Página principal

F. M., Prefecto emérito de la Congregación para las Causas de los Santos


Descargar 17.2 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño17.2 Kb.
SARAIVA MARTINS Card. José, C.M.F.

© www.catholicpressphoto.com

El Cardenal José Saraiva Martins, C.F.M., Prefecto emérito de la Congregación para las Causas de los Santos, nació el 6 de enero de 1932 en Gagos do Jarmelo, Diócesis de Guarda, Provincia de Beira Alta, en Portugal, de padres profundamente cristianos, Antonio Saraiva y Maria da Natividade Martins. Es el sexto de ocho hijos, de los cuales la hermana más pequeña, Sor Cassiana, es misionera en Angola.

Entró en el Seminario menor en octubre de 1944 y transcurrido el noviciado con los Padres Claretianos en Carvalhos, emitió la Profesión religiosa el 22 de agosto de 1950. En 1954 se establece en Roma (donde residirá siempre, estableciendo fuertes lazos afectivos con la Ciudad Eterna), y perfecciona los estudios teológicos, obteniendo la Licencia en Teología en 1957 por la Pontificia Universidad Gregoriana. Completó el currículo de estudiante consiguiendo la Laurea en teología por la Universidad de Santo Tomás de Aquino en 1958.

El 16 de marzo de 1957 fue ordenado sacerdote en la iglesia del Sagrado Corazón en Plaza Navona por Mons. Ettore Cunial, entonces Vice-Gerente de la Diócesis de Roma.

Desde muy joven cultivó un particular, casi ‘innato’ amor a la teología, y a los 26 años dio inicio a una brillante carrera docente. En el 1958, de hecho, es Profesor de Metafísica en el Seminario Mayor de la Provincia Italiana de los Claretianos, en la Casa de Marino. Sucesivamente será Profesor de Teología Fundamental y de Teología Dogmática de los Sacramentos en el Claretianum de Roma, afiliado a la Pontificia Universidad Lateranense. Ejerce este servicio de 1959 a 1969 cuando es llamado a enseñar Dogmática Sacramental en la Pontificia Universidad Urbaniana, en la que permanecerá hasta 1988. En esta prestigiosa Universidad Pontificia desarrollará una capacidad de trabajo fuera de lo común, mostrando un talento particular para el diálogo y las relaciones humanas con los estudiantes y colegas profesores. Sus destacadas aptitudes pedagógicas le valieron un rol de siempre mayores responsabilidades en el campo de la docencia universitaria.

Entre sus cargos académicos, de hecho, están el de Decano de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Urbaniana, de 1974 a 1977; Presidente del Comité de Decanos de las Facultades de Teología de Roma, de 1974 a 1977; Rector Magnífico de la Pontificia Universidad Urbaniana de 1977 a 1980, de 1980 a 1983 y de 1986 a 1988, rol que le dio la oportunidad de visitar numerosos Países del mundo misionero; Presidente del Comité de los Rectores de las Universidades y Ateneos Pontificios de Roma, de 1978 a 1983 y luego de 1986 a 1988.

Las líneas guía y la orientación fundamental de su servicio como Rector Magnífico de la Universidad Urbaniana fueron elevar el nivel de los estudios académicos, promoviendo siempre una mayor cualificación del cuerpo docente y buscando la promoción de las culturas de los diversos pueblos de los países de misión. A tal propósito su obra en favor de las culturas asiáticas, particularmente la china, le valió la Laura que le fue otorgada en 1977, con la que se convirtió en Doctor Honoris Causa en Filosofía y Letras por la «Fu Jen Catholic University» de Taipei, República China.

En calidad de Rector de la Urbaniana supervisó también la renovación de los Estatutos, de acuerdo con la Constitución «Sapientia Christiana» sobre las Universidades y Facultades eclesiásticas. Un empeño constante y notable del Rector Magnífico fue también el incremento del carácter misionero de la Universidad Urbaniana.

En el campo de la teología, el Profesor José Saraiva Martins ha producido unas veinte obras, entre libros y opúsculos, más de 250 artículos y escritos de carácter científico de diversos géneros publicados en diarios, periódicos, revistas internacionales y antologías. Entre su vasta producción ha ideado, dirigido y editado varias obras de antología, consideradas de alto valor en el campo de la investigación teológica: baste pensar a los tres volúmenes “Evangelización y cultura” de más de 1500 páginas, a “El anuncio del Evangelio hoy” comentario a la “Evangelii Nuntiandi”, de casi 1000 páginas, al comentario a la “Dives in misericordia” de más de 500 páginas, a los dos volúmenes “Credo in Spiritum Sanctum” de más de 1500 páginas.

Como teólogo, Saraiva Martins ha sido valorado, se han hecho recensiones de sus escritos y muchos de sus trabajos han sido citados en revistas científicas, culturales y periódicos con comentarios siempre positivos. Como prueba de esto sobresale, entre muchas otras, la valoración del teólogo de fama mundial Yves Congar, quien a propósito de los estudios publicados por José Saraiva Martins sobre la colegialidad episcopal, escribió desde Saulchoir en una carta inédita fechada el 30 de mayo de 1970: Saraiva tiene “en este campo, la mejor preparación que se puede tener hoy”.

El estudioso Saraiva Martins ha hecho cursos de especialización en Teología en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica (1964), y recibió el doctorado también en Filosofía por la Universidad «Gabriele d'Annunzio» de Chieti en 1980. Es Miembro de la Pontificia Academia Romana de Santo Tomás desde el 24 de noviembre de 1989.

Como parte de su dedicación y fecunda actividad organizó el Congreso Internacional sobre “Evangelización y Cultura” en octubre de 1975 en Roma, en la Pontificia Universidad Urbaniana. En octubre de 1977 organizó también un Congreso Internacional sobre “La Formación del misionero hoy”, y en marzo de 1982, en la Ciudad del Vaticano, un Congreso Internacional e Interconfesional de Pneumatología, en el que han participado los mejores teólogos de las distintas confesiones cristianas. En octubre de 1988 organizó un Congreso sobre “La Salvación hoy” y un Simposio Internacional sobre “Eucaristía y santidad”, en diciembre del 2000.

A lo largo de los años, han sido muchos los congresos celebrados en distintas partes del mundo en los que ha participado activamente con conferencias e intervenciones; ha dado más de veinte entrevistas que luego han sido publicadas en revistas y periódicos. Ha concedido otras 33 entrevistas a distintas emisoras de radio sobre diversos temas de interés eclesial, sin olvidar las numerosas homilías publicadas hasta el día de hoy, algunas de las cuales han aparecido en este diario.

El Santo Padre lo nombró Secretario Especial de la Sexta Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la “Reconciliación y Penitencia en la Misión de la Iglesia”, celebrado en 1983, donde trabajó con gran dedicación al lado del Relator General, Cardenal Carlo Maria Martini.

Su valiosa experiencia en esta gran reunión eclesial llevó al Santo Padre Juan Pablo II a nombrarlo Miembro del Consejo Post-sinodal de la II Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos para Europa, en 1999.

El 26 de mayo de 1988 el Santo Padre Juan Pablo II lo nombró Secretario de la Congregación para la Educación Católica, elevándolo al mismo tiempo a la dignidad de Arzobispo y asignándole la Iglesia titular de Tuburnica. Fue ordenado Obispo por el Cardenal Agostino Casaroli, entonces Secretario de Estado, el 2 de julio de 1988, en la Basílica de los Santos XII Apóstoles en Roma. Fueron co-consagrantes los Arzobispos Giovanni Battista Re, entonces Secretario de la Congregación para los Obispos, y Jan Schotte, en aquel tiempo Secretario General del Sínodo de los Obispos.

En el ámbito de la Curia Romana ya había prestado diversos servicios importantes. De hecho había sido Miembro de la Comisión de Teología, espiritualidad y animación misionera de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos; Consultor del Secretariado para los no Cristianos; Consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe; Consultor del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.

Junto con el cargo de Secretario de la Congregación para la Educación Católica fue también nombrado Consultor de la Congregación para los Obispos y del Pontificio Consejo para la Cultura; además fue nombrado Miembro del Pontificio Consejo de la Pastoral para los Migrantes e Itinerantes; Miembro del Pontificio Consejo para los Operadores Sanitarios; Miembro de la Comisión Interdicasterial para la formación de los candidatos a las Ordenes Sagradas; Miembro de la Comisión para una más equitativa distribución del clero en el mundo; Miembro de la Pontificia Comisión para América Latina.

Como Secretario de la Congregación para la Educación Católica ha contribuido a la formación de documentos de relevancia eclesial, como las “Orientaciones para el estudio y la enseñanza de la doctrina social de la Iglesia en la formación sacerdotal” del 30 de diciembre de 1988; la “Instrucción sobre el estudio de los Padres de la Iglesia en la formación sacerdotal”, del 10 de noviembre de 1989; “La formación de los futuros sacerdotes al apostolado familiar” y la “Ratio fundamentalis. Líneas fundamentales sobre la formación de los diáconos permanentes”.

Su trabajo al servicio de la Santa Sede en el Dicasterio para la Educación Católica lo ha puesto en contacto con los espinosos problemas que afligen a las Universidades Católicas y eclesiásticas de hoy, lo que exigió de su parte continuos encuentros, conferencias en todo el mundo, visitas personales a muchísimas Universidades y Escuelas católicas, Seminarios y Facultades Eclesiásticas.

En este servicio hace fructificar su maduración en el fascinante mundo de la formación juvenil, constante y principal atención de toda una vida.

El 30 de mayo de 1998 el Papa lo llamó a guiar la Congregación de las Causas de los Santos, y fue sucesivamente nombrado también Miembro de la Congregación para los Obispos (19 de noviembre de 1998); y Miembro de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (el 22 de abril de 1999).

En su calidad de Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos ha guiado a la Congregación a llevar a término muchas e importantes causas de Siervos y Siervas de Dios y Venerables, presentándolas al Santo Padre para la beatificación o canonización de los mismos. Entre estas causas, cabe mencionar la de la santa Faustina Kowalska, la de santa Edith Stein, de los santos mártires chinos, de santa Josefina Bakita, del beato Padre Pío, de los beatos Papa Pío IX y Papa Juan XXIII, de los beatos pastorcitos di Fátima -los niños más pequeños no mártires que han sido elevados al honor de los altares.

A lo largo de su vasto servicio a la Iglesia, además del trabajo desarrollado en el campo de la enseñanza académica y luego en la Curia Romana, ha ejercitado el ministerio pastoral los domingos y durante los tiempos libres que le permite su oficio, yendo de buena gana a muchas parroquias de Roma, sus alrededores y a diversas localidades italianas y del extranjero, invitado por párrocos, institutos religiosos y movimientos eclesiales.

Desde el 9 de julio del 2008 es Prefecto emérito de la Congregación de las Causas de los Santos.



El 21 de febrero del 2001, el Papa Juan Pablo II lo ha hecho Cardenal Diácono titular de la Iglesia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

Es Miembro:

  • De las Congregaciones: para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos; para los Obispos;

  • del Pontificio Consejo para los Operadores Sanitarios (para la Pastoral de la Salud);

  • de la Pontificia Comisión para el Estado de la Ciudad del Vaticano;

  • del Consejo Especial para Europa de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje