Página principal

Expiación, deseo y pecado Director Joe Wright


Descargar 9.31 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño9.31 Kb.
Expiación, deseo y pecado

Director Joe Wright
En esta película el pecado, el error, los celos, la maldad y otras miserias humanas toman una dimensión despiadada por el contexto sociofamiliar donde suceder. Sin embargo tanto odio e injusticia no llegan a apagar la pasión y el amor que cecilia y Robbie con esperanza y dolor viven.

Tenía razón Tolstoi cuando decía” pinta tu aldea y serás universal” nos enseñaba que el microcosmos y el macrocosmos se influencia. Pero cuando lo macro social, sea familiar o social, muestran su maldad, lo personal, es atacado despiadadamente, solo porque no se adaptan.

Bryony es una púber nacida en una familia adinerada que vive en un palacio rodeado de un atractivo parque., en su interior se viven hipócritamente los afectos. A ella le encanta escribir y ser aceptada por lo que hace. Pese a su frialdad su corazón inocente, pero turbulento, se ha enamorado de Robbie, el joven parquísta, inteligente que el padre de familia le prometió costearle la carrera de medicina considerado su empuje hacia el ascenso social. La melodramática Briony se tira a la laguna para que Robbie la salve, “gracias porque me salvaste la vida” le repite pretendiendo que el joven jardinero se conmueva, él lo considera un juego de mal gusto.

Los celos de esta púber se vuelven peligrosos cuando ve confusamente una escena donde Cecilia, su hermana mayor, se tira a la fuente en paños menores adelante de Robbie a rescatar una pieza de un jarrón familiar. Luego en otra escena ve a su hermana mayor con Robbie abrazados haciendo el amor. Todos tratan de disimular y esconder este romance dada la distancia entre clases sociales. Una de las más afectadas por esto es la madre de las chicas.

Llegan al palacio el hermano, mayor Lein con un amigo fabricante de chocolate. Viven además dos primas menores con una chica mucho mayor que parecía su hermana encargada de cuidarlas cansadamente, dado que ellos se quieren ir con sus padres y están molestas.

Quizá una de las escenas más importantes es cuando Lein hace una cena e invita a Robbie, y están todos sentados Bryony anuncia que las chicas se han fugado. El fabricante de chocolate propone ir a buscarlas. En la búsqueda otra vez Bryony sorprende en el bosque a una pareja haciendo el amor. Es la hermana de los chicos abrazada con alguien que sale disparando. Lo curioso que ella se da por violada y enseguida Bryony apoya su mentira con otro “yo vi quien fue, Robbie?

Combinan ambas en hacer la denuncia a la policía de perverso sexual. Pero lo peor de todo que la familia arma la escena, llama a la policía, Bryony jura que lo vio a Robbie violándola, su madre lo aprueba, el chocolatero (el verdadero autor de la relación sexual) hipócritamente lo denuncia. Viene un juez traído por el poder económico de la familia y todos se disponen a condenar y esperar al delincuente, que fue el único que se dispuso encontrar las chicas. Obviamente vuelve con ellas y se encuentra sorpresivamente con el tribunal que ya lo juzgó sin escucharlo. Todo el sistema familiar, la policía y la justicia complotados en buscar un culpable sabiendo hipócritamente que se buscaba separar a Robbie de Cecilia. Esta última desconcertada cuando se lo llevan preso, le dice en el oído “te amo”, ella no creyó pero no lucho.

Creo que pasan 6 años y a Robbie le dieron a elegir o ir a la guerra o seguir preso, él buscando la libertad va al frente. Casualmente se cruza con Cecilia que también va ala guerra como enfermera. Ambos se reencuentran y la esperanza de volverse a encontrar al final de la guerra es la fuerza de vivir. Esto es imposible porque ambos mueren.

La película continua pero según la novela (“su última novela”) de “la embustera” y celosa Bryony, porque ya arrepentida busca expiar sus pecados diciendo la verdad, en forma de autobiografía. Solo cambia en la novela que los amantes no mueren se reencuentran como pareja viviendo humildemente pero felices.

En este mundo se puede vivir en la mentira y la injusticia, pero nos trasmite una duda ¿se puede alcanzar así la felicidad real? O no queda otra que aceptar que la paz y la felicidad solo se logran en la honestidad y el amor.

Las escenas de guerra no son casualidad, es en las playas de Dunkerke que se ven soldados desesperados, heridos y moribundos que nadie atiende, esperando los barcos que los lleven a Londres. Estas escenas horribles de la guerra muestran otra vez la maldad de un sistema que busca solo el poder de uno sobre otros. ¿Qué poder? Todo poder que nos permita alcanzar la falsa felicidad a costa del dolor de otros. Hay un fondo de esperanza en el amor sin fronteras que Cecilia y Robbie encarnan.

La irresponsabilidad de la mentira, las ideologías fanáticas y el complot de los sistemas hipócritas, hacen un daño alienando la vida, frustran todo sueño y hacen irreparable los deseos. Sin embargo en medio de la guerra, la miseria familiar y social, siempre aparecen gestos que simbolizan esperanzas orientadas hacia una vida mejor en paz y felicidad.


Octavio Fernández Mouján

Febrero 2008



http://www.psicoanalisisabierto.com


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje