Página principal

¿Estás a Salvo? por Gabriella Kortsch, Ph. D., Cht


Descargar 14.93 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño14.93 Kb.
¿Estás a Salvo?
por
Gabriella Kortsch, Ph.D., CHT

Estar a salvo significa sentirse seguro por dentro, incluso cuando suceden cosas no seguras por fuera. Cosas no seguras podrían ser gente gritando, gente que transgreden tus límites sanos (ve también ¿Te Cuesta Quererte? Échale un Vistazo a Tus Límites), gente intentando manipularte, gente intentando robarte la energía (ve también Vampiros Emocionales y Energéticos), etc. Estar a salvo significa sentirse seguro por dentro, incluso cuando tu pareja está hablando de dejarte (ve también Cuando el Amor Sale por la Puerta: Seis Consejos Para una Supervivencia Inteligente) o cuando crees que podrías perder tu trabajo, o cuando te acabas de enterar que tu pareja tiene una relación con otra persona (ve también ¿Por Qué me Trata así mi Pareja?), o incluso cuando alguien a quien amas, muere. Estar a salvo significa que el lugar en donde te sientes seguro, y el porque te sientes seguro, y el qué y quién determina que te sientes seguro, que todo esto tiene su origen dentro de ti y en ninguna otra parte. El hecho de que te sientes seguro no tiene nada que ver con:




  • El estado de tu relación de pareja / matrimonio

  • El estado de tu cuenta bancaria

  • El estado de tu salud

  • El estado de tu empleo o profesión

  • El estado de tus amistades

Todas estas partes de tu vida – sin duda – tienen enorme importancia, pero no definen – en una persona sana – el estado de la percepción interna de seguridad, porque esa – si es real – emana desde dentro, y no gracias a nada del exterior.


La Teoria del Apego
Veamos la evolución de ese estado interno de seguridad. Para hacerlo, examinemos un principio básico de la psicología del desarrollo: la teoría del apego. El apego, realmente un lazo afectivo, es lo que se establece (o no) entre el niño y la persona principal que se ocupa de cuidarlo directamente después de nacer y luego durante la infancia, generalmente la madre, el padre, o algún pariente. Este lazo se refiere a una conexión duradera emotiva y psicológica con otra persona.
Alrededor de 1970 los investigadores John Bowlby y Mary Ainsworth demostraron que hay cuatro maneras básicas de desarrollar el apego. Se observaron niños entre 12 y 18 meses de edad en sus hogares para poder establecer un punto de partida de su interacción con sus padres (o cuidadores) en un ambiente familiar y conocido. Luego estos mismos niños se observaron durante un experimento en un laboratorio (llamado la “Situación Extraña”), donde llegaron a una habitación acompañados por sus padres, y tras acomodarse, el padre o la madre se alejaba de dicha habitación durante un espacio de tiempo breve. Lo importante era observar la reacción del niño, tanto en el momento en que se le dejó, como en el momento en que el padre o la madre volvia a entrar.


  • Apego Seguro: estos niños exploran sin problemas mientras que la madre aun se encuentra en la habitación, se alteran cuando ella se marcha, y se dejan consolar cuando vuelve. También saben que pueden contar con la madre para consolación cuando se alteran debido a la manera en que ella reacciona de forma habitual con el niño. Si un extraño les consuela cuando aun se encuentran alterados, responden bien, pero queda claro que prefieren la madre/el padre. Esta clase de padres nunca dejan de tener una respuesta buena con sus hijos.




  • Apego Ansioso-Evasivo: estos niños exploran, pero sin estar conectados con la madre. Cuando ella se aleja de la habitación, no se alteran, ni tampoco demuestran felicidad en su vuelta. Si la madre los coge en brazos, se dan la vuelta y demuestran poca reacción. Si un extraño intenta conectar con ellos, reaccionan de una manera similarmente evasiva. Este tipo de madre/padre no suele reaccionar bien con su hijo alterado, y además le ha dejado ver claramente que no desea ni lagrimas ni dependencia.




  • Apego Ambivalente: estos niños no se fian de extraños, se alteran mucho cuando la madre se aleja de la habitación, pero no se dejan consolar cuando vuelve. En estos casos suele haber poca disponibilidad materna en el hogar o los padres pueden demostrar una clara falta de consistencia entre comportamiento apropiado y comportamiento de tipo omiso o descuidado.




  • Apego Desorganizado: con estos niños no hay un estilo claro de apego. Cuando la madre vuelve a la habitación, el niño puede quedarse inmóvil o puede mecearse. Puede que la madre/el padre sea alguien muy inseguro de si mismo, alguien que se asusta, puede ser frio, intrusivo o abusivo. Dado que el niño siente tanto el consuelo como el miedo con el padre/la madre, se vuelve confuso y desorganizado en su apego.


Relaciones de Pareja Adultas
Es fácil de entender que estos estilos diferentes de apego llevan a diferentes maneras de sentirse a salvo y seguro dentro de uno mismo, y esto se hace muy especialmente evidente en la relación de pareja adulta. Por tanto, el adulto con apego seguro tenderá a tener relaciones de pareja duraderas, llenas de confianza y amor, y no suele tener problemas compartiendo sentimientos con amigos y parejas. El adulto con apego ambivalente puede preocuparse de sobremanera que la pareja no le ama, y sentirse extremadamente alterado cuando una relación se acaba (ve también Te Necesito … No Te Necesito). El adulto con apego ansioso-evasivo puede mostrar dificultad con la intimidad, invierte poco sentimiento en relaciones sociales y romanticas, y puede experimentar problemas a la hora de compartir pensamientos y sentimientos con los demás (ve también Inaccesibilidad Emotiva: Una Introducción). El adulto con apego desorganizado puede tomar un rol – incluso a una edad muy joven - donde es él quien se ocupa del padre/la madre (todos los artículos que se recomiendan a lo largo de este escrito sobre límites sanos, inaccesibilidad emotiva y necesitar y ser necesitado corresponden a este tipo de apego).
Con este artículo mi meta principal ha sido ofrecer alguna información que quizás no haya sido conocida aún. A la vez, me gustaría animar a los lectores, tanto aquellos que se han reconocido, como aquellos que han reconocido a sus parejas, padres o hijos, que estudios clinicos vanguardistas en el campo de la neurociencia demuestran claramente que nada de esto es incambiable. Aunque clinicos, terapeutas y otros hayan podido insistir en el pasado de que estos pasos tempranos en el desarrollo humano tienden a dejar cicatrices imborrables, casi imposibles de eradicar, hoy día se sabe que eso no es así. En otras palabras, se sabe que el cerebro es tan flexible – de ahí el termino neuroplasticidad - que con tal de ser consciente de uno mismo, podemos cambiar mucho, mejorar mucho, e incrementar la calidad de nuestras vidas. Para llegar a ser tan consciente, hay que aprenderlo y practicarlo, y queda claro que no pretendo que se podrá hacerlo solo por haber leído este artículo breve, sino que se sepa que se puede hacer. Ser tan consciente es mucho más que la mera conciencia de la posibilidad de situaciones negativas de la infancia teniendo la culpabilidad de haberle llevado a uno a sus problemas actuales. Mucho más que eso, es un ser consciente de uno mismo, es una elección consciente de tomar responsabilidad completa por uno mismo – tomando responsabilidad por todo lo que se piensa, se siente, se dice, y todo lo que se hace, y cada reacción que se tiene – y en el proceso de hacer eso, empezar el camino hacia la libertad y la paz interior.


Gabriella Kortsch es doctora en psicología, se dedica al coaching integral, a la hipnoterapia clínica, al coaching de parejas, y es escritora y conferenciante profesional. Emite un programa semanal de radio (en inglés) desde 2003 en la Costa del Sol en España, que también se puede oír en el Internet o como clips de audio en su portal. Ella trabaja con clientes para llevarlos hacia un mayor éxito personal, profesional y de pareja utilizando un enfoque integral basado en el desenvolvimiento del potencial humano. También ofrece talleres en el campo del desarrollo personal en España e Inglaterra. Suscríbete y motívate con su boletín vanguardista, ahora disponible en español e inglés. También puedes leer y colgar tus comentarios en su blog (en inglés).


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje