Página principal

Exp: 99-001412-0166-la res: 2006-00984


Descargar 73.28 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño73.28 Kb.

Exp: 99-001412-0166-LA

Res: 2006-00984

SALA SEGUNDA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las diez horas diez minutos del veinticinco de octubre del dos mil seis.


Proceso ordinario establecido ante el Juzgado de Trabajo del Segundo Circuito Judicial de San José, por JOHNNY ABURTO CÁRDENAS, cédula 5-171-0115, FERNANDO AGUILAR DÍAZ, cédula 3-199-1102, MIGUEL ALVARADO ORLICH, cédula 1-563-0719, GONZALO ÁLVAREZ ÁLVAREZ, cédula 1-453-995, VERA JULIETA AMADOR DEBERNARDI, cédula 1-650-459, ROY ARAYA ARAYA, cédula 1-866-145, ZAHIRA LILLIANA ARAYA OROZCO, cédula 3-253-883, RONALD M. ARAYA VALLEJOS, cédula 1-770-878, LEONEL ARCE LOAIZA, cédula 1-565-477, GEORGINA ARRIETA GUZMÁN, cédula 3-260-088, ALEXANDER ARRIOLA CRUZ, cédula 6-197-824, KAREN AZOFEIFA MONGE, cédula 1-556-716, ÁLVARO BARQUERO VEGA, cédula 1-717-126, MARITZA BARRANTES ALPÍREZ, cédula 1-602-608, ROSIRIS BOLAÑOS MURILLO, cédula 1-783-025, RODOLFO BONILLA CERVANTES, cédula 1-465-552, CYNTHIA BRENES GUTIÉRREZ, cédula 6-237-473, MARIAMALIA BULGARELLI MORA, cédula 1-599-077, DANILO BURGOS ROJAS, cédula 1-572-524, AMABLE BUSTAMANTE HERNÁNDEZ, cédula 1-694-569, CARLOS FRANCISCO CALVO SOLANO, cédula 1-698-579; LAURA CALVO ZÚÑIGA, cédula 1-719-839, JUAN CARLOS CAMPOS MAYORGA, cédula 1-692-836, LUIS GERARDO CASCANTE HERNÁNDEZ, cédula 1-371-847, EDUARDO CASTILLO CHAVARRÍA, cédula 1-642-574, YESENIA CASTRO GONZÁLEZ, cédula 1-682-337, WALTER CASTRO QUESADA, cédula 1-453-812, ANA LUISA CASTRO ROMERO, cédula 1-579-417, SIRLENY CHACÓN VARGAS, cédula 1-811-880, MIMI CHAN RODRÍGUEZ, cédula 6-137-864, NORMAN CHAVES CALDERÓN, cédula 1-635-242, JUAN CARLOS CHAVES CORTÉS, cédula 1-585-214, EMILIO CHAVES MONGE, cédula 3-271-877, ALEXANDER CORDERO CÉSPEDES, cédula 1-732-096, ALEXIS CORRALES BARBOZA, cédula 1-572-554, ALLAN CORTÉS MORA, cédula 1-764-118, RAFAEL CRUZ MELÉNDEZ, cédula 3-188-092, JUAN RAFAEL DÍAZ SEGURA, cédula 1-352-843, IVÁN FRANCISCO DUARTE BLANCO, cédula 9-085-844, RAFAEL DURÁN ZAMORA, cédula 2-187-058, VÍCTOR ESQUIVEL BENAVIDES, cédula 4-096-178, MANUEL ESTRADA MORA, cédula 9-073-647, ROGELIO FAERRÓN ÁNGEL, cédula 9-029-172, ROCÍO FALLAS MONGE, cédula 1-551-172, BLANCA ROSA FALLAS ZAMORA, cédula 1-671-867, MARVIN FERNÁNDEZ VALVERDE, cédula 1-506-871, LUIS FERNANDO FERNÁNDEZ CHAN, cédula 6-097-535, JORGE LUIS FONSECA MÉNDEZ, cédula 2-322-012, VILMA GAMBOA MORALES, cédula 1-664-146, CARLOS GARITA MOYA, cédula 1-533-587, ANA MARÍA GARRO CHAVES, cédula 4-146-801, SOFÍA GODÍNEZ BLANCO, cédula 5-222-915, MARCO GÓMEZ FLORES, cédula 1-782-470, MARÍA ESTER GONZÁLEZ FONSECA, cédula 1-721-248, GUISELLE GONZÁLEZ MATAMOROS, cédula 1-603-294, ISRAEL GONZÁLEZ MÉNDEZ, cédula 1-694-265, JOSÉ HUMBERTO GRANADOS ROJAS, cédula 1-503-342, EDGAR GUADAMUZ MUÑOZ, cédula 5-114-980, MARÍA GABRIELA GUTIÉRREZ ZELEDÓN, cédula 1-836- 953, MALOU GUZMÁN QUESADA, cédula 1-676-413, VÍCTOR HERNÁNDEZ ACUÑA, cédula 1-416-042, MARCO E. HERNÁNDEZ ÁVILA, cédula 1-662-069, GRACE HERNÁNDEZ LORÍA, cédula 1-486-602, ROCÍO HERNÁNDEZ MORELLI, cédula 1-742-961, YAMILETH HIDALGO CHAVES, cédula 1-617-635, JUDITH HUERTAS GUILLÉN, cédula 1-730-540, ZURIMA HURTADO LAIN, cédula 1-796-301, AÍDA RITA INDUNI HIDALGO, cédula 1-531-355, ROCÍO JIMÉNEZ ARGUEDAS, cédula 2-453-959, ENRIQUE JIMÉNEZ CHACÓN, cédula 1-729-951, ELVIS JIMÉNEZ GUTIÉRREZ, cédula 5-215-623, PATRICIA JIMÉNEZ MORA, cédula 1-737-912, ANA PATRICIA JIMÉNEZ RODRÍGUEZ, cédula 1-552-461, LUIS JIMÉNEZ VALVERDE, cédula 1-515-283, JEANS PETER KOFOED GALLOWAY, cédula 1-354-982, CARLOS EDUARDO LEITÓN SOLANO, cédula 1-407-748, SANDRA EMILIA LÓPEZ CORRALES, cédula 1-589- 748, ÓSCAR HUMBERTO LÓPEZ JIMÉNEZ, cédula 1-487-733, ISAÍAS LÓPEZ LARA, cédula 5-204-275, MANRIQUE LÓPEZ SOTO, cédula 2-406-055, EMERSON MACHADO CRUZ, cédula 6-220-073, LISBETH MADRIGAL CASTRO, cédula 1-746-657, ISMAEL MADRIGAL PALACIO, cédula 1-573-005, MARCO MARTÍNEZ ZUMBADO, cédula 4-139-735, PAUL MATA ARIAS, cédula 1-453-896, ROY MAC DONALD BOURNE, cédula 7-035-973, ALONSO MEDINA MEDINA, cédula 7-103-448, JOSÉ ARTURO MENA ARIAS, cédula 1-653-783, JOSÉ ROBERTO MOLINA ARAYA, cédula 1-627-626, LILLIAM MARÍA MONGE BERMÚDEZ, cédula 1-428-107, JULIO A. MONGE MONGE, cédula 1-547-690, VÍCTOR HUGO MONTOYA GUZMÁN, cédula 1-542-952, GUILLERMO MORA UREÑA, cédula 1-401-008, ÓSCAR MARIO MORALES BERROCAL, cédula 1-797-490, EDWIN ALBERTO MORALES MARTÍNEZ, cédula 6-121-336, ANA LUCÍA MORALES ROLDÁN, cédula 3-245-119, CARMEN MORALES SÁNCHEZ, cédula 3-247-020, JUAN CARLOS MORENO ARAYA, cédula 1-505-951, MAXIMILIANO MORENO CALDERÓN, cédula 1-484-355, JOHN MORRIS MORRIS, cédula 7-029-794, EMILIO MOYA CASTILLO, cédula 1-315-102, HENRY MURILLO GATGENS, cédula 9-013-132, LILLIANA OBALDÍA GONZÁLEZ, cédula 1-525-803, WARNER ORTEGA GONZÁLEZ, cédula 1-683-310, FRANCINI PICADO QUIRÓS, cédula 1-604-507, RODOLFO PIEDRA CALVO, cédula 1-441-456, GEOVANNI PORTILLA CAMPOS, cédula 1-611-113, JORGE QUESADA MONCADA, cédula 1-518-053, JORGE RAMÍREZ FONSECA, cédula 3-271-184, MARCO A. RETANA MORA, cédula 1-494-235, GUISELLE RIVERA SÁNCHEZ, cédula 1-885-582, MARÍA GABRIELA RODRÍGUEZ ÁLVAREZ, cédula 5-171-637, DAVID RODRÍGUEZ BENAVIDES, cédula 1-775-910, VICENTE RODRÍGUEZ CENTENO, cédula 5-185-650, JOSÉ ANTONIO RODRÍGUEZ MÉNDEZ, cédula 6-073-097, LUCÍA ROJAS CAMPBELL, cédula 1-717-173, JIMMY ROJAS CASTILLO, cédula 1-626-786, CARLOS ROJAS CORDERO, cédula 1-504-932, ELIZABETH ROJAS LARÍN, cédula 9-045-557, SILVIA ELENA ROJAS MADRIGAL, cédula 1-674-157, MARTÍN ROJAS VILLALTA, cédula 1-654-859, MARCO VINICIO SALAS QUESADA, cédula 1-507-096, ERIKA ELENA SALAZAR DÍAZ cédula 1-888-131, ZULAY SÁNCHEZ JIMÉNEZ, cédula 3-276-317, CECILIA SANCHO CALVO, cédula 3-272-278, VERA TATIANA SANCHO VARGAS, cédula 1-742-255, SHEIDY VIRGINIA SANDÍ CORRALES, cédula 1-472-401, ARMANDO SARMIENTO MENESES, cédula 3-205-732, GENARO ALONSO SEGURA CALDERÓN, cédula 1-724-781, RONALD GERARDO SEGURA CHEN, cédula 1-578-062, CARLOS WILLIAM SIBAJA MURILLO, cédula 5-132-661, ROBERTO SOLÉ VALERIO, cédula 1-763-555, SERGIO SOLERA MATA, cédula 3-264-606, CARLOS E. SOTO MONTERO cédula, 1-451-531, MARÍA INÉS SOTO ROJAS, cédula 1-765-773, DANIEL R. ULLOA QUIRÓS, cédula 1-373-736, ALFREDO UNFRIED ROVELO, cédula 7-035-313, RODOLFO VALVERDE MENDIETA, cédula 1-658-957, RÓGER VARGAS BLANCO, cédula 1-743-513, SUSANNE VARGAS HERRERA, cédula 1-958-964, VANESA VARGAS RODRÍGUEZ, cédula 1-723-082, ARMANDO VÁSQUEZ CARRANZA, cédula 2-414-701, JOHNNY VÁSQUEZ CHAVES, cédula 1-524-556, JAVIER FRANCISCO VEGA ZÚÑIGA, cédula 1-475-904, CARLOS VILLALOBOS RODRÍGUEZ, cédula 4-142-452, UVER VILLALOBOS ROJAS, cédula 2-282-456, JORGE VILLARREAL BOGARÍN, cédula 9-010-888, JAVIER VÍQUEZ ALFARO, cédula 4-114-428, GUISELLE VÍQUEZ JIMÉNEZ, cédula 1-701-122, LUIS FERNANDO ZAMORA JIMÉNEZ, cédula 1-574-141, GUILLERMO ZELEDÓN CHINCHILLA, cédula 1-695-790, MARIO ZÚÑIGA CASTRO, cédula 1-773-047, MARCO A. ZÚÑIGA PEREIRA, cédula 1-623-717, HORACIO JAFET ZÚÑIGA SALAS, cédula 1-472-579, contra el BANCO CENTRAL DE COSTA RICA, representado por su apoderado generalísimo Óscar Rodríguez Ulloa. Actúan como apoderados especiales judiciales; de los actores, el licenciado Luis Guillermo Herrera Castro, divorciado y vecino de San José, y del señor Javier Francisco Vega Zúñiga la licenciada Ana Gabriela Peña Valle, soltera y vecina de Heredia; y del demandado; la licenciada Rocío Amador Hasbun, soltera y vecina de San José. Todos mayores.

RESULTANDO:

1.- El apoderado especial judicial de los actores, en escrito de demanda de fecha catorce de junio de mil novecientos noventa y nueve, promovió la presente acción para que en sentencia se condene al demandado a que se les otorgue a sus represenados la misma valoración que se aplica a los cargos de la Superintendencia de Pensiones, tienen el derecho de percibir el mismo salario base que corresponde desde el mes de febrero de 1996, que se les reconozcan todas las diferencias salariales y que por estar sujetas a un mismo régimen jurídico laboral afectan los componentes salariales, así como el pago de intereses y ambas costas del proceso.

2.- El apoderado generalísimo de la parte demandada contestó la acción en los términos que indicó en el memorial de fecha veinticinco de febrero del dos mil y opuso las excepciones de falta de derecho, la genérica de sine actione agit y prescripción.

3.- La jueza, licenciada Elena María Kikut Clavo, por sentencia de las once horas un minuto del diez de julio del dos mil tres, dispuso: “Con fundamento en lo expuesto, citas legales invocadas se declara con LUGAR, la presente demanda, establecida por Aguilar Díaz Fernando, Alvarado Orlich Miguel, Gonzalo Álvarez (sic), Amador Debernardi Vera Julieta, Araya Araya Roy, Araya Orozco Zahira Lilliana, Araya Vallejos Ronald, Arce Loaiza Leonel, Arrieta Guzmán Georgina, Arriola Cruz Alexander, Azofeifa Monge Karen, Barquero Vega Álvaro, Barrantes Alpírez Maritza, Bolaños Murillo Rosiris, Bonilla Cervantes Rodolfo, Brenes Gutiérrez Cynthia, Bulgarelli Mora Marianela, Burgos Rojas Danilo, Bustamante Hernández Amable, Calvo Solano Carlos Francisco, Calvo Zúñiga Laura, Campos Mayorga Juan Carlos, Cascante Hernández Luis Gerardo, Castillo Chavarría Eduardo, Castro González Yesenia, Castro Quesada Walter, Castro Romero Ana Luisa, Chacón Vargas Sirleny, Chan Rodríguez Mimi, Chaves Calderón Norman, Chaves Cortés Juan Carlos, Chaves Monge Emilio, Cordero Céspedes Alexander, Corrales Barboza Alexis, Cortés Mora Allan, Cruz Meléndez Rafael, Díaz Segura Juan Rafael, Duarte Blanco Iván Francisco, Durán Zamora Rafael, Esquivel Benavides Víctor, Estrada Mora Manuel, Faerrón Ángel Rogelio, Fallas Monge Rocío, Fallas Zamora Blanca Rosa, Fernández Valverde Marvin, Fernández Chan Luis Fernando, Fonseca Méndez Jorge Luis, Gamboa Morales Vilma, Garita Moya Carlos, Garro Chaves Ana María, Godínez Blanco Sofía, Gómez Flores Marco, González Fonseca María Ester, González Matamoros Guiselle, González Méndez Israel, Granados Rojas José Humberto, Guadamuz Muñoz Edgar, Gutiérrez Zeledón María Gabriela, Guadamuz Quesada Malou, Hernández Acuña Víctor, Hernández Ávila Marco E., Hernández Loría Grace, Hernández Morelli Rocío, Hidalgo Chaves Yamileth, Huertas Guillén Judith, Hurtado Lain Zurima, Induni Hidalgo Aída Rita, Jiménez Arguedas Rocío, Jiménez Chacón Enrique, Jiménez Gutiérrez Elvis, Jiménez Mora Patricia, Jiménez Rodríguez Ana Patricia, Jiménez Valverde Luis, Kofoed Galloway Jeans Peter, Leitón Solano Carlos Eduardo, López Corrales Sandra Emilia, López Jiménez Óscar Humberto, López Lara Isaías, López Soto Manrique, Machado Cruz Emerson, Madrigal Castro Liseth, Madrigal Palacio Ismael, Martínez Zumbado Marco, Mata Arias Paul, Mac Donald Bourne Roy, Medina Medina Alonso, Mena Arias José Arturo, Molina Araya José Roberto, Monge Bermúdez Lilliam María, Monge Monge Julio A., Montoya Guzmán Víctor Hugo, Mora Ureña Guillermo, Morales Berrocal Óscar Mario, Morales Martínez Edwin Alberto, Morales Roldán Ana Lucía, Morales Sánchez Carmen, Moreno Araya Juan Carlos, Moreno Calderón Maximiliano, Morris Morris John, Moya Castillo Emilio, Murillo Gatgens Henry, Obaldía González Lilliana, Ortega González Warner, Picado Quirós Francini, Piedra Calvo Rodolfo, Portilla Campos Geovanni, Quesada Moncada Jorge, Ramírez Fonseca Jorge, Retana Mora Marco A., Rivera Sánchez Guiselle, Rodríguez Álvarez María Gabriela, Rodríguez Benavides David, Rodríguez Centeno Vicente, Rodríguez Méndez José Antonio, Rojas Campbell Lucía, Rojas Castillo Jimmy, Rojas Cordero Carlos, Rojas Larín Elizabeth, Rojas Madrigal Silvia Elena, Rojas Villalta Martín, Salas Quesada Marco Vinicio, Salazar Díaz Erika Elena, Sánchez Jiménez Zulay, Sancho Calvo Cecilia, Sancho Vargas Vera Tatiana, Sandí Corrales Sheidy Virginia, Sarmiento Meneses Armando, Segura Calderón Genaro Alonso, Segura Chen Ronald Gerardo, Sibaja Murillo Carlos William, Solé Valerio Roberto, Solera Mata Sergio, Soto Montero Carlos E., Soto Rojas María Inés, Ulloa Quirós Daniel, Unfried Rovelo Alfredo, Valverde Mendieta Rodolfo, Vargas Blanco Roger, Vargas Herrera Susanne, Vargas Rodríguez Vanesa, Vásquez Carranza Armando, Vásquez Chaves Johnny, Vega Zúñiga Javier Francisco, Villalobos Rodríguez Carlos, Villalobos Rojas Uver, Villarreal Bogarín Jorge, Víquez Alfaro Javier, Víquez Jiménez Guiselle, Zamora Jiménez Luis Fernando, Zeledón Chinchilla Guillermo, Zúñiga Castro Mario, Zúñiga Pereira Marco A., Zúñiga Salas Horacio Jafet, representados por su Apoderado General Judicial Dr. Luis Guillermo Herrera Castro, cédula 9-014-164 contra Banco Central representado por Bernardo Alfaro Araya, mayor, casado Ingeniero Civil, cédula 1-602-093. Debe el demandado cancelarle a los actores la diferencia del salario base, a partir del nueve de febrero de mil novecientos noventa y seis hasta primero de julio de mil novecientos noventa y nueve, fecha en que se dio el contenido presupuestario para el pago de lo acordado en el acta de sesión 4980-98 de nueve de diciembre de mil novecientos noventa y ocho. Se rechaza la excepción de prescripción. También se rechaza la defensa de falta de derecho. Sobre la genérica de sine actione agit, comprensiva de la de falta de derecho, falta de legitimación activa y pasiva y la de falta de interés, se rechazan las de falta de legitimación en sus dos modalidades y la de falta de interés, no se resuelve la de falta de derecho porque esta fue resuelta en forma independiente. Debe el demandado pagar los intereses legales a partir de la presentación de la demanda hasta la firmeza de la sentencia, calculándose al tipo legal establecido en el artículo 1163 del Código Civil y sus Reformas, de acuerdo con los títulos de depósito a seis meses plazo, establecidos por el Banco Nacional de Costa Rica. Son las costas a cargo de la demandada las que se fijan en un veinte por ciento del total de la condenatoria de conformidad con los artículos 221 y siguientes del Código Procesal Civil. Se advierte a las partes que, esta sentencia admite el recurso de apelación, el cual deberá interponerse ante este Juzgado en el término de tres días. En ese mismo plazo y ante este órgano jurisdiccional también se deberán exponer, en forma verbal o escrita, los motivos de hecho o de derecho en que la parte recurrente apoya su inconformidad; bajo el apercibimiento de declarar inatendible el recurso. (Artículos 500 y 501 incisos c) y d); (sic) votos de la Sala Constitucional números 5798, de las 16:21 horas, del 11 de agosto de 1998 y 1306 de las 16:27 horas del 23 de febrero de 1999 y voto de la Sala Segunda número 386, de las 14:20 horas, del 10 de diciembre de 1999). Publicado en el Boletín Judicial número 148 del viernes tres de agosto del 2001, circular de la Secretaría General de la Corte Suprema de Justicia número 79-2001”.

4.- La parte accionada apeló y el Tribunal de Trabajo, Sección Primera del Segundo Circuito Judicial de San José, integrado por los licenciados Luis Fdo. Salazar Alvarado, Mayita Ramón Barquero y Guillermo Bonilla Vindas, por sentencia de las ocho horas veinte minutos del treinta de marzo del presente año, resolvió: “Se declara que en los procedimientos no se observan defectos u omisiones causantes de nulidad o indefensión y, en lo que fue objeto de recurso, se revoca la sentencia apelada, se acoge la excepción de falta de derecho y se declara sin lugar la demanda en todos sus extremos petitorios, resolviéndose la litis sin especial condenatoria en costas”.

5.- La parte actora formuló recurso, para ante esta Sala, en memorial presentado el veintinueve de mayo del año en curso, el cual se fundamenta en las razones que de seguido se dirán en la parte considerativa.

6.- En los procedimientos se han observado las prescripciones de ley.

Redacta el Magistrado Vega Robert; y,

CONSIDERANDO:

I.- ANTECEDENTES: El 16 de junio de 1999, el apoderado especial judicial de los actores formuló demanda laboral para que en sentencia se declarara: a) que por ocupar sus representados puestos cuyas características son sustancialmente iguales en cuanto a factores de habilidad (preparación académica, experiencia y conocimientos específicos), esfuerzo y responsabilidad (toma de decisiones, manejo de fondos, trascendencia de la decisión, supervisión ejercida) a los de algunos cargos de la SUPEN y pertenecer a un mismo régimen jurídico, laboral y salarial, tienen derecho a que se les otorgue la misma valoración que se aplica a los cargos de la Superintendencia de Pensiones; b) que como consecuencia de lo anterior, sus representados tienen el derecho a percibir el mismo salario base que corresponde desde el mes de febrero de 1996, fecha a partir de la cual se generaron las distorsiones aludidas; c) que como resultado de lo dicho en las pretensiones anteriores los actores tienen el derecho desde el mes de febrero de 1996 hasta su efectivo pago a que se les reconozcan todas las diferencias salariales que resulten de la equiparación salarial con respecto a los funcionarios de la SUPEN y que por estar sujetas a un mismo régimen jurídico laboral afectan todos los componentes salariales; d) que el accionado debe pagar las diferencias salariales desde febrero de 1996 hasta el efectivo pago, cuyos cálculos y ajustes se determinarán en ejecución de sentencia; e) que sobre las sumas a que en definitiva resulten condenados los demandados, deben pagar los intereses de ley hasta su efectivo pago; y f) que se obligue al demandado al pago de ambas costas. Como fundamento de su pretensión afirmó que la Superintendencia General de Entidades Financieras y la Superintendencia de Pensiones, en lo sucesivo SUGEF Y SUPEN, respectivamente, órganos de máxima desconcentración adscritos al Banco Central, según lo dispone la Ley N° 7558, se rigen en lo que les es aplicable por un mismo régimen jurídico, presupuestario y sobre todo, están sujetos a un único Manual del Sistema de Clasificación de Puestos, vigente en el Banco Central desde junio de 1989, el cual está en función de un mismo régimen salarial. Indicó que la SUGEF tiene entre sus atribuciones el control de las entidades financieras tanto públicas como privadas, teniendo bajo su responsabilidad a más de cien organizaciones financieras públicas y privadas. Señaló que el régimen de responsabilidad a la cual queda sujeto la SUGEF, es el mismo que corresponde a la SUPEN, sin embargo, desde el punto de vista funcional, la SUPEN tiene menos instituciones bajo su supervisión. Expuso que la Junta Directiva del Banco Central, mediante el artículo 5° de la sesión número 4859, celebrada el 9 de febrero de 1996, acordó dar por recibido el “Informe sobre los Objetivos, funciones, estructura organizacional, plataforma informática, presupuesto y programa de actividades para el año 1996 de la Superintendencia de Pensiones”, con el objeto de sustentar el presupuesto de la SUPEN. Asimismo, que con la aceptación de dicho informe, la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica estableció una valoración diferente para algunas clases de puesto de la SUPEN con características y requisitos similares a plazas de la SUGEF, aspecto que alteró sensiblemente el principio técnico de equidad interna y de diferenciación relativa institucional. Afirmó que a consecuencia del régimen diferenciado establecido por la Junta Directiva del Banco Central, se generaron desde esa fecha, febrero de 1996, diferencias sustanciales entre los salarios básicos y consecuentemente en el salario total de los funcionarios de ambas superintendencias, lo que indica consta en el cuadro adjunto, documento N° 4. Aseveró que el 22 de mayo de 1998 sus representados dirigieron una nota al señor Rafael E. Quesada, Director de la Dirección General Administrativa, y solicitaron la correspondiente equiparación con respecto a los funcionarios de la SUPEN, quien dio respuesta el 1° de junio de 1998 (oficio DGAD-204-98), disponiendo que no estaba dentro de su competencia tomar tal decisión. Dijo que el 9 de junio de ese año sus poderdantes, representados por Maximiliano Moreno Calderón y Javier Vega Zúñiga hicieron entrega de una nota adjuntando las firmas de sus mandantes, en la cual solicitaban la respectiva equiparación salarial, y como respuesta la Superintendente Maggie Breedy Jalet, mediante oficio del 23 de junio de 1998, comunicó que no tenía competencia para resolver dicha petición. Agregó que el 13 de junio de 1993, nuevamente sus representados, esta vez con un poder otorgado a él, solicitaron la equiparación salarial al Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero, o en su defecto se diera por agotada la vía administrativa, la que fue desestimada. Señaló que la Administración Superior del Banco Central de Costa Rica ha hecho manifiestas las diferencias entre algunas clases de puestos de la SUGEF y la SUPEN, tal y como -indica- demuestra con los documentos que aporta, 11, 13 y los solicitados en el N° 14, y ha homologado las clases de puestos a que se refiere la demanda. Afirmó que en el Oficio S.3121, del 14 de diciembre de 1998, suscrito por el Licenciado Jorge Monge Bonilla, Secretario General de la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (documento 11), se indicó: “Lo anterior procura corregir las distorsiones presentes en la actualidad en materia de clasificación y valoración de puestos, de modo que las clases de puestos cuyas características sean sustancialmente iguales en cuanto a factores de habilidad (Preparación académica, experiencia y conocimientos específicos); esfuerzo, responsabilidad (toma de decisiones, manejo de fondos, trascendencia de la decisión, supervisión ejercida), sean asignadas a una misma categoría de sueldo. También en Oficio G/N 073 del 24 de febrero de 1999, enviado por la Gerencia General del Banco Central de Costa Rica a la Lic. Ana Matilde Bolaños A., Auditora Interna de la SUGEF, relacionada con el proceso de homologación, del que se transcribe lo siguiente: “El mecanismo técnico de homologación de clases de puestos no surge como una opción simple para incrementar los salarios de los cargos ubicados en el tramo profesional y ejecutivo, sino de la necesidad de introducir en el sistema remuneraciones del Banco Central y sus Organismos de Desconcentración Máxima, principios de consistencia y uniformidad valorativa a clases de puestos que teniendo características y requisitos similares, tienen asignada una categoría salarial diferente, conllevando así a distorsiones técnicas improcedentes y susceptibles de reclamos administrativos y legales”. Oficio RH-1333 del 17 de noviembre de 1998 del Departamento de Recursos Humanos del Banco Central de Costa Rica, del cual se extrae lo siguiente (documento pedido como 14): “Las creaciones, asimismo, de la Comisión Nacional de Valores (hoy Superintendencia General de Valores) y de la Superintendencia de Pensiones, han propiciado la existencia de clases de puestos sustancialmente iguales en sus características y requerimientos de ingreso”. “La estructura de puestos que aprobó la Junta Directiva para la nueva Superintendencia de Pensiones (SUPEN), creo las nuevas clases de Intendente 1, 2, 3, 4, y 5 con categorías que se ubicaron de las 15 a la 23 de la Escala Regular de Salarios, y que abarcan campos financieros, de control institucional, de informática, y de estudios especiales. Entendemos que por razones de competitividad interna, esto es procurar la atracción externa de personas y de funcionarios de otras dependencias del Banco, los cargos de Intendente fueron presupuestados como Intendente 3 categoría 18. Las características de esa clase y requisitos de ingreso no difieren de las asignadas a un cargo profesional ubicado en categoría 14 del ente Rector, y aún comparándolas con las de Ejecutivo de Área o Jefe de Sección, que ostenta la categoría 16, podemos inferir que son menores, porque además de la complejidad y responsabilidad de las tareas profesionales, tienen a su cargo la administración de recursos humanos, presupuestarios y administrativos. Existe aquí una evidente igualdad en las características de las clases de puestos del Banco Central y de la SUPEN, pero desigualdad con respecto a las valoraciones asignadas. Es necesario realizar, luego de concretar la homologación de las clases de puestos, estudios técnicos que permitan ajustar la valoración de los cargos que están causando distorsiones en la SUPEN, a efecto de asignarles la valoración que realmente corresponda” (folios 1 a 12). El Superintendente General de Entidades Financieras, con facultades de apoderado generalísimo sin límite de suma del Banco Central de Costa Rica, contestó en forma negativa la demanda, y opuso las excepciones de prescripción, falta de derecho y la genérica de sine actione agit, las cuales solicitó acoger y declarar sin lugar la demanda, con sus costas a cargo de quien la promovió. Alegó que en fecha 22 de mayo de 1998, un grupo de funcionarios de la SUGEF, dirigió nota a la entonces Dirección General Administrativa del citado órgano, para solicitar “una equiparación individual con la estructura organizacional y de puestos de la SUPEN, que cierre la brecha originada, ya que a todas luces no existe una diferenciación entre las funciones desempeñadas por los funcionarios de ambas Superintendencias”. Adujo que a criterio de estos servidores, la brecha tiene su origen en el acuerdo tomado por la Junta Directiva del Banco Central, en sesión 4859, artículo 5, celebrada el 9 de febrero de 1996, cuando se aprobó una estructura organizacional y de puestos para la Superintendencia de Pensiones con plazas, cuyas funciones, responsabilidades y requisitos son los mismos que el Manual de Clasificación de Puestos de la Institución establece para las clases de puestos ubicados en la serie “Fiscalización Bancaria”. Afirmó que mediante Oficio DGAD-204 del 1° de junio de 1998, el Lic. Rafael E. Quesada A., contestó la anterior solicitud comunicando que no era posible para él atender esa gestión por cuanto la misma “desborda las responsabilidades y atribuciones del cargo que ostento, toda vez que la política salarial y sus consecuencias presupuestarias, por ley, están reservadas en otros niveles jerárquicos”. Indicó que en vista de la respuesta recibida, los señores Maximiliano Moreno Calderón y Javier Vega Zúñiga, en su supuesta condición de representantes del resto de funcionarios de la SUGEF que firmaron la anterior solicitud, presentaron nota fechada 9 de junio de 1998, dirigida a la Lic. Maggie Breddy J., Superintendente General de Entidades Financieras, para que sea ella quien conozca su reclamo. Dice que esta funcionaria atendió la petición citada en Oficio SUGEF 3407 del 23 de junio de 1998, comunicándoles que “no es facultad de este Despacho resolver dicha solicitud, por cuanto trasciende la esfera de sus competencias”. Añadió que con fecha 30 de junio de 1996, los mismos funcionarios Vega Zúñiga y Moreno Calderón, se apersonaron ante el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero para que se pronunciara acerca de su gestión, por lo que consultó el criterio jurídico de su Asesor en esos momentos, Lic. Alfonso Guzmán Ch, por lo que en Oficio PDC-078, del 24 de septiembre de 1998, se pronunció: “… De la documentación tenida a la vista no hay demostración de que los servidores de SUPEN y de SUGEF, en cuanto concierne a lo reclamado, efectúen labores absolutamente iguales, en idénticas condiciones de eficiencia. Es lógico suponer (y así acontece en la realidad) que muchas de las labores ejecutadas por empleados al servicio del Banco y de sus órganos desconcentrados tengan un común denominador de responsabilidades y funciones en cada categoría ocupacional, pero también sucede que los cargos poseen características particulares que, por su especificidad, determinan variaciones en cuanto a la valoración de cada puesto …”. Agregó que el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiera, mediante Artículo 7, del Acta de la Sesión N° 42, celebrada el 30 de septiembre de 1998, acogió la recomendación del Asesor Legal, y acordó declarar agotada la vía administrativa. Por otra parte, que la Junta Directiva del Banco Central, en la oportunidad que acogió el informe referido lo hizo apoyado en el estudio técnico originado en la unidad administrativa correspondiente, conforme al cual se evidencia que si bien algunas de las clases de puestos de la Superintendencia de pensiones posee características “similares” a las plazas de la SUGEF, tal similitud no significa igualdad o identidad, de ahí que algunas de esas plazas fueron valoradas con algún nivel superior a las de la SUGEF. Asimismo, que el fundamento o razón de ser de la homologación durante el curso del año 1999, en el Banco Central de Costa Rica, lejos de originarse en las razones que indica el representante legal de los actores, tuvo como propósito eliminar las diferencias que por clasificación de puestos habían entre los funcionarios de la clase profesional del Banco Central de Costa Rica, en relación con sus iguales en los órganos desconcentrados (folios 99 a 109). En la sentencia de primera instancia, N° 2362, de las 11:01 horas del 10 de julio de 2003, el Juzgado de Trabajo del Segundo Circuito Judicial de San José, declaró con lugar la demanda. Obligó a la parte accionada a cancelar a los actores la diferencia del salario base, a partir del nueve de febrero de mil novecientos noventa y seis hasta el primero de julio de mil novecientos noventa y nueve, fecha en que se dio el contenido presupuestario para el pago de lo acordado en el acta de sesión 4980-98, de nueve de diciembre de mil novecientos noventa y ocho, intereses legales a partir de la presentación de la demanda y hasta la firmeza de la sentencia, y ambas costas, fijando las personales en el veinte por ciento de la condenatoria (folios 284 a 304). El señor Juan E. Muños Giró, en su calidad de Intendente General de Entidades Financieras y apoderado generalísimo sin límite de suma del Banco Central de Costa Rica formuló recurso de apelación (folios 307 a 346). El Tribunal de Trabajo, Sección Primera, del mismo Circuito Judicial, en Voto N° 096, de las 8:20 horas del 30 de marzo de 2006, revocó la sentencia apelada, y declaró sin lugar la demanda en todos sus extremos, resolviendo sin especial condenatoria en costas (folios 353 a 366).

II.- AGRAVIOS: El apoderado de los actores muestra inconformidad con lo resuelto en la instancia precedente, y en concreto reclama: a) que el ad quem considera que no es hasta que se promulga la Ley Reguladora del Mercado de Valores, 7732 del 17 de diciembre de 1997, publicada el 27 de enero de 1998, en que se debe reconocer a los actores el derecho al cambio en la escala profesional y no de manera retroactiva “pues antes de aquella data, no existía un verdadero acto legal-administrativo que así lo declarara, a pesar de que, con base en el principio laboral de la primacía de la realidad pudiera tener derecho, por lo anteriormente declarado” (considerando VI). Indica que el a quo tiene por demostrado que antes de enero de 1998, fecha de publicación de la Ley 7732, sí existieron diferencias de salarios entre los funcionarios de la SUGEF, donde laboran sus representados, y los de la SUPEN, y que a pesar de ello, se niega a reconocer un retroactivo bajo el argumento de orden administrativo de que con anterioridad no existía un acto legal-administrativo que lo justificara, y aquí, se produce precisamente el yerro del Tribunal. Agrega que es importante recuperar el argumento central del Juzgado de Primera Instancia, en la sentencia que declaró con lugar la demanda por considerar que a partir del 9 de febrero de 1996, cuando se crea la estructura organizacional y de puestos de la SUPEN, comenzó un trato diferenciado en la clasificación de los puestos entre profesionales iguales en las dos Superintendencias (SUGEF-SUPEN), no obstante pertenecer ambas al Banco Central, distorsión que fue avalada por las autoridades superiores, pues tenían conocimiento de la misma. Aduce que es evidente que las funciones profesionales que realizan sus representados son sustancialmente las mismas que efectúan los profesionales ubicados en las clases de puestos de Intendente de la SUPEN, incluso, en aquél momento, los funcionarios de la SUGEF tenían mayores responsabilidades por el número de entidades bajo su control y supervisión. Se pregunta ¿entonces en qué se basa el Tribunal de segunda instancia para considerar que no existe un “acto legal-administrativo”?, qué quiere decir el a quo con este concepto, dado que no lo explica?. Alega que existe un evidente yerro, porque el principio de legalidad a que hace referencia, refiriéndose al empleo en la administración pública, no sólo se fundamenta en normas del derecho público, sino también, en un bloque de normas contenidas en la Constitución Política (artículo 33 y 57), y en el Código de Trabajo (artículos 1, 2, 4, 11, 14, 18). Señala que no se puede hacer un deslinde absoluto entre el régimen laboral privado y el régimen laboral público, pese a los criterios que sostienen los administrativistas, porque por encima de las leyes ordinarias están no sólo la Constitución, sino los convenios de la O.I.T. ratificados por Costa Rica, que regulan todo lo relativo al trabajo, como por ejemplo el Convenio N° 100 sobre igualdad de la remuneración de 1951, que obliga a los patronos (públicos y privados) a aplicar dicho principio. Dice que el criterio del a quo es el mismo que hubiera considerado un juez contencioso administrativo, y que de mantenerse, la jurisdicción laboral se desvirtuaría completamente y perdería sentido su existencia para dirimir conflictos entre empleados y funcionarios públicos con sus patronos públicos. Añade que el principio de legalidad significa la cualidad de lo que es conforme a la ley en su sentido más amplio y se aplica no sólo al Estado, sino en general a todos, pues la legalidad “expresa así conformidad al derecho y es sinónimo de regularidad jurídica” (Georges Vedel, Derecho Administrativo, E. Aguilar, 1980, p. 219). Afirma que obviamente en las relaciones de empleo público se aplican normas del Derecho Público, pero también normas y principios del derecho del trabajo, razón por la cual las fuentes de los derechos y las obligaciones no pueden ser ubicadas en un sólo régimen, pues ello distorsionaría la realidad establecida desde 1949, por lo que la jurisdicción laboral y la tutela que esta brinda a los sujetos involucrados en las relaciones laborales son de rango constitucional y es el norte que debe conducir a los jueces de trabajo, ya que lo que ha ocurrido es que el Derecho del Trabajo lo han confrontado con dicha tesis impulsada por la doctrina administrativista, para hacer prevalecer un régimen estatutario, con lo cual se termina debilitando las bases esenciales del Derecho del Trabajo, y por ende, todo el sistema de justicia laboral, por lo que solicita a la Sala corrija el yerro que impugna en el recurso. Cita que el Banco Central desde el año 1988, dispuso un régimen general en materia de Clasificación y Valoración de puestos, aprobado por la Junta Directiva de ese Banco en sesión 4316-88, artículo 26, celebrada el 7 de septiembre de 1988, y que desde esa fecha hasta el presente solamente existe un régimen en esta materia para todos los funcionarios y empleados. Agrega que no obstante que la Ley Reguladora del Mercado de Valores N° 7732 del 17 de diciembre de 1997, publicada el 27 de enero de 1998, autorizó a las superintendencias para hacer ajustes y variaciones salariales, en la práctica se sigue manteniendo un régimen único, ya que la realidad se ha impuesto y no es posible que estos órganos de desconcentración máxima decreten escalas salariales diferentes, con lo cual se alteraría la realidad laboral y se podrían generar grandes conflictos laborales en el seno del Banco Central. Señala que si nos ubicamos en la fecha en que se creó la SUPEN, 9 de febrero de 1996, nos damos cuenta de que existía un único régimen en materia de valoración y clasificación, establecido por la Junta Directiva del Banco Central desde 1988, y que, al autorizarse el funcionamiento de la SUPEN con diferentes clases de puestos y con una mejor valoración, pese a la igualdad de las funciones profesionales establecidas en dicha escala salarial, se alteró ese régimen de parte del Banco Central, por lo que indica cabe preguntarse si esa situación autorizada o permitida por el Banco Central, genera alguna obligación de pago de las diferencias reclamadas por sus representados, durante el período comprendido entre el 9 de febrero de 1996, fecha en que se inicia la SUPEN y las distorsiones salariales, y el 1° de julio de 1999, en que el Banco Central corrige las distorsiones salariales y acuerda hacer una homologación mediante acuerdo de Junta Directiva N° 4980-98. Aduce que el acto legal-administrativo que echa de menos el Tribunal, es precisamente el incumplimiento de ese régimen único establecido para todos los funcionarios del Banco Central, incluidas las superintendencias. De estos actos agrega surge una obligación laboral a cargo del Banco Central impuesta por los artículos 33 y 57 de la Constitución Política, el Convenio 100 de la O.I.T. y las normas del Código de Trabajo, que es una ley de orden público, que regula el principio de igualdad de trato en materia salarial, artículos 162 y 167, de forma que el ad quem esperaba encontrar un acto específico de la Junta Directiva del Banco reconociendo su error y ordenando el pago correspondiente del período antes indicado, lo que casi nunca ha ocurrido en la administración pública, pues esta se resiste por lo general a reconocer los derechos laborales de los trabajadores, sobre todo cuando se trata de juicios colectivos, y los obligan innecesariamente a la vía jurisdiccional, la cual lamentablemente es muy lenta. Afirma que la obligación jurídica del Banco nació desde el momento en que reconoció la distorsión salarial a favor de los funcionarios de la SUPEN, y al crear una situación de desigualdad contraria al régimen único establecido por la Junta Directiva: escala salarial única, manual de clasificación y valoración de puestos únicos, vigente desde 1988, diferencias que constituyen el principal presupuesto para el nacimiento de la obligación de pago del Banco, como es una situación de antijuridicidad, que puede surgir de hechos o acciones (positivas) o de omisiones (negativas). En consecuencia, solicita se case la sentencia recurrida, y en su lugar se acoja la demanda en todos sus extremos, con costas a cargo de la parte accionada (folios 374 a 381).

III.- ACERCA DE LOS SERVIDORES DEL ESTADO: El apoderado especial judicial de los demandantes alega que el Tribunal incurrió en yerro, pues a pesar de que se comprobó que antes de enero de 1998 existieron diferencias de salarios entre los funcionarios de la SUGEF, donde laboran sus representados, y los de la SUPEN, se negó a reconocer el retroactivo pretendido. Esto, bajo el argumento de orden administrativo de que con anterioridad no existía un acto legal-administrativo que lo justificara, ignorándose por completo la jurisdicción laboral y sus principios rectores, y que tiene reconocimiento constitucional (artículo 70 de la Constitución Política), el mismo que hubiera considerado un juez contencioso administrativo, y que de mantenerse en esta sede, la jurisdicción laboral se desvirtuaría y perdería sentido su existencia para dirimir conflictos entre empleados y funcionarios públicos con sus patronos públicos, pues si bien en las relaciones de empleo público se aplican normas del Derecho Público, también normas y principios del Derecho del Trabajo, por lo que las fuentes de los derechos y obligaciones no pueden ser ubicadas en un solo régimen, pues ellos distorsionaría la realidad establecida desde 1949. Agrega que el principio de legalidad a que hace referencia, respecto al empleo en la administración pública, no sólo se fundamenta en normas del Derecho público, sino en un bloque de normas contenidas en la Constitución Política, por lo que no se puede hacer un deslinde absoluto entre el régimen laboral privado y el laboral público, porque por encima de las leyes ordinarias está no sólo la Constitución Política, sino los convenios de la O.I.T., ratificados por Costa Rica que regulan todo lo relativo al trabajo, como el Convenio 100, sobre igualdad de remuneración de 1951, que obliga a los patronos (públicos y privados) a aplicar dicho principio. Aduce que de este modo la jurisdicción laboral y la tutela que brinda a todos los sujetos involucrados en las relaciones laborales son de rango constitucional y este es el norte que debe conducir a los jueces de trabajo; sin embargo, lo que ha ocurrido es que el Derecho del Trabajo lo han confrontado con dicha tesis, impulsada por la doctrina administrativista, para hacer prevalecer un régimen estatutario, con lo cual se termina debilitando las bases esenciales del Derecho del Trabajo y por ende, todo el sistema de justicia laboral, yerro que espera la Sala corrija. Invoca que el acto legal administrativo que echa de menos el Tribunal, es precisamente el incumplimiento de ese régimen único establecido para todos los funcionarios del Banco Central, incluidas las superintendencias, de donde surge una obligación laboral a cargo del Banco Central, impuesta por los artículos 33 y 57 de la Constitución Política, el Convenio 100 de la O.I.T. y las normas del Código de Trabajo, que regulan el principio de igualdad de trato en materia salarial. Discute que la obligación jurídica del Banco nació desde el momento en que reconoció la distorsión salarial a favor de los funcionarios de la SUPEN, y que al crear una situación de desigualdad contraria al régimen único establecido por la Junta Directiva: escala salarial única, manual de clasificación y valoración de puestos únicos, vigente desde 1998, estas diferencias constituyen el principal presupuesto para el nacimiento de la obligación de pago del Banco, como es una situación de antijuridicidad, que puede surgir de hechos o acciones (positivas) o de omisiones (negativas). Tales reproches no resultan de recibo, pues en nuestro medio existe un régimen de empleo de naturaleza pública, regido por el Derecho Público y con principios generales propios, distintos a los del Derecho Laboral, e incluso contrapuestos a éstos, aplicable a todos los servidores del Estado. Conviene hacer acopio de la consolidada doctrina jurisprudencial, de raigambre constitucional, voto N° 1696-92, que consideró:

XI En opinión de la Sala, entonces, los artículos 191 y 192 de la Constitución Política, fundamentan la existencia, de principio, de un régimen de empleo regido por el Derecho Público, dentro del sector público, como ha quedado claro del debate en la Asamblea Nacional Constituyente y recoge incipientemente la Ley General de la Administración Pública. Este régimen de empleo público implica, necesariamente, consecuencias derivadas de la naturaleza de esa relación, con principios generales propios, ya no solamente distintos a los del derecho laboral (privado), sino muchas veces contrapuestos a éstos. Obviamente, la declaración contenida en esta sentencia abarca la relación de empleo que se da entre la administración (o mejor, administraciones) pública y sus servidores, más en aquellos sectores en que hay una regulación (racional) que remita a un régimen privado de empleo, la solución debe ser diferente. En esos casos, se daría un sometimiento a los procedimientos de arbitraje, pero con ciertas limitaciones, tales como que en ellos no pueden dispensarse o excepcionarse leyes, reglamentos o directrices gubernamentales vigentes, por lo que incluso en estos casos no procederían decisiones (laudos) en conciencia, ni Tribunales formados por sujetos no abogados. Esta declaración se formula con base en la facultades legales que tiene la Sala y por considerarse indispensable para la correcta interpretación del conjunto de su decisión. Por innecesario, se omite pronunciamiento sobre otros aspectos alegados en la acción”. (Sentencia N° 1696-92, de 15:30 horas de 23 de junio de 1992).


Esta doctrina tiene como efecto y produce por resultado, dado su carácter vinculante, con efectos erga omnes (artículo 13 de la Ley de Jurisdicción Constitucional), la aplicación del principio de legalidad, y no el de primacía de la realidad, propio del Derecho Laboral que rige las relaciones entre particulares, en contraposición al régimen de empleo de naturaleza pública.

IV.- SOBRE EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD PRESUPUESTARIA: Reprocha el recurrente que el principio de legalidad a que se hace referencia, respecto al empleo en la administración pública, no sólo se fundamenta en normas del Derecho Público, sino en un bloque de normas contenidas en la Constitución Política, y en el Código de Trabajo, por lo que no se puede hacer un deslinde absoluto entre el régimen laboral privado y el público, porque por encima de las leyes ordinarias están no sólo la Constitución sino los convenios de la O.I.T., ratificados por Costa Rica, por ejemplo el Convenio N° 100 sobre la igualdad de la remuneración de 1951. Sin embargo, tal argumentación no es atendible, pues en materia de empleo público, donde los salarios se pagan con recursos públicos, rige el principio de legalidad presupuestaria, según el cual el presupuesto del ente público es un límite para el uso y disposición de los recursos del Estado, y todo gasto, debe estar autorizado presupuestariamente, lo que significa que no pueden hacerse ajustes de clasificación y valoración de puestos que tengan incidencia en presupuestos ejecutados o que no hayan previsto el resultado económicos de ese tipo de estudios. Es por eso que los efectos deben ser a futuro, como lo prevé el artículo 117 del Reglamento del Estatuto de Servicio Civil para los que se rigen por ese cuerpo normativo, que sirve para este caso como norma orientadora. De la misma forma, su actividad en esta materia está condicionada por la preexistencia de ley formal, Ley de Presupuesto, que autorice el gasto, y su contenido solo puede ser modificado por ley formal (artículos 176 y siguientes de la Constitución Política). La Sala Constitucional ha desarrollado este principio en su jurisprudencia, como resulta de la siguiente sentencia:

SEGUNDO: … Cabe decir que, efectivamente, la Constitución Política establece en sus artículos 176 y 180 el principio de legalidad presupuestaria, dado que en razón de lo que dispone la primera norma, la Administración no puede ejecutar un gasto que no esté "autorizado" y, por la segunda, el presupuesto ordinario y los extraordinarios "constituyen el límite de acción de los Poderes Públicos para el uso y disposición de los recursos del Estado". De allí, entonces, que la Administración solamente puede gastar lo que expresamente le autorice la Ley de Presupuesto y, además, que le sea imposible, jurídicamente hablando, sobrepasar los montos expresamente autorizados. Ahora bien, es un hecho notorio; y por tanto, no requiere una acreditación específica que, sea cual fuere el ámbito de la Administración Pública en que nos encontremos, toda partida presupuestaria, por la nota distintiva de ser una mera autorización, no obliga al gasto. En muchos casos, además, y de conformidad con lo previsto en las normas constitucionales citadas, un determinado rubro de gasto puede ser utilizado satisfaciendo su objetivo en cantidad menor a la presupuestada. Sin embargo, ese principio se quiebra en lo que tiene que ver con partidas esenciales para el funcionamiento normal de la Administración, o, como también se ha comentado en la doctrina nacional, en lo relativo a las llamadas "transferencias" a entes públicos. La praxis, en relación con las partidas de salarios, ha sido esa, revirtiéndose el principio, para convertirse más bien en un deber de gastar. Esa praxis nos demuestra que el comportamiento administrativo ha sido respetar los salarios presupuestos para que se correspondan con los salarios devengados, dada su especial naturaleza, y de allí que sea absurdo esperar que en la Ley de presupuesto se incluyan previsiones salariales que produzcan superávit al finalizar el ejercicio económico. Tesis similar ha sostenido la jurisprudencia de la Sala, por ejemplo, en materia de pensiones o jubilaciones, en las que considera que el Estado ya no ejerce una facultad de realizar el gasto respectivo, sino que más bien está en el deber de procurar las partidas presupuestarias correspondientes, para hacerles frente (sentencia 1536-95)”. (Sentencia N° 2634-97, de 16:45 de 14 de mayo de 1997.- A mayor abundamiento, puede consultarse la sentencia N° 5500-2000, de 14:33 horas de 5 de julio de 2000, considerando V).
V.- Como corolario de lo que viene expuesto, se debe confirmar la sentencia recurrida.

POR TANTO:

Se confirma la sentencia recurrida.




Orlando Aguirre Gómez



Zarela María Villanueva Monge Bernardo van der Laat Echeverría


Julia Varela Araya Rolando Vega Robert
Exp: 99-001412-0166-LA.

jjmb.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje