por el expresionismo alemán, sobretodo por “El gabinete del Doctor Caligari”, dándole su toque personal: un argumento folletinesco (retorcido y poco sólido), personajes atormentados y/o mutilados y ambientación circense o gótica. Algunos de su films tenían fuertes elementos de intriga, adelantándose al cine negro, en la aplicación de luces y sombras de influencia expresionista en films supuestamente realistas. Con Lon Chaney rodó “La virgen de Estambul”, “Con la corriente”, “El trío fantástico”, “Maldad encubierta”, “La sangre manda”, “Garras humanas”, “Los pantanos de Zanzíbar” o “La casa del horror (London Alter Midnight)”, esta última la primera película de vampiros en EEUU, que fue un enorme éxito comercial y dicen que artístico, y que en la actualidad esta desaparecida. Durante esta época la muerte de su padre, el alcoholismo, la separación de su mujer y su afición por el esoterismo y las misas negras hacen de él un personaje complicado y misterioso, ganándose la desconfianza definitiva de los productores. El regreso de su mujer, el apoyo de una estrella como Lon Chaney y la confianza ciega de uno de los más importantes productores, Irving Thalberg, impidieron que dejara el mundo del cine en más de una ocasión. Pasa al cine sonoro con “La silla numero trece”, donde ya participa Bela Lugosi. Su siguiente película será una de las más importantes (pero no mejores) películas de la historia: “Drácula” (1931). La prematura muerte por cáncer de laringe de Lon Chaney entristece profundamente a Browning, que lo quería como protagonista, lo que provoca su vuelta a los problemas con el alcohol y el desinterés hacía el film. Para rematarlo los productores no le dejan montar el largometraje, por lo que reniega del resultado final. Aún así el film es un éxito enorme y provoca el surgimiento de todo un género cinematográfico: El cine de terror. El éxito de “Frankenstein” de James Whale, provoca que le pidan a Browning una película de monstruos. Este rueda “Freaks (la parada de los monstruos)” con freaks auténticos, la película genera una gran polémica con la emergente censura y resulta ser un rotundo fracaso comercial. Irving Thalberg tiene problemas cardiacos (moriría pocos años después) y el resto de productores colocan a Browning en la lista negra. El fracaso de “Freaks” es para ellos la gota que colmó el vaso y su carrera empieza a ir cuesta abajo, cada vez le costaba más encontrar proyectos y estos eran masacrados por la censura, aún así estrenó films interesantes, como “La mascara del vampiro” (un remake de “La casa del horror (London Alter Midnight)” con Bela Lugosi y Lionel Barrymore interpretando los personajes de Lon Chaney) y la mejor valorada “Muñecos infernales (The Devil Doll)”, con Lionel Barrymore, cuyos efectos especiales causaron sensación. Al dejar el cine se encerró en una mansión de Malibú, donde vivió como un misterioso ermitaño hasta su muerte, 20 años más tarde.

En su momento fue un director injustamente ignorado y menospreciado por la crítica, que lo consideraba poco más que morboso y enfermizo. Actualmente sigue siendo un director generalmente olvidado u obviado, que rara vez aparece en las listas de los mejores directores de la historia. Pero su influencia ha sido enorme, una de las más importantes. Indirectamente influenció al cine negro con la utilización de claroscuros expresionistas, y facilitó la existencia del genero de terror, siendo el principal precursor del cine de terror gótico, que no solo influenció a sus coetáneos de la Universal en los treinta, también ha influenciado al cine de la Hammer (Terence Fisher,…), a la serie B de los ochenta (John Carpenter,…) y a cineastas actuales tan importantes como David Cronenberg, David Lynch o Tim Burton.


Raúl Ruiz
SÁBADO 18 DE FEBRERO A LAS 18.30H

Centre Cívic Guinardó: Av Mare de Déu de Monstserrat 134. Metro L4 Guinardó


www.manderlay.tk


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje